You are on page 1of 21

La articulación

de la cadera

Ignacio Santos Capa

Masaje D - 12-07-2009

Escuela Superior de Técnicas Parasanitarias


LA CADERA

1 y 2. Descripción anatómica y funcional

La articulación de la cadera o coxofemoral relaciona al hueso coxal con el fémur. En


concreto la cabeza del fémur se articula con el acetábulo de la pelvis. Es de la familia de
articulaciones diartrosis, de tipo enartrosis, uniendo el tronco con la extremidad inferior. La
articulación está recubierta por una cápsula y tiene membrana y líquido sinovial. Junto con la
enorme musculatura que la rodea, soporta el cuerpo en posturas tanto estáticas como dinámicas.

Esta articulación forma parte de la cintura pelviana. Es ésta el primer segmento del miembro
inferior. La conforman los coxales uno a cada lado de la línea media, articulados con el sacro por su
parte posterior y entre ellos mediante la sínfisis púbica por delante. A su vez, cada coxal resulta de
la unión del ilion, isquion y púbis, huesos que se fusionan en edad muy temprana.

La cavidad que forma esta cintura, sirve de alojamiento a los intestinos, el recto, la vejiga
urinaria y los órganos reproductores internos.

Cabe destacar, que en las mujeres la pelvis está formada por huesos más ligeros, lo que facilita
el acogimiento del útero durante su expansión en el embarazo y la salida del feto, al momento del
parto. Además, las pelvis de las mujeres son más anchas y profundas que en los varones. Los fémur
están mas distanciados para permitir una mayor apertura durante el parto. Finalmente, el hueso
ilíaco y su musculatura asociada tienen tal forma que sitúan las nalgas alejadas con el fin de que la
contracción de los glúteos no interfiera en el dar a luz.

Desde el punto de vista craneosacral el hueso sacro es de vital importancia ya que son sus
movimientos de flexo-extensión, junto con los de la sincondrosis esfenobasilar, uno de los
impulsores del movimiento del líquido cefalorraquídeo en el saco dural, movimiento que da origen
al pulso sacrocraneal. En la base de la cintura pélvica se haya además el diafragma de la base
pélvica, también muy importante en el funcionamiento del sistema sacrocraneal.

Desde el punto de vista energético la cintura pélvica es atravesada por ocho meridianos, que
detallaremos más adelante junto con sus puntos principales, y por los dos primeros chakras.
Descripción anatómica musculoesquelética

Los huesos de la cadera

A. El coxal

El Coxal es un hueso par. Se trata de un hueso plano cuyas dos partes (superior e inferior) están
en torsión la una sobre la otra, lo que le da un cierto parecido con una hélice. Se articula
posteriormente con el sacro, adelante y en la línea mediana con su homólogo, abajo y lateralmente
con el fémur. Cada coxal se compone de tres huesos independientes: el ilion, el isquion y el pubis,
los cuales se unen por un cartílago en forma de Y, centrado en el cótilo. En los primeros años de
vida los tres huesos están separados, pero luego se fusionan y forman una sola estructura, es decir
un hueso único, en el cual se describen dos caras, cuatro bordes y cuatro ángulos.

La parte superior del coxal es más plana (palas ilíacas) mientra que la parte inferior es como un
arco óseo que delimita un agujero (obturador). La región anterior es el pubis y la posterior el
isquion, unidos por la rama isquiopubiana.

Cara Lateral. El acetábulo o cavidad cotiloidea es una cavidad redondeada y profunda.


Consta de un reborde circular saliente: borde acetabular o ceja cotiloidea, abierta en su borde
inferior (incisura del acetábulo). El acetábulo presenta dos partes distintas: una no artícular (fondo
del cótilo) de forma cuadrilatera; su borde inferior corresponde a la incisura acetabular. La otra es
articular (carilla semilunar).

Por encima del acetábulo se expande la cara glútea o fosa ilíaca externa recorrida por dos líneas
rugosas: línea glútea anterior y línea glútea posterior.

Cara Medial o Interna. Una cresta dirigida de arriba hacia abajo y de atrás hacia adelante, la
línea arqueada (innominada) divide esta cara en dos (pelvis mayor y menor):

-Superolateralmente se encuentra la fosa ilíaca interna.

-Por debajo y por detras se encuentra sucesivamente, de arriba hacia abajo: Tuberosidad ilíaca,
rugosidad destinada a la inserción de los ligamentos sacroilíacos posteriores; cara auricular (se
articula con el sacro) y superficie cuadrilatera.

Borde superior. Cresta ilíaca.


Borde anterior. Espina ilíaca anterosuperior (EIAS), espína ilíaca anteroinferior (EIAI), rama
pubiana, espina del pubis.
Borde posterior. Espina ilíaca posterosuperior (EIPS), espína ilíaca posteroinferior (EIPI),
escotadura ciática mayor, espina ciática, escotadura ciática menor, tuberosidad isquiática.
Borde inferior. Rama isquiopubiana.
Ángulos: Anterosuperior: espina ilíaca anterosuperior. Posterosuperior: espina ilíaca
posterosuperior. Medial: formado por la superficie angular del pubis. Posteroinferior: formado por
el cuerpo del isquión o túber isquiático. Representa una de las partes mas espesas del hueso coxal.

B. El fémur

Hueso largo, par, dirigido oblicuamente de arriba abajo y de fuera adentro, incurvado en arco de
concavidad posterior y ligeramente torsionado: el eje del cuello femoral no está en el mismo plano
que el eje transversal de los cóndilos, sino que configuran un ángulo agudo, abierto hacia dentro y
adelante. Es el hueso más largo, fuerte y voluminoso del cuerpo de todos los mamíferos.

Cuerpo – diáfisis. Prismático triangular, con tres caras (anterior, interna y externa) y tres bordes
(interno, externo y posterior). La cara anterior es lisa y convexa. La cubre el cuadriceps y el tensor
de la sinovial de la rodilla. Las dos caras interna y externa son también convexas y lisas, más anchas
por arriba que por abajo, donde terminan en punta cubiertas por el crural y los dos vastos interno y
externo.

