You are on page 1of 109

CONOCIMIENTOS

BASICOS
DE AJEDREZ
julio ganzo
saed.
Club de Ajedrez
JULIO GANZO

CONOCIMIENTOS
BASICOS
DE AJEDREZ

EDITORIAL FUNDl\MENTOS
© Editorial Fundamentos
Caracas, 15 . 28010 Madrid
Teléfonos 319 96 19 y 319 55 84

Primera edición, 1967


Segunda edición , 1970
Tercera edición, 1972
Cuarta edición , 1976
Quinta edición, 1981
Sexta edición , 1983
Séptima edición, 1987
Octava edición, 1990

ISBN: 84-245-0322-8
Depósito legal: M-39409-1990

Impreso en España por Tecnigrafi, S.A.


Río Torrnes, 84
28110 ALGETE (Madrid)

Todos los derechos reservados. La reproducción de cualquier apartado de esta pu-


blicación queda totalmente prohibida, así como su almacenamiento en la memoria
de computadoras, transmisión, fotocopia y grabación por medios electrónicos o
mecánicos de reproducción previa autorización de la Editori¡il.
Este libro se destina a los estudiantes de AJEDREZ
que ya conocen las normas fundamentales del
juego, el Reglamento, el valor de las piezas y que
también tienen alguna práctica y cierto conocimien-
to de la teoría. Se trata, pues, del segundo libro del
ajedrecista. Un trabajo del profesor Julio Ganzo,
inspirado en el objetivo concreto de dotar a los
estudiosos de los CONOCIMIENTOS BASJCOS para
mejorar su formación técnica y penetrar con cierta
profundidad en los sugestivos secretos del ajedrez.
CAPITULO PRIMERO

FAMILIARIZACION

Cualquier aficionado estudio- El estudiante podrá encon-


so que haya asimilado alguno trar en estas páginas nuevos
de los muchos métodos elemen- conocimientos generalizados,
tales de ajedrez en circulación que suponen una dilatación de
está en disposición de ampliar los límites obtenidos con el Mé-
sus conocimientos y mejorar todo Elemental. Estos conoci-
su juego con este tratado, en mientos progresivos no se ha-
donde se pone a su alcance un llan sometidos a ninguna clasi-
conjunto de preceptos básicos ficación de orden técnico, sino
para escalar un nuevo peldaño que se suceden dentro de un
en la ascensión hacia la maes- sencillo ambiente pedagógico
tría. para que su aprendizaje sea lo
más ameno posible y no llegue
Podríamos, pues, considera-
a cansar al aficionado con la
rar a éste como el segundo li-
aridez que encierran los libros
bro del ajedrecista, ya que le
de especialización.
prepara para lograr el grado
de Bachiller elemental en Aje- No debe buscar el estudian-
drez. te en este tomo líneas especí-
9
ficas sobre aperturas, ni nor- Para empezar nuestras re-
mas concretas sobre el medio laciones familiares con el mun-
juego, ni reglas matemáticas do de las sesenta y cuatro ca-
para el final, propias de tra- sillas son convenientes algunos
tados monográficos superiores, temas que escapan a lo que de-
sino ideas generales sobre las finimos como juego de ajedrez,
distintas facetas del ajedrez. y ellos nos serv1ran al mismo
Porque es evidente que cuando tiempo de test.
se percibe la esencia ambiental
se está en condiciones de com- Todos sabemos que pueden
prender y deducir por sí mismo colocarse sobre el tablero ocho
la lógica concatenación de las Damas sin que ninguna de ellas
jugadas en la armonía dinámi- pueda capturarse. Aquí se mues-
ca de una combinación, o en la tra una forma de colocación.
precisión táctica del logro de
un objetivo.
DIAGRAMA NUM. 1
En consecuencia, el primer
acto consiste en familiarizarse
con el tablero y los trebejos.
Cuando se conoce el terreno
que se pisa, se anda sobre se-
guro. Esto ocurre en cualquier
disciplira. Un futbolista, por
ejemplo, se desenvuelve mejor
en su propio campo, y un pul-
po se halla completamente des-
pistado en un garaje. El aje-
drez no debe ser extraño para
el aficionado, ni tan siquiera
un ente reservado, sino todo lo
contrario, un amigo sincero y
diáfano que no guarde secre- Pero existen muchas mane-
tos y nos entretenga de las ras más de colocarlas. El estu-
amarguras que la lucha coti- diante debe intentar otra posi-
diana de la vida proporciona. ción distinta, en el menor tiem-
10
po posible, y con sendas Da- a excepción del Caballo de Rey,
mas colocadas ocupando las que ha desaparecido del table-
dos grandes diagonales, una vez ro. Lo mismo les ocurre a las
compenetrado con la idea ge- negras, pero este bando, ade-
neral del caso, expuesta en el más, ha avanzado a la cuarta
diagrama número l. casilla su Peón de Dama.
Este pequeño esfuerzo men- Pues bien, esta posición se
tal sirve de gimnasia para que logra solamente con cuatro ju-
el cerebro vaya acomodándose gadas. El estudiante debe tra-
a la idiosincrasia de 1 no b 1e tar de hallarlas en el menor
juego. tiempo posible, y aunque la so-
lución la encontrará al final del
El segundo punto de este test
Capítulo, de ningún modo se le
hace referencia a una determi-
está permitido consultarla, a
nada posición, según muestra
no ser para corroborar que no
el diagrama número 2.
se ha equivocado en su proceso
deductivo.
DIAGRAMA NUM. 2 Para terminar el test con que
inicio este volumen, presento

DIAGRAMA NUM. 3

Obsérvese que las blancas


conservan su posición inicial,

11
un nuevo diagrama, el núme- SOLUCIONES:
ro 3, en el cual se hallan sola-
mente cuatro Caballos. 1! Damas en 1TD, SCD,
El estudiante, sin salirse del 8AD, 6D, 3R, 7AR, 2CR
cuadro marcado y jugando al- y 4TR.
ternativamente los Caballos, 2.a l. C3AR, C3AR; 2. CSR,
deberá situar los blancos don- P4D; 3. C6AD, CR2D; 4.
de se hallan los negros, y vice- cxc, cxc.
versa, en el menor número de 3.a l. C7 A, C2T; 2. C8C, C3C;
jugadas. Esto todavía no es aje- 3. C8T, C3-1A; 4. C6T,
drez, es decir, no es función de C3A; S.C6C,C8C; 6. C7A,
mate, sino una introducción a C2T; 7.C8A,C3T; 8.C8T,
su estudio en forma familiar. C3A.

12
CAPITULO II

FORMULAS NECESARIAS EN LOS FINALES

Hay un principio fundamen- DIAGRAMA NUM. 4


tal de aplicación en los finales
de partida y que no debe ser
olvidado en ningún momen-
to: Cuando existe un Peón se-
mi-pasado, para conseguir pa-
sarlo es preciso avanzar el
Peón que no tiene oponente,
porque en otro caso se incurre
en la desventaja estratégica de
ser víctima de un Peón que de-
tiene a dos.
La posición del diagrama nú-
mero 4 muestra de una forma
evidente la verdad de este prin-
cipio básico.
El PCD blanco es un Peón con un Peón enemigo en oposi-
semi-pasado, es decir, que tie- ción, y por lo tanto, puede lle-
ne un compañero adyacente gar a ser un Peón pasado.
Para conseguirlo hay que se pone claramente de mani-
proceder al avance del Peón sin fiesto que para ganar es nece-
oponente, en este caso, 1. P3C, sario coronar el Peón. Pero
y después de 2. P3T y 3. P4C, ¿cómo lograr la coronación si
el Peón queda pasado. Pero hay el Alfil enemigo puede ser sa-
pena de muerte si se avanza el crificado por dicho Peón a su
otro Peón, por ejemplo: l. paso por la casilla 7R?
P3T?, PST!, y el Peón negr o de-
tiene a los dos blancos, im- El procedimiento consiste en
pidiendo la victoria de este desviar la acción del Alfil negro
bando. para que el Peón pueda llegar
sin dificultad a la octava ca-
En cambio, después de lama- silla.
niobra citada en primer lugar,
el negro se halla impotente para A primera vista la jugada l.
prevenir que su antagonista A7R obliga al negro a retirar
consiga un Pe~n pasado. su Alfil, abandonando el con-
trol de 7R. Claro que es ahora
En muchas ocasiones se pre-
el propio Alfil quien impide el
sentan finales similares al del
avance del Peón. Pero después
diagrama número S, en donde
de la réplica 1. . .. , ASAR nos
encontramos con que el Alfil
DIAGRAMA NUM. 5
negro está en disposición de
volver a 3D o ubicarse en 4CR
en cuanto las blancas retiren
su Alfil de 7R, jugada necesa-
ria para avanzar el Peón, con
lo que el control de la casilla
7R seguiría en poder de las ne-
gras.

¿Qué hacer, pues?

No hay que desanimarse: el


final se gana con una sutil ma-
niobra de descolocación de la
pieza negra.
14
Después de 2. R3A
1. A7R, ASAR 3. R7R,
existen dos procedimientos
para conseguir la victoria. Uno DIAGRAMA NUM. 6
de ellos es:
2. ASA, A4C
3. A7C, AST
4. A4A
y ahora, tanto si el negro cam-
bia el Alfil como si se retira,
el Peón corona sin impedimen-
tos.
El otro procedimiento es .. .
Pero es mejor que el estu dian-
te lo deduzca y lo encuentre sin
dificultad, porque la maniob ra
. es igual a la realizada.
Otra posición que suele ocu-
Inútil sería 3. A4AR, a causa
rrir con cierta frecuencia en la
de 3 .. . , R2D, y el Rey b lanco
práctica de las partidas es la
continúa confinado.
que reproduce el diagrama nú-
mero 6. Aunque parezca que el 3. . .., T7R +
Rey blanco no puede salir de su 4. R6A, T7A+
encierro y permitir la corona- S. R6R, T7R+
ción del Peón, existe una ma- 6. RSA, T7A+
niobra importante que debe co- 7. T4AR
nocerse, por ser única, para
y ya no puede impedirse que
conseguir la victoria.
el Peón se convierta en Dama.
1. TlD+, R2A Ahora puede observarse la pr e-
2. T4D!, cisión de la Torre en 4D . No
Esta es la clave. La casilla servía 2 ... , TSD, porque el ne-
4D es la precisa, ciertamente, gro, atacando la Torre con 3.
que debe ocupar la Torre para R3A, impide la maniobra gan a-
poder ganar. dora.

15
CAPITULO III

COMBINACIONES

El eminente pedagogo Ri- el progreso de poder calcular


chard Réti comienza su famosa cada vez escaramuzas de mayor
obra «Los grandes maestros del número de movimientos, con lo
tablero» diciendo que antes de cual aprende a jugar al ajedrez,
practicar el juego de posición aunque con esta clase de juego
se debe aprender a combinar. pierda más partidas. Sigue en
Efectivamente, haciendo juego pie el axioma: perdiendo se
posicional la partida se desen- aprende.
vuelve siempre por cauces ce-
Una vez que se ha alcanzado
rrados y el aficionado se acos-
cierta precisión y exactitud en
tumbra a calcular un par de
los cálculos combinativos, el
jugadas como máximo, con lo
estudiante está en disposición
que se crea un estacionamiento
de hacer juego posicional, y su
en la clase y fuerza del jugador
ruta ascendente se podrá obser-
que limita sus aspiraciones.
var en la práctica de sus parti-
En cambio, poniendo en prác-
das y en sus resultados hala-
tica el juego de combinación,
güeños.
cuyas posibilidades óptimas se
presentan en posiciones abier- Para el juego de combina-
tas, el aficionado experimenta ción, conviene iniciar la partí-
da con 1. P4R y jugar gambitos, eliminado los Peones centrales,
pero siempre teniendo en cuen- por cuyo motivo los Alfiles tie-
ta la idea fundamental de la nen amplio campo en las dia-
Apertura elegida, porque en gonales y las Torres en las co-
caso contrario la falta de lógica lumnas.
en las jugadas le pondrán en
De esto se infiere que para
situaciones difíciles.
lograr posiciones abiertas hay
Por ejemplo, si emplea el que abrir columnas a las To-
Gambito de Rey (l. P4R, P4R; rres y diagonales a los Alfiles,
2. P4AR) deberá saber que el de ahí que las Aperturas idó-
objetivo de este planteo es neas son las que se inician con
abrir la columna AR, dominar el doble avance del Peón de
la diagonal 2TD-8CR y formar Rey, ya que después puede ju-
un centro móvil de Peones, por garse rápidamente P4D. En
lo tanto, cualquier lance que no cambio, iniciando la partida
esté en consonancia con esta con l. P4D, el avance P4R re-
triple idea, no es consustancial quiere una preparación más
con la Apertura planteada y, en lenta, por cuyo motivo la po-
consecuencia, creará dificulta- sición queda cerrada.
des al propio bando.
Veamos ahora unos ejemplos
Se ha hablado de gambito y sencillos de combinación en el
de pósiciones abiertas sin pre- medio juego.
via definición, y aunque se su-
La posición del diagrama nú-
pone que el lector sabe de lo
mero 7 se presentó en una par-
que se trata, parece obligado
tida del doctor Clauss jugada
aclarar estos conceptos.
en Pforzheim el año 1917.
Se entiende por gambito el
Las negras tienen tres Peones
sacrificio de un Peón, en la
a cambio del Alfil, y en este
Apertura, para lograr el máxi-
momento se hallan atacando el
mo desarrollo en el mínimo
Caballo blanco. Esta pieza pue-
tiempo y estar en disposición
de ser retirada y la partida se-
de acentuar la iniciativa.
guiría su curso indeciso. Pero
En cuanto a posición abier- el doctor Clauss prepara una
ta, es aquella en la que se han bonita combinación:

18
DIAGRAMA NUM. 7 2. . .. , CXT
3. PSC+ +
Sencilla, pero ingeniosa y bri-
llante combinación, basada en
la precaria situación del Rey
enemigo.
En el diagrama número 8 se
presenta la posición a que se
llegó en la partida Adams-To-
rre, New Orleans, 1920.
Aquí la combinación es de
otro tipo diferente, ya que con-
siste en desviar la acción de la
Dama enemiga, que actúa como

l. T6A!
DIAGRAMA NUM. 8
A simple vista parece un
error, porque la réplica negra
va a dejar las piezas blancas
atacadas.

l. ... , C2D

Ahora si el negro retira la


Torre, pierde Caballo, y en otro
caso se pierde la Torre. Pero
la combinación del blanco se
manifiesta a continuación es-
plendorosamente.

2. P4C!
pieza protectora. Fácilmente se
Contra este lance, toda de- ve que sin la defensa de la TR
fensa resulta ya insuficiente negra, el blanco daría mate.

19
1. D4CR!, 5. . .. , D4C
6. DxPC!
Comienza el proceso de des-
viación. Y las negras, no disponiendo
de casilla para seguir prote-
l. ... , D4CD giendo la TR con su Dama, se
rindieron, carentes de recursos.
Unica. Si l. ... , D X D; 2. Por último, vamos a presen-
Txl + y mate a la siguiente. ciar una combinación para con-
Si l. ... , TRlD; 2. DXD; TXD; seguir Tablas. La posición del
3. T8R+, etc. Y si l. ... , TxT; diagrama número 9 tuvo lugar
2. DxD gana. en la partida Walbrodt-Mieses,
del match jugado en Berlín el
2. D4AD!, D2D año 1894. No cabe duda de que
el negro tiene un fuerte contra-
De nuevo esta jugada es for- ataque sobre el enroque de las
zada. blancas, por cuyo motivo este
bando busca la salvación en el
empate como recurso supremo.
3. D7A!,

Resulta curioso ver a esta


DIAGRAMA NUM. 9
Dama cómo se pasea por un
campo de minas, sin miedo al
peligro.

3. . .. , D4CD
4. P4TD, DXPT
5. T4R!,

Es fácil comprender que el


negro no puede capturar nin-
guna pieza enemiga, estando so-
metido a una trágica desespera-
ción.
20
l. PXP!, No es posible 3. ... , RlT a
causa de 4. P7C+, RlC; S. C6T
Esta simple jugada encierra mate. Por lo tanto, el negro se
un bonito y oculto sacrificio· de ve forzado a repetir la posición
Dama. tres veces.

l. ... , C6A+
2. DxC!, PXD 4. C7R+, R2C
3. CSA+, RlC 5. CSA +, TABLAS

21
CAPITULO IV

LA COMBINACION EN EL FINAL

El campo de las combinacio- que desemboque en una rápida


nes es muy amplio. Aunque el y brillante victoria, si es posi-
terreno más abonado es el me- ble, o aplicar las fórmulas exac-
dio juego, pueden realizarse tas que se han dictado para
también en la Apertura o en el conseguir una decisión satisfac-
Final. toria.
Evidentemente, la fase final En este capítulo considera-
del ajedrez es la más matemá- mos solamente la combinación
tica y, por lo tanto, la menos como medio para alcanzar la
artística, pero no exenta de ad- victoria, o salvar la partida,
mitir el jaque como elemento que constituye el primer paso
de lucha y la combinación como en el sólido aprendizaje de fi-
medio de llevar las huestes a la nales, según sus características
victoria. peculiares.
En consecuencia, debemos en Aunque la posicwn del dia-
todo momento considerar am- grama número 1O es muy cono-
bas posibilidades cuando nos cida, no puede faltar en un
hallemos frente a un Final: libro de este tipo. Se trata de
O desarrollar una combinación una pequeña combinación para
23
lograr un Peón pasado y deci- El procedimiento es:
dir la contienda. Los elementos
existentes sobre el tablero es- 1. P6C!, PTXP
tán equilibrados, y la posición
es similar. Tanto es así, que si
Es necesario tomar este Peón,
intentamos ganar aproximando
Ahora bien, puede capturarse
el Rey a los Peones, tan sólo se
con el PA, pero en tal caso si-
lograrían tablas, porque el Rey
gue la misma combinación en
negro, siguiendo el mismo pro-
sentido simétrico: l. ... , PAXP;
cedimiento, se opondría eficaz-
2. P6T!
mente a la victoria.
La única ventaja en favor del
2. P6A!, PXPA
blanco es que sus Peones están
más avanzados, y esta circuns-
tancia hay que aprovecharla Es evidente que en otro caso
mediante una sutil combina- el blanco ganaría con 3. PAX P.
ción que permite coronar antes
que el antagonista.
3. P6T!

Y este Peón corona antes que


DIAGRAMA NUM. 10
los negros, decidiendo la lucha.

