You are on page 1of 9

Conceptos de Salud y Calidad Ambiental: Agua, Aire y Suelo.

Salud Ambiental
El término “salud ambiental” está relacionado con todos los factores físicos,
químicos y biológicos externos de una persona. Es decir, que engloba factores
ambientales que podrían incidir en la salud y se basa en la prevención de las
enfermedades y en la creación de ambientes propicios para la salud. Por consiguiente,
queda excluido de esta definición cualquier comportamiento no relacionado con el
ambiente, así como cualquier comportamiento relacionado con el entorno social y
económico y con la genética (Organización Mundial de la Salud, 2017). La ciencia de la
salud ambiental se basa esencialmente en dos aspectos: uno que estudia los peligros en
el ambiente, sus efectos en la salud y las variaciones en la sensibilidad frente a las
exposiciones dentro de las comunidades, y otro que explora el desarrollo de medios
efectivos para la protección contra los peligros en el ambiente. (PNUMA, OMS, &
INHEM, 2002)

Calidad Ambiental
Es el conjunto de indicadores sociales, culturales, ambientales y económicas, que
pueden determinar el estado y disponibilidad de recursos naturales y la posible
alteración de los mismos (MAE, 2010).

Calidad del agua

El agua es un compuesto constituido por oxígeno e hidrógeno. Sus usos son


diversos y se relacionan con el consumo humano y uso doméstico, preservación de la
vida acuática y silvestre, uso agrícola o de riego, uso pecuario, uso recreativo y uso
estético. El agua ha recibido diversas clasificaciones, un ejemplo:

- De acuerdo al contenido de sales: agua dulce y agua marina.


- Agua Residual: agua que ha sufrido degradación en su calidad original,
proveniente de uso doméstico, industrial, comercial, agrícola, pecuario o
de otra índole, sea público o privado.
- De acuerdo a su ubicación: Agua subterránea, agua estuarina y agua
superficial.
La contaminación del agua es cualquier alteración de las características físicas,
químicas o biológicas, en concentraciones tales que la hacen no apta para el uso
deseado, o que causa un efecto adverso al ecosistema acuático, seres humanos o al
ambiente en general (MAE, 2015). En este sentido, las fuentes de contaminantes
hídricas, según (Canter, 2004) son:
- Industrias y centrales eléctricas que extraen agua para utilizarla como
agua de refrigeración.
- Centrales eléctricas que vierten aguas residuales calientes, procedentes
de sus ciclos de refrigeración.
- Industrias que vierten aguas residuales de procesos de operaciones
rutinarias o como resultado de accidentes y derrames.
- Depuradoras de aguas residuales urbanas que vierten efluentes.
- Proyectos de dragados en ríos, puertos, estuarios y/o áreas costeras.
- Proyectos que impliquen el relleno o creación de terraplenes a lo largo
de ríos, lagos y áreas costeras.
- Proyectos de explotaciones de minas a cielo abierto.
- Construcción de presas para el abastecimiento de agua, control de
avenidas o producción de energía hidroeléctrica.
- Proyectos de canalización de ríos para mejoras del caudal.
- Deforestación y desarrollo agrícola.
- Vertederos de residuos tóxicos y peligrosos, o vertederos de residuos
urbanos.
- Proyectos turísticos adyacentes a estuarios o zonas costeras, así como
zonas hídricas.

Calidad del aire

El aire es una mezcla compleja de varias sustancias. Sus principales


constituyentes son el nitrógeno, oxígeno, y vapor de agua. En menor cuantía
presenta dióxido de carbono, metano, hidrógeno, argón y helio (Matus, 2002).

La contaminación del aire es la presencia de sustancias en la atmósfera, que


resultan de actividades humanas o de procesos naturales, presentes en
concentración suficiente, por un tiempo suficiente y bajo circunstancias tales que
interfieren con el confort, la salud o el bienestar de los seres humanos o del
ambiente (MAE, 2010).

Las fuentes de contaminantes atmosféricos, según (Canter, 2004) pueden


clasificarse desde distintas perspectivas:

- Tipo de fuente de acuerdo a su origen: natural o intervención del hombre.


Fuente natural: polen de las plantas, polvo transportado por el viento,
erupciones volcánicas e incendios forestales producidos por rayos.
Fuentes de origen humano: vehículos de transporte, procesos
industriales, centrales eléctricas, actividades de la construcción y
actividades de adiestramiento militar.
- Tipo de fuentes según el número y distribución espacial: puntuales y
zonales.
Fuentes puntuales: emisiones de contaminantes desde chimeneas de
procesos industriales, así como chimeneas de instalaciones de
combustión
Fuentes zonales: tráfico de vehículos, emisiones de polvo pasajero
procedente de pilas, de material de reserva o construcción, actividades
de adiestramiento militar en altas zonas geográficas.
Ante la agudización de la problemática relacionada con la contaminación del
aire, se han emitido normas de calidad del aire a nivel mundial, mismas que son un
conjunto de valores establecidos como límite máximo permisible de concentración,
a nivel del suelo de un contaminante del aire durante un tiempo promedio de
muestreo determinado, definido con el propósito de proteger la salud y el ambiente
(MAE, 2010).