El borde interno y externo apenas están señalados. El borde posterior es muy grueso, saliente y
rugoso: forma la línea áspera, conformada por dos lábios, externo e interno, entre los que queda un
intersticio. Presta inserción a nueve músculos, entre ellos al vasto interno por su labio interno y al
vasto externo por su labio externo; en el intersticio presta inserción a los tres aductores del muslo y
a la porción corta del biceps. Por abajo se divide en dos ramas divergentes, que se dirigen hacia los
condilos: la externa (para la porción corta del bícepes) es más marcada que la interna; entre las dos
queda el espacio poplíteo que es de forma tringular. Por arriba se divide en tres ramas: la externa va
al trocánter mayor, la média al trocanter menor y la interna al cuello. En la parte media de la línea
áspera se encuentra el agujero nutricio del hueso.

Extremidad Superior – epífisis superior. Presenta una cabeza que va seguida del cuello
anatómico, trocánteres mayor y menor y cuello quirúrgico.

La Cabeza es redondeada de un modo regular, se dirige hacia arriba, adentro y un poco adelante.
presenta una fosita para el ligamento redondo que esta situada algo por debajo y detrás de su centro.

El Cuello anatómico esta situado entre la cabeza y los trocánteres, muy inclinado hacia abajo y
afuera. Forma con el cuerpo del hueso un angulo de 130º y tiene una longitud de 35 a 40 mm. Su
forma es cilindrica, aplanada de delante atrás.

El Trocánter mayor es una eminencia cuadrilátera, situada por fuera del cuello. Aplanada
transversalmente, presenta dos caras (externa e interna) y cuatro bordes (superior, inferior, anterior
y posterior). La cara externa, convexa, está atravesada diagonalmente por una linea rugosa (cresta
glútea, para el glúteo mediano). Por encima y por debajo se encuentran dos superficies en relación
con dos bolsas serosas: la serosa del glúteo mediano y la del glúteo mayor. La cara interna se
confunde, en gran parte, con el cuello. En su parte posterior se ve una depresión profunda, llamada
cavidad digital (para los dos obturadores y los dos géminos). El borde superior es casi horizontal; en
su parte media se encuentra una pequeña faceta redondeada (para el piramidal). El borde inferior
está marcado exteriormente por una cresta rugosa (para el vasto externo). El borde posterior, muy
acentuado, se continúa por abajo con la cresta intertrocantérea posterior. El borde anterior, muy
grueso, presta inserción al glúteo menor.

Trocánter menor. Grueso tubérculo situado en la parte posterior e inferior del cuello (para el
psoas-ilíaco). De su base parten, en forma de radios, tres lineas divergentes, que se dirigen una
hacia el cuello, la segunda hacia la linea áspera (línea pectínea, para el pectineo) y la tercera para el
trocánter mayor (cresta intertrocantérea posterior).

Cuello quirúgico. Es la porción del fémur que une el cuerpo del hueso con su extremidad
superior.

Extremidad Inferior – epífisis inferior. Constituye una masa voluminosa, de forma


irregularmente cúbica, algo encorvada de delante hacia atrás. Vista por delante, esta extremidad
presenta una superficie articular en forma de polea, la tróclea femoral, desarrollada a partir de dos
masas laterales: los cóndilos (externo e interno). En la cara lateral del cóndilo interno se encuentra
el tubérculo del aductor mayor, para el músculo del mismo nombre.

Conformación interior. Tejido esponjoso en las extremidades o epífisis y tejido compacto en el


cuerpo. Este último tiene un conducto medular que se extiende desde el cuarto inferior del hueso
hasta el trocánter menor.

Superficies articulares

• Por parte del Coxal:


• Acétabulo o cavidad cotiloidea (en la cara externa del coxal).
• Superficie externa de la semiluna.

• Por parte del Fémur:


• Cabeza y cuello del fémur.
Cápsula articular

Es mayor por la cara anterior. Se ancla en la ceja cotiloidea, la parte más superior del rodete
articular y en el ligamento transverso. En el fémur se inserta en el cuello anatómico y en las crestas
intertrocantéricas.

Fibrocartilago

• Rodete Cotiloideo que sirve de ampliación y de contención de la articulación.

Ligamentos

• Ligamento redondo: va desde la fosita del ligamento redondo en la cabeza del fémur
hasta el fondo del acetábulo. Este es el ligamento que mantiene unida la articulación.

• Ligamento iliofemoral o "Y" de Bertin. Es un potente ligamento que sale de la EIAI del
hueso coxal y tiene dos porciones que se insertan en la línea intertrocantérea anterior del
fémur . Es considerado el ligamento más fuerte del cuerpo humano.

• Ligamento pubofemoral: sale de la rama superior del pubis y se inserta levemente por
debajo del anterior, de modo que al entrecruzarse dan la apariencia de una “Z”. Funciona
como un refuerzo de la parte inferior de la articulación.

• Ligamento isquiofemoral: Sale del isquion y se inserta en la fosita digital del fémur.

• Ligamento anular: rodea el manguito de la cápsula articular.

Irrigación e inervación
La articulación de la cadera recibe sangre de ramas circunflejas de la arteria femoral. Recibe
también contribución de pequeñas arterias a la cabeza del fémur provenientes de la arteria
obturadora. Esta última es importante para prevenir la isquemia de la cabeza del fémur en ciertos
casos cuando el flujo sanguíneo de parte de la arteria femoral se interrumpe, como en el caso de una
fractura de la cabeza del fémur.

La inervación de la articulación coxofemoral la realizan varios nervios, incluyendo el nervio


femoral y el nervio obturador entre otros.

Biomecánica de la Cadera
La articulación coxofemoral es una enartrosis de coaptación muy firme. Posee una menor
amplitud de movimientos en relación con la articulación escapulohumeral, pero posee una
estabilidad mayor.

