TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía.

Francisco Miguel González López

MEMORIA HISTÓRICA

REPÚBLICA Y GUERRA CIVIL
EN EL MUNICIPIO DE ALFARNATE

Ldo. FRANCISCO MIGUEL GONZÁLEZ LÓPEZ

1

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

La II República en Alfarnate

1. Corporaciones y partidos republicanos en Alfarnate
El mes de abril de 1931 fue enardecido por la proclamación de la II República. Tras las votaciones, cada pueblo eligió a sus candidatos para que tomaran las riendas del recién nacido régimen. La mayoría de los concejales republicanos, al menos en el ámbito rural, que se vieron ante un nuevo panorama, pertenecían a la clase burguesa baja: labradores, industriales, de oficios liberales o profesores, que se habían destacado por haber heredado el republicanismo del siglo XIX 1 ; individuos bien instruidos, con una cultura media, sobre todo, sensibles a los problemas del campo. Durante la campaña electoral de abril del 31, la clase media labradora rural, que siempre habían gobernado en el pueblo en la Restauración, tuvo que amoldarse a la nueva situación, aparcando a un lado los ideales conservadoresmonárquicos y engrosando los partidos republicanos. Se reagruparon en torno a una Sociedad Patronal, la de “Agrícolas Industriales”, adepta a Alianza Republicana. Otros, sin embargo, lo hicieron en el Partido Radical de Lerroux o bien, los más jóvenes, estudiantes de magisterio muchos de ellos, se afiliaron al Partido Radical-Socialista. Desde estas posiciones defenderán o rehusarán la Reforma Agraria. Asimismo, la clase obrera estaba enfilada en el sindicato “Obreros Agrícolas”, incondicional de la UGT. y controlado por el Partido Socialista. Alfarnate tuvo sus votaciones, saliendo victorioso la coalición Radical-Socialista, nombrándose una Corporación mayoritariamente socialista. Como Alcalde Enrique Pascual Arrebola, del Partido Socialista, quizá el más joven de la provincia de Málaga, con tan solo 29 años. Barbero de profesión, nació en 1902, hijo de Enrique

1

En 1910 se celebra la Asamblea Provincial de la Unión Republicana en la capital para reorganizar el partido y darle mayor fuerza. Se reunieron el 11 de diciembre diputados, ex diputados, minorías republicanas, concejales, representantes de Centros, presidentes de Juntas y representantes de pueblos. Alfarnate es representada para estos casos por Antonio Crovetto, Antonio García Jiménez (como representantes provinciales) y José Frías Martín (como presidente de Juntas Republicanas). Estos personajes tuvieron que tener un papel decisivo en la implantación del republicanismo en esta zona. La Asamblea eligió un Directorio formado por: Pedro Gómez Chaix, Benito Ortega Muñoz, José Cíntona Pérez, José de la cueva Martín y Antonio Ventura Martínez, que llevarán las riendas del partido a nivel provincial

2

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López y Adelina, domiciliado en la calle Sacristía nº 6, fue el organizador de la UGT en el pueblo.

ASOCIACIONES Y PARTIDOS POLÍTIOS DE ALFARNATE 1931-36
Sociedad Agrícola Industrial Alianza Republicana Presidente: Manuel Frías Osuna Tesorero: Antonio Vivas Frías Secretario: Salvador Pérez García Vocales: José Arrebola Martín, Enrique Santana Luque, Miguel Ortiz García, Juan Martín Arrebola. Presidente: Miguel Ortiz García Vicepresidente: Antonio Santos Moreno Secretario: Elías López Ballesteros Pascual Tesorero: Juan Martín Arrebola Vocales: Julio López Ballesteros Pascual, Manuel Frías Osuna (en representación del Comité Provincial), Cipriano García Pascual, Teodoro Vivas García, Antonio Meléndez Barroso. Presidente: Salvador Ruiz Ramos (profesor) Vicepresidente: Juan Luís Lara Jiménez (estudiante de magisterio) Tesorero: José García Godoy (estudiante de magisterio) Presidente: José Díaz Postigo Vicepresi.: Antonio Herrera Lara Secretario: José Gutiérrez Morales Tesorero: José Padilla Jurado Contador: Francisco Herrera Martín Vocales: Juan García Claros, Manuel Jiménez García, Eduardo Jiménez Robles, José Díaz Lara Presidente: Salvador Ruiz Campos Presidente: Antonio Frías Santana Secretario: Juan Ruiz Vocales: Juan Ruiz Alba, José García Moreno Presidente: Enrique Pascual Arrebola Vocales: Salvador Fernández Ruiz Emilio García Pascual, Antonio Santos Moreno Roque Carrasco Miguel Tallón Alfonso Molina Francisco del Río Juan Tallón Presidente: Rafael Núñez Moreno Presidente: Francisco Pascual Peña Vice-presidente: Manuel Pérez García

