You are on page 1of 8

El progresismo en su laberinto

Decada ganada decada perdida.indd 3 28/06/2017 12:14:03 p.m.


Ahoronian, Aram
El progresismo en su laberinto : del acceso al gobierno a la toma del poder
/ Aram Ahoronian. - 1a ed . - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Fundación
CICCUS, 2017.
168 p. ; 23 x 16 cm.

ISBN 978-987-693-722-1

1. Clase Política. I. Título.


CDD 320.5

Primera edición: julio 2017

© Ediciones CICCUS - 2017


Medrano 288 - CABA (1179)
(54 11) 4981.6318 / 4958.0991
ciccus@ciccus.org.ar
www.ciccus.org.ar

Hecho el depósito que marca la ley 11.723.


Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este libro en
cualquier tipo de soporte o formato sin la autorización previa del editor.

Ediciones CICCUS ha sido


merecedora del reconoci-
miento Embajada de Paz,
en el marco del Proyecto-
Campaña “Despertando Con-
ciencia de Paz”, auspiciado por la Orga-
Impreso en Argentina nización de las Naciones Unidas para la
Printed in Argentina Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Decada ganada decada perdida.indd 4 28/06/2017 12:14:04 p.m.


El progresismo en su laberinto
Del acceso al gobierno a la toma del poder

Aram Aharonian

Decada ganada decada perdida.indd 5 28/06/2017 12:14:04 p.m.


El progresismo en su laberinto. Aram Aharonian

Índice
A modo de introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

Entre aciertos y errores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13


Nuestra región . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
La realidad en cifras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
Un proceso destituyente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
Populistas y populismos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Populismo a la criolla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Ética y política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Derecha e izquierda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Proyecto alternativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
La desestructuración del Estado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Fortalecer al sistema o ayudar a su derrumbe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

¿Se puede aprender de los errores? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37


Sobre la economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46

Faltó decisión política para la integración.


Un ALCA de facto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
Un análisis certero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
¿Un acuerdo económico-comercial integral? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Vaciar la Unasur . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Invisibilizar la Celac y la agenda regional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
ALBA-TCP, Petrocaribe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68

¿A nadie le preocupa la educación, el cambio climático,


las migraciones, el aborto? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Hacia un apagón educativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
La educación, ¿es una estafa, un crimen? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
El subempleo ilustrado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
Las modas educativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
Debiera preocupar el cambio climático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
Entre migraciones y ciudadanía sudamericana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83

Decada ganada decada perdida.indd 7 28/06/2017 12:14:04 p.m.


Migraciones al Norte, pero también al Sur . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
El derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos . . . . . . . . . . . . . . . . . 86

¿Dónde está la izquierda? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89


Reimaginar nuestra izquierda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
Temáticas cruciales que sabemos ocultar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
La juventud y el parque jurásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
¡Ay!, los intelectuales de izquierda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
Exportación de experiencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
Dinámicas propias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
La socialdemocracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
Socialismo y Francisco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
El avance evangélico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110

Colonialismo cultural y depredación oenegeista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113


Colonialismo cultural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
Imperialismo cultural y el Pato Donald . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
Colonialismo interno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
Cultura y desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
Diversidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
Entre “hegemones” y sicarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
Ayuda al desarrollo, ONG, venta de espejitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
El rol del oenegeismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
La ¿ayuda? al desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
Trampa ideológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
Privatizar la función social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
Profesionales de la solidaridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
Visiones estereotipadas de la pobreza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
Presupuestos para desestabilizar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
Colofón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143

A desalambrar latifundios… y cerebros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145


Campeones de la desigualdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
Las penas son de nosotros… . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
Concentración, extranjerización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152
El paradigmático caso paraguayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
¿Reforma agraria? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
La comezón del nuevo milenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
Campesinos, mineros, obreros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
Un poco de historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160

Sobre el autor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165

Decada ganada decada perdida.indd 8 28/06/2017 12:14:05 p.m.


El progresismo en su laberinto. Aram Aharonian

A MODO DE INTRODUCCIÓN

Ésta es una provocación. Provocación al análisis de lo sucedido en nues-


tros países en los últimos tres lustros, donde gobiernos surgidos de las
movilizaciones populares trataron de poner a los más humildes como
sujetos de política y no meros objetos de ella.
No espere verdades absolutas y mucho menos la repetición de con-
signas, sino una recopilación de opiniones, hechos, análisis, para poder
entender esta América Latina que debemos rediseñar en medio de una
ofensiva fuerte, a fondo, de la derecha más reaccionaria y dependiente.
Para ello conté con la invalorable colaboración de los compañeros investi-
gadores del Observatorio en Comunicación y Democracia y del Centro La-
tinoamericano de Análisis Estratégico a quienes, obviamente, agradezco.
Antes de que usted se atreva a desgranar los capítulos que siguen,
hay un llamado de atención: en las últimas tres décadas del siglo –y del
milenio pasado– se quiso imponer la teoría de “los dos demonios” según
la cual se trató de equiparar los actos de violencia, genocidio y terroris-
mo perpetrados por las dictaduras y los gobierno cívico-militares en las
décadas de 1970 y 1980 en el Cono Sur con las acciones de las organiza-
ciones guerrilleras que luchaban contra ellos. Lo curioso, entonces, era
que algunos supuestos “hombres de izquierda” avalaron la teoría, que
tuvo en los circuitos de la socialdemocracia europea a sus más entusias-
tas difusores.
Más de cuatro décadas después nos sorprendemos al escuchar de
boca de supuestos intelectuales progresistas la teoría de que no existie-
ron gobiernos progresistas en nuestra región y que la lucha se dirime hoy
entre dos derechas, una modernizante o desarrollista (del siglo 21) y la
otra oligárquica (del siglo 20). Y siguiendo estos libretos que hablan de
un “neoliberalismo transgénico”, propagados desde ámbitos académicos
progres y socialdemócratas –con apoyo, generalmente, de fundaciones y
ONG europeas–, es bien triste ver a indígenas y trabajadores inducidos a
votar para la oligarquía para que desde la “resistencia” se puedan refun-
dar los movimientos de la izquierda y buscar transiciones.