Ejes de movimiento
1. eje transversal: situados en un plano sagital se realizan los movimientos de FLEXIÓN-
EXTENSIÓN (fémur) ANTEVERSIÓN-RETROVERSIÓN (pelvis).

2. Eje sagital: situados en un plano frontal se efectúan los movimientos de ABDUCCIÓN-


ADUCCIÓN (fémur) e INCLINACIÓN LATERAL (pelvis)

3. Eje longitudinal: situados en un plano transversal se efectúan movimientos de


ROTACIÓN EXTERNA-ROTACIÓN INTERNA (fémur y pelvis).

Rangos de movimiento

• Flexión activa con la rodilla extendida: 90º . Con la rodilla flexionada: 120º
• Flexión pasiva con la rodilla flexionada: 145º
• Extensión activa: 10º ó 20º, dependiendo si la rodilla está en flexión o extensión
• Extensión pasiva: 20º o 30º, dependiendo si la rodilla está en flexión o extensión
• Abducción: 45º. Aducción: 30º.
• Rotación interna: 30º. Rotación externa: 60º.

Análisis funcional

La flexión de la cadera está íntimamente relacionada con la actitud de la rodilla. La flexión de la


rodilla, al relajar los músculos isquiotibiales, permite una flexión mayor de la cadera.

En la flexión pasiva de ambas caderas juntas con la flexión de las rodillas, la cara anterior de los
músculos establece un amplio contacto con el tronco, ya que a la flexión de las coxofemorales se
añade la inclinación hacia atrás de la pelvis por enderezamiento de la lordosis lumbar.

La amplitud de la extensión de la cadera es mucho mas reducida que la de la flexión ya que se


halla limitada por la tensión que desarrolla el ligamento iliofemoral.

En la extensión activa el rango de movimiento es menor con la rodilla flexionada (10º) que con
la rodilla extendida (20º). Esto es debido a que los músculos isquiotibiales pierden su eficacia
como extensores de la cadera por haber empleado una parte importante de su fuerza de contracción
en la flexión de la rodilla. Al caminar se realiza una extensión pasiva al adelantar un pie, inclinando
el cuerpo hacia delante mientras el otro permanece inmóvil.

La aducción pura no existe. Existen, movimientos de aducción relativa, cuando a partir de una
posición de abducción llevarnos al miembro inferior hacia dentro. Existen movimientos de aducción
combinadas con extensión de la cadera y movimientos de aducción combinados con flexión de la
cadera. La posición de sentado con las piernas cruzadas una sobre otra, esta formada por una
aducción asociada a una flexión y a una rotación externa. En esta posición, la estabilidad de la
cadera es mínima.
La abducción de una cadera va acompañada de una abducción igual y automática de la otra.

Musculatura de la articulación coxofemoral

A. Pelvicotrocantéricos
PIRAMIDAL.
Origen: cara anterior del sacro. Inserción: trocanter mayor. Inervación: plexo sacro (L5/S2).
Acciones musculares: rotación externa, abd, flexión; retroversión.

GEMINO SUPERIOR.
Origen: espina ciática. Inserción: trocánter mayor.
Inervación: plexo sacro, nervio glúteo inferior (L5/S2).
Acciones musculares: rotación externa, abd, flexión; anteversión. .

GEMINO INFERIOR.
Origen: tuberosidad isquiática. Inserción: fosa trocantéra o digital.
Inervación: nervios cuadrado femoral (L4/S1) y glúteo inferior(L5/S2).
Acciones musculares: rotación externa, abd, flexión; anteversión.

OBTURADOR INTERNO.
Origen: bordes agujero obturador. Cara interna de la membrana obturatriz. Inserción: fosa
trocantéra o digital. Inervación: plexo sacro (L5/S2), nervio del glúteo inferior.
Acciones musculares: rotación externa, abd, flexión; anteversión.

OBTURADOR EXTERNO.
Origen: bordes agujero obturador. Cara externa de la membrana obturatriz. Inserción: fosa
trocantéra o digital. Inervación: plexo sacro.
Acciones musculares: rotación externa, abd, flexión; anteversión.

CUADRADO CRURAL.
Origen: cara anterior de la tuberosidad isquiática. Inserción: cresta intertrocantérica.
Inervación: plexo sacro (L4/S2), nervios del glúteo inferior y cuadrado femoral.
Acciones musculares: rotación externa; retroversión.

B. Psoas Ilíaco
PSOAS MAYOR.
Origen: AT D12-L5, lados cuerpos vertebrales D12-L5, discos intervertebrales.
Inserción: trocanter menor. Inervación: plexo lumbar, nervio crural (L1/L3).
Acciones musculares: FLEX, ADD, RE; estabilización pelvis.

ILIACO.
Origen: cresta ilíaca, fosa ilíaca interna. Inserción: trocanter menor.
Inervación: plexo lumbar, nervio crural (L2/L4).
Acciones musculares: FLEX, ADD, RE; estabilización y anteversión pelvis.

C. Glúteos y abductores
GLUTEO MENOR.
Origen: fosa ilíaca externa, entre las líneas glúteas anterior e inferior. Inserción: cara anterior del
trocantér mayor. Inervación: nervio del glúteo superior (L4/S1).
Acciones musculares: ABD, RI, FLEX; anteversión.

GLUTEO MEDIANO.
Origen: fosa ilíaca externa, entre las líneas glúteas anterior y posterior. Inserción: cara externa del
trocánter mayor. Inervación: nervio del glúteo superior (L4/S1).
Acciones musculares: ABD, RI, FLEX (fibras anteriores), EXT (fib. Posteriores); estabilización y
flexión lateral pelvis; anteversión (fib. Ant.), retroversión (fib. Post.).

GLUTEO MAYOR.
Origen: fosa ilíaca externa, cara externa ileon, cresta ilíaca, cara dorsalm sacro, cocix, lig.
Sacrotuberoso. Inserción: el plano profundo en la cresta externa de la línea áspera y en la
tuberosidad glútea del fémur; el plano superficial en la fascia lata.
Inervación: nervio del glúteo inferior (L5/S2). Acciones musculares: EXT, RE; el plano profundo
ADD (un poco) y retroversión; el plano superficial inc. lateral y estabilización pelvis.