1931

Partido Republicano Radical

1931

Partido Radical-Socialista

1931

Centro Obrero de Agricultores de la Tierra

1931

Juventud Partido Radical-Socialista Sociedad Obreros Agrícolas UGT.

1932 193136 193136 1934

Partido Socialista Bloque Agrario

Unión Republicana

1936

Acción Popular Izquierda Republicana

1936 1936

3

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López
Tesorero: Antonio Baho Urbano Secretario: Antonio Ortiz García Vocales: Francisco Pascual Pérez, Antonio Moreno Luque, José Reina Ruiz Presidente: José Arrebola Toledo Presidente: Francisco Guardeño Romero

Juventudes Socialistas Partido Comunista

1936 1936

Al comienzo, el régimen se tropezó con múltiples problemas, sobre todo económicos, influencia de la crisis bursátil mundial del 29, que afectó ya tardíamente a España. La administración de los ayuntamientos, por aquel entonces, siempre se había destacado por sus métodos caciquiles, de ambigüedad sobre la situación tan precaria del campo, y de una política interesada patronal, ejercida sin ningún tipo de tapujos. El joven Alcalde socialista, Enrique Pascual Arrebola, tuvo que sanear la administración del Consistorio, con lo cual se esforzó sobremanera para paliar en parte el nefasto paro forzoso. Para ello, logró que los mayores contribuyentes pagaran regularmente el impuesto sobre la Décima de la Contribución, invertida ésta en obras municipales. Viajó a Málaga, a la Gobernación, y a Madrid, para gestionas auxilios del Estado con que realizar más reparaciones urbanísticas o reformar los caminos vecinales que transcurrían por el término. Todos estos asuntos sumaban jornales para los obreros parados, a parte de las labores agrícolas. Aunque se tropezó con una oposición fuerte que vino de la Sociedad “Agrícolas Industriales” y del Partido Radical, Enrique Pascual Arrebola supo capear a sus contiguos. Esto se encuentra claramente reflejado en los periódicos de la época. En una carta dirigida al periódico El Popular de Málaga, por el corresponsal de Alfarnate, y correligionario del partido Radical, Manuel Frías, se llega a decir:

“Se ha pedido por el Gobierno civil a los alcaldes de todos los pueblos de la provincia, relación de los obreros parados que existan en sus respectivos términos municipales; con objeto de acudir en su auxilio con los fondos del subsidio para el paro forzoso, siendo diez los alcaldes que han remitido, en el plazo ordenado, la interesada relación. Yo veo, con gran estupor, que entre esos diez pueblos que se citan no está incluido éste de Alfarnate; lo cual demuestra que éste nuestro Alcalde no ha escuchado el requerimiento, dejando pasar el plazo sin enviar la repetida relación, y privando así al elemento obrero local del auxilio ofrecido, tan necesario

4

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López en este desgraciado pueblo; pues desde que rige el decreto de las fronteras municipales, son centenares los obreros que están aquí condenados al paro forzoso. Aún es mayor mi sorpresa, teniendo en cuenta que este Alcalde ocupa el cargo por los votos de los obreros alfarnateños, ¿cómo es posible que, debiéndose a ellos, no haya cumplido la obligación de pedir el subsidio ofrecido? Sobradamente sabe el Alcalde, los alfarnateños y todo el que conoce este pueblo la crisis tan aguda que está padeciendo el obrero, y el excesivo paro forzoso a que viene condenado desde que los encerraron en los estrechos límites de este reducidísimo término municipal. ¿Será que no hay parados en Alfarnate, y que lo que nosotros vemos a diario pulular por las calles del pueblo, son fantasmas aparecidos, ahora que tan en boga están las apariciones? Señor Gobernador civil de esta provincia: este modesto corresponsal pueblerino, intercede desde estas columnas a favor de los obreros alfarnateños, en paro forzoso, y pide se tenga muy en cuenta, a la hora de distribuir los fondos del subsidio (…) es un acto de justicia y caridad acudir en auxilio de estos obreros” 2 .

