You are on page 1of 15

CLIMA

2. CLIMA Y DINÁMICA MARINA

8. 1
2.
TEMPERATURA DEL OCÉANO

8. 1
8.1. INTRODUCCIÓN
La evaluación de las variaciones en el océano a largo plazo es una de las claves para entender cómo el clima está
cambiando y para identificar los mecanismos que lo controlan. El aumento de temperatura en los océanos, la subida del
nivel del mar y el deshielo de los glaciares son algunas de las respuestas conocidas a los cambios naturales y/o
antropogénicos que ponen de relieve el importante papel del océano en el cambio climático.
La temperatura superficial del mar (SST) es una variable física importante de los océanos para la cual existe un registro
exhaustivo. Por ello, las tendencias en SST se utilizan generalmente como indicador para evaluar la incidencia del cambio
climático. La temperatura superficial de los océanos varía principalmente con la latitud, las aguas más cálidas están en el
ecuador y las aguas más frías en las regiones árticas y antárticas. Además de con la temperatura del aire, la temperatura de
la superficie del mar varía en función de los patrones de circulación de los océanos que transportan de agua fría y caliente
por todo el planeta.
Además, debido a que los océanos interactúan constantemente con la atmósfera, la temperatura superficial del océano
también pueden tener efectos profundos en el clima global. Sobre la base de los cambios en la temperatura superficial del
océano, se estima que ha aumentado la cantidad de vapor de agua atmosférico sobre los océanos en aproximadamente un
5% durante el siglo XX. Este vapor de agua alimenta sistemas meteorológicos que producen precipitación, y el aumento de
vapor de agua aumenta el riesgo de lluvia y nieve. Por tanto, los cambios en la temperatura superficial del océano también
pueden cambiar los patrones de precipitación, que podría dar lugar a sequías en algunas zonas.
Los registros que caracterizan niveles más profundos son menos detallados y completos pero hay evidencias suficientes
para confirmar que las masas de agua de la termoclina permanente se encuentran en proceso de calentamiento y aumento
progresivo de la salinidad prácticamente en todo el mundo (según se recoge en los informes del Panel Intergubernamental
del Cambio Climático.
Por otra parte, los océanos constituyen uno de los principales destinos finales del “carbono antropogénico” y la reserva más
importante de carbono activo del planeta. Absorben cerca del 25% del CO 2 emitido y almacenan inmensas cantidades de
calor y humedad, amortiguando los cambios climáticos, pero prolongándolos en el tiempo una vez que se producen. De
esta forma, las aguas de los océanos están aumentando en temperatura y acidez y disminuyendo en concentración d e
oxígeno. Todos estos cambios se piensa que pueden producir efectos irreversibles a corto y medio plazo en los ciclos
biogeoquímicos, los ecosistemas marinos y su biodiversidad.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que, aún bajo una situación de calentamiento generalizado, la respuesta del sistema
climático atmósfera-océano nunca será homogénea puesto que los sistemas dinámicos que redistribuyen el calor (vientos y
corrientes marinas) se ven a su vez distorsionados.
Relación de la temperatura oceánica con la NAO

La alternancia de las fases de la NAO afecta a las propiedades y circulación del océano en dos escalas temporales
distintas. Por un lado y de forma casi inmediata, los cambios se expresan a través de la temperatura superficial,
profundidad de la capa de mezcla, cantidad de calor en las capas superiores del océano, transporte superficial de Ekman y
cobertura de hielos marinos. En mar abierto, la variabilidad interanual de la temperatura superficial del mar (SST) es
explicada en un 50% por la NAO. No obstante, esta relación no permanece consistente para el desarrollo local de
afloramientos costeros1.

En el oeste africano, los vientos anómalamente intensos del nordeste durante la NAO positiva, incrementan los flujos
superficiales de calor hacia la atmósfera, enfriando la superficie del mar. De esta forma las anomalías de SST están
controladas en principio por cambios en el viento superficial y en el intercambio atmósfera‐océano asociados con las
variaciones de la NAO.

1Helmke, P. 2003. Remote sensing of the Northwest African upwelling and its production dynamics. Tesis doctoral. Universität Bremen,
Alemania. 165 pp

8. 2
8.2. SITUACIÓN ACTUAL EN CANARIAS
Se han realizado numerosos estudios que analizan los distintos datos disponibles para evaluar las tendencias en las
temperaturas del mar. Seguidamente se sintetizan los resultados:

a. EVOLUCIÓN DE LA SST EN LOS ÚLTIMOS AÑOS A NIVEL GLOBAL

 La tendencia global de la temperatura superficial del mar (SST) en los últimos 130 años presenta un calentamiento del
océano más bien notable y preocupante desde principios de los 80. Se trata del calentamiento más fuerte y más largo
jamás observado en las últimas décadas con una tasa de calentamiento global cercano a 0,2º C por década, que
supone un valor más de tres veces superior a la media de calentamiento observado en los últimos 60 años (1915-
1975).
 En la Gráfico 1 se representa la variación de la temperatura en el periodo 1961-1990. Los puntos representan los
valores anuales, las líneas continuas son las medias de 10 años, y las áreas sombreadas indican los intervalos de
incertidumbre en torno a las medias.

