You are on page 1of 6

SUSTENTANTE:

JENNIFER SANTAMARIA

MATRICULA:
16-MCTT-1-033

ASIGNATURA:
ÉTICA PROFESIONAL

TEMA:
RESPONSABILIDAD SOCIAL

PROFESOR/A:
ARIANNA ARIAS

SECCIÓN:
803

FECHA:
08/04/2019
RESPONSABILIDAD SOCIAL

Se trata de un compromiso o también llamada obligación por parte de los


miembros de una sociedad. La valoración del compromiso social comprende entre
otros, aspectos éticos y legales. La responsabilidad social es un compromiso por
parte de los miembros de una sociedad, ya sea de manera individual o grupal,
implicando que se tenga en consideración el impacto que provocará una
determinada decisión.

Algunas definiciones dicen que la responsabilidad social es la teoría ética que una
entidad manifiesta de manera responsable hacia la sociedad en la que se halla
inmersa. La responsabilidad puede adquirir el carácter de negativa o de positiva.
En caso de ser negativa se puede presentar la abstención de actuar, ocurriendo
lo contrario en el caso de que sea positiva. En la actualidad es considerada como
un concepto normativo no obligatorio, es decir sin fuerza de ley. Por tal motivo se
dieron origen a distintas percepciones de la responsabilidad social como es el
caso de la social corporativa o de la social empresaria.

Para el sociólogo Claus Offe la percepción de la responsabilidad social tiene como


fin actuar como un mecanismo de creación y promoción de una moral autónoma y
de un autocontrol civilizado de los miembros de la sociedad.

Con respecto a la responsabilidad social empresarial, la podemos definir como


una contribución al mejoramiento social, económico y ambiental, llevado a cabo
por las empresas con el objetivo de mejorar la percepción valorativa que tienen las
personas sobre la misma. En cambio la responsabilidad social corporativa da por
sobre entendido el cumplimiento de las leyes y de las normas, por lo cual lo da por
sentado. En cambio el cumplimiento de la legislación laboral y las normativas que
están relacionadas con el medio ambiente corresponde a la responsabilidad
ambiental.
En realidad las empresas deben cumplir con las obligaciones básicas por el simple
hecho de garantizar su actividad. Si una empresa manifiesta que cumple con las
RSE y no cumple con la legislación que corresponde a su actividad estaría en un
delito. Los administradores de las organizaciones deben realizar prácticas y
estrategias que tengan como objetivo un equilibrio entre los aspectos económicos,
sociales y ambientales.

En la obligación o a la carga que tiene un integrante de la sociedad respecto a


otros miembros o al grupo en su conjunto. Esto quiere decir que aquello que hace
una persona puede tener consecuencias, ya sean negativas o positivas, en la
comunidad, y que el sujeto debe hacerse cargo de ellas.

Tomemos el caso de un cantante que es idolatrado por los jóvenes. Aún cuando
nunca se lo haya propuesto, el artista en cuestión impone creencias y formas de
actuar que adoptan sus fanáticos. Por eso tiene una responsabilidad social: si en
sus canciones promueve el consumo de drogas o invita a abandonar la escuela,
estará fomentando comportamientos negativos en la comunidad.

Un periodista también tiene un alto grado de responsabilidad social. Con su


trabajo puede impulsar una tendencia que lleve a la gente a oponerse a un
gobierno e incluso a pedir que renuncien las autoridades. Si se abstiene de
realizar determinadas cosas (por ejemplo, de denunciar un hecho de corrupción
que conoce), también puede violar su responsabilidad social.

Es importante destacar que la responsabilidad social no está vinculada a la


legislación. Las leyes son de cumplimiento obligatorio para todos los ciudadanos:
aquel que no cumple, es castigado. La responsabilidad social, en cambio, está
asociada a cuestiones éticas y morales que no constituyen necesariamente un
delito.
Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto la existencia de lo que se
ha dado en llamar responsabilidad social corporativa (RSC). Esta, también
conocida como Responsabilidad Social Empresarial, viene a ser el compromiso y
la contribución que las empresas tienen respecto a mejorar a nivel económico,
social y ambiental tanto ellas como el entorno que las rodeas.

