You are on page 1of 18

Clientelismo político:

un análisis de la
situación provincial

1
2
Clientelismo político: un
análisis de la situación
provincial

3
PALABRAS CLAVE:
Administración pública, política, clientelismo, gobierno, partidos políticos,
instituciones, profesionalización, Estado, poder, cargos públicos, empleo, patronazgo, mérito.

RESUMEN (abstract):

1. INTRODUNCCION

4
2. FORMULACIÓN DEL PROBLEMA

¿De qué modo influye el clientelismo (como sistema de patronazgo) en el ingreso


en el ministerio de Gobierno, Justicia y Trabajo de la provincia de Mendoza durante el
año 2017?

Preguntas específicas de investigación:

● ¿Cuáles son los mecanismos formales de ingreso en el ministerio de


Gobierno, Justicia y Trabajo de Mendoza?
● ¿En qué situación se halla la institucionalización de servicios civiles
profesionales en los empleos públicos de la administración de Mendoza?
● ¿En qué situación se halla la institucionalización de servicios civiles
profesionales en los empleos públicos de la administración del ministerio de justicia ,
gobierno, trabajo de mendoza en el año 2017?
● ¿Qué porcentaje de los ingresos , provienen de la militancia
partidaria?¿Y cuántos ingresaron por sistemas de mérito?
● ¿Podemos afirmar que existen designaciones a cargos públicos basados
en el parentesco familiar?
● ¿Podemos visualizar designaciones a cargos públicos basados en el
intercambio de favores electorales?
● ¿Podemos visualizar la existencia de designaciones basadas en
competencias profesionales adquiridas en el desempeño de funciones (como trabajos
permanentes ó transitorios) en otros ministerios de la administración central?

3. OBJETIVOS

Como meta buscamos contribuir al conocimiento de esta práctica, enfocándonos en su


realización a nivel de la administración pública provincial y poniendo en discusión o debate, a
la misma, para la posible implementación de futuras políticas públicas.
Como objetivos particulares creemos necesarios el hecho de evidenciar la relevancia
que tiene la administración pública y su rol dentro del organismo estatal, haciendo énfasis en
sus posibles vicios explícitos como también su falta de eficiencia con respecto a los

5
requerimientos de la ciudadanía por ejemplo: procesos o trámites lentos, excesiva
burocratización, etc.
Buscamos también desarrollar estudios locales en base a esta temática ya que
actualmente consideramos que están en falta.
Por lo cual vemos necesario hallar los posibles actores sociales y/o políticos
vinculados a su práctica en los diversos escalafones públicos, como así analizar el estado en el
que se encuentran en relación a su superior que posibilitó el ingreso para que ello contribuya
al análisis de la discriminación institucional que se realiza desde la administración estatal
restringiendo el ingreso a un determinado grupo .
Estamos interesados en presentar información sobre el nivel de profesionalización del
servicio civil y las medidas relacionadas con la misma en la administración pública provincial
para así visualizar las situaciones en las que se manifiesta la temática abordada, pudiendo
describirla como también caracterizarla.

3.1 JUSTIFICACIÓN

La importancia de nuestro estudio radica en la utilización de definiciones


pertenecientes al campo disciplinar al que pertenece, por lo que funciona como una
continuación del desarrollo conceptual del fenómeno clientelar.
Partiendo desde la puesta en práctica de un abordaje metodológico mixto, aplicando
técnicas propias de un método hipotético deductivo como también descriptivo. ?
Concebimos como necesaria la exploración de un accionar del que se necesita
clarificar y profundizar al respecto, dado la inexistencia de numerosos estudios en el ámbito
de nuestra provincia y considerando también la importancia que, para nosotros, posee la
administración pública en el contacto con la sociedad y cómo se interrelacionan entre ellas.

4. ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACIÓN

Investigando descubrimos que existen variados estudios que abordan la temática que
analizaremos, como también algunos semejantes a la misma que se ven implicados.
Comenzamos indagando sobre los estudios acordes a métodos de patronazgo y mérito
buscando autores que desarrollaran el tema de una manera crítica para así tener un panorama
entre los conocimientos previos y lo indagado.

