You are on page 1of 13

Coleccion: Gaceta Civil - Tomo 21 - Numero 04 - Mes-Ano: 3_2015

Los límites del derecho de propiedad. Análisis


jurisprudencial
Juan Carlos DÍAZ COLCHADO*

[-]

TEMA RELEVANTE

Si bien, usualmente, cuando nos referimos a la propiedad tomamos en cuenta la


perspectiva del Derecho Civil, el autor nos recuerda que resulta importante tener
presente que nuestra Constitución la reconoce como un derecho fundamental.
Consecuentemente, al igual que el resto de derechos fundamentales, el derecho de
propiedad podrá ser limitado cuando existan razones que lo justifiquen. Así, nuestra
Norma Fundamental señala expresamente que podrá limitarse la propiedad por
necesidad pública o seguridad nacional a través de un procedimiento expropiatorio.
Por otra parte, a través de la amplia jurisprudencia del Tribunal Constitucional
podemos identificar supuestos concretos en que, tras un análisis de proporcionalidad,
se consideró legítimo limitar el referido derecho fundamental de propiedad.

MARCO NORMATIVO

• Constitución: arts. 2 inc. 16, 60, 70 al 72.

Introducción

El derecho de propiedad, desde la perspectiva del Derecho Civil, se ha caracterizado


por ser entendido como un derecho real que otorga a su titular un poder de dominio
sobre una cosa o un bien susceptible de apreciación económica. En dicho sentido, se
entiende a la propiedad como un poder absoluto y oponible frente a terceros. De modo
tal que, el propietario puede usar, disfrutar, disponer y reivindicar dicho bien. Sin
embargo, a pesar de que se entiende a la propiedad como un poder absoluto, en
cuanto al ejercicio de las facultades que otorga a su titular, se acepta que es un
derecho susceptible de limitaciones, como la expropiación, siempre que estén
debidamente justificadas.

En cambio, desde la perspectiva constitucional, la propiedad se entiende como un


derecho fundamental y como una garantía institucional. Como derecho fundamental
(dimensión subjetiva), se entiende de manera aproximada al concepto civil, es decir
como el derecho que otorga a su titular las facultades de usar, disponer, disfrutar y
reivindicar un bien, a lo que habría que añadir la garantía de la no privación arbitraria
del derecho de propiedad. Complementariamente, la propiedad como garantía
institucional (dimensión objetiva) se entiende como un principio que sustenta nuestro
modelo de economía social de mercado, puesto que este se basa en el reconocimiento
de distintas formas de propiedad (Díaz 2012: 252-262).

Teniendo en cuenta esta distinción, a fin de determinar los límites que la jurisprudencia
ha ido fijando al derecho de propiedad, debe estarse a la regulación prevista en la
Constitución de 1993, de modo tal que pueda construirse, a partir de ella, un concepto
de del derecho de propiedad.

En un segundo momento, determinaremos el contenido constitucional de la propiedad


como derecho fundamental, para, a partir de ello, revisar la jurisprudencia
constitucional que ha analizado las presuntas limitaciones que se han efectuado sobre
el mismo. Luego de ello se formularán algunas conclusiones.

I. El concepto del derecho de propiedad a partir de la regulación contenida en la


Constitución de 1993

El concepto de propiedad, como derecho fundamental, que recoge nuestra


Constitución es más amplio que el previsto en nuestro Código Civil de 1984. Ello por
dos razones fundamentales. La regulación civil parte del paradigma de la propiedad
privada individual. La Constitución, toma a la propiedad como una institución compleja
que además de la propiedad privada, incluye a otras formas como la propiedad del
Estado, el régimen de propiedad en las fronteras o la propiedad comunal, entre otros.
En segundo lugar, el enfoque civil entiende a la propiedad como un poder jurídico; en
cambio desde la Constitución, se entiende a la propiedad en un doble sentido, como
un derecho subjetivo fundamental y como un principio objetivo del ordenamiento que,
además, se constituye en una garantía institucional del modelo de economía social de
mercado.

Entonces, para aprehender el concepto de propiedad previsto en la Constitución


vigente, tienen que interpretarse, de modo unitario, diversas disposiciones
constitucionales que regulan el derecho en mención. En dicho sentido, en la
Constitución de 1993 se reconoce que:

- El derecho de propiedad sobre las creaciones intelectuales artísticas, técnicas y


científicas así como sus frutos y productos (artículo 2.8).

