You are on page 1of 29

Introducción

Actualmente encontramos en nuestros centros de educación preprimaria en el aula


la docente realizo un diagnóstico de los trastornos percibidos como niños
hiperactivos las dificultades de aprendizaje asociados y resultados académicos en
las que podemos ver cuando un alumno es hiperactivo cuando molesta mucho en
el aula pero también aprende es diferente la forma de aprender de cada quien e
implementar estrategias para que el alumno pueda aprender de una forma diferente
aunque a veces no lo vemos de esa manera tratamos de discriminar al alumno
porque mucho molesta.
Explicación del Problema.
Como afecta la hiperactividad en los niños durante el proceso de aprendizaje, la
hiperactividad en los niños y niñas afecta en el aula ya sea en la familia en la escuela
o en la comunidad mediante conductas inestables este problema afecta o se
manifiesta más con los niños y niñas que tienen a ser inquietos impulsivos que no
se pueden concentrar en una sola actividad pierden la atención rápidamente no
siguen instrucciones son distraídos y no respetan las normas de convivencia en el
aula presentado una conducta inadecuada desorientada y no tienen control sobre
sí mismo por lo que le afecta llevándolos al fracaso escolar es importante que el
docente conozca estos trastornos y como ayudar al estudiante durante el proceso
de aprendizaje así como conocer las técnicas individuales adecua a las necesidades
de cada alumno para contrarrestar o reducir este índice y mejora la educación en la
escuela.
Objetivos

Objetivo General

Mejorar el aprendizaje en los alumnos hiperactivos y el conocimiento de los


docentes, padres de familia y alumno sobre estos problemas de aprendizaje para
influir de manera positiva en el crecimiento educativo de los alumnos de la Escuela
Oficial de Párvulos Caserío El Guapinol.

Objetivo Especifico

- Capacitar a los docentes padres de familia y alumnos del establecimiento.

- Concientizar a las autoridades educativas sobres la importancia que tienen


llegar a conocer profundamente métodos y técnicas didácticas para mejorar
el aprendizaje de alumnos hiperactivos.
Propuesta
La finalidad de la presente propuesta es capacitar a los docentes alumnos y padres
de familia de la Escuela Oficial de Párvulos Caserío El Guapinol sobre métodos y
técnicas didácticas que se pueden utilizar para tratar con niños que padecen de
problemas de hiperactividad que les afecta en el aprendizaje en estos casos para
esto se considera las siguientes estrategias.

Tratar la manera identificar estas características en los alumnos lo más antes


posible para poder ayudarlos buscar soluciones inmediatas para que el estudiantes
no caiga en fracaso escolar.

Que el docente tenga una buena comunicación con los padres de familia y alumnos
para saber cuál es el comportamiento en casa.
Metodología utilizada

La metodología utilizada fue por medio de charlas a los niños actividades en el aula
con sus demás compañeritos capacitaciones a padres de filia para hacerlos
reflexionar del comportamiento del alumno en la escuela.

La hiperactividad que hay en el alumno y el comportamiento usando estrategias que


puedan darles soluciones a estos con ese problema y que puedan lograr a
solucionarlo.
Conclusiones
Durante la investigación se pudo conocer e identificar la hiperactividad tanto en
niños como en niñas que se encuentran en edad escolar que este trastorno es más
frecuente en niños que en niñas.

Todos los docentes de la escuela muestran un buen conocimiento de hiperactividad


lo que tiene mucha importancia porque esto demuestra que los maestros.

Son capaces de tratar con niños que presentan este trastorno.

La hiperactividad es un trastorno que afecta directamente el proceso de aprendizaje


del alumno y si no se le da un tratamiento inmediato en conjunto con los padres de
familia.
Rimas

A LA UNA CABALLITO BLANCO


rima tradicional canción tradicional
A la una, sale la Luna.
Caballito blanco,
A las dos, suena el reloj.
A las tres, bajito es. llévame de aquí.
A las cuatro, doy un salto. Llévame a mi pueblo
A las cinco, doy un brinco.
donde yo nací.
A la seis, no me ves.
A las siete, anda, vete.
A las ocho, ten bizcocho.
A las nueve, toma nieve.
Y a las diez, otra vez.

