You are on page 1of 20

Ley de Henry

Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La ley de Henry fue formulada en 1803 por William Henry. Enuncia que a una temperatura
constante, la cantidad de gas disuelta en un líquido es directamente proporcional a la
presión parcial que ejerce ese gas sobre el líquido.1 Matemáticamente se formula de la
siguiente manera :2

donde:

 es la presión parcial del gas.

 es la concentración del gas (solubilidad).

 es la constante de Henry, que depende de la naturaleza del gas, la temperatura


y el líquido.2

Las unidades de la constante que dependen de las unidades elegidas para expresar la
concentración y la presión. Un ejemplo de la aplicación de esta ley está dado por las
precauciones que deben tomarse al volver a un buzo a la superficie. Al disminuir la presión
parcial de los distintos gases, disminuye la solubilidad de los mismos en la sangre, con el
consiguiente riesgo de una eventual formación de burbujas. Para evitarlo, esta
descompresión debe efectuarse lentamente.

Ley de Boyle-Mariotte

La ley de Boyle-Mariotte, o ley de Boyle, formulada independientemente por el físico y químico


británico Robert Boyle (1662) y el físico y botánico francés Edme Mariotte (1676), es una de las
leyes de los gases que relaciona el volumen y la presión de una cierta cantidad de gas mantenida a
temperatura constante.

Introducción

La ley dice que:


La presión ejercida por una fuerza química es inversamente proporcional a la masa gaseosa,
siempre y cuando su temperatura se mantenga constante (si el volumen aumenta la presión
disminuye, y si la presión aumenta el volumen disminuye).

O en términos más sencillos:

A temperatura constante, el volumen de una masa fija de gas es inversamente proporcional


a la presión que este ejerce.

Matemáticamente se puede expresar así:

donde K es constante si la temperatura y la masa del gas permanecen constantes.1

Cuando aumenta la presión, el volumen baja, mientras que si la presión disminuye el


volumen aumenta. No es necesario conocer el valor exacto de la constante K para poder
hacer uso de la ley: si consideramos las dos situaciones de la figura, manteniendo constante
la cantidad de gas y la temperatura, deberá cumplirse la relación:

Donde:




Además, si se despeja cualquier incógnita se obtiene lo siguiente:

Esta ley es una simplificación de la ley de los gases ideales o perfectos particularizada para
procesos isotérmicos de una cierta masa de gas constante.

Junto con la ley de Charles, la ley de Gay-Lussac, la ley de Avogadro y la ley de Graham,
la ley de Boyle forma las leyes de los gases, que describen la conducta de un gas ideal. Las
tres primeras leyes pueden ser generalizadas en la ecuación universal de los gases.

Experimento de Boyle
Para poder verificar su teoría, Mariotte introdujo un gas en un cilindro con un émbolo y comprobó
las distintas presiones al bajar el émbolo.2 A continuación hay una tabla que muestra algunos de
los resultados obtenidos en este este fenómeno siendo asi:
Experimento de Mariotte
× P (atm) V (L) P · V
0,5 60 30
1,0 30 30
1,5 20 30
2,0 15 30
2,5 12 30
3,0 10 30
Si se observan los datos de la tabla se puede comprobar que al aumentar la presión, el volumen
disminuye. Por ello se usa una diagonal isotérmica para representarlo en una gráfica. P aumenta y
que al multiplicar P y V se obtiene PV=30 atm·L.

Siderúrgica del Turbio, S.A.

Sidetur, es la división siderúrgica de Sivensa. Sus actividades productivas van desde la recolección y el
procesamiento de la chatarra ferrosa hasta la elaboración de productos de acero terminados para la industria
de la construcción y para carpintería metálica.

Sidetur cuenta con las siguientes instalaciones industrialespara llevar adelante sus actividades productivas: 12
campos de recolección de chatarra, dos acerías (Barquisimeto y Casima), cuatro trenes de laminación
(Barquisimeto, Planta Antímano, Planta Lara y Planta Guarenas) y una planta de mallas electro soldadas y de
sistemas constructivos Sidepanel (Planta Valencia).

La capacidad nominal anual de Sidetur es de 835.000 toneladas métricas de productos de las acerías;
615.000 toneladas métricas de productos laminados y 67.000 toneladas métricas de productos
electrosoldados.

Metalurgicas en Guacara, Carabobo

ABC Metarlurgica, C.A.