Gráfico 1.- Cambios observados en (a) la temperatura media global, (b) el aumento medio del nivel del mar global de mareógrafos (azul) y de datos
satelitales (rojo), y (c) la cubierta de nieve del Hemisferio Norte para marzo-abril.
Fuente: Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de 2007. Marine Board – European Science Foundation, 2007

 Del análisis de los datos de la Figura 1 se desprende que la temperatura superficial del mar aumentó durante el siglo
XX. De 1901 a 2009, la temperatura se elevó a una tasa promedio de 0,12 grados por década. Durante los últimos 30
años, las temperaturas superficiales del mar han aumentado más rápidamente a un ritmo de 0,21 grados por década.
Las temperaturas de la superficie del mar han sido más altas durante las últimas tres décadas que en cualquier otro
momento desde 1880. Los mayores aumentos en la temperatura superficial del mar se han producido en dos
momentos fundamentales: entre 1910 y 1940, y desde 1970 hasta la actualidad. Las temperaturas de la superficie del
mar parecen haberse enfriado entre 1880 y 1910.
 Existe la percepción de que la tendencia al calentamiento está ocurriendo en el Atlántico Norte en su conjunto (por
ejemplo, Casey y Cornillon, 2001 2) y en las regiones costeras, en particular, (por ejemplo, Lemos y 'Sanso, 2006 3) y

2Casey, K., and P. Cornillon (2001), Global and regional sea surface temperature trends, J. Clim., 14, 3801– 3818.
3Lemos, R. T., and B. Sanso (2006), Spatio-temporal variability of ocean temperature in the Portugal Current System, J. Geophys. Res.,
111, C04010, doi:10.1029/2005JC003051.

8. 3
algunas consecuencias, como la distribución más septentrional de especies de peces tropicales, se observaron ya en
las costas del Atlántico NE.
 Las tendencias en contenido térmico y nivel del mar se han acentuado especialmente las últimas décadas y
particularmente la región de la termoclina permanente del Atlántico Norte que ha sufrido recientemente un
calentamiento muy acusado

b. SITUACIÓN DE LA SST EN EL SURESTE DEL ATLÁNTICO NORTE

En la siguiente figura se observan las diferentes tasas de calentamiento observado en la región del noroeste de África
durante el período 1985-2006: (Gómez-Gesteira et al. 2008)

Figura 1: Diferentes tasas de calentamiento observado en la región del noroeste de África desde 1985 hasta 2006.
El mapa de color se corresponde con el incremento de SST (en ◦C siglo-1). (Gómez-Gesteira et al. 2008)

 Las tendencias globales de las series climatológicas de las temperaturas en la zona del sureste del Atlántico Norte
presentan un incremento en 0.63ºC en diez años. Este resultado tiene una doble lectura: por un lado, se puede
interpretar como un calentamiento de la superficie del océano, aunque resulta desproporcionado para el intervalo tan
corto de tiempo; y por otro, parece estar relacionado con variaciones de décadas presente en la temperatura
superficial. El último aspecto se observa al analizar la tendencia en los últimos 135 años de los datos históricos, con la
presencia de episodios similares al descrito en la década de los 1980. (Borges Méndez, 2000)
 Una intensificación del afloramiento costero (upwelling) se midió desde 1987 hasta 2006 a lo largo de toda la costa del
noroeste de África. Esta intensificación es la consecuencia de un mayor aumento de la temperatura de las aguas mar
adentro con respecto a las aguas costeras. Para el período de tiempo total, el aumento de la temperatura superficial del
mar (SST) costero/aguas de alta mar oscila entre 1.0/1.8°C y 1.4/2.0°C en Cabo Ghir y Cabo Blanc, respectivamente.
Sin embargo, este cambio no está totalmente correlacionado con un aumento en la tensión del viento paralela a la
costa, que se mantiene prácticamente estable durante el período de 1992 a 2006 (Marcello et al, 2011).

8. 4
Figura 2.- Mapas de medias mensuales del vector de viento en la superficie y las temperaturas de superficie para marzo, agosto y octubre, basada en la
base de datos histórica COADS. (Navarro-Pérez & Barton, 2001)

 El patrón en las isotermas refleja la estructura de la circulación del giro subtropical y el predominio del afloramiento
costero en la parte central de la región, donde las temperaturas costeras son más frías que las del mar abierto.
(Navarro-Pérez & Barton, 2001)
 En la sub-región marroquí de la CANC, Ould-Dedah et al. (1999) 4 realizaron un análisis de los datos de temperatura
media superficial del mar de COADS en cuadrículas de 2ºx2º en el período 1946-1988. En contraste con la situación
Ibérica llegaron a la conclusión de que las aguas costeras sufrieron un enfriamiento entre 20 y 26ºN. Sin embargo, un
análisis basado en satélites de la SST muestra un calentamiento general en toda la región desde 1986, con la mayor
variabilidad en el sub-región mauritano-senegalesa de la CANC. En general, la evidencia indica calentamiento cerca de
la costa, con posibilidad de zonas localizadas anómalas de enfriamiento 5. (Arístegui et al, 2009)
 Estudios recientes indican que, durante el periodo 1982-2010, el gradiente latitudinal observado en las tendencias de
calentamiento de la superficie marina (SST) puede explicarse en términos de las tendencias de la temperatura del aire
y que en esta zona la tasa de calentamiento del océano es más alta que la de las aguas costeras en la mayor parte de
las latitudes. Este aumento de la diferencia de temperatura entre las aguas costeras se explica por el fortalecimiento
del ecosistema de surgencia en esta zona. También se ha apreciado una correlación positiva entre el índice del
Atlantico Este extendido de invierno (Extended winter EA index) con el incremento de las temperaturas superficiales del
mar (SST) al año siguiente (Santos et al., 2012)

