You are on page 1of 6

Coleccion: Gaceta Civil - Tomo 21 - Numero 13 - Mes-Ano: 3_2015

En otorgamiento de escritura pública no se analiza


pacificidad de la posesión

[-]

SUMILLA

Un proceso de otorgamiento de escritura pública busca formalizar un acto jurídico no


solemne, mas no analizar hechos tales como el carácter pacífico de la posesión a
efectos de usucapión; por el contrario, la materia de evaluación debe consistir en
determinar la existencia de un acto jurídico anterior, su solemnidad y la obligación legal
o contractual para formalizarlo.

JURISPRUDENCIA

Cas. Nº 4336-2013-Callao

Lima, diez de junio de dos mil catorce

LA SALA CIVIL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA


REPÚBLICA:

Vista la causa número cuatro mil trescientos treinta y seis - dos mil trece, en audiencia
pública llevada a cabo en la fecha y producida la votación con arreglo a Ley, emite la
siguiente sentencia:

I. ASUNTO

Viene a conocimiento de esta Suprema Sala, el recurso de casación interpuesto por el


demandando César Eduardo Ríos García, mediante escrito de fecha veintisiete de
setiembre de dos mil trece (página ciento quince), contra la sentencia de vista del
veinte de agosto de dos mil trece (página ciento seis), que confirma la sentencia de
primera instancia del quince de marzo de dos mil trece (página setenta y tres), que
declaró improcedente la demanda de otorgamiento de escritura pública, interpuesta
contra Cooperativa de Vivienda Albino Herrera Ltda. Nº 513.

II. ANTECEDENTES:

1. DEMANDA. Mediante escrito de fecha diecisiete de mayo de dos mil doce (página
veinticinco), César Eduardo Ríos García interpone demanda (subsanada en la página
veintiocho), a fin de que Cooperativa de Vivienda Albino Herrera Ltda. Nº 513 le
otorgue escritura pública, respecto del inmueble ubicado en el Pasaje trece, Lote doce,
Manzana R, Primera Etapa, de la Urbanización Albino Herrera, de un área de ciento
ochenta metros cuadrados (180 m2), adquirido mediante compraventa a plazos y por
contrato privado, y cancelado que fuera el veintiséis de mayo de mil novecientos
noventa y dos, habiéndosele otorgado el correspondiente Certificado de Adjudicación y
Cancelación.

2. DECLARATORIA DE REBELDÍA DE LA DEMANDADA. Mediante resolución


número cinco, de fecha tres de octubre de dos mil doce (página cincuenta y ocho), se
declaró en rebeldía a la demandada Cooperativa de Vivienda Albino Herrera Ltda. Nº
513.

3. PUNTOS CONTROVERTIDOS. Conforme aparece en la página setenta y dos, se


fijó como punto controvertido determinar si existe obligación de la parte demandada de
otorgar al demandante la escritura pública de compraventa del inmueble ubicado en el
Pasaje trece, Lote doce, Manzana R, Primera Etapa, Urbanización Albino Herrera,
Callao.

4. SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA. Culminado el trámite correspondiente, el


juez emite sentencia de fecha quince de marzo de dos mil trece (página setenta y tres),
declarando improcedente la demanda de otorgamiento de escritura pública; al
señalarse que la demanda se basa únicamente en una copia autenticada, por la
Especialista Legal del Cuarto Juzgado Civil del Callao, de la certificación realizada por
la entidad demandada en el sentido que el demandante es socio de la Cooperativa de
Vivienda Albino Herrera Ltda. Nº 513, a quien se le ha adjudicado un lote de terreno de
ciento ochenta metros cuadrados (180 m2) en la Manzana R, Lote doce de la Primera
Etapa, el cual difiere del inmueble especificado en su petitorio aclarado posteriormente;
de igual forma el demandante señala haber edificado su vivienda con material noble,
pero es el caso que conforme obra en la página diez, existe inscrita una declaración de
fábrica a favor de Teresa Elizabeth Espinoza Ríos en el Asiento Nº B00001 de la
Partida Nº 70080176, no constando que dicha fábrica haya sido declarada nula o que
se haya dejado sin efecto legal el contrato de compraventa que otorgó la demandada a
favor de Yrma Judith Ríos García, quien luego trasfirió a la titular de la fábrica
señalada, por lo que la posesión que menciona no ha sido pacífica, contradiciendo la
afirmación del demandante de haber construido; razón por la que no hay conexión
lógica entre el petitorio y los hechos que se exponen.

