You are on page 1of 11

ANALISIS DE LA CASACIÓN Nº 1278-03-TACNA

1. SUJETOS QUE INTERVIENEN:

 Demandado: Andrés Chipana Mamani


 Demandante: Cirilo Martínez Ticona

2. PETITORIO:
Se trata del recurso de casación interpuesto por Andrés Chipana Mamani contra la sentencia
expedida por la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Tacna el catorce de marzo del
2003 ordenando que el emplazado pague a favor del accionante la suma de cinco mil
nuevos soles por daño moral y tres mil nuevos soles por perjuicios, e infundada respecto al
monto solicitado en demasía, en los seguidos por el recurrente contra Cirilo Martínez
Ticona sobre Daños y Perjuicios.

3. FUNDAMENTOS DE HECHO:
Que fluye de autos que Cirilo Martínez Ticona pretende el pago de setenta y cinco mil
nuevos soles más las costas y costos del proceso por concepto de los daños ocasionados a
su persona por Andrés Chipana Mamani como consecuencia de los perjuicios económicos
sufridos a raíz del incumplimiento del demandado a pagar el monto total de los intereses,
costas y costos ordenados mediante sentencia recaída en el proceso seguido por las mismas
partes sobre pago de dólares, situación que ha dado origen a que los acreedores del
emplazado interpongan demandas contra el demandante logrando la suspensión de la
medida cautelar decretada en el proceso indicado, asimismo expresa como agravio que el
recurrente lo demandó por daños y perjuicios con el único propósito de no pagar lo
adeudado.
Admitida a trámite la demanda, absuelto el traslado de la misma en sentido negativo y
llevada a cabo la audiencia respectiva en la cual se dispuso el juzgamiento anticipado del
proceso conforme fluye a fojas cincuenta y tres, la Sala Superior en mérito a la resolución
recurrida y reproduciendo los fundamentos de la apelada amparó la pretensión demandada
esgrimiendo como argumentos de su fallo que el demandado a sabiendas de que tenía una
obligación pendiente con el demandante dispuso de su propiedad; asimismo, no ha
cumplido con el pago de intereses, costas y costos del proceso de obligación de dar suma de
dinero e interpuso en contra del accionante una demanda de daños y perjuicios no obstante
que tenía conocimiento de los actuados en el proceso penal de estafa configurándose una
actitud evasiva en sus obligaciones con la finalidad de perjudicar al demandante.
El caso de autos, el supuesto fáctico por el cual las instancias de mérito han establecido el
monto de los daños y perjuicios radica en que el demandado a sabiendas de haber vendido
el inmueble de su propiedad al demandante lo transfirió en el año mil novecientos noventa
y seis en anticipo de legítima a favor de sus hijos.

4. FUNDAMENTOS DE DERECHO:
Que en esa fecha era de conocimiento del actor no obstante lo cual el demandante no
impugnó oportunamente el acto jurídico aludido, pues fue recién que en mil novecientos
noventa y siete interpuso la demanda de cobro de dólares y en mil novecientos noventa y
ocho denunció el supuesto delito de estafa en su agravio, debiendo precisarse que en el
proceso de obligación de dar suma de dinero obtuvo sentencia favorable en mérito a la cual
se dispuso que el ahora emplazado pague el capital, los intereses, costos y costas del
proceso estando pendientes de pagos estos últimos, pues según lo reconoce el propio
accionante, el demandado ha cumplido con pagar tardíamente la suma del capital de lo que
se colige que la responsabilidad del recurrente no se encuentra enmarcada dentro de los
supuestos a que se contrae el artículo mil trescientos veintiuno del Código Civil, pues esta
norma establece que queda sujeto al pago de una indemnización por daños y perjuicios
quien no ejecuta sus obligaciones por dolo, culpa inexcusable o culpa leve, elementos que
no se presentan en el caso de autos en el que existe una obligación determinada por
sentencia en otro proceso en cuya ejecución es factible exigirse el pago de los intereses,
costas y costos del proceso, por lo que el recurso en este extremo resulta amparable.
Debe precisarse que las acciones incoadas entre los sujetos procesales de autos y terceros
constituyen ejercicio regular de sus derechos sin que de ellas emerja responsabilidad
susceptible de resarcimiento, advirtiéndose por tanto, la aplicación indebida del artículo mil
novecientos ochenta y cuatro del Código Civil acusada por el recurrente al no existir una
relación de causalidad adecuada entre el hecho y el supuesto daño producido.
Es de apreciarse que el recurrente ha quedado obligado al pago de los intereses, costas y
costos derivados del proceso de obligación de dar suma de dinero dentro del cual el
demandante tiene expedito su derecho para hacerlos efectivo, no siendo esta vía la idónea
para regular tales intereses devengados concluyéndose por ello que el artículo mil
trescientos veinticuatro del Código Civil cuya inaplicación se denuncia resulta impertinente
a la materia controvertida, debiendo desestimarse el recurso en este extremo.