- El derecho de propiedad propiamente dicho (artículo 2.16).

- El pluralismo económico que se concretiza en el reconocimiento de diversas formas


de propiedad en el marco de la economía social de mercado (artículo 60).

- La propiedad del Estado sobre los recursos naturales (artículo 66), así como su uso
sostenible (artículo 67).

- La garantía de inviolabilidad del derecho de propiedad y el otorgamiento de


indemnización justipreciada en caso de expropiación (artículo 70).

- El régimen de la propiedad de los extranjeros (artículo 71).

- El régimen de prohibiciones y restricciones para la adquisición, posesión, explotación


y transferencia de determinados bienes por razones de seguridad nacional (artículo
72).
- El régimen de los bienes de dominio y uso público (artículo 73).

- La propiedad privada y comunal sobre la tierra (artículo 88), especialmente el de las


comunidades campesinas y nativas (artículo 89).

A partir de las disposiciones citadas se puede colegir que, en nuestra Constitución, el


derecho de propiedad no solo es un derecho individual ni únicamente de carácter
privado, sino que también tiene una dimensión objetiva o institucional.

En buena cuenta los elementos subjetivos del derecho, desde una perspectiva privada,
se ven complementados con el reconocimiento de diversas formas de propiedad, entre
las que cabe mencionar la propiedad que tiene el Estado sobre los bienes de dominio
público, particularmente los recursos naturales. De igual manera, la Constitución, a
partir del derecho de igualdad, reconoce el derecho de propiedad de los extranjeros,
quienes para adquirir, usar, disfrutar, transferir o proteger su derecho de propiedad
están sujetos a las mismas reglas que los peruanos, salvo la limitación para adquirir
derechos de propiedad dentro de los cincuenta kilómetros de la frontera. Finalmente, el
derecho que tienen las comunidades campesinas y nativas sobre sus tierras (que hoy
se engloban en el concepto de pueblos indígenas), con las que guardan una estrecha
vinculación, llegando su propia existencia a depender de su preservación (no privación
arbitraria, no contaminación).

Asimismo, nuestra Constitución establece que el derecho de propiedad se ejerce en


armonía con el bien común y dentro de los límites de la ley, de ahí se puede colegir,
como lo ha hecho el Tribunal Constitucional (Sentencia del Exp. Nº 00008-2003-AI/TC,
caso Constitución económica), que el derecho de propiedad cumple una función social,
pues su ejercicio no se agota en la mera satisfacción individual o familiar del titular del
derecho, sino que, su aprovechamiento debe realizarse sin lesionar otros derechos
fundamentales, por ello resulta indispensable su regulación, legal y administrativa, de
igual manera su uso y disfrute debe armonizarse con el bien común de la sociedad a la
que pertenece su titular, por ello resultan admisibles sus limitaciones, siempre que
sean razonables y proporcionales.

II. El contenido constitucional del derecho de propiedad

Para definir el contenido constitucionalmente protegido de un derecho, siguiendo a


Luis Castillo (2005, 144-149), debemos partir de lo expresado en el texto
constitucional, los tratados de derechos humanos, así como los métodos de
interpretación jurídica y los específicos de interpretación constitucional, siendo un
elemento relevante también la interpretación realizada por la jurisprudencia
constitucional.

En nuestro ordenamiento constitucional el derecho de propiedad está reconocido como


un derecho fundamental (artículo 2.16 de la Constitución) y también como una garantía
institucional del régimen económico constitucional (artículos 60 y 70 de la
Constitución1) que solo puede ser sujeto a límites mediante ley expresa y por causas
de seguridad nacional o necesidad pública.

El derecho de propiedad, como cualquier derecho fundamental, tiene una finalidad


constitucional consistente en coadyuvar a materializar el proyecto de vida de la
persona, por lo cual se reconoce como su contenido constitucional las facultades de
usar, disfrutar, disponer y reivindicar un bien, material o inmaterial2, y es que la
propiedad tiene como finalidad dotar y garantizar al ser humano de un mínimo de
poder económico que le permita realizar su proyecto de vida.

En tal sentido, el Tribunal tiene dicho que: “la persona propietaria podrá servirse
directamente de su bien, percibir sus frutos y productos, y darle destino o condición
conveniente a sus intereses, siempre que ejerza tales actividades en armonía con el
bien común y dentro de los límites establecidos por la ley; e incluso podrá recuperarlo
si alguien se ha apoderado de él sin derecho alguno. Dicho derecho corresponde, por
naturaleza, a todos los seres humanos; quedando estos habilitados para usar y
disponer autodeterminativamente de sus bienes y de los frutos de los mismos, así
como también transmitirlos por donación o herencia. Como tal, deviene en el atributo
más completo que se puede tener sobre una cosa” (Sentencia del Exp. Nº 00008-
2003-AI/TC, fundamento 26 literal a).

