You are on page 1of 22

Bernhard Hommel

La conciencia y Control
No gemelos idénticos

Resumen: la cognición y la acción humana son intencional y dirigido a un objetivo, y


explicar la forma en que se controlan es una de las tareas más importantes de las
ciencias cognitivas. Después de medio siglo de abandono benigno esta tarea está
disfrutando de una mayor atención. Desafortunadamente, sin embargo, las teorías
actuales sobre el control en general, y el papel de la conciencia para / en el control, en
particular, sufre de grandes defectos conceptuales que conducen a la confusión con
respecto a las siguientes distinciones: (i) procesos automáticos y no intencionales, (ii)
control exógeno y la perturbación (en un sentido de control-teórico) de control
endógeno, (iii) control consciente y acceso consciente a control, y (iv) los niveles
personales y sistemas de análisis y explicación.

El tema del control es caliente en las ciencias cognitivas, como lo demuestra un aumento espectacular
de visitas a las funciones ejecutivas '' las palabras clave, 'control ejecutivo' y 'control cognitivo' en la
web de base de datos Science de cero en 1945-1954 a 3672 para 1995-2004. La sensación es que
los investigadores fueron ocupados durante mucho tiempo con el análisis de la maquinaria cognitiva
pero ahora ha llegado el momento de descubrir la forma en que esta maquinaria es utilizada por los
agentes inteligentes para darse cuenta de sus intenciones (Monsell, 1996). En otras palabras, la
voluntad humana está de vuelta en el escenario. Dado que los procesos de control se consideran a
menudo ser inevitablemente consciente (por ejemplo, Atkinson y Shiffrin, 1968; Norman y Shallice,
1986; umiltà,

Correspondencia:
Bernhard Hommel, Universidad de Leiden, Departamento de Psicología, Unidad de Psicología Cognitiva,
Wassenaarseweg 52, 2333 AK Leiden, Países Bajos.
hommel@fsw.leidenuniv.nl

Journal of Consciousness Studies, 14, No. 1-2, 2007, pp. 155-76


156 B. HOMMEL

1988), también hay una fuerte conexión con otro tema caliente, lo que hace que el
estudio del control aún más interesante.
En lo que sigue, voy a esbozar brevemente la transición de la voluntad de control
ejecutivo y presentan dos ejemplos de cómo se utiliza el concepto de control ejecutivo en la
investigación contemporánea. A continuación, voy a hablar de la relación entre el control y la
conciencia y señalar defectos importantes en la teorización acerca de esta relación en las
ciencias cognitivas. Sólo si se superan estos defectos, así que voy a concluir, puede una
teoría sistemática de menos simplista en cuanto a la función de la conciencia en el control de
la cognición y la acción emerger.

FromWill de control ejecutivo

La transición de 'voluntad', el abuelo filosófico de términos de control, a 'ejecutivo' no era lisa y continua. En los

comienzos de la psicología experimental un capítulo sobre la voluntad era una necesidad en cada libro de texto y

muchos autores presentaron sus propios puntos de vista sobre este tema. Lotze (1852), por ejemplo, fue golpeado

por el hecho de que sabemos muy poco acerca de la forma en que hacemos las cosas que hacemos - Basta pensar

en lo poco que se sabe acerca de cómo manejar a atarse los zapatos. Lotze sugirió que hacemos un seguimiento y

almacenar las contingencias entre los movimientos del cuerpo y los acontecimientos en el mundo exterior o en el

interior de nuestro cuerpo por el que estos movimientos son provocados, por lo que podemos tarde imitan (es decir,

imaginar, simular) los eventos de estímulo y de ese modo de disparo el movimiento del cuerpo asociado. En otras

palabras, la voluntad no tiene por qué imponer nada en el cuerpo. Más bien, simplemente explotó las leyes según las

cuales funciona el cuerpo de todos modos. autores posteriores como Harless (1961) y James (1890) dieron un giro

este enfoque más intencional al asumir que los agentes también adquieren contingencias entre movimientos y sus

consecuencias sensoriales. Se supuso Representaciones de los movimientos y las consecuencias que se asocia de

forma bidireccional, de modo que los agentes podrían imaginar o simular una consecuencia y de este modo activar el

movimiento asociado. Esto proporcionó la base teórica de lo que hoy conocemos como para que los agentes podrían

imaginar o simular una consecuencia y de este modo activar el movimiento asociado. Esto proporcionó la base

teórica de lo que hoy conocemos como para que los agentes podrían imaginar o simular una consecuencia y de este

modo activar el movimiento asociado. Esto proporcionó la base teórica de lo que hoy conocemos como teoría

ideomotor ( ver Hommel et al., 2001; Acciones & Stock, 2004).

El siguiente paso fue abordar los aspectos dinámicos de la voluntad y elección. La escuela
de Würzburg fue mucho menos miedo de tener en cuenta las contribuciones inconsciente para
el control de la cognición y la acción de los introspeccionistas Lotze o James eran. El
ex-Würzburger Ach (1910; 1935) desarrolló el primer proyecto de investigación experimental a
gran escala de la voluntad humana, que prevé la arquitectura de las teorías de doble
posteriores del proceso (por ejemplo, Atkinson y Shiffrin, 1968; Posner y Snyder, 1975) en
asumir que la voluntad se puede medir más puramente si
CONCIENCIA Y CONTROL 157

se pone en competencia con tendencias opuestas, práctica inducida (hábitos). Muy similar a los
enfoques recientes del comportamiento de conmutación de tareas (De Jong, 2000), Ach tomó la
cantidad de competencia (inducida por la práctica) que un individuo puede vencer como una
medida de la fuerza de voluntad.

A pesar de estas contribuciones tempranas y bastante sustanciales, la impresión que se obtiene a partir de los

libros de texto contemporáneos de la psicología cognitiva es que el tratamiento científico de control ejecutivo en

general, y la interacción entre los llamados procesos intencionales y automáticos, en particular, establecer en no

antes de la papel de Atkinson y Shiffrin (1968). Estos autores vuelven a introducir la distinción entre procesos

automáticos, los cuales se cree que son independientes de atención e intención, y procesos que son 'bajo el control

del sujeto'. Los procesos automáticos son reclamados para el resultado de la práctica y para operar a través de

conjuntos relativamente permanentes de conexiones asociativas en memoria a largo plazo, que los hace 'difícil de

suprimir, modificar, o para ignorar' (Schneider & Shiffrin, 1977, p. 2) , mientras que los procesos de control (LED),

tales como la recuperación, ensayo, o la codificación, reflejar conjunto de una persona corriente atencional, las

intenciones y los requisitos de la tarea. En consecuencia, las operaciones cognitivas surgen de una competencia

entre los procesos automáticos y de control (LED), exactamente como Ach (1910) sugirió anteriormente. Puesto que

el artículo Atkinson y de Shiffrin, la distinción entre los procesos automáticos y controlados (o querido, intencionales,

voluntarios, condicional ...) ha gozado de gran popularidad y ha incorporado en numerosos modelos de

procesamiento de todo tipo de fenómenos cognitivos (Hommel, 2000; Neumann, 1984) . Las dos secciones

siguientes se centrarán en dos, relativamente representante y discutido ampliamente familias de modelos que traten

el control de la atención visual y de selección de la respuesta. En consecuencia, las operaciones cognitivas surgen

de una competencia entre los procesos automáticos y de control (LED), exactamente como Ach (1910) sugirió

anteriormente. Puesto que el artículo Atkinson y de Shiffrin, la distinción entre los procesos automáticos y controlados

(o querido, intencionales, voluntarios, condicional ...) ha gozado de gran popularidad y ha incorporado en numerosos

modelos de procesamiento de todo tipo de fenómenos cognitivos (Hommel, 2000; Neumann, 1984) . Las dos

secciones siguientes se centrarán en dos, relativamente representante y discutido ampliamente familias de modelos

que traten el control de la atención visual y de selección de la respuesta. En consecuencia, las operaciones

cognitivas surgen de una competencia entre los procesos automáticos y de control (LED), exactamente como Ach

(1910) sugirió anteriormente. Puesto que el artículo Atkinson y de Shiffrin, la distinción entre los procesos automáticos y controlados (o querido, intencionales, voluntarios, condicional .