 Reparacion de maquinaria industrial, Metalurgicas


 Zona Industrial Paraparal | Guacara, Carabobo

 Guardar

La compañía ABC Metarlurgica, C.A. situada en Guacara, Venezuela, trabaja en el rubro de


reparacion de maquinaria industrial, metales. Contáctenos por telefono. Será un gusto aclararle
cualquier inquietud.
Demeval CA

 Reparacion de maquinaria industrial, Metalurgicas


 Centro | Guacara, Carabobo

 Guardar

Frabrimon, C.A.

 Reparacion de maquinaria industrial, Metalurgicas


 Zona Industrial Los Guayos | Guacara, Carabobo

 Guardar

Inversiones Flamar CA

 Reparacion de maquinaria industrial, Metalurgicas


 Simón Bolívar | Guacara, Carabobo

 Guardar

Metalúrgica Helicentro CA

 Reparacion de maquinaria industrial, Metalurgicas


 Guacara, Carabobo

Siderúrgica del Turbio SA (Sidetur) era una subsidiaria de Siderúrgica de Venezuela SA


( Sivensa ), la empresa siderúrgica más grande, totalmente privada, de Venezuela . Sus
principales productos son barras de refuerzo, barras, vigas, ángulos y planos. Sidetur
desarrolla su actividad exportadora en más de 25 países en los mercados de América, África,
Asia y Europa. Sus siete plantas operativas están ubicadas en los estados de Bolívar,
Carabobo, Miranda, Lara y el Distrito Capital. Además, Sidetur tiene 14 centros de recolección
de materiales ferrosos ubicados en varias ciudades.
Fundada en 1948 en Antímano , Caracas , Sidetur ahora tiene seis plantas, todas en
Venezuela.
En 1998, Sivensa sufrió una fuerte crisis, principalmente debido a la crisis asiática , que redujo
el tamaño de la empresa y generó una gran deuda. Gracias a los altos precios del acero, la
situación de la empresa está mejorando con los años. Hoy en día, la compañía tiene una
capacidad de producción anual de 835,000 toneladas de fabricación de acero, 615,000
toneladas de laminación y 67,000 de soldadura eléctrica.
En 2010 Sidetur fue expropiada por el gobierno de Chávez. A partir del 21 de mayo de 2013,
no se pagó ninguna compensación a los antiguos propietarios. [2]

Industrias en Guacara

Productos químicos para la industria en General


Otros Artículos Guacara / Carabobo

...C.a empresa dedicada a la distribución y comercialización de productos químicos para la


industria en general con más de 9 años de trayectoria en el ramo. Otros Artículos - Venezuela -...

muy bueno el servicio, es una gran ayuda, para el industrial

 industrias cerca de Guacara ▼

Industria Servicios Integrales


Los Guayos / Carabobo (8,6 km de Guacara)

...De Personal Para El Mantenimientos Y Limpieza De Las Áreas En General. • mantenimiento


Industria Y Servicios Generales mecánico En General, Eléctrico, Electrónico, Y Áreas En...

Industrias Mega-química C. A
Los Guayos / Carabobo (8,6 km de Guacara)
Industria química dedicada a la venta a granel de materia prima como: Varsol, Xileno, Sulfonico,
Vassa A30, Vassa A90, Soda Cáustica Líquida 50%, Monoetilenglicol, Dietilenglicol, Metanol,
Copesol,...

Responsabilidad y Buena atención

Industrias Aerofoil, Sa
Valencia / Carabobo (14 km de Guacara)

Ventiladores Industriales - Av. Prolong. Michelena Centro Comercial Michelena, Local 5-a
Urbanización Michelena, Valencia, Carabobo - Teléfono: (0241) 83249....

Industrias Rulmeca, Sa
Valencia / Carabobo (14 km de Guacara)

Rodillos - Av. Este-oeste Galpón N.67-200, Urbanización Zona Industrial Municipal Norte, Valencia,
Carabobo - Teléfono: (0241) 83362....

Industrias Sun Brake Ca


Valencia / Carabobo (14 km de Guacara)

Frenos - 98 -, - 66-80 Zona Industrial Castillito, Valencia, Carabobo - Teléfono: (0241) 8716187 /
Fax : (0241) 8714883 / (0241) 8...6274

Planta de cemento

Parcelas 10 y 11, Transversal 8, Valencia, Carabobo


Qué es Industria metalúrgica:

La industria metalúrgica es aquella donde se realizan diversas actividades relacionadas


con la trasformación y tratamiento de los metales, con los cuales se elabora una
importante cantidad de productos que son utilizados en diferentes áreas.

Forma parte de la industria metalúrgica los altos hornos y los trenes de laminación,
empleados, por ejemplo, para la producción de piezas de hierro y acero, láminas de
aluminio, piezas de vehículos, barcos, tuberías, entre muchos otros.

