You are on page 1of 4

Derecho Individual y Procesal Laboral. FACIJUP - ULA __ Prof. M. Sc.

Freddy Mora Bastidas

TEMA 16
Tema 16. El procedimiento judicial de estabilidad:
16.1 Concepto e importancia. 16.2. Características y fases. 16.3. Diferencias entre el proceso
judicial de estabilidad y los procedimientos administrativos de inamovilidad: Impugnación de un
procedimiento de calificación de falta y de reenganche y restitución a la situación jurídica
infringida.

El procedimiento judicial de estabilidad.-


De acuerdo con las normas adjetivas en materia laboral, existe un procedimiento judicial
para garantizar la estabilidad relativa de los trabajadores. En este punto es importante
recordar el objeto y los distintos tipos de estabilidad; así como los distintos tipos de
trabajadores y regímenes legales, pues no en todos los casos se puede utilizar el
mencionado procedimiento de estabilidad.
El procedimiento judicial de estabilidad tiene una finalidad dual: para el trabajador lograr
el reenganche a su puesto de trabajo y para el empleador lograr la calificación
justificada del despido.
Al estudiar el procedimiento judicial de estabilidad, en primer lugar tenemos que tener
clara la diferencia entre la prescripción y la caducidad, porque en el mencionado
procedimiento existe un lapso de caducidad. En segundo lugar podemos encontrar
que existe un deber legal tanto para el empleador como el trabajador. El empleador una
vez que haya despedido al trabajador tendrá que participarlo al Juez competente dentro
de los 5 días siguientes e igualmente el trabajador podrá dentro de los 5 días siguientes
a solicitar la calificación del despido. En tercer lugar encontramos requisitos formales,
que aunque no se encuentre establecidos debe aplicarse analogicamente las
disposiciones de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo relativas a la demanda y el
tramite procedimental será el establecido en la Ley Orgánica Procesal del Trabajo para
la primera y segunda instancia. De manera expresa se indica que el mencionado
procedimiento no es objeto de recurso de casación.
Una vez calificado el despido, el Juez competente ordena el reenganche y el pago de
los salarios caidos, para lo cual se seguirá con el procedimiento de ejecución de la
sentencia contemplado en la Ley.
En caso que el empleador persista en el propósito de despedir al trabajador debéra
pagar los conceptos derivados de la relación de trabajo, la prestación y las
indemnizaciones respectivas; sin embargo a pesar del pago efectuado por el
empleador, el trabajador puede manifestar su inconformidad, para lo cual el Juez
Competente, convocará a las partes a una audiencia que tendrá lugar al segundo (2º)
día hábil siguiente y mediará la solución del conflicto. Si del resultado de la mencionada
audiencia no se logra la solución del conflicto, deberá decidir sobre la procedencia de lo
pedido por el trabajador.
Una vez entrada en la fase de ejecución, el Juez competente debe cumplir con el
dispositivo del fallo, sin embargo, en aquel caso de persistencia en el despido, tiene
amplias facultades para instar a la conciliación. En caso de ser imposible la conciliación
se procederá a la ejecución del fallo.
Derecho Individual y Procesal Laboral. FACIJUP - ULA __ Prof. M. Sc. Freddy Mora Bastidas

Es importante destacar que en materia laboral puede darse la oferta de pago, sin
embargo la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia Nº
489 del 15.03.2007 estableció lo siguiente:

“(…) la “oferta de pago” es un mecanismo que puede tener cabida en el


proceso laboral, pero con un tratamiento y consideración particular respecto
al establecido en la ley adjetiva común, en el entendido que puede el patrono
ante los tribunales laborales ofrecer el pago de las cantidades que considera
le adeuda al trabajador, bien por prestaciones y otros conceptos laborales al
término de la relación, sin que ello signifique un menoscabo de la potestado
que tiene éste – el trabajador – de accionar de conformidad con el
procedimiento laboral ordinario los derechos que tenga a bien reclamar, y
menos aún implique o genere una violación al principio de irrenunciabilidad
de los derechos laborales.
Esto último ha tenido lugar, en virtud de que la Sala pretende evitar una
interpretación y aplicación mecánica de la consecuencia prevista en el artículo
285 del Código de Procedimiento Civil, según el cual, declarada válida la oferta
y depósito “quedará libertado el deudor”, puesto que de aplicarse
automáticamente tal determinación en casos como el de autos, supondría para
el patrono la liberación total de cualquier deuda laboral en detrimento de los
derechos de la trabajadora, (…)”.

Este es uno de los problemas al momento de ejecutar los fallos en donde se


califica el despido del trabajador – al igual que en aquellos casos en donde se
ordena el renganche y restitución a la situación jurídica en sede administrativa –
pues en ocasiones el empleador se niega al reenganche del trabajador.
El empleador que tenga menos de diez (10) trabajadores, no estará obligado al
reenganche cuando el despido obedezca a una causa justa calificada previamente
por el juez competente.