6
Iniciamos la búsqueda con una investigación de Prats i Catalá() donde afirma que “La
función pública como organización, ha existido siempre. Pero la función pública como
institución, o mejor, la garantía constitucional de un orden abstracto y necesario, que se
impone a la acción organizada de los recursos humanos, es una creación evolutiva del
constitucionalismo moderno, fuertemente asociado al orden liberal del mercado.” A lo largo
del texto el autor realiza una descripción de los sistemas de mérito y de patronazgo, dando
cuenta tanto de su origen como de su evolución histórica, con las debidas fundamentaciones
tópicas de cada uno. El aporte más relevante, en base a la investigación que estamos
desarrollando, fue su conceptualización sobre el sistema de mérito Prats i Catalá() “El sistema
de mérito equivale a indagar cuales son las funciones sociales (...) El conjunto de valores,
principios y normas que integran el sistema de mérito se han institucionalizado no por su
belleza intrínseca sino porque resuelven problemas inherentes a la ordenación de la acción
colectiva, que es necesario clarificar.(...) El sistema de mérito no es una institucionalidad
cristalizada.” Es decir, al negar el hecho de que esta institucionalización es cristalizada,
entendemos que da apertura a las posibilidades de interpretación de este sistema como la
consecuencia directa de la satisfacción de una necesidad política frente a la manipulación o
discrecionalidad en las designaciones, donde lo plantea de la siguiente manera “La igualdad
de acceso no implica necesariamente el acceso por mérito:(...) Aunque la clase política tiende
naturalmente al sistema de patronazgo, como este propende a la incompetencia, ineficiencia y
corrupción, tiene que surgir una presión de la opinión pública que obligue a los políticos a
instaurar el sistema de mérito (...)El sistema de mérito habría nacido como consecuencia de
una sostenida presión intelectual y social para remediar los excesos de los partidos
políticos.(...) Que produce pérdida de competencia profesional, ineficacia e ineficiencia,
predominio de la lealtad partidista sobre el servicios a los intereses general y, a la postre,
corrupción y deslegitimación del sistema político-administrativo”(Prats i Catala). Sin
embargo, desafortunadamente este artículo se encuentra desactualizado y aborda una
población diferente a la que queremos investigar, aunque nos posibilita hallar conceptos
óptimos , como los nombrados anteriormente, que nos servirán de insumo para complementar
la presente investigación.
Buscando extender y comparar el concepto de patronazgo basaremos nuestro estudio
en otro texto, desde una perspectiva latinoamericana a través de la autora Mercedes Llano. El
texto se funda en la existencia de patrones que se dan tanto en Estados Unidos y España de

7
finales del siglo XIX y principios del XX, y en América Latina desde finales del siglo XX
hasta la actualidad.
La autora presenta las similitudes no como hechos aislados sino como producto de
procesos tanto institucionales como meramente sociales “El patronazgo ha sido
preponderantemente analizado en asociación a otras prácticas particularistas de naturaleza
eminentemente política, como el clientelismo, sin mayor reparo en su interacción con el
fenómeno específico de la burocracia pública. La manera en que este fenómeno se ramifica,
manifesta y pervive en el aparato estatal ha sido desatendida.”(Llano, 2016, p.130). El
principal factor que atribuye como génesis del imperante sistema de patronazgo en las
instituciones públicas es que el servicio civil no se había conformado al momento de la
emergencia de los partidos de masas, situación que según la autora favoreció a la colonización
del aparato estatal, por parte de esas entidades políticas que usaban los cargos para fines
electorales y organizativos. La diferenciación con los demás países de occidente europeo es
clave, pues, según su percepción, la baja presencia de sistemas de patronazgo en ellos se da
principalmente porque la presencia del servicio civil fue previa a la universalización del voto.
Es muy importante tener en cuenta que toma como similitud de base un proceso socio-
histórico, pues esto nos hace tomar precaución para no caer en el error simplista de tomar
como explicación de la predominancia de los sistemas de patronazgo la ausencia de políticas
de “modernización institucional” que se implementaron en los países de Europa Occidental.
Da cuenta de que la problemática tiene causas más complejas, y que no pueden ser dejadas de
lado las características culturales de los pueblos a la hora de intentar remediar esta situación
“En contextos en los que el patronazgo ha estado fuertemente institucionalizado, un torrente
de presiones políticas ha emergido con posterioridad al impulso de las innovaciones
administrativas, desvirtuando o incluso evaporando los esfuerzos reformistas”( Llano, 2016,
p.131).
Llano (2016) colabora también a encuadrar nuestra investigación en un estadío
jerárquico determinado dentro del organigrama provincial, pues deja en claro que ciertos
cargos dirigenciales deben estar ligados a la decisión de quienes fueron electos para poder
realizar políticas públicas basadas en los lineamientos que se eligieron en el proceso electoral
para gobernar. Debido a las relaciones que establece en el texto, consideraremos que los
cargos “de carrera” deberían establecerse desde los directores hacia la base de la pirámide
jerárquica de la administración pública provincial.