TENSOR FASCIA LATA.


Origen: EIAS. Inserción: en la fascia lata, la cual acaba en el tubérculo de Gerdy, en la cara
anteroexterna de la tibia. Inervación: nervio del glúteo superior (L4/S1).
Acciones musculares: ABD, FLEX, RI; anteversión.

DELTOIDES GLUTEO.
Grupo muscular formado por el plano superficial del glúteo mayor y el tensor de la fascia lata.
Acciones musculares: cuando estos dos músculos tiran a la vez de la faccia lata realizan la ABD de
la cadera.

D. Aductores
PECTINEO.
Origen: rama del púbis (línea pectínea o pecten). Inserción: línea pectínea del fémur (prolongación
del labio superointerno de la línea áspera). Inervación: nervio crural (L2/L3) y nervio obturador
(L2/L4). Acciones musculares: ADD, FLEX (+), EXT(-), RE; anteversión.

ADUCTOR MENOR (corto).


Origen: cuerpo del pubis. Inserción: línea pectínea y línea áspera del fémur. Inervación: nervio
obturador (L2/L4). Acciones musculares: ADD, FLEX (+), EXT(-), RE; anteversión.

ADUCTOR MEDIANO (largo).


Origen: cuerpo del pubis. Inserción: línea áspera del fémur. Inervación: nervio obturador (L2/L4).
Acciones musculares: ADD, FLEX (+), EXT(-), RE; anteversión.

ADUCTOR MAYOR.
Origen: rama isquiopubiana (porción add) y tuberosidad isquiática (porción isquiofemoral).
Inserción: la porción add en la tuberosidad glútea y en la línea áspera del fémur; la porción
isquiofemoral en el tubérculo del aductor (parte superior del cóndilo interno del fémur).
Inervación: nervio obturador, nervio ciático y poplíte interno (L3/L5).
Acciones musculares: ADD, FLEX (+), EXT(-), RE (porción add), RI (porción isquiofemoral);
anteversión.

RECTO INTERNO.
Origen: parte inferior del pubis y rama isquiopubiana. Inserción: sobre la pata de ganso, en la cara
medial de la tibia. Inervación: nervio obturador (L2/L4).
Acciones musculares: ADD, FLEX (+), EXT(-), RI; anteversión.

E. Isquiotibiales
CABEZA LARGA DEL BICEPS FEMORAL.
Origen: tuberosidad isquiática. Inserción: cara lateral de la cabeza del peroné, mediante un tendón
común con la cabeza corta del biceps femoral. Inervación: porción tibial del nervio ciático (L5/S1).
Acciones musculares: EXT; retroversión.

SEMIMEMBRANOSO.
Origen: tuberosidad isquiática. Inserción: pata de ganso, en la porción posterior del cóndilo medial
de la tibia; platillo tibial y menisco interno. Inervación: porción tibial del nervio ciático (L5/S1)..
Acciones musculares: EXT; retroversión.

SEMITENDINOSO.
Origen: tuberosidad isquiática. Inserción: pata de ganso, en la cara medial de la porción superior
de la tibia. Inervación: porción tibial del nervio ciático (L5/S1)..
Acciones musculares: EXT; retroversión.

F. Ileotibiales
RECTO ANTERIOR DEL MUSLO.
Origen: espina ilíaca anteroinferior. Inserción: base de la rótula y tuberosidad anterior de la tibia,
por medio del tendón del cuadriceps (tendón rotuliano). Inervación: nervio crural (L2/L4).
Acciones musculares: FLEX; anteversión.

SARTORIO.
Origen: EIAS. Inserción: en la cara medial de la tibia, sobre la pata de ganso. Inervación: nervio
crural (L1/L3). Acciones musculares: ABD, RE, FLEX; anteversión.

MTC

Los meridianos que atraviesan la cadera y la cintura pélvica


La región de la cadera es atravesada por los tres meridianos ying que vienenen del pie (Bazo-
Pancreas, Hígado y Riñón) y los tres meridianos yang que van hacia el pie (Vejiga, Vesícula Biliar
y Estómago). Así mismo los meridianos de los vasos Gobernador (por la parte posterior) y
Concepción (por la parte anterior) atraviesan la cintura pélvica. En muchos de los puntos de estas
zonas hay que ser especialmente precavido en caso de embarazo. Estos son sus puntos más
importantes:

Du Mai (vaso gobernador).


1 DU: en la línea media, en el centro entre el extremo del coccix y el ano. Transtornos psíquicos u
psicosomáticos.
2 DU: en el hiato sacro. Dolor en la región lumbosacra.
3 DU: en la depresión inferior de la apófisis espinosa de L4. Dolor en la región lumbosacra. Dolor y
pérdida de fuerza en la extremidad inferior.
Ren Mai (vaso concepción).
1 REN: en la línea media, en el centro entre el ano y la comisura postorior de los labios mayores o
el borde posterior del escroto. Transtornos de la conciencia, psíquicos y psicosomáticos.
2 REN: en el centro del borde superior de la sínfisis púbica. Vías urinarias. Transtornos
ginecológicos y sexuales.
3 REN: en la línea media anterior 4 cun por debajo del ombligo y uno por encima de 2REN.
Transtornos ginecológicos, sexuales y urinarios.
4 REN: en la línea media anterior 3 cun por debajo del ombligo y 2 por encima de 2REN. Estados
de debilidad. Fortalece el cuerpo y refuerza la salud.

Meridiano de Bazo-Páncreas.
12 BP: extremo lateral del pliegue inguinal, a 3,5 del punto medio del borde superior de la sínfisis
púbica. Hernias abdominales externas

Meridiano Hígado.
12 H: en la ingle, 2,5 cun lateral al borde medio superior de la sínfisis púbica. Hernia escrotal.