5. FUNDAMENTOS DE LA APELACIÓN. Mediante escrito de fecha diecinueve de


marzo de dos mil trece (página ochenta y uno) el demandante César Eduardo Ríos
García apela la sentencia, argumentando que de la partida matriz, ficha Nº 40851
continuada en la Partida Nº 70080176 –Propiedad–, se observa la descripción del
inmueble como: Lote doce de la manzana R, área ciento ochenta metros cuadrados
(180 m2), registrado el veintisiete de abril de mil novecientos noventa, y cuyos datos
coincide con los datos consignados en el certificado de adjudicación de fecha veintiséis
de mayo de mil novecientos noventa y dos, materia de la demanda; y si bien de la
descripción de la propia partida matriz (ficha Nº 40851) aparecen los linderos y
medidas perimétricas del referido bien señalando: “por el frente con el pasaje trece
(...)”, también es verdad que se trata del mismo bien, razón por la cual se aclaró el
petitorio de su demanda, como Pasaje trece, Lote doce, Manzana R, conforme al tracto
sucesivo de la partida registral. Asimismo, indica que si bien obra inscrita la
declaratoria de fábrica, también es verdad que ha sido registrada con posterioridad a la
anotación de la medida cautelar, y como tal constituye un acto de mala fe y nulo de
puro derecho, lo que en todo caso será materia de cuestionamiento en vía de acción,
pero ello no imposibilita su derecho a que se formalice la adjudicación a su favor, más
aún si la acción está dirigida contra la cooperativa demandada que le otorgó el
certificado de adjudicación del predio y no contra terceros, y lo que se busca es
perfeccionar el contrato.
6. SENTENCIA DE VISTA. Elevados los autos en virtud del recurso de apelación
interpuesto, la Sala Superior mediante sentencia de vista de fecha veinte de agosto de
dos mil trece (página ciento seis), confirma la resolución apelada, señalando que del
análisis y estudio de la demanda se desprende que el actor pretende el otorgamiento
de la Escritura Pública del inmueble ubicado en el Pasaje trece, Lote doce, Manzana
R, Primera Etapa de la Urbanización Albino Herrera - Callao, con un área de ciento
ochenta metros cuadrados (180 m2) y su posterior inscripción en la Partida Nº
70080176 del Registro de Propiedad inmueble del Callao, en mérito de una copia
autenticada por la especialista legal del Cuarto Juzgado Civil del Callao de la
Certificación realizada por la entidad demandada en el sentido que el demandante es
socio de la Cooperativa de Vivienda Albino Herrera Ltda. Nº 513. Sin embargo, señala
la Sala, se le ha adjudicado un lote de terreno de ciento ochenta metros cuadrados
(180 m2) en la Manzana R, Lote doce de la Primera Etapa, el cual difiere de lo
peticionado, más aún si se advierte en la partida matriz Nº 70080176 de la página seis
que el bien tiene linderos y medidas perimétricas por el frente con el pasaje trece con
nueve milímetros, lo que sustenta, la existencia de una falta de conexión lógica entre
los hechos y el petitorio.

III. RECURSO DE CASACIÓN

La Suprema Sala mediante la resolución de fecha trece de enero de dos mil catorce ha
declarado procedente el recurso de casación interpuesto por el demandante César
Eduardo Ríos García, por la infracción normativa de los artículos 50, inciso 6, 122,
incisos 3 y 4, y 197 del Código Procesal Civil; y del artículo 139 de la Constitución
Política del Estado, concordado con el artículo 12 del Texto Único Ordenado de la Ley
Orgánica del Poder Judicial, al haber sido expuestas las referidas infracciones con
claridad y precisión, señalándose además que habría incidencia de ellas en la decisión
impugnada.

IV. CUESTIÓN JURÍDICA A DEBATIR

En el presente caso, la cuestión jurídica en debate radica en determinar si se han


infringido las reglas de la motivación de las resoluciones judiciales, así como los
alcances de la actividad probatoria.

V. FUNDAMENTOS DE ESTA SALA SUPREMA

Primero.- Que, conforme se advierte de los actuados la secuencia de los actos


procesales ha sido la siguiente:

1. En la página veinticinco se demanda el otorgamiento de escritura pública del


inmueble ubicado en la Manzana R, Lote 12, Urbanización Albino Herrera, Primera
Etapa, Callao, con un área de ciento ochenta metros cuadrados (180 m2). Además se
solicita inscribir el bien en la Partida Nº 70080176 del Registro de la Propiedad
Inmueble de los Registros Públicos del Callao.