El estilo directo y el estilo indirecto

El estilo directo se usa cuando nos expresamos con nuestros


propios conocimientos:

The Earth is round


La Tierra es redonda

En cambio, el estilo indirecto es cuando narramos lo que otra


persona ha dicho:

Columbus said that the Earth was round


Colón dijo que la Tierra era redonda

Cambios en el "reported speech"

Cuando construimos una oración en "reported speech" tenemos


que realizar las siguientes tareas:

 Añadir un verbo de relato


 Cambiar tiempo verbal de la oración
 Cambiar pronombres personales
 Cambiar adverbios temporales
 Cambiar demostrativos
 Cambiar adverbios de lugar
Verbo de relato
Cuando construimos oraciones en "reported speech" tenemos
que usar un verbo de relato. Los más frecuentes son:

Verbo Significado

to tell decir

to say hablar

to ask preguntar

to answer contestar

to complain quejarse

Por ejemplo:

She answered that she didn't know him very well


Ella contestó que no le conocía muy bien

Tiempos verbales
El tiempo verbal de una oración cambia cuando la convertimos a
estilo indirecto. Aunque no nos hayamos dado cuenta también
pasa en español.

Lo vemos mejor con un ejemplo,

Estilo directo (presente continuo):

I am working in a bank
Yo estoy trabajando en un banco

Estilo indirecto (pasado continuo):


He said that he was working in a bank
Él dijo que estaba trabajando en un banco

La tabla de conversión de tiempos verbales para el "reported


speech" es:

Estilo Directo Estilo Indirecto

Presente Simple Pasado Simple

Presente Continuo Pasado Continuo

Pasado Simple Pluscuamperfecto


Present Perfect
Pluscuamperfecto

Pasado Continuo Pluscuamperfecto continuo

Futuro Simple Condicional


Condicional

Pronombres personales
Los pronombres personales al pasar de estilo directo a indirecto
cambian, y no es posible definir unas reglas fijas ya que
dependen del contexto:

Si tomamos esta oración en estilo directo:

I lost my pen
Yo perdí mi lápiz

Existen varias posibilidades de estilo indirecto.

Si lo cuento yo mismo:
I said that I had lost my pen
Yo dije que había perdido mi lápiz

Si lo cuenta otra persona:

He said that he had lost his pen


Él dijo que había perdido su lápiz

o bien si me lo cuenta a mí:

You said that you had lost your pen


Tú dijiste que tú habías perdido tu lápiz

Como vemos los pronombres personales y los posesivos


cambian al pasar de estilo directo a indirecto, y no hay reglas
fijas sino tenemos que ver el contexto. Pero la suerte es que
estos cambios se producen igualmente en español.

Adverbios temporales
Los adverbios temporales cambian al pasar de estilo directo a
indirecto:

Estilo directo:

I must work today


Yo tengo que trabajar hoy

Estilo indirecto:

He said that he had to work that day


Él dijo que tenía que trabajar ese día

Los listamos os adverbios temporales más frecuentes y su


transformación:

Estilo directo Estilo indirecto

Now Then
(ahora) (entonces)

Today That day


(hoy) (ese día)

Yesterday The day before


(ayer) (el día anterior)

Tomorrow The following day


(mañana) (el siguiente día)

The next week The following week


(la semana que viene) (la siguiente semana)

Demostrativos
Ahora vamos a ver que el demostrativo "this" también cambia.
Como siempre se ve mejor con un ejemplo:

Estilo directo:

I will buy this car


Me compraré este coche

Estilo indirecto:

He told me that he would buy that car


Él me dijo que se compraría ese coche

Estilo directo Estilo indirecto

this that
(este) (ese)
Adverbio de lugar: "here"
Dependiendo del contexto el adverbio "here" (aquí) se puede
transformar en "there" (allí), al igual que pasa en español.

Estilo directo:

I will never eat here again


Yo no comeré nunca aquí otra vez

Estilo indirecto:

She told me that she would never eat there again


Ella me dijo que ella no comería nunca otra vez allí

That

La partícula "that" es opcional, las oraciones son correctas tanto


con "that":

He told me that he was single


Él me dijo que era soltero

como sin "that":

He told me he was single


Él me dijo que era soltero

Siendo el significado el mismo.