No cabe duda que detrás del concepto que se tenga del derecho de propiedad se
esconden opciones ideológicas, como la liberal3. Así Kresalja y Ochoa manifiestan que
la concepción liberal de la propiedad implica que el mismo “(…) otorga un derecho de
goce en su máxima plenitud, consistente en el poder de someterla a nuestra voluntad
en todos sus aspectos y obtener de ella toda la utilidad que pueda prestar en
cualquiera de ellos” (Kresalja y Ochoa 2010, 255).

Pero como derecho fundamental el Tribunal Constitucional ha reconocido que el mismo


no es absoluto, por cuanto “se encuentra limitado por disposiciones constitucionales
expresas o por delimitaciones tácitas” (Sentencia del Exp. Nº 00031-2004-AI/TC,
fundamento 2).

En dicha línea, Abraham García sostiene que el contenido constitucionalmente


protegido del derecho a la propiedad está constituido por las facultades de usar,
disfrutar, disponer y reivindicar un bien, así como la garantía de su no privación
arbitraria, que es una delimitación básica de su contenido y que puede ser ampliado
progresivamente en función de los casos concretos. El autor citado –oteando la
jurisprudencia– nos informa que la práctica jurisprudencial del Tribunal Constitucional,
en la delimitación del contenido constitucional del derecho de propiedad, ha tenido una
orientación negativa, en tanto que a partir de los casos concretos que ha resuelto ha
ido estableciendo qué no forma parte del contenido del derecho de propiedad (García
2010, 284-287).

Así tenemos que están excluidos del ámbito de protección del derecho de propiedad:
a) el derecho de posesión (Resolución del Tribunal Constitucional [en adelante RTC]
del Exp. Nº 05007-2006-PA, caso Santos Pacherre Viera); b) el reconocimiento judicial
de la titularidad sobre un bien (RTC del Exp. Nº 05168-2005-PA/TC, caso Pablo
Quispe Mendoza); c) el uso del crédito fiscal (RTC del Exp. N° 03171-2007-PA/TC,
caso ADECCO PERÚ SA); d) el pago del arrendamiento (RTC del Exp. N° 03035-
2006-PA/TC, caso Luis Ángel Méndez Cordero y otro); f) la revisión de la orden judicial
expedida regularmente que dispone el remate de un bien (STC Exp. Nº 03275-2007-
PA/TC, caso Organización de Sistemas Colectivos SAC).

Ahora bien, en tanto derecho subjetivo de rango constitucional se señala que su


ámbito de aplicación es más amplio que el concepto civil de propiedad. En efecto, en la
doctrina constitucional se ha sostenido que “la propiedad constitucional (…) unifica los
diferentes estatutos dominicales que se derivan de los diversos objetos posibles del
derecho” (Rey 1994, 254).
Nuestro Supremo Intérprete de la Constitución reconoce dicha situación, cuando
afirma que: “el concepto constitucional de la propiedad difiere y, más aún, amplía los
contenidos que le confiere el Derecho Civil. Así, mientras que en este último el objeto
de la propiedad son las cosas u objetos materiales susceptibles de valoración, para el
derecho constitucional la propiedad no queda “enclaustrada” en el marco del dominio y
de los derechos reales, sino que abarca y se extiende a la pluralidad in totum de los
bienes materiales e inmateriales que integran el patrimonio de una persona y que, por
ende, son susceptibles de apreciación económica” (Sentencia del Exp. Nº 0008-2003-
AI/TC, fundamento 26 literal a).