En la posición del diagrama


número 11 {Schlechter-Wolf,
N uremberg, 1906), las blancas
deben ganar sin complicacio-
nes, ya que el PCD cuesta la
Torre, lo que coloca al negro
en una situación desesperada,
propia para la rendición.

No obstante, ensayaron una


combinación postrera que dio
resultado gracias a un error del
adversario que corrobora el re-

24
frán ajedrecístico: «Lo más di- en sus prácticas para evitar lan-
fícil es ganar una partida ga- ces desafortunados.
nada.»
2. P6C?
DIAGRAMA NUM. 11
Este es el error, por falta de
atención. No hay enemigo pe-
queño, y toda jugada debe ser
pensada antes que su realiza-
ción lleve al arrepentimiento.
Si el blanco hubiese conside-
rado la posición con los ner-
vios en calma, habría rechaza-
do la jugada mecánica que rea-
lizó, sustituyéndola por 2. P3T!

2. ... , T8R+!

Y ahora la combinación que-


Las blancas, embaladas con
da consumada, y el negro se
proa hacia la victoria, avanza-
salva de una derrota que pare-
ron rápidamente su Peón sin
cía segura.
más consideraciones.

1. PSCD, T6R! 3. TxT,

Esta jugada, que parece una Tristemente forzada, después


pérdida de tiempo en espera de de lo cual la partida es Tablas,
acontecimientos, a pesar de su porque el Rey negro ha queda-
apariencia inofensiva, está car- do en' situación de ahogado.
gada de dinamita combinativa.
Mieses, en unas simultáneas
El estudiante deberá tener jugadas en Metz el año 1935,
siempre , presente esta lección llegó con blancas al final que
25
DIAGRAMA NUM. 12 combinación, cuyo sacrificio
hace ganar.

2. .. ., PxT

El chiste del caso está en que


la captura con el Rey no es po-
sible: 2 .... , RxT; 3. TxP mate!

3. T6C+, DXT
4. PXD

Y el avance del PCD blanco


hacia su octava casilla hace in-
útil toda resistencia, por lo que
el negro se rindió.
reproduce el diagrama número
12, en donde la lucha de dos
Torres contra Dama es incierta. DIAGRAMA NUM. 13
Pero aprovechando la mala si-
tuación del Monarca negro, ur-
dió una combinación con la
que se apuntó una rápida vic-
toria.

l. P4C+!, PXP a.p.

Las blancas pueden eludir la


captura, pero en tal caso la
continuación forzada sería: l.
... , RST; 2. R2T!, P4T; 3. T6TR!
y mate a la jugada siguiente.

4. T4T+!,
La combinación debe ser
Esta es la oculta clave de la calculada lo más ampliamente
26
posible para evitar una contra- Un jaque intermedio que es-
combinación, ya que en estos capó al cálculo de las blancas
casos quien ve una jugada más y que, por lo tanto, inutiliza la
es el que gana. combinación forjada y su hala-
güeño resultado.
Esto es lo que ocurre en la
posición del diagrama número
13, tomada de la par tida Bird- 2. RlC, T XT
English, Londres, 1883. 3. C XP,
El blanco imaginó la combi-
nación que sigue, aparentemen- Ahora la amenaza de mate no
te ganadora: existe, aunque estando ataca-
das ambas Torres la balanza
l. T X C!, T XT parece inclinarse al bando blan-
2. C XP, co. Pero las negras habían lle-
gado más allá.
Ahora se amenaza 3. T7T
mate, por cuyo motivo se fuer- 3. ..., T8T+!
za la continuación siguiente: 4. RXT,

2. ... , T2C Si no se captura esta Torre,


3. TXT, R XT las negras salvan la situación y
4. CXT+ ganan material.

Con lo que, tras ganar pieza 4. ..., T8R+


y Peón, la lucha queda decidida 5. R2T, T8TR+!
sin problemas en favor de las 6. RXT
blancas.

Todo esto es muy bonito,


Y al quedar el Rey negro en
pero sólo ocurrió en la imagi-
situación de ahogado, la parti-
nación de Bird, porque la rea-
da finaliza en tablas.
lidad fue otra:
Para cerrar este capítulo in-
l. TXC?, T4T+! cluyo un Final que ha dado la

27
DIAGRAMA NUM. 14 mas, una partida de ajedrez
debe significar algo más que
un punto en la tabla de clasi-
ficaciones de un torneo.
Volviendo al Final de Pepe
Sanz, en la posición que se in-
dica, con negras resolvió la par-
tida de la forma siguiente:

l. .. ., TXPCD!!

Increíble sacrificio de Torre,


único en los anales del ajedrez.

vuelta al mundo en todas las


revistas de ajedrez. Pero como 2. CX T, P6A!
en la actualidad yace en el ol-
3. TXA,
vido y las nuevas generaciones
de ajedrecistas no lo conocen,
quiero desempolvado en aras
de su brillantez y en memoria Una determinación heroica.
de mi malogrado amigo Pepe Si 3. C3D, PSA+; 4. TXA,
Sanz, ex campeón de España. PxC; S. T6A, P7D; 6. T6D, P7A,
La posición del diagrama nú- etcétera.
mero 14 se dio en la partida
Ortueta-Sanz, Madrid, 1932, y
aunque Capablanca opinaba 3.... , P5A!!
que se podía ganar sin tener
que apelar a tales recursos», yo
creo que cuando los «tales Sanz era endiablado jugando
recursos» constituyen una bri- finales. Este lance genial, eco
llantísima combinación, convie- del sacrificio inicial, no tiene
ne apelar a ellos. De todas for- contestación satisfactoria.
28
4. T4C, P4T! P7 A, ganando en ambos casos.

El remate de la combinación. 5. ... , P7A

Y las blancas se rindieron.


5. CxP, Pocas veces se ha presentado
en la práctica un final tan bri-
Si 5. TxP, PxC; y si 5. T7C, llante como éste.

29
CAPITULO V

ALGUNAS CELADAS

Al hablar ahora de celadas La que se presenta en el dia-


no se trata de hacer una selec- grama número 15 está basada
ción más o menos numerosa, en el famoso mate de Legal, y
clasificadas por determinado aunque ocurre en muy diversas
9rden y con amplios comenta-
~ios. Lo que se pretende es, sen-
,cillamente, presentar algunas DIAGRAMA NUM. 15
posiciones que se dan con cier-
ta frecuencia en la práctica, y·
en donde una pequeña combi-
nación, como consecuencia del
error, puede decidir rápidamen-
te la lucha.
El aficionado debe conocer
estas posiciones, a fin de evitar
la trampa y seguir el camino
más seguro. Las posiciones que
se citan se han repetido en va-
rias partidas, y de ahí la utili-
dad de conocerlas.

31
situaciones, el espíritu temáti- sa de recibir mate sin que pue-
co es siempre el mismo: sacrifi- da ampararle ni la paz ni la ca-
cio de la Dama para conseguir ridad.
un mate relámpago, teniendo
como punto de ataque la casi- 4. CSD++
lla 7AR.
A primera vista parece que el
negro, presionando sobre el Ca- DIAGRAMA NUM. 16
ballo de Rey blanco, clavado,
puede obtener alguna ventaja,
y este concepto engañoso es el
cebo de la celada, como se verá
en seguida:

l. ... , CSD?

Las negras piensan que el


blanco debe retroceder su Alfil
a 2R, para proteger su Caballo.
Pero es sólo un fantasma enga-
ñoso. Las blancas disponen de
una combinación ganadora.

El tipo de posición que mues-


2. CXP, AXD
tra el diagrama número 16 per-
tenece a la Defensa Francesa
Si no se captura la Dama, es (l. P4R, P3R) o a la Apertura
el negro quien tiene que batir- Calle (l. P4D, P4D; 2. C3AR,
se en retirada, tras dejarse un C3AR; 3. P3R,P3R; 4.A3D),en
Peón en la contienda. donde la amenaza del sacrificio
en 7TR en conjunción con el
3. AXPA+, R2R Caballo en SCR constituye un
magnífico proyecto de ataque
Y ahora el negro se encuen-
directo contra el Rey.
tra con la desagradable sorpre- El aficionado debe tener en

32
cuenta que en muchas ocasio- Un segundo sacrificio que
nes la amenaza produce efectos pone de manifiesto la insegu-
más devastadores que el golpe. ridad del enroque negro.
Las negras están obligadas a
efectuar enérgicas jugadas ex-
clusivamente defensivas, como
3. ... , RXA
1. ... , P3TR, o l. ... , P4AR.
Si 3 .... , RlT, ó 3.... , R2A,
Pero si trata de aprovechar
la réplica 4. DST es de efectos
un lance defensivo que al pro-
inmediatos.
pio tiempo sirva para contra-
atacar el centro, entonces pue-
de resultar peligroso, porque 4. PXP+, RlC
deja el terreno abonado para
la combinación. Ejemplo:
Forzada. Si 4 .... , R3C; S.
DST +, con mate seguido.
1. ... , P3AR?
5. TST+,
Parece que impide el salto
del Caballo blanco a SCR y al El tercer sacrificio, contra el
·propio tiempo presiona sobre cual las negras se hallan in-
el centro. Pero todo esto es en- defensas.
gañoso, y en realidad no cubre
ninguno de los objetivos.
5. ... , R2A

2. C5CR!, PXC En caso de 5 .... , RXT, la


contestación sería: 6. DST +,
RlC; 7. P6C, etc.
Ahora 2. . .. , P4AR sería de-
masiado tarde, porque la ré-
plica 3. DST incrementa la po- 6. D5T+
tencia ofensiva.
Y sigue mate en dos juga-
3 .. AXP+, das. Estas son las consecuen-
33
cías de un desliz que permite de vulnerar un principio esen-
chances al enemigo en plena cial del ajedrez, que prohíbe
Apertura. mover dos veces la misma pie-
za en la apertura.

DIAGRAMA NUM. 17
Por otra parte, el ser captu-
rado el PR negro se ataca si-
multáneamente con el Caballo
y el Alfil el débil PAR. Pero no
~
es oro todo lo que reluce. El
blanco debe jugar cautamente
2. C XC para evitar complica-
ciones y continuar su desarro-
llo normal, habiendo doblado
un Peón al enemigo y aventa-
jándole además en un tiempo
de desarrollo. Solamente de es-
ta forma la jugada l. .. . , CSD
puede ser errónea.
Pero si fascinado por el es-
pejismo se intenta ganar el ma-
Otra posición que se presen- terial ofrecido, lo que ocurre
ta en muchas ocasiones, cuan- es muy diferente.
do se trata de plantear el Giuo-
co Piano, es la del diagrama
2. CXP, D4C!
número 17, donde solamente se
han efectuado tres jugadas, y
corresponde mover al negro, Primera sorpresa. Las negras
que dispone de una bonita ce- no hacen caso del ataque a su
lada. PAR y a su vez contraatacan
con la Dama.
l. ..., CSD!?
3. CxPA,
Esto parece un error porque
deja indefenso el PR, aparte El blanco es muy optimista
.
34
si ha pensado que puede ganar Si el blanco se cubre con la
la Torre enemiga. Dama, pierde esta pieza; pero
ahora pierde el Rey.
3. ... , DXPC
4. TlA,
5. ... , C6A+ +
Este repliegue es el síntoma
más saliente de que todo el El blanco no tuvo tiempo de
proyecto blanco es falso y está capturar la Torre enemiga. Es-
condenado al fracaso. te elocuente ejemplo de celada
debe estar presente en los cálcu-
4. . .. , DXPR+ los del estudiante cuando jue-
5. A2R, gue sus partidas.

35
CAPITULO VI

EJERCICIOS FACILES

Las posiciOnes que reprodu- Con este simple procedimien-


cen los diagramas de este ca- to el aficionado se va acostum-
pítulo están tomadas de parti- brando a enjuiciar con exacti-
das j u g a d a s en Torneos de tud las diferentes posiciones
maestros. En todas ellas co- por las que atraviesa una par-
rresponden jugar a las blan- tida, y le será fácil encontrar la
cas y efectúan una sola juga- mejor jugada.
da que fuerza la rendición del Al propio tiempo sirve de
enemigo. distracción, antes de continuar
los estudios un poco ásperos
El estudiante debe resolver
que subsiguen a este capítulo.
cada uno de estos casos y lue-
El sistema óptimo para mejo-
go comprobar con las solucio-
rar el propio juego se obtiene
nes que encontrará al final si
representando y analizando las
su cálculo fue correcto.
partidas de los maestros, co-
El cálculo es, naturalmente, menzando por las formas más
de una sola jugada, es decir, simples hasta llegar paulatina-
lo más sencillo posible; pero mente a las escaramuzas com-
es necesario explicar por qué plicadas; después se procederá
causa el negro . se rinde. a seguir el lógico encadena-
37
miento de las jugadas en la lu- DIAGRAMA NUM. 19
cha posicional.
Como bien puede suponerse,
en todos estos diagramas las
blancas tienen siempre ventaja
decisiva. El aficionado proce-
derá al análisis de cada posi-
ción, deduciendo en qué consis-
te dicha ventaja y cuál es el
punto débil del enemigo. Ave-
riguadas estas premisas, es fá-
cil ya llegar a la conclusión, es
decir, a encontrar la jugada
que cristalice la ventaja en for-
ma decisiva. Bilek-Hort. Kecskemet, 1964
Blancas ganan en una jugada

DIAGRAMA NUM. 18

DIAGRAMA NUM. 20

Pachmann-Ciacoltea. Sarajevo, 1964 O'Kelly-Lengyel. Málaga, 1964


Blancas ganan en una jugada Blancas ganan en una jugada

38
DIAGRAMA NUM. 21 DIAGRAMA NUM. 23

Fillp·Bobotsov. Berwerwijk, 1964 Portisch-Stein. Amsterdam, 1964


Blancas ganan en una jugad:a Blancas ganan en una jugada

DIAGRAMA NUM. 22

SOLUCIONES:

Diagrama núm. 18: l. C7R+.


Rinden, porque no se puede
evitar el mate.
Diagrama núm. 19: l. R7A.
Rinden ante la amenaza 2.
C6C+, que deja al negro sin
recursos.
Diagrama núm. 20: l. A6A.
Rinden, porque la réplica 2.
D6T no tiene parada.
Gllgoric-Gudmundsson.
Reykiawik, 1964
Diagrama núm. 21: l. P4C.
Blancas ganan en una jugada Rinden, porque no se puede

39
evitar la pérdida de una pie- de mate con la Torre en 8C
za, y en caso de l. ... , TxT; no tiene contestación satis-
2. Px T, el Peón blanco co- factoria.
rona. Diagrama núm. 23: l. TlC.
Diagrama núm. 22: 1. P6D. Rinden, porque se pierde irre-
Rinden, porque la amenaza misiblemente una pieza.

40
CAPITULO VII

TEORIA DE LAS APERTURAS

La primera fase del ajedrez, juego y, por lo tanto, la me-


aunque no la más importante, jor se obtiene mediante el
es la Apertura, y el objeto fun- avance l. P4R ó l. P4D; am-
gamental de ella es el desarro- bas jugadas son las únicas que
llo de las piezas en el menor dejan en libertad de movimien-
húmero posible de jugadas. tos a dos piezas: la Dama y un
Ahora bien, este desarrollo Alfil.
rio debe efectuarse sin ningún No debe moverse varias ve-
objeto determinado. Según el ces una misma pieza, porqu~
plan estratégico ideado, se irán ello equivale a pérdidas de
situando las piezas a fin de que tiempo.
se hallen ubicadas en la posi- Es preciso evitar que las pie-
ción óptima para emprender zas se obstruyan unas a otras,
una acción eficaz y mantener a anulando así las acciones mu-
ultranza la iniciativa. tuas.
De este enunciado se dedu- En las excursiones al campo
cen varios principios o reglas enemigo es conveniente tener
indispensables para el jugador: asegurada la r e t i r a d a de la
La iniciación más lógica del pieza.

41
La accwn de una pieza ene- no puede considerarse desven-
miga hay que contrarrestarla taja.
con otra pieza del mismo va-
No debe cambiarse un Peón
lor.
central por uno lateral. Los
Es necesario vigilar los po- Peones de Dama y de Rey son
sibles jaques enemigos y sus más valiosos que sus compa-
consecuencias. ñeros, porque sirven para ocu-
par el centro.
Antes de emprender un ata-
que o proceder a una ruptura Hay que tener cuidado con
debe asegurarse la posición del los regalos del enemigo; por re-
propio Rey, enrocándose. gla general, la codicia rompe el
saco.
No es conveniente desarro-
llar la Dama prematuramente, Los ataques prematuros, lle-
exponiéndola al ataque de las vados a cabo sin el total des-
piezas enemigas. arrollo, suelen estar faltos de
Se aconseja desarrollar los consistencia y condenados al
Caballos con preferencia a los fracaso.
Alfiles. Es preferible desarrollar una
Las Torres deberán situarse pieza que ganar un Peón.
en columnas abiertas o que de- Por último, la defensa no de-
ban abrirse, procurando que se be ser absolutamente pasiva,
apoyen mutuamente. sino tender al contraataque,
El cambio de piezas solamen- aprovechando cualquier chance. l
te debe efectuarse cuando re-
Naturalmente, estas normas
porte alguna ventaja.
tienen carácter general, pero
Si se tienen dos Peones liga- existen e as os ·particulares en
dos en la cuarta casilla, convie- donde puede ser conveniente y
ne mantenerlos en esa situa- necesario vulnerar alguna de
cwn sin avanzar ninguno de ellas.
ellos mientras sea posible.
Por las posiciones a que con-
El Peón doblado h a e i a el ducen, las aperturas se han cla· '
centro, si está ligado con otros, sificado: en ABIERTAS, las que~
42
empiezan con l. P4R, P4R; SE- PAR negro obstaculizada por el
MIABIERTAS, si tras l. P4R el PD blanco, y el centro sometido
negro responde con una juga- a la presión del PR negro.
da distinta a l. ... , P4R; CE-
Un desarrollo lógico para la
RRADAS, las que se inician l.
preparación del a v a n e e P4D
P4D, P4D; y SEMICERRADAS, si
puede realizarse así:
tras l. P4D en negro responde
con un lance diferente a l. ... ,
P4D. l. P4R, P4R
2. C3AR,
Naturalmente, los objetivos
son muy diferentes en cada ca-
so, pero la teoría general se Con este lance se consiguen
basa siempre en el mayor des- los máximos efectos: desarro-
arrollo empleando ·el mínimo llar una pieza, atacar el PR ne-
gro y preparar el avance P4D,
tiempo.
ya que controla la casilla 4D.
En las aperturas abiertas,
después de l. P4R, P4R, el blan-
2. ..., C3AD
co, para obtener ventaja, debe
abrir el juego por P4D o P4AR.
Para el primer avance es con- Lo mejor, porque nivela el
veniente alguna preparación. desarrollo blanco, defiende el
En cuanto al Gambito de Rey Peón atacado y presiona sobre
(2. P4AR) ya se dijo que el el centro, dificultando el pro-
triple objetivo era abrir la co- yecto P4D de las blancas.
lumna AR, dominar la diago-
nal 2TD-BCR para atacar el
3. ASC,
PAR negro y establecer uncen-
tro móvil de Peones. Pero el
negro, mediante el contragam- La inmediata 3. P4D sin más
bito ideado por Ernesto C. Falk- preparación no es aconsejable,
beer, 2.... , P4D; 3. PRXP, PSR, porque el negro, mediante 3 .... ,
consigue anular todos los obje- P x P; 4. C x P, C3A se adelanta
tivos del planteo blanco. En en desarrollo y obliga a las
efecto, la columna AR queda blancas a defender el PR ata-
cerrada, la diagonal contra el cado.