Meridiano de Riñón.
11 R: 0,5 cun lateral al punto medio superior de la sínfisis pubiana. Problemas en la función sexual
del hombre.

Meridiano de Vejiga.
27 V: 1,5 cun lateral a la línea media dorsal, a la altura del primer agujero sacro. Lumbalgia.
28 V: 1,5 cun lateral a la línea media dorsal, a la altura del segundo agujero sacro. Dolor en la
región lumbosacra.
29 V: 1,5 cun lateral a la línea media dorsal, a la altura del tercer agujero sacro. Dolor en la región
lumbosacra.
30 V: 1,5 cun lateral a la línea media dorsal, a la altura del cuarto agujero sacro. Dolor en la región
lumbosacra.
31 V: en el primer agujero sacro dorsal. Transtornos ginecológicos y sexuales. Cadera
32 V: en el segundo agujero sacro dorsal. Inflamaciones en la pelvis menor. Parestesias en el
miembro inferior.
33 V: en el tercer agujero sacro dorsal. Dolor en la región lumbosacra.
34 V: en el cuarto agujero sacro dorsal. Enteritis. Cadera.
36 V: en el centro del pliegue glúteo inferior. Lumbalgia. Dolor en zona glútea, sacra y del muslo.

Meridiano de Vesícula Biliar.


29 VB: a media distancia entre la EIAS y el punto más elevado del trocanter mayor. Dolores en la
región lumbosacra y dolores y parestesias en el miembro inferior.
30 VB: en decúbito lateral y con la cadera flexionada, en la línea que une el trocanter mayor y el
hiato sacro, en el límite entre el tercio medio y el externo. Dolores en la región lumbosacra.
Isquialgia. Problemas motores en el miembro inferior.

Meridiano de Estómago.
30 E: 5 cun por debajo del ombligo, 2 cun lateralmente desde la línea media anterior, justo por
encima del pliegue inguinal. Trastornos ginecológicos.
31 E: a la altura del pliegue glúteo inferior, sobre la línea de unión entre la EIAS y la esquina
superolateral de la rótula. Dolor y transtornos motores de la extremidad inferior.

Otros puntos relacionados con la cadera

11 V: tejido óseo.
60 V: calma el dolor. Lumbalgia. Talalgia.
31 VB: dolores y parestesias del miembro inferior.
34 VB: ligamentos y tendones.
40 VB: supinación del pie.
3 R: problemas de movilidad en el miembro inferior.
20 DU: calma el dolor.

Primer chakra: raiz

Nombre: Muladhara. Localización: en la base de la columna vertebral. En le perineo, entre el ano


y los genitales. Osea, en 1 REN. Centro: coccígeo. Sentido: el olfato. Glándula endocrina:
suprarrenales. Significado: raiz. Tema principal: instinto de supervivencia. Elemento: aire.
Planeta: Saturno. Color: rojo brillante. Piedras: granate, hematites, pirita, rubí.
Música: sonidos de la naturaleza o primitiva con tambores. Derechos: “yo tengo”.
Alimentos: proteínas y carnes.

Está relacionado con la cantidad de energía física y el deseo de vivir en la realidad física. Es el
emplazamiento de la primera manifestación de la fuerza vital en el plano físico. El primer chakra es
también el campo de los hábitos, el lugar del comportamiento automático. Es un recipiente de los
patrones instintivos más profundos que usamos para sobrevivir. Los patrones más practicados por
todas las especies vivas en su evolución permanecen tranquilos, como dormidos en los genomas.
Nuestro potencial genético de respuestas de supervivencia es inconsciente y profundamente
compartido por todos nosotros, independientemente de la inteligencia, la raza o la edad.

Cuando el centro coccígeo está bloqueado o cerrado, la mayor parte de la vitalidad física queda
bloqueada y la persona no produce una fuerte impresión en el plano físico, pasando desapecibida,
sin dejar huella, no está “aquí”. Esta persona evitará la actividad física, su energía estará baja y
puede que incluso sea enfermiza y carecerá de poder físico. Si no se abre este chakra antes de
atender a los demás, se habrá crecido sin echar raíces, faltos de fundamenteo, de bases sólidas y no
habrá estabilidad.

La verdadera trampa del mundo físico estriba en la creencia de que éste es la realidad esencial y
única de que estamos hechos y no un nivel entre varios, sin embargo, no hay que caer en el extremo
contrario de negar el yo físico, porque entonces la unidad coherente de la conciencia no será
posible, obstaculizando el Mudalhara, primer chakra, porque no aceptar las limitaciones y la
disciplina esenciales para la manifestación en la materia.

Conflictos mentales y emocionales: inseguridades, nerviosismo, miedo, fuerte necesidad de


estabilidad y seguridad. Conflictos de salud: asociado con la pérdida del balance, dolores en la
parte baja de la espalda, cáncer de colon, piedra en los riñones, dolores en piernas y pies, depresión,
desórdenes inmunológicos.

Segundo chakra: sacro


Nombre: Swadhisthana. Localización: debajo del ombligo. Centro: sacro. Sentido: el gusto.
Glándula endocrina: suprarrenales. Significado: dulzura. Tema principal: emotividad y
sexualidad. Elemento: agua. Planeta: Luna. Color: naranja brillante. Piedras: ámbar, piedra de
luna, citrino, topacio dorado. Música: sonidos de agua o música fluida y sedante.
Verbo: “yo siento”. Alimentos: líquidos.

Está relacionado con la capacidad de dar y recibir amor y placer de pareja. También con la
reproducción, la creatividad y el control.

Cuando el centro sacro está bloqueado o cerrado, se manifiesta una incapacidad de dar o recibir
placer, impotencia e infertilidad. También encontrará dificultad para desarrollar o “reproducir”
actividades en las cuales requiera de su creatividad, como escribir un libro, una presentación etc.
Sin embargo, cuando la energía fluye abudantemente a través de él, somos capaces de crear cambios
desarrollar proyectos de vida, respondiendo efectivamente desde nuestros deseos y corazón a todas
las circunstancias y no desde una realidad ilusoria como cuando tomamos las decisiones desde
nuestros miedos.