5. ¿ESTÁS DE ACUERDO O NO CON LA DECISIÓN? Y


FUNDAMENTAR PORQUE
Estoy de acuerdo parcialmente porque considero de que si existe un daño al no pagar los
intereses, costas y costos derivados del proceso ya que el demandante ya tiene una
sentencia a su favor reconociéndole tal derecho y al igual que lo dispuesto por la casación
considero que no es la vía idónea para reclamar tales conceptos siendo este el proceso único
de ejecución.
ANALISIS DE LA CAS. Nº 2039-2006-TACNA

1. SUJETOS QUE INTERVIENEN:

 Demandante: Julio Girón Sánchez


 Demandado: Banco Wiese Sudameris, ahora Scotiabank Perú Sociedad Anónima
Abierta

6. PETITORIO:
El petitorio de la Casación es que se deje sin efecto la sentencia de vista de fecha 16 de
marzo del 2006 aduciendo el recurrente que no le es aplicable la “Supresión de pago de
intereses moratorios” por consiguiente que se debería aplicar el inciso 1° del artículo 1333
del Código Civil, en cuanto establece que «no es necesaria la intimación en mora al
obligado cuando la ley o el pacto lo declaren expresamente».

7. FUNDAMENTOS DE HECHO:
Se trata del recurso de casación interpuesto por el demandado Banco Wiese Sudameris,
ahora Scotiabank Perú Sociedad Anónima Abierta contra la sentencia de vista de fecha 16
de marzo del 2006 que revocó la sentencia apelada del 22 de Julio del 2005 y
reformándola, declaro fundada la demanda y, en consecuencia, ordeno suprimir los
intereses moratorios que se vienen cobrando al demandante, debiendo proceder al pago de
los intereses que correspondan en la etapa respectiva referido a la deuda de veintisiete mil
quinientos veinte con veintinueve centavos dólares.
En los diferentes procesos judiciales iniciados por don Julio Girón Sánchez se logró a
establecer que el monto real de la deuda pendiente con el banco emplazado es de veintisiete
mil quinientos veinte con ochenta y nueve dólares americanos no obstante, el banco
considera como suma adeudada un total de doscientos cincuenta y seis mil ciento cuarenta
y nueve con catorce centavos de dólares americanos, que comprende intereses y otros
conceptos, sobre la base de un capital de ciento noventa mil dólares americanos, contenido
en un título valor (pagare) llenado arbitrariamente por don Enrique Chirinos Gallegos,
funcionario del banco emplazado, según se desprende del proceso penal en el que dicha
persona fue sentenciada.
En el caso de autos, el Colegiado Superior ha determinado que, según la sentencia emitida
en el proceso penal seguido contra don Enrique Chirinos Gallegos (quien actúo como
funcionario del banco demandado), este lleno arbitrariamente un pagare en el que se
consignó que la deuda del ahora demandante ascendía a ciento noventa mil dólares
americanos, pese a que el monto real de la misma era de veintisiete mil quinientos veinte
con ochenta y nueve centavos de dólares americanos.
Don Julio Girón Sánchez tuvo que seguir un proceso penal para demostrar que el pagaré
mencionado líneas arriba fue llenado en forma arbitraria y abusiva; asimismo, en el proceso
de ejecución de garantías seguido en su contra, debió ejercer su derecho de contradicción
para determinar que el monto de lo adeudado era inferior a la suma reclamada por el banco
de tal modo que solo se deben pagar intereses compensatorios derivados de veintisiete mil
quinientos veinte con ochenta y nueve centavos de dólares americanos, más no moratorios,
siendo exigibles estos últimos desde que sea conminado al pago de la suma correcta, pues
el acreedor ha incurrido en mora-conforme al artículo 1338 del Código Civil, pues,
resultaba necesario que se cobre lo que real y efectivamente se debía.