En concreto, bajo esa denominación lo que se espera no es sólo que cumpla con
las obligaciones que legalmente hay establecidas sino también que inviertan en la
sociedad, en su sector, en capital humano…

La implementación de medidas y planes en materia de responsabilidad social lo


que trae consigo es que tanto las propias empresas que los realizan y llevan a
cabo como el resto de la citada sociedad puedan disfrutar de enormes ventajas.
En concreto, se considera que entre los beneficios más notables se pueden
encontrar las siguientes:

-Se ayuda a la creación y también a la consolidación de lo que es el empleo


estable.
-Se fomenta la participación de las personas que quieren y pueden trabajar.
-Promueve la innovación.
-Se reducen a la mínima expresión los residuos.
-Se van impulsando e incorporando lo que son medidas para preservar el entorno.
-No menos importante es que la responsabilidad social de las empresas reflejada
a través de distintas actuaciones da como resultado que se fomente lo que es la
cultura empresarial.
-Facilita el posicionamiento como referente de la marca.
-Se convierte en una herramienta de gran calado a la hora de disminuir el
absentismo.
LOS 3 TIPOS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Responsabilidad social individual


Nuestros actos individuales, que llevamos a cabo como madres y padres, hijos e
hijas, miembros de una comunidad de vecinos, integrantes de un equipo de
trabajo, usuarios de determinados servicios o como consumidores… tienen
repercusiones sobre las otras personas y nuestro entorno.

Por ello, cuando te preguntas, ¿qué puedo hacer yo para mejorar la vida de los
demás?, o ¿cómo puedo contribuir a hacer más sostenible nuestro mundo?,
muchas veces la respuesta no se halla lejos de lo cotidiano.

En nuestro día a día, en todo lo que hacemos podemos encontrar soluciones


prácticas y sencillas para ser más responsables con lo que nos rodea.

Responsabilidad social empresarial


Las actividades productivas y comerciales de las empresas repercuten sobre el
conjunto de la ciudadanía y el entorno de un modo mucho más amplio y profundo
que las acciones individuales.

La responsabilidad social empresarial, también conocida por sus siglas (RSE), es


un aspecto que cada día tienen más en cuenta sus clientes y usuarios,
conscientes de que la productividad, la reducción de costes y la obtención de
beneficios no pueden justificar de modo alguno la explotación, la violación de los
derechos fundamentales de las personas o la degradación del medio ambiente.

Responsabilidad social pública o gubernamental


La responsabilidad social es algo que todos y todas compartimos. Sin embargo, la
responsabilidad social pública o gubernamental es aquella que tienen las
instituciones y las administraciones encargadas de diseñar y ejecutar políticas
públicas.
Las acciones de estos organismos, que se concretan en leyes, decretos,
regulaciones, tienen una gran repercusión, y muy directa, sobre el entorno natural
y social de su jurisdicción.

La responsabilidad social de las entidades gubernamentales no es únicamente


externa, es decir, regulando las actividades de individuos y organizaciones,
empresas, etc., que quedan bajo su paraguas administrativo.

También su responsabilidad se juega en el ámbito interno, en la misma gestión de


su actividad, en la consideración del personal que forma parte de ellas y de las
actividades que se realizan en su seno.

Por ejemplo, una administración pública dedicada a regular el impacto ambiental


de las empresas, tiene la responsabilidad de ser coherente y aplicarse a sí misma
estas regulaciones siendo ejemplo para toda la ciudadanía.

No podemos olvidar que las administraciones públicas y las instituciones nos


representan y que, por lo tanto, en cierta medida, todas y todos somos
responsables de sus acciones. Exigir que sean ejemplares, pues, forma parte de
nuestras obligaciones como ciudadanos y ciudadanas responsables.

Ahora que ya conoces más a fondo los tres tipos de responsabilidad social,
compres cómo la labor de la ciudadanía, de las empresas, y de los organismos
públicos, contribuye a construir una sociedad más ética, justa e igualitaria.

No te quedes atrás, implícate, y trabajemos juntos para lograrlo.