Entonces, el Alcalde socialista le contestará:

“Jamás seguimos el método de hacer política desde las columnas de un periódico utilizando la difamación como norma; estamos por el contrario plenamente convencidos, que antes, y sobre todo ahora, debe un alcalde captarse las simpatías, subordinación y confianza de su pueblo, mediante una recta administración, una moral diáfana y una perfecta compenetración con el mismo, desoyendo en absoluto, a todos los que, carentes de ocupación o siendo algo biliosos, se dedican normalmente a la crítica por entregas como los novelones de nula literatura; el pueblo trabajador, defendido aparentemente por el señor Frías, no padece oftalmia política, hoy ve claro, el obrero conoce perfectamente la vida municipal, pues o vive dentro del Ayuntamiento siendo concejal, o la visita cuantas veces quiere, siendo extraño por eso, señor Frías, no ignorar aquello que pretenden defender, es incierto cuanto relata en su articulito de marras, en una crisis de amor a los suyos, y con un deseo de protección al obrero, a quien siempre idolatró; es cierto que esta Alcaldía, según afirma el corresponsal, debe su cargo a la popular elección y esto contribuye su mayor honra y al mismo tiempo su máxima
2

El Popular, 6-12-1931. AHMM.

5

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López preocupación se funda en la mejora de la clase obrera, sobre todo en el aspecto económico y en la solución de cuantos problemas puedan directa o indirectamente a él referirse, siendo clara prueba de lo dicho los múltiples viajes hecho a la capital, el verificado en Madrid en fecha reciente y para gestionar la solución a la crisis, las repetidas instancias cursadas al ministro de Trabajo, las diarias reuniones de la Junta Arbitral, y en el aspecto económico venciendo múltiples dificultades, tras de agotar en trabajos locales las consignaciones habidas en el capítulo de Obras públicas esta Alcaldía llevó a cabo ocho transferencias con cargo al antedicho capítulo, a fin de poder dar en esta localidad el mayor número posible de jornales a los que, carentes de trabajo, estaban en angustiosa situación, y todo esto señor Frías lo sabe el obrero, y todo lo expuesto quien lo ignora es usted, a quien la marcha municipal de su amado pueblo, le importa tanto como le importaba en sus épocas de alcalde, y por eso se equivoca cuando quiere juzgar parcialmente aquello que desconoce. Y respecto a su profundo articulito debo manifestarle, señor Frías, no se recibió en esta Alcaldía petición alguna del Gobierno, pero enterado en uno de los viajes hechos a la antedicha capital, remitióse en seguida la relación exacta de obreros parados en oficio registrado de salida con el número 298. Por todo lo expuesto suplicamos al señor Frías, en primer lugar, no sufra tantos estupores, no se asuste con tan inusitada frecuencia, mitigue sus nervios con una infusión de tila, y en segundo lugar, se convenza y si no lo convencerá el pueblo objeto de sus amores; debe enterarse algo mejor de los asuntos, para juzgarlos con pleno conocimiento de causa (…)” 3 .

La “vida municipal” transcurría con entusiasmo por las prometedoras leyes reformistas que pretendían acabar con las miserias del campo. Pero también había que “republicanizar” a los vecinos del pueblo. Se celebraban mítines, actos de consolidación con el régimen, visitaban eventos de índole política en la capital. Además, la evolución de los partidos, las rupturas internas y el surgimiento de nuevas agrupaciones políticas en los años de la República, también se dejaban entrever. En Alfarnate, entre 1931-33 los partidos del ala izquierda lo formaron el Partido Socialista; en el ala centrista estaba el Partido Radical-Socialista y el Partido Radical; y en el ala derechista, Alianza Republicana.

3

El Popular, 11-12-1931. AHMM

6

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López A finales de diciembre del 31 se celebró en la Plaza de la Merced de Málaga un acto para honrar la figura del general Torrijos y los mártires del republicanismo. Una comisión del Partido Radical se trasladó al mencionado lugar:

“El corresponsal (…) ha podido ver confirmada, una vez más, la fe y entusiasmo de todas las representaciones municipales, las que en unión de sus respectivos comités locales, han sabido lograr un tan grande desarrollo del histórico partido republicano Radical; llegando a constituir con su fundador e ilustre caudillo Lerroux, esa poderosa fuerza política nacional, cuya representación parlamentaria constituye hoy, en la oposición, freno a todos los extemporáneos radicalismos; conseguidas, con la equidad del sacrificio del pudiente, en bien del justo y equitativo progreso social del obrero y de la sufrida y castigada clase media (…)” 4 .