8
En el texto, se relaciona directamente el concepto de “politización de la
administración”, a la cooptación de cargos administrativos desde la base hasta ese límite que
las decisiones políticas deberían respetar.” La recurrencia a instrumentos formales para
ampliar el campo del patronazgo ha sido incluso menos frecuente que la adopción de prácticas
informales.”(Llano, 2016, p.148).
Nuestra discrepancia fundamental se da en el término “politización”, pues el empleo
de la palabra “política” para describir un comportamiento de discriminación institucional no
es compatible, pues, no es una cuestión solamente de poder político en sí, sino más bien la
existencia de una desigualdad de oportunidades de acceso a la administración permitida por el
poder de turno. Por lo tanto, decidimos reemplazar el término “politización de la
administración” por “cooptación partidaria de los cargos de carrera” para describir la
conducta que rige los sistemas de patronazgo. Es decir, no es un problema que los
administradores estén “politizados”, pero sí que hayan tenido privilegios sobre los demás para
ingresar a su cargo.
Tendremos en cuenta el concepto de “Patronazgo” que cita De Grindle, definiendo
aquel como la nominación discrecional en puestos no electivos para fines estrictamente
personales o políticos y se configura en un sistema cuando se transforma en la principal vía de
acceso a tales puestos.
En nuestra investigación, tomaremos como parámetro de patronazgo, los patrones
estructurales y conductuales establecidos por la investigación, a pesar de que vayamos a
prestar especial atención a aquellos que están más ligados al ingreso de la administración.
Para contribuir al desarrollo del estudio de las redes clientelares en América Latina
recurrimos a un autor como Carlos Hoevel (2016) que parte desde una premisa clara, América
Latina tiene esta tendencia hacia las redes clientelares, o al menos no ha podido extinguirla,
debido a la permanente oscilación institucional modernizadora y la resistencia a esta
imposición.
Pues la modernización de las instituciones provino siempre desde las tradiciones
epistemológicas de los centros (Europa Occidental por ejemplo) no pudiendo entonces estos
mecanismos adaptarse a la complejidad del objeto, es decir, su realidad histórica y gravedad
social. Se parte desde una perspectiva que es punto fundamental de la discusión, la dialéctica
de modernización entre un Estado elitista y amplios grupos excluidos que desconfían de las
instituciones modernas, dada la sobredemanda y por lo tanto la incapacidad de cumplir los
compromisos. Conceptualizando esta práctica Hoevel (2016) refiere “Las redes clientelares,