4 Ould-Dedah, S., Wiseman Jr., W.J., Shaw, R.F., 1999. Spatial and temporal trends of sea surface temperature in the northwest African
region. Oceanologica Acta 22, 265–279.
5 Demarcq, H., this issue. Recent trends in primary production in upwelling areas. Progress in Oceanography

8. 5
Figura 3. Tendencias decenales en la temperatura superficial del mar (SST;ºC), calculadas a partir de las anomalías de SST mensuales durante el período
1982-2010. (Santos et al., 2012)

c. SITUACIÓN DE LA SST EN CANARIAS

 Las islas Canarias se encuentran en la zona de transición entre las aguas frías del afloramiento costero sahariano y las
oceánicas más cálidas situadas al oeste, lo cual, junto a su disposición alineada en sentido este-oeste, permite la
existencia de un marcado gradiente térmico entre las islas orientales y las occidentales (la diferencia de temperatura
entre los dos extremos del archipiélago es tan sólo de 0,5 °C, encontrándose el agua más caliente en el oeste.
(Navarro-Pérez & Barton, 2001). La otra característica de la temperatura de las aguas es el limitado rango de variación
invierno-verano, en comparación con otras zonas templadas y subtropicales próximas, oscilando normalmente sus
valores extremos actuales entre los 17.5º y 25º C. (Brito, 2008)
 Un estudio de los datos disponibles para las islas Canarias del período 1948-2006 (Gráfico 2) muestra una fase de
progresivo aumento en las últimas décadas (media de 21.11 ºC), después de un periodo anterior más frío (en la
década de 1970 la media fue de 20.33 ºC), con el máximo valor en 1997 (21.66 ºC) y una serie de años también muy
cálidos posteriores como 2003 y 2004. La tendencia es clara al aumento, si bien el proceso no es uniforme y se
producen ciertas alternancias de años más fríos y cálidos y también fenómenos esporádicos de intenso calentamiento
en verano, como el ocurrido en 2004, cuando se registraron las temperaturas superficiales más altas conocidas en las
islas, llegándose a los 27º-28º C; durante un periodo largo de julio-agosto se retiró el Alisio, disminuyó el afloramiento
sahariano y se calentó notablemente el agua, de forma que nos alcanzó el frente térmico tropical. (Brito, 2008)

Gráfico 2. Evolución de la temperatura superficial del mar canario en el periodo 1948 a 2006, diferenciando entre los sectores más frío (curva inferior)
y más cálido (curva superior). Fuente: Kalnay et al., 1996 en Brito, 2008

8. 6
 La temperatura media superficial en la zona oscila actualmente entre aproximadamente 18 y 25º C y ha experimentado
un incremento de algo más de 1º C desde mediados de la década de 1980 (Gráficos 3, 4 y 5), según los datos del
reanálisis NCEP corroborados por mediciones en boyas oceanográficas. (Brito, 2011).
 Esta subida ha sido gradual, pero con importantes variaciones interanuales y picos extremos (pulsos) de temperaturas
altas como los ocurridos en los inviernos de 1998 y 2010 (Gráfico 4) y en el verano de 2004 (Gráfico 5). (Brito, 2011)

Anomalías Térmicas Anuales


SST Canarias
1.5
ºC
1

0.5

-0.5

-1
48
51
54
57
60

63
66
69
72
75
78
81
84
87
90
93
96
99
02
05
08
19
19
19
19
19

19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
19
20
20
20
Gráfico 3. Anomalías anuales de la temperatura media superficial del mar (SST) para el periodo 1948-2010 respecto a la media del periodo 1951-1980
(20.7º C) en Canarias. Fuente: Brito, 2011

Anomalía Térmica Invierno

2
ºC
1.5

0.5

-0.5

-1
48

51
54
57
60

63
66
69

72
75
78
81

84
87
90

93
96
99
02

05
08
19

19
19
19
19

19
19
19

19
19
19
19

19
19
19

19
19
19
20

20
20

Gráfico 5. Anomalías anuales de la temperatura media superficial del mar (SST) en invierno (enero-marzo) para el periodo 1948-2010 respecto a la media
del periodo 1951-1980 (18.8º C) en Canarias. Fuente: Brito, 2011

Anomalía Térmiva Verano

1.5
ºC
1

0.5

-0.5

-1
48

51

54

57

60

63

66

69

72

75

78

81

84

87

90

93

96

99

02

05

08
19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

19

20

20

20

Gráfico 6. Anomalías anuales de la temperatura media superficial del mar (SST) en verano (agosto-octubre) para el periodo 1948-2010 respecto a la media
del periodo 1951-1980 (22.6º C) en Canarias. Fuente: Brito, 2011