43
En cuanto a 3. A4A, implica jugada P3D, contra el avance
un cambio de plan, ya que se del PD blanco puede contra-
prescinde de la primitiva idea atacar el PR mediante C3AR y
(ataque al PR negro y prepa- luego P4D. Pero si ha movi-
ración del avance P4D) para do ya su Peón de Dama a la
atacar el PAR negro. tercera casilla, este proyecto
implicaría una pérdida de tiem-
Y la preparación 3. P3AD po muy importante. De ahí que
resulta demasiado pasiva, por- en los modernos sistemas de
que las negras tienen chances defensa, el negro difiere el ma-
de contrajuego con 3.... , P4D, yor tiempo posible la defensa
y mejor aú.n 3 .... , C3AR, que de su PR con el PD y procura
ataca el PR blanco y desarro- contraatacar el PR adversario.
lla una nueva pieza.
El juego abie~o favorece al
En cambio, la jugada del tex- bando que tiene más desarro-
to, debida a Ruy-López y llama- llo. Como las negras van retra-
da Apertura Española, es la sadas en un tiempo con res-
más lógica, porque continúa pecto a las blancas, deberían
con el plan trazado. Al atacar a oponerse desde el primer mo-
la pieza defensora prosigue la mento a que el juego se abrie-
presión sobre las casillas 4D y ra. De este concepto surgen las
SR, y desarrolla otra pieza. aperturas semiabiertas, en las
que el negro, mediante una ju-
Ahora bien, el avance blan- gada diferente a l. ... , P4R tra-
co P4D continúa latente, y de- ta de cerrar la posición.
berá efectuarse en las mejores
condiciones, es de e ir, según Primeramente se ensayó l.
ha demostrado la experiencia, ... , P3R, que tiene el inconve-
cuando el negro haya jugado niente de crear el problema
P3D; sólo entonces el avance del desarrollo del AD negro.
blanco P4D es una jugada fuer- . Otro ensayo fue l. ... , P3AD,
te que obtiene mayor espacio que si bien no presenta ese pro-
vital. blema, como la liberación del
juego negro, debe conseguirse
Esto se explica porque si el con el avance P4AD, representa
negro no ha efectuado aún su una pérdida de tiempo, ya que
44
el PAD, para llegar a su cuarta 3. P4D,
casilla, necesita dos jugadas.
El blanco no dispone de me-
Alejin ideó 1. . . , , C3AR con
jor preparación para este avan-
el objeto de que el blanco avan-
ce, y debe ceder su Peón cen-
zara sus Peones hostigando al
tral por el lateral enemigo si
Caballo, para atacarlos después,
desea mantener su primitivo
ya que los Peones son tanto
proyecto de abrir el juego.
más débiles cuanto más aleja-
dos se hallan de sus bases. Pe- La posibilidad 3. ASCD, co-
ro el negro queda con un des- mo en la Apertura Española,
arrollo precario. se refuta con 3. ... , P3TD, que
obliga al cambio, porque la re-
Un concepto lógico de aper-
tirada a 4TD no es posible a
tura semiabierta puede ser:
causa de los avances negros
P4CD y PSA, encerrando la
l. P4R, P4AD pieza.

Disputa el centro al blanco 3. ..., PXP


con un Peón lateral, con la 4. C XP, C3A
idea de cambiarlo por otro cen- 5. C3A, P3D
tral, si bien no deja salida a
ninguna de sus piezas.
El desarrollo está equilibra-
do, y el cambio desventajoso
2. C3AR, del Peón central blanco se com-
pensa con el mayor dominio
Preparación para el avance espacial.
P4D, con desarrollo de una En los planteas cerrados es
pieza. el bando blanco quien desde
el principio manifiesta su de-
2. ... , C3AD seo de no abrir el juego al ini-
ciar la partida con 1. P4D.
La oposición lógica en la de- De las dos acciones posibles
fensa, para presionar sobre la del blanco P4R y P4AD sólo es
casilla 4D de las blancas. factible esta última. En el pri-

45
mer caso se pierde el Peón sin Un modelo de desarrollo en
compensaciones. la partida cerrada puede ser:
Por lo que respecta al Gam-
bito de Dama (2. P4AD) pue- l. P4D, P4D
de plantearse sin dificultad, ya 2. P4AD, P3R
que no se trata de un auténtico 3. C3AD, C3AR
. gambito, porque el negro no
4. ASC, A2R
puede defender su presa.
Después de 5. P3R, CD2D
6. C3A,
l. P4D, P4D
2. P4AD, PXP En los planteos cerrados, lo
más importante para no per-
der la iniciativa es mantener
el blanco puede recuperar el
la tensión central de Peones
Peón sin dificultad, mediante
como amenaza latente.

3. P3R,
6. ...., O-O

ya que si el negro se empeña


Y las negras, siguiendo la
en defenderlo con
idea de Tartakower, deben re-
solver el problema de su AD
3. . .. , P4CD desarrollándolo en fianchetto.
Las consideraciones para que
la continuación forzada sería
el negro no responda con la ju-
gada simétrica a 1. P4D se ba-
4. P4TD, P3AD san en que las blancas pueden
5. PXP, PXP atacar rápidamente el PD con
6. D3A 2. P4AD.
Por lo tanto, se trata de bus-
y las negras pierden una pieza car una réplica que no permita
como consecuencia de su falsa este ataque y al mismo tiempo
estrategia. controle el centro para evitar

46
su rápida ocupación blanca por La lucha se cierne en derre-
medio de P4R. dor de las casillas 4R y SD de
las blancas, para evitar la for-
Esta jugada es l. . .. , C3AR,
mación de un centro sólido.
que da origen al juego semice-
rrado, y se la conoce con el
nombre de Defensa India. El 3. C3AD, ASC
plan negro consiste en seguir
con P3D y CD2D, después de
Y las negras, sin necesidad
lo cual el blanco no puede im-
de haber ocupado las casillas
pedir que el adversario libere
centrales, ejercen sobre ellas un
su juego con P4R. Un desarro-
control suficiente. A esta forma
llo factible del juego semicerra-
de iniciar la partida se la de-
do es como sigue:
nomina Defensa Nimzo - india,
en honor del jugador ruso-da-
l. P4D, C3AR nés Aaron Nimzowitch, autor
2. P4AD, P3R de este sistema.

47
CAPITULO VIII

DEL JUEGO DE COMBINACION AL JUEGO


DE POSICION

Durante la época del roman- más exactos, descubriéndose


ticismo, el ajedrez, considerado enormes fallos en las combina-
como un arte, requería para ciones , la mayoría de ellas ba-
sus partidas evoluciones bri- sadas en errores del juego ad-
llantes con jugadas de sacrifi- versario y, como consecuencia,
cio, en donde la violencia del la combinación fue perdiendo
ataque ponía un sello específi- terreno, dando paso al moder-
co a las producciones del gé- no juego posicional de trin-
nero combinativo. cheras.

La combinación era el máxi- Veamos la diferencia entre


mo exponente para distinguir las dos formas de juego. La po-
a un gran maestro, y una par- sición del diagrama número 24
tida se valorizaba según la bri- corresponde a la célebre parti-
llantez y profundidad de la da Anderssen-Dufresne, jugada
combinación victoriosa. en Berlín el año 1852, y que re-
cibió el calificativo de «Siem-
Pero, andando el tiempo, los previva», debido a la genial
análisis se f u e r o n haciendo combinación con que Anders-
más científicos y, por lo tanto, sen pone fin a la lucha.
49
DIAGRAMA NUM. 24 Cincuenta años después, unos
análisis pusieron en evidens;ia
esta producción, demostrando
que las negras, con 19 .... , TSC!,
conseguían, al menos, tablas,
por lo que la jugada inicial de
la combinación 19. TD1D no
era correcta, y, según Lasker,
el blanco debía ganar no con
la jugad a combinativa 19.
TD1D?, sino con la jugada téc-
nica, exacta y posicional, 19.
A4R!, con lo que toda la com-
binación queda condenada.
He aquí, pues, la disyuntiva
ante una misma posición: El
El juego siguió de esta for- jugador combinativo gana me-
ma: diante 19. TD1D y produce una
«Siempreviva». El jugador po-
sicional gana científicamente
19. TD1D!!
con 19. A4R!, pero su partida
quedará olvidada bajo el pol-
y después de la réplica vo de los archivos.
Indiscutiblemente la combi-
10. ... , DXC nación sirve para aprender a
jugar al ajedrez, y, cumplido
este objetivo, en la actualidad
la brillantísima combinación
para ganar hay que practicar
llega a colmo mediante
el moderno juego de posición
más prosaico y materialista,
20. TXC+!, CXT pero evidentemente más sólido
21. DXP+!!, RXD y efectivo. Antes el ajedrecista
22. ASA+, R1R tratzyba de hacer una obra de
23. A7D+, R1A arte{; hoy trata de obtener los
24. AXC mate. mil dólares con que está dota-

50
do el primer premio del Torneo 19. DST+, R1C
donde participa. 20. D7A+, R2T
21. DST +, Tablas
Esta cuestión llevada a la
práctica se traduce en curiosí-
simos casos como el que si- De esta manera aseguró me-
gue. dio punto para el cuadro de
clasificación, Y la partida pasó
En la partida Mikenas-Kash- sin pena ni gloria. Pero pronto
dan (Praga, 1931), después de los críticos descubrieron que
dieciocho jugadas se llegó a la quince años antes se había pro-
posición que indica el diagra- ducido la misma posición en
ma número 25. una partida Janowsky-Chajes, y
el blanco, jugador romántico
y con:Jbativo, no quiso las ta-
DIAGRAMA NUM. 25 blas, sino que buscó la deci-
sión en una combinación bri-
llante y magnífica.

Y mientras el posicional Mi-


kenas prefiere el pájaro en la
mano del medio punto, el com-
binativo Janowsky, exponiendo
el empate, se lanza en pos de
la victoria así:

19. CID!, ex e
20. TXC A3A

Forzada para soslayar la do-


ble amenaza del blanco: 21.
TXA y 21. DXA.
Aquí, Mikenas, que había sa-
crificado una pieza, se conten-
tó con hacer tablas por jaque 21. C4R!, AXPC
continuo de la siguiente for-
,ma: Está claro que si 21. ... ,

51
AXT; 22. CXA+, y mate a la ... , RxC; 24. DST+, R3A; 25.
siguiente. Y en caso de 21. ... , T7AR mate.
AXC sigue 22. DXA, TlCR;
23. Tl-7 A, etc. 24. P4TR+ TlT
25. D7T+, TXD
26. TXT+ +
22. ese+, R3T
23. P4e!!, P3e
Tras esta elocuente demos-
tración creo que sobran los ul-
Nuevamente forzado: si 23. teriores comentarios.

52
CAPITULO IX

APERTURAS ABIERTAS

El aficionado podrá ver las rios de una partida modelo, ya


líneas más importantes de las que el detalle minucioso de las
aperturas abiertas (l. P4R, mismas escapa a los límites de
P4R) a través de los comenta- la presente obra.

APERTURA ESPAÑOLA

S.• del «match». Belgrado, 1968

Blancas: TAHL Negras: GLIGORIC

l. P4R, P4R CD3A; 7. 0-0, A2R; 8. TlR,


2. C3AR, A3A; 9. C4R, 0--0; 10. P3D,
A2R; 11. P3TD, C3C; 12. P4CD.
APERTURA VIENESA: 2. C3AD,
C3AR; 3. P3CR, P4D; 4. PxP, APERTURA DEL ALFIL DE REY:
C X P; 5. A2C, A3R; 6. C3A, 2. A4A, C3AR; 3. P3D, P3A;

53
4. P4A, PxP; 5. ADXP, P4D; 0--0; 7. C3D, A3C; 8. P5R, C1R;
6. PXP, CXP; 7. D3A, A3R; 8. 9. 0--0, P3D; 10. P x P, C3A;
C2R, CXA; 9. DXC, AXA; 10. 11. P7D, AXP; 12. AXA, D XA;
DXA, A3D. 13. C1R, TD1R; 14. P3D, C5C!
GAMBITO DE REY: 2. P4AR, APERTURA DE LOS TRES CABA-
PxP; 3. C3AR, P4D; 4. PxP, LLOS: 3. C3A, P3CR; 4. P4D,
C3AR; 5. C3A, CxP; 6. A2R, P x P; 5. C5D, CD2R; 6. C X PD ,
CXC; 7. PCXC, A3D; 8. P4D, P3AD; 7. C3AD, P3TR; 8. A4AR,
0--0; 9. 0--0, C3A; 10. P4A, P4D; 9. D2D, P X P; 10. 0--0--0.
P3CD; 11. P3A, A5CR; 12. C1R,
APERTURA PONZIANI: 3. P3A,
AxA; 13. DXA.
C3A; 4. P4D, CXPR; 5. P5D,
C1 C; 6. A3D, C4A; 7. C X P,
2. . . . , C3AD CXA+; 8. CXC, P3D; 9. 0--0,
A2R; 10. D3A, 0--0 .
. DEFENSA P H ILIDOR: 2 .... ,
APERTURA ESCOCESA: 3. P4D,
P3D; 3. P4D, C2D; 4. A4AD,
PxP; 4. C X P, A4A; 5. A3R,
P3AD; 5. C3A, A2R; 6. 0--0,
D3A; 6. P3AD, CR2R; 7. C2A,
P3TR; 7. P4TD, CR3A; 8. P3CD,
A X A; 8. CXA, D4R; 9. D3A,
D2A; 9. A2C, 0--0; 10. D2D.
0--0; 10. A4A, P3D; 11. C2D,
DEFENSA PETROFF: 2 .... , A3R.
C3AR; 3. CxP, P3D; 4 . C3AR,
GIUOCO PIANO: 3. A4A, A4A;
CxP; 5. P4D, P4D; 6. A3D,
4. P3A, D2R; S. P4D, A3C; 6.
A3D; 7.0--0,0--0,8. P4A,A3R;
0--0, P3D; 7. P3TR, P3TR; 8.
9. D2R, CR3A; 10. P5A, A2R;
C3T, P4C; 9. C2A, PSC; 10.
11. P4CD.
P x P, AXP; 11. C3R, C3A.
GAMBITO EVANS: 3. A4A, A4A;
3. ASCD,
4. P4CD, AXPC; S. P3A, A2R;
6. P4D, C4T; 7. CxP, CXA; 8.
Con esta jugada queda plan- C x C, P4D; 9. PXP, DXP; 10.
teada la Apertura Española. C3R, D1D; 11. 0--0, C3A; 12 r
D2A, 0--0.
APERTURA DE LOS CUATRO CA-
BALLOS: 3. C3A, C3A; 4. ASC, DEFENSA DE LOS DOS CABA-
CSD; S. A4T, A4A; 6. CXP, LLos: 3. A4A, C3A; 4. CSC, P4D;

54
5. PxP, CSD; 6. P3AD, P4CD; P4D; 6. CXP, PXC; 7. CxC,
7. AlA, CxP; 8. C4R, C3R; 9. D4D; 8. P4AD, D3D; 9. CXP+,
AXP+, A2D; 10. D4T, P4AR. A2D; 10. AXA+, DXA; 11.
DST +, P3CR; 12. DSR +, R2A;
3. . . . , P3TD 13. DXT.
DEFENSA .PILLSBURY: 3 .... ,
Jugada de Morphy para re- P3CR; 4. P3A, P3D; 5. P4D,
chazar la Apertura Española, y A2D; 6. 0-0, A2C; 7. PxP,
que es la más practicada. PXP; 8. A3R, C3A; 9. CD2D,
0-0; 10. ASA, TlR; 11. D2R.
DEFENSA STEINITZ: 3.... ,
P3D; 4. P4D, A2D; 5. C3A, C3A; DEFENSA ALAPIN: 3 .... , ASC;
6. AXC, AXA; 7. D3D, C2D; 8. 4. P3A, A4T; 5. 0-0, CR2R; 6.
A3R, PxP; 9. AXP, C4A; 10. P4D.
AXC, PXA; 11. D3R, D3A; 12.
DEFENSA Cozro: 3 ... . , CR2R;
0-0-0. 4. P4D, PxP; S. CxP, CXC;
DEFENSA CLÁSICA: 3 .... , A4A; 6. DXC, C3A; 7. DSD, A2R; 8.
4. P3A, C3A; 5. P4D, PXP; 6. C3A, A3A; 9. A2D.
PSR, CSR; 7. 0-0, P4D; 8.
PxPap, CXPD; 9. AXC+, 4. A4T,
PXA; 10. TlR+, R1A; 11. ASC.
DEFENSA BERLINESA: 3.... , VARIANTE DEL CAMBIO: 4.
C3A; 4. 0-0, C X P; 5. P4D, A XC, PD X A; 5. 0-0, P3A; 6.
C3D; 6. AXC, PDXA; 7. PxP, P4D, ASCR; 7. P3A, PXP; 8.
C4A; 8. DXD+, RXD; 9. C3A, P X P, D2D; 9. P3TR, A3R; 10.
R1R; 10. C2R, A3R; 11. C4A. C3A, 0-0-0; 11. A4A, C2R; 12.
DEFENSA BIRD: 3... . , CSD; 4. T1A, C3C; 13. A3C, A3D; 14.
C XC, P XC; 5. 0-0, P3AD; 6. C4TD!
A4A, C3A; 7. P3D, P4D; 8. PXP,
CXP; 9. TlR+, A2R; 10. ASCR, 4. . .. , C3A
0-0; 11. AXA, CXA; 12. C2D,
C4D; 13. D3A.
DEFENSA STEINITZ DIFERIDA:
·- DEFENSA J AENISCH: 3 .... , 4.... , P3D; 5. P3A, A2D; 6. P4D,
P4A; 4. C3A, PxP; 5. CDxP, C3A; 7. 0-0, A2R; 8. TlR, 0-0;

55
9. CD2D, TlR; 10. ClA, P3T; 11. 5.... , A2R
C3C, AlAR; 12. P3TR, C4TD;
13. AXA, DXA. Con esta jugada se plantea el
sistema cerrado, que propor-
VARIANTE TAIMANOV: 4 .... ,
ciona mejor defensa al negro.
P4CD; S. A3C, C4TD; 6. 0-0,
P3D; 7. P4D, PxP; 8. CxP, SISTEMA ABIERTO: S.... ,
A2C; 9. A2D, CXA; 10. PTxC, CxP; 6. P4D, P4CD; 7. A3C,
P3C; 11. P4AD, P4AD; 12. C3AR, P4D; 8. PXP, A3R; 9. P3A, A2R;
PSC; 13. A4A, D2A. 10. A3R, 0-0; 1'1. CD2D, CXC ;
12. DxC, D2D; 13. ASC, TDlD;
5. 0-0, 14. TRlR.