9
basadas en un principio de reciprocidad de favores y no de derechos universales, se pueden
caracterizar como un “sistema de transferencias mutuas”: el patrón (político, empresario,
sindicalista, sacerdote, profesor) pone a disposición de sus seguidores protección y
determinados rendimientos sociales (acceso, información, servicios, disponibilidad de
objetos) mientras que los seguidores responden con contraprestaciones (fidelidad, trabajo,
votos)”
Entonces, por lo que se refiere a las redes clientelares, surgen en paralelo a una crisis
de modernización impuesta. Pues en el intento de basarse en criterios epistemológicos de
centro en las políticas se producen una serie de expectativas que no son realizables, y el
remedio para la estabilidad política termina siendo una red clientelar que busca satisfacer el
vacío generado por esa crisis inicial, pero este remedio trae una problemática aún mayor, que
es lo que tomaremos como premisa de valor para nuestro marco teórico en la investigación, y
está basada en cuatro proposiciones:
Proposición 1: El contexto de crisis provocada por la modernización inducida
constriñen las formas de vida de la sociedad quienes terminan privilegiando alternativas extra-
institucionales para realizar sus planes de vida, entre ellas, agregamos para la investigación, el
ingreso al sistema estatal mediante el patronazgo.
Proposición 2: En esas alternativas extra-institucionales, se privilegian los vínculos
interpersonales, cuando estos vínculos están relacionados al Estado se promueve el sistema de
patronazgo y a la larga se naturaliza la desigualdad en el acceso a la administración pública.
Aseverando que
“Si esto tiene lugar, aumenta la confianza institucional, como en particular acontece
en países escandinavos con cifras de confianza entre 60% y 70%, las que duplican a países del
sur europeo como Portugal, Grecia o Italia.(...) Sin embargo, cuando el contexto sistémico-
institucional es incapaz de implementar sus compromisos de inclusión, como acontece en
América Latina, entonces la irrealizada aspiración normativa de igualdad de individuos y
universalidad de derechos se revierte en términos de discriminación institucionalizada, que
produce problemas de diferenciación y legitimación del derecho y una baja confianza
institucional o deflación de los compromisos valóricos generalizados ”(Hoevel 2016)
Proposición 3: Ante la falta de institucionalización de las relaciones laborales en el
Estado, el contexto social es de desconfianza, ya no se “cree” en los compromisos del
gobierno con respecto a la inclusión igualitaria y universal en el Estado. Por lo tanto, la forma

10
de ingresar está naturalizada, y es a través de vínculos partidarios, familiares, amistosos,
etcétera.
Proposición 4: Se produce entonces, un espacio social fragmentado, porque accede al
empleo estatal sólo una facción disminuida de la sociedad, quienes tienen vínculos con el
poder, y ello conlleva en sí, una discriminación institucionalizada, desde un grupo (militancia,
amiguismo, nepotismo, clientelismo, etcétera), hacia todo el resto de la población que habría
podido aspirar a un empleo en la administración pública.
En síntesis nuestra conceptualización tendrá en cuenta cómo las relaciones clientelares
terminan generando un hermetismo social en la administración pública que deriva en un
impacto negativo de la confianza social en la clase política, a su vez esto generando una serie
de relaciones sociales que vuelven a fomentar el clientelismo en la conducta de la sociedad
con respecto al funcionariado. Por lo tanto, se alimenta un círculo vicioso claro: Hermetismo
de relaciones sociales con discriminación institucional – Resto de la población con confianza
social disminuida – Normalización de las prácticas clientelares dentro de los partidos políticos
(modus vivendi).
Finalmente fuimos a una investigación sobre el clientelismo en general para terminar
de elaborar nuestro concepto del mismo. El estudio abarca dos conceptos de clientelismo el
político y el gubernamental. Aclarando que en este texto no profundiza sobre el que nosotros
elegimos como problemática, que es el clientelismo gubernamental, consideramos importante
agregarlo ya que elabora la una diferenciación entre dos variantes de clientelismo uno político
más ligado a el activismo y otro gubernamental que se encuentra inserto en la administración
pública. Con esta investigación decidimos que debíamos tener en cuenta esta diferenciación
tanto como elemento aclaratorio como herramienta de recorte a nuestra problemática central
que gira en torno al aquí definido “Clientelismo gubernamental”.

En último lugar agregaremos un análisis acerca del estado de profesionalización de la


administración pública a cargo de la Licenciada Mercedes Llano (2017) en su ponencia ella
busca medir que tan presente se encuentra el patronazgo en las estructuras estatales
subnacionales e identificar las prácticas particularistas de sus burocracias, acompañados por
contextos altamente politizados.
“El patronazgo y otras prácticas particularistas que lo acompañan, como el
caciquismo, el favoritismo, el nepotismo y el amiguismo, son instituciones informales con
profunda raigambre histórica, principalmente en el plano subnacional.(...) La inflación del

