You are on page 1of 11

HISTORIA DE LA CORRUPCIÓN EN EL PERÚ 1

FACULTAD DE INGENIERÍA Y GESTIÓN

ESCUELA DE INGENIERÍA MECÁNICA ELÉCTRICA

MONOGRAFÍA

RESUMEN CAP. 5 - 6
“HISTORIA DE LA CORRUPCIÓN EN EL
PERÚ”
De
ALFONSO W. QUIROZ
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

POR: RODRÍGUEZ VALENZUELA NICOLÁS A.S.

ASIGNATURA: Realidad Nacional

ALUMNO: Rodríguez Valenzuela Nicolás.

----------------------------------------------------------------------------

LIMA – PERÚ

2018
INTRODUCCIÓN

Con este trabajo que he realizado sobre Historia de la corrupción en el Perú de Alfonso

Quiroz, como alumno quiero precisar y dar a entender a través del resumen de los tres

primeros capítulos el objetivo que se propuso el autor en el tema económico el dar a

conocer cuánto dinero se va en la corrupción en nuestro país.

Esta obra se enfoca en la historia y los casos específicos de la corrupción en nuestro país

para que nosotros los lectores podamos entender con estos ejemplos cuánto dinero se

mueve en la corrupción y los métodos que se utilizaron además de los personajes

históricos involucrados en estos casos de corrupción.

En fin, con esta gran obra se quiere dar a entender que la corrupción no es cosa de las

últimas décadas en el gobierno peruano sino que es así con este tipo de sistema que se

formó esta república.

Datos interesantes como el que demuestra Quiroz que un porcentaje del PBI igual al

destinado para la educación en el Perú es malgastado en la corrupción.

Se demuestra que la corrupción es un gran elemento de continuidad en los estados

peruanos, no solos involucrada la clase política sino también los ciudadanos, porque

todos somos partícipes de la sociedad e influimos en ella.

Invito a mis compañeros, profesores y demás a leer este libro para darnos cuenta como

los gobernantes nos han robado con las mismas tácticas y excusas con los mismos

argumentos.

RODRÍGUEZ VALENZUELA NICOLÁS A.S

2
CAPÍTULO 5 DICTADORES VENALES Y PACTOS SECRETOS

Un coronel populista frente al APRA

Sánchez Cerro manifiesta su intención de limpiar la Administración Pública y apresa a

Leguía y a su hijo Juan, confiscando

sus propiedades.

Leguía, ya anciano y enfermo muere en

1932 en el Hospital Naval.

Sánchez Cerro no cuenta con un

partido organizado y es rechazado

desde Dentro de las fuerzas armadas, y

aparece un político: Samanez Ocampo,

respaldado por el ambicioso teniente

coronel Gustavo “zorro” Jiménez.

Sánchez Cerro, durante su corto gobierno da empleo a toda su familia y salen a relucir

sus hermanos J. Hortensio y Pablo Ernesto.

Entretanto prepara su regreso del exilio, Haya de la Torre que había formado su partido

en Méjico con el nombre de (PAP) Partido Aprista peruano.

Se produce un intento de asesinato a Sánchez Cerro, encarcelamiento de Haya y un

sangriento levantamiento aprista en Trujillo dirigido por Agustín Haya de la Torre,

(Cucho) donde mueren más de mil personas.

Ocurren cantidades de actos delictuosos durante el corto régimen hasta que Sánchez

cerro es asesinado por un aprista de 17 años, y nombran a Benavides como remplazo, a

pesar de estar prohibido por la ley que un militar en estado activo entrase al poder.

3
Restauración con Benavides

Benavides pide la colaboración de todos los

políticos y llama a su amigo Jorge Prado Ugarteche

como primer ministro. Libera a Haya y logra

recuperación económica de la producción y

exportaciones.

Prado es remplazado por José de la Riva Agüero

como ministro.

Un aprista de 19 años, asesina a los esposos Miró

Quesada, generando problemas políticos a

Benavides, quien nombra un gabinete militar.

Aunque el Apra continuaba siendo ilegal, se concede la excarcelación de Haya, quien

visita a Benavides a su salida de la prisión e inicia conversaciones con éste.

En 1939, Benavides apoya a Manuel Prado Ugarteche, quien sale elegido en las

elecciones, pese al pacto de Haya con Flores, para apoyar a José Quezada.

Prado llega a ganar las elecciones dada la desorientación de los votantes apristas,

combinadas con una dosis de fraude electoral. Las elecciones restringidas, arregladas y

fraudulentas de 1936 y 1939, sembraron las semillas de procesos electorales similares,

especialmente en 1950, 1956 y 1962. Estos sancionaron resultados poco democráticos y

la continuidad de corruptelas en la Administración Pública.

La restauración de Benavides puede también ser entendida como una “normalización”

de los elevados niveles de corrupción heredada y persistente.

4
Política de guerra sin principios

En diciembre de 1939, Prado asume el mando durante la

segunda guerra mundial. Basadre publica su primera

“Historia General de la República del Perú”.