Por ello, enunciativamente, puede señalarse que el contenido constitucional del


derecho de propiedad, en tanto derecho fundamental subjetivo, está constituido por:

a) El acceso o adquisición en condiciones de igualdad del derecho de propiedad


conforme a los requisitos y procedimientos establecidos en la ley. Así por ejemplo, si
alguien quiere adquirir un vehículo tendrá que seleccionar el de su preferencia (marca,
modelo, color, concesionario, año de fabricación) y de acuerdo a sus posibilidades
económicas, para lo cual tendrá que pagar el precio pactado con el vendedor (persona
natural o concesionario autorizado) y luego proseguir una serie de trámites notariales y
registrales para consolidar la adquisición de su derechos sobre el vehículo.

b) Hacer uso o no hacer uso del derecho de propiedad, lo que se materializa en usar el
bien o no hacerlo. Por ejemplo, si se tiene una casa, bien puede habitarse en ella o, si
se prefiere, no; si se tiene un libro una forma de hacer uso del mismo es leerlo o
guardarlo en nuestra biblioteca personal, así como prestarlo a un amigo para que
también haga uso del mismo.

c) Disfrutar de la propiedad, es decir explotar económicamente el bien que es objeto


del derecho, por ejemplo, se podría arrendar un inmueble, para que sea usado como
casa-habitación, discoteca, restaurant, local comercial, entre otros, con la finalidad de
obtener un provecho económico, el pago de la merced conductiva, para emplearlo en
otros fines lícitos.

d) Disponer del bien objeto del derecho, es decir, transferir, sin interferencias estatales
o privadas, todas las facultades o algunas de las que conforman el derecho de
propiedad (la venta del inmueble, de un vehículo, etc.).

e) Reivindicar el bien objeto del derecho, es decir, frente a su privación arbitraria,


emplear los mecanismos legales establecidos para reintegrar el bien al patrimonio de
su titular.

f) Garantía de no privación arbitraria del derecho, para lo cual se puede obtener la


restitución del bien o la reparación por el daño sufrido mediante una indemnización,
una y otra alternativa mediante los procesos y procedimientos establecidos en el
ordenamiento jurídico.

Resta señalar que un elemento que diferencia a la propiedad de otros derechos


fundamentales es –sin lugar a dudas– el reconocimiento de su función social.

Esta función social, reconocida en la jurisprudencia constitucional, justifica la


consideración bidimensional del derecho de propiedad, ya que no solo se le considera
como un derecho subjetivo (cuyo contenido son posiciones jurídicas cuyo respeto y
promoción es exigible a terceros en particular el Estado), sino como una institución
objetiva del ordenamiento jurídico4. Asimismo, es en virtud a su función social que el
derecho de propiedad puede ser objeto de limitaciones por parte del Estado, en
especial mediante la expropiación, siempre y cuando se cumpla con los requisitos
constitucionales y legales expresamente establecidos. En tanto, habilitar al poder
público la limitación del derecho de propiedad, no significa dotarlo de un cheque en
blanco, sino de una excepción a la regla general de respeto a su contenido
constitucionalmente garantizado5.

III. Los límites del derecho de propiedad a partir de casos resueltos por el tribunal
constitucional

En primer lugar, debemos tener presente que nuestra Constitución establece un


régimen de limitaciones al derecho de propiedad, las que podrían entenderse como
límites internos del derecho.

En dicho sentido, por necesidad pública o seguridad nacional, declarada por ley del
Congreso, el Estado puede expropiar un bien, previo seguimiento del procedimiento
respectivo otorgando al titular afectado en efectivo una indemnización justipreciada
que compense el daño sufrido. El afectado no puede cuestionar la expropiación, pero
sí el valor de la propiedad fijada por el Estado en el procedimiento expropiatorio (art.
70).

En segundo lugar, los extranjeros, dentro de cincuenta kilómetros de la frontera, no


pueden adquirir títulos, ni directa ni indirectamente, sobre minas, tierras, bosques,
aguas, combustibles ni fuentes de energía, salvo autorización expresa por necesidad
pública mediante decreto supremo aprobado por el Consejo de Ministros (art. 71).

Finalmente, la Constitución establece un régimen general de limitaciones temporales a


las facultades de adquisición, uso, explotación y transferencia de la propiedad por
razones de seguridad nacional (art. 72).

De otro lado, el Tribunal Constitucional también ha conocido casos en los que


presuntamente se habría afectado el derecho de propiedad.