11
aparato estatal, las purgas políticas y la creación de oficinas “a medida” en los períodos de
recambio gubernamental, la preeminencia de la discrecionalidad en las decisiones en materia
de ingreso, promoción y salario, la baja especialización y el uso de los cargos públicos como
mecanismo de cooptación y recurso electoral, entre otras, han sido tradicionalmente prácticas
sintomáticas de un enraizado patronazgo”
En resumen, cuenta con los conceptos y datos que necesitamos en relación a nuestro
tema, que consideramos que serán útiles en nuestro progreso investigativo tanto los conceptos
ya nombrados como ciertas estrategias de investigación para evitar errores a la hora del
desarrollo.
La importancia de estudiar el clientelismo gubernamental en Mendoza, tiene como
objetivo, que el tema entre en la agenda política y que pueda ser incluido en reformas en un
futuro, en pos de una institucionalización del sistema de carrera mendocino y, por
consiguiente, aspirando a la eficacia y eficiencia de la administración pública provincial.
Considerando las mencionadas investigaciones, nuestro trabajo se justifica en la
necesidad de indagar el alcance de la práctica “clientelar” en la conformación de los
organismos de empleo público de la provincia de Mendoza tanto en el ingreso como en la
estructuración del mismo; la misma ha sido estudiada por varios especialistas del área de la
administración o la ciencia política, con sus respectivos enfoques y miradas. Dicho esto,
queremos contribuir con el desarrollo de investigaciones, como también colocarlo en la
agenda pública y para la implementación de futuras políticas públicas.

5. CONTEXTO SOCIO-HISTÓRICO

Enmarcamos la problemática en un momento crítico a en materia económica, con un


estado en situación de déficit fiscal , creciente desempleo , altos niveles de inflación,
devaluación de la moneda nacional y aumento de la deuda externa; asimismo, es posible
agregar la baja calidad de los servicios públicos , falta de transparencia gubernamental y una
clara omisión en concretar una reforma profunda de los órganos administrativos, con la
consecuente “mala imagen” del empleo público por parte de la sociedad. En relación con ello,
no dejar de mencionar la notoria manipulación de la opinión pública (que llevan a cabo los
medios de comunicación en sus diferentes formatos), el desinterés político de la sociedad y la

12
crisis de representatividad política que está atravesando el electorado. Sistematizando,
podemos decir que los organismos públicos están cooptados por la discrecionalidad política,
con respecto a la cual deja una administración pública con desprofesionalización,
desvalorizada e ineficiente a nuestra consideración.

6. MARCO TEÓRICO

El clientelismo, es un término muy usual al referirse a la actividad política. De manera


constante, dicha práctica replica el dominio de las estructuras partidarias por encima de otras
esferas, ya sean administrativas o sociales. El concepto, además de estar arraigado en nuestras
instituciones, es amplio y es tratado por diferentes autores, a través de los cuales se perciben
diferencias, que expondremos posteriormente. En primer lugar, lo que queremos describir, es
que no es lo mismo intercambiar una bolsa de alimentos por un voto, al cual interpretamos
como clientelismo político, que administrar los cargos o funciones de la administración
pública como si fueran propios y con el ánimo de generar una estructura de poder,
comprendido como clientelismo gubernamental. Ambos tipos de clientelismo tienen el mismo
fin, donde se destaca el hecho de la concentración de poder político como algo principal, lo
que luego favorecerá, a nuestro entender, el establecimiento de relaciones patronales.
Para empezar, el clientelismo político, desde nuestra perspectiva, tiene un impacto
nocivo sobre las administraciones públicas, teniendo a los partidos políticos como el principal
factor de ejecución de esta práctica, asegurando el sostenimiento de su maquinaria política.
Sabemos que los efectos del clientelismo alcanzan a todas las instituciones del Estado y por
tanto, como investigadores de la administración pública (la cual es entendida como aquella
función del Estado que consiste en una actividad concreta, continua, práctica y espontánea de
carácter subordinado a los poderes del Estado y que tienen por objeto satisfacer en forma
directa e inmediata las necesidades colectivas y el logro de los fines del Estado dentro el
orden jurídico establecido y con arreglo a este), se la puede interpretar como el puente entre la
ciudadanía y el poder político. Por lo tanto, siguiendo con este planteo Dussauge(2005)
considera que su funcionamiento de forma profesional se logrará con la institucionalización
de un servicio de civil estructurado sobre la base de por lo menos tres valores esenciales: el
mérito, la igualdad y la estabilidad.