A LA RUEDA, RUEDA
DOS Y DOS rima tradicional
canción tradicional A la rueda, rueda,
Dos y dos son cuatro de pan y canela,
cuatro y dos son seis vístete pronto
seis y dos son ocho y ve a la escuela.
y ocho dieciséis.
¿QUÉ TE PASA? EL MONITO EN EL ÁRBOL
rima tradicional rima tradicional
¿Qué te pasa, calabaza? El monito está cantando, se balancea
Nada, nada, limonada. en una rama.
Su mamá lo está llamando para que
se vaya a su cama.

A LA VÍBORA
rima tradicional
A la víbora, a la víbora,
a la víbora de la mar,
por aquí pueden pasar.
Los de adelante corren mucho,
los de atrás se quedarán, rán, rán.
Cuentos

Bambi
Érase una vez un bosque donde vivían muchos animales y donde todos eran muy
amiguitos. Una mañana un pequeño conejo llamado Tambor fue a despertar al búho
para ir a ver un pequeño cervatillo que acababa de nacer. Se reunieron todos los
animalitos del bosque y fueron a conocer a Bambi, que así se llamaba el nuevo
cervatillo. Todos se hicieron muy amigos de él y le fueron enseñando todo lo que
había en el bosque: las flores, los ríos y los nombres de los distintos animales, pues
para Bambi todo era desconocido.
Todos los días se juntaban en un claro del bosque para jugar. Una mañana, la mamá
de Bambi lo llevó a ver a su padre que era el jefe de la manada de todos los ciervos
y el encargado de vigilar y de cuidar de ellos. Cuando estaban los dos dando un
paseo, oyeron ladridos de un perro. “¡Corre, corre Bambi! -dijo el padre- ponte a
salvo”. “¿Por qué, papi?”, preguntó Bambi. Son los hombres y cada vez que vienen
al bosque intentan cazarnos, cortan árboles, por eso cuando los oigas debes de huir
y buscar refugio.
Pasaron los días y su padre le fue enseñando todo lo que debía de saber pues el
día que él fuera muy mayor, Bambi sería el encargado de cuidar a la manada. Más
tarde, Bambi conoció a una pequeña cervatilla que era muy muy guapa llamada
Farina y de la que se enamoró enseguida. Un día que estaban jugando las dos
oyeron los ladridos de un perro y Bambi pensó: “¡Son los hombres!”, e intentó huir,
pero cuando se dio cuenta el perro estaba tan cerca que no le quedó más remedio
que enfrentarse a él para defender a Farina. Cuando ésta estuvo a salvo, trató de
correr pero se encontró con un precipicio que tuvo que saltar, y al saltar, los
cazadores le dispararon y Bambi quedó herido.
Pronto acudió su papá y todos sus amigos y le ayudaron a pasar el río, pues sólo
una vez que lo cruzaran estarían a salvo de los hombres, cuando lo lograron le
curaron las heridas y se puso bien muy pronto.
Pasado el tiempo, nuestro protagonista había crecido mucho. Ya era un adulto. Fue
a ver a sus amigos y les costó trabajo
reconocerlo pues había cambiado bastante y
tenía unos cuernos preciosos. El búho ya
estaba viejecito y Tambor se había casado
con una conejita y tenían tres conejitos.
Bambi se casó con Farina y tuvieron un
pequeño cervatillo al que fueron a conocer
todos los animalitos del bosque, igual que
pasó cuando él nació. Vivieron todos muy
felices y Bambi era ahora el encargado de
cuidar de todos ellos, igual que antes lo hizo
su papá, que ya era muy mayor para hacerlo.
Sudi Y El Tigre
Había una vez un pequeño indio llamado Sudi, a quien le encantaba gruñir a los
tigres.
—Ten cuidado —le dijo su madre—. A los tigres no les gusta que les gruñan.
Pero a Sudi no le importaba y un día que su madre salió, fue a dar un paseo a ver
si encontraba un tigre para gruñirle.
En cuanto apareció Sudi, el tigre saltó y gruñó: —Grr... Grrrr.... Y Sudi le contestó:
—Grrrr.... Grrr... ¡EI tigre estaba enfadadísimo! "¿Qué se cree que soy?" —pensó—
"¿Una ardilla? ¿Un conejo? ¿Un ratón?"
Así que al día siguiente, al ver acercarse a Sudi, saltó de detrás de un árbol y gruñó
más fuerte que nunca. —Grrr... Grrrrrr...
—Tigre bonito... ¡Buen chico! —dijo Sudi, acariciándolo.
El tigre no pudo soportarlo y se alejó a afilar sus garras. Movía la cola y entre gruñido
y gruñido repetía: —¡Soy un tigre! T -1 - G - R - E.
Entonces fue a beber al estanque. Cuando terminó, miró su reflejo en el agua. Era
un hermoso tigre amarillo y cobrizo, con rayas negras y una cola muy larga. Gruñó
otra vez, tan fuerte que llegó a asustarse a sí mismo. Salió corriendo. Al fin se
detuvo.
"¿De qué huyo?" —pensó—. "Si he sido yo mismo. ¡Vaya, este chico me ha
trastornado! ¿Por qué les gruñirá a los tigres?"
Al día siguiente, cuando pasó Sudi, lo detuvo.
—¿Por qué les gruñes a los tigres? —preguntó.
—Bueno —dijo Sudi—, en realidad, porque soy tímido. Y si les gruño a los tigres
me siento mejor. No sé si me entiendes.
—¡Claro que te entiendo! —exclamó el tigre.