Atención: El control de selección de estímulos

Siguiendo el ejemplo de Atkinson y Shiffrin, la investigación distingue entre atencional endógeno o


De arriba hacia abajo control y estímulos inducidos exógena o de abajo hacia arriba control de la
atención (por ejemplo, Posner,
1978). Un paradigma ampliamente utilizado para investigar control endógeno y su interacción
con factores exógenos es el singleton o tarea popout (por ejemplo, Theeuwes, 1992). En esta
tarea, los sujetos detectar o identificar un objetivo visual que aparece al azar en uno de varios
objetos. Curiosamente, el rendimiento es sustancialmente mejor si el objeto en el que aparece el
objetivo tiene una característica única (por ejemplo, un solo cuadrado verde entre cuadrados
rojos o entre los círculos verdes), es decir, si es un singleton. Esta
158 B. HOMMEL

sugiere que la atención visual es atraído 'automáticamente' a embarazos únicos


(Theeuwes, 1992) y, a veces la atracción es tan fuerte, incluso los ojos no pueden
prevenirse frommoving a la ubicación del Singleton (Theeuwes, Kramer, Hahn & Irwin,
1998). Únicos, por lo que estos autores argumentan, puede capturar la atención y hacerse
cargo de su control - un caso aparentemente clara de control exógeno.

Existe una extensa discusión pasando en relación con la intensidad con tales
demostraciones de captura atencional dependen de la tarea, el contexto y la estrategia de los
sujetos. Como algunos autores han argumentado, puede ser que pedir a los sujetos para
responder a los hijos únicos o recompensarlos por asistir a embarazos únicos induce un sesgo
endógeno hacia únicos, con el efecto secundario de que cualquier Singleton ahora atrae la
atención - incluso los 'equivocadas' (por ejemplo, Gente et al., 1992). Más importante para los
propósitos actuales, sin embargo, es la cuestión de cómo se utiliza el concepto de control en
este contexto.

En primer lugar, considerar la agente de control. ¿Quién hace el control? Como es común en
la psicología experimental, la teoría de la captura atencional se basa en la suposición implícita
compartida que instruir a un sujeto voluntario de alguna manera induce un estado objetivo en
este tema, que de alguna manera polariza la atención hacia los estímulos objetiva instruida - por
ejemplo, haciendo que el sistema perceptivo más sensibles a las características de definición de
objetivo (Müller et al., 2003). El verdadero control se realiza de este modo por el experimentador,
que es notable puesto que los investigadores consideran el impacto de los objetivos de la tarea
instruidos como particularmente buenos ejemplos de control endógeno (por ejemplo, Monsell,

1996). Pero la idea es que las instrucciones son de alguna manera 'tomados' por los sujetos,
quienes hacen sus propias metas.
En segundo lugar, considerar la objetivo de control, es decir, el estado, suceso o parámetro
que se supone que ser controlados. Theeuwes y Godijn (2001, p. 121) abren su reciente
revisión de la captura atencional y oculomotor, afirmando que 'con el fin de comportarse de una
manera dirigida a un objetivo, es importante que seleccionamos sólo la información relevante
del entorno e ignoran la información eso es irrelevante, sobre todo cuando esta información
altera nuestras acciones. Al seleccionar un objeto significa darle prioridad en la competencia por
el control de la acción, por lo que si no se excluye un objeto irrelevante desde la selección
implica una pérdida de control endógeno. ( Como explicaré más adelante, esta caracterización se
basa en una idea errónea de cómo funcionan los procesos de control.)
CONCIENCIA Y CONTROL 159

Figura 1. Una visión general de dos tareas de conflicto populares. La fila superior de las pantallas de estímulo
esquemáticas muestra ejemplos de condiciones congruentes o compatibles y la fila inferior muestra ejemplos
de en condiciones congruentes o incompatibles (que producen comparativamente peor rendimiento). En la
tarea de flancos, los sujetos responden a un estímulo en un lugar determinado, como por ejemplo la letra
central de una cadena (aquí: la izquierda tecla para las H y pulsación de tecla correcta para

S), e ignorar los alas. En la tarea Simon, los sujetos responden a una función de estímulo no espacial (aquí:
pulsación de tecla izquierda para H y pulsación de tecla correcta para
S, que no se muestra), mientras que la ubicación de estímulo varía al azar.

Intención: El control de selección de la respuesta

Además de inspirar las teorías de la atención, la idea de una interacción dinámica entre la
voluntad y el hábito o, en términos más modernos, entre los procesos automáticos de control
y ha inspirado a las teorías de la selección de la respuesta. Particularmente buenos ejemplos
para tareas experimentales que capturan la esencia de esta visión más dinámica de selección
de la respuesta son llamados tareas de conflicto o de interferencia, tales como la tarea de
flancos-compatibilidad y la tarea Simon (ver Figura 1). La observación de que las personas
muestran un peor rendimiento con los flancos de respuesta incongruentes se ha tomado para
implicar que los estímulos irrelevantes para la tarea puede activar la respuesta que están
asignados a esta tarea. De hecho, los estímulos flanker se han encontrado para activar una
disposición potencial lateralizado (LRP) correspondiente a la respuesta que la señal (Coles et
al., 1985) e incluso respuestas incorrectas subumbral (Eriksen et al., 1985). cuentas teóricas
del efecto ala-congruencia han hecho un amplio uso de Ach de y Atkinson y dicotomía
controlada-automático de Shiffrin. La idea es que el objetivo se traduce en la respuesta
correcta de una manera controlada pero procesos automáticos de algún modo hacer uso de
las reglas de traducción de estímulo-respuesta aplicadas y traducir los flancos en una
activación de las respuestas correspondientes (por ejemplo, Eriksen y Schultz, 1979; Gratton et
al., 1992).
160 B. HOMMEL

observaciones muy similares se han hecho con la tarea Simon, donde las respuestas a los
estímulos no espaciales son más rápidos y más precisos si el estímulo pasa a corresponder
espacialmente con la respuesta. De nuevo, esto nos lleva a sospechar que ubicación estímulo de
alguna manera puede activar una respuesta espacialmente correspondiente, y esto es de hecho
apoyada por el hallazgo de PRL ubicación inducida (Sommer et al., 1993) y subliminales
tendencias de respuesta (Zachay, 1991). Casi todos los modelos del efecto Simon han hecho uso
de la lógica controlada-automática suponiendo que la entidad de destino no espacial se traduce
en la respuesta de una manera controlada, mientras que un proceso automático traduce ubicación
estímulo en una ubicación de respuesta (por ejemplo, De Jong et al., 1994; Kornblum et al., 1990).
Al igual que con la atención, la agente de la intención de control (al) es de nuevo Atkinson y
Shiffrin de 'sujeto' y la tarea establece que él o ella pone en práctica en respuesta a las
instrucciones. La cuestión de la objetivo de control también recibe un tratamiento similar, pero uno
puede encontrar una distinción más explícita y clara entre en-línea de control y de control fuera de
línea. Un enfoque integral para el control fuera de línea y el modelo es Logan (2001) ECTVA de
Gordon. Se sostiene que la eficiente preparación para una tarea implica la traducción de
instrucciones de la tarea en cuatro parámetros, tres de configurar el sistema perceptual de una
manera tal que la información de estímulo relevante para la tarea se puede extraer y un control de
la velocidad y la exactitud de selección de la respuesta. El control ejecutivo consiste en hacer
pasar los parámetros necesarios para subordinar procesos que son responsables de la
manipulación en línea de la información de estímulo y la producción de respuesta. Si el tiempo lo
permite, esta programación de subrutinas se lleva a cabo antes de que aparezca el primer
estímulo relevante para la tarea de control y representa de este modo fuera de línea.

