You are on page 1of 21

DESARROLLO ECONÓMICO

Y RECURSOS
ENERGÉTICOS
Alumnos:
IPARRAGUIRRE BEDOYA, Piero Jordano
2016 054426
MARCA PINEDA, Abel Cristian
2016 055085
SÁNCHEZ CHIPOCO, Mayra Alejandra
2013 047256
Contenido
Introducción ................................................................................................................................. 2
Objetivo ........................................................................................................................................ 3
Desarrollo económico y recursos energéticos ....................................................................... 3
Fuentes de Energía .................................................................................................................... 4
 Primaria ............................................................................................................................ 4
 Secundaria....................................................................................................................... 4
 Finales .............................................................................................................................. 5
Contexto energético mundial .................................................................................................... 5
 Energía Hidroeléctrica ................................................................................................... 7
 Petróleo y Derivados ...................................................................................................... 7
 Gas Natural ..................................................................................................................... 8
 Carbón .............................................................................................................................. 8
 Bioenergía ....................................................................................................................... 8
Abastecimiento y Uso final de Electricidad ............................................................................ 9
Abastecimiento y Uso final de Combustibles ......................................................................... 9
Desarrollo Sostenible ............................................................................................................... 10
 Eficiencia Energética.................................................................................................... 10
Energías Renovables............................................................................................................... 10
 Los Recursos Energéticos Renovables a Nivel Mundial ........................................ 11
 Los escenarios de América Latina y el Caribe......................................................... 15
 Situación del Perú ........................................................................................................ 16
Conclusión ................................................................................................................................. 17
Anexos ....................................................................................................................................... 18
Bibliografía ................................................................................................................................. 20
Introducción
La energía y el desarrollo económico son aspectos que van de la mano desde
hace bastante tiempo. Iniciando con la Revolución industrial lo que sería el
punto de quiebre en el cual el hecho de tener una fuente de energía necesaria
para operar maquinaria era lo primordial.

Este salto tecnológico que inició en Europa ha sido responsable de los avances
de la sociedad que conocemos actualmente, ya que prácticamente todo lo que
utilizamos en nuestra vida cotidiana necesita de una fuente energética para
funcionar.

Como toda nuestra historia, estos avances se dieron progresivamente, y al ir


aumentando nuestra tecnología y el uso de máquinas fue necesario el buscar
nuevas fuentes de energía para continuar con el desarrollo. Además de ello, el
hecho de que las energías fósiles generen un alto grado de contaminación
instó a que se buscarán recursos más limpios, con un menor impacto
ambiental.

Como lo explica la página Renovables Verdes (s.f.), se puede observar que


existe una relación directamente proporcional entre los países con un mayor
desarrollo (tanto económico, social, tecnológico) y su acceso a fuentes
energéticas para sustentarlo. También señala el amplio margen social
provocado por el exagerado uso que se le dio a los combustibles fósiles, que
marcó grandes diferencias en los estratos sociales (existen millones de
personas sin acceso a energía eléctrica aun).

En Europa, un análisis comparativo entre las cinco potencias del continente


(España, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido), confirmo la estrecha
relación entre el consumo de energías renovables y no renovables con el
desarrollo de dichos países. (Caraballo Pou & García Simón, 2017)
Objetivo
Comprender el grado de relación o de impacto que tienen los recursos
energéticos y su disponibilidad con el avance y desarrollo económico de los
países en la actualidad.

Desarrollo económico y recursos energéticos


El suministro energético a nivel internacional es una de las mayores
preocupaciones de los países alrededor del mundo, ya que deben garantizar el
acceso a las fuentes energéticas a todos los sectores consumidores que
aportan de manera activa y pasiva a las economías nacionales.

Para garantizar el abastecimiento de las necesidades energéticas, los países


realizan grandes inversiones en tecnologías, capital humano e infraestructura
con la intención de fortalecer las instituciones públicas y privadas en su
desempeño dentro del mercado energético mundial.

A nivel mundial, el desempeño del sector energético es sinónimo de progreso


ya que las inversiones en energía contribuyen a la innovación y por ende las
nuevas industrias al crecimiento de las economías locales, en otras palabras el
consumo energético de un país está relacionado con el nivel de desarrollo de
su economía, de igual manera, el mayor crecimiento económico conduce a más
emisión de gases de efecto invernadero (GEI), como resultado del incremento
en la actividad económica.