8. FUNDAMENTOS DE DERECHO:
A fin de determinar si en el presente caso se ha incurrido en aplicación indebida del artículo
1338 del Código Civil, cabe recordar que dicha norma regula la denominada «mora del
acreedor», la que se produce cuando el acreedor se niega, injustificadamente, a aceptar la
prestación ofrecida o no cumple con practicar los actos necesarios para que se pueda
ejecutar la obligación.
Por ello, es aplicable el artículo 1230 del Código Civil, que faculta al deudor a retener el
pago mientras no se le entregue el recibo correspondiente, que debía ser por veintisiete mil
quinientos veinte con ochenta y nueve centavos de dólares americanos y no por doscientos
cincuenta seis mil ciento cuarenta y nueve con catorce centavos de dólares americanos.
Que, la mora no es por culpa del deudor sino por haberse ejercido el derecho de acreencia
en forma abusiva, y no puede constituirse en mora al deudor cuando se ha tenido que
recurrir a la vía judicial para demostrar que el monto adeudado era inferior al cobrado
siendo ello así, se evidencia que en el caso de autos no se ha incurrido en aplicación
indebida del artículo 1338 del Código Civil, pues, el acreedor quedo constituido en mora en
razón de no practicar los actos necesarios para que se pueda ejecutar la obligación, lo que
se materializa en el hecho de haber pretendido, arbitrariamente, que la obligación pendiente
de pago sea cancelada en un monto mucho mayor al realmente adeudado.

9. DECISION
INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por el Banco Wiese Sudamérica, ahora
Scotiabank Perú Sociedad Anónima Abierta, a fojas doscientos veinte; en consecuencia,
NO CASAR la sentencia de vista de fojas doscientos trece de fecha dieciséis de marzo del
presente año, corregida por la resolución a fojas doscientos dieciocho, de fecha once de
abril del mismo año, emitida por la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Tacna.
b) CONDENARON a la entidad recurrente al pago de multa de una Unidad de Referencia
Procesal, así como al pago de las costas y costos derivados de la tramitación del presente
recurso.
c) DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial «El
Peruano», 13* responsabilidad; en los seguidos por don Julio Girón Sánchez con
Scotiabank Perú Sociedad Anónima Abierta, antes Banco Wiese Sudameris, sobre
Supresión de Intereses; Interviniendo como Vocal Ponente el Dr. Miranda Canales, y los
devolvieron.

10.¿ESTÁS DE ACUERDO O NO CON LA DECISIÓN? Y


FUNDAMENTAR PORQUE
Sí, estoy de acuerdo con la decisión porque en observancia de lo establecido en la sentencia
del Tribunal Constitucional 1255-2003-AA/TC no se puede ocasionar mayor perjuicio
económico a quien se ha visto obligado a accionar en defensa de sus derechos y por motivo
de la duración de los procesos se vería perjudicado por la aplicación de intereses
moratorios. La mora no es por culpa del deudor sino por haberse ejercido el derecho de
acreencia en forma abusiva aplicándose el artículo 1338 de Código Civil.