13
“El principio del mérito como núcleo de todo servicio civil puede entenderse en tres
sentidos: i) las personas que ingresan al servicio civil deben ser los profesionales más aptos,
los que cuentan con las habilidades, las actitudes, las competencias y los conocimientos más
adecuados para el desempeño eficaz de un conjunto determinado de actividades; ii) las
promociones salariales, los ascensos jerárquicos y el otorgamiento de incentivos deben ser
producto de revisiones, valoraciones y comparaciones objetivas en torno al desempeño de los
funcionarios; y iii) el desempeño poco meritorio (es decir un desempeño ineficiente o
ineficaz) en el ejercicio de las actividades institucionales es la explicación más justa y
adecuada para fundamentar la aplicación de sanciones o incluso la separación (el despido) de
un funcionario del servicio civil.(...) El principio de la igualdad tiene, por su parte, dos claras
acepciones dentro de los servicios civiles : i) cualquier ciudadano, sin importar sus ideas
políticas, su religión, su género, etc., tiene derecho a ingresar a los puestos o cuerpos de
funcionarios del servicio civil, siempre y cuando cumpla con las condiciones, requisitos y
pruebas establecidos para ese fin ; y ii) los subsistemas de gestión de recursos humanos
(ascenso, incentivos, sanción, etc.) deben aplicarse sin discriminaciones, en los mismos
términos y con consecuencias equivalentes a todos los funcionarios del servicio civil.
El principio de la estabilidad, por último, supone que quienes reciben un
nombramiento definitivo como funcionarios tienen garantizada su permanencia dentro del
servicio civil.En términos concretos, este principio implica que los funcionarios públicos no
pueden ser removidos de sus puestos a consecuencia de cambios: i) en el entorno político de
sus organizaciones, relacionados con los ciclos electorales o las transformaciones internas de
la élite gobernante; o ii) en las esferas administrativas, vinculados a la renovación de los
cuadros directivos de la organización o la salida de los superiores jerárquicos (inmediatos o
no) de los funcionarios.” (Dessauge, Mauricio. 2005)
Con respecto a la carencia y/o falta de institucionalización de servicios civiles
profesionales es, a nuestro entender, una de las razones que posibilitan explicar el desempeño
de las funciones. Es conveniente subrayar que las prácticas de patronazgo fueron una primera
solución para otorgar los cargos públicos a personas que habían colaborado con el partido
gobernante y eran confiables para la labor pública, primando el principio de receptividad y
dedicación por sobre competencia profesional y objetividad en la función pública (Prats i
Catalá, Joan:1998,99). Este sistema se impuso en la región latinoamericana, desde la etapa
colonial hasta las estructuras burocráticas devenidas con el Estado moderno, afianzándose en
aquellos países donde la recurrente oscilación institucional y los manejos arbitrarios de los

14
partidos políticos sobre las estructuras públicas, han dado lugar a una fragilidad de los
organismos estatales. Éste ha ido definiendo a las administraciones de nuestra región, ya que
la continua rotación y politización de la burocracia, han dejado a los funcionarios en la
disyuntiva de promover una eficiente administración del servicio civil publico (sacrificando la
reelección en sus funciones) o acudir al patronazgo, lo que privilegia el apoyo político y su
consecuente influencia en los puestos no electivos.
De modo que, desde nuestra visión, posiblemente podríamos estar hablando de un
desarrollo constante de “militancia rentada” en la interrelación entre los partidos políticos y
los organismos públicos. Siendo así, ¿es visible este fenómeno en los diferentes escalafones
del sistema administrativo en Mendoza? Ante este interrogante, debemos aclarar que esta
conceptualización se remite al hecho en el que se realizan diferentes acciones y/o actividades
en servicio de un determinado partido político, en pos de que a futuro se tenga en
consideración la probabilidad de ingresar a un cargo público por la labor hecha para el mismo.
Por lo que se refiere hasta aquí, lo expuesto anteriormente nos lleva al siguiente
planteamiento, ¿Qué razones llevan a los partidos políticos a la constante realización de estas
prácticas en el sistema estatal? Ante el mismo, creemos pertinente afirmar que, como son los
únicos canales de acceso a los cargos políticos estatales, tienen la intencionalidad de
conservar su configuración partidaria para mantenerse en la lucha del poder político; por lo
tanto, utilizan la distribución de los cargos públicos para así poder asegurar una cierta gestión
flexible de los puestos burocráticos, . Pero, en contraste, deja como deuda una administración
corrompida, poco eficiente, dependiente de decisiones arbitrarias del partido gobernante.
En definitiva, la discrecionalidad en los nombramientos, como también otras acciones
vinculadas al empleo de esta temática, las cuales han sido hasta la actualidad bastante
comunes en diversas organizaciones públicas a lo largo de Latinoamérica y donde nuestro
país no ha estado exenta de su ejercicio; así pues, finalmente, nuestro planteo de investigación
será si nuestra provincia se encuentra inmersa (o no) en dicha práctica.