—Después de todo —siguió Sudi— los tigres son los animales más feroces del
mundo y el que les gruñe es porque es valiente.
El tigre estaba encantado, y le gustaba que Sudi le respetara por ser también el un
animal muy valiente.
Entonces le pregunto:
—¿Crees que los tigres somos más feroces que los leones?.
—¡Oh, sí! —contestó Sudi.
—¿Y los osos?
—Mucho más feroces.
El tigre ronroneó, amigable.
—Eres un buen chico —dijo, le lamió.

Después de eso, salían a pasear juntos con


frecuencia y de vez en cuando se gruñían el
uno al otro.
La Cigarra Y La Hormiga
Era un caluroso día de verano y la cigarra se hallaba sentada en una brizna de
hierba disfrutando del sol. "Es tan agradable esta época del año", suspiraba. "No
puedo entender por qué están todos trabajando. Deberían seguir mi ejemplo y
disfrutar del buen tiempo."

De pura felicidad comenzó a saltar de aquí para allá. Saltó por encima de una
diminuta hormiga negra que luchaba por arrastrar un grano de trigo hasta su
despensa.

-Deja ya de trabajar tanto -le gritó la cigarra- Ven y aprovecha este hermoso día.

La hormiga le miró y dijo:

-Es que pienso en el mañana. Y tú también deberías hacerlo. Si no empiezas ahora


a almacenar alimentos, no tendrás comida para pasar el invierno.

La cigarra se rió

-Piensa mejor en el presente, -le respondió.

- Una mañana, algunos meses después, la cigarra se arrastraba por la tierra


helada. Tenía tanto frío y tanta hambre que apenas podía moverse.

Al pasar junto a un grupo de hormigas, vio que estaban dando cuenta de un buen
desayuno de trigo.

-Oh, por favor, dadme un poquitín de vuestra comida -les suplicó- Vosotras tenéis
mucho y yo no tengo nada.

-Te conozco -gritó una de las hormigas- Tú


te reías cuando yo te dije que fueses
previsora. Piensa en el presente, me
decías. Pues bueno, vé y consigúete tu
propia comida ahora.

Y la hormiga le dio la espalda y terminó su


desayuno.
LA BALLENA FELIZ

Había una vez una ballena, que estaba jugando en el agua y de repente se
cayó en la arena y unas niñas iban al mar con sus papás y se encontraron
a la ballena y dijeron ¡vamos a llamar a nuestros papás ! y toda la gente vino
para que ayudaran a la ballena a que se metiera al mar.
Vinieron en su ayuda unos helicópteros para ayudar a la ballena ella se
movía mucho y se hundía más y más en la arena.
Entonces los señores al ver que se hundía cada vez más la ataron muy bien
de los helicópteros y la elevaron por el aire hasta que por fin la dejaron en
el mar.
la ballena al sentir el agua se metió en ella muy feliz , entonces vio que se
estaba elevando hacia arriba y en las nubes brinco y brinco hasta que llego
al fondo del mar donde vivió muy feliz con su familia para siempre.
SANTILIN
Santilin es un osito muy inteligente, bueno y respetuoso. Todos lo quieren mucho, y
sus amiguitos disfrutan jugando con él porque es muy divertido.