En el siguiente cuadro se efectúa un resumen de algunos de esos casos, en los que a


partir de la identificación de los hechos relevantes se efectúa su vinculación con el
derecho de propiedad, tal relación puede considerarse como una muestra, pequeña
claro está, que puede arrojar cierta luz sobre el tratamiento jurisprudencial de los
límites del derecho de propiedad:

CASOS RESUELTOS POR EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EN LOS QUE SE


ENCUENTRA INVOLUCRADO EL DERECHO DE PROPIEDAD

VINCULACIÓN DEL
Exp. CASO CON EL
N° PARTES HECHOS RELEVANTES
N° DERECHO DE
PROPIEDAD

1 00134- Jorge Jelicic El demandante cuestiona una El Tribunal Constitucional


Cavenago contra resolución administrativa del considera que el derecho de
propiedad del demandante
año 1989 expedida por el
está debidamente acreditado
Ministerio de Vivienda y
y que a pesar de estar en
Construcción que declara un
litigio, la actuación de la
terreno de su propiedad como
autoridad demandada vulnera
terreno eriazo y lo adjudica a
el Ministerio de la garantía de no privación de
una cooperativa privada, a
93-AA Vivienda y la propiedad, pues no se
pesar de que a la fecha de
Construcción siguió el procedimiento
expedición de la mencionada
expropiatorio, previsto en su
resolución administrativa
momento en el artículo 125
existía un proceso pendiente
de la Constitución de 1979 y
en el fuero agrario, sobre el
hoy en el artículo 70 de la
terreno.
Constitución de 1993.

Los demandantes cuestionan


una resolución judicial que
dispone el desalojo de unos
departamentos que son de su
propiedad. Refieren que la
mencionada orden judicial
El Tribunal consideró que se
fue emitida en el proceso
Marina Ojeda viuda de vulnera el derecho de
seguido por María Sánchez
Cáceres y otros contra propiedad, en vista que no se
Llerena de Gamero contra la
00611- el Juez del Segundo les permite a los
2 Municipalidad Provincial de
97-AA Juzgado Especializado demandantes ejercer su
Arequipa sobre
en lo Civil de derecho de defensa en el
reivindicación, en el que a
Arequipa. marco del proceso de
pesar de haber acreditado la
reivindicación de bien.
propiedad de los bienes y por
ende su interés para
participar en dicho proceso,
el juez de la causa resolvió
no ha lugar a su
incorporación al proceso.

En el caso se pretende la
inaplicación de la Resolución
Ministerial Nº 189-89-VC-
5600, de fecha 28/06/1989.
Arenera La Molina SA
Señalan que mediante la
y otros contra el
resolución cuestionada se
Ministerio de Se considera lesionado el
ordenó efectuar primera
Transportes, derecho de propiedad de las
inscripción del terreno de los
00476- Comunicación, empresas demandantes,
demandantes a favor del
3 2002- Vivienda y porque no se efectúo el
Estado, así como se dispuso
AA Construcción, el procedimiento expropiatorio
adjudicar el mencionado
Ministerio de la previsto en el artículo 70 de
terreno a favor de la
Presidencia y la la Constitución.
Cooperativa de Vivienda
Superintendencia de
Musa La Molina Ltda. 403
Bienes Nacionales
facultándose a un funcionario
público suscribir el contrato
de trasferencia de propiedad
a favor de dicha cooperativa.

4 00031- Máximo Yauri Salazar En el caso se pretende que se El Tribunal Constitucional


2004- y más de cinco mil declare la considera que la ley
AI ciudadanos contra el inconstitucionalidad de la expropiatoria cuestionada
Ley Nº 27816 que declara de
necesidad pública la
expropiación de un terreno de cumple los requisitos para la
Congreso de la 1,900 hectáreas, cuya expropiación previstos en el
República finalidad es levantar un área artículo 70 de la
de protección funcional del Constitución.
Radio Observatorio de
Jicamarca.

El Tribunal señala que las


limitaciones al derecho de
propiedad solo pueden
José Salomón Linares
Se cuestionaba la establecerse por ley, y que
Cornejo, en
inmovilización y orden de por ende, al haberse
representación de
00906- reembarque de dos vehículos realizado la importación
Mabel Karina Gamarra
5 2004- importados por no ajustarse a conforme al marco legal, no
León y Norka Liseth
PA los requisitos establecidos en le resultarían exigibles los
Gamarra León, contra
una circular interna de la requisitos establecidos en la
la Aduana de
entidad pública demandada. circular de la Aduana, por
Mollendo-Matarani.
ello, ordena se prosiga con la
nacionalización de los
vehículos importados.

El Tribunal entiende que la


orden de demolición es
legítima, ya que entre las
La demandante cuestiona una
competencias de la
Nélida Josefa Salcedo orden municipal de
Municipalidades se cuentan
Tejada contra la demolición de un muro
02666- las autorizaciones para las
Municipalidad construido en el interior de su
6 2005- construcciones y
Distrital de José Luis propiedad, la Municipalidad
PA edificaciones. En dicho
Bustamante Rivero sostiene que tal muro se
sentido, la demanda se
(Arequipa). construyó sin contar con la
rechaza porque no se acreditó
licencia respectiva.
que el muro, objeto de la
controversia, se edificó con
la licencia respectiva.

