You are on page 1of 4

Risks to the Outlook

Key sources of risk to the global outlook are the outcome of trade negotiations and the direction
financial conditions will take in months ahead. If countries resolve their differences without raising
distortive trade barriers further and market sentiment recovers, then improved confidence and
easier financial conditions could reinforce each other to lift growth above the baseline forecast.
However, the balance of risks remains skewed to the downside, as in the October WEO. Trade
tensions. The November 30 signing of the US-Mexico-Canada free trade agreement (USMCA) to
replace NAFTA, the December 1 US-China announcement of a 90-day “truce” on tariff increases,
and the announced reduction in Chinese tariffs on US car imports are welcome steps toward de-
escalating trade frictions. Final outcomes remain, however, subject to a possibly difficult
negotiation process in the case of the US China dispute and domestic ratification processes for the
USMCA. Thus, global trade, investment, and output remain under threat from policy uncertainty,
as well as from other ongoing trade tensions. Failure to resolve differences and a resulting
increase in tariff barriers would lead to higher costs of imported intermediate and capital goods
and higher final goods prices for consumers. Beyond these direct impacts, higher trade policy
uncertainty and concerns over escalation and retaliation would lower business investment, disrupt
supply chains, and slow productivity growth. The resulting depressed outlook for corporate
profitability could dent financial market sentiment and further dampen growth (Scenario Box 1,
October 2018 WEO).

Financial market sentiment.

Escalating trade tensions, together with concerns about Italian fiscal policy, worries regarding
several emerging markets, and, toward the end of the year, about a US government shutdown,
contributed to equity price declines during the second half of 2018. A range of catalyzing events in
key systemic economies could spark a broader deterioration in investor sentiment and a sudden,
sharp repricing of assets amid elevated debt burdens. Global growth would likely fall short of the
baseline projection if any such events were to materialize and trigger a generalized risk-off
episode:

• Italian spreads have narrowed from their October–November peaks but remain high. A
protracted period of elevated yields would put further stress on Italian banks, weigh on economic
activity, and worsen debt dynamics. Other Europe-specific factors that could give rise to broader
risk aversion include the rising possibility of a disruptive, no-deal Brexit with negative cross-border
spillovers and increased euro-skepticism affecting European parliamentary election outcomes.

• A second source of systemic financial stability risk is a deeper-than-envisaged slowdown in


China, with negative implications for trading partners and global commodity prices. China’s
economy slowed in 2018 mainly due to financial regulatory tightening to rein in shadow banking
activity and off-budget local government investment, and as a result of the widening trade dispute
with the United States, which intensified the slowdown toward the end of the year. Further
deceleration is projected for 2019. The authorities have responded to the slowdown by limiting
their financial regulatory tightening, injecting liquidity through cuts in bank reserve requirements,
and applying fiscal stimulus, by resuming public investment. Nevertheless, activity may fall short of
expectations, especially if trade tensions fail to ease. As seen in 2015–16, concerns about the
health of China’s economy can trigger abrupt, widereaching sell-offs in financial and commodity
arkets that place its trading partners, commodity exporters, and other emerging markets under
pressure.

Beyond the possibility of escalating trade tensions and a broader turn in financial market
sentiment, other factors adding downside risk to global investment and growth include
uncertainty about the policy agenda of new administrations, a protracted US federal government
shutdown, as well as geopolitical tensions in the Middle East and East Asia. Risks of a somewhat
slowermoving nature include pervasive effects of climate change and ongoing declines in trust of
established institutions and political parties.

Riesgos para el Outlook

Las principales fuentes de riesgo para la perspectiva global son el resultado de las negociaciones
comerciales y la dirección que tomarán las condiciones financieras en los próximos meses. Si los
países resuelven sus diferencias sin aumentar aún más las barreras comerciales distorsionantes y
se recupera el sentimiento del mercado, una mayor confianza y unas condiciones financieras más
fáciles podrían reforzarse mutuamente para elevar el crecimiento por encima del pronóstico de
referencia. Sin embargo, el balance de riesgos permanece sesgado a la baja, como en el WEO de
octubre. Tensiones comerciales. La firma el 30 de noviembre del acuerdo de libre comercio entre
Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) para reemplazar al NAFTA, el
anuncio del 1 de diciembre entre los Estados Unidos y China de una “tregua” de 90 días sobre
aumentos de tarifas y la reducción anunciada de los aranceles chinos para automóviles las
importaciones son pasos bienvenidos hacia la reducción de las fricciones comerciales. Sin
embargo, los resultados finales siguen sujetos a un proceso de negociación posiblemente difícil en
el caso de la disputa de los Estados Unidos en China y los procesos de ratificación interna de la
USMCA. Por lo tanto, el comercio global, la inversión y la producción siguen bajo la amenaza de la
incertidumbre de la política, así como de otras tensiones comerciales en curso. Si no se resuelven
las diferencias y el aumento resultante de las barreras arancelarias se obtendrían mayores costos
de bienes de capital e intermedios importados y precios más altos para los consumidores. Más allá
de estos impactos directos, la mayor incertidumbre de la política comercial y las preocupaciones
sobre la escalada y las represalias reducirían la inversión empresarial, interrumpirían las cadenas
de suministro y desaceleraría el crecimiento de la productividad. La perspectiva depresiva
resultante para la rentabilidad corporativa podría mermar la confianza del mercado financiero y
frenar aún más el crecimiento (Escenario 1, octubre de 2018 WEO).

