You are on page 1of 2

¿Se puede hablar de progreso con respecto al medio ambiente?

Exposición de la pregunta:

Por progreso quiero dar a entender un concepto objetivo que simplemente significa una cierta
tendencia al alza. Cuando hablamos de los riesgos que entraña el deterioro del medio
ambiente barajamos una determinada noción de progreso. Pensamos en una tendencia, en
este caso, negativa, descendente. En tanto que el medio ambiente más se deteriora, mayor
riesgo habrá de que el medio ambiente progresivamente vaya volviéndose menos favorable
para el ser humano. Sin embargo, y por el otro lado, nos explicamos este presunto deterioro
del medio ambiente en relación a el progreso relativo a la civilización humana. Al progresar la
civilización humana en un sentido tecnológico, capitalista, entre todas las consecuencias que
de ahí devienen, está la de causar un mayor impacto en el ecosistema global que es a la vez el
medio en el que la civilización se sostiene. Esto es debido a que para progresar las distintas
naciones necesitan recursos naturales que mediante el trabajo conviertan en riqueza. Riqueza
que luego invertirán en infraestructura para aumentar la capacidad de trabajo y generar
progresivamente más riqueza. De aquí que una pregunta que se pueda plantear es si es
sostenible el progreso. Pero hay que atender a otra consecuencia objetiva de este efectivo
progreso que la historia demuestra. También se puede hablar de otra consecuencia del
progreso en la civilización humana, y es en el sentido de la justicia. Para ser sintético y dejando
de lado otras posibles connotaciones, me refiero a, si por justicia entendemos menor
desigualdad, y que existe tal cosa como una desigualdad en cómo están repartidas las
condiciones favorables para la vida humana, entonces, debemos atender a que la misma
noción de progreso entraña en si mayores y mejores condiciones favorables. Mayores en un
sentido cuantitativo: mayor numero de personas en el mundo con condiciones de vida al
menos aceptables. Y mejores en un sentido cualitativo: oportunidades cualitativamente
distintas para que cada individuo pueda desarrollar un proyecto vital satisfactorio. Es decir, sin
las condiciones mínimas para ello, por ejemplo, países que no se han desarrollado y en los que
existe una pobreza muy alta, no es posible que exista justicia porque mientras que una parte
del mundo goza de las condiciones favorables para su bienestar la otra parte del mundo sufre
las consecuencias de ese bienestar. Consecuencias aparentemente directas según los estudios
científicos que tratan de demostrar el impacto del desarrollo de las civilizaciones modernas en
el ecosistema del planeta. Un ecosistema que afecta directamente a los países menos
desarrollados. Entonces la cuestión es si, por un lado, es posible mantener unas condiciones
favorables en el primer mundo y seguir hablando de una cierta idea de justicia universal que
progresa en el tiempo. Y por el otro lado, de ser así, si, según el mecanismo de desarrollo
industrial que asegura a los países una posición estable en razones humanitarias, es sostenible
que todos los seres humanos gocen de condiciones favorables de vida, si el medioambiente
puede sostener tal magnitud.

A grandes tópicos entonces la pregunta es: ¿Cuándo se habla de sostenibilidad ecológica se


tiene que hablar tmabien necesariamente de una involución en la historia (de que o se
renuncie a una idea de justicia universal alcanzable, materializable, o bien sino de una vuelta a
sociedades más primarias), o de si por el contrario existe posibilidad material alguna de un
escenario en el que la humanidad progrese como civilización (al menos en el sentido de los
medios materiales para satisfacer sus necesidades elementales universalmente) y que este
progreso no se vea superado por el gradualmente incremento del deterioro al medioambiente
que supone? Y de ser así, ¿Es posible? ¿Renunciará el primer mundo, los grupos de interés que
apoyan a las formaciones políticas para tomar dichas decisiones, en detrimento de su posición
privilegiada?