El Tribunal considera que no


Se cuestiona una decisión
Asociación de hay afectación del derecho de
municipal que dispone el
Comerciantes La propiedad porque el mercado
05131- cierre de las puertas de
Parada Túpac Amaru no contaba con autorización
7 2005- acceso del mercado de la
Cutervo al 2000 contra municipal, y los servicios
PA Asociación demandante, así
Municipalidad higiénicos no reunían las
como la demolición de los
Provincial de Ica mínimas condiciones de
baños.
salubridad.

8 09035- Nicolás Leonardo Se cuestiona un comunicado El Tribunal considera que el


2005- Montoya Falcón publicado en el Diario Oficial acto cuestionado no lesiona
PA contra el MEF el 28 de abril de 2003 por el la propiedad sobre los bonos
MEF, en el cual se advierte a del demandante pues no
la ciudadanía para que se inciden en su vigencia,
abstenga de efectuar validez o invalidez.
transacciones con tenedores
de bonos antiguos (bonos de
reconstrucción y bonos de
desarrollo) porque estarían
caducos, según las reglas de
caducidad del Código Civil.

El Tribunal considera que la


La empresa demandante
liquidación de los intereses
cuestiona como una amenaza
Telefónica del Perú legales constituye una
de su derecho de propiedad la
SAA contra los intervención en el derecho de
00665- desproporcionada liquidación
Vocales de la Sala propiedad y que la misma al
9 2007- de intereses legales fijada por
Mixta Descentralizada no haberse efectuado
PA los demandados en un
de Huánuco y Cerro de siguiendo la regulación
proceso laboral (el monto
Pasco. establecida para ello, se
fijado superaba los dos
vulneró el principio de
millones de nuevos soles).
legalidad.

El Tribunal considera que la


decisión adoptada se justifica
Se cuestiona la decisión
en tanto se busca proteger la
administrativa de suspender
salud de la población, dado
00680- la comercialización,
Vitalis Perú SAC que existen estudios técnicos
10 2007- sustracción e incautación
contra la Digemid que concluyen que la
PA para destrucción de
ampicilina producida
ampicilina producido por la
contiene sustancias extrañas
demandante.
que pondrían en riesgo la
salud de la población.

Si bien el Tribunal resuelve


integrar al proceso de amparo
Se cuestiona el acto de
a los otros involucrados en el
notificación en el domicilio
caso, entre sus
del a empresa demandante de
Empresa Educativa consideraciones señala que la
3959- una resolución judicial,
George Washington notificación en el domicilio
11 2007- emitida en el marco de un
EIRL contra la Sexta de la demandante de
PA proceso sobre administración
Sala Civil de Lima resoluciones judiciales de un
judicial seguida contra
proceso en el cual no es parte
personas distintas a la propia
podría afectar su el derecho
demandante.
al goce de la propiedad sin
perturbación alguna.

El Tribunal reconoce que el


derecho de propiedad de la
empresa demandante ha sido
Negociación Mamacona SAC
afectado por la omisión del
cuestiona que el Estado, a
Estado, quien al asumir la
través del Ministerio de
posesión del bien con su
Transportes y
Negociación expropiación en 1969, no
Comunicaciones, no haya
00864- Mamacona SAC inicio el procedimiento
expedido la resolución
12 2009- contra el Ministerio de expropiatorio sino hasta
expropiatoria ni haya
PA Transportes y 1998, habiendo quedado el
efectuado el pago del
Comunicaciones mismo paralizado luego de
justiprecio por la
haberse dado algunos pasos,
expropiación de un predio en
estando pendiente la
el año 1969 en el marco de la
expedición de la resolución
reforma agraria.
expropiatoria y del pago de
la indemnización
justipreciada.
El Tribunal considera que la
empresa demandante fue
objeto de una expropiación
indirecta o regulatoria, por
En este caso la empresa
dos motivos: tenía una
demandante cuestiona la
licencia de uso que fue
suspensión, por las
Duke Energy contra la suspendida por una medida
autoridades demandadas en
Autoridad Autónoma administrativa y a pesar de
00834- ejercicio de sus facultades
de la Cuenca ser propietaria de la
13 2010- regulatorias, de su licencia de
Hidrográfica del Santa infraestructura de la Central
PA uso de aguas para el embalse
y la Municipalidad Hidroeléctrica, en la práctica
de la laguna Perón; así como
Provincial de Huaylas no podía ejercer a plenitud
de las instalaciones de la
dicha infraestructura pues la
Central Hidroeléctrica del
misma estaba bajo la
Cañón del Pato.
administración de un Comité
de administración
conformada por las
autoridades administrativas.