Sentimiento del mercado financiero.

Las crecientes tensiones comerciales, junto con las preocupaciones sobre la política fiscal italiana,
las preocupaciones sobre varios mercados emergentes y, hacia el final del año, sobre el cierre del
gobierno de los EE. UU., Contribuyeron a las caídas de los precios de las acciones durante la
segunda mitad de 2018. Una serie de eventos catalizadores en economías sistémicas clave podría
provocar un mayor deterioro en el sentimiento de los inversores y una repentina y abrupta
revalorización de los activos en medio de cargas de deuda elevadas. El crecimiento global
probablemente no llegue a la proyección de línea de base si tales eventos se materializaran y
desencadenaran un episodio generalizado de reducción de riesgos:

• Los diferenciales italianos se han reducido de sus picos de octubre a noviembre, pero siguen
siendo altos. Un período prolongado de rendimientos elevados pondría aún más presión sobre los
bancos italianos, afectaría la actividad económica y empeoraría la dinámica de la deuda. Otros
factores específicos de Europa que podrían dar lugar a una aversión al riesgo más amplia incluyen
la posibilidad creciente de un Brexit disruptivo e irreversible con efectos de desbordamiento
transfronterizos negativos y un aumento del euroescepticismo que afecte los resultados de las
elecciones parlamentarias europeas.

• Una segunda fuente de riesgo de estabilidad financiera sistémica es una desaceleración más
profunda de lo previsto en China, con implicaciones negativas para los socios comerciales y los
precios mundiales de los productos básicos. La economía de China se desaceleró en 2018,
principalmente debido a un ajuste regulatorio financiero para frenar la actividad de banca en la
sombra y la inversión fuera del presupuesto del gobierno local, y como resultado de la creciente
disputa comercial con los Estados Unidos,

Lo que intensificó la desaceleración hacia finales de año. Se proyecta una mayor desaceleración
para 2019. Las autoridades han respondido a la desaceleración limitando su ajuste regulatorio
financiero, inyectando liquidez a través de recortes en los requisitos de reservas bancarias y
aplicando estímulos fiscales al reanudar la inversión pública. Sin embargo, la actividad puede no
cumplir con las expectativas, especialmente si las tensiones comerciales no se alivian. Como se vio
en 2015-2016, las preocupaciones sobre la salud de la economía de China pueden desencadenar
abruptas ventas masivas en mercados financieros y de productos básicos que ponen a sus socios
comerciales, exportadores de productos básicos y otros mercados emergentes bajo presión.

Más allá de la posibilidad de aumentar las tensiones comerciales y un giro más amplio en la
confianza del mercado financiero, otros factores que agregan un riesgo a la baja a la inversión
global y el crecimiento incluyen incertidumbre sobre la agenda política de las nuevas
administraciones, un prolongado cierre del gobierno federal de los EE. UU., Así como tensiones
geopolíticas en el Oriente Medio y Asia Oriental. Los riesgos de una naturaleza un tanto lenta
incluyen los efectos dominantes del cambio climático y las continuas disminuciones en la confianza
de las instituciones establecidas y los partidos políticos.

¿Cuál ha sido el impacto hasta ahora?

Los inversores y ejecutivos citan habitualmente la guerra comercial entre las dos economías más
grandes del mundo como una de las mayores amenazas para todo tipo de empresas. El Fondo
Monetario Internacional, recortando su pronóstico para la economía mundial por segunda vez en
tres meses debido en parte a las tensiones comerciales, dijo en enero que el crecimiento global
sería de 3.5 por ciento en 2019. Mientras tanto, el déficit comercial de Estados Unidos se amplió
en 2018, en parte porque el dólar más fuerte hizo que las exportaciones estadounidenses fueran
más caras.

¿Qué es exactamente el sentimiento del mercado?


El sentimiento de mercado podría ser definido como el consenso de la actitud de los inversores
hacia un determinado activo o a el mercado en su conjunto. Es una sensación o sentimiento de
mercado, o su psicología, que es revelada a través del movimiento del precio. Es importante
recordar que el sentimiento no siempre se basa en fundamentales. Eso significa que los inversores
podrían tener una visión particular basada en lo que sienten y no en lo que ven. “Compra el rumor,
vende con la noticia”.

El sentimiento puede ser clasificado como alcista, bajista o neutral. Cuando el sentimiento bajista
prevalece los activos caen. Por otro lado, una visión alcista es positiva y apoya la compra de los
diferentes activos.