Según el Consejo Mundial de la Energía en los últimos 15 años se ha visto un


cambio sin precedentes en el consumo de recursos energéticos, debido al alto
crecimiento en el mercado de las energías renovables, en términos de
inversión, nueva capacidad y altas tasas de crecimiento en los países en
desarrollo, esto ha cambiado el panorama para el sector de la energía.
(Energía C. M., 2016)

El crecimiento de recursos no convencionales y mejoras en la evolución de la


tecnología para todas las formas de recursos energéticos, ha contribuido a la
caída de los precios y al mayor desacoplamiento del crecimiento económico y
las emisiones de GEI. La mayoría de los países han logrado una combinación
energética más diversificada con un crecimiento en la propiedad de la
comunidad y una evolución de las microredes.

Fuentes de Energía
Una fuente de energía no es otra cosa que un depósito de esta. En algunos
casos es necesario transformarla para poder extraerle la energía que almacena
y en otros no.

Cada fuente de energía tiene diferente contenido energético, las fuentes con
mayor contenido energético son las de origen fósil, carbón, petróleo, gas
natural y el mineral de uranio. En principio, cuanto mayor sea el contenido
energético de una fuente, más rentable será su explotación, aunque es
necesario tener en cuenta los costes de localización, extracción,
transformación, etc. (Fernández, 2009)

En función de la fase de transformación en la que se encuentre la fuente de


energía se clasifica como:

 Primaria
Es aquella fuente que se encuentra directamente en la naturaleza y no ha sido
sometida a ningún proceso de transformación, algunas requieren de procesos
de transformación previos a su consumo, tales como: carbón, petróleo, gas
natural y mineral de uranio, y otras no requieren procesos de transformación,
tales como: sol, viento, agua embalsada y madera.

En función de su disponibilidad en la naturaleza (cantidad limitada o


inagotable), se pueden clasificar entre las no renovables (petróleo, carbón, gas
natural y uranio) y las renovables (hidroeléctrica, eólica solar y biomasa).

Las no renovables constituyen el 94% del consumo mundial de fuentes de


energía primaria. Es importante tener en cuenta que, a excepción del mineral
de uranio, todas las demás tienen como origen la radiación solar.

 Secundaria
Se denomina también vector energético. Su misión es transportar y/o
almacenar la energía, pero no se consume directamente, el más importante es
la energía eléctrica, a la que muchos expertos (organismos nacionales e
internacionales) denominan también electricidad primaria.

A partir de ella se obtiene energía mecánica y térmica. Otros vectores son el


uranio enriquecido (materia prima para las centrales nucleares) y los carbones
una vez se han preparado para su explotación en las centrales térmicas.

 Finales
Son las que consumimos cada día en viviendas, industrias y transportes, las
principales son los derivados del petróleo (gasolinas, gasóleos, keroseno,
butano, propano, etc.), el gas natural y la energía eléctrica. A partir de ella se
extrae la energía en sus tres formas posibles: Energía luminosa, Energía
mecánica y Energía térmica. Cada una de estas formas, a su vez, es
susceptible de convertirse en cualquiera de las otras dos.

Las fuentes de energía primaria que han de ser transformadas para obtener las
finales pasan por diferentes etapas: prospección, extracción y transporte para
llegar hasta los centros de tratamiento, procesado y de transporte terminando
en los centros de consumo.

Contexto energético mundial


Según las cifras del Balance de Energía Global de la Agencia Internacional de
Energía, la producción mundial de energía primaria en 2016 disminuyó 0.3%
respecto al año anterior, alcanzando 13 760 817 millones de toneladas
equivalentes de petróleo (MMtep). Los países con mayor participación fueron:
China, Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudita e India, con 17.2%, 13.9%,
10.0%, 4.9% y 4.1%, respectivamente.

El esfuerzo colectivo de las naciones por disminuir las emisiones y promover la


sostenibilidad del sector energético provocó que la producción de energía
renovables incrementara 3.6%, mientras que la del carbón disminuyó 5.9%
respecto a 2015. Entretanto, la producción de crudo sobresalió con 32.5% de
participación, 0.6% más que el año anterior, y el gas natural sobrepasó por
primera vez los 3,000 MMtep, lo que representó el 22.0% de la producción
mundial.
Por otro lado la producción de crudo sobresalió con 32.5%, un 0.6% más que el
año anterior, y el gas natural sobrepasó por primera vez los 3,000 MMtep, lo
que representó el 22.0% de la producción mundial. El componente de energía
nuclear aportó el 4.9% de la producción con 679.65 MMtep.