A comienzos de noviembre de 1931 se hace un mitin “de confirmación socialista” en el pueblo:

“Figura entre los oradores el concejal del Ayuntamiento de Málaga, señor Martínez Villareal. El domingo, en el local de la escuela nacional de niños, nº 2, se celebró un acto público de afirmación socialista. El salón destinado a tal fin, se encontraba abarrotado de trabajadores. A las nueve en punto, como estaba anunciado, el presidente de la Sociedad de Obreros Agricultores, adherida a la UGT hizo la presentación de los oradores. Rafael Pérez sube a la tribuna, de la Juventud Socialista de Ronda. Disertó sobre el fin del decreto del señor Largo Caballero, estableciendo las fronteras municipales para los trabajos agrícolas. Reseñó brevemente la labor de la minoría socialista en el Parlamento. Habla en segundo lugar el joven abogado de la Juventud Socialista de Málaga, Miguel Palomo, Se ocupó de la misma cuestión que su antecesor. A continuación ocupa la tribuna el secretario de la Juventud Socialista de Málaga, Andrés Martínez. Cantó con gran elocuencia los sublimes ideales del socialismo.

4

El Popular, 26-12-31. AHMM.

7

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Hizo una admirable apología de la vida del inolvidable Pablo Iglesias (…) Terminó haciendo un llamamiento a los jóvenes del pueblo y se preparasen para el futuro. Por último fue concedida la palabra al concejal del Ayuntamiento de Málaga Martínez Villareal. Su presencia en la tribuna causó gran expectación. Comienza su discurso lamentándose de las viviendas tan indecorosas que tienen estos trabajadores. Hace historia de la vida del campesino, y cree que en un mañana acabará la explotación del hombre por el hombre. Se formará una sociedad, afirma, que si nosotros no la vemos, nuestros hijos disfrutarán de ella. No habrá ni explotadores ni explotados. Se acabará el parasitismo. Comenta el desarrollo de la última crisis para hacer constar que los socialistas, a pesar de los ofrecimientos de Besteiro en funciones de poder moderador, no quisieron hacerse cargo del poder. Ensalza la labor de la minoría y ministros socialistas en el Parlamento y Gobierno respectivamente (…) Considera un acierto la concesión del voto a las mujeres, y cree que con esta medida se consolidará definitivamente la República. Se ocupa también del problema religioso y dice –expulsemos a los bichos, frailes y curas, y dejemos en pie las madrigueras, iglesias, que son edificios que nos han de ser de gran utilidad. Termina su discurso invitando a todos a que se instruya para capacitarse y conseguir las anheladas reivindicaciones proletarias. Nutridos aplausos ahogaron sus últimas palabras” 5 .

A mediados de enero de 1932 se celebra un mitin del Partido Radical Socialista del pueblo:

“Organizado por las Juventud Radical Socialista de esta villa, se ha celebrado en la noche del día 10, un mitin de propaganda. Para tomar parte en dicho acto llegaron de la capital el diputado a Cortes don Emilio Baeza Medina, don Tiburcio Millán López, maestro nacional y secretario de Organización y Propaganda del partido radical socialista; don Manuel Culebra Muñoz, presidente de la Juventud Radical Socialista de Málaga, y don Francisco Pardo López, vicesecretario de Organización y Propaganda (…) llegaron éstos al local social de la Juventud Radical Socialista, en donde una vez hechas las presentaciones y saludos de rigor, se les obsequió con un lunch.

5

El Popular, 7-11-1931. AHMM.