Se supone que en línea de control resuelve los problemas que no se pueden prevenir por
completo por el control fuera de línea. Por ejemplo, ya que los ajustes de control fuera de línea
son aparentemente incapaces de impedir la activación de respuestas incorrectas provocadas
por estímulos irrelevantes o estímulo atributos, se supone que en línea de procesos de control
de resolver el conflicto respuesta. Kornblum y sus colegas (1990) sugieren que los procesos de
control son responsables de la terminación ( 'abortar') activado incorrectamente programas de
respuesta antes de que el programa correcto puede ser recuperada. Un proceso de control en
línea adicional es necesario para detectar si un aborto es necesario; esto se hace mediante la
identificación de la respuesta correcta y verificar si las respuestas que ya están activas son
congruentes o incongruentes con él. Ridderinkhof (2002) afirma que activan las respuestas
incorrectas necesitan ser suprimidas antes de la respuesta correcta puede ser llevada a cabo.
Otros procesos de control en línea son
CONCIENCIA Y CONTROL 161

asumido para operar después de la respuesta se lleva a cabo. Según lo sugerido por Carter et al. ( 1998),
los procesos de supervisión de respuesta pueden detectar la presencia de conflicto respuesta y
ajustar las asociaciones de estímulo-respuesta en consecuencia. Por ejemplo, fuerte conflicto
puede resultar en el fortalecimiento de las vías 'controlada' y / o el debilitamiento o la supresión de
las vías 'automáticos' (por ejemplo, Gratton et al., 1992).

Control y conciencia

El concepto de conciencia es todo menos bien definidas (cf., Velmans, 1996). Mientras
que algunos autores han equiparado la conciencia con la mente humana, otros han
restringido a la auto-conciencia o la conciencia de los estados de cosas. Enfoques
recientes distinguen entre uno (Baars, 1988), dos (Bloque, 2005a), o tres (Pinker,

1997) tipos de conciencia, y hay pocas esperanzas de varios autores están de acuerdo en un
sistema conceptual, y mucho menos localizar su propia investigación dentro de ella (por ejemplo,
Baars y Laureys, 2005; Block, 2005b). Los investigadores comúnmente tratan de eludir este
problema recurriendo a una definición operacional, tales como reportabilidad verbal (por ejemplo,
Chalmers,
1995). Sin embargo, dado que no hay ninguna razón para suponer que la experiencia consciente o
el acceso está restringido a los estados que pueden ser comunicados o incluso verbalizados (por
ejemplo, llevar el concepto de Würzburgian
pensamiento sin imágenes), esta práctica parece reflejar una opción bastante arbitraria que es
impulsado principalmente por conveniencia metodológica.
Con muy pocas excepciones (por ejemplo, Baars, 1988; Wegner, 2002) los modelos
relacionados con el control de la ciencia cognitiva dejan poco espacio para un papel
bien definido, funcional para la conciencia. Esto no impide que los investigadores
fromusing el concepto. De hecho, la forma en que se utiliza puntos a una creencia
aparentemente fuerte que la conciencia y el control (endógena) están al menos
altamente correlacionados. De hecho, la creencia es a menudo tan fuerte que los
autores hablan de 'control consciente' como si no puede haber alternativa (es decir,
ningún otro tipo de control se mencionó nunca; cf., Wegner y Bargh, 1998). Por ejemplo,
Norman y Shallice (1986) automático de contraste, las acciones de estímulo impulsado
con acciones que están bajo 'control consciente deliberada', como si control deliberado
inconsciente serían inconcebible. Adicionalmente,

Dado el estado de mal definida de los procesos de la conciencia y conscientes, sólo se


puede especular por qué hay una fuerte tendencia a identificar tales control endógeno con
control consciente. Una de las razones es que los investigadores pueden encontrar difícil hacer
caso omiso de la introspección
162 B. HOMMEL

impresión de que es su propia voluntad consciente que establece su cuerpo en movimiento


(Wegner, 2002). Otra posible razón es que Atkinson y Shiffrin (1968) sugirieron una relación
tal entre el control endógeno y la conciencia en su distinción controlada-automático .. Los
procesos automáticos se caracterizan, a veces incluso definida por (véase Neumann, 1984), el
desvanecimiento de la conciencia . De hecho, la automaticidad práctica inducida (según lo
definido) está acompañada habitualmente por una conciencia continuamente decreciente de
los eventos de estímulo y componentes de acción implicados (Fitts, 1964). Este
desvanecimiento de la conciencia puede llevar a algunos a los teóricos a la conclusión de que,
dado que el procesamiento automático está inconsciente, el procesamiento de control,
obviamente, debe ser consciente.

Sin embargo, otra razón para creer que el control endógeno debe ser consciente es
probablemente el hecho de que los objetivos y las intenciones que se cree que
desencadenar los procesos de control investigados en experimentos psicológicos no
son comúnmente objetivos e intenciones propias del sujeto, al menos no en un principio.
Los sujetos necesitan ser convencidos a través del dinero y las habilidades sociales a
'hacerse cargo' los objetivos e intenciones del experimentador quiere que tengan, y es
difícil imaginar que el proceso de comunicación interpersonal lograr esta transferencia
debe pasar desapercibido por el sujeto. Dado que los sujetos son conscientes de la
transferencia y, por lo tanto, los objetivos y las intenciones que se les imponen, los
investigadores pueden verse tentados a suponer que la aplicación de los objetivos debe
ser correlacionada con, y tal vez incluso depende de la experiencia consciente. En
efecto,

La suposición de que el control y la conciencia debe ir acompañado es


particularmente popular entre los investigadores de atención. Lo popular que es
depende de la función particular atribuido a la atención. Schneider (1995) ha señalado
que hay por lo menos tres familias de teorías atencionales: algunos se centran en la
'selección para el reconocimiento de objetos', algunos de 'selección para la integración
característica', y algunos en la 'selección para la acción', un término introducido por
Allport (1987). Las teorías que pertenecen a las dos primeras familias asumen que el
propósito principal de atención es seleccionar eventos de estímulo para la percepción
consciente (por ejemplo, Posner y Snyder, 1975; Treisman y Gelade, 1980). Si se
considera la atención de los medios por los que la selección se controla (por ejemplo,
Treisman, 1988; umiltà, 1988) y la experiencia consciente el propósito final de la
selección,
CONCIENCIA Y CONTROL 163

Las teorías que pertenecen a la tercera familia tienen una conexión natural con menos
conciencia - y también lo hacen los autores que defienden ellos (Allport, 1987; van der Heijden,
1992; Neumann, 1987). Estas teorías afirman que la selección de entrada no es necesaria por las
limitaciones relacionadas con la percepción o la experiencia consciente, sino más bien por el
hecho de que las personas sólo pueden realizar una acción a la vez. En otras palabras, el fin
último de la atención es el control de la acción, no la percepción. Este último punto de vista no
asume que la conciencia debe estar involucrado en el control de la atención.

También hay teorías que se conectan de forma explícita la conciencia de control de


la acción. Lotze (1852) fue de los primeros en asumir que la creación de una imagen
consciente de estímulo gatillo de una acción o contexto es una condición previa
necesaria (en realidad, la única condición previa cognitiva) para la acción voluntaria que
se produzca. James (1890) y los teóricos ideomotoras posteriores destacaron las
consecuencias pretendido de la acción, que se supone que constituyen la clave de
recuperación crucial que mediada la selección de una acción (véase también Baars,
1992). Norman y Shallice (1986) fueron un paso más allá y afirmaron que la conciencia
está directamente implicado en la regulación y solución de conflictos entre las
tendencias a la acción de la competencia. Sin embargo, no logran explicar exactamente
por qué la experiencia consciente es necesario en este proceso y exactamente cómo se
convierte en funcional.

2000).
Las teorías en que la conciencia desempeña un papel definido, funcional en el control
endógeno siguen siendo la excepción, pero sí existen. Es interesante notar, sin embargo, que
no limitan el papel de la conciencia de selección de entrada (o incluso identificar a conciencia
con la atención), ya que muchas teorías atencionales parecen dar a entender, o para la
selección de salida, como las teorías de control de acción sugieren. Más bien, se asignan a la
conciencia de algunos papel integrador (para una revisión, ver Baars, 2002). Baars (1988),
por ejemplo, se refiere conciencia a lo que llama un espacio de trabajo global, un medio
donde la información de diferentes módulos de procesamiento puede ser intercambiada y
relacionada. Koch (2004) afirma que los estados relacionados con la conciencia-proporcionan
un resumen de los actuales estados de cosas en el mundo y el propio cuerpo, que informa y
proporciona la base para la planificación y toma de decisiones. Esta visión encaja muy bien
con el de Milner y Goodale (1995). Ellos distinguen entre una vía de procesamiento ventral,
que maneja e integra la información visual con el contenido de la memoria para crear
conciencia de
164 B. HOMMEL

la mejor interpretación posible del mundo visual, y una vía dorsal, que es responsable del
procesamiento en línea de la información relevante para la acción. La conciencia y la
integración también se conectan en el enfoque de Zelazo (1999; 2004), que asume que la
conciencia crea relaciones entre las representaciones mentales, lo que proporciona la
base para un mayor funcionamiento cognitivo.