El Tribunal considera que las


disposiciones legales,
derogadas y recogidas, al
momento de sentenciar, en el
Decreto Legislativo Nº 1100,
Los demandantes solicitan se constituyen intervenciones en
les inaplique el Decreto de el derecho de propiedad de
Empresa Minera de Urgencia Nº 012-2010 que las demandantes. No
00316- Servicios Generales prohíbe el uso de dragas así obstante, concluye, luego de
14 2011- SRL y otros contra la como el decomiso e aplicar el principio de
PA Presidencia del inutilización de dichas proporcionalidad, considera
Consejo de Ministros máquinas en la actividad que tal prohibición es una
extractiva de minerales en la medida adecuada, necesaria y
selva. proporcional para preservar
el medio ambiente de los
ríos, cuencas de ríos y
lagunas de la selva que se
ven afectadas por el uso de
tal maquinaria.

El Tribunal reconoce que el


derecho de propiedad de las
Juana Griselda Payaba
comunidades implica decidir
Cachique, presidenta La Comunidad Nativa Tres
quiénes entran o no a su
de la Comunidad Islas cuestiona una
territorio. En el expediente se
Nativa Tres Islas resolución judicial que
01126- acreditó la propiedad de la
contra la Sala Superior ordenó levantar el cerco
15 2011- comunidad, por ello, la
Mixta y de construido por la comunidad
HC decisión judicial, que dispuso
Apelaciones de la para impedir el acceso a su
el levantamiento de la cerca,
Corte Superior de territorio a empresas de
vulneró la facultad de decidir
Justicia de Madre de transporte.
quienes ingresan o no a la
Dios
propiedad de la comunidad
afectada.

A modo de conclusión
De la revisión de los casos reseñados en el cuadro precedente, pueden adelantarse
algunas conclusiones:

- El derecho de propiedad supone, además de las facultades de uso, goce, disfrute,


disposición y reivindicación, la facultad de defenderla en los procesos o procedimientos
en los que el mismo pueda verse involucrado, ello supone una expresión del derecho a
la no privación arbitraria. También supone el derecho de decidir quién ingresa o quién
no ingresa en la propiedad.

- Se admite la limitación del derecho de propiedad mediante la expropiación,


habiéndose inclusive reconocido, en el ámbito nacional, la expropiación indirecta o
regulatoria (al respecto puede verse: Díaz 2011, 21-34).

- Existe un control judicial estricto de la expropiación, con la finalidad de garantizar que


esta se haya producido siguiendo los procedimientos establecidos en la Constitución
(declaración de necesidad pública o seguridad nacional por ley del Congreso e
indemnización justipreciada).

- El derecho de propiedad puede ser objeto de limitaciones establecidas en la Ley y no


en actos administrativos sin sustento legal.

- Las limitaciones al derecho de propiedad son legítimas cuando se pretende


garantizar otros derechos fundamentales, tales como la salud y el medio ambiente.

- El análisis judicial de las limitaciones al derecho de propiedad sustentadas en la


optimización de otros derechos fundamentales, deberá efectuarse mediante la
aplicación del principio de proporcionalidad.

Bibliografía

• CASTILLO CÓRDOVA, Luis.

2005 “Algunas pautas para la determinación del contenido constitucional de los


derechos fundamentales”. En: Actualidad Jurídica. Tomo 139, junio de 2005.

• DÍAZ COLCHADO, Juan Carlos.

2012 “El derecho de propiedad: entre la Constitución y el Código Civil”. En: Gaceta
Constitucional. Tomo 52, agosto de 2012.

2011 “Derecho de propiedad, constitucionalización, garantía de no privación arbitraria y


expropiación indirecta. Comentarios a la sentencia del Exp. Nº 00834-2010-PA/TC”.
En: Revista Jurídica del Perú, número 125, julio de 2011.

• GARCÍA CHÁVARRI, Abraham.