ANALISIS DE LA CASACIÓN Nº 1128-2005-LA LIBERTAD

1. SUJETOS QUE INTERVIENEN:

 Demandado: Administración Pública ONP


 Demandante: Augusto García Sandoval

2. PETITORIO:
Se solicita que se deje sin efecto lo dispuesto en la sentencia del 12 de mayo del 2005 por
interpretación errónea del primer párrafo del artículo mil trescientos treinta y tres del
Código Civil.

3. FUNDAMENTOS DE HECHO:
Se trata del recurso de casación interpuesto por don Augusto García Sandoval contra la
sentencia de fecha 12 de mayo del 2005 que confirmando la sentencia apelada del 16 de
septiembre del 2004 y dispone se pague los intereses legales; revocaron la sentencia en la
parte que dispone que los intereses sean computados desde la fecha de la emisión de la
resolución administrativa reformándola mandaron se pague desde la fecha del
requerimiento de su pago directamente, esto es el 20 de setiembre de 2002; integraron
asimismo la sentencia y declararon ineficaces las resoluciones administrativas fictas que
deniegan el pago de intereses, y dispusieron se emita la resolución que reconozca su pago.
Que, tratándose de la posibilidad de indemnizar la afectación del derecho fundamental a la
pensión, vía el pago de intereses, esta reparación solo sería absolutamente eficaz desde el
momento en que se produce la afectación, que para el caso se produce desde que el
pensionista alcanzó el punto de contingencia el veintiocho de mayo de mil novecientos
noventa y dos, al haber la administración liquidado su pensión aplicando indebidamente el
sistema de cálculo, instaurado a partir del diecinueve de diciembre de mil novecientos
noventa y dos por el Decreto Ley número veinticinco mil novecientos sesenta y siete
cuando esta prestación debió ser calculada conforme a las normas del Decreto Ley número
diecinueve mil novecientos noventa, al haber reunido los requisitos, antes que el referido
Decreto Ley entrara en vigencia como así lo reconoció de oficio la propia demandada,
mediante la Resolución número 00000 37 154-2002-ONP/DC/DL 19 990 del doce de julio
de dos mil dos.

4. FUNDAMENTOS DE DERECHO
Que, entonces si la aplicación del artículo mil trescientos treinta y tres, primer párrafo del
Código Civil restringe la posibilidad de reparar eficazmente el nomos & thesis /
jurisprudencia civil derecho fundamental, la pensión no podría servir como elemento
normativo decisivo para determinar el término inicial, a partir del cual deben pagarse los
intereses moratorios tratándose de la afectación de este derecho fundamental pues es
contundente el artículo Cuarto del Título Preliminar del Código Civil, al estipular que la ley
que establece excepciones o restringe derechos, no se aplica por analogía.
Que, por tanto tratándose de la lesión del derecho fundamental a la pensión que finalmente
se concreta en una prestación de índole pecuniario, debe al contrario sensu del artículo IV
del Título Preliminar del Código Civil concordado con el artículo IX del mismo título,
recurrirse en vía analógica a la opción que regula el segundo párrafo del artículo mil
doscientos cuarenta y dos del Código Civil que consagra el interés moratorio definiéndolo
como aquel interés que tiene por finalidad indemnizar la mora en el pago, es decir, este tipo
de interés se abona a partir del momento en que el deudor incurre en mora, figura que para
el ámbito de las relaciones jurídicas de Derecho Privado se ve delimitada en el artículo mil
trescientos treinta y tres del Código Civil, cuyo primer párrafo se adscribe al sistema de
mora interpelatoria o mora ex persona, que exige que el acreedor requiera o interpele
judicialmente o extrajudicialmente a su deudor comunicándole su voluntad de que cumpla
con el pago sin dilación; mientras su segundo párrafo adhiriéndose al sistema de mora
objetiva prevé los supuestos en que se produce la mora automática en el cual el deudor
incurre en mora por el solo vencimiento del plazo cierto.
Que, sin embargo, en este caso el examen para definir el término inicial a partir del cual
corresponde el abono de los intereses moratorios, esto es, desde cuando se produce la mora
tratándose de la trasgresión del derecho a la pensión, debe considerarse: a) la naturaleza
fundamental del derecho lesionado; b) su carácter de derecho social con contenido
alimentario, por ello indispensable para la propia subsistencia del afectado y de su familia;
y c) la íntima relación de este derecho con el derecho a la vida, que de alguna forma
también resulta amenazado ante su trasgresión.