Podemos concluir que el concepto de conciencia se utiliza mucho más a menudo en el


contexto del control endógeno de lo que se define, motivado, ha explicado o justificado. Por
lo tanto, existe alguna asociación implícita entre la conciencia y el control que parece tan
evidente para muchos investigadores que ni siquiera se molestan en explicar por qué no lo
están utilizando. Los investigadores que se molestan por sentado que la conciencia refleja o
se relaciona con algún tipo de integración global.

El concepto de control
Si los investigadores teorizan sobre el control de la atención o acción que normalmente no
definen lo que quieren decir con el control (pero ver Laberge,
2002, para una excepción) y no justifican el uso de este término. Así que consideremos
primero cuándo y en qué sentido el uso del término es apropiado.

El control es un modo de funcionamiento de un sistema de control (por ejemplo, Powers,

1973). Mínimamente, un sistema de control consta de un controlador (C), el agente de control,


y un sistema o variable controlada (T para el objetivo), el objetivo de control (véase la Figura
2). Para ejercer el control, C debe ser capaz de lograr lo siguiente: (i) actuar sobre T, (ii)
percibir el impacto resultante en T, y (iii) comparar este impacto (es decir, el comportamiento
real de
T) con una referencia o meta, es decir, el comportamiento previsto de T. El

Figura 2. Diseño básico de un sistema de control sencillo.


Vea el texto para mayor información.
CONCIENCIA Y CONTROL 165

diferencia entre el comportamiento previsto de T y su comportamiento real se llama error, y el


control se caracteriza por intento Cs para minimizar la magnitud de este error. Es decir, el
controlador sólo puede suponerse que en el control si puede compensar las perturbaciones, es
decir, para los efectos de otros factores en el comportamiento de T. De hecho, el control
puede ser definido por 'consistencia producida en la cara de perturbación' (Marken,

1986, p. 268).
Probablemente el ejemplo más popular de tal control es un sistema de calefacción central. El
objetivo del bucle de control está definido por el usuario, que especifica una temperatura ambiente,
por ejemplo, 20 ° centígrados. La temperatura prevista se puede comparar con la temperatura real
(la rama perceptual del bucle de control). En el caso de un error negativo (es decir, si la habitación
es más frío que 20 °) un generador de calor está encendido (la rama de acción del bucle de control)
y se mantuvo de trabajo hasta que el error ya no es negativo.

La razón principal de un sistema de este tipo de control tiene entrada perceptual (es decir, la
retroalimentación) es que T pueden estar influenciados por factores distintos de C (es decir, las
perturbaciones). Si estas perturbaciones son impredecibles no hay manera de saber si el control es
eficaz más que para medir los efectos combinados de C y perturbaciones. Sin embargo, si las
perturbaciones se puede suponer que sea insignificante, o si se pueden prever en su totalidad,

anticipativo el control es posible. Es decir, C puede tener en cuenta las posibles perturbaciones y
ajustar su acción sobre T en consecuencia, para que la rama percepción del bucle ya no es
necesario. Obviamente, un modo tal control es razonable en un sistema de procesamiento
altamente modular, de lo contrario C controlaría fácilmente suelto. En la medida en que la
conciencia y el control están conectados a través de la necesidad de integrar la información,
tenemos que asumir que el control no está de alimentación directa, sino, más bien, incluye
retroalimentación.

fallas conceptuales

Hemos visto que muchos investigadores están tentados a establecer una conexión entre la
conciencia y el control, pero no está claro lo que esta conexión es. La determinación de la
naturaleza de esta supuesta relación se complica aún más por el hecho de que tanto el
control y la conciencia no son conceptos bien definidos, y ambos existe en el lenguaje
cotidiano. Como resultado, muchos autores no se molestan siquiera intentar definir o
explicar la forma en que utilizan estos conceptos. En consecuencia, es nada claro si
diferentes autores utilizan estos términos se refieren a los mismos fenómenos, sistemas o
funciones. Dado que no tenemos ninguna razón a priori para creer que la conciencia es una
cosa unitaria (Allport, 1988), y fuertes razones para creer que el control no es (Duncan et al., 1997;
166 B. HOMMEL

Miyake et al., 2000), puede darse el caso de que las contradicciones aparentes en la literatura
se deben a diferentes estados están realizando en diferentes temas. Avanzar por lo tanto,
requiere un cierto acuerdo sobre los fenómenos que abordar y en el camino se utilizan
términos relacionados con control y de la conciencia-teorizar sobre estos fenómenos. Como
un primer paso en esta dirección voy a tratar de apuntar a algunas de las confusiones más
impedir en la discusión de control y los fenómenos conscientes.

(A) el procesamiento automático y no intencional Confusing


Cuando los autores se refieren o comparar automática y control (led), procesos que a
menudo se refieren al trabajo de Atkinson y Shiffrin (1968) y Schneider y Shiffrin (1977),
o la distinción equivalente de Posner y Snyder (1975). Las deficiencias lógicos y
empíricos de esta distinción se han discutido en detalle en otra parte (Jonides et al.,

1985; Neumann, 1984; Ryan, 1983), y no se repetirán los argumentos aquí. Lo que es
importante para nuestros propósitos, sin embargo, es que los procesos automáticos son a
menudo, y quizá siempre, depende de la intención y la tarea actual meta (Bargh, 1989). Como
se señaló anteriormente, la atención de la gente es capturada por eventos irrelevantes sobre
todo si estos eventos comparten alguna característica o función con el objetivo (Folk,
Remington & Johnston, 1992). Es decir, los procesos automáticos parecen reflejar el conjunto
de la tarea actual. Lo mismo es cierto para las tareas de conflicto, donde se han encontrado los
estímulos para activar correspondientes o asociados respuestas sólo si los sujetos se han
preparado para responder a estos estímulos particulares (Valle-Inclán y Redondo, 1998) con
estas respuestas particulares (Hommel, 1993). Estos y otros ejemplos (Bargh y Ferguson,
2000; Bauer & Besner, 1997; Hommel, 2000; Neumann, 1984) sugieren que los procesos
automáticos no representan lo contrario de los procesos controlados, sino más bien son
funcionales en la realización de los objetivos previstos (Bargh, 1989) - incluso si pueden ser
engañados por las condiciones experimentales muy artificiales. De hecho, es extremadamente
difícil encontrar procesos cognitivos que realmente cumplan con los criterios de automaticidad
Schneider y Shiffrin (1977, p. 2) por ser 'difícil de suprimir, modificar, o hacer caso omiso'.

(B) control exógeno confuso y perturbación


Imagínese que usted está conduciendo su coche en la carretera. De repente, un fuerte chubasco
inesperado emerge desde la derecha. Su coche se mueve hacia la izquierda. Se nota esto y gira el
volante a la derecha. El coche ya está de nuevo en marcha. Este es un ejemplo perfecto de una
operación de control en un sistema de retroalimentación funcionamiento. Usted está en control, lo que
significa que compara constantemente el estado actual de las cosas (es decir, la posición real del coche)
CONCIENCIA Y CONTROL 167

a su objetivo (para mantener el coche en el centro) y compensar, si es necesario, para las


perturbaciones inesperadas.
Ahora comparar esta situación con la captura atencional. A identificar su objetivo y planificar
la sacada apropiado para su ubicación. Pero entonces un distractor atrae su atención, tal vez
incluso a sus ojos, antes de que el tiempo en el hogar en la ubicación de destino. Una vez más,
por lo que se podría pensar, una manifestación típica de control (endógena): consistencia en la
cara de perturbación. Sorprendentemente, sin embargo, estos casos son discutidos en la
literatura como evidencia de una pérdida (temporal) de control endógeno y una toma de control
exógeno. El mismo patrón argumentativo se puede encontrar con respecto a la selección de la
respuesta. tareas conflictivas demuestra que el control de la acción es desafiado por estímulos
irrelevantes y los conflictos de respuesta que inducen, pero también demuestran que estos
desafíos son comúnmente superar: errores son comúnmente rara y los tiempos de reacción
están sólo ligeramente elevados. Esto significa que las personas son capaces de alcanzar sus
objetivos de trabajo instruidos en la cara de las perturbaciones: un ejemplo excelente de control
endógeno, pero no, como se sugiere en la mayoría de los autores, una demostración de control
exógeno.