 En el estudio realizado en el ESTOC se observa una variación estacional en la temperatura de la superficie de 4°C -
6°C (de 18°C a 24°C). El efecto combinado de la corriente de Canarias y el afloramiento costero (upwelling) del
noroeste de África, es el responsable de esta situación. (González-Dávila et al, 2003)

8. 7
Gráfico 7.- Datos de temperatura superficial en la estación ESTOC (Rodríguez Ucha, 2006)

Figura 4: Temperaturas de la superficie marina obtenidas tratando los datos con el software DIVA que da mayor resolución en las zonas costeras
Fuente: Troupin et al, 2008

 Sin embargo, se ha comprobado la baja estacionalidad de la temperatura superficial del mar en la zona sur de los 16ºN
de latitud debido a la influencia de la climatología subtropical. En esa zona el armónico anual es apenas significativo,
llegando en series localizadas en latitudes inferiores a los 10ºN a perderse. (Borges Méndez, 2000)
Periodicidades dominantes que presentan las series históricas COADS
 A parte de las señales dominantes, la anual y semianual, la mayor parte de las series históricas COADS
(Comprehensive Ocean Atmosphere Data Set) presentan señales significativas cuyas periodicidades dominantes se
pueden agrupar en: 1) Señales interdecadales de período 20 y 13 años generalizadas en toda la región. 2) Señales de
períodos 10,6-5 y 4 años en grandes zonas. 3) Señales con períodos 1,5 a 8 años se distribuyen de forma irregular en
zonas delimitadas. (Borges Méndez, 2000)
 Un estudio de las series históricas COADS de los últimos 40 años de parámetros atmosféricos de Canarias, define una
serie de armónicos con variabilidades de décadas a meses. Los armónicos de periodicidades en tomo a 20 años están
relacionados con cambios en la circulación del giro subtropical; las periodicidades alrededor de 11 años están
relacionados con cambios en el ciclo de manchas solares; las periodicidades interanuales están relacionadas con la
generación de ondas de Rosbby y los eventos de El Niño y La Niña; las periodicidades anuales asociadas a la

8. 8
estacionalidad; las periodicidades semianuales asociadas a magnitudes atmosféricas y las periodicidades de días a
meses asociadas a fenómenos a mesoescala (Borges Méndez, 2000)

d. COLUMNA DE AGUA

 En el estudio realizado del tramo de la columna de agua correspondiente al Agua Central Nordatlántica del Este
(ACNAE) en el ESTOC, se han obtenido las características termohalinas y su variabilidad temporal, calculando también
otras variables dependientes que facilitan la determinación de las Masas de Agua. A su vez, se ha llevado a cabo un
amplio estudio del Agua Superficial (AS), obteniendo los ciclos estacionales cuya amplitud térmica es de 2.7ºC/año,
correspondiente a valores de 17.9 y 23.6 ºC y una Salinidad en superficie con un rango máximo entre 36.6 a 37.2. Su
desviación estándar anual máxima en superficie es del orden de 1,5 ºC en Temperatura y 0.12 en Salinidad y su
variabilidad interanual máxima se centra en la profundidad correspondiente a la termoclina estacional con un valor de
0.6 ºC y una Salinidad de 0.08. Además, se buscaba la conexión de este Agua Superficial (AS) con el Agua Central
Noratlántica del Este (ACNAE), calculando las profundidades de la capa mezclada invernal, que presentan valores
entre 1 10 y 180 db y de la termoclina estacional cuyos valores están entre 25 y 75 db. Se observa también que la
termoclina estacional muestra una tendencia a emerger a lo largo del periodo estudiado. (Cianca, 2003)
 Durante la última década en la región de Canarias ha habido un aumento estadísticamente significativo en la
temperatura y la salinidad sobre isobaras entre 1.500 y 2.300 db. El aumento máximo que se encuentra a 1.600 db, se
está produciendo a un ritmo de 0,29ºC de temperatura y 0,047 de salinidad por década. (Benítez-Barrios et al, 2008)
 La parte inferior del NACW se enfrió y se endulzó en las superficies neutras, lo que sugiere cambios en los flujos de
agua dulce en la región de afloramiento. Sin embargo, la señal en aguas profundas (1.500-2.300 db) se debe
principalmente a un desplazamiento hacia debajo de estas superficies, aunque se observa la influencia de MW.
(Benítez-Barrios et al, 2008)
 Los cambios en la temperatura subsuperficial (y en otros parámetros, como la salinidad) no ocurren de manera
uniforme en el tiempo y el espacio (Benítez-Barrios et al, 2008)

Figura 5. Ciclo estacional (b) y variabilidad interanual (c) de la SST en un punto representativo de la Demarcación Canaria (a). El registro
reconstrucción SST de la NOAA (Reynolds et al., 2002) que ofrece datos semanales en una malla de 1x1 desde principios de los 80.