2. En la página cuarenta y ocho, y habiéndose declarado inadmisible la demanda, esta


fue subsanada, indicándose que lo que se solicita es el otorgamiento de la escritura
pública del inmueble ubicado en Pasaje 13, Lote 12, Manzana R, Primera Etapa,
Urbanización Albino Herrera, Callao, con un área de ciento ochenta metros cuadrados
(180 m2).
3. El otorgamiento de escritura pública que se solicita se sustenta en el Certificado
expedido por la Cooperativa de Vivienda Albino Herrera Ltda. Nº 513, que señala que
el bien es uno ubicado en Manzana R, Lote 12, Urbanización Albino Herrera, Primera
Etapa, con un área de ciento ochenta metros cuadrados (180 m2). El documento
habría sido expedido el veintiséis de mayo de mil novecientos noventa y dos.

4. El inmueble se encuentra registrado en la Partida Nº 70080176 de la Oficina


Registral del Callao y su descripción es la siguiente: Pasaje 13, Manzana R, Lote 12,
Urbanización Albino Herrera, Primera Etapa, Callao, con una extensión de ciento
ochenta metros cuadrados (180 m2).

5. La sentencia de primera instancia desestima la demanda: i) porque el documento


sustentatorio del acto jurídico es una copia autenticada por la Especialista Legal del
Cuarto Juzgado Civil del Callao; y, ii) la declaración registral difiere de la información
presentada por el demandante.

6. La Sala Superior confirma la declaración de improcedencia de la demanda


señalando que existe diferencia entre su pedido y el documento que sustenta su
petición, y además que la Partida Matriz del bien difiere de la descripción del inmueble
realizada por el demandante.

Segundo.- Que, asimismo, debe señalarse que las instancias de mérito han emitido
pronunciamiento inhibitorio, indicando que existe falta de conexión lógica entre el
petitorio y los hechos que se exponen.

Tercero.- Que, respecto de la fundamentación de la sentencia este Tribunal Supremo


verificará si la resolución impugnada se encuentra indebidamente motivada. Tal
análisis se efectuará atendiendo a que en sociedades pluralistas como las actuales la
obligación de justificar las decisiones jurídicas logra que ellas sean aceptadas
socialmente y que el Derecho cumpla su función de guía1. Esta obligación de
fundamentar las sentencias, propia del derecho moderno, se ha elevado a categoría de
deber constitucional. En el Perú el artículo 139, inciso 5, de la Constitución Política del
Estado señala que: “Son principios y derechos de la función jurisdiccional: (...) 5. La
motivación escrita de las resoluciones judiciales en todas las instancias, excepto los
decretos de mero trámite, con mención expresa de la ley aplicable y de los
fundamentos de hecho en que se sustentan”. Igualmente el artículo 12 del Texto Único
Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial prescribe: “Todas las resoluciones,
con exclusión de las de mero trámite, son motivadas, bajo responsabilidad, con
expresión de los fundamentos en que se sustentan (...)”. En atención a ello, la Corte
Suprema ha señalado que: “La motivación de la decisión judicial es una exigencia
constitucional; por consiguiente, el Juzgador para motivar la decisión que toma debe
justificarla, interna y externamente, expresando una argumentación clara, precisa y
convincente para mostrar que aquella decisión es objetiva y materialmente justa, y por
tanto, deseable social y moralmente2”.

Cuarto.- Que, debe indicarse, en cuanto a la justificación interna (que consiste en


verificar que: “el paso de las premisas a la conclusión es lógicamente –
deductivamente– válido” sin que interese la validez de las propias premisas), que el
orden lógico propuesto por la Sala Superior ha sido el siguiente: (i) Se estableció como
premisa normativa el artículo 427, inciso 5, del Código Procesal Civil, en cuanto
prescribe que el juez declarará improcedente la demanda cuando no exista conexión
lógica entre los hechos y el petitorio. (ii) Como premisa fáctica se indicó: (-) que el
documento que se pretende formalizar es una copia autenticada de un juzgado civil; (-)
que el referido documento difiere de lo consignado en la partida registral; y, (-) que
además existe discordancia entre el referido documento y lo peticionado. (iii) Por tales
razones, se estableció como conclusión que la demanda padecía una falta de
concesión lógica entre los hechos y el petitorio. En todos los casos, tal como se
advierte, la deducción lógica de la Sala es compatible formalmente con el silogismo
que ha establecido, por lo que se puede concluir que su resolución presenta una
debida justificación interna.

Quinto.- Que, en lo que concierne a la justificación externa, esta consiste en controlar


la adecuación o solidez de las premisas3, lo que supone que la(s) norma(s)
contenida(s) en la premisa normativa sea(n) norma(s) aplicable(s) en el ordenamiento
jurídico y que la premisa fáctica sea la expresión de una proposición verdadera4. En
esa perspectiva, este Tribunal Supremo estima que tal justificación externa no existe,
en el sentido que la premisa fáctica toma en cuenta eventos que no tienen relación con
la conclusión a la que se arriba.

