You are on page 1of 8
CONFERENCIA, De Ia creacién del Rorschach a Ja creatividad del intérprete del test. Prof. Dra. Anne Andronikof Introduccién. El tema de vuestro congreso de este affo, la creacién, es ciertamente un desafio para la comunidad de psicélogos ya que la ciencia hasta ahora no ha nunca logrado dar una verdadera definicién de ta creatividad, no obstante, no mds de lo que ha sido dada una definicién aceptada de Ia inteligencia. Existen por supuesto tests de inteligencia y también tests de creatividad pero estos instrumentos no miden més que ua aspecto 0 una faceta de esas facultades humanas, como lo reconocfa justamente en 1905 el pionero de la medida de la inteligencia, Alfred Binet, quien a la pregunta de qué es Ia inteligencia? é! respondié “Lo que mide mi test”. Binet mostraba de este modo que no sabia definir de una manera conceptual a la inteligencia en general y la abordaba de manera operacional como une suma de un saber hacer. ‘Como abordar entonces este tema? En consecuencia, yo he tomado la decisién de renunciar a tratar este tema de manera conceptual c inteligente para conformarme a dar una definicién intuitiva (y personal) de la creatividad. {En primer lugar, estimo que fa creacién es un acto y en eso yo Ia distingo de la imaginacion. La imaginacién es una actividad de! espiritu que consiste en desarrollar imégenes o narraciones para sf, una facultad que puede hacer emerger ideas pero que no desemboca por fuerza en un acto de creacién. Una ercacin es siempre una produccién, un observable, es algo que se da a ver para el otro. Posteriormente, voy a sacar consecuencias para mi reflexién de mi préctica del examen psivoldgico y en ese marco muy particularmente de mi conocimiento del Test de Rorschach, conocimiento adquirido con mis maestros, en especial Nina Rausch de “Traubenberg y John Exner y de los pacientes o clientes como se los llama ahora, que tuve el privilegio de encontrar en el curso de mi carrera de psicéloga. Pecmitanme decir aqui algunas palabras acerca de la naturaleza de esta experiencia con el fin de que ustedes puedan situar el contoxto de mi prictica y sus limites. Como psicétoga jerei en diversos contextos hospitalarios: psiquiatria infantil, endocrinologia pediétrica, consultas para adolescentes, centro de terapia para adultos, asi como petite forense en Tribunales. También recibi de tanto on tanto paciontes a titulo privado, lo que representa en mii opinién un tipo de ejercicio muy diferente. En todos esos contextos, cuando yo practicaba un examen psicolégico, un psicodiagnéstico, el Rorschach siempre formé parte del misino, ‘Como Profesor en Ia Universidad ensefié la psicopatologia del nifio y del adolescente, la epistcmologia, la deontologia de los psicdlogos, las bases y los principios de fa investigacién. Las investigaciones que realicé 0 que dirigi incluyeron casi siempre el Rorschach entre otros tests de medida. Rorschach y creatividad La increible longevidad de! test de Rorschach que pronto tendri un siglo desde su Publicacién, cuando todes los otros tests poscen un tiempo de vida corto y son Tegularmente reemplazados por técnicas més modernas adaptadas a la evolucion de los concepios en psicologia, hace que esta longevidad nos sorprenda, nos interrogue, nos maraville. Yo no conozco ningin especialista en Rorschach y de los métodos proyectivos que se haya desencantado 0 cansado en el cusso de su practica y que administre el Rorschach solo por obligacién. Por otra parte nada obliga al psicélogo a administrar un Rorschach; hoy en dia la tendencia esti en la rentabilidad, es decir en la disminucién det tiempo que se consagra a cada cliente o paciente. Ahora bien, el Rorschach con la ‘administracion, la clasificacién, la interpretaci6n exige mucho tiempo. Qué es lo que tanto empuja entonces a los psicélogos a continuar utilizando este test? {De dénde viene este interés perenne por esas diez manchas de tints? Me parece que esta perseverancia, una obstinacién quizis, toma su fuente precisamente de la creatividad, la creatividad excepcional de Hermann Rorschach. creatividad intensa del sujeto que da respuestas, creatividad siempre renovada del psicdlogo que interpreta esas respuestas, 1-La Creatividad de Hermann Rorschach, HR trabajé largamente para poner a punto su test. Como ustedes saben las diez laminas no fueron obtenidas de manera “fortuita” sino luego de miitiples ensayos, de correccién de errores, recorte y pegado de ciertas formas obtenidas. HR tenia una idea en su cabeza y queria encontrar un medio de ponerla a prueba, de experimentarla. Su idea, su intuicion primera, era que habia una analogia entre percepcidn y personalidad. “Dime lo que tu percibes y te diré quién eres”. El pensabia, al menos es lo