 En la Figura 5 se muestra un ejemplo de la variabilidad interanual en un punto concreto oceánico representativo de la


Demarcación. La diferencia entre períodos anómalamente cálidos o fríos (en escalas temporales desde semanales
hasta estacionales) suele ser inferior a los 2°C y rara vez excede los 3°C. La Demarcación está sometida a una
tendencia al calentamiento del orden de 0,02‐0,03°C/década a excepción de la franja más próxima al continente
africano. Por tanto, el estado ambiental actual es de tendencia generalizada al calentamiento. (IEO, 2012)
 Los registros que caracterizan niveles más profundos para el caso del Atlántico subtropical, (Figura 6) en las
estaciones fijas de la demarcación, presentan un calentamiento (0,11±0,13°C) e incremento en salinidad (0,014±0,026

8. 9
psu) que no es estadísticamente significativo para la capa representativa de las masas de agua de la termoclina y
ligero enfriamiento (‐0,01±0,01°C) y descenso en salinidad (‐0,002±0,002 psu) para la capas más profundas. (IEO,
2012)

Figura 6. (a) Ubicación de las estaciones 6‐17 de la Radial profunda de Canarias.(b) Evolución del diagrama ΘS para la estación 10, distinguiendo
diferentes periodos por medio de colores. (c) Evolución de la temperatura promedio en las estaciones 6‐17 en las capas representativas de las aguas
centrales (200–600 dbar), intermedias (600‐1600dbar) y profundas (1600‐2400 dbar y 2400‐3600 dbar). (d) Evolución de la salinidad promedio como
en (c).Tomado Vélez‐Belchí et al., 2012.

 Tal y como muestra los datos de las estaciones fijas de la demarcación, los cambios a niveles intermedios no son
estadísticamente significativos. Estas discrepancias aparentes son coherentes con los resultados del estudio realizado
por Vélez‐Belchí et al. (2011), donde se documentó un intenso enfriamiento en el Atlántico centro subtropical, entre
1998 y 2004, que ha devuelto las condiciones de las aguas intermedias a los niveles encontradas antes de 1981, y por
tanto indicando que el orden del magnitud de las señales decadales puede enmascarar los cambios a larga escala.
(IEO, 2012)

8.3. EVOLUCIÓN ESPERADA


 Los informes del Panel Intergubernamental del Cambio Climático recopilan la información científica disponible y
presenta los escenarios globales y regionales más plausibles cara al futuro. En ellos se plantea un escenario futuro en
el cual el frente polar se retirará más al norte, intensificándose las características meridionales en la Demarcación. Esto
se traduce en aguas progresivamente más calientes y más salinas en las porciones más superficiales del océano. A
nivel global se ha planteado la posibilidad de que la circulación meridional de retorno en el Atlántico se pueda ralentizar
o detener, lo cual conllevaría consecuencias notables en el océano y en el c lima. (IEO, 2012)
 El aumento de la temperatura del agua del mar puede conducir a un aumento de la estratificación marina y
consecuentemente a cambios en el sistema circulatorio; asimismo puede dar lugar a la migración de algunas especies
o al aumento de las proliferaciones de algas, con incidencias importantes para el sector de la acuicultura o turístico.
(Gobierno de Canarias – ACDSyCC, 2010)
 Las previsiones recientes para el área hablan de un aumento de entre 1,5 y 2 ºC al final de la presente centuria (IPCC,
2007; Brito, 2011)
 Se ha sugerido que un mundo más cálido daría lugar a un fuerte gradiente de temperatura tierra-mar, vientos más
fuertes favorables a los afloramientos costeros y el aumento de la productividad en los Ecosistemas de Surgencia del

8. 10
Margen Este (EBUE). Recientes observaciones del viento in situ no apoyan de manera uniforme esta hipótesis y el
debate continuará. (Chávez & Messié, 2009)
 Aunque hay algunos resultados contradictorios, la mayoría de la evidencia sugiere que la región de la CANC en su
conjunto ha estado experimentando un calentamiento progresivo y una disminución de la productividad en los últimos
20 años. Sin embargo, esta tendencia general parece no reflejarse directamente en las pesquerías del ecosistema
CANC. (Arístegui et al, 2009)
 Otros autores indican que fuertes vientos costeros calientes como los que se producen durante los episodios de El
Niño frente a Perú, reducen la productividad por el aumento de la profundidad la nutriclina. Por otro lado las
condiciones glaciales parecen conducir a unas condiciones de baja productividad similares. (Chávez & Messié, 2009)