Análisis volumétrico
La valoración o titulación es un método de análisis químico cuantitativo en el laboratorio que
se utiliza para determinar la concentracióndesconocida de un reactivo a partir de un reactivo
con concentración conocida. Debido a que las medidas de volumen desempeñan un papel
fundamental en las titulaciones, se le conoce también como análisis volumétrico.
Un reactivo llamado “valorante” o “titulador”,1 de volumen y concentración conocida
(una solución estándar o solución patrón) se utiliza para que reaccione con una solución
del analito,2 de concentración desconocida. Utilizando una bureta calibrada para añadir el
valorante es posible determinar la cantidad exacta que se ha consumido cuando se alcanza
el punto final. El punto final es el punto en el que finaliza la valoración, y se determina
mediante el uso de un indicador. Idealmente es el mismo volumen que en el punto de
equivalencia—el número de moles de valorante añadido es igual al número de moles de
analito, algún múltiplo del mismo (como en los ácidos polipróticos). En la valoración clásica
ácido fuerte-base fuerte, el punto final de la valoración es el punto en el que el pH del
reactante es exactamente 7, y a menudo la solución cambia en este momento de color de
forma permanente debido a un indicador. Sin embargo, existen muchos tipos diferentes de
valoraciones (ver más adelante). Pueden usarse muchos métodos para indicar el punto final
de una reacción: a menudo se usan indicadores visuales (cambian de color). En una titulación
o valoración ácido-base simple, puede usarse un indicador de pH, como la fenolftaleína, que
es normalmente incolora pero adquiere color rosa cuando el pH es igual o mayor que 8,2. Otro
ejemplo es el naranja de metilo, de color rojo en medio ácido y amarillo en disoluciones
básicas. No todas las titulaciones requieren un indicador. En algunos casos, o bien los
reactivos o los productos son fuertemente coloreados y pueden servir como "indicador". Por
ejemplo, una titulación o valoración redox que utiliza permanganato de potasio como
disolución estándar (rosa/violeta) no requiere indicador porque sufre un cambio de color fácil
de detectar pues queda incolora al reducirse el permanganato. Después del punto de
equivalencia, hay un exceso de la disolución titulante (permanganato) y persiste un color
rosado débil que no desaparece.

Debido a la naturaleza logarítmica de la curva de pH, las transiciones en el punto final son
muy rápidas; y entonces, una simple gota puede cambiar el pH de modo muy significativo y
provocar un cambio de color en el indicador. Hay una ligera diferencia entre el cambio de color
del indicador y el punto de equivalencia de la titulación o valoración. Este error se denomina
error del indicador. Por este motivo es aconsejable efectuar determinaciones en blanco con el
indicador y restarle el resultado al volumen gastado en la valoración.

Historia y etimología

La palabra "titulación" viene del vocablo latino titulus, que significa inscripción o título. La
palabra francesa titre, del mismo origen, significa rango o grado. La titulación es el
procedimiento utilizado para determinar el volumen de una solución que es necesario para
reaccionar con una cierta cantidad de otra sustancia. Las relaciones establecidas son
equilibrio homogéneo o de neutralización entre iones que se producen al estar en contacto con
un ácido o con una base para posteriormente obtener una sal. Una valoración ácido-
base(también llamada volumetría ácido-base, titulación ácido-base o valoración de
neutralización) es una técnica o procedimiento de análisis cuantitativo muy usada, que permite
conocer la concentración desconocida de una disolución de una sustancia que pueda actuar
como ácido o base, neutralizándolo con una base o ácido de concentración conocida. Una
titulación o valoración es, por definición, la determinación del grado o concentración de una
disolución con respecto a agua con pH 7 (que es el pH del H2O pura en condiciones
estándar). Los orígenes del análisis volumétrico están en Francia en la química de finales
del siglo XVII. François Antoine Henri Descroizilles desarrolló la primera bureta (con aspecto
de un cilindro graduado) en 1791. Joseph Louis Gay-Lussac desarrolló una versión mejorada
de la bureta que incluía un brazo lateral, y acuñó los términos "pipeta" y "bureta" en un artículo
de 1824 sobre la estandarización de disoluciones de índigo. Un gran paso adelante en la
metodología y popularización del análisis volumétrico se debe a Karl Friedrich Mohr, que
rediseñó la bureta colocando un cierre con pinza y una cánula de vertido en el extremo
inferior, y escribió el primer libro sobre su uso, con el título Lehrbuch der chemisch-
analytischen Titrirmethode (Manual sobre métodos de titulación en Química Analítica),
publicado en 1855.3