Conflictos mentales y emocionales: culpabilidad, remordimiento, moral y ética relacionados


con la pareja. Conflictos de salud: asociado con la pérdida del balance, dolores en la parte baja de
la espalda, problemas ginecológicos, impotencia sexual, problemas urinarios, degeneración de los
órganos reproductivos.

3. Lesiones que afectan a la articulación de la cadera


Esta articulación puede estar afectada por distintas lesiones de origen musculotendinosas
(contracturas, distensiones y roturas, fibrosis, tendinitis, entesistis, miositis, pubalgia, cadera en
resorte), articulares (esguinces, luxaciones, artrosis, artritis), neurológicas (neuralgias de las raices
lumbares y sacras: ciática, cruralgia, meralgia, isquialgia). Pasamos a continuación a describir cinco
de ellas.

Síndrome del piramidal.

El piramidal es un músculo pequeño y par situado en la pelvis. Se origina en la cara anterior del
sacro, entre el primer y cuarto agujeros sacros anteriores, atraviesa la escotadura ciática mayor y se
inserta en la parte superior del trocánter mayor del fémur. Es pues un músculo biarticular, ya que
atraviesa las articulaciones sacroilíaca y la de la cadera que es la que nos interesa. Está inervado por
el plexo sacro (L5/S2) y su principal acción es la rotación externa de la cadera.

La contractura o acortamiento de éste músculo puede dar origen a un dolor vivo en la parte baja
del dorso y que va desde el sacro hasta la articulación de la cadera, debajo de la nalga y en la parte
posterior del muslo hasta el hueco poplíteo. En los casos mas agudos el paciente no puede ni
sentarse ni acostarse normalmente y los cambios de postura no le alivian.

Al considerar la distribución tanto vascular como nerviosa que va unida con el piramidal en la
escotadura ciática mayor, se comprende como la contracción de este músculo puede tener efectos y
síntomas diversos. El nervio ciático perfora el piramidal en uno, dos o tres sectores, por lo que una
contracción parcial o total del músculo, traerá ciatalgias que pueden afectar varias zonas y provocar
dolores muy localizados en el trayecto del nervio ciático.

Cualquier movimiento de rotación o de flexión de cadera provoca dolor intenso. La nalga, en el


lado lesionado, duele mucho por lo general. A la palpación, presionando por encima del piramidal,
se manifiesta dolor intenso así como en el trocánter.

Las pseudociáticas son otra señal de este sindrome, dolores limitados a la parte inferior del
miembro inferior, zona de la nalga, dolor que nace en el pliegue gluteo hasta el hueco poplíteo

Otra señal es la rotación persistente del muslo, que implica el acortamiento de la pierna y
aparecen compensaciones en la musculatura lumbar por sobrecarga de ese lado, afectando por lo
tanto a la columna lumbar.

Los efectos sobre el sacro originan una torsión sobre el eje oblícuo, que tiene como
consecuencia favorecer una escoliosis lumbar aumentada a causa de una lordosis más importante.
Este fenómeno puede favorecer lesiones como consecuencia mecánica hasta la región del atlas y del
occipucio con efecto sobre las tensiones craneanas, como cefaleas, disturbios auditivos, vista…
Otra implicación es la del nervio pudendo interno y los vasos sanguíneos de los órganos genitales,
pudiendo provocar reacción en ellos.

Mecanismos del dolor.

Vascular: por una falta de irrigación, puede causar una contractura. Nervioso: los trastornos
pueden ser múltiples; neuritis, parestesias, trastornos cutáneos parecidos a hormigueos o
quemazones.

Mecanismos de lesión

Rotación externa prolongada.


Esfuerzo violento de rotación del tronco con el pie firme en el suelo.
Traumatismo directo sobre el piramidal.
Compresión mecánica prolongada (chóferes).
En deportistas sobrecarga de entrenamiento, correr en suelos duros, no hacer estiramientos;
el piramidal es uno de los músculos “papelera” del organismo, esto quiere decir que tiene
tendencia a almacenar todas las toxinas y desechos que pasan por él.
Enfermedades infecciosas, degenerativas.
Hiperpronación del pie.
Una inyección mal puesta.
Una pierna más larga que la otra.
Lesiones del útero.
Lesiones neurovasculares.

Entesitis proximal del recto interno del muslo.

La entesitis o enfermedad de las inserciones es un proceso inflamatorio de la entesis o zona de


unión del músculo o tendón al hueso.

El músculo gracilis o recto interno del muslo tiene su origen en la parte inferior del pubis y en la
rama isquiopubiana y forma parte del grupo de los adductores. La entesistis proximal del recto
interno es pues una pubalgia baja.

Sintomatología:

Dolores en la inserción del tendón y el hueso, en la zona de la ingle.


Dolores en la inserción del tendón al estiramiento: ABD, flexión y extensión de cadera,
rotación externa. El dolor aparece antes si la rodilla está en extensión.

Mecanismos de lesión

Sobreesfuerzo muscular.
Microtraumatismo por el propio ejercicio.
Dismetría entre las 2 extremidades por un problema en los ilíacos.
Elongaciones deficientes.
Hiperlordosis lumbar.
Tipo de terreno sobre el que se entrene.
Descompensación muscular entre los músculos de las piernas y los abdominales.
Pies planos o cavos.
Piernas en varo o valgo.

En definitiva cualquier desajuste de extremidad inferior o cadera.

Distensión del músculo biceps femoral largo.

La distensión muscular se define como un desgarro parcial o completo de la unión


miotendinosa. Por tanto las fibras del tejido se rompen y sangran produciendo un hematoma. Se
puede clasificar por su gravedad en: desgarros leves (grado1), moderados (grado2), y completos o
graves (grado3). Los desgarros musculares se deben a una sobrecarga dinámica siendo la causa más
típica una contracción violenta con estiramiento excesivo simultáneo. Son muy frecuentes en
deportes con movimiento o acciones explosivas.
Además de verse afectadas las fibras musculares, también pueden verse afectadas las estructuras
circundantes como el tejido conjuntivo que las rodea o los vasos sanguíneos. La afectación de los
vasos sanguíneos va a ocasionar un hematoma en la zona afectada. Viéndose afectados los vasos
sanguíneos se verá afectada la nutrición del músculoy la eliminación de desechos.