5,616.96 MMtep conformaron el total de las exportaciones; 3.7% más que en


2015, lo que propició el crecimiento de las energías renovables 15.2% en este
ámbito, a pesar de que éstas representan menos del 1.0% de las exportaciones
globales.

El petróleo crudo es el producto con más peso en el mercado internacional, por


lo que, durante 2016, la corriente de exportación de este alcanzó los 2,354.63
MMtep, 4.5% por encima del año anterior. Arabia Saudita (16.1%), Rusia
(10.9%), Iraq (8.1%), Canadá (7.2%) e Irán (5.2%) fueron los países que
dominaron este ámbito.

El petróleo representaron poco más de dos terceras partes de los envíos al


exterior de energía en el mercado internacional, mientras que el gas natural
aportó el 16.6%, las exportaciones de carbón mineral crecieron 1.9%, a pesar
de que la participación de este producto y sus derivados se redujo a 14.8% en
el total mundial, la electricidad se perfiló como el segundo componente
energético menos representativo con 1.1% de participación.

Los países que más contribuyeron al volumen de exportación de energía fueron


Rusia (11.5%), Arabia Saudita (8.5%), Estados Unidos (5.9%), Australia (5.5%)
y Canadá (5.1%). Desde la perspectiva de las importaciones totales de energía
a nivel mundial, las cuales sumaron 5 505.50 MMtep, los países que
presentaron mayor participación fueron: China (12.0%), Estados Unidos
(10.8%), Japón (7.6%), India (7.0%) y Corea del sur (5.6%). (Energia, 2017)

El volumen de la oferta interna bruta de energía a nivel mundial durante 2016


alcanzó los 13 757.65 MMtep, 0.7% más que en 2015, las energías renovables
alcanzaron una participación del 14.0% en este rubro; el carbón y sus
derivados disminuyeron 3.1% de magnitud con respecto al año anterior. El
petróleo continua como el componente primario de la oferta mundial de energía
con 4,390.20 MMtep; 31.9% del total.
El total del consumo mundial de energía fue de 9,555.27 MMtep, lo que
representó un aumento de 1.4%, en comparación con el año anterior. El carbón
mineral y sus productos fueron los únicos componentes que presentaron
descenso, que fue de 4.2%. Por otro lado, el petróleo presento avances en la
demanda, que, durante 2016, aportaron el 40.9% del consumo de energía
internacional, por último, las energías renovables mostraron un avance
sustantivo del 1.6% respecto al año anterior

Los países que registraron mayor consumo energético fueron: China (20.7%),
Estados Unidos (15.9%), India (6.0%), Rusia (4.9%) y Japón (3.1%). De igual
forma que el año anterior, México se posicionó en el lugar dieciséis de este
ranking internacional.

El sector económico industrial fue en donde se reflejó mayor consumo a nivel


mundial, con 2,752.60 MMtep, seguido de cerca por el sector transporte con,
2,747.87 MMtep. Estos dos sectores presentaron una participación de 28.9% y
28.9% respectivamente del total. Los cinco países que demandaron el mayor
flujo de energía a nivel mundial, con alrededor del 50.6% del total, también
sobresalen en el ranking internacional dentro de los seis países con el PIB más
alto; en conjunto, estos representan el 48.2% del PIB mundial.

 Energía Hidroeléctrica
La energía hidroeléctrica es la principal fuente renovable de generación de
electricidad a nivel mundial, ya que suministró el 71% de toda la electricidad a
partir de fuentes renovables a finales de 2015. El potencial no desarrollado es
de aproximadamente 10,000 TWh (Teravatio/hora) a nivel mundial.

La capacidad hidroeléctrica mundial aumentó en más del 30% entre 2007 y


2015, alcanzando un total de 1,209 GW (Gigavatio) en 2015, de los cuales 145
GW son de almacenamiento por bombeo.