Preparación de una muestra para titulación o valoración


En una titulación o valoración, tanto la sustancia patrón como el analito deben estar en fase
líquida (o en disolución). Si la muestra no es un líquido o una disolución, debe ser disuelta. Si
el analito está muy concentrado en la muestra a analizar, suele diluirse. Aunque la amplia
mayoría de las titulaciones se llevan a cabo en disolución acuosa, pueden usarse otros
disolventes como ácido acético o etanol con igual finalidad, para determinados análisis. Una
cantidad medida de muestra se coloca en un frasco donde se disuelve y se diluye si es
necesario. El resultado matemático de la valoración puede calcularse directamente mediante
la cantidad de valorante medida. Cuando la muestra ha sido disuelta o diluida previamente a la
valoración, la cantidad de disolvente utilizado para disolver o diluir debe ser bien conocida
(generalmente es un coeficiente entero) para poder considerarlo en el resultado matemático
de la valoración de la muestra original. Muchas valoraciones requieren un cierto control del pH
de la reacción. Para ello, se usan disoluciones amortiguadoras añadidas en el frasco de la
disolución a analizar para mantener el pH de la solución. En otros casos se debe enmascarar
un cierto ion: esto es necesario cuando hay dos reactivos en la muestra que pueden
reaccionar con la sustancia patrón y solo queremos valorar uno de ellos, o bien cuando la
reacción puede ser inhibida o alterada por la presencia de ese ion. Se procede añadiendo otra
disolución a la muestra para enmascarar o secuestrar el ion no deseado, mediante la
formación de un enlace débil con él o incluso formando una sustancia insoluble.
Algunas reacciones redox pueden requerir calentar la disolución con la muestra y valorar
mientras está todavía caliente (para incrementar la velocidad de reacción). Por ejemplo, la
oxidación de ciertas soluciones de oxalato requiere calentar la solución hasta unos 60 grados
centígrados para mantener una adecuada velocidad de reacción.

Procedimiento

Una titulación o valoración comienza con un vaso de precipitados o matraz


Erlenmeyer conteniendo un volumen preciso del reactivo a analizar y una pequeña cantidad
de indicador, colocado debajo de una bureta que contiene la disolución estándar. Controlando
cuidadosamente la cantidad añadida, es posible detectar el punto en el que el indicador
cambia de color. Si el indicador ha sido elegido correctamente, este debería ser también el
punto de neutralización de los dos reactivos. Leyendo en la escala de la bureta sabremos con
precisión el volumen de disolución añadida. Como la concentración de la disolución estándar y
el volumen añadido son conocidos, podemos calcular el número de moles de esa sustancia
(ya que Molaridad=moles/volumen ). Luego, a partir de la ecuación química que representa el
proceso que tiene lugar, podremos calcular el número de moles de la sustancia a analizar
presentes en la muestra. Finalmente, dividiendo el número de moles de reactivo por su
volumen, conoceremos la concentración buscada.
Curvas de valoración

Las valoraciones se representan mediante curvas de valoración, en las que suele


representarse como variable independiente el volumen añadido de disolución estándar,
titulante o patrón, mientras la variable dependiente es la concentración del analito en la etapa
correspondiente de valoración (en una valoración ácido-base es generalmente el pH de la
disolución, que cambia según la composición de las dos disoluciones). En el caso de las
valoraciones ácido-base, las curvas de valoración reflejan la fuerza del ácido y de la base
correspondientes. Por ejemplo, en una valoración de ácido fuerte con una base débil, la curva
de valoración será relativamente lisa, aunque muy escarpado para puntos cerca el punto de
equivalencia de la valoración. En este caso, pequeños cambios en el volumen del valorante
producen cambios grandes del pH cerca del punto de equivalencia. En este caso, una amplia
gama de indicadores sería apropiada (por ejemplo el tornasol, la fenolftaleína o el azul de
bromotimol). Por otro lado, si uno de los componentes de una valoración ácido-base es un
ácido débil o una base débil, y el otro es un ácido fuerte o una base fuerte, la curva de
valoración es claramente irregular cerca del punto de equivalencia (y el pH no cambia "tanto"
con la adición de pequeños volúmenes de valorante). Como ejemplo, la curva de valoración
del ácido oxálico (un ácido débil) con hidróxido de sodio (una base fuerte) se ha representado
en la imagen anterior. Aquí, el punto de equivalencia ocurre a un pH entre 8 y 10, y así el
analito es básico en el punto de equivalencia (con más precisión, el ion hidróxido experimenta
una reacción de hidrólisis en el agua produciendo iones hidróxido). Un indicador como la
fenolftaleína sería apropiado para esta valoración en particular. La curva de valoración
correspondiente a una valoración de una base débil con un ácido fuerte se comporta de modo
análogo, obteniéndose una disolución ácida en el punto de equivalencia. En este caso,
indicadores como el naranja de metilo o el azul de bromotimol se utilizan habitualmente. Por
otro lado, las valoraciones ácido-base en las que los componentes son una base y un ácido
débil, son de naturaleza bastante irregular. Debido a la naturaleza de tales valoraciones, no
hay ningún indicador químico apropiado, y por ello a menudo se utiliza el pHmetro.