que puede deducirse de sus 7 escritos, de sus documentos personales y de su experimentaci6n, que cada uno percibe fa Tealidad a través de sus anteojos personales, anteojos mas o menos deformantes que se cconstruyen por el sesgo de nuestras experiencias de vida, de nuestras particularidades, de nuestros rasgos de cardcter, de nuestras patologias, de nuestra creatividad. Esta idea era muy original en el campo de la psiquiatria, ya que si uno lleva el razonamiento a su extremo, se concluye que la realidad no existe como tal, como objeto extemo bien definido y todo no seria més que una jlusion perceptiva (y pensamos en Platén). Toda la originalidad de HR fue de establecer un vinculo directo entre el modo de la percepcién de una persona y su estilo de personalidad. Esta idea lo condujo a crear un instrumento que pudiera revelar a manera como una persona percibe la realidad exterior y en conscuencia también su medio, Este instrumento, este test. fire una verdadera creacién en el sentido de una produccién original, nica, surgida de una labor interior. / “Es en Rainer Maria Rilke que yo encontré el abordaje mas sutil y profundo del acto de cteacién en el libro Cartas a tn joven poeta, Y uno encuentra una sintesis de ese Ppensamiento en los Cuadernos de Malte Laurids Brigge, que no puedo resistirme de citar ahora aqui integramente, a Ite Laurids Briage de Rainer Maria Rilke (1910) Para escribir un solo verso, hay que haber visto mucho de ciudades, de hombres y de cosas; hay que conocer los animales; hay que sentir como vuelan las aves y saber que ‘movimiento hacen las pequeiias flores al abrirse en la mafiana. Hay que poder volver a ‘pensar en los caminos de las regiones desconocidas, en los encuentros inesperados, en las Bartidas que desde tiempo antes veiamos aproximarse; en esos dias de la infancia cuyo ‘misterio no se terminé aiin de esclarecer; en los padres que nos hacia falta contrariar cuando nos traian una alegria que uno no comprendia (eran alegrias hechas para otros); en las enfermedades de la infancia que comenzaban tan singularmente por tantas transformaciones tan graves y profundas; a los dias pasados en los cuartos contenidos y calmos; en las matianas al borde del mar; en el mar en si mismo; en esas noches de viajes estremecedoras que volaban entre todas las estrellas- y no es suficiente silo saber pensar en todo ello. Hay que poseer recuerdos de muchas noches de amor de las cuales ninguna ‘se parezca a otra; de los aullidos de las mujeres en el parto y de ligeros, Blancos, aletargados alumbramientos que se volvian a cerrar. Hace falta todavia haber estado cerca de murientes, haber quedado sentado al lado de muertos, en el dormitorio, con la ventana abierta con los ruidos que entraban en oleadas por momentos. Y no es suficiente sdlo con poseer recuerdos. Hay que saber olvidarlos cuando son muchos y hace falta tener 1a mayor paciencia para esperar que esios vuelvan. Ya que los recuerdos no lo son todavia. Es cuando las memorias se convierten en muestra sangre, en nuestra mirada, en nuestro Sesto, cuando ya no tienen nombre y no se distinguen mas de nosotros mismos, no es mas ‘que entonces que puede suceder que en una hora muy rara y de entre medio de todas ellas, ‘se yerga la primera palabra de un verso. Es en este texto donde se ve que la emergencia eventual de un esbozo de creacion (la primera palabra de un verso!) se apoya sobre un trabajo interior de digestién de todas las experiencias pasadas y sobre una necesidad lacerante de extemalizar lo que cada uno vivencia. Es asi que HR no se conformé con acumular experiencias y de tener ideas, sino ‘que él tuvo la necesidad de poner en obra sus ideas de manera muy original. ste test es una creaci tambidn por Ia emocién estti que se experimenta frente a las manchas de tinta, por la admiracién que se percibe, por las infinitas sensaciones y las Peroepciones que esas figuras provocan en nosotros. Resulta extraordinario constatar que no existen en el mundo dos protocolos iguales. Es también extraordinario constatar para aquellos que han hecho la experiencia de administrarse el Rorschach a si mismos en ‘muchas ocasiones, que nosotrog‘no amos siempre las mist stas, que descubrimos cada vez cosas nuevas...y sin embargo, el resultado final €s el ns los rasgos de _ Personalidad, con sus cualidades y defectos, son los mismos. Toda Ia obra creativa porta su J misterio y ahi reside el misterio de la obra de Rorschach. 2. La creatividad del sujeto. Utilizo aqui el término de sujeto para designar a fa persona a quien le es administrado el test. Es evidentemente el objeto de la preacupacién del psicdlogo, pero él es sujeto de su propia vida, y por supuesto, el sujeto de sus respuestas a los tests. Y es en tanto que es un