SISTEMA ALEJIN: S. C3A, A2R;


6. TlR,
6. 0-0, P4CD; 7. A3C, P3D; 8.
CSD, C4TD; 9. CXA, DXC; 10.
P4D, A2C; 11. ASC, 0-0; 12. ATAQUE WORALL: 6. D2R,
PxP, PxP; 13. DlR, CxA; 14. P4CD; 7. A3C, P3D; 8. P4TD,
PTXC, P3T. ASC; 9. P3A, 0-0; 10. P3T,
C4TD; 11. A2A, A3R; 12. PXP,
SISTEMA STEINITZ: S. P3D,
PxP; 13. P4D, ASA; 14. A3D,
P4CD; 6. A3C, A2R; 7. P4TD,
AXA; lS. DXA, CSA.
A2C; 8. P3A, P4D; 9. CD2D,
0-0.
6.... , P4CD
ATAQUE CENTRAL: S. P4D, 7. A3C, 0-0
PxP; 6. 0-0, A2R; 7. PSR, 8. P3A,
CSR; 8. CXP, CxC; 9. DXC,
C4A; 10. C3A, 0-0; 11. CSD, ATAQUE LATERAL: 8. P4TD,
P3D; 12. CXA+, DXC; 13. PSC; 9. P3A, P3D; 10. P4D,
PxP, DXP; 14. DXD, PxD. PRXP; 11. CXP, A2D; 12. PXP,
CxPC; 13. C3AD, T1C.
VARIANTE DEL CAMBIO DIFE-
RIDO: S. AXC, PDXA; 6. P3D,
A3D; 7. CD2D, A3R; 8. D2R, 8 .... , P3D
C4T; 9. C4A, AXC; 10. PXA,
D3A; 11. P3CR, D3R; 12. A3R, CONTRAATAQUE MARSHALL: 8.
P4AD. ... , P4D; 9. P X P, C X P; 10.

56
exP, exe; 11. Txe, P3AD; DIAGRAMA NUM. 26
12. P4D, A3D; 13. TlR, DST;
14. P3e, D6T; 15. A3R, ASeR;
16. D3D, TDlR; 17. e2D, T3R;
18. P4T, PxP; 19. TXP, P4AR;
20. DlA, PSA.

9. P3TR,

Se ha llegado a lo que podría


llamarse posición normal de la
variante cerrada española. (Ver
diagrama número 26.) Otras
continuaciones pueden ser:
I. 9. P4D, ASe; 10. PSD, D2A; 12. eD2D, e3A; 13. P X PR,
e4TD; 11. A2A, P3A; 12. PxP, P X P; 14. e lA, A3D; 15. e4T,
D2A; 13. eD2D, exPA; 14 e1A, e2R; 16. D3A, TlD; 17. e3R,
TDlD; 15. P3TR, A3R; 16. ese, D2e.
P4D.
VARIANTE BREYER: 9.... , ele;
II. 9. P3D, e4TD;- 10. A2A,
10. P4D, eD2D; 11. P4A, P3A;
P4A; 11. eD2D, e3A; 12. elA,
12. PSA, D2A; 13. PAXP, AXP;
TlR; 13. e3R, AlA.
14. ASe, PXP; 15. Axe, PXA;
16. exP, e4A.
9. ... , P3TR
VARIANTE RAGOSIN: 9. . .. ,
Jugada constitutiva de la VA- A3R; 10. P4D, AXA; 11. DXA,
RIANTE SMISLOV, cuyo objeto es D1e; 12. ASe, e4TD; 13. DlD,
situar la Torre en lR y el Alfil P3A; 14. eD2D, T1R; 15. P4eD,
en lAR, que sin este movimien- e2e; 16. e1A, P3e.
to no sería factible a causa de
VARIANTE FLOHR: 9 .... , A2e;
10. eseR.
10. P4D, PXP; 11. PXP, P4D;
VARIANTE eHIGORIN: 9 .... , 12. PSR, eSR; 13. e3A, e4T; 14.
C4TD; 10. A2A; P4AD; 11. P4D, A2A, P4AR; 15. PxPap, AxP;

57
16. CXC, PxC; f7. AXP; AXA; 12. "., A2C
18. TXA, P4A; 19. T4C.
Otra posibilidad: 12.... , A2D;
VARIANTE KERES:9.... , C2D;
13. C3C, C4TD; 14. A2A, P4A;
10. P4D, C3C; 11. CD2D, A3A;
15. PSD, CSA; 16. C2T, P3C; 17.
12. C1A, TlR; 13. C3C, P3C;
TlA, A2C; 18. P3CD, C3C; 19.
14. A6T, A2CD; 15. D2D.
P4AR, PRxP; 20. AXP, D2R.

10. P4D, TlR 13. C3C, C4TD


11. CD2D, 14. A2A, CSA
15. P4TD, P4D

Existen en este momento Jugada puesta en práctica


otras líneas de juego importan- por primera vez en la partida
tes: Stein-Spassky del Torneo de
J. 11. A3R, AlA; 12. CD2D, Candidatos, Amsterdam, 1964.
A2C; 13. PXP, CXP; 14. CXC,
PXC; 15. D3A. 16. P3C, PXPR
17. C3RXP, ex e
II. 11. P4A, CXPD; 12. 18. AXC, AXA
CXC, PXC; 13. DXP, AlA; 19. TXA, D4D
14. PXP, PxP; 15. C3A, P4A; 20. T4C, C4T
16. D1D, A2C. 21. AXP, CXP
. III. 11. PSD, C4TD; 12. A2A, 22 . TIC,
P3A; 13. PxP, D2A; 14. P4TD,
A3R; 15. CD2D, PSCD! En la primera partida de este
match se jugó 22. T3T, PCXP;
23. TxPT, TDlC; 24. TXPT,
11. ..., AlA PXP; 25. PXP, P4AD! y el ne-
12. ClA, gro obtuvo un buen juego.

22. . .. , PCXP
Alternativa: 12. P3T, A2C; 13. 23. CXP, D3R
A2A, ClC; 14. P4CD, CD2D; 15.
A2C, C3C; 16. T3R, P4TD; 17. Esto es mejor que 23 ... .,
D2R, P3A! P4AR; 24. T3C, TXC!?, etc.,

58
como jugaron los mismos ad- No es posible la captura del
versarios en Budva, 1967. Alfil porque la irrupción de las
fuerzas blancas en 7AR sería
24. D3A, P4AD decisiva. Por ejemplo: 24 . ... ,
D X A; 25. D X P +, R2 T; 26.
DIAGRAMA NUM. 27 C6C y la amenaza 27. T4T no
tiene parada. (Ver el diagrama
número 27.)

25. AXP,

La partida fue declarada TA-


BLAS de común acuerdo en esta
posición. En efecto: la conti-
nuación forzada sería 25. . .. ,
AXA; 26. D3C, D3T; 27. T4T,
D3R; 28. T4C, D3T, etc.

59
CAPITULO X

EL MATE DE ALFIL Y CABALLO

De los mates de Rey robado DIAGRAMA NUM. 28


éste es, sin duda, el de más di-
fícil ejecución y requiere que
el aficionado lo ensaye varias
veces hasta que se compenetre
con él.
La pr-imera consigna que
debe tenerse en cuenta es que
este mate ha de producirse pre-
cisamente en un rincón cuya
casilla sea del color de las que
domina el Alfil · por lo tanto,
hay que empujar -al Rey adver-
sario hacia la mencionada es-
quina.
La maniobra para conseguir- En el diagrama número 28
lo se obtiene aplicando la fór- puede observarse que el Rey
mula del ((Triángulo de Dele- negro se halla encerrado en el
tang». triángulo cuyos vértices están

61
determinados por las casillas 8. ..., R3T
2TD, STD y SCR. 9. A4T, R2C
Esa cárcel triangular debe ir
El Rey negro debe tratar de
estrechándose hasta confinar al
escapar de la banda a fin de
Rey negro en la casilla vértice
hacer la máxima resistencia
STD, es decir, en el rincón cuya
para no ser encerrado en el
casilla es del mismo color por
rincón mortal.
donde camina el Alfil. El pro-
cedimiento, teniendo en cuenta
10. R6D R3C
siempre el triángulo de Dele-
11. A7D, R4T
tang, resulta sencillo.
12. RSA, R3T
13. C4C+, R2C
1. A7A, R3D
2. R8A,
En caso de 13 .... , R4T sigue
14. CSD, R3T; 15. R4C, R2C ;
El Rey negro ha perdido ya
16. RSC, etc.
terreno. Ahora el triángulo lo
forman las casillas 3TD, STD y
14. CSD, R3T
SAR. Compruébese que el Rey
15. R4C, R2C
débil no puede salir de ese te-
16. RSC
rreno por ninguna parte.

2. . .. , R2D DIAGRAMA NUM. 29


3. A3C, R3D
4. R8R, R2A
5. R7R, R3A
6. R6R R4C
7. R6D, R4T
8. RSA,

Mediante sucesivas oposicio-


nes, el triángulo se va reducien-
do paulatinamente, y ahora
está formado por los vértices
STD, STD y SR.

62
Según podemos apreciar en 16. .. .. , R2T
el diagrama número 29, el tri- 17. ASA, RlC
ángulo se ha convertido ya en 18. A6T, R2T
minitriángulo. Lo que resta es 19. C4C, RlT
muy fácil, porque todo se con- 20. R6C, R1C
creta en confinar al Rey en 21. C6A+, R1T
'8TD, donde recibirá mate. 22. A7C++.

63
CAPITULO XI

APERTURAS SEMI-ABIERTAS

Partida modelo con las líneas · hace una jugada diferente a


más importantes del juego se- l. ... , P4R), a través de los co-
miabierto (l. P4R, y el negro mentarios que se incluyen.

DEFENSA SICILIANA

Torneo de Moscú, 1967

Blancas: GIPSLIS Negras: STEIN

1. P4R, P4AD A X C+; 6. P x A, P3CD; 7.


D4C, P4AR; 8. D3C, A3T; 9.
Jugada que da nombre al pla- A X A, C X A; 10. C2R, C1C; 11.
teo. C4A, D2A; 12. P4A.
DEFENSA FRANCESA: l. ... , DEFENSA CARO- KAN: l.
P3R; 2. P4D, P4D; 3. C3AD, P3AD; 2. P4D, P4D; 3. C3AD,
A5C; 4. P5R, D2D; 5. P3TD, P X P; 4. C X P, A4A; 5. C3C,

65
A3C; 6. P4TR, P3TR; 7. C3A, 2. C3AR,
CD2D; 8. A3D, AXA; 9. DXA,
D2A; 10. A2D, CR3A; 11. SISTEMA CHIGORIN: 2. C3AD,
0-0-0, P3R; 12. RlC, 0-0-0; C3AD; 3. P3CR, P3CR; 4. A2C,
13 . P4A, P4A; 14. A3A, P X P; lS. A2C; S. P3D, P3D; 6. CR2R,
CxP, P3T. P3R; 7. A3R, CSD; 8. 0-0,
C2R; 9. P4A, TlCD; 10. RlT.
DEFENSA UFIMTSEV: l. ... ,
P3CR; 2. P4D, A2C; 3. C3AD, GAMBITO SICILIANO: 2. P4CD,
P3D; 4. A3R, P3AD; S. A3D, P x P; 3. P3TD, P4D; 4. PxPD,
P4CD; 6. P4A, C3A; 7. P3TR, D x P; S. C3AR, P4R; 6. PxP,
0-0; 8. C3A, PSC. AxP; 7. A3T, AXA; 8. CXA,
C3AD; 9. CSCD, DlD.
DEFENSA ALEJINS l .... , C3AR;
2. PSR, C4D; 3. P4D, P3D; 4. VARIANTE ALAPIN: 2. P3AD,
C3AR, ASC; 5. A2R, C3AD; 6. P4D; 3. P x P, DxP; 4. P4D,
0-0, P3R; 7. P4A, C3C; 8. P X P, C3AD; S. C3A, A5C; 6. A2R,
PXP; 9. C3A, A2R; 10. P3CD, P3R; 7. 0-0, C3A.
A3A; 11. A3R, 0-0; 12. P3TD.
_.
DEFENSA PIRe: l. ... , P3D; 2. . . . , P3D
2. P4D, C3AR; 3. C3AD, P3CR;
4. ASCR, A2C; S. D2D, r3A; 6. VARIANTE NIMZOWITCH: 2 .... ,
P4A, 0-0; 7. 0-0-0. C3AR; 3. PSR, C4D; 4. C3A,
DEFENSA ESCANDINAVA: l. ... , P3R; 5. CxC, PxC; 6. P4D,
P4D; 2. PxP, PXP; 3. C3AD, P3D; 7. ASCR, D4T+; 8. P3A,
D4TD; 4. P4D, C3AR; 5. C3A, P3TR; 9. A2D, D3C.
A5C; 6. P3TR, A4T; 7. P4CR, VARIANTE BOLESLAWSKY: 2 .... ,
A3C; 8. CSR, P3A; 9. P4TR, C3AD; 3. P4D, PXP; 4. CXP,
CD2D; 10. C4A, D2A; 11. P5T, C3AR; S. C3AD, P3D; 6. A2R,
ASR; 12. CXA, CXC; 13. D3A. P4R; 7. C3C, A2R; 8. 0-0,
0-0; 9. P4A, P4TD; 10. P4TD,
DEFENSA NINZOWITCH: l. ... ,
CSCD; 11. RlT, A3R; 12. PSA,
C3AD; 2. P4D, P4D; 3. C3AD,
A2D; 13. ASCR, A3A.
P X P; 4. P5D, C4R; 5. A4AR,
C3C; 6. A3C, P3TD; 7. A4AD, VARIANTE PAULSEN: 2. ...,
C3A; 8. D4D. P3R; 3. P4D, PxP; 4. CXP,

66
e3AR; S. e3AD, P3TD; 6. VARIANTE VERESOV: S. P3AR,
A2R, P3D (Scheveningen); 7. P4R; 6. ese, P3TD; 7. eS-3A,
0-0, D2A; 8. P4A, e3A, e3A; 9. A3R; 8. eSD, exe; 9. Pxe,
A3R, A2R; 10. D1R, 0-0; 11. AlA; 10. P4AD, P4AR.
D3e, exe; 12. Axe, P4eD;
VARIANTE HEILER: S. ASeD +,
13 . PSR, PXP; 14. AXP, D3e+;
A2D; 6. 0-0, P4R; 7. AXA+,
lS. RlT, A2e.
DXA; 8. e3e, exP; 9. P4AR.

3. P4D,
5. ..., P3CR

VARIANTE Ro SSOLIM O: 3.
Jugada característica de la
ASe+, e3AD; 4. 0-0, ASe; S.
VARIANTE DEL DRAGÓN, seguida
P3A, e3A; 6. TlR, P3TD; 7.
en la presente partida.
Axe+, PXA; 8. P3D, P3R; 9.
eD2D, e2D; 10. D4T, D2A; 11. VARIANTE SoziN: S.... , P3R;
PSR, A4T. 6. A4AD, P3TD; 7. A3e, A2R;
8. P4A, 0-0; 9. D3A, D2A; 10.
GAMBITO KEREs: 3. P4eD,
0-0, P4eD.
PXP; 4. P4D, e3AR; S. A3D,
P4D; 6. eD2D, P3R; 7. 0-0, VARIANTE NAJDORF: S. ...,
e3A; 8.PSR,e2D; 9.A2e,A2R; P3TD; 6. ASeR (ataque Rau-
10. e1R. ser), P3R; 7. P4A, A2R; 8. D3A,
D2A; 9. 0-0-0, eD2D; 10.
P4eR, P4eD; 11. Axe, PXA;
3.... , PXP 12. PSA, e4R; 13. D3T, PSe.

ATAQUE RIC H TER: S.... ,


En caso de 3.... , e3AR la C3AD; 6. ASeR, P3R; 7. D2D,
continuación sería 4. e3A, PXP; A2R; 8. 0-0-0, 0-0; 9. P4A,
S. exP, continuando, como en P3TR; 10. A4T, exP; 11. AXA,
el texto, por inversión de ju- CXD; 12. AXD, exAR; 13.
gadas. exe, Pxe; 14. A7R, TlR; lS.
TRxe, TXA; 16. TXP, A2e.
4. CXP, C3AR
5. C3AD, 6. A3R,

67
En esta posición (véase el 6. .. ., A2C
diagrama número 30) existen
varias continuaciones impor- Sería fatal 6.... , CSC? tra-
tantes: tando de refutar la jugad a
l. 6.A2R,A2C; 7.A3R,C3A; blanca, porque tras 7. ASCD +,
8. 0-0, 0-0; 9. C3C, A3R; 10. el negro perdería una pieza.
P4A, D1A; 11. D1R, P4TD; 12.
TlD. 7. P3A, 0-0
JI. 6. P4A, C3A; 7. CXC,
PXC; 8. PSR, C2D; 9. A4A, C3C; Preferible a 7. . .. , C3R; 8.
10. PXP, DXP; 11. DXD, P XD. D2D, A2D; 9. P4CR, D1A; 10.
P4TR, C4R.
III. 6. P3CR, A2C; 7. A2C,
0-0; 8. P3TR, A2D; 9. 0-0,
C3A. 8. A4AD,

IV. 6. ASCR, A2C; 7. D2D,


LíNEA DE KoNSTANTINOPOLs-
C3A; 8. C3C, 0-0; 9. 0-0--0,
KY: 8. D2D, C3A; 9. 0-0--0,
A3R; 10. R1C, T1A.
P4D; 10. PXP, CXP; 11. CXCD,
PXC; 12. CXC, PXC; 13. DXP,
TlC.
DIAGRAMA NUM. 30
8. ... , C3A
9. A3C, A2D
10. D2D, D4T
11. 0-0-0, TRIA
12. RlC, C4R
13. D2R,

Otra posibilidad: 13. CSD,


DXD; 14. AxD, CXC; 15. AXC,
TD1C; 16. A3A, P4CD.