8

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López El acto, que estaba anunciado al aire libre, debido a la lluvia benéfica de que tan necesitado estaban los campos, hubo de celebrarse en el local del café de Ortiz. Al comenzar el acto, hizo uso de la palabra el presidente de la entidad organizadora, don Salvador Ruiz Campos, anunciando los oradores que habían de tomar parte. En primer lugar habló el señor Pardo, siendo muy aplaudido al final de su breve disertación. Seguidamente hizo uso de la palabra el culto propagandista y joven escritor señor Culebra, orador más de conferencia que de mitin, pues demostró su cultura y fina oratoria, patentizando la valiosa cooperación de la F.U.E. en pro del advenimiento de la República. Fue muy aplaudido. A continuación, el señor Millán López, entusiasta y fogoso orador, esbozó el programa del partido Radical Socialista, señalando sus diferencias con el partido Radical. Dirigiéndose a los socialistas, que gobiernan en el Ayuntamiento, les dijo que lo hicieran sin partidismos; pues los distingos y preferencias a favor de un solo sector, constituyen una injusticia que no debe cometerse, por quienes se llaman socialistas. Citó el caso de los auxilios económicos para remediar la crisis y aquellas preferencias en la ocupación de obreros. Se le aplaudió mucho. Finalmente habló el diputado a Cortes don Emilio Baeza Medina, justificando su brevedad, por el cansancio físico; abordó algunos puntos del Credo Radical Socialista; determinó su actitud respecto al problema de la iglesia; y la marcada orientación pro cultura nacional, como lo demuestra. Dijo, la creación por don Marcelino Domingo, ministro afiliado al partido radical socialista, de siete mil escuelas, y el proyecto de crear hasta veintisiete mil. Expuso el caso de la provincia de Málaga, con un cincuenta por ciento de analfabetos; y que cuando la actual población escolar, recoja el beneficio que supone la creación de esas escuelas, se habrá dado un gran paso a favor de la cultura general de España (…) Fue varias veces interrumpido por los aplausos, que culminaron al finalizar su disertación. Terminado el acto, pasaron al local socialista; y después de tomar café y dulces, emprendieron el viaje de regreso hacia la capital” 6 .

6

El Popular. 15-1-32. AHMM.

9

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Transcurrido un año de República, Alfarnate va a celebrar un acto memorable, en el que se colocará primero, una placa en la plaza principal del pueblo y, segundo, en la calle contigua con los rótulos de “Plaza de la República” y “Pablo Iglesias”, explicado por el corresponsal del periódico malagueño, evento que duró todo el día:

“Con gran entusiasmo se ha celebrado en este pueblo de Alfarnate el primer aniversario de la proclamación de la República. Organizada por el Ayuntamiento, se ha celebrado en la mañana del día 14, una manifestación cívica presidida por la corporación municipal, y con asistencia de los partidos republicanos radical y socialista, con sus respectivas banderas; amenizó el acto la banda de música de la localidad, que ejecutó durante el trayecto lo más escogido de su repertorio. Al llegar la manifestación a la plaza principal del pueblo, y designado unánimemente por el Ayuntamiento, dirigió la palabra al pueblo don Manuel Frías Osuna, el que explicó la significación y trascendencia del acto que se celebraba, definiendo lo que es el laicismo del Estado, y como consecuencia, el debido respeto a todas las religiones, a las que la República ni persigue ni protege. Durante su disertación, fue constantemente interrumpido por los vivas y aplausos que brillaron su brillante y sensible oración, la que finalizó con un ¡Viva la República! Que fue ardorosamente contestado por el pueblo en masa. Acto seguido y a los acordes del himno de Riego, fueron descubiertas las lápidas que fijan el nombre de Plaza de la República y calle de Pablo Iglesias, a las que fueron Plaza de la Constitución y calle Sacristía. Durante estos actos, la mayoría socialista del Ayuntamiento extremó sus preferencias y atenciones para con los directivos y socios del Círculo de Republicanos Radicales, colocando la bandera de éstos en cabeza de la manifestación. Por la tarde y noche del 14, concurrió a la plaza de la República la banda de música, bajo las órdenes de su competente director, nuestro queridísimo paisano Eduardo Verdugo. Se celebraron dos bailes populares, en los que el elemento joven se divirtió cuanto quiso, exteriorizando la popular satisfacción y alegría producida por el histórico acontecimiento que se celebraba.

10

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López La noche del citado día 14, en el local del partido Republicano Radical y organizada por este, se celebró otra velada (…) Hicieron uso de la palabra los correligionarios don Enrique Santana Luque, don Julio López Ballesteros Pascual, don Eugenio Checa Cárdenas, del Comité Republicano Radical de Granada y don Manuel Frías Osuna, terminado con el presidente, don Manuel Ortiz García” 7 .