Tipos de valoraciones

Las valoraciones se clasifican por el tipo de objeto a analizar:

 Valoraciones ácido-base: basadas en la reacción de neutralización entre el analito y una


disolución de ácido o base que sirve de referencia. Para determinar el punto final, usan
un indicador de pH, un pH-metro, o un medidor de conductancia.
 Valoraciones redox: basadas en la reacción de oxidación-reducción o reacción redox entre
el analito y una disolución de oxidante o reductor que sirve de referencia. Para determinar
el punto final, usan un potenciómetro o un indicador redox aunque a veces o bien la
sustancia a analizar o la disolución estándar de referencia tienen un color suficientemente
intenso para que no sea necesario un indicador adicional.
 Valoraciones de formación de complejos o complexometrías: basadas en la reacción de
formación de un complejo entre el analito y la sustancia valorante. El agente
quelanteEDTA es muy usado para titular iones metálicos en disolución. Estas valoraciones
generalmente requieren indicadores especializados que forman complejos más débiles
con el analito. Un ejemplo es Negro de eriocromo T para valoración de
iones calcio, magnesio o cobre (II).
 Valoraciones de precipitación: Son aquellas basadas en las reacciones de
precipitación.Uno de los tipos más habituales son las Argentometrías: precipitación de
aniones como los halógenos ( F-, Cl-, Br-, I-) y el tiocianato (SCN-) con el ion plata. Ag+.
Esta titulación está limitada por la falta de indicadores apropiados.4

Valoración ácido-base
Estas valoraciones están basadas en la reacción de neutralización que ocurre entre un ácido y
una base, cuando se mezclan en solución. La solución valorante, ya sea un [ácido]] (o
una base), se añade a una bureta, previamente lavada con el mismo ácido (o base). El analito,
o muestra, con comportamiento ácido o básico, se añade, disuelto en un disolvente adecuado,
a un matraz Erlenmeyer. En las normalizaciones, la solución en el matraz, generalmente, es
una solución de referencia; cuya concentración es exactamente conocida, y la solución en la
bureta es el patrón secundario, cuyo título o concentración debe ser determinada por el
procedimiento de titulación. El indicador usado en una valoración ácido-base, a menudo,
depende de la naturaleza de los componentes, como se ha descrito en la sección anterior. Los
indicadores más comunes, sus colores y el rango de pH en el que ocurre el cambio de color
(vire), se muestran en la tabla anterior. Cuando se requieren resultados más exactos o cuando
los analitos son ácidos o bases débiles, se realiza una titulación potenciométrica, utilizando
un pHmetro y un electrodo combinado de vidrio.

Valoración redox
Estas valoraciones están basadas en una reacción de redox entre un agente oxidante y un
agente reductor. El agente oxidante (o el agente reductor) se añade en la bureta previamente
lavada con el mismo agente oxidante. El reductor (o el agente oxidante) se añade en el matraz
erlenmeyer, previamente lavado con agua destilada. Como en una valoración ácido-base, la
solución estándar es la que se coloca a menudo en la bureta, y la solución cuya concentración
debe ser determinada se coloca en el matraz. El procedimiento para realizar las valoraciones
redox es similar al requerido para realizar las valoraciones ácido-base.
La mayoría de las veces se utiliza un el potenciómetro o un indicador redox para determinar el
punto final de la valoración. Por ejemplo, cuando uno de los componentes de la valoración es
el agente oxidante dicromato de potasio, el cambio de color de la solución de naranja a verde
no es definido y se utiliza un indicador como la difenilamina. El análisis de vinos para
determinar su contenido de dióxido de azufre requiere el empleo de yodo como un agente
oxidante. En este caso, se utiliza almidón como indicador; un complejo de almidón-yodo azul
se forma en el momento en que un exceso de yodo está presente, señalando así el punto final
de la valoración.
Por otro lado, algunas valoraciones redox no requieren un indicador, debido al color intenso de
alguno de los componentes. Por ejemplo, en una valoración donde está presente el agente
oxidante permanganato de potasio, un color rosado que persiste señala el punto final de la
valoración, y por lo tanto no se requiere ningún indicador particular.