13 • .. . , P4CD

68
En caso de 13 .... , P3TD la 20. AXA, TXA
continuación sería 14. P4C, 21. T3A, T2C
P4CD; 15~ P5C, C4T; 16. C5D 22. C3C, C5T
con la amenaza 17. C5A.
También es posible 22 .... ,
14. C3XP, CXC; 23. TXC, TXT; 24. PXT
y el negro compensa con la
No es recomendable 14. iniciativa el Peón sacrificado.
C4XP a causa de 14 .... , P3TD;
15. C4D, TxC! con ataque vio- 23. T2A, C3A
lento. 24. P5A, PXP
25. AXP, T1D
14. ..., TD1C 26. D3R, D1C
15. P4AD, 27. C4A, CXA
28. ex e,
Alternativa: 15. C3T, P4D;
16. PXP, CXP; 17. AXC, DXA; Las blancas han reaccionado
18. C3C, D2C; 19. A~D, P3A. para detener la ofensiva ene-
miga. Ahora este lance es for-
15. ..., P3TD zado, pues si 28. D XC, C5C;
16. C3T, 29. T2D, T1AD y la presión
aumenta:
Si 16. C3A podría seguir 16.
... , CXPAD; 17. AXC, DXC. 28 .... , T4C

16. ..., A1R A considerar era la réplica


28 .... , A5D, que crea más pro-
blemas. ·
Desaloja la casilla 2D para
maniobrar con el Caballo de
Rey. 29. C3C,

17. D2D, D2A Si 29. CxP seguida 29 .... ,


18. T1AD, C3-2D ' D lA; 30. C5A, A5D y el negro
19. A4T, C4A gana.

69
29. . .., P4TD Sin duda, no vieron la con-
30. C3T, T3C tinuación exacta o no quisie-
31. TRIAD, D2C ron exponerse a un descalabro
32. C4A, TSC ante la potencia del campeón
33. PSR, ruso.
La forma de dirigir las hues-
El equilibrio posicional te- tes hacia el triunfo era 40. C6D!,
nía su base en la acción del PXC; 41. DXPD, TlAR; 42.
AR negro. Al cerrar la gran T7 A, P X P; 43 . D7R, etc. O bien
diagonal, la ventaja material
blanca puede ser un factor im-
portante para intentar la vic- DIAGRAMA NUM. 31
toria.

33. . .. , TIC
34. CSA, D4C
35. C3D, TST
36. P4A, ese
37. ex e, TXC
38. D2D, · P3A
39. P3TD, TST

(Véase el diagrama núme-


ro 31.) En esta posición la par-
tida fue declarada TABLAS de
común acuerdo.
Las blancas, que habían ya 41. ... , AlA (en vez de 41. ...
detenido el ataque adversario TlAR); 42. D6R+, RlT; 43.
con éxito, pudieron ahora in- DXP+, RlC; 44. PSA!, con la
tentar una ofensiva victoriosa. amenaza 45. P6R.

70
CAPITULO XII

APERTURAS SEMI-CERRADAS

Partida modelo, conteniendo negro hace una jugada diferen-


las líneas más importantes del te a l. ... , P4D), a través de los
juego semicerrado (1. P4D y el comentarios que se incluyen.

DEFENSA NIMZO-INDIA

3.a del match. Porec, 1968


Blancas: PORTISCH Negras: LARSBN

1. P4D, C3AR A2R; 11. 0-0, 0-0; 12. TD1R.

2. P4AD,
DEFENSA HOLANDESA: l. ... ,
P4AR; 2. P4R (Gambito Staun-
ton), P X P; 3. C3AD, C3AR; 4. SISTEMA CATALÁN: 2. P3CR,
P3A, C3A; S. PXP, P4R; 6. PXP, P3R; 3. A2C, P4D; 4. C3AR,
CDxP; 7. A4AR, P3D; 8. C3A, A2R; S. P4A, 0-0; 6. 0-0,
CXC+; 9. DXC, A3R; 10. A3D, CD2D; 7. D2A, P3A; 8. CD2D,

71
P3CD; 9. P4R, A2C; 10. P3C, DEFENSA INDO - BENONI: 2.
TlA; 11. TlD, D2A; 12. A2C, .. . , P4A; 3. P5D, P3D; 4. C3AD,
TRlD; 13. TDlA, D1C. P3CR; 5. P4R, A2C; 6. C3A, 0-0;
7. A2R, P4R; 8. A5C, P3TR; 9.
APERTURA COLLE: 2. C3AR, A2D, C4T; 10. DlA, R2T.
P4D; 3. P3R, P3R; 4. A3D,
P4A; 5. P3A, C3A; 6. CD2D, DEFENSA BUDA- PEST: 2 .... ,
A3D; 7. 0-0, 0-0; 8. P X P, P4R; 3. P x P, C5C; 4. P4R,
AXPA; 9. P4R, D2A. C X PR; 5. P4A, CR3A; 6. C3AR,
A4A; 7. C3A, P3D; 8. P3TD,
ATAQUE TORRE: 2. C3AR, P4D; P4TD; 9. A3D, 0-0; 10. D2R,
3. A5C, C5R; 4. A4T, P4AD; ;5. A5CR; 11. A3R; AXA; 12. DXA,
P3A,D3C;6.D1A,C3AD;7.P3R, C2D; 13. 0-0.
A4A; 8. CD2D, P3R.

3. C3AD,
2.... , P3R

Con 3. C3AR puede presen-


DEFENSA INDIA DE DAMA: 2. tarse la DEFENSA BOGOUUBOW:
... , P3CD; 3. C3AR, A2C~ 4. A.... , A5C+; 4. A2D, A X A+;
P3CR, P3R; 5. A2C, . A2R; 6. 5. DXA, P4D; 6. P3R, 0-0; 7.
0-0, 0-0; 7. C3A, C5R; 8; D2A, C3A, CD2D; 8. A3D, P3A; 9.
CXC; 9. DXC, P4AR; 10. A3R, 0-0, PxP; 10. AXPA, P4R;
A3AR; 11. D2D, P3D. 11. A3C, PxP; 12. DxP, D3C;
DEFENSA INDIA CENTRAL: 2 . 13. D4AR, C4A.
.. . , P3D; 3. C3AD, P4R; 4. P X P,
PxP; 5. DXD+, RXD; 6. C3A,
3. ..., ASC
CD2D; 7. A5C, P3A; 8. 0-0-0,
R2A.
DEFENSA INDIA DE REY: 2 .... , Jugada de Nimzowitch, que
P3CR; 3. C3AD, A2C; 4. P4R, caracteriza este sistema defen-
P3D; 5.A2R,O-O; 6.C3A, P4R; sivo. En caso de 3 .... , P4D la
7. P5D, CD2D; 8. A5C, P3TR; partida entra en los cauces del
9. A4T, P4CR; 10. A3C, C4T; 11. Gambito de Da m a. (Véanse
0-0, C5A; 12. C2D, C4A. Aperturas Cerradas.)

72
4. P3R, 4. . .. , 0-0

VARIANTE DE RUBINSTEIN, que


En este momento existen
en la actualidad goza de las
otras importantes líneas:
simpatías de un 95 por 100 de
los maestros. I. 4 .... , P4A; 5. A3D, 0..,-();
6. C3A, P4D; 7. 0-0, C3A; 8.
VARIANTE S AE M I S C H : 4.
P3TD, A XC; 9. P X A, P X PA;
P3TD, A X C+; 5. P x A, P4A;
10. A X PA, D2A; 11. A3D, P4R.
6. P3R, P3CD; 7. A3D, A2C; 8.
P3A,C3A; 9.C2R,0--0; 10. P4R, I I. 4. . .. , P4D; 5. P3TD,
C1R; 11. 0--0, TlA. AX C+; 6. PXA, P4A; 7.
P X PD, PR X P; 8. A3D, 0--0;
V ARIA N TE LENINGRADO : 4.
9. C2R, P3CD; 10. 0--0, A3T.
ASC,P3TR; S. A4T,P4A; 6.PSD,
A X C+; 7. PXA, P4R; 8. P3R, III. O. . .. , P3CD; 5. CR2R,
P3D; 9. D2A, D2R; 10. C3A, A3T; 6. P3TD, A2R; 7. C4A,
CD2A; 11. A2R, 0--0. 0-0; 8. P4R, P3D; 9. A2R,
CD2D; 10. 0--0.
VARIANTE SPIELMANN: 4.
D3C, C3A; S. C3A, P4D; 6. P3R, IV. 4. . .. , C3A; 5. CR2R,
0--0; 7. P3TD, PxP; 8. AX P, P4D; 6. P3TD, A2R; 7. P X P,
A3D; 9. ASC, P4R; 10. AxC, P X P; 8. C4A, A4AR; 9. A2R,
PXP; 11. PXP, PXA; 12. 0--0, D2D.
A3R; 13. D2A, P3TR.

VARIANTE VIDMAR: 4. D2A, 5. A3D,


P4D; 5. PxP, PxP; 6. ASC,
P3TR; 7. AXC, DXA; 8. P3TD, Alternativa: 5. CR2R, P4D;
AXC+; 9. DXA, 0--0; 10. C3A, 6. P3TD, A2R; 7. PXP, PXP;
A4A; 11. P3R, C2D; 12. T1A, 8. C3C, P4A; 9. A3D, C3A; 10.
TRIA. 0--0, TlR.
VARIANTE BOGOLJUBOW: 4.
C3A; P4A; 5. P3TD, AXC+; 5. ... , P4A
6. PxA, 0--0; 7. P3R, P3D; 6. C3A, P4D
8. A3D, C3A; 9. 0--0, P4R. 7. 0--0, C3A

73
La llamada «Variante Con- 8. "., PDXP
temporánea». (Véase el diagra-
ma número 32).
Alternativas:
l. 8. ..., AXC; 9. PXA,
DIAGRAMA NUM. 32
PxPA; 10. AXPA, D2A; 11.
A2T, P4R; 12. D2A, ASC; 13.
CXP, CxC; 14. PXC, DXP;
15. P4R, TR1R.
II. 8 .... , A4T; 9. PXPD,
PRXP; 10. PxP, AXC; 11.
PXA, D4T; 12. P4A, PXP; 13.
AXP, D6A; 14. D3C, DXD; 15.
AXD, CSR.

9. AXPA, A4T

Otra posibilidad es 9. ...,


PXP; 10. PxP, A2R; 11. D3D,
Línea de KERES: 7 . ... , P3CD;
P3TD; 12. ASCR, P4C; 13. A2T,
8. P xPD, PR XP; 9. PDXP,
A3C; 14. TD1D.
PCXP; 10. C2R, C3A; 11. A3C,
ASC. 10. D3D, P3TD
11. P4TD
Línea de GLIGORIC: 7. . .. ,
PDxP; 8. AXP, D2R; 9. P3TD, Para impedir la reacción ne-
A4T; 10. D2A, A2D; 11. PxP, gra 11. ... , P4CD; pero deja el
DXP; 12. C4R, CXC; 13. P4CD, flanco de Dama con debilida-
D4T. des.

8. P3TD, 11. ..., A2D


12. PXP, D2R
Desviación: 8. C2R, PXPD; 13. P4R, DXP
9. PAxP, PRxP; 10. C2RXP, 14. A3R, D4T
ASC. 15. A4A, TD1A

74
Sigue ahora un proceso de 23. DXT, A3A
centralización de Torres por 24. DSC, D7D
ambas partes, con m e jo res
chances para el negro, que go-
za de una posición más sólida. La ventaja negra aconseja la
simplificación para entrar en
un final favorable .
16. TD1A, TR1D
17. A3CR, A1R
18. D1C, CSD! 25. A4A, D4D
26. C4A,

Con esta jugada las negras


Cediendo al cambio de Da-
asumen la iniciativa. Se ame-
mas en las mejores condicio-
naza no sólo 18 .... , TXA, sino
nes. Si 26. ASR, P3A; 27. AXP,
también 18 . .. . , CXC; 19. PxC,
DXD; 28. AXD, TXC y gana.
DxP.
Y si 26. D3C, A2A y el Caballo
blanco se pierde.
19. cxc,
26. ... , DXD
En caso de 19. A2T segmna 27. AXD, T4D
19.... , AXC; 20. PXA, C7R+, 28. CXA, RXC
ganando la calidad. 29. A2D, TXP

19. ... , TXA! Ver diagrama número 33.


Ha quedado un final con Al-
Con esta escaramuza . se ga- files de color diferente, pero
na un Peón, añadiendo esta el negro ha ganado un nuevo
ventaja a la pareja de Alfiles. Peón, con lo que la ventaja
material resulta suficiente pa-
20. C4•2R, CXP ra decidir la partida. El resto
21. cxc, DXC es cuestión de técnica y pacien-
22. C6D, TXT cia.
75
30. A3A, P4TR; 31. TlD,
TSCR; 32. P3CR, TSTD; 33.
P4A, R2T; 34. TlR, A4D; 35.
R2A, P3A; 36. P4T, R3C; 37.
T3R, R4A; 38. TlR, P3CD; 39.
TlD, P4T; 40. TlR, P4CD; 41.
T2R.

En este momento se aplazó


la partida, y las blancas se rin-
dieron sin reanudarla.

76
CAPITULO XIII

LUCHA DE DAMA CONTRA TORRE

Existen algunos finales que de la Torre, en no separar es-


presentan ciertas dificultades ta pieza de su Rey con el fin
para convertir la ventaja en de que se halle protegida en
victoria, cosa que resulta ca- todo momento.
si imposible si no se conoce
de antemano la maniobra es-
pecífica para conseguir tal fin. DIAGRAMA NUM. 34

Uno de estos finales es el de


Dama contra Torre cuando han
desaparecido todos los Peones
del tablero, porque el bando dé-
bil tiene muchos recursos de-
fensivos y hasta posiciones par-
ticulares en donde se consiguen
tablas.
La técnica para el bando de
la Dama consiste en jaquear
desde lejos para conseguir un
ataque doble, y para el bando

77
Partiendo de la posición del T3D+!!, y después de 10. RxT,
diagrama número 34, el proce- el Rey negro queda en situa-
dimiento a seguir sería: ción de ahogado. Esta es una
de las chances típicas que el
l. R3D, TSD+ bando débil tiene para lograr
2. R3R, T4D tablas.·

La otra casilla de protección 9. ... , R2A


real no puede ocuparse, ya que 10. D7T+, R1R
si 2 . ... , TSAR; 3. D2T gana. Y 11. D8C+, R2R
separar la Torre del Rey es 12. D8AD!
muy peligroso.
Véase el diagrama número 35.
En esta posición el negro se ve
3. D2T+, R4A
forzado a separar la Torre de
4. D4A+,
su Rey y las blancas ganan en
todas las variantes, cada una
Ahora el negro tiene dos con-
de las cuales corresponde al lu-
tinuaciones:
gar donde se ubique la Torre.
I. 4 . ... R3R, y
II. 4 . ... , R3C, que se ana-
lizan por separado.
DIAGRAMA NUM. 35

4. ..., R3R
5. R4R, T3D
6. DSA+, R2R
7. RSR, T2D
8. D6A+, RlR
9. DBT+,

¡Atención! No debe jugarse


mecánicamente 9. R6R ??, por-
que el negro replicaría 9... . ,

78
a) 12 .... , TlD; 13. D6R+, D3A+, R2D; 17. D4C,
R1A; 14. R6A y mate. R2A; 18. D4A+, RlD; 19.
R6R, T8R+; 20. R6D,
b) 12 .... , T3D (o 12 .... ,
T8D+; 21. R6A, T7D; 22.
T2T); 13. D5A gana la
D5A y mate o pierde la
Torre.
Torre.
e) 12 .... , T6D; 13. D6R+,
R1D (13 . .. . , RlA; 14.
D5A+); 14. D8C+, R2A
(14 .... , R2D; 15 D7T+ ); 11
15. D4A+ gana la Torre.
d) 12 .... , T7D; 13. D5A+, 4 . ... , R3C
R2D (13 . ... , R2A; 14. 5. R4R, T4CR
D4A+, R2C; 15. D4C+, 6. D6D+, R2C
R1 T; 16. D5T +, R1C; 7. R4A, T3C
17. D5C+, etc. O 13 .... , 8. D7R+ , R1C
R1R; 14. D5C+, R2A; 15. 9. RSA, T2C
D4A+, etc.); 14. D5C+, 10. D8R+, R2T
R1A; 15. R6R, T7AD ; 16. 11. R6A,
R6D, T7TR; 17. D8R+,
R2C; 18. D4R+, R3C (si
18 . .. . , R1C; 19. D4AR,
DIAGRAMA NUM. 36
T2T; 10. R6A+, entran-
do en una variante co-
rrespondiente al diagra-
ma número 36); 19.
D4AR, T4T; 20. D3R+,
R4T; 21. R6A! y mate o
pierde la Torre.
e) 12 .... , T8D; 13. D5A+,
R2D (cualquier otra ju-
gada conduce a las va-
riantes citadas anterior-
mente); 14. D5C+, RlD;
15. D5T+, R1A; 16.
79
Véase el diagrama número 36. h) 11. ... , T2C; 12. D4R+,
Se ha llegado a la posición típi- etcétera.
ca de zugzwang, en donde el
i) 11. ... , T2T; 12. D5T+,
negro, al tener que jugar, pier-
R1C; 13. D4C+, R2T; 14.
de rápidamente en todas la va-
D3T+, R1C; 15. D3C+ ,
riantes.
R2T; 16. D2T+ , R1C; 17.
D1C+ y gana la Torre.
a) 11. ... , R3T; 12. D8AR
gana la Torre.
Un dato interesante: Si en la
b) 11. ... , T1C; 12. D5T posición del diagrama número
mate. 36 correspondiera jugar a las
e) 11. ... , T5C; 12. D5T+ se- blancas, tendrían que ceder la
guido de 13. DXT. mano al adversario, aplicando
d) 11. ... , T6C; 12. D4R+, la «maniobra del triángulo» de
R1C; 13. D4A+, R2T esta forma:
(si 13 .... , R1A; 14.
D8A+ + ); 14. D4T+, se- l. D4R+, RlC (o RlT)
guido de 15. DxT.
e) 11. .. . , T7C; 12. D4R+ y
Naturalmente, si l. ... , R3T
13. DXT.
pierde fulminantemente co n
f) 11. ... , T8C; 12. D4R+, 2. D4T mate.
R1C; 13. D4A+, R1T; 14.
D8A+, R2T; 15. D2A+,
R1C; 1. D2TD+, R2T; 17. 2. DST+, R2T
D2T+, etc. 3. RSR,
g) 11. ... , T2AD; 12. D4R+,
R1C (12 . . .. , R1T; 13. Se ha vuelto a la misma po-
D1T+ ); 13. D2C+, R1T; sición, pero ahora corresponde
14. D2T+ y 15. DXT. jugar al bando de las negras.