CORPORACIÓN DE 1931 A 1933

Alcalde: ENRIQUE PASCUAL ARREBOLA (socialista) Concejales: Antonio Paneque García Juan Ruiz Alba Juan A. Meléndez García Juan J. García Godoy José Burgos Arrebola José Reina Ruiz Antonio Pérez Pérez. Secretario: Juan Pérez Corona

CORPORACIÓN DE 1933-36

Alcalde: MANUEL VIVAS GALLARDO (Republicano Radical) Concejales: Miguel Ortiz García (primer Teniente-Alcalde) Eliseo Sedano Mármol (segundo Teniente-Alcalde Juan Martín Arrebola (síndico) José Moreno Ortigosa Cipriano García Pascual Manuel Frías Osuna Elías López Ballesteros Pascual Secretario: Juan Pérez Corona

7

El Popular, 20-4-32. AHMM.

11

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Hasta 1933 el Partido Socialista gobernará en el pueblo de Alfarnate. Durante este tiempo el alcalde se tropezará con la no-colaboración de los patronos en la ley del laboreo forzoso, lo que creó un punto de inflexión y su consiguiente tensión. Este mismo año se produce un viraje hacia el centro-derecha. Las elecciones de este año trajo consigo la abstención, en un 35%, sumado al “voto de protesta” de los obreros del pueblo, fundamentado por la situación angustiosa que habían atravesado a consecuencia de la ley de Términos Municipales 8 , promulgada por el Partido Socialista, en especial Largo Caballero, desde el Gobierno central, culpabilidad que explotó la oposición política contra los socialistas. Así que la nueva Corporación va a estar integrada por una mayoría del partido Republicano Radical, cuyos miembros eran aquéllos que habían tenido el poder antes del advenimiento de la República. Se produce un estancamiento de las reformas, la Junta Mixta dejará de funcionar. Incluso, con el dinero de la Décima de la contribución invertida en obras, se vislumbra una disminución de los obreros contratados, fruto de las desavenencias con los que habían votado al partido Socialista, pagando con el despido. En este tiempo, el Partido Socialista va a estar sancionado aún más por los sucesos de la Revolución de Asturias, con motivo del cual los socialistas van a colgar carteles con mensajes reivindicativos de “libertad para los presos y Viva la República” 9 , lo que le valió que el presidente del partido, Enrique Pascual Arrebola, fuera sancionado, incluso hubo militantes que fueron procesados por el juzgado de instrucción. Poco a poco, los partidos republicanos alineados a la izquierda se volverán a reorganizar. Surge Unión Republicana e Izquierda Republicana, que junto al partido Socialista y al recién fundado Partido Comunista, formarán la coalición del Frente Popular en Alfarnate. Tras las elecciones de febrero de 1936 vuelve a ganar las elecciones los socialistas y Enrique Arrebola sale reelegido por segunda vez consecutiva. Para entonces, las tensiones entre patronos y obreros fueron elevadas.

8

VELASCO GÓMEZ, JOSÉ: La Segunda República en Málaga 1931-1936. Editorial Ágora. Málaga. 2008. Pág. 271 9 Sumario nº 7752/1944 contra Salvador Fernández Ruiz y otros. Archivo del Juzgado Togado Militar Territorial nº 23 de Almería.

12

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

2. Economía, demografía y sociedad.

Alfarnate era en los años 30 un pueblo pobre, con pocos habitantes, y escasez de tierras cultivables a consecuencia de la estrechez fronteriza del término. Estaba situado en un pequeño valle rodeado de montañas con un clima bastante adverso, por lo cual es llamado hoy en día “los Pirineos andaluces”. El pueblo vivía exclusivamente de la agricultura y la ganadería, solo que a consecuencia de la orografía del territorio, los pastizales para el ganado dominaba más que las tierras vinculadas al cultivo. La vida no era nada fácil para el labrador, ni mucho menos para el jornalero, contando con una agricultura precaria en todos los aspectos. Por ejemplo, de una población de 2.644 en 1930, 400 de ellos eran jornaleros, o sea, el 15% de la población dependían de las labores agrícolas exclusivamente.