Valoración complexométrica
Estas valoraciones están basadas en la formación de un complejo entre el analito y el
valorante. El agente quelante EDTA se utiliza muy frecuentemente para valorar iones
metálicos en solución. Estas valoraciones generalmente requieren un indicador especializado
que forma complejos más débiles con el analito. Un ejemplo común es el Negro de Eriocromo
T para la valoración de los iones de calcio y magnesio.
Valoración de potencial Zeta
Estas valoraciones son características de sistemas heterogéneos, como los coloides.
El potencial Zeta juega el papel de indicador. Uno de los objetivos es la determinación
del punto isoeléctrico cuando la carga superficial se hace 0. Esto se puede alcanzar
cambiando el pH o añadiendo surfactante. Otro objetivo es la determinación de la dosis óptima
de sustancia química para la floculación o la estabilización.

Medida del punto final de una titulación o valoración

Hay diferentes métodos para determinar el punto final o punto de equivalencia:

 Indicadores: Son sustancias que cambian de color en respuesta a un cambio químico.


 Indicador de pH o indicador ácido-base: Un indicador ácido-base (como
la fenolftaleína) cambia de color dependiendo del pH del medio.
 Indicador Redox. Una gota de disolución de indicador es añadida al principio de la
titulación o valoración; cuando el color cambia, se ha alcanzado el punto final.

 Potenciómetro: Son instrumentos que miden el potencial de electrodo de la disolución. Se


usan para valoraciones redox; el potencial del electrodo de trabajo cambiará bruscamente
en el punto final.
 Medidor de pH o pH-metros: Son potenciómetros que usan un electrodo cuyo potencial
depende de la cantidad de ion H+ presente en la disolución. Es un ejemplo de un
electrodo de ion selectivo que permite medir el pH de la disolución a lo largo de la
valoración. En el punto final, cambiará bruscamente el pH medido. Puede ser un método
más preciso que el uso de indicadores, y es fácil de automatizar.
 Conductancia: La conductividad de una disolución depende de los iones presentes en ella.
Durante muchas titulaciones, la conductividad cambia de modo significativo. Por ejemplo,
durante una valoración ácido-base, los iones H+ y OH- formando agua neutra, H2O. Esto
cambia la conductividad de la disolución. La conductancia total de la disolución depende
también de los otros iones presentes en la disolución (como los contraiones). No todos
ellos contribuyen de igual manera a la conductividad que también dependerá de
la movilidad de cada ion y de la concentración total de iones (fuerza iónica). Luego,
predecir el cambio en la conductividad es más difícil que medirla.
 Cambio de color: En algunas reacciones, la disolución cambia de color sin presencia de
indicador. Es frecuente en valoraciones redox, por ejemplo, cuando los diferentes estados
de oxidación de productos y reactivos poseen diferentes colores.
 Precipitación: Si se forma un sólido en la reacción, y luego precipita. Un ejemplo es la
reacción entre Ag+ y Cl- que forma una sal muy insoluble, AgCl. Esto dificulta determinar
con precisión el punto final. Por ello, a veces se prefiere hacer una titulación inversa.
 Una valoración calorimétrica o titulación isotérmica usa el calor producido o consumido en
la reacción para determinar el punto final. Es un método importante en bioquímica, como
en la determinación de qué substratos se enlazan a las enzimas.
 Titulación termométrica es una técnica muy versátil. Se diferencia de la anterior por el
hecho de que no se determina un aumento o caída de temperatura como indicativo del
punto final, sino que se mide la velocidad de cambio de la temperatura.
 Espectroscopía: Puede usarse para medir la absorción de luz por la disolución durante la
valoración, y si el espectro del reactivo, sustancia patrón o producto es conocido, podría
medirse su evolución con cantidades bastante pequeñas que permitirían conocer el punto
final.
 Amperometría o valoración amperométrica: Se usa como técnica de detección analizando
la corriente eléctrica debida a la oxidación o reducción de los reactivos o productos en un
electrodo de trabajo que dependerá de la concentración de las especies en disolución. El
punto final se detecta por un cambio en la corriente. Este método es el más útil cuando
hay que reducir un exceso de la sustancia valorante (valoración por retroceso), como es el
caso de la valoración de haluros con Ag+.
Valoración por retroceso[editar]
El método de valoración por retroceso se usa cuando se invierte el sentido de la valoración,
cambiando la sustancia a valorar. En vez de valorar el analito original se añade un exceso
conocido de reactivo estándar a la disolución, y luego se valora el exceso. Este método es útil
si el punto final de la valoración por retroceso es más fácil de identificar que el punto final de la
valoración normal. Se usa también si la reacción entre el analito y la sustancia titulante es
extremadamente lenta.