Habitualmente los músculos que se ven más afectados son los músculos de las extremidades
(más incidencia en las inferiores), y en los músculos de la espalda. Siendo más habitual en músculos
poliarticulares o con una estructura compleja. Entre los músculos de la extremidad inferior que
atraviesan la articulación de la cadera los más afectados son los isquiotibiales y en este caso vamos
a tratar la distensión de la cabeza larga del biceps femoral, uno de ellos.

El mecanismo de lesión:

Este tipo de lesiones se produce cuando existe una sobrecarga dinámica sobre el segmento
implicado en un movimiento, habitualmente durante una contracción muscular excéntrica. Por tanto
la causa frecuente es una contracción muscular violenta con un estiramiento simultáneo. Su
localización frecuente es en la unión miotendinosa, aunque también puede darse en el propio vientre
muscular. Las distensiones musculares son frecuente en aquellos deportes en los que existen
movimientos explosivos, como el fútbol, atletismo, etc. Un cambio de ritmo brusco en la carrera, un
golpeo al balón, una batida de salto, son movimientos en los que el músculo puede verse afectado
con esta lesión. La actividad física o esfuerzo excesivo (fatiga muscular + descordinación
neuromuscular), calentamiento inadecuado antes de realizar una actividad física, la flexibilidad
deficiente y los desequilibrios musculares favorecen notablemente el riesgo de lesión. También los
estiramientos forzados en frío y el estiramiento con rebotes son factores de riesgo.

Síntomatología:

Dolor agudo en algún punto del vientre del biceps femoral largo, situado en la zona
posteroexterna del muslo. El dolor aumenta en el intento de contracción (extensión de
cadera y flexión de rodilla) y sobretodo en el estiramiento pasivo.
Impotencia funcional. Dificultad en los movimientos de extensión de cadera y flexión de
rodilla.
Decoloración de la piel. Puede haber hematoma. Hinchazón.
A la palpación aparece una depresión blanda en la zona de rotura. Se suele formar una
contractura de defensa alrededor de ésta.
Artrosis de cadera (coxartrosis).

Una de las causas mas comunes de dolor crónico de cadera es la artrosis. Los tipos más comunes
de artrosis son: Osteoartritis, artropatía degenerativa, osteoartrosis y artrosis deformante.
La artrosis es un proceso degenerativo que se desarrolla en el cartílago hialino, que disminuye
de grosor por pérdida de la capacidad de retener agua. El espacio articular aparece disminuido de
altura a la radiografía simple. Cuando el cartílago cotiloídeo y de la cabeza femoral van
disminuyendo de altura, se va produciendo una esclerosis subcondral, que representa una forma de
reacciones del hueso ante la falla del cartílago hialino.

A medida que la persona envejece, la frecuencia de la artrosis de cadera va aumentando. Pero no


es sólo la edad el factor que hace aparecer la artrosis, también lo hace el uso y algunas patologías
locales y generales: deformación de la articulación de la cadera, enfermedades reumáticas,
antecedentes de traumatismos o infecciones en esta articulación, necrosis de la cabeza femoral, etc.

La cadera recibe carga en compresión a nivel superoexterna del cótilo y de la cabeza femoral. Es
aquí donde se observan con mayor frecuencia e intensidad los cambios articulares. Se encuentra a
este nivel mayor desgaste del cótilo (zona horizontal), si se compara con la zona vertical en que el
desgaste es menos frecuente. Cuando, por defectos de alineación de la articulación, estas tensiones
no se reparten uniformemente y hay zonas o puntos de la cabeza femoral que soportan un exceso de
carga, se dan las condiciones para que aparezcan procesos degenerativos como la artrosis. Cualquier
mala alineación del esqueleto puede originar zonas de presión excesiva, con roturas inicialmente
microscópica del cartílago articular que posteriormente generan la aparición de la artrosis. Cuando
esta está avanzada es posible que se produzcan cuadros de luxaciones o subluxaciones de cadera.

La artrosis de cadera es ligeramente más frecuente en mujeres y suele aparecer más tarde que la
artrosis de rodilla, a partir de los 70-80 años.

Sintomatología: Suele aparecer rigidez y producir dolor en la ingle que aumenta al caminar y
que puede extenderse por delante del muslo hacia la rodilla e incluso a la cara externa del muslo y
hacia el glúteo. Con ciertos movimientos de la cadera (R.I.) también puede aparecer el dolor y
limitación del rango de movimiento. Al principio de la enfermedad el dolor solo aparece al caminar
y al subir y baja escaleras. También se siente dolor tras un periodo de reposo, hasta que se calienta
la articulación. De forma progresiva, aparece dolor para acciones elementales como cruzar las
piernas en sedestación o calzarse. En los casos avanzados el dolor se hace permanente.

Bursitis trocantérea.

La inflamación de la bursa trocantérea provoca un dolor localizado lateralmente en la cadera y


puede irradiarse incluso hasta la rodilla. El decúbito sobre el lado afecto es doloroso.
Al valorar la rotación interna de la cadera con la rodilla y cadera flexionadas 90 grados, la
mayoría de los pacientes con bursitis trocantérea tienen dolor en la cadera lateral. El hallazgo
definitivo es la sensibilidad sobre el trocánter mayor. El paciente debe echarse con el lado de la
cadera afecta hacia arriba. Las piernas deben flexionarse unos 45 grados. Mientras se observa la
cara del paciente buscando signos de dolor, palpar firmemente sobre el área del trocánter mayor. Si
la palpación del trocánter mayor es dolorosa, palpar otras zonas de la cadera y muslo lateral para ver
si también son sensibles. Si lo son no se puede hacer el diagnóstico de bursitis trocantérea.