5. DECISION:
Declararon FUNDADO el recurso de casación interpuesto doscientos sesenta y cinco por
don Augusto García Sandoval, en consecuencia CASARON la sentencia de vista obrante a
fojas doscientos sesenta del doce de mayo de dos mil cinco; actuando en sede de instancia.
REVOCARON la sentencia apelada de fojas doscientos diez, su fecha dieciséis de
setiembre de dos mil cuatro que declara fundada, propiamente fundada en parte la
demanda, en consecuencia ordena se liquide los intereses legales que corresponden a las
pensiones devengadas desde la fecha de expedición de la Resolución número cero cero cero
cero cero treinta y siete mil ciento cincuenta y cuatro - dos mil dos - ONP/ DC/DL
diecinueve mil novecientos noventa; Reformándola la declararon FUNDADA, en
consecuencia Nula la resolución administrativa ficta que deniega el pago de intereses
legales; DISPUSIERON que la emplazada cumpla con expedir nueva resolución
reconociendo al demandante su derecho a los intereses legales generados sobre sus
pensiones devengadas desde la fecha en que se produce la contingencia; con lo demás que
contiene; en los seguidos contra la Oficina de Normalización Previsional sobre
Impugnación de Resolución Administrativa; y estando a que la presente resolución sienta
precedente de observancia obligatoria en el modo y forma previsto en la ley:
ORDENARON la publicación del texto de la presente resolución en el Diario Oficial El
Peruano; y los devolvieron.

6. ¿ESTÁS DE ACUERDO O NO CON LA DECISIÓN? Y


FUNDAMENTAR PORQUE
Sí, estoy de acuerdo con lo dispuesto en la casación porque al darse un incumplimiento por
parte del estado le corresponde cumplir con el pago de la pensión de jubilación y sus
intereses legales que pudieran haber generado desde el mismo momento de producirse la
afectación determinando su responsabilidad además de reparar la afectación de este
derecho fundamental según los artículos mil doscientos cuarenta y dos, segundo párrafo y
mil doscientos cuarenta y seis y siguientes del Código Civil.

ANALISIS DE LA CASACIÓN Nº 2292-00-LIMA

1. SUJETOS QUE INTERVIENEN:

 Demandado: Compañía San Judas Tadeo Asesoría Inmobiliaria Sociedad Anónima


Cerrada
 Demandante: Elvia Arribasplata Bazán

2. PETITORIO
Se trata del Recurso de Casación interpuesto por la Compañía San Judas Tadeo Asesoría
Inmobiliaria Sociedad Anónima Cerrada contra la sentencia de vista, su fecha 11 de julio
del 2000, que confirma la sentencia que declara fundada la demanda sobre desalojo por
falta de pago aduciendo que hay un error en la interpretación de los hechos.

3. FUNDAMENTOS DE HECHO
Que, doña Elvia Arribasplata Bazán demanda a la Compañía San Judas Tadeo Asesoría
Inmobiliaria Sociedad Anónima Cerrada, sobre desalojo por la causal de falta de pago de la
renta del predio que conduce, ubicado en la Avenida Circunvalación del Golf de Los Incas
Nº 330, departamento 202, distrito de Surco; señalando que la emplazada ha dejado de
abonar la merced conductiva por el predio de su propiedad, correspondiente a los meses de
agosto, setiembre, octubre y noviembre de 1999.
Que, la Compañía demandada absolviendo el trámite niega haber incurrido en mora, porque
cuando fue notificada con la demanda, esto es, el 22 de diciembre del mismo año, según la
constancia de fojas 23, ya había cancelado la renta correspondiente a los meses de agosto,
setiembre y octubre del año próximo pasado, conforme a los recibos que anexa a su
contestación de fojas 39, 41 y 42.
Que, las instancias de mérito luego de valorar la prueba actuada en el proceso, han
determinado que la Compañía demandada ha cumplido con cancelar la renta por los meses
de agosto, setiembre y octubre de 1999; sin embargo, considerando que los recibos de los
meses de setiembre y octubre fueron cancelado el 16 de diciembre del mismo año, es decir,
con posterioridad a la interposición de la demanda recepcionada el 30 de noviembre del año
próximo pasado, declaran fundada la demanda.

