You are on page 1of 4

Especiales

LA PELEA POR EL 99:


REPORTAJE AL JEFE DE
GOBIERNO EN PARIS
De la Rúa: Vamos a enjuiciar
todos los casos de corrupción
pendientes
Dijo que Menem no puede ser excluido a priori de eventuales
investigaciones por casos de corrupción Negó cualquier pacto con el
Gobierno para instalar la posibilidad de otra reelección

04/02/1998 - 0:00

Clarín.com
Política

(Clarín en París. Enviados especiales).- El jefe de Gobierno porteño,


Fernando de la Rúa, habló ayer en París con Clarín de la necesidad de
mantener una unidad monolítica en la Alianza UCR-Frepaso y de su
convicción de que cualquier fisura le hace el juego a Menem.De la Rúa
confirmó también su voluntad política de investigar cualquier ilícito,
aun si esto comprometiera la figura del gobierno actual, incluido
Menem, y hasta lanzó la idea de implementar el modelo de fiscales
especiales, como el que en Estados Unidos investiga en estos días el
escándalo sexual con Monica Lewinsky que compromete a Bill
Clinton.En un restaurante de la céntrica avenida Kléber, De la Rúa
conversó con Clarín de un panorama que hubiese querido evitar: las
desconfianzas que cada tanto aparecen con sus aliados frepasistas y las
travesuras menemistas para erosionar la unidad de la
Alianza.Cualquier debilidad nuestra le da una oportunidad a Menem,
admitió De la Rúa. Y agregó con el mismo tono severo: Es necesario
evitar cualquier decisión de fisura en la Alianza.-¿Usted está haciendo
un pacto con el presidente Menem?-Absolutamente falso. Soy la
oposición, soy quien le ganó, quien se opuso al pacto de Olivos y se
opuso a la reelección. Por algo me atacan ahora, por algo será. Esto es
un tejido de mentiras que está ensuciando la política argentina.-¿Está
dispuesto a aceptar este proyecto de provincializar la Capital Federal a
cambio de facilitar una reforma constitucional que permita instalar la
consulta popular por la reelección de Menem?-Es un disparate en todo
su contenido y en todas sus etapas. Imposible desmembrar la
provincia. La Ciudad de Buenos Aires no tiene pretensiones
expansionistas. Sólo plantearlo desata un clima federal y mucho peor
si se lo vincula a la reforma de la Constitución. Yo fui el primer
opositor y lo seguiré siendo a la reforma de la re-reelección. Este
manoseo a las instituciones desprestigia al país. Todo es parte de la
misma patraña de un show de mentiras con el que se quiere distraer al
país y, quién sabe, meter fisuras en la Alianza. Por eso debemos estar
acorazados, unidos, fuertes, para consolidarla y que todos nuestros
amigos de la Alianza rechacen con énfasis estas maniobras. -¿Le ha
llegado alguna oferta por parte de Corach y Barra de esta posibilidad?
-Jamás he hablado de eso. Ni pacto ni zanahoria. A veces se ofrece algo
como para tentar, pero esto ni de zanahoria sirve. Es un contrasentido
político y una falta de respeto a los bonaerenses. -Pero Graciela
Fernández Meijide se ha negado a desmentir la posibilidad de que
exista tal pacto entre Menem y usted.-Tengo un gran respeto por ella.
Lo ha negado. Debe hacerlo con más énfasis, que significa más
confianza. El énfasis en este caso es la medida de la confianza.-¿Usted
está esperando por parte del Frepaso una desmentida categórica?-
Ayudaría a fortalecer la confianza de todos, incluidos los
correligionarios. Cuando se trata de los aliados, hay que ser claros
siempre. Mi desmentida ya la tienen. Ahora debe darla quien la debe
dar ante la gente.-Algunos creen que si la Alianza llega al Gobierno, la
UCR se inclinaría por asegurar la impunidad del presidente Menem si
algún caso de corrupción lo salpicara. -Si me da los nombres, los
llamaré para decirles que están equivocados, que somos los principales
luchadores contra la corrupción. Como dice Alvarez, hay que asumir
que cualquiera sea el presidente, debe ser el de todos. Si cualquiera
deteriora la imagen del que pueda serlo, se hiere la Alianza. -¿Usted
está dispuesto a hacer una Conadep de la corrupción? -La Conadep se
refiere a la desaparición de personas y aquí nos referimos a la
desaparición de bienes. Con ese título no va. Si usted me habla de la
investigación del Gobierno y el Presidente, le digo que todo va a ser
investigado. Acá no hay excluidos. Yo propongo algo más efectivo.
Vimos en Estados Unidos cómo actúa el mecanismo de fiscales
independientes con facultades propias para investigar problemas de
Estado. Ese es el camino que propondré: fiscales especiales para temas
especiales, con amplitud de facultades. Más claro, échele agua. -
¿Enjuiciaría al menemismo? -Vamos a juzgar todos los casos de
corrupción pendientes que no sean esclarecidos. La recuperación ética
del país supone que nadie sea cómplice con ningún ocultamiento, que
no haya excluidos y que todo lo que hoy no se aclara sea aclarado
mañana, puesto de manifiesto. -¿Aunque eso significara que el
presidente Menem tenga que ir preso? -Las consecuencias las marca la
ley. Nadie puede anticipar las decisiones, que no deben ser del poder
político sino del Poder Judicial, independiente y serio. Creer que las
condenas se dictan desde el poder político o se evitan desde allí
subvierte el sistema republicano. La lucha contra la corrupción debe
hacerse contra los delitos, no para usarla como arma política cuando
no corresponde. Por eso hay que actuar con objetividad y con
mecanismos de investigación que garanticen sus resultados. -¿Por qué
apoya un proyecto conjunto y no la libertad de conciencia acordada
entre Alfonsín y Chacho Alvarez en el proyecto de la Obediencia
Debida?.-Si queremos la alianza, evitemos que desde afuera nos metan
diferencias primero y riesgos de divisiones después. Y también
preocupaciones a la gente que confía en nosotros.-¿La Alianza no está
haciendo nada para tratar de preservarse en su unidad?-Yo espero que
lo harán. Espero que se vote un proyecto en conjunto y que se
jerarquice el debate sobre los derechos humanos. Que no se use para
achicar las políticas ni para abrir viejas heridas que ni siquiera han
cerrado.-¿Usted siente que lo han metido en esta batidora electoral
antes de lo previsto? -Siempre he dicho que no había que anticipar la
candidaturas. Es tiempo de hacer programas y de consolidar la
Alianza. Si se anticipan las candidaturas, se anticipa el conflicto. En
los próximos días será necesario reunirse para hacer un balance. Es
necesario evitar cualquier decisión de fisura. No la hay, pero hay
mucha gente preocupada. Hay que ser humildes. Hicimos la Alianza
porque ninguno podía ganar por sí solo. Todos la precisamos y el país
precisa a la Alianza. -Con estas diferencias aparentes o reales, ¿no está
permitiendo la Alianza que Menem les camine la interna y obtenga
ventajas? -Cualquier debilidad nuestra le da una oportunidad a
Menem, cualquier conflicto nuestro lo ayuda a Menem, cualquier
ataque hacia cualquiera de nosotros le hace el juego a Menem y se
convierte en complicidad menemista.
Guardar