Calidad del suelo

El suelo está constituido por medios porosos formados en la superficie


terrestre mediante el proceso de meteorización durante largos períodos, aportados
por los fenómenos biológicos, geológicos e hidrológicos. Los suelos se consideran
como sistemas biogeoquímicos multicomponentes y abiertos, están sometidos a los
flujos de masa y energía con la atmósfera, la biosfera y la hidrosfera, su composición
es altamente variable y también cambia con el tiempo. Además, el suelo es un
sistema dinámico de tres componentes: partículas minerales, detritos y organismos
que se alimentan de éstos. Son espacios aptos para la agricultura, ganadería,
forestación de reservas naturales, áreas protegidas, asentamientos humanos, entre
otros. (MAE, 2015)

Por su parte, el suelo contaminado es todo aquel cuyas características


físicas, químicas y biológicas naturales han sido alteradas debido a actividades
antropogénicas y representa un riesgo para la salud humana o el ambiente (MAE,
2015). Las fuentes contaminantes del suelo son múltiples proyectos, mismos que
tienen una serie de impactos asociados, por ejemplo:
- Hundimiento del terreno que puede producirse como resultado del
exceso de extracción de aguas subterráneas, petróleo o gas; o como
resultado de explotaciones asociadas a la extracción de minerales.
- Los proyectos constructivos inciden en el aumento de la erosión del
suelo.
- Explotaciones a cielo abierto para la extracción de carbón u otros
minerales.
- Construcción de diques en zonas costeras para controlar la erosión de
playas y los arrastres litorales.
- Actividades de adiestramiento militar que ocasionan una excesiva
compactación del suelo, problemas de drenaje y erosión.
- Construcción de proyectos de embalses de aguas superficiales
potencian la sedimentación y el cambio de la estructura geológica del
suelo.
- Espacios de arrendamiento para pastoreo u otro tipo de actividades
relacionadas con la agricultura, produciendo cambios en la
característica química del suelo y erosión.
Los peligros en el ambiente.
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la
Salud (OMS) (2009) afirman que “peligro es el potencial que tiene un agente ambiental
para afectar la salud”. Los peligros ambientales han estado presentes desde hace
millones de años, y pueden dividirse en peligros tradicionales y peligros modernos.
Algunos ejemplos de peligros tradicionales son la posibilidad de contraer infecciones y
parásitos, caídas, ataques de animales y envenenamiento por el consumo de plantas
venenosas; la generación de estos peligros está ligada a la ausencia de desarrollo,
entendido desde el antropocentrismo vigente. Por su parte, los peligros actuales o
nuevos peligros tienen su raíz en el desarrollo insostenible causado por el desarrollo
industrial y tecnológico (OPS/OMS, 2009). Una de las diferencias entre los peligros
ambientales tradicionales y los modernos es que los primeros suelen manifestarse con
rapidez relativa en forma de enfermedad. Por el contrario, muchos de los peligros
modernos requieren largos períodos (PNUMA, OMS, & INHEM, 2002).

En el siguiente gráfico se enumeran los diferentes peligros que corresponden a


cada clasificación.

Ilustración 1. PELIGROS TRADICIONALES PARA LA SALUD CONTRA PELIGROS MODERNOS. Fuente:


PNUMA, 2012
Efectos de la mala calidad del agua, aire y suelo en la salud ambiental y humana.
La degradación y la contaminación ambiental tienen un impacto enorme en el
desarrollo de la dinámica natural de los ecosistemas y en la vida de las personas. En este
sentido los principales factores de riesgo ambiental son la contaminación del aire, el
agua y el suelo, la exposición a los productos químicos, el cambio climático y la radiación
ultravioleta; los factores antes mencionados son la causa de varias enfermedades y
traumatismos. El grupo más vulnerable a estos riesgos son los niños menores de 5 años
y los adultos de 50 a 75 años.
Las principales causas de mortalidad vinculadas al ambiente se deben a
enfermedades cardiovasculares, como los accidentes cerebrales y la cardiopatía
isquémica.