80
CAPITULO XIV

APERTURAS CERRADAS

Aunque las principales son ras que se inician con Peones


las que comienzan con l. P4D, laterales o con los Caballos, las
P4D, también están incluidas cuales se reseñan igualmente
en este grupo aquellas apertu- en la siguiente partida.

GAMBITO DE DAMA

La Habana, 1966
Blancas: PORTISCH Negras: JOHANSSEN

l. P4D, AXC+; 8. PxA, P3D; 9. F3A,


0-0; 10. P4R, C4R; 11. A2R,
C3C; 12. A2A, C2D; 13. D2D,
APERTURA INGLESA: l. P4AD, C3C; 14. C3C, A3R.
P4R; 2. C3AD, C3AR; 3. C3A,
C3A; 4. P4D, PxP; 5. CxP, APERTURA BIRD: 1. P4AR,
ASC; 6. ASC, P3TR; 7. A4T, P4D; 2. C3AR, C3AR; 3. P3R,

81
P3CR; 4. P3CD, A2C; 5. A2C, 13. AXC, A2R; 14. P3CD, 0-0;
P4A; 6. ASC+, CD2D; 7. 0-0, 15. A2C.
0-0; 8. D2R, P3TD.
CüNTRAGAMBITO ALBIN: 2 ... . ,
APERTURA SOKOLSKY: l. P4CD, P4R; 3. P X PR, PSD; 4. C3AR,
P4R; 2. A2C, P3AR; 3. P5C, C3AD; S. CD2D, A5CR; 6. P3TR,
P4D; 4. P3R, A3R; 5. C3AR, AXC; 7. CxA, ASC+; 8. A2D,
A3D; 6. P4D, P5R; 7. C2D, D2R; 9. P3TD, AXA+; 10.
P4AR; 8. P4AD, P3A; 9. C3AD, D X A, 0-0-0; 11. 0-0-0,
C3A; 10. A2R, 0-0. CXP; 12. CXC, DXC.
APERTURA ZUKERTORT RETI: DEFENSA CHIGORIN: 2 . .. . ,
l. C3AR, P4D; 2. P4A, P3AD; C3AD; 3. C3AD, C3A; 4. C3A,
3. P3CD, A4A; 4. P3C, C3A; 5. · A4A; 5. PxP, CRXP; 6. D3C,
A2CR, P3R; 6. A2C, CD2D; 7. P3R; 7. ASC, D2D; 8. P4R, CXC;
0-0, P3TR; 8. P3D, A4A; 9. 9. PxA, C4D; 10. 0-0-0, C4T.
C3A, 0-0; 10. D2A, A2T.
DEFENSA MARSHALL: 2 . .. . ,
C3AR; 3. PxP, CXP; 4. P4R,
l. ... , P4D C3AR; 5. A3D, P4R; 6. PXP,
2. P4AD, C5C; 7. C3AR, C3AD; 8. A5CR,
A2R; 9. AXA, DXA; 10. C3 A,
CDxP; 11.CxC,CxC; 12.A3R,
En este momento ha queda-
P3AD.
do planteado el Gambito de
Dama, una de las aperturas DEFENSA ESLAVA: 2 .... , P3AD;
más fuertes del juego posicio- 3. C3AR, C3A; 4. C3A, P X P; 5.
nal. P4 TD, A4A; 6. C5R, P3R; 7.
P3A, A5CD; 8. A5C, P4A; 9.
PxP, D4D; 10. D XD, PXD; 11.
2. ... , P3R P4R, PXP; 12. CxPAD, 0-0.

G. D. AcEPTADO: 2 .... , PXP;


3. C3AD, C3AR
3. C3AR, C3AR; 4. P3R, P3R;
5. A X P, P4AD; 6. 0-0, P3TD;
7. D2R, C3AD; 8. C3A, P4CD; DEFENSA T ARRASCH: 3.
9. A3C, A2C; 10. T 1 D, D2A; P4AD; 4. PxPD, PRXP; 5. C3A,
11. P5D, PXP; 12. CXPD, CXC; C3AD; 6. P3CR, PSA; 7. A2C,

82
,ASeD; 8. 0--0, eR2R; 9. P3TD, planteada la DEFENSA SEMI-Es-
A4T; 10. P4R, 0--0; 11. PxP, LAVA.
,e R X P; 12. e XC, D X e; 13.
'CSR, D4e; 14. P4TD, D3T; 1S.
5. C3A, CD2D
,c xe, Pxe; 16. DST, A3R; 17.
6. A3D, PXP
T3T, ASeD.

4. P3R, La llamada VARIANTE MERA-


NO. Otros sistemas son:
Después de 4. ASeR se pre-
VARIANTE eHIGORIN: 6. ... ,
~sentan las siguientes variantes:
A3D; 7. P4R, PXPR; 8. exP,
;rl DEFENSA ORTODOXA: 4 .... ,
[JIJ
exe; 9. Axe, 0-0; 10. 0-0,
}\2R; S. P3R, 0-0; 6. e3A,
P3TR; 11. TlR, P4R; 12. A2A.
'p3TR; 7. A4T, P3CD (Variante
Tartakower); 8. PxP, exP; 9. VARIANTE BoGoL.JuBow: 6. ... ,
AXA, DXA; 10. exe, Pxe; A2R; 7. 0-0, O-O; 8. P3eD,
)1. A3D, A2e; 12. 0--0, e2D. P3eD; 9. A2e, A2e; 10. D2R,
D2A; 11. CSR.
DEFENSA eAMBRIDGE-SPRINGS:
4. ... , eD2D; S. P3R, P3A; 6. VARIANTE ROMI: 6 . ... , ASC;
C3A, D4T; 7. e2D,ASe; 8. D2A, 7. P3TD, A4T; 8. D2A, O-O; 9.
'Q----0; 9. A4T, P4A; 10. e3e, DST; A2D, A2A; 10. 0-0, PXP; 11.
'tl. A X e, e X A; 12. P X P A, AXPA, P4R; 1~. A2T.
Axe+; 13. DXA, eSR; 14. DST,
DXD; 1S. CxD, exPAD.
7. AXPA, P4CD
DEFENSA MANHATTAN: 4 . .. . , 8. A3D,
ASeD; S. e3A, eD2D; 6. PXP,
PXP; 7. P3R, P4A; 8. A3D, D4T;
9. 0--0, PSA; 10. A2A, Axe; 11. Alternativas:
PXA, eSR; 12. D1R, DXPA; 13.
I. 8.A3C,PSe; 9.e2R,A2R;
Axe, DXD; 14. TRXD, PXA;
10. 0-0, 0-0; 11. e4A, A2C; 12.
1S. e2D, P3TR.
TlR, P4A; 13. ese,A4D.
4.... , P3A II. 8. A2R, P3TD; 9. P4R,
PSe; 10. PSR, Pxe; 11. }>XC,
Con este lance ha quedado exP; 12. PXP, A3D.
83
8. ... , PSC Otras posibilidades:
l. 9. e4 TD, P4A; 10. ASC,
Véase el diagrama número 37. TleD: 11. D2R, D4T.
II. 9. e2R, P4A; 10. 0-0,
DIAGRAMA NUM. 37
A2e; 11. eSR, A3D.

9. . .. , A2C

Novedad de valor dudoso. La


teoría señala como mejores las
líneas que siguen a continua.
ción:

l. 9 .... , A2R; lO. e X e+,


exe; 11. P4R, P4A; 12. Px P,
e2D.

II. 9. .. ., e X e; 10. A X C,
A2e; 11. D4T, D3e; 12. A2D,
La variante principal es 8. . .. , A2R; 13. T1AD, TlAD; 14. 0-D,
P3TD; 9. P4R, P4A; 10. PSR, 0-0.
P X P; 11. e X Pe, P X e; 12.
PXC, D3e; 13. PXP, AXP; 14.
10. CXC+, CXC
0-0, e4A; 15. A4AR, A2e; 16.
11. D4T,
T1R, exA; 17. Dxe, Axe; 18.
DXA, 0-0.
Para impedir el avance del
La variante empleada en el
PAD, liberador de la posición
texto es inferior, si bien tiene
negra.
la ventaja de estar menos ana-
lizada, y tal vez · se intentara
sorprender con ella al bando 11. ... , A2R
blanco. 12. A2D, P4TD
13. P4R, O-O
9. C4R, 14. PSR, C2D

84
O bien 14 .... , C4D; 15. TlAD, negras habían pensado en la po-
dificultando la liberación del sibilidad de este contrajuego,
ijuego negro. sin calcular la réplica del ad-
versario, que anula totalmente
15. D2A, P3TR los planes ofensivos.
16. P4TR,
DIAGRAMA NUM. 38
Traslada el ataque al flanco
de Rey. Con 16. A3R se mante-
nía la presión sobre el ala de
Dama.

16. ..., P4AD

Se ha conseguido este avan-


ce, pero dejando desprotegida
~la fortaleza del enroque.

17. T3T, AX C
18. AXPT,

Una sorpresa. Con este sacri-


22. T XA!,
ficio el Rey negro se queda a la
intemperie.
La segunda sorpresa. Ahora
18. ... , PXA el negro quedará sin recursos.
19. PXA AXP
20. R2R, CXP 22. ... , D XT
23. T1C+, R1T
Esto es un error. Era necesa- 24. D1A, P3A
rio organizar una defensa efi-
caz a base de 20 ... . , P4AR. Todo es malo. Si 24.
TlCR; 25. TlT, D4C; 26. TXP+
21. PXC, D5D gana.

Ver diagrama número 38. Las 25. T6C, Rinden

85
CAPITULO XV

PROMOCION DE PEONES

La pieza más modesta del ya que no hay enemigo pe-


ajedrez, pero tal vez la más queño.
importante, es el Peón. Para En la apertura los Peones
Philidor los Peones eran el al- son tropas de ocupación; en
'ma del ajedrez, y desde esta el medio juego, fuerzas de cho-
,afirmación los ajedrecistas han que, y en el final, su importan-
·ido prestando cada vez más cia se agiganta porque tienen
atención a este diminuto trebe- un papel decisivo debido a la
'jo, forjador de la victoria en posibilidad del ascenso promo-
la mayoría de los casos. ciona!.
¡Un Peón es un Peón! Esto Examinemos, tras este pre-
que parece una verdad de Pe- ludio, los casos fundamentales
'ro Bruño (el que a la mano ce- de promoción.
rrada llamaba puño) es, sin
duda, una frase de antología Cuando sobre el tablero que-
debida al ingenio de Tartako- da solamente un Peón, llegará
wer, con lo que ha querido ex- victoriosamente a la octava ca-
presar que no debe despreciar- silla en los casos siguientes:
se la miniventaja de un Peón, 1.0 Si el Rey contrario es-
87
tá fuera del «cuadro>>, el cual DIAGRAMA NUM. 40
se forma con el mismo núme-
ro de casillas, a derecha o a
izquierda, que le faltan al Peón
para llegar a la meta.

En virtud de lo dicho, si el
Rey fuerte se halla detrás de
su Peón y el adversario pue-
de conseguir la oposición, la
partida es tablas. Véase el dia-
grama número 40, que mues-
tra una posición clara de ta-
Si el Rey negro está dentro blas, por ejemplo:
de él, captura al Peón; si es-
tá fuera, el Peón corona. l. R3D, R3D!
2.0 Si el Peón avanza apo-
yado por su Rey y obstaculi- Con el fin de buscar la opo-
zado por el contrario, enton- sición.
ces interviene como arma po-
derosa la «Oposición», enten- 2. R4R, R3R
diéndose por tal la situación
de un Rey frente a otro, se- El negro tiene la oposición,

88
por lo que el Rey blanco no blanco y ganaría: 8. R6R, R l D;
puede avanzar. Obsérvese que 9. P'7D, R2A; 10. R7R, etc.
ii las blancas hubiesen juga- De esta técnica de promo-
ªo 2. R4A, la réplica exacta ción se deduce la siguiente re-
éra 3. . .. , R3A y el negro con- gla: Cuando el Peón avanza a
~igue igualmente la oposición. la séptima fila jaqueado, la
partida es tablas, porque el
3. PSD+, R3D Rey adversario queda ahoga-
4. R4D, R2D! do, y cuando el Peón alcanza
la séptima fila sin dar jaque,
entonces corona.
~\ Con el mismo objetivo que
~11 la jugada primera. Convie- 3. 0 Si el Peón tiene el Rey
~e que el estudiante tenga pre- de su bando delante, separa-
$ente siempre esta maniobra. .do como m ínimo por una ca-
silla, gana en todos los casos.
La técnica es fácil y está ba-
5. RSR, R2R sada en la oposición.
6. P6D+, R2D
Partiendo del diagrama nú-
7. RSD, RlD!
mero 41, el procedimiento es
así:
,;, La misma cuestión que en
ías jugadas primera y cuarta. DIAGRAMA NUM. 41

8. R6R, RlR

:;;; Y ahora si el blanco avanza


~1 Peón, h partida es tablas
~arque el Rey negro queda en
~ituación de ahogado: 9. P7D+,
~lD; 10. R6D.
Si en la jugada 7 el negro
e,rróneamente jugase 7 .... ,
~lR?, perdería la oposición,
que pasaría a manos del Rey
89
l. P3D!, DIAGRAMA NUM. 42

Para evitar la oposición del


Rey enemigo.

l. ... , R3R
2. RSA, R2D
3. RSD,

Y ahora es el Rey blanco


quien tiene la oposición.

3. 000, R2A
4. R6R, RlD
Aunque son muchos los ca.
sos especiales de promoción,
Claro que si 4. ooo, R3A sigue
aquí se presentan solamente
50 P4D y el Peón tiene paso li-
los de mayor utilidad para el
bre; por ejemplo: 5. OO., R2A;
aficionado, por su frecuencia
6. P5D, RlD; 70 RlD, R6D, lle-
en la práctica.
gando a la misma posición que
en la variante del texto. En la posición del diagrama
número 42, la forma de ganar
se basa en la regla dada en el
5. R6D, RlR
caso 2.0 de este capítulo.
6. P4D, RlD
7. PSD, RlR Por lo tanto, el procedimien·
to único será:
8. R7A,

l. R7D, RlT
Y el Peón avanza ya victo-
2. R6D,
rioso hasta su promoción, por-
que las casillas de recorrido
se hallan controladas por el ¡Atención! Si el Rey hubieo
Rey propio. se jugado a 8A, 7A ó 6A, la :
90
partida sería tablas por que- Por último, cuando existe
'~ar el contrario ahoga do. igualdad de Peones en un flan-
2. ... , co y en el otro un Peón pasado
R2C
3. P8T=D+ , por cada bando, gana el que
tiene su Peón pasado más ale-
, Este sacrificio es imprescin- jado del centro.
dible para decidir la lucha.
Este caso se especifica en el
3. ... , RXD diagrama número 43. El blan-
4. R6A, RlC co tiene pasado su PTD más
5. P7C,
alejado del centro que el PAD
~ Nos hallamos en el segun- pasado del negro.
go caso de Rey y Peón contra
Rey, cuando el Peón alcanza Se comprende fácilmente que
la séptima fila sin jaquear. Se- la victoria se basa en que des-
gún el enunciado· de la regla, pués de la captura de los Peo-
~~ Peón corona.
nes pasados el Rey blanco que-
da más cerca del resto de los
5. . .. , R2T Peones.
6. R7A,
l. P4TD, R4D
Y las blancas ganan. 2. PST,

No 2. R4C?, RSD! y el ne-


gro se salva. La estrategia blan-
ca consiste en cambiar estos
Peones para capturar más tar-
de los Peones enemigos del
otro flanco.

2. ... , R4A
3. P6T, R3C
4. RXP, RXP

En esta posición el negro no

91
puede impedir la pérdida del 8. R6C, R3R
resto de sus Peones. 9. RXP, R3A
10. RST,
s. RSD, R3C
6. R6R, R3A Y las blancas ganan sin di-
7. R6A, R3D ficultad.

92
CAPITULO XVI

CONSIDERACIONES SOBRE EL CENTRO

El conjunto de las casillas sea por ocupación, ya sea por


4R, SR, 4D y SD forman el cen- control, mediante la a e e i ó n
tro o territorio central, y su convergente de las diferentes
'dominio es de tal importancia piezas.
que, según Capablanca, ningún
ataque, por violento que sea, La experiencia ha demostra-
¡podría tener éxito sin el con- do que el control del centro
trol, por lo menos, de dos casi- asegura la iniciativa, y que an-
'nas centrales. tes de emprender cualquier ac-
ción lateral es necesario esta-
,; Por su parte, Nimzowitch bilizar y fortificar el centro,
afirma que una posición cen- porque un contrajuego cen-
}ralizada puede controlar de- tral paraliza las ofensivas de
finitivamente punto s de los flanco.
:naneas. Efectivamente, la teo-
r ía del ajedrez ha prestado En la segunda parte de es-
'g ran atención al territorio cen- te libro el estudiante podrá
tral del tablero, y muchas aper- comprobar todos estos princi-
turas tienen por objeto domi- pios sobre la lucha real, y de
par las casillas centrales, ya esta forma calibrar la impor-

93
tancia que tiene el centro en DIAGRAMA NUM. 44
toda partida.
En las posiciones cerradas
la superprotección del centro
avala la ventaja por restric-
ción en la movilidad de los tre-
bejos contrarios, interrumpien-
do su trayectoria y evitando la
libre circulación de un flanco a
otro. Si el centro es sólido y
estático, sirve de muralla pa-
ra maniobras internas, y si es
un centro móvil de Peones, se
traduce en un ariete formida-
ble contra las defensas ene-
migas. En la posición del diagrama
En las posiciOnes abiertas, número 44 existe una lucha la-
toda figura centralizada, es de- tente sobre las casillas centra-
cir, ubicada en casilla central, les. Las blancas deben conso-
tiene mayor radio de acción lidar su dominio en el centro
que en cualquier otro lugar del y jugar:
tablero.· Se exceptúa a la Torre,
que es la única pieza del aje- l. P4A, A2A
drez cuyo dominio de casillas
es el mismo, desde cualquier Es desventajoso l. . .. , A XC
sitio donde se la sitúe, enten- a causa de 2. A X A y las blan-
diéndose que no existan obs- cas no solamente quedan con
táculos en sus columnas. la pareja de Alfiles, sino que
Unos eje m p 1os prácticos las casillas negras del flan<;:o
pondrán de manifiesto ante el de Rey quedan bajo el con-
aficionado la gran importan- trol del bando blanco.
cia del centro y la atención que
debe prestársele en · todo mo- 2. e3A, ese
mento. 3. A4D,

94
El centro queda fortificado, Está claro que si 6. PxP+
y tras la expulsión del Caballo sigue 6.... , A3R y el blanco
enemigo, mediante P3TR, las tiene que escoger entre perder
blancas se hallan en disposi- la Dama o recibir mate. Pero
ción de emprender oportuna- la jugada del texto tampoco so-
mente una demostración late- luciona nada.
ral.
6 . ... , e7A+
Pero si en lugar de esto el 7. RXA, D3T+
blanco trata de vulnerar el con-
trol central, mediante una rup- con mate seguido.
Jura, la catástrofe es inrnedia-
:ta. Por ejemplo: DIAGRAMA NUM. 45

l. P4R, PAXP
2. PXP, D2e

Corno el centro blanco ha


quedado desmantelado, el ne-
gro prepara el contragolpe de-
cisivo.