Decada ganada decada perdida.indd 9 28/06/2017 12:14:05 p.m.


A modo de introducción

Quizá existe una enorme frustración, tensiones y cansancio provoca-


dos por personalidades pedantes y autoritarias que lanzan consignas en
verborragias sin ideas, muestran su incoherencia disfrazada de idealis-
mo y hasta esbozan un macartismo estúpido y perverso contra algunos
movimientos sociales. Pero esto coexiste con la necesidad de aquellos
desplazados del poder de buscar caminos para acceder al mismo, no ya
para buscar la consolidación de sociedades socialistas, sino para poder
descarrilar para siempre las ideas de democracias participativas, digni-
dad e inclusión social, soberanía e integración regional.
Otro dilema que surge al debate es si nuestros países debieran ir por
un fortalecimiento republicano o ayudar a su derrumbe: aparece como
un auténtico tabú de nuestra política y hace necesario un debate en las
fuerzas progresistas. La democracia representativa, la propiedad priva-
da, la cultura eurocentrista, el sufragismo y los partidos políticos son al-
gunos de las “verdades reveladas” que organizan nuestra vida institucio-
nal, nuestra democracia declamativa, que venimos arrastrando desde las
constituciones del siglo 19.
La profundidad de la crisis actual cuestiona a la modernidad y al ca-
pitalismo, matrices sobre las cuales se han construido los valores que
sustentan esta civilización y los estados que la expresan. Ya no se trata de
reformar al Estado –ya lo plantearon los socialdemócratas en la última
década del siglo 20– sino de cambiar los paradigmas que hacen a su vi-
gencia, existencia, constitución y organización.
En nuestra realidad, importantes luchas sociales terminaron siendo
cooptadas por sucesivos gobiernos y gran parte de las luchas sindicales
terminan agotándose, al ser utilizadas como monedas de cambios entre
los aparatos sindicales y el propio Estado. Y, así, las mejores ideas y ex-
pectativas en las políticas electorales naufragan en las viejas institucio-
nes de la democracia representativa, lo que nos plantea la necesidad de
redefinir qué democracia queremos.
Muchos dirigentes populares, ilusionados por el espacio institucional,
emigraron de los movimientos –o fueron cooptados– para ocupar espacios
en el parlamento y en el gobierno, lo que quitó experiencia acumulada a los
movimientos y llevó a su práctica desaparición de las calles. En esa relación
gobierno-Estado-movimientos populares, el error principal, quizá, fue de
los movimientos. La realidad es que el Estado siguió siendo burgués y los
gobiernos atados en sus programas sociales y de distribución de renta.
Desde el campo popular se insiste en que hoy necesitamos un Estado
para la transición civilizatoria, que demanda también un Estado transi-

10

Decada ganada decada perdida.indd 10 28/06/2017 12:14:05 p.m.


El progresismo en su laberinto. Aram Aharonian

cional que apoye con mayor potencia a la organización del poder dual
promovido por las fuerzas antisistémicas, en cuya construcción la iz-
quierda debiera comprometer su acción cotidiana: acompañar –no sólo
en la calle– la resistencia del conjunto y avanzar convencidos de la ne-
cesidad de la construcción desde abajo del nuevo poder, sustento de la
emancipación.
Debemos tener conciencia de que hoy todo parece tener más velo-
cidad que antes. Se sucede una dinámica de cambios impensable hace
apenas dos décadas, ya en lo tecnológico, ya en lo cultural. Marshall
McLuhan decía que pasamos de la secuencialidad, de realizar las activi-
dades una a la vez, a la simultaneidad, hacer muchas –o todas– juntas.
No queremos perdernos nada, pero carecemos de un relato capaz de ar-
ticular los hechos.
Lo que nos produce la sensación de aceleración es que la realidad se
fragmenta en continuos presentes sin pasado ni futuro, donde nada es
importante porque no hay posibilidad de comparar, ni contexto. Por eso
hay que darse tiempo para pensar, para reformular el pensamiento crí-
tico latinoamericano, para insuflar esperanza a las nuevas generaciones
que, en esta realidad, deben ser las protagonistas de su propio futuro.
Decía que ésta es una provocación: rescatemos el pensamiento crítico.
Hace 525 años que venimos resistiendo a todo y todos, y quizá nos hemos
olvidado de construir –nuevas democracias, por ejemplo–. Obviamente
es mucho más fácil la “denunciología” y el lloriqueo –en los cuales tene-
mos posgrados– que la construcción, que siempre se hace desde abajo,
ladrillo a ladrillo, hombro con hombro, colectivamente, soportando que
las paredes se caigan para comenzar nuevamente. Cuidado: lo único que
se construye desde arriba es un pozo.
Las realidades –tecnológicas, políticas, económicas, sociales, cultu-
rales– son muy diferentes a las de cuatro décadas atrás, aunque los de-
safíos siguen siendo los mismos, para lo cual es imprescindible terminar
con los vendedores –y con los eternos compradores– de espejitos y la
colonización cultural. ¿Década ganada? ¿Década perdida? Venga, pase,
acomódese... Vamos a analizar juntos los Aciertos y errores del progre-
sismo latinoamericano en el gobierno. No me animo decir en el poder,
porque una cosa es el gobierno y otra la toma del poder.

11

Decada ganada decada perdida.indd 11 28/06/2017 12:14:05 p.m.