 Accidentes cerebrovasculares - 2,5 millones de muertes anuales


 Cardiopatía isquémica - 2,3 millones de muertes anuales
 Neumopatías crónicas - 1,4 millones de muertes anuales
 Enfermedades diarreicas - 846 000 muertes anuales
 Infecciones respiratorias - 567 000 muertes anuales
 Afecciones neonatales - 270 000 muertes anuales
 Paludismo - 259 000 muertes anuales

Para reducir la carga de morbilidad vinculada al ambiente conviene el uso de


tecnologías y combustibles limpios para preparar alimentos, calefacción y la
iluminación. Se reducirían las infecciones respiratorias agudas, las neumopatías crónicas
y las enfermedades cardiovasculares. En este sentido, la responsabilidad para proteger
y promover la salud se extiende a todos los grupos en la sociedad. La responsabilidad de
la salud no es sólo de los profesionales que tradicionalmente cuidan de la salud pública
(médicos, enfermeros, funcionarios de seguridad sanitaria e ingenieros sanitarios). La
salud es claramente responsabilidad de proyectistas, arquitectos, profesores, patrones,
gerentes industriales y todas las otras personas que influyen sobre el ambiente físico o
social (ONU, 1992).
Efectos de la mala calidad del agua
Según la OMS, con la mejora del acceso al agua potable, sistemas de
saneamiento adecuados y el fomento de la higiene de las manos, se potenciaría la
reducción de las enfermedades diarreicas.

Los efectos de la contaminación sobre la calidad de los cauces receptores son


diversos y dependen del tipo y concentración del contaminante, según (Canter, 2004):
- Los compuestos orgánicos solubles provocan el agotamiento del
oxígeno en el agua superficial, esto puede ocasionar la muerte de
peces y la aparición de organismos acuáticos y olores indeseables,
debido a las condiciones anaeróbicas.
- Las trazas de ciertos compuestos orgánicos pueden ocasionar sabores
y olores indeseables, y otros compuestos orgánicos pueden aumentar
su concentración en la cadena alimenticia acuática.
- El exceso de nitrógeno y fósforo pueden producir el desarrollo
acelerado de algas y desencadenar un proceso de eutrofización.
- Los ácidos, álcalis y sustancias tóxicas pueden provocar la muerte de
los peces y crear otros desequilibrios en los ecosistemas acuáticos.
- Los vertidos térmicos pueden causar reducciones en la capacidad de
autodepuración del cauce.

Efectos de la mala calidad del aire

Los efectos de la contaminación del aire sobre la salud humana incluyen


irritaciones oculares, dolores de cabeza y dificultades respiratorias (Canter, 2004). Al
analizar cuál es la magnitud de la incidencia de los problemas ambientales en la salud
ambiental, la OMS afirma que la mayor carga de morbilidad vinculada al ambiente en
2012 recayó sobre los países de ingresos bajos y medianos de las Regiones de Asia
Sudoriental y del Pacífico Occidental, con un total de 7,3 millones de muertes, la mayoría
atribuibles a la contaminación del aire en espacios interiores o en el exterior (OMS,
2016).

Las plantas y cultivos han estado sometidos a las consecuencias indeseables de


la contaminación atmosférica, produciéndose formas de crecimiento anormales,
decoloración o moteado de las hojas y muerte. Los animales como el ganado han sido
objeto de las consecuencias de los fluoruros en la atmósfera. Los efectos estéticos
incluyen la reducción de visibilidad, la decoloración del aire, el smog fotoquímico
relacionado con la interrupción del tráfico en los aeropuertos y los molestos olores y el
polvo (Canter, 2004).
Efectos de la mala calidad del suelo

El principal efecto de la mala calidad del suelo es la reducción de la fertilidad


gracias al incremento de la erosión y de la pérdida de nutrientes, esto a su vez genera
problemas en la salud humana relacionadas con el acceso a una alimentación adecuada.

Mejoramiento de la Salud Ambiental


La salud ambiental finalmente depende de la capacidad de una sociedad para
mejorar la interacción entre las actividades humanas y los ambientes físico, químico y
biológico. Esto debe hacerse de manera que se salvaguarde y promocione la salud
humana, pero sin amenazar la integridad de los sistemas naturales de los cuales
depende el ambiente. Los ambientes físico y biológico incluyen todo, desde los
ambientes inmediatos de trabajo y el hogar hasta el nivel regional y nacional y, desde
luego los ambientes globales. Esto incluye mantener un clima estable y la continua
disponibilidad de recursos ambientales seguros (suelo, agua potable, aire limpio). Así
como también el funcionamiento continuo de los sistemas naturales que reciben los
desechos producidos por las sociedades humanas, sin exponer a las personas a
patógenos y sustancias tóxicas y sin comprometer el bienestar de futuras generaciones.
Cada año podría evitarse la muerte de 1,7 millones de menores de cinco años y de 4,9
millones de adultos de entre 50 y 75 años con una mejor gestión ambiental de los
componentes básicos de la salud ambiental enumerados previamente.

