You are on page 1of 6

Universidad autónoma de estado de México

Asignatura: Antropología

Profesor: Juvenal Vargas

Alumno: Francisco Villa Rodríguez

Grupo: 11. Semestre: 2°

Trabajo:

Ensayo final

Ciclo escolar

2012-2012
El antropocentrismo humano

Como repuesta a la inmadurez animal del hombre

“Engreído hombre que se cree el más valioso de los habitantes del mundo -
alimenta su vanidad tildando el asesinato como un crimen, o mejor dicho, haciendo
que el asesinato de otro ser humano sea un crimen, porque es evidente que no se
opone a las atrocidades con el resto del reino animal”1.La existencia del hombre en
este universo siempre ha sido sobrevalorada, pues por tener la capacidad de
razonar se cree superior a las demás especies de seres vivos, ya que ninguno a
parte de ésta es capaz de crear herramientas y adaptar el medio a sus
necesidades lo que lo lleva a sentir que los demás seres deberían ser para su uso.
Esto es debido a su estado de “ser” incompleto el cual al no encontrar su lugar en
este universo cree que todas las cosas giran alrededor de sí. Es así que en este
ensayo se buscar explicar la relación entre la idea del antropocentrismo humano y
su inconclusa animalidad.

Si colocamos todas las acciones en las que participa el hombre como ser vivo nos
podemos dar cuenta de que en realidad el hombre no es más que un animal que
como nos muestra Scheler no se diferencia mucho de los otros seres vivos, pues al
igual que ellos, participa de la funciones básicas al igual que los demás, como son:
el impulso afectivo, el cual es la fuente esencial de la vida, ya que a través de éste
es que los seres vivos como son las plantas tiene las posibilidad de vivir, tan solo
realizando las actividases vitales como es el alimento y la reproducción. Otro son
los instintos que es la conducta realizada inconscientemente por los animales que
le ayudan sobrevivir o a reproducirse, pues son pulsiones que el hombre también
tiene en el cuerpo y ante los cuelas ha de sucumbir. La memoria asociativa, es un

1Marqués de Sade, Julieta. Justina. los 120 días de Sodoma, Editores Mexicanos Unidos, México, 2010
p. 217-218
caso en el que el hombre también es participe pues como los demás animales en
los que se asocian sucesos y reacciones del cuerpo para poder realizar cierto
acciones en los momentos que sean necesarios, es así que podemos asociar
algunos olores con comida y comenzar a tener actividades en el cuerpo que ayudan
a sentir el hambre. Una de las más importantes es la inteligencia práctica, la cual
nos dice que no solo el hombre puede pensar para realizar los actos que lo lleven
un fin específico, sino que los animales también tiene la capacidad de utilizar este
ingenio creador; este suceso se puede observar en algunos animales como los
pulpos, los cuales al momento de buscar su alimento pueden ingeniárselas para
romper las conchas de las ostras o triturar las coraza de los cangrejos
estrellándolos contra las rocas, e incluso ha habido experimentos en los que se
coloca la comida de un pulpo dentro de un frasco y éste ha sido capaz de abrir el
frasco rotando la tapa para poder conseguir su alimento.

Por lo tanto Scheler ayuda a mostrar que los hombres son animales en los cuales
tenemos que encontrar esa diferencia que los hace seres imperfectos, pero que al
mismo tiempo los hace únicos dándoles la capacidad de ver una totalidad que los
hace sentirse céntricos en el universo. Éste pensador también nos muestra esa
diferencia a la cual él llama el espíritu.

“El nuevo principio que hace del hombre un hombre, es ajeno a todo lo que
podemos llamar vida, en el más amplio sentido, ya en el psíquico in-terno o
en el vital externo. Lo que hace del hombre un hombre es un principio que se
opone a toda vida en general;… Ya los griegos sostuvieron la existencia de
tal principio y lo llamaron la “razón”… Nosotros preferimos emplear, para
designar esta X, una palabra más comprensiva, una palabra que comprende
el concepto de la razón, pero que, junto al pensar ideas, comprende también
unas determinada especie de intuición, la intuición de los fenómenos
primarios o esencias, y además una determinada clase de actos emocionales
y volitivos que aún hemos de caracterizar: por ejemplo, la bondad, el amor, el
arrepentimiento, la veneración, etc. Esa palabra es espíritu”2

Al observar con detenimiento ese espíritu del que nos hablas Scheler, podemos
encontrar que es la capacidad que tiene el hombre de crear ideas abstractas sobre
el mundo. Ya que al decir que el espíritu es la unión de las idea, la intuición y
emociones, las cuales todas son idealizaciones que se hacen de la realidad
podemos decir que la inmadurez del espíritu muestra que las imágenes que se
crean hasta el momento en la mente humana son como las bagatelas de un niño
que sin entender la realidad que le rodea crea un mundo completamente
distorsionado en su interior dando como resultado que él sea el dueño de su propia
creación y pueda colocarse en el lugar que este desee.