2010 “El derecho de propiedad desde su contenido constitucionalmente protegido.
Anotaciones desde la jurisprudencia constitucional”. En: Gaceta Constitucional. N° 34,
octubre de 2010.

• KRESALJA ROSELLÓ, Baldo y OCHOA CARDICH, César.

2010 Derecho Constitucional Económico. Fondo Editorial de la PUCP, Lima.

• VIVES ANDRADE, Juan Carlo.

2011 “El derecho a la propiedad en la historia constitucional peruana”. En: Estado


Constitucional. Nº 3, julio-agosto de 2011.

___________________________

* Abogado. Magíster en Derecho Constitucional por la Pontificia Universidad Católica


del Perú (PUCP). Diploma de Especialista en Argumentación Jurídica por el
Departamento de Filosofía del Derecho de la Universidad de Alicante y la Facultad de
Derecho de la PUCP.

1 Constitución de 1993:

Artículo 60.- El Estado reconoce el pluralismo económico. La economía nacional se


sustenta en la coexistencia de diversas formas de propiedad y de empresa. (…).

Artículo 70.- El derecho de propiedad es inviolable. El Estado lo garantiza. Se ejerce


en armonía con el bien común y dentro de los límites de ley. A nadie puede privarse de
su propiedad sino, exclusivamente, por causa de seguridad nacional o necesidad
pública, declarada por ley, y previo pago en efectivo de indemnización justipreciada
que incluya compensación por el eventual perjuicio. Hay acción ante el Poder Judicial
para contestar el valor de la propiedad que el Estado haya señalado en el
procedimiento expropiatorio.

2 Exp. Nº 00008-2003-AI/TC, fundamento 26: “Establecido en los incisos 8) y 16) del


artículo 2 de la Constitución, [el derecho de propiedad] es concebido como el poder
jurídico que permite a una persona usar, disfrutar, disponer y reivindicar un bien. Así, la
persona propietaria podrá servirse directamente de su bien, percibir sus frutos y
productos, y darle destino o condición conveniente a sus intereses, siempre que ejerza
tales actividades en armonía con el bien común y dentro de los límites establecidos por
la ley; e incluso podrá recuperarlo si alguien se ha apoderado de él sin derecho
alguno”.

3 Nuestro constitucionalismo decimonónico abrazó la concepción liberal del derecho


de propiedad con cierta impronta iusnaturalista (Vives 2011, 211-238).

4 Así el Tribunal tiene establecido que “el derecho fundamental a la propiedad, como
los demás derechos, posee un doble carácter: es un derecho subjetivo pero, a su vez,
es una institución objetiva valorativa. Es decir, en nuestra Constitución se reconoce a
la propiedad no solo como un derecho subjetivo o individual, sino también como una
institución objetiva portadora de valores” (Sentencia del Exp. Nº 00050 (y otros
acumulados)-2004-AI, fundamento 96).

En otra conocida sentencia se ha dicho que “(…) el contenido esencial del derecho de
propiedad no puede determinarse únicamente bajo la óptica de los intereses
particulares, como lo enfocan los demandantes, sino que debe tomarse en cuenta,
necesariamente, el derecho de propiedad en su dimensión de función social. No hay
duda que las acciones que el Estado lleve a cabo respecto a los bienes que, siendo
patrimonio de la Nación, son concedidos en dominio privado, se encuentran
legitimadas cuando se justifican en la obligación de atender el bien común, que es la
función social de la propiedad en sí misma” (Sentencia del Exp Nº 00048-2004-AI/TC,
fundamento 80).

5 En dicha línea de pensamiento el Tribunal Constitucional ha manifestado que: “Dado


su doble carácter, el derecho fundamental a la propiedad no es un derecho absoluto,
sino que tiene limitaciones que se traducen en obligaciones y deberes a cargo del
propietario, previstas legalmente. Ello obliga, por un lado, a que el Estado regule su
goce y ejercicio a través del establecimiento de límites establecidos por ley; y, por otro,
impone al titular del derecho el deber de armonizar su ejercicio con el interés colectivo.
La función social es, pues, consustancial al derecho de propiedad y su goce no puede
ser realizado al margen del bien común, el cual constituye, en nuestro ordenamiento
constitucional, un principio y un valor constitucional” (Sentencia del Exp. Nº 00050 (y
otros acumulados)-2004-AI, fundamento 96).

Gaceta Jurídica- Servicio Integral de Información Jurídica


Contáctenos en: informatica@gacetajuridica.com.pe