6.1 Hipótesis
Con respecto a las hipótesis posibles a desarrollar en base a nuestro marco teórico
consideramos oportuno iniciar concretando que el clientelismo gubernamental copta
generalmente a personas familiarizadas con la estructura partidaria del oficialismo ya que
con esta práctica se concede un trabajo a cambio de lealtad partidaria y seguridad de la
implementación de políticas dictadas.

15
A nuestro entender las prácticas clientelares son totalmente antagónicas al servicio
civil. La falta de esta debida profesionalización se ha vuelto una realidad naturalizada en la
sociedad que persiste y aumenta gobierno tras gobierno. Por ello consideramos que este
déficit de profesionalización influye directamente en el nivel de clientelismo gubernamental,
entonces nuestra segunda hipótesis establece que a menor institucionalización del servicio
civil , mayor clientelismo gubernamental. Como consecuencia de esta afirmación es necesario
desarrollar una tercera hipótesis en torno a la influencia de estas prácticas con respecto a la
eficiencia administrativa. Observable en la dificultad de establecer el lazo entre la ciudadanía
y el estado generando una concepción ineficaz por parte de la sociedad frente a la
administraciòn pùblica. Definimos entonces la tercera hipótesis como: a mayor clientelismo
menos eficiencia administrativa.
En definitiva consideramos un cierto desinterés por la sociedad en cuanto al debate de
la institucionalización del servicio civil beneficiando, de esta manera, a los actores que son
parte del mismo. Para así construir una permanencia en el poder. Dando por hecho esto
consideramos que evitar el debate de la institucionalización del servicio civil es consecuente
a legitimar el sistema clientelar. Entonces en base al desarrollo investigacional que estamos
haciendo podemos definir como hipótesis final, como consecuencia de las ya nombradas, que
a mayor prácticas clientelares mayor el grado de politización partidaria.

16
7. BIBLIOGRAFIA

● Prats i Catala, J. Del clientelismo al Mérito en el empleo público.


Universidad Oberta de Catalunya, Barcelona, España. En Biblioteca IDEAS del
Instituto de Gobernabilidad.
● Llano, M.M. (2016). Expresiones comunes del patronazgo: un
fenómeno sin épocas ni fronteras. Santa Fe, Argentina. UNL.
● Hoevel, C. Mascareño, A.(2016) La emergencia de redes clientelares
en América Latina: Una perspectiva teórica. Revista Mad.Recuperado de:
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=311245562003 [Fecha de consulta: 19 de junio
de 2018]
● Bermudez, M. N. (2005). Clientelismo, historia y poder en América
Latina. Universidad Católica de Córdoba, Córdoba, Argentina: VII Congreso Nacional
de Ciencia Política SAAP.
● Llano, M. M. (2017). Explorando herramientas para analizar el nivel
de profesionalización de los sistemas de empleo público municipal. Universidad
Torcuato Di Tella, Buenos Aires, Argentina: XIII Congreso Nacional de Ciencia
Política.
● Dussauge Laguna, M. I. (2005) Servicio civil de carrera o servicio civil
de empleo?Una breve discusión conceptual. Revista Servicio Profesional de Carrera,
3.

17
18