Se descubre que el Director de Gobierno César

Cárdenas García y el Prefecto de Lima, recibían sendos

sueldos por permitir el contrabando.

En 1942, El ministro de Gobierno, Guillermo Garrido

Lecca, fue denunciado por comercializar arroz,

contribuyendo a la escasez pública. Así mismo David Dasso, ministro de Hacienda, es

denunciado por contribuir a ganancias excesivas en una compañía de madera de su

familia.

Se produce la asonada de mayo de 1940 contra propiedades japonesas.

A raíz de la guerra saltan a relucir muchos casos de corrupción de gente que lucró con

ésta en provecho propio, y apropiándose de pertenencias japonesas.

Prado apoya al general Eloy Ureta, pero en enero de 1945, Benavides publica un

manifiesto urgiendo la candidatura de un civil honesto y la unidad de las fuerzas

armadas, en lo que era un evidente rechazo tanto a Prado como a Ureta. Esta sagaz

medida de Benavides, favorece al partido aprista, quien negocia con el Frente

Democrático Nacional, cuyo candidato era José Luis Bustamante y Rivero.

5
Transición en la cuerda floja

Inmediatamente después de asumir el mando,

Bustamante busca “limpiar la casa “ y

adopta una serie de medidas, para inclusive

despedir a funcionarios deshonestos.

Basadre es nombrado Ministro de

Educación.

Basadre descubre una trama para defraudar al estado con aproximadamente el 40% del

valor de un número considerable de pupitres escolares.

Basadre concluye que los “Burócratas del estado consideraban que el enriquecimiento

ilícito mediante la corrupción, era una actividad normal”

El Apra combate a Basadre con la finalidad de poder tener el control de varios

ministerios claves. El Apra gana el 50% de los escaños del congreso y aprueba una

amnistía que beneficiaba principalmente a apristas presos.

Las serias diferencias de Bustamante y su primer ministro, Rafael Belaunde, de cómo

manejar las violentas manifestaciones apristas llevan a la renuncia de Belaunde. En

enero de 1946 le entregan más ministerios al Apra, pero se termina con escasez de

productos y descontento popular, y el impago de la deuda externa.

El director de “La Prensa” Francisco Graña Garland, es asesinado por apristas y

Bustamante termina rompiendo abiertamente con el Apra, para luego cometer el error

de formar un gabinete militar.

En octubre de 1948, se produce la revolución naval del Comandante Mosto, que iba a

ser apoyada por el Apra y posteriormente en el mismo mes, la del general Odría que

había sido su ministro de gobierno y exjefe del estado mayor del ejército.

6
La recompensa del General Odría

Siguiendo los ejemplos anteriores de Cáceres,

Benavides y Sánchez Cerro, un líder militar se

levanta nuevamente para “restaurar” y “rescatar”

la política peruana de la inestabilidad extrema y

del conflicto interno. Odría dio a su golpe el

contradictorio titulo de la “Revolución

Restauradora”.

Haya de la Torre se asila en la Embajada Colombiana, Odría rehúsa otorgarle el

salvoconducto y Haya permanece asilado hasta 1954.

En diciembre de 1954 el conocido historiador y ex diplomático Raúl porras Barrenechea

criticó públicamente la demora en la reconstrucción del Cuzco, tras el terremoto de

1951.

Según Bustamante, el gobierno de Odría tenía un sistema de “comisiones”,

“participaciones” y “primas”, para otorgar contratos en obras públicas. Odría intensifica

su juego electoral deshonesto, encarcela a Pedro Beltrán, pero se ve amenazado por

inminentes conspiraciones militares.

Mantiene conversaciones con Ramiro Prialé, jefe del partido aprista y trata de apoyar a

Hernando de Lavalle, que fue rechazado por los votantes por considerársele candidato

de Odría.

Manuel Prado regresa de París para negociar la promesa de una amnistía y le promete a

Odría y a sus ministros inmunidad contra las acusaciones de corrupción y actos

inconstitucionales. Este pacto secreto y turbio le asegura a Prado el triunfo a pesar del

vigoroso éxito obtenido por el arquitecto Fernando Belaunde Terry

7
Perdonar y olvidar

Una de las primeras leyes de Prado en 1956 fue la

amnistía política general, que protegía no solamente al

Apra sino a Odría y su séquito.

En el gobierno de Belaunde, salen a relucir las

sospechas de transacciones, malversaciones y

corruptelas durante el gobierno de Odría.

Los déficits presupuestarios se incrementaron en 1957 y

1958, la moneda fue devaluada en 30% Augusto

Thorndike ministro de Hacienda fue retirado del

gabinete en1958, debido a sus tráficos de influencias.

Había vendido 170 licencias tributarias de importación a

concesionarios de automóviles europeos.

Otro escándalo fue la exoneración de impuestos para 22 senadores y 67 diputados.

El escándalo más dañino para Prado fue la firma de un contrato por 200 millones de

soles con la International Electric Corp. De N. York., para modernizar la red de teletipos

del gobierno, sin licitación previa.

Reformas pospuestas

Fernando Belaunde y Pedro Beltrán eran los críticos más conspicuos del gobierno de

Prado. Ambos enfatizaron la necesidad de vivienda y de una reforma agraria, así como

la moralización de la Administración Pública.