Sexto.- Que, estando a lo expuesto, se advierte que el juzgado ha valorado la


declaración de fábrica sobre una construcción terminada en el año mil novecientos
noventa y siete e inscrita en el año dos seis (página diez) para señalar la inexistencia
de conexión lógica; sin embargo, este es un hecho posterior al documento que se
pretende formalizar (mil novecientos noventa y dos) y que nada tiene que ver con el
acto jurídico cuyo otorgamiento de escritura pública se solicita. Del mismo modo, el
juzgado ha señalado que la copia autenticada por el Especialista Legal no puede ser
tenida en cuenta para lograr la formalización que se solicita, sin indicar qué norma
justifica dicha decisión; por lo demás, tratándose de un asunto de orden probatorio, la
evaluación de la misma exige pronunciamiento de fondo y no inhibitorio.

Sétimo.- Que, asimismo, se advierte que el mismo juzgado examina la posesión


pacífica del bien, tema que es totalmente ajeno a un proceso sumarísimo de
otorgamiento de escritura pública. En efecto, en este tipo de procesos lo que se busca
es formalizar un acto jurídico no solemne, conforme se advierte del artículo 1412 del
Código Civil, por lo que la materia de evaluación consiste en determinar: i) la existencia
de un acto jurídico anterior; ii) que este acto jurídico no sea solemne; y, iii) que haya
obligación legal o contractual para formalizar el acto. No hay otro tema de fondo que
deba ser discutido, por lo que existe un análisis deficiente por parte de las instancias
de mérito.

Octavo.- Que, los yerros aquí advertidos no han sido objeto de examen por parte de la
Sala Superior, la que, por el contrario, en un único considerando (el sexto) además de
no contestar todos los agravios formulados, sostiene que no se puede formalizar el
documento cuyo otorgamiento de escritura pública se solicita porque discuerda de la
Partida Matriz, lo que importa que nuevamente valora asuntos ajenos al que se reduce
el proceso que aquí se ha iniciado.

Noveno.- Que, por estas razones debe ampararse la demanda dado que se han
infringido las normas de motivación de la sentencia, extrayéndose conclusiones sobre
hechos que no son relevantes para emitir sentencia inhibitoria. Esta equivocación parte
del fallo del juzgado de primera instancia y ha persistido en la sentencia impugnada.
Décimo.- Que, siendo ello así, de conformidad con lo expuesto en el artículo 396 del
Código Procesal Civil, las sentencias de mérito deben ser declaradas nulas por
infracción normativa de los artículos 50, inciso 6, y 197 del Código Procesal Civil; y del
artículo 139 de la Constitución Política del Estado, concordado con el artículo 12 del
Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

VI. DECISIÓN

Por estos fundamentos, y en aplicación del artículo 396 del Código Procesal Civil:
Declararon FUNDADO el recurso de casación interpuesto por César Eduardo Ríos
García (página ciento quince), en consecuencia, NULA la sentencia de vista de fecha
veinte de agosto de dos mil trece (página ciento seis) que confirma la sentencia de
apelada, e INSUBSISTENTE la sentencia de primera instancia del quince de marzo de
dos mil trece (página setenta y tres), que declara improcedente la demanda,
ORDENARON que el Tercer Juzgado Especializado en lo Civil de la Corte Superior de
Justicia del Callao emita nuevo fallo, conforme a las directivas de la presente ejecutoria
suprema; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el diario oficial El
Peruano, conforme a Ley; en los seguidos contra la Cooperativa de Vivienda Albino
Herrera Ltda. Nº 513, sobre otorgamiento de escritura pública; y los devolvieron;
interviniendo como ponente el señor Juez Supremo Calderón Puertas.

SS. ALMENARA BRYSON, TELLO GILARDI, ESTRELLA CAMA, RODRÍGUEZ


CHÁVEZ, CALDERÓN PUERTAS

___________________________

1 ATIENZA, Manuel. Las razones del Derecho. Centro de Estudios Constitucionales,


Madrid, 1991, pp. 24-25.

2 Primer Pleno Casatorio, Cas. Nº 1465-2007-CAJAMARCA. En: El Peruano. Separata


Especial, 21 de abril de 2008, p. 22013).

3 ATIENZA, Manuel. “Las razones del derecho. Sobre la justificación de las decisiones
judiciales”. En: <http://razonamientojurídico.blogspot.com>.

4 MORESO, Juan José y VILAJOSANA, Josep María. Introducción a la Teoría del


Derecho. Marcial Pons Editores, Madrid, p. 184.

Gaceta Jurídica- Servicio Integral de Información Jurídica


Contáctenos en: informatica@gacetajuridica.com.pe