Esta confusión respecto a la relación entre el control y la perturbación puede ser el resultado de la
utilización de una escala de tiempo de análisis que es de demasiado fino un grano. Un análisis
fragmentario local solamente puede medir y comparar los efectos relativos exógeno y fuentes
endógenas tener en un proceso o estado dado. Sin embargo, un análisis de este tipo fragmentario
tiene poco sentido porque el control se lleva a cabo en una escala de tiempo más grueso que implica
retroalimentación procesamiento y reaccionar a ella. Por lo tanto, la esencia de de control no reside
en el hecho de que las alteraciones pueden aparecer y control puede ser desafiado sino, más bien,
en la observación de que tales desafíos se cumplan con éxito.

¿Es esto más que un juego de palabras, o podría ser posible reemplazar 'control
exógeno' con 'perturbación'? Creo que la respuesta depende en gran medida de la
propia estrategia de investigación. Hasta ahora, la estrategia de expresar en la
investigación sobre la captura atencional y la respuesta a los conflictos conformada en
lugar vamos con la estrategia tradicional de plantear preguntas binarias, como
acertadamente interpretado por Newell (1973): Nos argumentar y diseñar experimentos
para encontrar la manera automática o controlada procesos particulares son, si
realmente existe control exógeno pura, y así sucesivamente, pero tenemos poca idea
sobre exactamente dónde nos puede llevar. estrategia productiva Amore puede ser la
de considerar toda la interacción de perturbación y de compensación como un único
acto de control, que necesita y merece explicación teórica. Reciente,
168 B. HOMMEL

Gordon, 2001) o cómo se registran y se compensan las perturbaciones (Blakemore et al., 2002;
Carretero et al., 1998).
En mi opinión, la implicación más interesante de tratar la totalidad, temporal
extendido lazo de control como una importante unidad de análisis es que hace hincapié
en la necesidad y la función de procesamiento global. Tomando y mantener el control
requiere la integración de una gran cantidad de información: el objetivo tiene que estar
relacionada con la salida del controlador, que necesita estar relacionada con la salida
del sistema controlado (es decir, la entrada del controlador), que de nuevo tiene que
estar relacionado de nuevo a la meta. Funcionalmente y anatómicamente hablando,
esto implica un buen número de sistemas de procesamiento y, por tanto, debe ser una
operación global (Allport, 1988). Como se señaló anteriormente, las operaciones
globales han sido sospechosos de estar más relacionado con la experiencia consciente
de los procesos locales y modulares (Baars, 2002). En apoyo de esta hipótesis, et al.,

2004) y que la resolución de los conflictos estímulo respuesta inducida está ligada a la percepción
consciente (Dehaene et al., 2003; Kunde, 2003; véase Mayr, 2004). Por lo tanto, se ejecuta a través
de un ciclo de control conjunto puede de hecho ser una operación global relacionada con la
conciencia.

(C) control consciente confuso y acceso consciente para controlar estados

Otro problema conceptual que surge de la utilización común, acrítico del término 'control
consciente' es que no especifica que la relación causal del término está destinado a implicar. En
primer lugar, puede significar que cualquier operación de control debe ser consciente y que las
operaciones sólo puede controlar en virtud de ser consciente - una vista defendido explícitamente
por umiltà (1988) y que implica el modelo popular de Norman y Shallice (1986). En segundo lugar,
puede significar que los estados de control u operaciones son accesible conscientemente - lo que
sugiere que si algo es accesible conscientemente, es probable que sea un estado de control, pero
no en todos los estados de control tienen que ser consciente representado. Y, en tercer lugar, esto
puede significar que la conciencia y el control consciente están correlacionados para algunos,
razón aún por determinar.

La primera opción es extremadamente difícil de prueba - no sólo por sus partidarios comúnmente no
pueden describir exactamente aquellos aspectos de un proceso que tiene que ser experimentado con el
fin de controlarlo, sino también porque cualquier demostración de que los procesos inconscientes
pueden afectar el comportamiento podría ser 'explicó distancia' al reclamar tales procesos a ser
'automático'. Sin embargo, los recientes hallazgos sugieren que las personas no sólo pueden ser
incapaces de explicar cómo que ejercen el control sobre un evento en particular
CONCIENCIA Y CONTROL 169

(Que la cuenta de control a través de la conciencia podría acomodar) pero a veces no sé


ni ya sea ellas hacen. Por ejemplo, el sentimiento de las personas que han causado un
evento es mucho más determinada por el hecho de que espera que ese evento (incluso
si esta expectativa es inducida por los números primos subliminales: Aarts et al., 2005)
que por si en realidad se producen (Wegner y Wheatley, 1999).

Estas y otras observaciones (Wegner, 2002) no confirman la hipótesis de que la conciencia


y el control son equivalentes (la primera opción) y que también permita que uno duda de si los
agentes humanos tienen un acceso consciente privilegio de sus propios procesos de control (la
segunda opción). Por exclusión, esto nos deja con la posibilidad de que la conciencia y el
control consciente están correlacionados, pero no necesariamente dependen unos de otros.
Como byWegner reivindicada (2002), el verdadero control puede estar teniendo lugar de una
manera totalmente inconsciente pero el éxito en la predicción de su resultado puede
desencadenar la ilusión de 'control consciente'.

Uno puede objetar que la teoría de Wegner lanza al bebé junto con el agua del baño.
De hecho, lo que demuestra que las personas pueden hacer pensar que han causado
una acción que no lo hicieron descarta la idea de que la relación entre la conciencia y el
control es particularmente íntima, pero no prueba que los contenidos conscientes nunca
pueden causar una acción o que todas las experiencias de control son ilusiones. Por
otra parte, Haggard (2005) ha destacado que algunos aspectos del control, tales como
la integración de una acción y sus efectos, pueden depender de la presencia de una
intención acción. A pesar de que esto no requiere que es la intención de que ejerce el
control, parecería prematuro cerrar el libro antes de que investigaciones posteriores han
traído algo de luz sobre este asunto. Lo que parece claro, sin embargo,

(D) confusas niveles personales y los sistemas de análisis y explicación

La popularidad del concepto de 'control ejecutivo' se deriva, sin duda, desde el truco de
traslación que proporciona: Explota la analogía technomorphic a una unidad central de
procesamiento de una computadora digital, y por lo tanto señala la promesa de una cuenta
mecanicista. Y lo hace sin violar nuestra experiencia introspectiva de nosotros mismos como un
agente de decidir y controlar (Goschke, 2003). Teniendo en cuenta que el término es sólo una traducción
de un concepto definido en un nivel explicativo personal (donde agentes de control de acciones)
a un concepto definido en un nivel de sistemas (donde el ejecutivo envía señales de control a
subrutinas), no se gana nada
170 B. HOMMEL

si la traducción es todo lo que se proporciona. 1 Aunque esto parece obvio, una serie de
modelos y de las cuentas de los aspectos de control cognitivo han tratado a la
traducción como viniendo con algunos excedentes explicativo. Por ejemplo, Posner y
Snyder (1975) y Schneider y Shiffrin (1977) han identificado 'el control consciente del
sujeto' como el origen del control que se ejerce sobre los procesos 'controlada' y
estrategias que están haciendo los principales trabajos en sus modelos, y Norman y
Shallice (1986) explican la capacidad de suprimir las tendencias de respuesta no
deseados a través de la intervención de un 'sistema atencional supervisor' inteligente,
pero sin especificar, que se equiparan con facilidad con la voluntad humana. Estas y
otras rarezas conceptuales se han discutido y criticado extensamente en otra parte
(Allport, 1980; Neumann, 1984),

Por ejemplo, Monsell (1996, p. 95) describe 'el misterio de cómo los procesos cognitivos
son controlados' pidiendo '... lo que me hace que dedicar mis recursos de procesamiento,
organizados de una manera particular, a ésta tarea en lugar de otro, y cuándo y cómo?
'Aparte del hecho de que esta cuestión contiene al menos dos errores de categoría ryleano
(Ryle, 1949), la necesidad de un mecanismo de control ejecutivo está motivada por señalar
que los seres humanos pueden responder a los mismos estímulos en diferentes tareas formas
específicas de - una habilidad que sin embargo compartimos con ratas, palomas y otros
animales (por ejemplo, Mackintosh, 1974) que hasta ahora no eran sospechosos de tener
funciones ejecutivas particularmente impresionantes a su disposición. Otro ejemplo: En una
descripción de 'el problema teórico' de 'procesamiento controlado', Shallice (1994, p.