Algunos usos particulares

 La valoración de biocombustible es el acto de determinar la acidez de una muestra de


combustible de origen vegetal mediante la adición de una base a la muestra mientras se
comprueba con papel indicador que el pH final es 7. Sabiendo cuánta base neutraliza una
cantidad de biocombustible, conoceremos cuanta base en total añadiremos al lote
completo.
 La valoración en petroquímica o en la industria alimentaria se usa para definir las
propiedades de aceites, grasas y substancias similares.5
Algunas valoraciones aplicables a lípidos[editar]

 Número ácido: Determina el nivel de ácidos grasos libres presentes en un biocombustible.


El número ácido total es la cantidad de base, expresada en miligramos de hidróxido de
potasio que se requiere para neutralizar todos los componentes acídicos presentes en un
gramo de muestra.
 Grado de acidez: Se realiza una titulación ácido-base con indicador de cambio de color
para determinar el contenido de ácido graso libre en una muestra y comprobar así
su acidez.
 Número de iodo o Índice de yodo: Es una medida del grado de insaturación de los
componentes de una grasa. Será tanto mayor cuanto mayor sea el número de dobles
enlaces C=C por unidad de grasa, utilizándose por ello para comprobar la pureza y la
identidad de las grasas. Es la cantidad (gramos) de yodo absorbidos por 100 gramos
de grasa.
El número de yodo oscila entre 0 (ácidos grasos saturados) a 350. Una valoración redox con
cambio de color permite indicar la cantidad de ácido graso insaturado libre en una muestra.6
 Número de saponificación: La saponificación consiste en una hidrólisis alcalina de una
muestra grasa (con KOH o NaOH). Los lípidos derivados de ácidos grasos (ácidos
monocarboxílicos de cadena larga) dan lugar a sales alcalinas (jabones) y alcohol, que
son fácilmente extraíbles en medio acuoso.
El número de saponificación no es más que los miligramos de KOH necesarios para
saponificar 1 gramo de materia grasa. Esta prueba es otra prueba cualitativa que podemos
aplicar a los lípidos. Esta nos permite ver si el tipo de lípido es saponificable o no. Se realiza
una valoración ácido-base por retroceso con indicador de cambio de color o valoración
potenciométrica para obtener una idea de la longitud media de la cadena de ácidos grasos en
una grasa.

Cómo actuar en caso de un incendio


Saber cómo actuar en caso de incendio multiplica las posibilidades de
supervivencia

8 claves de comportamiento en caso de incendio

1. Abandonar el edificio lo más rápido posible. Esto parece obvio, pero mucha gente
demora la huida por rescatar pertenencias.

2. Usar escaleras en vez de ascensores.

3. Al evacuar, moverse lo más bajo posible. El humo y los gases tóxicos tienden a subir
con el calor. Taparse la boca con ropa para inhalar menos humo y gases.

4. Cerrar las puertas por las que se atraviesa para demorar el avance del fuego.

5. Si se está en una habitación con la puerta cerrada y sale humo por debajo de la
puerta o ésta está caliente, no abrirla; abrir una ventana; si no sale humo por debajo
de la puerta y no está caliente, abrirla lentamente: si hay demasiado humo, o hay
fuego en el corredor, cerrarla inmediatamente.

6. Llamar a los bomberos sólo después de abandonar el edificio.

7. Si sus prendas se prenden fuego, no correr: tirarse al piso, taparse la cara con las
manos, y rodar, rodar, rodar para ahogar las llamas.

8. Enseñar cómo actuar en un incendio a todas las personas que viven en la casa.

Tenga en cuenta que los detectores de humo duplican las estadísticas de supervivencia
en incendios.

Cómo usar el extintor de incendios


El uso correcto del extintor implica cuatro pasos:

1) tirar del cierre de seguridad;


2) apuntar a la base del fuego;
3) apretar el gatillo; y
4) mover el chorro de lado a lado y de atrás a adelante.

.
IMPORTANTE:

Utiliza un extintor de incendios portátil sólo si has recibido capacitación y en las


siguientes situaciones:

- El incendio se encuentra confinado a un espacio pequeño y no se está propagando.


- El cuarto no está repleto de humo.
- Alguien llamó a los bomberos.
- Nunca dirijas la descarga del extintor sobre una persona que está en llamas.