Se revelan documentos secretos firmados por Ricardo Alonso, Embajador de Cuba en el

Perú, donde se implican cantidad de políticos, parlamentarios, dirigentes estudiantiles y

activistas de izquierda como agentes, pagados del gobierno Cubano.

Justo antes de las elecciones presidenciales de junio de 1962 la oposición Belaundista

8
denuncia el fraude electoral que iban perpetrando los partidos en el poder. Pesquisas

judiciales confirman la falsificación de padrones oficiales de votantes obtenidos

ilegalmente en las oficinas del Apra y el MDP.

CAPÍTULO 6 ASALTOS A LA DEMOCRACIA (1962- 1990)

Las promesas rotas de Belaunde, el escándalo del contrabando, revolución militar,

negligencia benigna, Los medios de Alan García.

Entre 1963 y 1989 la corrupción de nuevo reinó. Un ejemplo de ellos se encuentra en

los militares y su clásico modelo de gobierno, a través de decretos ejecutivos en donde

la ineficiencia y la corrupción llevaron a constantes déficits, de nuevo financiados con

sospechosos contratos de deuda externa, costumbres que no fueron ajenas al gobierno

populista de Alan García, que dejaría al país sumido en una fuerte crisis económica.

Con el capítulo VI ingresamos a un contrapunto de democracia y dictadura

institucional de las Fuerzas Armadas. La ilusión de un nacionalismo reformista de

clase media que significó Fernando Belaunde, terminó arrinconada por una oposición de

derecha y un discurso antiimperialista que, justamente, tomó como bandera la

anticorrupción: el escándalo de la página 11, los debates sobre La Brea y Pariñas y la

International Petroleum Company proporcionaron un argumento final al ingreso del

reformismo militar. Al igual que la oligarquía, la izquierda peruana encontró coroneles

y generales que gobernaran por ellos. Sin embargo, en medio de reformas que pusieron

al Estado en control de una parte importante de la economía, la corrupción no cesó y se

alimentó de compras masivas de armamentos a la Unión Soviética, entre otros.

La oposición entre derechistas e izquierdistas en el círculo íntimo de Juan Velasco

Alvarado –La Misión y los Altecos– fue un asunto de ideología, pero también de

reparto. Terminaron por imponerse los primeros y se fueron desmontando los “cambios

9
revolucionarios irreversibles”, acabando en la asamblea constituyente y el regreso a la

presidencia de Fernando Belaúnde. Entre éste y su sucesor, Alan García, fueron diez

años de democracia indudable, salpicados por innumerables escándalos de corrupción

que fueron generando un desencanto general con la política y la búsqueda de figuras

mesiánicas que viniera de fuera.

Cuando se hizo evidente que Alan García estaba presidiendo un régimen inviable

en lo económico y corrupto, ante la fallida nacionalización de la banca que propuso

el presidente y el ingreso en la arena política del ahora Premio Nobel de literatura

Mario Vargas Llosa, los peruanos se prepararon para un cambio que adecentara

la política. Pero no fue el escritor, sino un desconocido profesor de la Universidad

Nacional Agraria, Alberto Fujimori, quien se hizo con el poder. Y con él, regresaron

operadores políticos oscuros que venían del gobierno militar y que fueron cooptando el

Poder Judicial y otras instituciones. Al amparo de muchas de las reformas económicas

propugnadas por Vargas Llosa y que sonaron a “música celestial” para los oídos del

FMI y del empresariado nacional fue tejiendo una alianza entre éste, las burocracias

internacionales, las fuerzas armadas y el aparato de inteligencia conducido por

Vladimiro Montesinos.

Es en ese contexto en el que se desarrolló una cleptocracia autoritaria y modernizadora,

nueva versión del leguismo de fin de siglo, con medios de comunicación domesticados

y una población que reforzó el clientelismo resignado que se expresa en “roba pero hace

obras”. Sabemos cómo implosionó el régimen de Fujimori y, aunque el retorno a la

democracia se hizo bajo la bandera de la lucha contra la corrupción, Toledo no la llevó

demasiado lejos y el periodo que termina en estos meses su sucesor, Alan García, ha

estado marcado por sendos escándalos de corrupción donde los intereses privados viven

de manera promiscua con los agentes del Estado, aunque unos medios de comunicación

sin cortapisas arrojan su luz sobre ellos y los mantienen a raya parcialmente.

10
Referencias Bibliográficas

Quiroz Alfonso W. (2013) Historia de la corrupción en el Perú.

Cecilia Blondet (2014) Argumentos, revistas de análisis y críticas / Historia de

la corrupción en el Perú.

Atvnoticias (13-Mayo-2013) Libro de Alfonso Quiroz, Historia de la corrupción en

el Perú. Recuperado de

https://www.youtube.com/watch?v=ZaUCMsouLxY.

Roberto Lerner (PUCP) Blog PUCP: Una mirada a la gestión de las

contrataciones públicas y las políticas públicas sociales y

económicas en el Perú

11