3. PxP, ese
4. D4A,

Es necesario proteger el Ca- La posición del diagrama nú-


,~allo, el cual no puede retirar-
mero 45 es altamente instruc-
se porque dejaría «en prise» tiva. Con claridad se observa
ál Alfil de 2CD. que el negro viene luchando
por el dominio del centro,
por cuyo motivo el blanco de-
4. . .. , AX P + be oponerse a este control ad-
5. RlT, TDXT versario disputando al enemi-
6. TXT, go casilla por casilla.

95
La forma lógica de proceder trol central al enemigo, las
sería: consecuencias serían fatales .
Por ejemplo:
l. D2R, C4D
l. D4T,

Hay que impedir que el AD Doy un toque de atención


blanco se ubique en 3R, apo- en este momento porque la ju-
derándose de las casillas ne- gada efectuada se ve mucho en
gras y expulsando a la Dama partidas de aficionados, incli-
enemiga de su posición pre- nados a los ataques dudosos,
ponderante. descentralizando piezas y olvi-
dando que las casillas centra-
les, como dijo Nimzowitch, no
2. A3A, D4A
deben cederse sin lucha.

La mejor forma de oponer- l. ... , P4TR


se al proyecto blanco, ya que
defiende el C4D y deja libre Aprovechando el control cen-
la casilla 3CD para el otro Ca- tral, esta demostración lateral
ballo. asegura la ventaja del negro.

2. A3T,
3. A2D, C2-3C
4. TIA, D2R Triste obligación. De o t r a
5. A3R. forma se permite la ubicación
del Caballo negro en 4AD, des-
de donde la amenaza constan-
Y el centro disputado palmo
te sobre 3CR, previo el avan-
a palmo queda bajo el control
ce del PTR, dejaría el blanco
blanco, por cuyo motivo ya
carente de recursos.
nada tiene que temer porque
la posición queda equilibrada.
2 .... , A4A
Si, por el contrario, el blan- 3. D3T, D4C!
co trata de buscar aventuras
laterales, abandonando el con- Ataca a la TR blanca y de-

96
ja la casilla 3CD para la evo- Y el ataque negro se incre-
lución del Caballo propio. menta poderosamente por la
amenaza 8.... , C4A con efec-
4. RlC, C3CD tos destructivos. Y si 8. A X A,
5. D3AR, CD4D seguiría 8.... , PxA; 9. DxP,
TxP!; y el Rey blanco queda
La centralización de las pie- en peligro.
zas negras decide el combate.
Esto demuestra la atención
6. P3CD, D3C+ que merecen las casillas cen-
7. T2A, ASC trales del tablero.

97
CAPITULO XVII

ESQUEMAS DE PEONES

La distribución de los Peo- seguir una armonía perfecta en


nes sobre el tablero en cada el ritmo del juego.
posición es la que determina
Como la táctica a seguir pa-
la pauta conveniente para ulte-
ra la realización de un plan
riores evoluciones.
determinado está basada en las
En efecto, el esqueleto de las circunstancias particulares que
diversas posiciones que se pre- ofrece la configuración defen-
sentan está formado precisa- siva de los elementos enemigos
mente por los Peones, y ha- y las posibles chances de que
ciendo la radiografía de cada disponga, antes de efectuar un
posición pueden observarse las lance conviene analizar exhaus-
casillas controladas y los pun- tivamente las posibilidades y
tos débiles en ambos bandos, amenazas latentes que marcan
es decir, el dominio territorial el grado potencial de la posi-
que corresponde a lo~ antago- ción interna, objetivo que no
nistas; por este motivo toda se obtiene sin la previa revi-
jugada que se realice debe es- sión del esqueleto posicional,
tár en consonancia con el es- el cual se logra haciendo des-
quema de los Peones para con- aparecer las piezas y dejando

99
sobre el tablero los Peones ex- Lo primero que se observa
clusivamente. Se entiende que, es que el blanco tiene una po-
en el curso de una partida, sólo sición central agresiva, mien-
con la imaginación pueden ha- tras las negras se mantienen a
cerse desaparecer las piezas del la defensiva, como lo muestran
tablero. los Peones blancos de 4R y 4D
y el Peón negr o de 3D.
Los accidentes de esta aje-
drografía son, en último térmi- El control del centro perte-
no, la brújula que orienta la nece a las blancas, que domi-
ruta acertada. nan las casillas SD y 4R, mien-
Pasemos revista a los distin- tras los cuadros 4D y SR están
tos esquemas de Peones a que neutralizados.
dan lugar las más importa~tes
El flanco de Rey se halla
aperturas.
equilibrado. Y en el flanco de
El esqueleto de Peones del Dama la posicíón blanca es só-
diagrama número 46 corres- lida, mientras el negro tiene el
ponde a una apertura de tipo PAD . retrasado y un hale en
abierto, concretamente a la Es- 3AD.
pañola.
De este análisis se deduce
qtie . la estrategia blanca debe
DIAGRAMA NUM. 46 consistir en mantener el centro
sólidamente y proyectar un ata-
que de flanco, bien 'e n el de
Rey mediante . el avance d<Lt
PAR, o en el de Dama, con el
avance P4TDpara remarcar la·s
debilidades del antagonista.

Para llevar a cabo este pro-


yecto es conveniente situar un
Caballo en 3CR y el Alfil de
ataque en 2AD. La Dama en-
cuentra su posición óptima en
2R y una Torre en reserva ubi-

lOO
cada en 1D por si el centro lle- La ra.diografía que muestra
ga a abrirse. el diagrama número 47 perte-
nece a una apertura clasifica-
En cuanto al negro, su plan
da entre las semiabiertas: la
debe ser contraatacar el centro
Siciliana.
para disputar su supremacía
con el avance a la cuarta casi- La primera impresión es fa-
lla del PAD, obligando al ad- vorable al negro porque _ha
versario a una definición: cam- cambiado un Peón lateral (el
biar o avanzar el PR. Mantener PAD) por uno central del blan-
las posiciones del ala de Rey, co (el de D). En cambio, el
y tratar de obtener alguna pro- dominio del centro pertenece
gresión en el flanco de Dama. al blanco, que domina los pun-
Para ello debe mantenerse un tos 4R y SD, mientras el negro
Caballo ·e n 3AR y un Alfil en solamente controla sobre SR,
,2CD (presionando sobre SR). quedando sin ningún apoyo 4D.
Una Torre en 1R y el Alfil de Momentáneamente no se obser-
Rey en lAR, defendiendo el van circunstancias ofensivas ni
enroque. La situación de la defensivas, sin o de prepara-
Dama para lograr su max1mo ción.
rendimiento es en 2AD.
Las blancas deben situar una
Torre en 1D para presionar
DIAGRAMA NUM. 47
sobre 6D y un Alfil en 3R para
ejercer coritrol sobre 4D y 4AR.
La Dama en 2R tiene un buen
porvenir y el Peón en 3AD no
sólo controla 4D, sino que res-
tringe las acciones sobre la co-
lumna semÚtbierta AD y la gran
di~gonal 1TD-8TR.

El terreno más abonado para


una demostración es el ala de .
Rey, mediante los avances com-
binados de los Peones CR y TR.
Las negras, situando un . Al-

101
fil en 2CR, eliminan el hole de Producto de una apertura se-
3TR y dominan la gran diago- .micerrada (la Defensa Nimzo-
nal de casillas negras, contro- India) es la posición esquemá-
lando el centro en 4R y SD. tica del diagrama número 48.
La distribución de las cadenas
El PR deberá mantenerse en
de Peones es simétrica, si bien
su sitio para proteger el PD y
ha existido un abandono del
evitar un hole en 3AR.
centro por parte del negro, al
Imprescindible la ubicación cambiar su PD por el PAD
en lAD de una Torre para pre- blanco, se aprecia una disputa
sionar sobre las posiciones ene- latente por las casillas centra-
migas a través de la columna les por parte del PAD negro,
semiabierta. retando al PD adversario.
Por último, debido a que en Si se llega al cambio de es-
este flanco el negro tiene me- tos Peones, la situación es com-
nos Peones que el blanco, hay pletamente igual. Por lo tanto,
que proyectar el «ataque de mi- no existe más ventaja que la
norías» con el avance metódi- mínima representada por lasa-
co de los peones TD y CD. lida en favor del blanco.
El plan general es igual pa-
ra ambos: centralizar las To-
res en lD y lAD y preparar la
DIAGRAMA NUM. 48
ubicación del AD en fianchetto.
Las maniobras ulteriores
quedarán determinadas por la
colocación de las figuras de
ambos contendientes y los po-
sibles movimientos de Peones
que se realicen en el curso de
la lucha.
Finalmente, vemos en el dia-
grama número 49 el esqueleto
de una posición eminentemen-
te cerrada, perteneciente al
Gambito de Dama.
102
DIAGRAMA NUM. 49 en el punto avanzado SR para
presionar y restringir el juego
adversario. Y, por fin, mante-
ner todo el tiempo posible la
tensión de Peones centrales ase-
gurando la iniciativa, en virtud
de que en un elevado porcen-
taje de casos es más efectiva la
amenaza latente que el golpe
consumado.
La defensa negra consiste en
mantener firme el centro y no
crear debilidades con movi-
mientos inútiles de Peones.
Centralización de las Torres,
conexión de los Caballos en
Se aprecia una ofensiva cen-
3AR y 2D. El Alfil de Rey en
tral blanca contra el PD negro
2R y la Dama en una casilla
y una sólida defensa de dicho
de la diagonal STD-8D. Prepa-
punto por los Peones de 3R y rar lenta pero eficazmente el
3AD. desarrollo del AD, problema
Las cadenas de Peones de esencial del negro en esta cla-
ambos bandos se prestan a ma- se de planteas.
niobras internas, ya que no pre-
Con lo expuesto, el aficiona-
sentan debilidades.
do tiene ya una base para ana-
El blanco debe situar una lizar otras posiciones esquemá-
Torre en lAD en previsión de ticamente, y debe practicar es-
la apertura de la columna de tas experiencias con el objeto
AD, y el Alfil de ataque en la de mejorar su concepción del
diagonal 1CD-7TR. Un Caballo juego.

103
CAPITULO XVIII

ALFIL CONTRA CABALLO

Una de las cuestiones más pidos en sus evoluciones


discutidas en todo tiempo por que los Caballos.
los ajedrecistas es si el Caballo e) El radio de acción de los
es superior al Alfil o viceversa. Alfiles tiene mayor alcan-
De una forma tajante no pue- ce que el de los Caballos.
de lanzarse una ·afirmación en No obstante, en las posicio-
ningún sentido, ya que son las nes cerradas, con cad~nas de
circunstancias quienes determi- Peones, los Caballos dan ma-
nan esta supremacía. yor rendimiento que los Alfi-
En términos · generales puede les. Pero cuando se trata de un
decirse que la pareja de Alfiles solo Alfil y un solo Caballo, la
es superior a la pareja de Ca- cuestión es muy distinta, y la
ballos por las siguientes razo- . controversia teórica se mantie-
nes: ne en pie, porque si bien mu-
chos maestros simpatizan con
a) Los Alfiles pueden pro- Alfil, otro porcentaje de ellos,
ducir mate y los Caba- no despreciable, se inclina por
llos no. el Caballo.
b) Los Alfiles son más rá- A fines del siglo XIX, duran-

105
te el período romántico del aje- ferente, aunque se gana más
drez, el Caballo era considera- fácilmente con el Alfil que con
do superior por su mejor adap- el Caballo en la mayoría de los
ción al juego combinativo, y casos.
Chigorin mantuvo que cambiar
3. 0 En posiciones equilibra-
un Alfil por un Caballo enemi-
das, la lucha del Alfil contra el
go era una ventaja.
Caballq. normalmente es tablas.
Por eso causó gran sorpresa Pero si existe alguna ventaja
la afirmación de Steinintz en por un bando, el Alfil la explo-
su moderna teoría del ajedrez ta más efectivamente que el Ca-
posicional: «El Alfil es en. cual- ballo.
quier aspecto superior al Caba-
4.° Cuando todos los Peones
llo.» A esta ventaja de los Alfi-
o gran parte de ellos se hallan
les sobres los Caballos la deno-
en las casillas del mismo color
minó «pequeña calidad».
que domina el Alfil, entonces el
Esta teoría fue sistematiza- Caballo es preferible.
da: y sostenida por el doctor 5. 0 En los finales, si existen
Tarrasch hasta después de la Peones en ambos flancos, el
primera guerra mundial, que, Alfil tiene más efectividad que
con el advenimiento de la es- el Caballo. Pero si sólo hay
cuela hipermoderna, el Caballo Peones en un solo flanco, el va-
volvió a recuperar su hegemo- lor de las dos piezas está equi-
nía. Por último, al declinar las librado.
exóticas teorías del hipermo-
dernismo (hacia el año 1930) La práctica confirmará, como
el Alfil \ruelve por sus fueros, veremos, estas conclusiones
y en la actualidad la teoría ha teóricas.
establecido los siguientes pun- La posición del diagrama nú-
tos: mero 50 corresponde al final de
la partida Fine-Reshewsky,
U En general, el Alfil es
Semmering Baden, 1937, en
mejor que el Caballo.
donde el Alfil muestra su gran
2.° Cuando existen otras capacidad defensiva al lograr
piezas sobre el tablero, el valor tablas contra Caballo y dos
del Alfil y del Caballo es indi- Peones.

106
DIAGRAMA NUM. 50 2. R4D,

Es preciso este rodeo para


salvar la oposición del Rey ne-
g:ro.

2. ...' A3A+
3. RSD, AlT
4. R6D, A4R+
5. R6R, A8T
6. R7R, A7C
7. R7A, R4C!

En el momento oportuno, el
Rey negro se interpone y la
La misión del blanco es apo- partida no puede forzarse, ter-
yar con el Rey el avance de sus minando en tablas.
Peones, y la del negro, impedir
que el Rey adversario se acer-
que a los mencionados Peones. DIAGRAMA NUM. 51

Tanto el Alfil como el Caba-


llo colaboran, respectivamente,
a estos planes antagónicos.

1. R3D,

La alternativa es l. RlA, des-


pués de lo cual sigue: l. ... ,
R6A!; 2. PSC,A4T; 3.P6C,A6A;
4. P7C, AXP; 5. CXA, R6C y el
PT no tiene defensa.

1. . .. , AID

107
En la posición del diagrama ~ P3R, ClA
número 51, aunque hay un equi-
librio posicional, el bando del
Si 2.... , R4D el procedimien-
Alfil gana, porque esta pieza es
to es: 3. R3D, P4A; 4. A7C, P4C;
ahora superior al Caballo, se-
S. R3R, R3R; 6. P3CR, R2A; 7.
gún se ha dicho ya.
ASA, PxP+; 8. PxP, ClA; 9.
En efecto, el Alfil puede con- R4D, C3C; 10. A2D, CST; 11.
trolar, desde donde se encuen- RSA, C6A; 12. A3R, R3R; 13.
tra, toda la diagonal hasta 8TR. P4C, C8R; 14. RXP y gana.
Si los }>eones negros se halla- Y si 2.... , R4A, entonces: 3.
sen en 2CR, 3AR y 4R, entonces A4C, R3R; 4. R4R, P4A+; S.
el Alfil · tendría menos eficacia. R4D, C3A; 6. RSA y captura el
O si los Peones propios estuvie- PCD.
ran en 4D y SR, se convertiría
en un Alfil «malo», porque des-
3. A4C, C2D
arrollaría solamente la misión
4. R4D, C3C
de un Peón.
Tres caminos existen para
Si 4 .... , R4A; S. A2D, C3C;
conseguir la victoria en esta
6. P3CD, R3R; 7. RSA, C4D; 8.
clase de , lucha:
P4CD gana.
1.° Forzando la irrupción
del Rey en campo enemigo. .
5. P4C, PXP
2.° Creando ~ebilidades , en 6 . . PXP, P4A
la posición de los Peones con- 7. PSC,
trarios.
3.° Capturando uno o más Los cambios de Peones con-
Peones. ducen a las tablas. Por eso es
Veamos cómo se desarrolló preciso conservarlos en la lu-
este final, que tuvo lugar en el cha.
match Leningrado-Moscú, 1939,
entre Flohr y Lewenfisch. 7.... , C4D
8. A2D, R3D
l. R2A, R3R 9. P3C,

108
La clave de la maniobra blan- Ahora la única esperanza de
ca, porque deja al adversario tablas para el negro es bloquear
en zugzwang. En efecto, si mue- el PCD blanco.
ve el Rey, deja paso al Rey
blanco para invadir el territo- 20. R5T, R3A
rio por SAD o SR. Si mueve el 21. R6T, C6A
Caballo, el jaque del Alfil en 22. A2D, C4C
4AD obliga al Rey negro a ce- 23. P4C, C3D
der terreno. Y si mueve el Peón, 24. AlA, C4C
como ocurre en la partida, ter- 25. A2C, C2A+
mina perdiéndose. 26. R5T, C4C
27. A6A, C2A
9. ... , P5C 28. ASR, C4D
10. R4A, R3A
11. AlA, C6A La alternativa era: 28. . .. ,
12. A2C, C4C; 29. R6T, C6T; 30. R7T,
R4C; 31. R7C, C7A; 32. R7A,
CXP; 33. R7D, RSA; 34. R6R,
Claro que si 12. R X P ?, el
C6D; 35. R6A, R4D; 36. A8C,
negro respondería ventajosa-
RSR; 37. RXP, CXP+; 38.
mente con 12 .... , C7T +, etc.
AXC, RXA; 39. R6A y gana.