395) toma el hecho de que la gente puede asistir a diferentes estímulos para significar 'que el
comportamiento de los sujetos humanos en experimentos de procesamiento de información no sólo
dependía de la organización estructural del sistema cognitivo, sino también en la estrategia
empleada para llevar a cabo tales tareas' ( Shallice, 1994, p. 395). El concepto de estrategia
también ocupa un lugar preponderante en (1985) cuenta de Logan del 'control ejecutivo del
pensamiento y la acción'; toma la observación de que los sujetos humanos explotan contingencias
entre estímulos (por ejemplo, Logan & Zbrodoff, 1979, p. 197) para

[1] Algunos autores han optado por enriquecer su traducción por parte del supuesto de que el ejecutivo

controlador reside en el lóbulo frontal (por ejemplo, Baddeley, 1986; Shallice, 1994). Por un lado, esto parece seguir una
lógica sencilla, dado que las áreas corticales frontales son crucialmente implicados en todo lo que se ve como un
'intencional' proceso de ser que la preparación para las acciones y tareas, la selección atencional, la inhibición de los
reflejos, o la planificación de secuencias de acción (véase Stuss & Knight, 2002, para una revisión). Por otro lado, sin
embargo, esta doble traducción personal a froma dos sistemas de niveles como tal no traer más carne teórica, que sólo
ofrece dos desplazamientos del problema para el precio de uno.
CONCIENCIA Y CONTROL 171

'Demuestran que los sujetos adoptar estrategias que les permitan maximizar la consecución de
sus objetivos. Teniendo en cuenta las manifestaciones de la atención selectiva (Mackintosh,
1975) y asociativa de estímulo-estímulo de aprendizaje (Pavlov, 1927/1960) en todo tipo de
animales no humanos, es difícil ver por qué estas observaciones motivan a los investigadores
que recurrir a una fantasía pero en teoría opaca mentales sistema, que luego se toma para
'explicar' el efecto experimental, en lugar de hacer uso de los principios teóricos disponibles.

Las perspectivas para una teoría de la conciencia y Control

En vista de los defectos y deficiencias de la teoría sobre el papel de la conciencia en el


control de la cognición y la acción parece claro que queda mucho por hacer.
Afortunadamente, algunas de las lecciones deben ser aprendidas de la historia del concepto
de atención: La investigación se inició con la versión común del concepto, lo que se tradujo
en lugar de manera acrítica en un concepto científico unitaria (por ejemplo, James, 1890). A
pesar de que una visión unitaria de la atención todavía se nutre en algunas áreas de las
ciencias cognitivas, los investigadores reconocen cada vez más que, existen diferentes tipos
de atención diferentes funciones de atención, así como diferentes áreas del cerebro
alojarlos y diferentes sistemas de neurotransmisores a hacer que funcionen (por ejemplo, ,
Allport, 1987; Posner, 2004; Schneider, 1995). Esta historia parece ser recapitulado por el
concepto de control. Mientras que las teorías fue dominado por primera vez por la discusión
de un 'funciones de control' 'Ejecutivo central', 'sistema operativo', o 'controlador', los últimos
enfoques cada vez más están a favor de una distribución más y 'ejecutivo' especializado o
(por ejemplo, para una visión general, véase Monsell y conductor, 2000). Otro desarrollo
saludable es la creciente tendencia a romper la dicotomía tradicional de procesos
automáticos y de control (LED) y considerar las conceptualizaciones más integrados en los
que los procesos automáticos son funcionales en lograr control (Baars y Franklin, 2003;
Bargh y Ferguson, 2000). De hecho, si un análisis a nivel de sistemas pretende explicar
cómo se controlan la cognición y la acción (tal como se define en el nivel personal), que
tiene sentido para asumir que es la organización de los procesos que logra el control, no las
características de los procesos individuales aislados . En consecuencia, hay poco uso en la
asignación de las etiquetas 'automático' y 'controlada' a los procesos individuales si no
entendemos cómo interactúan entre sí y cómo esta interacción crea el fenómeno de control
(objetivamente definido como la persistencia en la cara de perturbación).

próximos pasos importantes que deben tomarse son, en primer lugar, para hacer más fuertes intentos para

concretar los posibles o probables funciones de conciencia conciencia


172 B. HOMMEL

en control. No parece adecuado para el tratamiento de la conciencia y el control casi como un


synonymwithout explicando cómo el tener una experiencia fenomenal puede causar (en lugar de
reflejar) la organización de los procesos cognitivos en el servicio de un objetivo. reclamaciones
más débiles, como los que son estados de control accesible conscientemente, deben ser
especificados y probados empíricamente, no se toma por sentado simplemente sobre la base de
introspección personal. De especial interés será la investigación adicional de la causalidad (o
sólo correlativa) la relación entre las intenciones y acciones conscientes (Aarts et al., 2005;
Wegner, 2002), como resultado de dicha investigación será especialmente informativo con
respecto a la pertinencia de las pruebas de introspección. Finalmente, parece importante para
evitar la mezcla de los niveles de análisis y, aún más importante, explicativas. Que describe un
proceso simple en términos de lujo es poco probable que servir al progreso de la comprensión
científica de control, sobre todo si se oculta la vista de las explicaciones menos imaginativas,
pero presumiblemente más apropiadas y que ya están disponibles. 2

referencias

Aarts, H., Custers, R. & Wegner, DM (2005), 'Sobre la inferencia de personal


autoría: Mejora de la agencia con experiencia cebando información de efectos',
La conciencia y la cognición, 14, pp. 439-58. Ach, N. (1910), Über denWillensakt und das
temperamento ( Leipzig: Quelle & Meyer). Ach, N. (1935), Analyse des Willens ( Berlín: Urban &
Schwarzenberg). Allport, DA (1980), 'Los patrones y acciones: mecanismos cognitivos son contenido-

específica', en Psicología cognitiva, ed. G. Claxton (Londres: Routledge). Allport, DA (1987), 'La selección
para la acción: Un poco de comportamiento y neurophysio-
consideraciones lógicas de atención y la acción', en Perspectivas sobre la percepción y la
acción, ed. H. Heuer & AF Sanders (Hillsdale, NJ: Erlbaum). Allport, A. (1988): "¿Qué concepto de
conciencia? En conciencia en
La ciencia contemporánea, ed. AJ Marcel & E. Bisiach (Oxford: Clarendon). Atkinson, RC y Shiffrin,
RM (1968), 'La memoria humana: sistema de Aproposed y
sus procesos de control, en La psicología del aprendizaje y la motivación, Vol 2, ed.
KW Spence y JT Spence (Nueva York: Academic Press).
Baars, BJ (1988), Una teoría cognitiva de la conciencia ( Nueva York: Cambridge
University Press).
Baars, BJ (1992), 'Una nueva teoría ideomotor de control voluntario', en Experimental
Tal resbalones y el error humano, ed. BJ Baars (Nueva York: Plenum). Baars, BJ (2002), 'La
hipótesis acceso consciente: Orígenes y evi- reciente
dencia', Tendencias en la ciencia cognitiva, 6, pp. 47-52.
Baars, BJ & Franklin, S. (2003): '¿Cómo conscientes experiencia y trabajo miem-
interactúan ORY', Tendencias en las ciencias cognitivas, 7, pp. 166-72. Baars, BJ & Laureys, S. (2005), 'uno,
no dos, correlatos neurales de conscious-
Ness, Tendencias en las ciencias cognitivas, 9, pag. 269.