8.4. PROBABILIDAD
 No hay disponibilidad de datos.

8.5. CONSECUENCIAS
 Diversos trabajos han puesto de manifiesto que el incremento de la temperatura del mar en zonas subtropicales y
templadas está influyendo sobre los organismos marinos de diferentes formas: 1) aparición de nuevas especies de
origen meridional, procedentes por lo tanto de latitudes más cálidas; 2) incremento de las poblaciones de las especies
nativas termófilas mediante reclutamientos muy exitosos o llegada de individuos foráneos; 3) desaparición o
enrarecimiento de especies de origen septentrional, es decir, de afinidades más frías; y 4) cambios en la fenología de
las especies (migraciones, épocas de reproducción, crecimiento, duración de la fase larvaria, etc.). (Brito, 2008; EPA,
2010)
 Es preciso tener en cuenta que algunas cianobacterias, así como otros componentes del plancton (dinoflagelados)
cuya presencia parece actualmente posible por el aumento de las temperaturas (al parecer algunos ya se han
detectado), son productores de toxinas bioacumulativas que se concentran a lo largo de las cadenas tróficas. (Brito,
2008)
 A largo plazo, los aumentos en la temperatura superficial del mar también puede reducir la cantidad de nutrientes
suministrados a las aguas superficiales del mar profundo (upwelling), lo que lleva a la disminución de las poblaciones
de peces. (EPA, 2010)
 En este sentido, tanto los modelos predictivos como los datos experimentales de que se dispone indican que el
aumento de la temperatura oceánica, debido al incremento del efecto de invernadero, produce un aumento progresivo
de la estratificación en las aguas superficiales en regiones tropicales y templadas. Las consecuencias son una
reducción en el aporte de nutrientes a la zona fótica (donde al fitoplancton le llega luz para fotosintetizar), con la
consecuente disminución de la producción primaria a nivel global, disminuyendo la eficiencia de la bomba biológica.
Las especies de fitoplancton más grandes (e.g. diatomeas, cocolitofóridos), que a su vez contribuyen más a la
captación de CO 2 y al transporte de carbono hacia aguas profundas, son sustituidas por especies más pequeñas
(flagelados y cianobacterias), con menos requerimientos nutritivos, pero con menor productividad y tasas de
sedimentación casi despreciables. En condiciones de oligotrofia extrema y temperaturas altas, las cianobacterias
fijadoras de N2 pueden llegar a predominar, alterando el ciclo de nitrógeno en los océanos, debido a su alta capacidad
de fijar nitrógeno molecular en relación al carbono (Hutchings et al., 2007). El calentamiento oceánico está generando
una migración hacia los polos de los límites geográficos que separan las actuales provincias biogeográficas,
expandiendo la distribución de especies de regiones cálidas hacia latitudes septentrionales. (Arístegui, 2011)
 Los ecosistemas están en un proceso de meridionalización, incluyendo una reducción en la producción primaria y
desplazamiento al norte de la distribución de especies en toda la cadena trófica (desde plancton hasta peces
incluyendo bosques de algas). (IEO, 2012)
 El aumento observado en la temperatura de las aguas de termoclina ha propiciado el movimiento hacia el norte de
especies subtropicales (Philippart et al., 2011; IEO, 2012)

8. 11
 El calentamiento de los océanos está provocando un aumento de la estratificación. Esto tiene consecuencias
importantes en las regiones de afloramiento costero (upwelling), ya que el contenido de oxígeno disminuye con el
aumento de la producción biológica, promoviendo entornos subóxicas o anaeróbicos. Esto afecta no sólo la distribución
vertical de los organismos marinos, sino también la estructura y el funcionamiento de la cadena alimentaria entera.
(Fréon et al, 2009)
 Los efectos negativos del aumento de la TSM en las tendencias de clorofila son particularmente pronunciadas en los
océanos tropicales y subtropicales, donde el aumento de la estratificación limita el aporte de nutrientes. Aunque la
variabilidad climática regional puede inducir variación en torno a estas tendencias a largo plazo (los procesos costeros
como la escorrentía pueden modificar las tendencias de clorofila en aguas cercanas a la costa), los descensos globales
a largo plazo observados son inequívocos. (Boyce et al, 2010)
 A nivel de comunidades planctónicas hay poca información al respecto de la influencia del calentamiento global sobre
la variabilidad temporal del plancton. Recientemente, Schmoker (2010) en un estudio anual (con una resolución entre
semanal y quincenal) comparó la variabilidad de las comunidades planctónica en dos años cálidos (2006-2007)
respecto a un año más frío (2005). Observó que diferencias de 0.5ºC por año afectan de forma importante, reduciendo
la concentración final de clorofila y modificando la estructura de las comunidades planctónicas. (Arístegui, 2011)
 En Canarias ya se han documentado distintos efectos:
o Aparición de corales de aguas cálidas, del género Millepora en el Atlántico Oriental subtropical (Tenerife,
islas Canarias), once grados de latitud al norte de su límite septentrional conocido en las islas de Cabo Verde
(Brito et al. 2010). También se ha registrado un elevado incremento de las especies tropicales en la zona
Clemente et al. (2011). (IEO, 2012)
o Incremento de las zonas bentónicas desoladas como consecuencia del asentamiento de erizo de mar
(Diadema aff. antillarum) en un escenario de calentamiento global (Hernández et al, 2010; IEO, 2012)
o El calentamiento superficial del mar (hasta 1 ºC por década) y la disminución en clorofila (hasta 1 mg de
clorofila a por década) han sido especialmente intensos en la región entre las Islas Canarias y Cabo Blanco,
favoreciendo el desarrollo de especies tropicales en las aguas del Archipiélago. (Arístegui, 2011)
o Variación rangos de distribución de la sardina (Sardina pilchardus) y la alacha (Sardinella aurita) en el norte
de África. La expansión hacia el sur de las poblaciones de sardina (de aguas más frías) hacia Cabo Blanco
en la década de 1970 se debió a un reforzamiento en la intensidad del afloramiento y por lo tanto a la mayor
abundancia de fitoplancton (la base de su alimentación), desplazando a la alacha (con una dieta basada en
zooplancton) hacia regiones más cálidas. Más recientemente, sin embargo, la sardina de las costas
marroquíes y mauritanas sufrió un colapso, pasando de 5 millones de toneladas de capturas en 1996 a
menos de 1 millón en 1997, sin ningún motivo aparente de sobrepesca. El colapso coincidió con un
desplazamiento hacia el norte del límite entre las aguas centrales Atlánticas del norte y del sur que introdujo
aguas poco oxigenadas al norte de Cabo Blanco, reduciendo el hábitat favorable para la sardina. Este
calentamiento intenso entre 1995 y 1997 parece ser un episodio extremo de un calentamiento más gradual
que ha conducido en las últimas dos décadas a la presencia de especies de peces tropicales al norte de
Cabo Blanco y alrededor de las Islas Canarias (Arístegui et al., 2009; Arístegui, 2011)
o En Agosto de 2004 se produjo un episodio de calentamiento extremo en el Archipiélago, alcanzándose e
incluso superándose los 27 ºC en muchas zonas, en el curso de un evento climático muy particular que
conllevó la retirada de los vientos alisios y la entrada de aire africano cálido cargado de polvo (calima). La
coincidencia de las aguas calientes y la entrada de oligoelementos limitantes para la producción
fitoplanctónica aportados por la calima, como es el hierro, produjo la aparición de grandes manchas a modo
de suciedad en la superficie del agua, nunca vistas anteriormente, que resultaron estar formadas por una
cianobacteria que utiliza el nitrógeno del aire 6. (Brito, 2008). Se produjeron acumulaciones masivas de la
cianobacteria diazotrófica Trichodesmium. Esta especie, formadora de “blooms” en regiones más tropicales
(y que puede llegar a ser tóxica en ciertas ocasiones), podría extenderse en un futuro si el calentamiento del