Le gusta dar largos paseos con su compañero, el elefantito. Después de la


merienda se reúnen y emprenden una larga caminata charlando y saludando a las
mariposas que revolotean coquetas, desplegando sus coloridas alitas.

Siempre está atento a los juegos de los otros animalitos. Con mucha paciencia trata
de enseñarles que pueden entretenerse sin dañar las plantas, sin pisotear el
césped, sin destruir lo hermoso que la naturaleza nos regala.

Un domingo llegaron vecinos nuevos. Santilin se apresuró a darles la bienvenida y


enseguida invitó a jugar al puercoespín más pequeño.

Lo aceptaron contentos hasta que la ardillita, llorando, advierte:

- Ay, cuidado, no se acerquen, esas púas lastiman.

El puercoespín pidió disculpas y triste regresó a su casa. Los demás se quedaron


afligidos, menos Santilin, que estaba seguro de encontrar una solución.

Pensó y pensó, hasta que, risueño, dijo:

- Esperen, ya vuelvo.

Santilin regresó con la gorra de su papá y llamó al puercoespín.

Le colocaron la gorra sobre el lomo y, de esta forma tan sencilla, taparon las púas
para que no los pinchara y así pudieran
compartir los juegos.

Tan contentos estaban que, tomados de


las manos, formaron una gran ronda
y cantaronfelices.

FIN
Fabulas

LA ZORRA Y EL LEÑADOR
Una zorra estaba siendo perseguida por unos cazadores cuando llegó al sitio de un
leñador y le suplicó que la escondiera. El hombre le aconsejó que ingresara a su
cabaña.

Casi de inmediato llegaron los cazadores, y le preguntaron al leñador si había visto


a la zorra. El leñador, con la voz les dijo que no, pero con su mano disimuladamente
señalaba la cabaña donde se había escondido.

Los cazadores no comprendieron las señas de la mano y se confiaron únicamente


en lo dicho con la palabra.

La zorra al verlos marcharse, salió sin decir nada.

Le reprochó el leñador por qué a pesar de haberla salvado, no le daba las gracias,
a lo que la zorra respondió:

--Te hubiera dado las gracias si tus manos y tu boca hubieran dicho lo mismo.

No niegues con tus actos, lo que pregonas con tus palabras.


LA RANA GRITONA Y EL LEÓN
Oyó una vez un león el croar de una rana, y se volvió hacia donde venía el sonido,
pensando que era de algún animal muy importante.

Esperó y observó con atención un tiempo, y cuando vio a la rana que salía del
pantano, se le acercó y la aplastó diciendo:

-- ¡ Tú, tan pequeña y lanzando esos tremendos gritos !

Quien mucho habla, poco es lo que dice.


LOS LOBOS RECONCILIÁNDOSE CON LOS PERROS
Llamarón los lobos a los perros y les dijeron:

-- Oigan, siendo ustedes y nosotros tan semejantes, ¿por qué no nos entendemos
como hermanos, en vez de pelearnos? Lo único que tenemos diferente es cómo
vivimos. Nosotros somos libres; en cambio ustedes sumisos y sometidos en todo a
los hombres: aguantan sus golpes, soportan los collares y les guardan los rebaños.
Cuando sus amos comen, a ustedes sólo les dejan los huesos. Les proponemos lo
siguiente: dennos los rebaños y los pondremos en común para hartarnos.

Creyeron los perros las palabras de los lobos traicionando a sus amos, y los lobos,
ingresando en los corrales, lo primero que hicieron fue matar a los perros.

Nunca des la espalda o traiciones a quien verdaderamente te brinda ayuda y confía


en ti.
EL GALLO Y LA COMADREJA
Una comadreja atrapó a un gallo y quiso tener una razón plausible para comérselo.

La primera acusación fue la de importunar a los hombres y de impedirles dormir con


sus molestos cantos por la noche. Se defendió el gallo diciendo que lo hacía para
servirles, pues despertándolos, les recordaba que debían comenzar sus trabajos
diarios.