4. FUNDAMENTOS DE DERECHO:
Con arreglo a lo prescrito en el artículo 1333 del Código Civil, incurre en mora el obligado
desde que el acreedor le exija, judicialmente o extrajudicialmente, el cumplimiento de su
obligación; interpretando las instancias inferiores que el obligado incurrió en mora con la
interposición de la demanda que en el presente caso tuvo lugar el 30 de noviembre de 1999.
Para hacer incurrir en mora debe mediar la intimación con el requerimiento que puede ser
judicial o extrajudicial, pero este requerimiento no se satisface con la simple interposición
de la demanda y su admisión, sino que es necesario notificar al obligado con la demanda
para que la mora exista.
El caso de autos, la demandante ha optado por requerir el cumplimiento de la obligación de
pago a la demandada por la vía judicial, por lo que la intimación a ésta se produce desde
que ha sido notificada con la demanda, y no con la interposición de la misma; de modo que
en armonía con este criterio lógico y legal la demandada ha incurrido en mora recién
cuando tomó conocimiento de la demanda el 21 de diciembre de 1999 y no con la fecha de
su interposición el 30 de noviembre del mismo año.
En consecuencia, por las razones precedentes y la decisión asumida por las instancias de
mérito es obvio que existe una errónea interpretación de los hechos; que deriva
inexorablemente en un acto que atenta contra el derecho de probar y las garantías
constitucionales para un debido proceso; que por lo expuesto, configurada la causal
denunciada, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 171 del Código.

5. DECISIÓN:
Declararon FUNDADO el Recurso de Casación de fojas 15, interpuesto por la Compañía
San Judas Tadeo Asesoría Inmobiliaria Sociedad Anónima Cerrada, en consecuencia NULA
la resolución de vista de fojas 108, su fecha 11 de julio del presente año; MANDARON que
la Sala Civil expida nueva resolución con arreglo a ley; teniendo en cuenta las
consideraciones expresadas en la presente resolución; DISPUSIERON la publicación de la
presente resolución en el Diario Oficial El Peruano; en los seguidos por Elvia Arribasplata
Bazán de González con la Compañía San Judas Tadeo Asesoría Inmobiliaria Sociedad
Anónima Cerrada, sobre Desalojo por Falta de Pago; y los devolvieron.

6. ¿ESTÁS DE ACUERDO O NO CON LA DECISIÓN? Y


FUNDAMENTAR PORQUE
Estoy de acuerdo con lo dispuesto por la casación ya que según el artículo 1333 la mora
pera a partir de que es requerida la obligación por el acreedor sin embargo considero que
sería más factible hacerlo por la vía extrajudicial por ejemplo a través de una carta notarial
ya que como observamos en el presente caso hacerlo por la vía judicial demandaría un poco
más tiempo para que se dé la intimación perjudicando así al acreedor como en el presente
caso.
"Año de la lucha contra la corrupción e impunidad"
UNIVERSIDAD PRIVADA ANTENOR ORREGO
FACULTAD DE CIENCIAS POLITICAS
ESCUELA DE DERECHO

TEMA: ANALISIS DE JURISPRUDENCIA


ALUMNA: Valladolid Rivera Heidy
CURSO: Responsabilidad Civil
DOCENTE: Purizaca Sandoval, Shirley
CICLO: IX
PIURA-PERU