 Petróleo y Derivados
El petróleo sigue siendo el principal combustible del mundo, y representa el
32,9% del consumo mundial de energía. Los precios del petróleo crudo
registraron el mayor descenso porcentual desde 1986 (73%).
Aproximadamente el 63% del consumo de derivados del petróleo proviene del
sector transporte, la sustitución de petróleo aún no es inminente y no se espera
que alcance más del 5% durante los próximos cinco años.

 Gas Natural
El gas natural es la segunda fuente de energía más grande en la generación de
energía, representa el 22% de la energía generada a nivel mundial y el único
combustible fósil cuya participación en el consumo de energía primaria se
prevé que crezca.

 Carbón
La producción de carbón disminuyó con un 0,6% en 2014 y con un 2,8%
adicional en 2015, siendo la primera disminución en el crecimiento de la
producción mundial de carbón desde la década de 1990. El carbón todavía
proporciona alrededor del 40% de la electricidad mundial.

Sin embargo, las demandas de mitigación al cambio climático, la transición a


formas de energía más limpia y la mayor competencia de otros recursos
representan desafíos para el sector energético mundial. Asia es el mayor
mercado para el carbón y actualmente representa el 66% del consumo mundial
de carbón

 Bioenergía
El Consejo Mundial de la Energía define la bioenergía para incluir la biomasa
tradicional (por ejemplo, la silvicultura y los residuos agrícolas), la biomasa
moderna y los biocombustibles. Representa la transformación de la materia
orgánica en una fuente de energía, ya sea que se recolecte en un entorno
natural o se cultive específicamente para este propósito, la bioenergía es la
mayor fuente de energía renovable con 14% de las energías renovables del
18% en la combinación energética y suministra el 10% del suministro mundial
de energía. A diferencia de otras fuentes de energía, la biomasa se puede
convertir en combustibles sólidos, líquidos y gaseosos.

El suministro de energía primaria de la biomasa forestal utilizada en todo el


mundo se estima en aproximadamente 56 EJ (ExaJouls) y la biomasa leñosa
en general proporciona aproximadamente el 90% de la energía primaria
obtenida anualmente de todas las formas de biomasa, la madera también es la
fuente de más de 52 millones de toneladas de carbón usado en la cocina en
muchos países, y para la fundición de hierro y otros minerales metálicos.

En los países en desarrollo, la bioenergía puede representar oportunidades


para el desarrollo industrial nacional y el crecimiento económico. En los países
menos desarrollados, la biomasa tradicional suele ser el combustible doméstico
dominante, especialmente en las zonas rurales que no tienen acceso a la
electricidad ni a otras fuentes de energía.

Abastecimiento y Uso final de Electricidad


En la actualidad, cambios importantes en el abastecimiento y consumo de los
servicios de energía eléctrica están sucediendo en todo el mundo, debido en
parte a diversos factores que afectan el sector de distribución de un sistema de
potencia.

Estas tecnologías, ya sea demanda flexible, generación distribuida,


almacenamiento de energía o dispositivos de control y de electrónica de
potencia avanzados, crean nuevas opciones para abastecer y consumir
electricidad. También debe remarcarse el incremento en las tecnologías de la
información y de comunicación que rápidamente disminuyen en costo y
permiten la implementación de esquemas de control, uso de la red eléctrica o
consumo eficiente.

Abastecimiento y Uso final de Combustibles


El uso de combustibles derivados del petróleo en la matriz energética abastece
casi en su totalidad al subsector de consumo de movilidad y transporte, lo cual
ha correlacionado el precio del barril del petróleo. En cuanto al abastecimiento
de combustibles, se considera que la diversificación en el uso de combustibles
(GLP, biocombustibles, gas natural y biocombustibles) y la inserción de
tecnologías de movilización masivas (monorrieles, trenes o metros) debe
proveer a este subsector de los principios de seguridad energética necesarios
para garantizar una buena calidad de vida.
Desarrollo Sostenible
La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo definió para
desarrollo sostenible el siguiente concepto: “Un desarrollo que satisface las
necesidades del presente sin menoscabar la capacidad de las futuras
generaciones de satisfacer sus propias necesidades.”; al respecto, para
América Latina, las bases de una estrategia para desarrollo sostenible se
recomendó de la siguiente manera: “Un desarrollo que distribuya más
equitativamente los beneficios del progreso económico, proteja al medio
ambiente nacional y mundial en beneficio de las futuras generaciones y mejore
genuinamente la calidad de vida”.