Entonces la comadreja buscó una segunda acusación: que maltrataba a la


Naturaleza por buscar como novias incluso a su madre y a sus hermanas. Repuso
el gallo que con ello también favorecía a sus dueños, porque así las gallinas ponían
más huevos.

-- ¡Vaya -- exclamó la comadreja --, veo que bien sabes tener respuesta para todo,
pero no por eso voy a quedarme en ayunas! -- y se lo sirvió de cena.

Para el malvado decidido a agredir, no lo para ninguna clase de razones.


EL RATÓN CAMPESTRE Y EL CORTESANO
Un ratón campesino tenía por amigo a otro de la corte, y lo invitó a que fuese a
comer a la campiña. Mas como sólo podía ofrecerle trigo y yerbajos, el ratón
cortesano le dijo:

-- ¿Sabes amigo, que llevas una vida de hormiga? En cambio yo poseo bienes en
abundancia. Ven conmigo y a tu disposición los tendrás.

Partieron ambos para la corte. Mostró el ratón ciudadano a su amigo trigo y


legumbres, higos y queso, frutas y miel. Maravillado el ratón campesino, bendecía
a su amigo de todo corazón y renegaba de su mala suerte. Dispuestos ya a darse
un festín, un hombre abrió de pronto la puerta. Espantados por el ruido los dos
ratones se lanzaron temerosos a los agujeros. Volvieron luego a buscar higos secos,
pero otra persona incursionó en el lugar, y al verla, los dos amigos se precipitaron
nuevamente en una rendija para esconderse. Entonces el ratón de los campos,
olvidándose de su hambre, suspiró y dijo al ratón cortesano:

-- Adiós amigo, veo que comes hasta hartarte y que estás muy satisfecho; pero es
al precio de mil peligros y constantes temores. Yo, en cambio, soy un pobrete y vivo
mordisqueando la cebada y el trigo, mas sin congojas ni temores hacia nadie.

Es tu decisión escoger el disponer de ciertos lujos y ventajas que siempre van


unidos a congojas y zozobras, o vivir un poco más austeramente pero con más
serenidad.
Poesías

SIRENA VARADA : POEMA VIAJANDO POR UN LIBRO :


INFANTIL
POEMAS CORTOS

Perdida sobre la tierra,


¡Cu-cú!
varada a orillas del mar,
Cantaba una cabra,
solita se ve a una sirena.
vestida de gala
Dicen que es una
sobre una manzana.
estrella del mar,
¡Miau!
con las escamas de bronce,
Maullaba una mula,
los dientes de marfil,
mientras pintaba el cielo
y la melena de plata.
sobre una grúa.
Que hacía castillos
Podían nadar las aves
de arena, soñando
y volar los cocodrilos.
con ser humana.
¡Llevaban pañales
Que el tiempo tiñó
los grillos!
de nieve su pelo,
Y todo esto sucedió,
esperando a ser amada.
viajando por un libro…
Perdida sobre la tierra,
solita a la orilla del mar,
se ve a la sirena varada
UNA NOCHE DE CUENTO PIDOLA | POEMAS PARA
NIÑOS
Dime que tienes tiempo
para contarme un cuento Pídola y digo:
esta noche, ¡Salto al revés!
mamá. Un, dos, tres,
Quiero que me susurres guarda tus codos,
bajito, la cabeza
tendido sobre mi oído, y los pies.
historias del más allá. Pídola y digo:
Quiero que me traigas duendes ¡Seguid a este jorobado
y que hagas sonar trompetas y pasaréis un buen rato!
y, junto con mil caballos, Un, dos, tres, cuatro,
llenes mi habitación guarda tus codos,
de magia, color y fiesta. tu cabeza
Y yo… y tus brazos.
prometo estar bien atento, Pídola y digo:
{¡y más que contento!} ¡Pies juntos!
si tú esta noche vienes Y… ¡a saltar todo el mundo!
a contarme un cuento
LA RIMA EN O | POESÍAS
CORTAS

Llegó el verano
que rima con O.
Sol, canción,
sandía y melón.
El mar suena a risa
y el pueblo a tambor.
[Que no acabe nunca esta canción…]
Helado, pescado
y vestidos de lima limón.
[Que no acabe nunca esta canción…]
¡Cuaderno,
libro de texto
y lápiz del dos!
Qué bonito fue rimar
el verano con la O…
Retahílas Mientras el Lobo no está

El que se fue a la Villa perdió su silla Jugaremos en el bosque mientras el

(variación del anterior) lobo no está

El que fue a la Villa perdió su silla. Porque si el lobo aparece a todos nos
comerá.
El que regresó se la quitó.
¿Lobo estas ahí?

