You are on page 1of 6

Oraciones y afirmaciones de curación

Oraciones de curación

En la quietud de Tu presencia, Dios, siento que Tu vida sanadora fluye en


mí, trayendo paz a mi mente y energía a mi cuerpo.

Envuelto en Tu poderoso amor sanador, Dios, experimento salud y


perfección de mente, cuerpo y emociones.

Gracias, Dios, por Tu vida sanadora que se encuentra en todas las


células de mi ser, fortaleciéndome y restaurándome a perfección.

Querido Dios, Te entrego toda inquietud en cuanto a mi salud. Confío en


que Tu amor sanador y Tu presencia dadora de vida me renuevan.

Querido Dios, estoy receptivo a Tu poder sanador. Tu luz y vida vigorizan


cada célula de mi ser y siento agradecimiento.

Afirmaciones de curación

Con corazón receptivo al amor renovador de Dios, acepto mi curación


ahora.
Soy saludable y fuerte porque estoy unido a la presencia sanadora y
revitalizadora de Dios.
He sido creado a la imagen de Dios, bendecido con vigor y perfección.
El poder de Dios me sustenta y bendice con perfecta salud.
Tengo acceso inmediato al poder sanador de Dios en mí. Tengo salud y
bienestar de mente, cuerpo y espíritu.

"YO SOY FUERZA, SALUD, PAZ, PROSPERIDAD Y


FELICIDAD"
"El espíritu de Dios que esta activo en mí, fluye por todo mi
cuerpo físico como una corriente purificadora limpiadora y
curativa, que quita toda obstrucción y trae paz, salud y
armonía a todo mi cuerpo"
"Yo soy feliz, lleno de paz, y me encuentro en completo
reposo"
"Soy eternamente vigoroso y radiante de vida"
"Estoy alegre, animado, vivaz y libre!"
"Me levantaré por la mañana lleno de energía, radiante, y
con la fortaleza necesaria para llevar a cabo todas mis
obligaciones del día"
ORACIÓN ANTES DE IR A TRABAJAR
Padre Celestial, al entrar en mi lugar de trabajo, deseo
invocar Tu Presencia, para darte gracias por este nuevo día.
Te pido Tu paz, Tu gracia, Tu misericordia y Tu orden
perfecto para esta oficina.
Te pido que bendigas todo lo que se hable, piense, decida y
haga dentro de estas paredes.
Bendice mis proyectos, ideas y todo lo que realice, para que
aún mis más pequeños logros sean testimonio de tu gloria.
Bendice, Señor, a mis jefes, compañeros, clientes, y a todas
las personas que este día se relacionen conmigo.
Renueva mis fuerzas para hacer mi trabajo de la mejor
forma posible.
En este día te pido, Señor, un corazón generoso para
atender con amabilidad a todas las personas y no ser
indiferente a sus necesidades.
Ojos para descubrir lo mejor en los que me rodean.
Una boca que sonría con frecuencia, que diga frases
optimistas y que enmudezca para los rumores y palabras
ofensivas.
Dos manos que trabajen honradamente y con entusiasmo,
para satisfacer las necesidades de mi familia y mías.
Mente abierta a todas las ideas, para pensar bien de los
demás y entender sin prejuicios a los que piensen distinto a
mí.
Especialmente, Señor, dame una fe profunda para creer en
Tu palabra y una voluntad decidida para actuar
correctamente y hacer el bien.
Señor, cuando esté confundido(a) guíame, cuando me
sienta débil, fortaléceme, cuando esté cansado(a) lléname
con la luz del Espíritu Santo.
Te pido que en este día el trabajo que haga y la manera
cómo lo haga, esté de acuerdo con Tu palabra y Tus
mandamientos.
Y te pido, Señor, que cuando termine mi trabajo de hoy, me
conduzcas con seguridad hasta mi destino.
Bendice mi familia y cuida mi hogar para que todas mis
cosas estén como las dejé cuando salí de casa.
Señor, te agradezco por todo lo que has hecho en mi vida,
lo que haces y lo que harás.
En el nombre de Jesús, te doy las gracias por los dones con
que me bendecirás el día de hoy. Ayúdame a usarlos con
responsabilidad en Tu honor. Amén.
Comparte esta preciosa oración con tus compañeros de
trabajo y sé tu mismo una bendición, enviándola a aquellos
que puedan
estar más necesitados de una oración.
Recuerda: Ora con fe, trabaja con entusiasmo y vive con
alegría.
¡Que Dios te bendiga con abundancia en este día!

Para tu tranquilidad repite esto cuantas veces quieras:


"Dame tu Paz, Señor. Esa Paz que escapa a toda
comprensión de la mente humana. Aunque bramen las
aguas, aunque el rayo aterrador hienda los espacios
incendiándolos; aunque los montes se conmuevan y salten
sobre sus bases, sepa yo conservar mi serenidad, sabiendo
que TÚ ESTAS CONMIGO y que ¡ DONDE TÚ ESTAS NADA
MALO PUEDE SUCEDERME ! Me cobijo bajo tus alas, sé que
ahí siempre estaré segura/o. Gracias, Padre que ya me
oíste y que siempre me oyes".

Oración de Trasmutación
"YO SOY", la ley del perdón, YO perdono a todo el que necesite de mi
perdón, y a mi mismo me perdono y aún en el plano espiritual dónde
no existe nada que perdonar, YO perdono, pido a mis guías invisibles
que utilicen mis sueños para hacer el bien donde sea necesario.