La Política Energética en este eje estratégico tendrá como horizonte de trabajo,


tener en cuenta el compromiso social de la población actual con las futuras
generaciones para la mitigación de emisiones de Gases de Efecto Invernadero
como principal objetivo dentro del sector energético.

 Eficiencia Energética
La eficiencia energética consiste en consumir menos energía manteniendo la
misma calidad de vida y confort, consiguiendo un mayor ahorro.

Energías Renovables
La contribución de las energías renovables al desarrollo sostenible, a la
prevención de un cambio climático peligroso y al abastecimiento de consumo
energético es ampliamente reconocida, pues son múltiples los estudios que
constatan su valor medioambiental.

Actualmente, las energías renovables se han establecido en todo el mundo


como una importante fuente de energía. Su rápido crecimiento, particularmente
en el sector eléctrico, es impulsado por diversos factores, incluyendo el
aumento de la rentabilidad de las tecnologías renovables; iniciativas de política
aplicada; un mejor acceso al financiamiento; seguridad energética y cuestiones
de medio ambiente; demanda creciente de energía en economías en desarrollo
y emergentes; y la necesidad de acceso a una energía modernizada. En
consecuencia, en los países en desarrollo están surgiendo mercados nuevos,
tanto para la energía renovable centralizada como para la distribuida.
(RENOVABLE, 2016)

Desde un punto de vista energético, en el año 2011 el 16% del consumo final
de energía y cerca del 25% del consumo eléctrico a nivel mundial procedió de
las energías renovables. Asimismo, tal y como señala el Programa de las
Naciones Unidas para el Medio Ambiente, las energías renovables están
contribuyendo a mejorar el acceso a la energía para los millones de personas,
principalmente en los países en desarrollo, sin acceso o con acceso restringido
a electricidad, la dependencia energética se situó en 2012 en un 70,8%, (la
media de la Unión Europea se cifra en un 53,8%), por lo que el impulso a las
energías renovables parece, a todas luces, necesario para mejorar el
abastecimiento energético.

 Los Recursos Energéticos Renovables a Nivel Mundial


Los recursos energéticos renovables (RER) comprenden diferentes fuentes de
energía (eólica, solar, geotérmica, mareomotriz, biomasa y pequeñas centrales
hidráulicas) que se caracterizan por generar impactos ambientales
significativamente inferiores en comparación a las energías que proceden de
los combustibles fósiles como el petróleo o el carbón. La razón es que su
empleo comprende tecnologías de baja emisión de carbono, lo que contribuye
a mitigar los efectos del cambio climático y sus consecuencias negativas para
el ambiente y la sociedad. (Osinergmin, 2017)

El 2015 fue un año récord para la inversión realizada sobre este tipo de
tecnologías en el mundo. Excluyendo a los grandes proyectos hidroeléctricos,
esta se incrementó en 5% con respecto a 2014. Otro punto a destacar es que
en 2015, la inversión total en energías renovables en países en desarrollo
superó, por primera vez, a las inversiones de las economías desarrolladas.
China, India y Brasil invirtieron alrededor de 156 mil millones de dólares, lo que
representa un incremento de 19% con respecto al año anterior.

La inversión realizada por China representó 30% de la inversión mundial. De


igual manera, otros países que incrementaron su inversión en energía
renovable fueron Sudáfrica, México y Chile.
En 2015, la inversión por parte de los países desarrollados y en desarrollo fue
de 130 mil millones y 156 mil millones de dólares, respectivamente. En ambos
casos, dichas inversiones representaron una caída de 8% y un crecimiento de
19%, respectivamente, con respecto a 2014.

Según el tipo de tecnología, durante el periodo 2005-2015, los mayores montos


de inversión se han destinado a la construcción de plantas solares y eólicas.
No obstante, hasta 2009, los mayores montos de inversión eran destinados a
proyectos de generación con energía eólica. A partir de 2010, las inversiones
en energía solar tomaron mayor impulso y superaron a los montos para otros
tipos de tecnología.

A nivel de países, los que mayor inversión realizaron en energías renovables


durante 2015 fueron China (36% del total), Estados Unidos (15% del total) y
Japón (13% del total). Cabe mencionar que las inversiones realizadas por
China representaron la tercera parte de las hechas a nivel mundial.