De tin Marín

De tin Marín de do pingué


Sana sana, colita de rana (para curar
una herida) Cucara macara títere fue

Sana, sana, colita de rana Yo no fui fue teté

Si no sana hoy sanará mañana. Pégale pégale que ese merito fue.
Santa Rita, Santa Rita, lo que se da no
se quita

Santa Rita, Rita

Lo que se da no se quita,

Con papel y agua bendita

En el cielo ya está escrita.


Canciones

Zapatero remendón Cocineros

Zapatero remendón Tres cocineritos hicieron un postre


El zapato has de coser. dentro le pusieron azúcar y miel.
Clava bien este tacón, Batieron, batieron y al horno lo
Que si no, no pagaré. metieron
Vino un gigante y se lo comió

El peluquero DÍAS DE LAS SEMANA


Yo tengo un novio
que se llama Nicolás LA SEMANA ♫
y que además La semana tiene,
es peluquero.
Que corta el pelo solo siete días,
por delante y por detrás y para aprenderlos,
con un compás
vamos a cantar.
y un lapicero
Lunes, lunes, lunes,
La luna veo el lunes.
Martes, martes, martes,
Me baño en el mar.
El miércoles cuento
estrellas con mi hermano.
Y la semana,
sigue sin parar.
Jueves, jueves, jueves, Los dias de la semana
yo juego con amigos.
Siete son los días
Viernes, viernes viernes, que en cada semana vienen,
viene el tío Juan. simples son sus nombres
y ya mismo te los diré.

El sábado salgo, Lunes, martes, miércoles,


jueves, viernes, sábado, domingo.
con toda mi familia,
Muy, muy, muy bien,
y llega el Domingo,
¡pero qué bien!
para descansar. Muy, muy, muy bien,
vamos otra vez.
Dime tú los nombres
La semana tiene, que aprendiste de la semana.
Te llegó el turno
solo siete días,
y con gusto escucharé.
ya los aprendimos,
Lunes, martes, miércoles,
ahora vamos a jugar.
jueves, viernes, sábado, domingo.

Muy, muy, muy bien,


¡pero qué bien!
Muy, muy, muy bien,
vamos otra vez.

Lunes, martes, miércoles, | bis


jueves, viernes, sábado, domingo.
Adivinanzas

Mamífero rumiante
Desde hace miles de años de cuello alargado,
hemos transportado al hombre; por el desierto, errante,
ahora nos lleva escondidos siempre anda jorobado
en el motor de sus coches

No es cama Si la dejamos se pasa;


ni es león si la vendemos se pesa;
y desaparece si se hace vino se pisa;
en cualquier rincón. si la dejamos se posa

Quién allá en lo alto

en las ramas mora En el campo me crié,


atada con verdes lazos,
y allí esconde. avara, y aquel que llora por mí me esta
partiendo en pedazos.
todo lo que roba?
Trabalenguas

1) Hay chicas chachareras que chacotean con chicos chazos. Y un chico mete
al chillón de la chepa un chichón por chirrichote, y el chiste, y lo chocante,
es que la chepa se le ha chafado con la hinchazón del chirlo.

2) Poquito a poquito Paquito empaca poquitas copitas en pocos paquetes.

3) Un tubo tiró un tubo y otro tubo lo detuvo. Hay tubos que tienen tubos pero
este tubo no tuvo tubo.
4) Si la sierva que te sirve, no te sirve como sierva, de que sirve que te sirvas
de una sierva que no sirve.

5) Tengo un tío cajonero que hace cajas y calajas y cajitas y cajones.


Y al tirar de los cordones salen cajas y calajas y cajitas y cajones.