6Ramos, A.G., A. Martel, G.A. Codd, E. Soler, J. Coca, A. Redondo, L.F. Morrison, J.S. Metcalf, A. Ojeda, S. Suárez & M. Petit (2005).
Bloom of the marine diazotrophic cyanobacterium Trichodesmium erythraeum in the Northwest African upwelling. Mar. Ecol. Prog. Ser.
301: 303-305.

8. 12
agua superficial persiste al mismo ritmo que los últimos años, reduciéndose los aportes de nutrientes por
procesos de mezcla y disminuyendo la productividad primaria. (Arístegui, 2011)

8.6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


 Arístegui, J., Barton, E.D., Álvarez-Salgado, X. A., Santos, A. M. P., Figueiras, F. G., Kifani, S., Hernández-León, S., Mason,
E., Machú, E. Demarcq, H. 2009. “Sub-regional ecosystem variability in the Canary Current upwelling”. Prog. Oceanogr.,
doi:10.1016/j.pocean.2009.07.031
 Arístegui, J., 2011. “El océano como regulador del cambio climático: indicadores oceánicos de la perturbación antropogénica.”
“Cambio Climático en Canarias. Conferencias de Invierno 2011” Organizadas por la Agencia Canaria de desarrollo sostenible
y cambio climático, y celebradas en el Museo de la ciencia y el cosmos, de La Laguna.
 Benítez-Barrios, V.M., Hernández-Guerra, A., Vélez-Belchí, P., Machín,F., and Fraile-Nuez, E .2008. Recent changes in
subsurface temperature and salinity in the Canary region, Geophys. Res. Lett., 35, L07603, doi: 10.1029/2008GL033329.
 Borges Méndez, R. 2000. Variabilidad de la temperatura superficial del mar en el sureste del Atlántico Norte. Tesis Doctoral.
ULGC
 Boyce, D.G., M.R. Lewis & B. Worm. 2010. Global Phytoplancton decline over the past century Nature, 466: 591-596
 Brito, A., 2008. Influencia del calentamiento global sobre la biodiversidad marina de las islas Canarias, en Afonso-Carrillo (Ed.)
Naturaleza amenazada por los cambios en el clima. Actas III Semana Científica Telesforo Bravo. Instituto de Estudios
Hispánicos de Canarias
 Brito, A., 2011. Impactos del cambio climático en la biodiversidad marina: los datos conocidos y el escenario previsible.
“CAMBIO CLIMÁTICO EN CANARIAS. Conferencias de Invierno 2011” Organizadas por la Agencia Canaria de desarrollo
sostenible y cambio climático, y celebradas en el Museo de la ciencia y el cosmos, de La Laguna
 Brito, A., Rodríguez, A., Monterroso, O., González, A.J., Clemente, S., Hernández, J.C. y Viera, F.J. 2009. Sobre la presencia
de hidrocorales del género Millepora (Hydrozoa: Milleporidae) en el Atlántico Oriental Subtropical (Islas Canarias) y su
relación con eventos climáticos. Rev. Acad. Canar. Cienc., XXI (Núms. 3-4), 35-44
 Cianca Aguilar, A. 2003. Agua Central Noratlántica. Modos y variabilidad en El Atlántico Centro Oriental (ESTOC). Tesis
Doctoral. ULPGC
 Chávez, F.P., Messié, M. 2009. “A comparison of Eastern Boundary Upwelling Ecosystems.” Prog. Oceanogr.,
doi:10.1016/j.pocean.2009.07.032
 Gobierno de Canarias – Agencia Canaria de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático, 2010. Estudio previo. Plan Canario de
Adaptación al Cambio Climático: AFECCIONES SOBRE INFRAESTRUCTURAS COSTERAS Y LITORAL.
 Gómez-Gesteira, M., de Castro, M., Álvarez, I., Lorenzo, M.N., Gesteira, J. L. G., amd Crespo, A. J. C. 2008. “Spatio-temporal
Upwelling Trends along the Canary Upwelling System (1967–2006). Trends and Directions in Climate Research”. Ann. N.Y.
Acad. Sci. 1146: 320–337.
 González-Dávila, M., Santana-Casiano, J. M., Rueda, Mª. J., Llinás, O. and González-Dávila, E. F. 2003. Seasonal and
interannual variability of sea-surface carbon dioxide species at the European Station for Time Series in the Ocean at the
Canary Islands (ESTOC) between 1996 and 2000. Global Biogeochem. Cycles, 17(3), 1076, doi:10.1029/2002GB001993