Se estima que en 2015 fueron añadidos unos 147 GW (Gigavatios) de


capacidad de generación eléctrica basada en energía renovable convencional y
no convencional, siendo mayor en 9% con respecto a 2014. Asimismo, se
señala que la inversión privada tuvo un incremento significativo en 2015, así
como el aumento de activos en energía renovable por parte de los bancos.

La producción de energía renovable en 2015 alcanzó el 2.8% de la energía


consumida a nivel mundial. El mercado de energía solar creció 25% (50 GW)
más en 2015 a comparación de 2014. China, Japón y Estados Unidos
aportaron la mayor capacidad de energía con esta tecnología. El surgimiento
de este mercado en todos los continentes ha contribuido de manera
significativa al crecimiento global, permitiendo precios más competitivos.

El mercado de energía eólica se ha convertido en el líder como fuente de


generación de electricidad en Europa y Estados Unidos. Solo en 2015, la
tecnología eólica añadió 63 GW (Gigavatios) de capacidad instalada en
comparación a 2014.

Sobre el mercado hidroeléctrico, se ha estimado que 28 GW (Gigavatios) de


capacidad han sido introducidos en 2015. En este mercado sobresalen China
(27.9%), Brasil (8.6%), Estados Unidos (7.5%) y Canadá (7.4%), la tecnología
hidráulica representa el 58% de la capacidad total de generación en base a
fuentes renovables. Según país y tipo de tecnología, países como China,
Estados Unidos y Alemania son líderes en cuanto a capacidad instalada de
centrales eólicas y solares fotovoltaicas, mientras que Estados Unidos, Filipinas
y Marruecos destacan en la generación geotérmica.

Por otro lado, en la generación en base a energía solar por concentración


destacan España y Estados Unidos, finalmente, en generación a base de
recursos hídricos tienen preponderancia China y Brasil.

Las características tecnológicas y económicas de la generación de electricidad


con recursos energéticos renovables (RER) han evolucionado y, a la fecha, en
muchos casos, son más competitivas con respecto a tecnologías
convencionales. Además, las fuentes de RER permiten mitigar en mayor
cuantía la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) y contrarrestar los
efectos del cambio climático.

Así, tanto la tecnología de recursos energéticos renovables (solar, eólica,


biomasa, biogás, mini hidráulica, mareomotriz, captura de carbono y
geotérmica) como la evolución de la energía nuclear por medio de la fisión y el
reto de la fusión, constituirían fuentes limpias para generar electricidad.

Las tecnologías para generar electricidad son distintas. Según la fuente, se


cuenta con las siguientes tecnologías de RER:

Tecnología solar: se obtiene a partir del aprovechamiento de la radiación


electromagnética procedente del sol, por medio de diversos captadores, como
células fotovoltaicas, helióstatos o colectores térmicos, que permiten su
transformación en energía eléctrica o térmica.

Tecnología eólica: se obtiene a partir del viento, energía cinética generada por
efecto de las corrientes de aire y es utilizada, principalmente, para producir
electricidad mediante aerogeneradores conectados a las grandes redes de
distribución.
Tecnología biomasa: la formación de biomasa a partir de la energía solar se
lleva a cabo por el proceso denominado fotosíntesis vegetal; la energía
almacenada en este proceso puede ser transformada en energía térmica,
eléctrica o carburantes.

Tecnología biogás: gas combustible que se genera en medios naturales o en


dispositivos específicos por las reacciones de biodegradación de la materia
orgánica, mediante la acción de microorganismos y otros factores, en ausencia
de oxígeno. Este gas se puede utilizar para producir energía eléctrica mediante
turbinas o plantas generadoras a gas, en hornos, estufas, secadores, calderas
u otros sistemas de combustión a gas debidamente adaptados para tal efecto.

Tecnología mini hidráulica: genera energía a partir del aprovechamiento del


caudal de los ríos. Es considerada un tipo de energía renovable y, por tanto, se
encuentra sujeta a la norma regulatoria asociada a estas energías.

Tecnología mareomotriz: aprovecha el movimiento del mar causado por la


acción de la gravedad del sol y la luna para generar energía. Una planta
mareomotriz almacena agua en un embalse formado por la construcción de un
dique. Cuando se eleva la marea, las compuertas del dique se abren y
permiten el ingreso de agua hasta que llega a su nivel máximo, momento en el
que se cierran las compuertas.