La OMS preparó el libro "Nuestro planeta, nuestra salud" en el año de 1993,


(Organización Mundial de la Salud, 1993). Esta publicación es un referente clave de lo
que podrían considerarse los elementos de la salud ambiental, cuyos principales
capítulos se detallan a continuación:
 Protección de la atmósfera: toma de decisiones con sustento científico.
 Promoción del desarrollo sostenible: desarrollo, eficiencia y consumo de la
energía, transporte, desarrollo industrial, desarrollo de los recursos
terrestres y marinos y aprovechamiento de las tierras.
 Prevención del agotamiento del ozono estratosférico: evaluar
sistemáticamente la contaminación atmosférica transfronteriza.
 Enfoque integrado de la planificación y la ordenación de los recursos de
tierras.
 Protección de la calidad y el suministro de los recursos de agua dulce:
aplicación de criterios integrados para el aprovechamiento, ordenación y uso
de los recursos de agua dulce, ordenación y aprovechamiento integrados de
los recursos hídricos, evaluación de los mismos, velar por la calidad del agua
y los ecosistemas acuáticos. Abastecimiento de agua potable y saneamiento.
El agua para la producción sostenible de alimentos y el desarrollo rural
sostenible. Repercusiones del cambio climático en los recursos hídricos.
 Gestión ecológicamente racional de los productos químicos tóxicos, incluida
la prevención del tráfico internacional ilícito de productos tóxicos y
peligrosos. Expansión y aceleración de la evaluación internacional de los
riesgos de los productos químicos. Armonización de la clasificación y el
etiquetado de los productos químicos, intercambio de información sobre los
productos químicos tóxicos y sobre el riesgo que entrañan los productos
químicos. Prevención del tráfico internacional ilícito de productos tóxicos y
peligrosos.
 Gestión ecológicamente racional de los desechos peligrosos, incluida la
prevención del tráfico internacional ilícito de desechos peligrosos,
promoción de la prevención y la reducción al mínimo de los desechos
peligrosos, promoción y fortalecimiento de la capacidad institucional en
materia de gestión de desechos peligrosos.
 Gestión ecológicamente racional de los desechos sólidos y cuestiones
relacionadas con las aguas cloacales, reducción al mínimo de los desechos,
aumento al máximo de la reutilización y el reciclado ecológicamente
racionales de los desechos, promoción de la eliminación y el tratamiento
ecológicamente racionales de los desechos, ampliación del alcance de los
servicios que se ocupan de los desechos.
Referencias Bibliográficas
Canter, L. (2004). Manual de Evaluación de Impacto Ambiental. Oklahoma.
GEORGIA, U. W. (2005). El ciclo del agua = The water cycle. Obtenido de
http://ga.water.usgs.gov/edu/watercyclespanish.html
MAE. (2010). Plan Nacional de la Calidad del Aire. Quito.
MAE. (2015). Anexi 1 del Libro VI del Texto Unificado de Legislación Secundaria del
Ministerio del Ambiente: Norma de calidad ambiental y de descarga de
efluentes al recurso agua. . Quito.
MAE. (2015). Norma de Calidad Ambiental del recurso suelo y criterios de remediación
para suelos contaminados. Quito.
Martinez Abreu, J., Iglesias Durruthy, M., Pérez Martínez, A., Curbeira Hernández, E., &
Sánchez BarreraI, O. (2014). Salud ambiental, evolución histórica conceptual y
principales áreas básicas.
Matus, P. &. (2002). Norma primaria de la calidad del aire. Revista chilena de
enfermedades respiratorias.
OMS. (15 de marzo de 2016). Centro de Prensa de la Organización Mundial de la Salud.
Obtenido de http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2016/deaths-
attributable-to-unhealthy-environments/es/
OMS. (17 de marzo de 2016). Centro de Prensa. OMS. Obtenido de OMS:
http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2016/deaths-attributable-to-
unhealthy-environments/es/
ONU. (1992). Nuestro planeta, nuestra salud.
OPS/OMS. (2009). Obtenido de
http://www.paho.org/hq/dmdocuments/2010/Sanemiento-Capitulo1.pdf
Organización Mundial de la Salud. (1993). Nuestro planeta, nuestra salud. Ciudad de
México.
PNUMA, OMS, & INHEM. (2002). Salud Ambiental Básica (Vol. Serie Textos Básicos
para la Formación Ambienta). Recuperado el Noviembre de 2017