 IEO. 2012. “Estrategia Marina. Demarcación Marina Canaria. Parte IV. Descriptores del buen estado ambiental .Descriptor 7:
Condiciones Hidrográficas”
 Marcello, Javier, Hernández-Guerra, Alonso, Eugenio, Francisco and Fonte, Abenauara. 2011. “Seasonal and temporal study
of the northwest African upwelling system”, International Journal of Remote Sensing, 32: 7, 1843 — 1859
 Marine Board – European Science Foundation, 2007. Impact of Climate Change on European Coastal and Marine
Environment. Marine Board Position Paper 9.
 Meiners Mandujano, C.G., 2007. “Importancia de la variabilidad climática en las pesquerías y biología de la merluza europea
Merluccius merluccius (Linnaeus, 1758) de la costa Noroccidental Africana”. Tesis Doctoral. UPC.
 Navarro-Pérez & Barton. 2001. Seasonal and interannual variability of the Canary Current. Scientia Marina, 65 (Suppl. 1): 205-
213
 Relvas, P., J. Luis, and A. M. P. Santos. 2009. “Importance of the mesoscale in the decadal changes observed in the northern
Canary upwelling system”, Geophys. Res. Lett., 36, L22601, doi: 10.1029/2009GL040504.
 Rodríguez Ucha, I. 2006. Evolución del contenido de dióxido de carbono en aguas del norte de Canarias: su impacto en el
cambio climático global. Vector plus: miscelánea científico - cultural, ISSN 1134-5306, Nº. 28, 2006, págs. 61-68 DOI:(Revista)
ISSN 1134-5306

8. 13
 Santos, F., de Castro, M., Gomez-Gesteira, M. & Alvarez, I. 2012. Differences in coastal and oceanic SST warming rates
along the Canary upwelling ecosystem from 1982 to 2010. Continental Shelf Research 47, 1–6
 Troupin, C., Machín, F., Ouberdous, M., Sangrà, P. and Beckers, J-M. 2008. Climatology and circulation of the Azores-Canary
region by Data-Interpolation Variational Analysis. Poster. Eastern Boundary Upwelling Ecosystems Symposium. ULPGC.

GAPS (FALTA DE INFORMACIÓN)


- A la hora de describir las tendencias en las condiciones hidrográficas que puedan estar teniendo lugar a causa del
cambio climático, el principal problema es que los programas de monitorización y los registros de series
temporales son relativamente recientes. En este sentido, ni siquiera se ha determinado con precisión cuáles son
los regímenes normales (climatológicos) de corrientes marinas en las plataformas continentales ni en el océano
intermedio o profundo. Por tanto es necesario mantener y optimizar los programas de monitorización existentes y
que nuestro país se involucre a fondo en las diferentes iniciativas internacionales que persiguen la creación de un
sistema global integrado de observación de la tierra.
- Debido a que muchas de las respuestas del océano al incremento de CO 2 no son lineales, sino que están
conectadas y sometidas a procesos de retroalimentación, la magnitud de la respuesta del océano ante el cambio
climático es incierta y variable a nivel regional. Para poder entender y predecir estos cambios se necesita de un
esfuerzo concertado y (sobre todo) mantenido a lo largo del tiempo, llevando a cabo estudios en “estaciones
seriales” de variables físicas, biogeoquímicas y del funcionamiento del ecosistema pelágico. (Arístegui, 2011)
- La falta de series largas de datos históricos cuantitativos sobre la biodiversidad marina y la sinergia con
forzamientos locales de gran poder de transformación, como la sobrepesca o la contaminación, limitan mucho las
interpretaciones de efectos del cambio climático. (Brito, 2011)
- Se pone de manifiesto la necesidad de más investigación dirigida y financiada, centrada en el monitoreo de
indicadores concretos, para delimitar las zonas de mayor resistencia y resiliencia al cambio climático, con mayor
urgencia en las islas occidentales y centrales, a fin de realizar propuestas de conservación de dichos espacios.
(Brito, 2011)

8. 14