12. . .. , C7R 29. P5C+, R2C


13. A5R, C8A 30. A6D, R2T
31. P6C +, R2C
Una defensa muy ingeniosa, 32. R5C,
aunque insuficiente, porque el
blanco puede esquivar la cela- El Peón se devuelve porque
da sin complicaciones. el Rey ha conseguido ya un
puesto estratégico en el territo-
14. A8C, C7T rio contrario.
15. A7T, C6A
16. A3R, C5R 32. ... , CXP
17. A4D, C6C 33. R5A, C5T+ _,,
18. A3R, C5R 34. R5D, C6A+
19. RXP, R4D 35. R6R, R3A

109
36. ASR, CSR En la posición citada el Alfil
37. R7A, R4D se halla encerrado por sus pro-
38. RXP, R3R pios Peones, mientras el Caba-
39. R7T, CXP+ llo enemigo tiene completa li-
40. PxC. bertad de acción. Esta ventaja
es suficiente para conseguir la
victoria.
Y las negras se ripdieron,
porque ya no es posible hacer
1. R3R,
más resistencia.
El diagrama número 52 es un ¿Qué hacer? Después de l.
ejemplo de cómo un Caballo es RlA, P6T el blanco queda ma-
superior a un Alfil «malo». El niatado.
Alfil es «malo» cuando la ma-
yoría de los Peones de su ban- 1. ... , R3D
do están en casillas del mismo 2. R2R, R3A
color que domina el Alfil, res- 3. R3R, R4D
tringiéndole los movimientos y 4. R2R,
entorpeciendo su radio de ac-
ción. Las negras han llegado a la
misma posición del diagrama,
con la diferencia de que ahora
DIAGRAMA NUM. 52 les corresponde jugar, con lo
que pueden empezar ya la ma-
niobra vencedora.

4. ... , C3D
5. R3R, C4C
6. A2D, C6T
7. AlA,

En caso de 7. AlD segu1na


7 .... , C8C; 8. A2D, CXA; 9.
RXC, RSR; 10. R2R, P6T!, con
lo que el negro obtiene la opo-
sición, ganando fácilmente, por-

110
que el Rey penetra por 6D o Sería un error fatal 14.... ,
6AR. RXP?, a causa de 15. AXP,
R6A; 16. ASA, P6C; 17. ·P4T,
7. . .. , ese P7C; 18. PSD! y gana.
8. A2C, P6T
9. A1T,
15. P4T, RXP
16. P5T, R7T
Ahora el Alfil ha quedado to-
talmente confinado. Claro que 17. P6T, P6C
el Caballo no tiene .retirada y 18. P7T, P7D
está perdido, pero a cambio de 19. P8T=D, P8C=D+
los Peones del flanco de Rey. 20. RXP, D7C+

9.... , R3D
Este final, correspondiente a
10. R2R, R3A
la partida Henneberger-Nimzo-
11. R1D,
witch, Winterthur, 1931, está
jugado por el negro en gran es-
Si 11. R3R seguma 11. ... ,
tilo.
R4D; 12. R2A, C1D, ganando.

11. ... , R4D 21. DXD+, RXD


12. R2A, R5R 22. R3T, R6A
13. RXC, R6A 23. R4C, RXP
14. A2C, 24. R><:P, R6R
25. PSD, PXP+
Unica chance para no perecer
por asfixia. Las negras deberán 26. RXP, P5A
ahora calcular con exactitud la
contestación. Y las blancas se rindieron.
Un final conducido con preci-
14. . .. , PXA! sión matemática.

111
CAPITULO XIX

DE BILIDADES ORIGINADAS POR EL AVANCE


DEL PEON ALFIL REY

He comprobado que muchos hay que cuidar las diagonales


aficionados de mediana fuerza contra el Rey. Por ejemplo: 1.
tienen cierta inclinación a avan- P4CR, P3R; 2. P4AR, DST ~ate.
zar el PAR, en la errónea creen- Esta es la partida: más corta
cia de conseguir una buena co- que puede producirse, conocida
lumna de ataque para su TR, o con el nombre de «mate del
una excelente defensa para el loco », y que, como se observa-
enroque corto. La realidad es rá, está basado sobre la debili-
que el avance del PAR resulta dad creada por el avance del
peligroso en la mayoría de los Peón Alfil de Rey.
casos por las debilidades que En la Apertura Bird pueden
crea en su propia posición. ocurrir estas celadas: l. P4AR,
P4R; 2. PxP, P3D; 3. PxP,
Claro que no sieni.pre es malo A XP; 4. C3AR, P4CR y el blan-
este avance, pero debe ser, en
co debe ceder la iniciativa y de-
todo caso, bien considerado, so- dicarse a la qefensa ante la
bre todo si el contrario conser-
amenaza S. . .. , PSC; 6. C4D,
va la pareja de Alfiles.
DST+; 7. P3CR, DXPC+; 8.
Si no se ha enrocado todavía, P x D, AxP mate.
-113
Conviene señalar que no se lita la diagonal 1C-7T, y, por lo
puede evitar el avance del PCR tanto, si el adversario no posee
negro con 5. P3TR a causa de el Alfil correspondiente a dicha
5.... , A6C mate. diagonal, no existe peligro; pero
si el contrario dispone del Alfil
En la Defensa Holandesa hay
en cuestión, no es recomenda-
que evitar también algunos es-
ble el avance P4AR. Si además,
collos, como, por ejemplo: l.
para defender este Peón, se pre-
P4D, P4AR; 2. ASC, P3TR; 3.
cisa jugar P3CR, entonces el
A4T, P4CR; 4.A3C, PSA; 5.P3R
enroque queda completamente
(amenaz::: 6. DST+ + ), P4TR;
abierto y el peligro se acentúa
6. A3D (la amenaza es ahora:
si el enemigo enfoca sus Alfiles
7. A6C++), T3T; 7. DXP+!,
en las diagonales contra la for-
TXD; 8. A6C matL
taleza debilitada del Rey.
Naturalmente, la defensa hay
que hacerla, en tal caso, a base
DIAGRAMA NUM. 53 de otras piezas, por lo que la
fuerza defensiva aparente no
está en consonancia con su po-
der real, y esta diferencia da
lugar a combinaciones brillan-
tes con sacrificios espectacula-
res, ya que, eliminando las pie-
zas defensivas, la posición que-
da a merced de las fuerzas asal-
tantes. En la posición del dia-
grama número 53 las blancas
jugaron:

1. ese,

Amenazando mate en 7TR.


Para evitarlo, el blanco debe ju-
Si se ha efectuado ya el en- gar simplemente: l. ... , C3AR.
roque, el avance del PAR debi- Con l. ... , P3CR también se evi-

114
ta, pero se debilita el enroque, a protegerlo con P3CR, con lo
que puede ser atacado inmedia- que el enroque ha quedado agu-
tamente con 2. P4TR. jereado y el blanco posee la pa-
reja de Alfiles. Capablanca, que
Pero el conductor de las ne-
conducía los ejércitos blancos,
gras, aficionado al avance del
los llevó a la victoria en forma
PAR, trató de impedir el mate
espectacular:
de esta forma y sufrió un des-
calabro inmediato.
DIAGRAMA NUM. 54
1. ..., P4AR?
2. D4A+,

Aprovechando la debilidad de
la diagonal2T-8C, creada, como
ya se dijo, por el avance del
PAR.

2 .... , RlT
3. C7A+, RlC

Si 3.... , TXC; 4. DXT, P3TR;


S. T7R y no puede evitarse el
mate.
4. C6T+, RlT 1. C4A!,
5. DSC++, TXD
Magnífico sacrificio para
6. C7A++.
adueñarse de las diagonales vi:
El consabido y bonito «mate tales contra el enroque.
de la coz», al que queda expues-
1. ... , PXC
;to el Rey enrocado cuando se
avanza el PAR. No puede rehusarse el sacri-
ficio porque el blanco ataca si-
En la posición del diagrama
multáneamente al Caballo y al
número 54, las negras no sola-
Alfil de las negras.
mente han avanzado el PAR,
sino que se han visto obligadas 2. AXP+, C3-2A

115
Si el Rey juega, debe ocupar y las negras se rindieron por-
forzosamente una casilla negra, que ya no hay defensa. Com-
circunstancia que le hace per- pruébese que si 9 .... , C3D; si-
der en seguida a causa de 3. gue 10. D8T+, R2A; 11. C5R+,
TXA y 4. AXC+, etc. R3R; 12. D X T y gana,
Y si 9.... , C1D; 10. D8T+,
3. TXA!!,
R2A; 11. D7C+, R3R (o bien
11. ... , R1R; 12. C6A+, etc.);
Eliminando las piezas defen-
12. C8A+, R3D; 13. A3T+, ga-
sivas del debilitado enroque.
nando.
3.... , DXT Como colofón, el diagrama
4. CXC, A3R número 55 ilustra la posición
de la célebre partida Rotlevi-
La única defensa del negro, Rubinstein, Lodz, 1908, en don-
que va a ser eliminada también de el campeón polaco castiga
en forma elegante. enérgicamente el avance del
PAR, logrando una joya de bri-
5. TID, D2R llantez.
6. T7D!, AXT

No sirve 6 .... , D1R por la ré-


plica 7. D3A y la causa está per- DIAGRAMA NUM. 55
dida ~ara el negro.

7. CXA, TRIAD

En caso de 7 .... , DXC; 8.


D3A y el negro no puede evitar
el mate. Por otra parte, como
se amenaza 8. C6A +, es preciso
dejar una casilla de escape al
Rey.

8. D3A, TXA
9. PXT

116
Las blancas, que han perdido Si 6. P3T, las negras ganan
algunos tiempos en el desarro- de la siguiente forma: 6. . .. ,
llo de sus piezas, en lugar de T X C! ; 7. A X T, A X A; 8.
centralizar las Torres, optan D XC (8. DxA, D6C; 9. P x C,
por una demostración lateral, · DST+ + ) , DXD; 9. PXD, T6D
en la creencia errónea de que la y las blancas pierden material.
ofensiva en el flanco de Rey va ·
a ser rápida. 6. . .. , TXC!!

1. P4AR, A2A La consabida eliminación de


2. P4R, TDlA piezas protectoras, con vistas al
3. PSR, asalto final.

Con estos avances, los Alfiles 7. P XD, T7DH


negros se apoderan de las dia-
gonales contra el enroque, que- Los sacrificios se suceden
dando el Rey negro en situa- con mayor brillantez y espec-
ción de grave peligro. tacularidad. El aficionado debe
comprobar cómo las negras ga-
3. . .. , A3C+ nan· en todas las variantes.
4. RlT, CSC!
5. A4R, DST 8. DXT, AXA+
9. D2C, T6T!!
Provocando mayores debili-
dades aún en el enroque. Y las blancas se rindieron,
porque no hay medio de evitar
6. P3C, el mate.

117
CAPITULO XX

DEONTOLOGIA AJEDRECISTICA

No he resistido a la tentación así, y son muchos los aficiona-


de terminar la primera parte dos que pierden el control de
de este libro con un tema del su sistema nervioso cuando son
que se ha hablado mucho, pero derrotados en la noble lucha.
se ha escrito poco.
Todos los defectos del juga-
El ajedrez es un juego caba- dor de ajedrez pueden definirse
lleresco por excelencia, en el con un solo vocablo: vanidad.
que, como cada bando dispone Pero una vanidad enorme, aun-
de los mismos elementos de que estúpida y pueril.
combate, la suerte apenas tiene
intervención. Unicamente en el No debemos olvidarnos nun-
sorteo de colores, significando ca que el ajedrez no es más que
una ventaja mínima para las un juego, y toda su importan-
blancas, que tienen la salida. cia se circunscribe a esa activi-
dad, por cuyo motivo quien se
Por eso el ajedrecista debe considere un genio por el solo
comportarse en consonancia hecho de saber jugar al ajedrez
con las virtudes del juego. Pero, comete un error de perspecti-
desgraciadamente, no ocurre va parecido al que se imagina

119
que está realizando un vuelo una pieza por otra.» O éste:
sobre el Atlántico cuando sube «En el momento crítico me dis-
en un ascensor. trajo Fulano. »

Aunque en el ajedrez no hay Pero si en lugar de perder


apuestas, suele ocurrir que se gana la partida, entonces se la
pone tanto o más interés en ga- cuenta a todo el mundo con
nar que en otros juegos donde exageraciones parecidas a ésta:
se cruzan sumas importantes de «Desarrollé una combinación
dinero, y tal vez. por un exceso genial con sacrificio de la Dama
de amor propio mal entendido y en la jugada décima lo tenía
no se soporta con resignación ya pulverizado ... »
perder una partida. A esta clase de aficionados ,
que siempre pierden, porque se
Por regla general, todo afi-
hallan capitidisminuidos, hay
cionado se cree que juega mu-
que aconsejarles que no jue-
cho más de lo que en realidad
guen hasta que no se encuen-
juega, y no acepta la superiori-
tren en perfectas condiciones
dad de su vencedor.
de hacerlo, es decir, nunca.
Todos conocemos al jugador Igualmente es conocido el ju-
X, que cuando pierde dispara gador Y, insufrible petulante,
una serie de disculpas tratando que, aunque pierde siempre, to-
de justificar su derrota. Tales das las partidas las ha tenido
disculpas no sólo carecen de ganadas en determinado mo-
originalidad, por ser siempre mento, y se esfuerza por hacer
las mismas, sino que, además, ver con análisis tan capricho-
no justifican nada, a no ser el sos como ridículos variantes
mal gusto del interesado. victoriosas que estuvieron a su
disposición.
«Tenía un violento dolor de
cabeza», dice. O bien: «Ciertas A este seudocoloso del aje-
preocupaciones no me dejan drez, que gana siempre sin ga-
pensar.» «He pasado una mala nar, había que preguntarle por
noche.» También es corriente las razones que tuvo para no
este otro tipo de argumenta- haber efectuado en su momen-
ción: «Cuando iba a ganar cogí to oportuno la jugada triunfa-
120
dora. Y seguidamente hacerle cuando hay que reconocer los
saber que las partidas no están hechos adversos. Hay que sa-
ganadas hasta que no se da ber perder con la sonrisa en
mate o se rinde el adversario, los labios, reconociendo que en
y que las fluctuaciones inter- esta ocasión ha sido superado
medias en el curso de la lucha por su rival y felicitando al ad-
no son más .que eslabones del versario deportiva y caballero-
resultado final, sin ninguna sig- samente por su victoria.
nificación trascendental.
Todo lo que no ·s ea esto es
Existe, por fin, el c0nocido vulnerar los principios funda-
jugador Z, cuyo sujeto, tras per-· mentales que deben regír en-
der una partida, muestra des- tre los ajedrecistas y adulte-
precio hacia su triunfante an- rar su fraternidad y el espíritu
tagonista, manifestando -eso del juego.
sí, a sus espaldas- que es un
jugador mediocre. ,Tal vez no Se cuenta que en el célebre
Torne o de Londres, .el año
se da cuenta de que si el vence-
1851, el húngaro Szen jugaba
dor es mediocre, la. categoría
una partida decisiva contra el
del vencido necesariamente tie-
alemán. Anderssen. El público
ne que ser ínfima.
era partida·f io del primero por-
En resumen: toda esta des- que a los ingleses les molesta-,
agradable secuencia no es más ba el triunfo de un alemán, y
que la falta de educación de- en 'una ~ala contigua represen-
portiva y el derecho al pataleo taban la partida y hacían sus
cuando se carece de razón. comentarios.
Por eso el primer deber de En det~rminado momento,
todo buen aficionado es apren- uno de los comentaristas, en
der a perder. Y solamente cuan- alta voz, exclamó: «El alemán
do esta lección esté bien sabi- está perdido.» Y acto seguido
da, sólo entonces, puede comen- dijo también en alta voz, para
zarse el aprendizaje para ganar. que todos pudieran oírlo, la ju-
gada ganadora.
Un juego de la categoría del
ajedrez requiere cortesía en to- Naturalmente, Szen se indig-
do momento, extremándola nó, y después de largo tiempo
121
de meditación hizo una jugada tos ajedrecísticos para que ese
distinta de la que se había in- pequeño mundo intelectual sea
dicado, y terminó perdiendo. ornato de la vida del espíritu.
Después de tal desenlace le Todas las consideraciones ex-
preguntaron si no había vis- puestas brevemente, para no
to la jugada que ganaba, a lo pecar de plúmbeo, me han in-
que respondió: «No solamen- ducido a redactar este capítu-
te la he visto, sino que la he lo, en la firme creencia de que,
oído; pero no quise aprove- tal vez, de todos los conoci-
charme de un auxilio ilegal.» mientos básicos del ajedrez sea
Esta es la caballerosidad que éste' el más importante:
debe imperar en todos los ac- ¡Saber perder!

122
INDICE

Páginas

Capítulo l. Familiarización ................ 9


Capítulo II. Fórmulas necesarias en los finales .. 13
Capítulo III. Combinaciones ................ 17
Capítulo IV. La combinación en el final ....... 23
Capítulo V. Algunas celadas ................ 31
Capítulo VI. Ejercicios fáciles ............... 37
Capítulo VII. Teoría de las aperturas .......... 41
Capítulo VIII.Del juego de combinación al juego
de posición ................... 49
Capítulo IX. Aperturas abiertas .............. 53
Capítulo X. El mate de Alfil y Caballo ........ 61
Capítulo XI. Aperturas semi-abiertas .......... 65
Capítulo XII. Aperturas semi-cerradas.......... 71
Capítulo XIII. Lucha de Dama contra Torre ...... 77
Capítulo XIV. Aperturas cerradas.............. 81
Capítulo XV. Promoción de Peones ... · ........ 87
Capítulo XVI. Consideraciones sobre' el centro .... 93
Capítulo XVII. Esquemas de Peones ............ 99
Capítulo XVIII. Alfil contra Caballo ............. 105
Capítulo XIX. Debilidades originadas por el avance
del PAR................................ 113
Capítulo XX Deontología ajedrecística 119
Este libro se destina a los estudiantes de ajedrez
que ya conocen las normas fundamentales del
juego, el Reglamento, el valor de las piezas
y ·que también tienen alguna práctica y
cierto conocimiento de la teoría. Se trata,
pues, del segundo libro del ajedrecista.
Un trabajo inspirado en el concreto
objetivo de dotar al estudioso
de los conocimientos básicos
para mejorar su formación técnica
y penetrar con cierta profundidad
en los sugestivos secretos del ajedrez.

-.9 788424 503222

FUN[)\MENTOS