El procedimiento administrativo de estabilidad.-


En materia laboral existen dos procedimientos administrativos para lograr la
calificación de falta y el reenganche y/o el reenganche y restitución a la situación
jurídica infringida. Al igual que en el procedimiento judicial de estabilidad hay que
tener en cuenta la diferencia entre la prescripción y la caducidad, porque en el
mencionado procedimiento existe un lapso de caducidad. Igualmente existe un
deber legal tanto para el empleador como el trabajador. De la misma forma,
encontramos requisitos formales que aunque no se encuentran contemplados en
la Ley Orgánica del Trabajo y en su Reglamento deben ser aplicados
analogicamente (contenidos en la Ley Orgánica de Procedimientos
Administrativos). Por último en el caso de estos procedimientos administrativos
laborales se puede – de acuerdo con la novedosa jurisprudencia de la Sala
Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia – demandar la nulidad de la
decisión administrativa.
El procedimiento se encuentra regulado en la Ley Orgánica del Trabajo,
pudiendose aplicar analogicamente las previsiones contenidas en la Ley Ogánica
Procesal del Trabajo, Código de Procedimiento Civil, Reglamento de la Ley
Orgánica del Trabajo y Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos.
Derecho Individual y Procesal Laboral. FACIJUP - ULA __ Prof. M. Sc. Freddy Mora Bastidas

Con la calificación de falta se busca el pronunciamiento de la autoridad


competente para que autorice legalmente al empleador al despido justificado del
trabajador; mientras que el reengache y restitución a la situación jurídica infringida,
tiene por finalidad lograr la restitución del trabajador a la situación jurídica
infringida y el pago de los salarios dejados de percibir por el ilegal despido.

De la nulidad de los actos administrativos derivados de los procedimientos


administrativos laborales.-
En materia de derecho administrativo laboral, siempre ha existido confusiones,
lagunas e imprecisiones en materia de derecho procesal administrativo para la
revisión en sede judicial de los posibles vicios que pueden tener los actos
administrativos laborales y de la seguridad social. Sin embargo, luego de tantos
años de problemas de regulación de competencia y dudas en cuanto al
procedimiento judicial a seguir, entra en vigencia la Ley Orgánica de la Jurisdicción
Contencioso Administrativa que se creia, aclararía de una vez por todas estas
incertidumbres, sin embargo el numeral 3 del artículo 25, lejos de aclarar el
procedimiento de impugnación judicial generó controversiar y dudas que han sido
inicialmente aclaradas – hasta cambio de criterio – por la Sala Constitucional del
Tribunal Supremo de Justicia, según sentencia Nº 995, de fecha 23.09.201, en
donde se estableció:

“De lo anterior se colige que aun cuando las Inspectorías del Trabajo sean
órganos administrativos dependientes -aunque desconcentrados- de la
Administración Pública Nacional, sus decisiones se producen en el contexto
de una relación laboral, regida por la Ley Orgánica del Trabajo, razón por la
cual debe atenerse al contenido de la relación, más que a la naturaleza del
órgano que la dicta, para determinar que el juez natural en este caso no es el
contencioso administrativo, sino el laboral. Una relación jurídica denominada
relación de trabajo, expresada y manifestada por la fuerza de trabajo
desplegada por los trabajadores, que exige un juez natural y especial, para
proteger la propia persona de los trabajadores. En fin, la parte humana y
social de la relación.
En efecto, los órganos jurisdiccionales especializados en los conceptos
debatidos en las distintas pretensiones que se planteen en relación con los
actos administrativos dictados por los Inspectores del Trabajo (derecho al
trabajo y a la estabilidad en el trabajo), sea que se trate, entre otras, de la
pretensión de nulidad a través del recurso contencioso administrativo, sean
las pretensiones relativas a la inejecución de dichos actos como
consecuencia de la inactividad de la Administración autora o bien del sujeto
obligado -el patrono o el trabajador- para su ejecución o, por último, sea que
se trate de pretensiones de amparo constitucional con fundamento en
lesiones que sean causadas por el contenido o por la ausencia de ejecución
de dichos actos administrativos; son los tribunales del trabajo. Así se declara.
Por todo lo anterior, esta Sala Constitucional, actuando como máximo
intérprete de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, estima
que el conocimiento de las acciones intentadas en ocasión de providencias
administrativas dictadas por las Inspectorías del Trabajo, debe atribuirse
Derecho Individual y Procesal Laboral. FACIJUP - ULA __ Prof. M. Sc. Freddy Mora Bastidas

como una excepción a la norma general contenida en el artículo 259


constitucional, a los tribunales del trabajo. Así se declara.
Con fundamento en las consideraciones que se expusieron, y en ejercicio de
la facultad de máximo intérprete del Texto Constitucional, esta Sala deja
asentado el siguiente criterio, con carácter vinculante para las otras Salas del
Tribunal Supremo de Justicia y demás tribunales de la República:
1) La jurisdicción competente para el conocimiento de las distintas
pretensiones que se planteen en relación con los actos administrativos
dictados por los Inspectores del Trabajo, es la jurisdicción laboral.
2) De los tribunales que conforman esta jurisdicción, el conocimiento de las
pretensiones antes especificadas corresponde, en primera instancia, a los
Tribunales de Primera Instancia del Trabajo y en segunda instancia, a los
Tribunales Superiores del Trabajo.
Así se declara.”.

En vista de las anteriores consideraciones es imprescindible conocer de manera


precisa las reglas procesales consagradas en la Ley Orgánica de la Jurisdicción
Contencioso Administrativa, que será el instrumento jurídico adjetivo que debe
aplicarse por parte de los Jueces competentes en materia del Trabajo, para
conocer sobre la nulidad de los actos administrativos de las Inspectorias del
Trabajo y a juicio de quien elabora la presente investigación también serían
aplicables a los actos administrativos derivados de la Seguridad Social.
En razón a las anteriores consideraciones en materia de nulidad de actos
administrativos hay que tener claro las reglas relativas a la capacidad, legitimación
e interés, caducidad, requisitos de la demanda, inadmisibilidad de la acción,
admisión de la demanda, citación, perención, causales de inhibición y recusación,
procedimiento común a las demandas de nulidad, procedimiento de segunda
instancia y procedimiento de las medidas cautelares.