[2] El apoyo a esta investigación por una subvención de los gemeinschaft Deutsche Forschungs- (DFG, HO

1430 / 8-3) Se agradece. La correspondencia y las solicitudes de materiales deben ser enviados al autor.
CONCIENCIA Y CONTROL 173

Baddeley, AD (1986), La memoria de trabajo ( Oxford: Clarendon Press). Bargh, JA (1989), 'condicionales
automaticidad: Variedades de influencia automática en
percepción social y la cognición', en El pensamiento no deseado, ed. JS y Uleman
JA Bargh (Londres: Guilford Press).
Bargh, JA y Ferguson, ML (2000), 'Más allá del conductismo: En la automaticidad
de los procesos mentales superiores, Psychological Bulletin, 126, pp. 925-45. Bauer, B. & Besner, D. (1997),
'Procesamiento en la tarea Stroop: Conjunto mental como
determinante del rendimiento', Canadian Journal of Experimental Psychology,
51, pp. 61-8.
Blakemore, SJ, Wolpert, DM y Frith, CD (2002), 'Las anomalías en la AWARE
dad de acción', Tendencias en las ciencias cognitivas, 6, pp. 237-42. Block, N. (2005a), 'Dos correlatos
neuronales de la conciencia', Tendencias en Cognitivo
Ciencias, 9, pp. 46-52.
Bloque, N. (2005b), 'El problema meramente verbal de la conciencia: Responder a Baars
y Laureys', Tendencias en las ciencias cognitivas, 9, pag. 270.
Carter, CS, más valiente, TS, Barch, DM, Botvinick, MM, Noll, DC y Cohen,
JD (1998), 'corteza cingulada anterior, la detección de errores, así como el seguimiento en línea de
actuación', Ciencia, 280, pp. 747-49. Chalmers, DJ (1995), 'Hacer frente al problema de la conciencia', Diario
de
Estudios de la Conciencia, 2 ( 3), pp. 200-19.
Coles, MGH, Gratton, G., Bashore, TR, Eriksen, CW y Donchin, E. (1985) ', A
investigación psicofisiológica del modelo de flujo continuo de procesamiento de información
humano', Journal of Experimental Psychology: la percepción humana y rendimiento, 11, pp.
529-53.
Dehaene, S., Artiges, E., Naccache, L., Martelli, C., Viard, A., Schürhoff, F.,
Recasens, C., Martinot, MLP, Leboyer, M. & Martinot, J.-L. (2003), 'conflictos conscientes e
subliminales en sujetos normales y pacientes con esquizofrenia: El papel de la corteza cingulada
anterior', Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., 100, pp. 13722-7.

De Jong, R. (2000), 'Una cuenta activación intención de costes interruptor residuales', en


El control de los procesos cognitivos: atención y el rendimiento XVIII, eds. S. Monsell y JS
controlador (Cambridge, MA: MIT Press).
De Jong, R., Liang, CC & Lauber, E. (1994), 'condicional e incondicional
automaticidad: modelo de proceso Adual de efectos de correspondencia estímulo respuesta espacial', Journal
of Experimental Psychology: la percepción humana y rendimiento, 20, pp. 731-50.

Duncan, J., Johnson, R., Swales, M., Freer, C. (1997), 'déficits del lóbulo frontal después de
lesión en la cabeza: Unidad y diversidad de funciones', Neuropsicología cognitiva, 14,
pp. 713-41.
Emerson, MJ y Miyake, A. (2003), 'El papel del habla interna en la conmutación de tareas: A
investigación de doble tarea', Diario de la memoria y el lenguaje, 48, pp. 148-68. Eriksen, CW,
Coles, MGH, Morris, LR & O'Hara, WP (1985), 'An
examen electromiográfico de competición de respuestas', Boletín de la Sociedad Psychonomic, 23,
pp. 165-8.
Eriksen, BA y Schultz, DW (1979), 'Tratamiento de la información en la búsqueda visual: Un
concepción de flujo continuo y los resultados experimentales, Percepción y psicofísica, 25, pp.
249-63.
Fitts, PM (1964), 'perceptivo-motrices habilidad de aprendizaje', en Categorías de Humana
Aprendizaje, ed. AW Melton (Nueva York: Academic Press). Folk, CL, Remington, RW & Johnston,
JC (1992), 'orient- encubierta Involuntario
ING depende de la configuración de control de la atención, Journal of Experimental Psychology: la
percepción humana y rendimiento, 18, pp. 1030-1044.
174 B. HOMMEL

Goschke, T. (2000), 'la persistencia y la reconfiguración involuntario intencional


tareas de ajuste de conmutación', en El control de los procesos cognitivos: atención y el rendimiento
XVIII, eds. S. Monsell y JS controlador (Cambridge, MA: MIT Press). Goschke, T. (2003), 'acción voluntaria
y control cognitivo de un neu- cognitiva
perspectiva roscience', en La acción voluntaria: cerebros, mentes y sociabilidad, eds.
S. Maasen, W. Prinz y G. Roth (Oxford: Oxford University Press).
Gratton, G., Coles, MGH y Donchin, E. (1992), 'Optimización del uso de informa-
ción: el control estratégico de la activación de respuestas, Journal of Experimental Psychology: General, 121,
pp. 480-506.
Gross, J., Schmitz, F., Schnitzler, I., Kessler, K., Shapiro, K., Hommel, B. &
Schnitzler, A. (2004), 'de largo alcance sincronía neuronal predice limitaciones temporales de la atención
visual en el ser humano', Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., 101, pp. 13050-5.

Haggard, P. (2005), 'Consciente intención y la cognición del motor', Tendencias en la cognición


Ciencias tivos, 9, pp. 290-5. Harless, E. (1861), 'Der Apparat des Willens', Zeitschrift für
Philosophie und
philosophische Kritik, 38, pp. 50-73.
Hommel, B. (1993), 'invirtiendo el efecto Simon por intención: Determinantes de
dirección y extensión de los efectos de la información espacial irrelevante', La investigación psicológica, 55, pp.
270-9.
Hommel, B. (1994), 'decaimiento espontáneo de la activación de código de respuesta', Psycholog-
ical Investigación, 56, pp. 261-8.
Hommel, B. (2000), 'El reflejo preparado: Automaticity y control en esti-
lus-respuesta de la traducción', en El control de los procesos cognitivos: atención y el rendimiento
XVIII, eds. S. Monsell y JS controlador (Cambridge, MA: MIT Press). Hommel, B., Müsseler, J.,
Aschersleben, G. & Prinz, W. (2001), 'La teoría de la
evento de codificación (TEC): Un marco para la percepción y la planificación de la acción', Behavioral
and Brain Sciences, 24, pp. 849-78. James, W. (1890), Principios de psicología ( NewYork: Dover
Publications). Johnson, A. y Proctor, RW (2004), Atención: Teoría y práctica ( Mil

Oaks, CA: Sage).


Jonides, J., Naveh-Benjamin, M. & Palmer, J. (1985), 'Evaluación de la automaticidad',
Acta Psychologica, 60, pp. 157-71. Koch, C. (2004), La búsqueda de la conciencia: un enfoque
neurobiológico
(Englewood, CO: Roberts & Company).
Kornblum, S., Hasbroucq, T. & Osman, A. (1990), 'solapamiento dimensional: cognición
base tivo para la compatibilidad respuesta de estímulo - un modelo y la taxonomía', Psychological Review, 97,
pp. 253-70.
Kunde, W. (2003), 'modulaciones secuenciales de correspondencia de estímulo-respuesta
efectos dependen de la conciencia del conflicto', Psychonomic Boletín y reseña, 10,
pp. 198-205.
Laberge, D. (2002), 'control atencional: Breve y prolongada', Psicológico
Investigación, 66, pp. 220-33.
Logan, GD (1985), 'El control ejecutivo del pensamiento y la acción', Acta Psychologica,
60, pp. 193-210.
Logan, GD & Gordon, RD (2001), 'El control ejecutivo de la atención visual en
situaciones de doble tarea, Psychological Review, 108, pp. 393-434. Logan, GD & Zbrodoff, Nueva Jersey
(1979), 'cuando ayuda a ser engañado: Facilitativa
efectos del aumento de la frecuencia de los estímulos en conflicto en una tarea Stroop',
La memoria y la cognición, 7, pp. 166-74. Lotze, RH (1852), Medicinische Psychologie oder der Seele
Physiologie ( Leip-
zig: Weidmann'sche Buchhandlung).
CONCIENCIA Y CONTROL 175

Mackintosh, NJ (1974), La psicología del aprendizaje animal ( Nueva York: Aca-


demia Press).
Mackintosh, NJ (1975), 'Una teoría de la atención: Las variaciones en la asociatividad
con refuerzo', Psychological Review, 82, pp. 276-98. Marken, RS (1986), 'organización perceptual
de comportamiento: Un control jerárquico
modelo de acción coordinada', Journal of Experimental Psychology: la percepción humana y
rendimiento, 12, pp. 267-76. Mayr, U. (2004), 'El conflicto, la conciencia y el control', Tendencias en
Cognitivo SCI
cias, 8, pp. 145-8.
Milner, AD & Goodale, MA (1995), El cerebro visual en acción ( Oxford:
Prensa de la Universidad de Oxford).
Miyake, A., Friedman, NP, Emerson, MJ, Witzki, AH, Howerter, A. y Wager,
TD (2000), 'La unidad y la diversidad de las funciones ejecutivas y sus contribuciones a las tareas
complejas del lóbulo frontal: Un análisis de variables latentes', Psicología cognitiva, 41, pp. 49-100.