Luego, cuando la marea desciende por debajo del nivel del embalse,
alcanzando su amplitud máxima entre este y el mar, se abren las compuertas
dejando pasar el agua por las turbinas mediante los estrechos conductos para
generar electricidad.

Tecnología de captura de carbono: el dióxido de carbono (CO2) se encuentra


de forma natural en la atmósfera debido a diversas actividades realizadas por
el hombre, que han contribuido con el calentamiento global; una posible técnica
para contrarrestar este problema es la captura de CO2 o carbon capture
storage (CCS).

La CCS, en una planta de energía moderna convencional, podría reducir las


emisiones de CO2 entre 80% y 90%, si se compara con una planta sin CCS.
Sin embargo, la captura y compresión de CO2 requiere mucha energía y
aumentaría las necesidades de combustible de una central de carbón con CCS
entre 25% y 40%; estos y otros costes se estima que aumentarían el costo de
la energía de las nuevas centrales eléctricas con CCS de 21% a 91%.

Tecnología geotérmica: se obtiene del calor de la tierra y se encuentra en


fuentes hidrotermales y caloríficas; se puede utilizar para la generación
eléctrica aprovechando el vapor obtenido de las fuentes geotérmicas.

Tecnología nuclear: se podría obtener electricidad mediante la fisión y la fusión


nuclear. La aplicación práctica más conocida es la generación de electricidad,
en particular mediante la fisión de uranio enriquecido.

Para ello se utilizan reactores en los que se hace fisionar un combustible. La


fusión -sin emisiones de CO2, sin riesgo de fusión y sin residuos radiactivos de
larga vida es la solución obvia y la ha sido durante décadas, pero es difícil de
lograr.

La fusión controlada es la fuente de energía ideal a largo plazo,


complementaria a las energías renovables. Con la economía de la fusión, los
suministros de energía se vuelven relativamente ilimitados, ya que el
combustible de fusión contenido en un litro de agua de mar proporcionaría
tanta energía como 300 litros de petróleo o más.

 Los escenarios de América Latina y el Caribe


Las economías de América Latina y el Caribe se enfrentan a un período difícil
después de un período de prosperidad, el cual fue impulsado por un boom de
precios de las materias primas durante una década. A comienzos de 2017, la
incertidumbre de los precios de las materias primas seguía siendo la cuestión
más importante que afectaba la toma de decisiones de los líderes energéticos
en todo el mundo. Esta incertidumbre se ve agravada por la preocupación de
muchos en la región de que el menor crecimiento económico se convierta en
una realidad continua.

Según el Consejo Mundial de Energía la región de América Latina y el Caribe


tiene un gran potencial para beneficiarse económicamente de la integración y la
cooperación regional, pero está retrasando el aprovechamiento de los
beneficios a largo plazo debido a un enfoque en las prioridades políticas y
económicas a corto plazo.

La impresionante proporción de energía limpia de la región de América Latina y


el Caribe en la mezcla total de energía es impulsada por una abundancia de
energía hidroeléctrica. Sin embargo, las grandes represas hidroeléctricas son
cada vez más controversiales: en los últimos años, Brasil y Chile han
bloqueado proyectos hidroeléctricos en áreas ambientalmente sensibles. Las
fuentes de energía alternativas, como la eólica, la solar y la geotérmica, sólo
representan aproximadamente el 2% de la generación de electricidad en
América Latina, en comparación con un promedio mundial del 4%. Aun así esta
participación crece rápidamente, ofreciendo también oportunidades de
inversión para el sector privado, por otro lado los biocombustibles dominan las
acciones de transporte de energía y el gas natural juega un papel clave.
(Energía C. M., 2017)

 Situación del Perú


En la última década, el Sector Energía peruano ha registrado un importante
crecimiento debido al incremento de la demanda interna ligada al desarrollo
económico de productos y servicios de calidad a precios que reflejaron las
condiciones óptimas de un mercado competitivo en las actividades petroleras, y
a tarifas resultantes de subastas en el mercado de producción de gas natural y
generación eléctrica.