Es así que podemos explicar porque el hombre se siente la obra más perfecta de
dios, un dios que él mismo creo en su espíritu y después creyéndolo un ser superior
a él le dio al ser humano su lugar como el ser primario. De la misma forma se puede
explicar cómo es que el hombre se sentía el centro de un universo, que el solo
imaginaba de la manera más conveniente a su sentido, el cual era muy diferente a
la forma real del cosmos. Y por último la ilusión de creer poder dominar su
animalidad en todo sentido lo ha llevado a sentirse un ser mayor a los otros seres.

El desconcierto que cae sobre el ser humano cuando a través de los año se le ha
demostrado que en realidad no es más que un animal, un ser que es dominado por
fuerzas más allá de lo que el pude controlar y a las que él ni siquiera se puede
resistir, destruyendo los conceptos sobre los que había basado su existencia. Es así
que las tres grandes humillaciones del hombre le demuestran a cada momento que
su vida no es superior ni diferente a la de ningún ser en este universo. La primera
de estas humillaciones es la que demostró Nicolás Copérnico, el cual muestra que
el hombre y la tierra no son el centro del universo, sino que giran al rededor del sol;
2 Scheler Max, el puesto del hombre en el cosmos, librodot.com, 21-22
dando pauta a una mayor investigación del espacio que nos rodea, y demostrando
que no estamos cerca siquiera del centro, sino que somos tan solo una mínima
parte de este cosmos, siendo seres que viven en un planeta que gira alrededor de
una estrella la cual es una de las billones que existen en el universo.

La segunda humillación la hizo Charles Darwin con sus, teoría de la evolución y El


origen de las especies, en la que derrumbo la idea de los hombre de ser una
creación perfecta de dios, sino que tan solo somos un avance en el el cambio
animal que acontece en la naturaleza al igual que en otros seres y que nuestra idea
de ser lo más cercano a una divinidad es errónea, y nos ayuda comenzar a dudar
de la existencia de una deidad.

Por último, pero no menos importante es la humillación hecha por Sigmund Freud
el cual nos dice que el hombre no es dueño de su propio ser en un sentido
consiente, pues éste es dominado por sus bajas pasiones y deseos, y que aun
queriendo los dominar habrá un punto en que estos habrá de controlar sus acciones
por sobre sus decisiones, será ahí cuando el hombre demuestre ser un esclavo más
de las circunstancias que dominan a todos los demás seres de este mundo.

El ser humano por tanto es un animal pero el cual es un “animal no fijado todavía” 3
ya que si fuera un ser acabado seria “la suprema equivocación de la naturaleza y
como contradicción en sí mismo”4. Por tanto cuando hablamos del hombre
efectivamente hablamos de un animal, pero de un animal al cual podemos llamar
incompleto en un sentido natural.

Pero si le creemos a Darwin este suceso del espíritu es parte de la evolución que
está sufriendo el hombre para poder llegar a ese perfeccionamiento que todos los
animales tiene y al cual está llegando constantemente. Ya que si colocamos a este
espíritu en el cual también habita la razón como uno de los últimos aditamentos del

3 Buber Martin, ¿Qué es el hombre?, Fondo de Cultura Económica, México, 2009 p. 59

4 Ibid. P. 60
desarrollo que ha tenido el hombre, el cual por el momento es mas un riesgo que un
beneficio, como lo son todas las adecuaciones que se hacen en el resto de los
seres al momento de adaptarse a su nuevo medio. Pero llegara el punto en el que
éste dejara de ser una inseguridad para el hombre y se volverá parte de su ser y
podrá captar la realidad como es, dejando a un lado las bagatelas infantiles que se
ha creado y con ello dará paso a una convivencia con todos los demás seres de
una manera igualitaria y su idea de antropocentrismo desaparecerá.

Por tanto podemos demostrar la inmadurez de éste denominado espíritu, el cual


creo un mundo completamente fuera de la realidad tangible que acontece como
parte de su forma de evolución en el nuevo medio en el que se desarrolla el
hombre, un medio que aunque se ha querido separar esta realidad, y comienza a
tener una forma abstracta, la cual debe al igual que todas las demás adaptaciones
animales vivir en igualdad con el medio natural, no estando ni por encima, ni por
debajo de él sino formando parte del acontecer de la naturaleza. Y mientras el
espíritu no acepte esta relación seguirá buscando que el hombre sea el centro del
acontecimiento del universo.