You are on page 1of 2

Los espectáculos de luces con drones se

abren paso en Rusia.


Los drones están ganando popularidad como forma de entretenimiento.

Inspirado en el ilusionista cibernético Marco Tempest, el emprendedor

ruso Mijaíl Kaba se ha convertido en el primer ruso en crear un show de

luces con drones.

Este mes una exhibición en Xi’an, China, ha conseguido el récord Guinnes de vehículos
aéreos sin piloto en un vuelo simultáneo. Las compañías de tecnología han encontrado un
área de interés, el entretenimiento con drones. Intel, que era conocida por sus procesadores
y tabletas es ahora famosa por sus espectáculos de luz con drones.
En Rusia, los hermanos Mijaíl y Maxim Kaba, fundadores de DroneSwarm, se han
convertido en pioneros de los espectáculos de luz con drones. “Siempre he estado en
compañías de software, pero en los últimos cuatro años he estado buscando una nueva
esfera”, declaró Mijaíl a Russia Beyond.

“Los cuadricópteros me cautivaron. He implementado con mi equipo varios proyectos con


drones: envíos, inspecciones de construcción y otros. Sin embargo, todos se han encontrado
con trabas legislativas y de organización”.

Un día Mijaíl vio un video de Marco Tempest, fundador de MagicLab y un ciberilusionista


suizo que vive en Nueva York. Es conocido por sus trucos de magia multimedia y por el
uso de la tecnología para producir sorprendentes ilusiones.

Durante un helador invierno en Rusia, “hacía demasiado frío para volar” como dice Mijaíl,
los hermanos crearon un pequeño espectáculo en casa. Después ajustaron el proyecto para
hacerlo al aire libre y establecieron una nueva compañía.
DroneSwarm tuvo que desarrollar sus propios drones para hacer el espectáculo. Los
hermanos probaron los que estaban disponibles en el mercado y se dieron cuenta de que no
cumplían con sus necesidades. Tuvieron que adaptar los cuadricópteros a sus objetivos... y
al tiempo de Rusia.

DroneSwarm

“Hemos seleccionado un marco, una linterna larga y luminosa, un controlador de vuelo y


otros componentes, teniendo en cuenta el peso y el tamaño de los drones, así como el
tiempo de vuelo. La actual configuración ya ha pasado por diferentes diseños. En nuestro
caso, cada dron debe de ser lo más fiable posible porque la calidad y la belleza de todo el
espectáculo depende de cada uno de ellos”.

Habitualmente los hermanos preparan el plan para el espectáculo con antelación. Primero lo
hacen en papel, luego en el ordenador y, posteriormente, en un simulador de vuelo. Según
Mijaíl Kaba, los clientes de DroneSwarm van desde autoridades locales que organizan
eventos públicos hasta personas que organizan su propia boda o una fiesta privada.

DroneSwarm
“No hemos mostrado nuestro espectáculo fuera del país pero ya hemos estado hablando de
las oportunidades para hacerlo”, comenta Kaba a Russia Beyond.
Así de maravilloso se ve San Petersburgo desde un dron.