Mecanismos de lesion:
Uso excesivo de la articulación. Se suele asociar a lesiones sufridas al correr.
Traumatismo.
Artritis reumatoide.
Infección.
Anomalías de la columna vertebral.
Cirugía.
Este tipo de bursitis se presenta con mayor frecuencia en mujeres y personas de edad mediana y
avanzada.

4. Tratamiento de las lesiones anteriormente descritas


Síndrome del piramidal.

Exploración:

Contractura que recorre de dentro a fuera y en oblicuo la nalga de un lado, con un punto
gatillo desencadenante de los síntomas, en el centro del glúteo, justo donde se comprime el
nervio ciático. Ligero desplazamiento en torsión con bloqueo de la articulación sacroilíaca.
Al estar en supino el pie del lado afectado esta más rotado hacia fuera.

Prueba del piramidal: paciente sentado, se le pide que flexione la extremidad afectada, con
las manos entrecruzadas y la acerque al torax. Positivo si se reproduce el dolor.

Diagnóstico diferencial:

Lesiones que comprimen el nervio ciático: infecciones, tumores; quiste de grasa en el sacro;
hernia discal; síndromes facetarios, sacroilitis.

Tratamiento:

Calor local. Moxa.


Antiinflamatorios. Mejor fitoterapeúticos y homeopáticos.
Tratamiento de tejidos blandos en glúteo, muslo, lumbar del lado afectado. Técnicas
desfibrosantes. Meter codo en el piramidal.
Liberación fascial.
Inhibición del punto gatillo.
Técnicas de juego articular.
Estiramiento del piramidal, glúteos y rotadores de cadera.
Trabajo de musculatura abdominal.
Manipulación osteopática.
Martillo de 7 puntas.
Digitopuntura o electropuntura: 57V, 31V, 32V, 34V, 35V, 36V, 40V, 30VB.

Entesitis proximal del recto interno del muslo.

Además de la entesistis propiamente dicha trabajaremos toda las zona adyacentes (lumbar,
pélvica, muslar) tratando de recuperar el equilibrio estructural y muscular.

Lo más importante es la prevención con estiramientos, pero si existe sobrecarga hay que
descargar. Trabajar zona lumbar, glútea e integrado de extremidad inferior (zona del muslo).

Cyriax en la inserción tendinosa.

Ejecicios contrarresistidos de aductores, recto anterior del abdomen, abductores y psoas y


estiramiento de estos músculos.

Si la causa es un problema lumbar manipular lumbares. Si existe dismetría entre extremidades es


imprescindible el tratamiento osteopático: normalizaciones del pubis, ilíacos, columna lumbar y
extremidad inferior.

Potenciación isometrica de adductores, abductores y rectos y oblicuos del abdomen.

Tratamiento por posturas excéntricas: cadena posterior (cuadrado lumbar, isquiotibiales, triceps
sural), psoas, adductores, abdominales.

Reflexología.

Aparatología: electroestimulación, ultrasonidos, ondas magnéticas, láser.

Antiinflamatorios. Mejor fitoterapia y homeopatía.

Distensión del músculo biceps femoral largo.

Si hay rotura total se precisará intervención quirurgica. En caso contrario podemos seguir las
siguientes pautas de tratamiento, llevando la recuperación entre 1 y 3 semanas según la gravedad:

Fase aguda:
Crioterapia: aplicación de hielo local durante 15 – 20 minutos, 4-6 veces al día.
Reposo.
Elevación de la extremidad, por encima del corazón.
Vendaje elástico o funcional según la gravedad de la lesión.
Contraindicación de masajes y estiramientos.
Antinflamatorios y analgésicos para reducir el dolor y la hinchazón. Mejor fitoterapia y
homeopatía. Gel de frío. Cataplasmas de vinagre de manzana con unas gotas de harpagofito.
Fase subaguda:
Calor local. Moxa, infrarrojos, cremas de calor. Si hay dolor cambiar a frío.
Reposo deportivo.
Masaje en el miembro afectado. Decontracturante sobre la contractura de defensa.
Martillo de 7 puntas. Si no se usa está técnica habrá que romper la cicatriz con cyriax más
adelante.
Masaje sobre el otro miembro e incluso general para descargar las sobrecargas producidas por
las actitudes antiálgicas.
Ejercicios suaves de movilización, a poder ser en piscina.
Estiramientos pasivos suaves, evitando el dolor.
Potenciación isotónica indolora.
Drenaje linfático.
La aplicación de láser y ultrasonido terapéutico disminuye el tiempo de recuperación.
Corrientes eléctricas.
Fase crónica:
Estiramientos
Potenciación muscular.
Se debe evitar utilizar el músculo afectado mientras persista el dolor. Una vez que éste ceda,
se puede comenzar la actividad lentamente y con moderación.
Artrosis de cadera (coxartrosis).

Aplicación de calor seco (moxibustión): 30VB, 29VB, 28VB, 27VB, 31E.

Masaje: amasamientos en pinza y circulares, transverso en vientres musculares e inserciones,


descargas longitudinales, compresiones.

Estiramientos: psoas ilíaco, adductores, rotadores externos (pelvitrocantéricos) y glúteos.

Tracciones (flexión y rotación externa).

Ventosa de paseo alrededor del trocanter mayor. Ventosa estática con técnica de puntos
cardinales.

Bursitis trocantérea.

Fase aguda:

Reposo o disminución de la actividad. Crioterapia.

Fase crónica:

Moxa hueca.
Tracción de la articulación. Estiramientos musculares, principalmente glúteos y
pelvicotrocantéricos. Masaje general de la zona afectada para trabajar el tejido blando.
Martillo de 7 puntas. Sangrado articular.
Paños de contraste. Cataplasmas.
Cuando no es mecánica recurrir a la dieta y técnicas desoxidantes.
Ultrasonido.
Alza en el calzado si hay una diferencia significativa en la longitud de los miembros.