Monsell, S. (1996), 'El control de los procesos mentales', en Misterios no resueltos de la


Mente, ed. V. Bruce (Hove: Erlbaum). Monsell, S. & Conductor, J. (ed. 2000), Control de los procesos
cognitivos: Atención y
Rendimiento XVIII ( Cambridge, MA: MIT Press).
Müller, HJ, Reimann, B. & Krummenacher, J. (2003), 'Búsqueda visual por un solo
ton objetivos de funciones a través de dimensiones: estímulo A y efectos de las expectativas impulsada en
ponderación dimensional', Journal of Experimental Psychology: la percepción humana y rendimiento, 29, pp.
1021-1035.
Neumann, O. (1984), 'tratamiento automático: Una revisión de los hallazgos recientes y una
petición de una vieja teoría', en Cognición y del motor Procesos, ed. W. Prinz & AF Sanders (Berlín:
Springer).
Neumann, O. (1987), 'Más allá de la capacidad: Una vista funcional de la atención', en Por-
perspec- en la percepción y la acción, ed. H. Heuer y A.F. Sanders (Hillsdale, NJ: Erlbaum).

Newell, A. (1973): 'No se puede jugar 20 preguntas con la naturaleza y ganar: proyectiva
comentarios sobre los documentos de este simposio', en Procesamiento de la Información Visual,
ed. WG Chase (Nueva York: Academic Press).
Norman, DA & Shallice, T. (1986), 'Atención a la acción: voluntad y automática
control de la conducta', en La conciencia y la Autorregulación vol. 4, ed. RJ Davidson, GE
Schwartz y D. Shapiro (Nueva York: Plenum Press). Pavlov, IP (1927/1960), 'reflejos
condicionados: Una investigación de la Physio
Actividad lógica de la corteza cerebral', ed. GV Anrep (Nueva York: Boyer). Pinker, S. (1997), ¿Cómo
funciona la mente ( Nueva York: Norton). Posner, MI (1978), Cronométrico exploraciones de Mind ( Hillsdale,
NJ: Erlbaum). Posner, MI (ed. 2004)., Neurociencia cognitiva de Atención ( Nueva York: Guilford).
Posner, MI y Snyder, CRR (1975), 'La atención y control cognitivo', en En para-

Procesamiento mación y Cognición: El Simposio de Loyola, ed. RL Solso (Hillsdale, NJ: Erlbaum).
Powers, WT (1973), Comportamiento: El control de la Percepción ( Chicago: Aldine). Ridderinkhof, KR
(2002), 'La activación y la represión en las tareas de conflicto: Empíricamente

cal clarificación a través de la distribución analiza, en Atención y el rendimiento XIX: Mecanismos


comunes en la percepción y la acción, eds. W. Prinz y B. Hommel (Oxford: Oxford University
Press).
Ryan, C. (1983), 'Reevaluación de la distinción de control de automaticidad: reconocimiento de artículo
ción como un caso paradigmático', Psychological Review, 90, pp. 171-8. Ryle, G. (1949), El concepto de lo
mental ( Chicago: La Universidad de Chicago Press).
176 B. HOMMEL

Schneider, W. y Shiffrin, RM (1977) ', controlada y automática informa- humana


procesamiento ción: I. La detección, búsqueda, y la atención', Psychological Review, 84,
pp. 1-57.
Schneider, WX (1995), 'Un modelo de neuro-cognitivo para el control de la atención visual de
segmentación, reconocimiento de objetos, y basado en el espacio de acción de motor', Cognición visual, 2, pp. 331-75.

Shallice, T. (1994), 'Múltiples niveles de los procesos de control', en Atención y Perfor-


Mance XV, eds. C. umiltà y M. Moscovitch (Cambridge, MA: MIT Press). Sommer, W., Leuthold,
H. & Hermanutz, M. (1993), 'efectos encubierta de alcohol
revelada por potenciales evocados, Percepción y psicofísica, 54, pp. 127-35. Stock, A. & Stock, C.
(2004), 'Una breve historia de la acción ideo-motor', psicológicamente
Cal Investigación, 68, pp. 176-88. Stuss, DT & Knight, RT (ed. 2002), Principios de la función del lóbulo
frontal ( Nuevo
York: Oxford University Press).
Theeuwes, J. (1992), 'selectividad Perceptual para el color y la forma', Percepción &
psicofísica, 51, pp. 599-606.
Theeuwes, J. & Godijn, R. (2001), 'La atención y oculomotor captura', en atrac-
ción, la distracción y la Acción: Múltiples Perspectivas sobre la captura atencional, ed.
C. Folk & B. Gibson (Amsterdam: Elsevier Science).
Theeuwes, J., Kramer, AF, Hahn, S. & Irwin, DE (1998), 'Nuestros ojos no lo hacen
Siempre ir a donde queremos que se vayan: la captura de los ojos de nuevos objetos, Ciencia
psicológica, 9, pp. 379-85.
Treisman, A. (1988), 'Características y objetos: La decimocuarta Bartlett LEC monumento
tura', Quarterly Journal of Experimental Psychology, 40A, pp. 201-37. Treisman, A. y Gelade, G. (1980),
'Afeature teoría de la integración de la atención', Diente-
Psicología definitiva, 12, pp. 97-136.
Umiltà, C. (1988), 'Las operaciones de control de la conciencia', en conciencia en
La ciencia contemporánea, ed. AJ Marcel & E. Bisiach (Oxford: Oxford University Press).

Valle-Inclán, F. & Redondo, M. (1998), 'Sobre la automaticidad de ipsilateral


activación de la respuesta en el efecto Simon', psicofisiología, 35, pp. 366-71. Van der Heijden,
AHC (1992), La atención selectiva en la Visión ( Londres:
Routledge).
Velmans, M. (1996), 'Una introducción a la ciencia de la conciencia', en el SCI
cia de la conciencia: psicológica, neuropsicológica y revisiones clínicas, ed. M. Velmans
(Londres: Routledge). Vygotsky, L. (1962), Pensar y hablar ( Cambridge, MA: TheM.IT Press).
Wegner, DM (2002), La ilusión de la voluntad consciente ( Cambridge, MA: MIT Press). Wegner,
DM y Bargh, JA (1998), 'Control y la automaticidad en la vida social', en

Manual de Psicología Social, vol. 1, ed. D. Gilbert, ST Fiske y G. Lindzey (Nueva York:
McGraw-Hill).
Wegner, DM & Wheatley, T. (1999), 'causación mental aparente: Fuentes de la
la experiencia de la voluntad', American Psychologist, 54, pp. 480-92. Zachay, A. (1991), Di skre
te und kont inuier l iche ions- Informat
verarbeitungsmodelle zur Erklärung von Reiz-Reaktions-Inkompatibilitäten: Evidenz für einen
Antwortkonflikt beim Simon-Effekt ( tesis inédita del maestro, Tübingen, Alemania).

Zelazo, PD (1999), 'El lenguaje, los niveles de conciencia y el desarrollo de


acción intencional', en El desarrollo de las teorías de la intención: comprensión social y el autocontrol,
ed. PD Zelazo, JW Astington, DR Olson (Mahwah: Erlbaum). Zelazo, PD (2004), 'El desarrollo del
control consciente en la infancia', tendencias
en ciencias cognitivas, 8, pp. 12-17.