El acceso a la energía ha registrado avances significativos desde la reforma del


sector instrumentada a mediados de los años 90. La cobertura eléctrica
promedio nacional pasó de 57% en el año 1993, a 71 % el año 2003 y ha
llegado a tener el 91% de cobertura en el año 2013. Las políticas de inclusión
social energética aseguran elevar aún más este porcentaje en los próximos
años con la finalidad de acercarnos a un 100%, el mismo que incluye a
proyectos de suministro eléctrico fuera del sistema integrado.

Las conexiones de gas natural en Lima Metropolitana iniciaron su desarrollo el


2005. Y logró satisfacer a 30 mil consumidores residenciales hasta el 2010,
para luego sobrepasar, en la actualidad, los 270 mil consumidores a nivel
nacional.
En el caso de los combustibles líquidos la demanda se ha incrementado en su
mayoría la de Gas Licuado de Petróleo (GLP), diésel, y turbo A1.

El Perú cuenta con recursos energéticos para ser considerado un importante


HUB de integración de energía en la región. Dichos recursos hicieron posible
soportar crecimientos anuales de hasta 9%, manteniendo precios competitivos
que han contribuido decisivamente al crecimiento del país y a poder diversificar
la matriz energética combinando proyectos de generación eléctrica.

El incremento de la cobertura de electrificación nacional se centra


principalmente en zonas rurales, aisladas y de frontera, donde la electrificación
es un medio para mejorar la calidad de vida de las personas, mitigar la pobreza
y desincentivar la migración masiva a las ciudades, a través de la extensión de
redes y soluciones no convencionales como los paneles solares. (Minas, 2014)

Conclusión
Se puede concluir entonces que están bastante ligados el desarrollo económico
de los países con la disponibilidad de los recursos energéticos, los cuales son
indispensables para sustentar un crecimiento progresivo y sostenible a largo
plazo.

Por eso mismo, las grandes reservas energéticas con las que cuenta el Perú
han servido para que el desarrollo del país haya seguido una trayectoria
ascendente y constante.
Anexos
Estimado de empleos directos e indirectos en energía renovable a nivel
mundial, por industria

Fuente: Red de Políticas en Energía Renovable para el Siglo 21

Producción mundial de energía Oferta interna bruta de energía,


primaria, 2016 13,760.81 MMtep 2016 13,757.65 MMtep

Fuente: Balance de Energía Fuente: Balance de Energía


Mundial, Agencia Internacional de Mundial, Agencia Internacional de
Energía 2018 Energía 2018
Consumo mundial de energía por Consumo total mundial de energía
energético, 2016 9,555.27 MMtep por sector, 2016 9,555 MMtep

Fuente: Balance de Energía Fuente: Balance de Energía


Mundial, Agencia Internacional de Mundial, Agencia Internacional de
Energía 2018 Energía 2018

Comparativa del consumo energético primario a nivel mundial pasados 15


años.

Fuente: Informe Energético del Consejo Mundial de Energía 2016


Inversión de RER en países Inversión de RER según tipo de
desarrollados y en desarrollo, 2005- tecnología, 2005-2015
2015

Fuente: Red de Políticas en Energía Fuente: Programa de Naciones


Renovable para el Siglo 21 Unidas para el Medio Ambiente

Bibliografía

Caraballo Pou, M. Á., & García Simón, J. M. (2017). Energías renovables y desarrollo
económico. Un análisis para España y las grandes economías europeas.
SciELO. Obtenido de SciELO.

Energía, C. M. (2016). Informe Energetico del Consejo Mundial de la Energía 2016.

Energía, C. M. (2017). ESCENARIOS ENERGÉTICOS PARA AMÉRICA LATINA Y EL


CARIBE.

Energia, S. d. (2017). Balance Nacional de Energía 2017. Mexico.

Fernández, C. F. (2009). recursos energéticos energías utilizables. Murcia.

Los recursos energéticos y el desarrollo económico. (s.f.). Obtenido de Renovables


Verdes: https://www.renovablesverdes.com/los-recursos-energeticos-y-el-
desarrollo-economico/

Minas, M. d. ( 2014). PLAN ENERGÉTICO NACIONAL 2014-2025. PERÚ.

Osinergmin. (2017). La industria de la energía renovable en el Perú. Lima.

RENOVABLE, R. D. (2016). ENERGÍAS RENOVABLES 2016 REPORTE DE LA


SITUACIÓN MUNDIAL.