HABITANTES 10 1900 Alfarnate
2.979

1910
2.591

1920
2.340

1930
2.644

1940
2.438

Al mismo tiempo, las técnicas agrícolas por entonces se caracterizaban por el gran atraso; una sequía o unas lluvias torrenciales podían repercutir en la producción de la cosecha y dejar en paro a muchísimos obreros del campo. Aunque, existían otras razones mayores, como por ejemplo las faenas anuales. Alfarnate, a parte de la ganadería, cultivaba casi exclusivamente trigo, cuyas faenas no sobrepasaban los 3 o 4 meses. El resto del año los jornaleros se veían obligados a emigrar a otros términos municipales buscando trabajo porque en el pueblo no había. Para hacernos una idea de la economía del municipio en los años de la República vamos a exponer una serie de datos aclaratorios, los cuales se encuentran en los documentos de la Junta Local de Información Agrícola, custodiados por en el Archivo Municipal de Alfarnate. En 1932, por orden del Servicio Agronómico Provincial, se crea la mencionada Junta, integrada por los siguientes miembros:

Habitantes de hecho. Datos tomados de la web del INE (Instituto Nacional de Estadística). www.ine.com

10

13

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López JUNTA LOCAL DE INFORMACIÓN AGRÍCOLA
Juez Municipal: Adolfo Pascual Luque Cura Párroco: Juan Martín Serrano. Maestro Nacional: José María Santana Ortigosa. Veterinario: José de Lara Bonilla. Agricultor: Rogelio Pascual Pascual. Agricultor: Rogelio Vivas García. Ganadero: Teodoro Vivas García. Ganadero: José Pascual Moreno.

Esta Junta representaba a los agricultores y ganaderos del pueblo, los cuales tenía que registrar la producción-explotación de sus tierras, así como el empleo del ganado, cuya catalogación se hacía mediante estadística. A lo sumo, el cultivo en Alfarnate era mayoritariamente de secano, siendo la producción triguera la más utilizada, así como la recolección de la aceituna. En cuanto al ganado el ovino, caprino y avícola eran las más abundantes. Como ejemplo, el 15 de julio de 1932, en un censo ganadero la cuantificación fue la siguiente: Ganado Caballar Ganada Mular Ganado Asnal Ganado Ovino Ganado Cabrío Ganado Cerda Aves Pavipollos Apicultura Ganado Vacuno Litros de leche 2 caballos enteros, 6 caballos castrados, 15 yeguas. 30 mulas, 50 mulos, 5 muletos, 5 muletas 4 burros enteros, 2 burros castrados, 30 burras, 20 buches 20 carneros sementales, 600 ovejas, 400 corderos. 20 sementales, 600 cabras, 400 cabritos. 4 verracos, 20 cerdas de vientre, 30 cochinillos, 40 machos, 60 hembras. 200 gallos, 1.600 gallinas, 1.000 pollos, 8 pavos, 5 pavipollos. 80.000 huevos de gallina 20 colmenas, 20 kilos de cera, 60 kilos de miel 20 toros, 25 vacas, 30 terneros, 28 terneras. 20.000 de cabra consumo en freso, 30.000 de cabra para fabricar quesos, 1825 de vaca.

El 8 de septiembre de 1932 se hace una estadística de superficies agrícolas que se han plantado en el Municipio, por hectáreas: Maíz para pan 3.00.00 Patatas 0.64.40

14

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López El 19 de mayo de 1933, queda de esta manera: Trigo Cebada Algarroba Veza Garbanzos Olivar en producción Olivar que aún no produce 660.00.00 420.00.00 60.00.00 240.00.00 420.00.00 180.00.00 60.00.00

El 13 de septiembre de 1933: Maíz para grano 2.50.00 Patatas 0.50.00

El 8 de mayo de 1934: Trigo Cebada Algarrobas Garbanzos Olivar en producción Olivar que aún no produce 660.00.00 420.00.00 20.00.00 450.00.00 180.00.00 60.00.00

El 17 de Junio de 1934: Trigo Cebada Avena Algarrobas Veza Habas Garbanzos Olivar en producción Olivar que no produce 590.00.00 470.00.00 6.00.00 16.00.00 275.00.00 23.00.00 345.00.00 180.00.00 60.00.00

30 de junio de 1936: Trigo Cebada Avena Algarrobas Veza Habas Garbanzos Olivares en producción Olivar que no produce Barbecho sin árboles 650.00.00 470.00.00 6.00.00 16.00.00 225.00.00 23.00.00 345.00.00 180.00.00 60.00.00 5.00.00

15

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López En la primera mitad del siglo XX la sociedad estaba muy jerarquizada, lacra de ese antiguo sentimiento estamental que había sobrevivido a causa de la incultura y del atraso. Si observamos el censo electoral de Alfarnate de 1936 11 , de 1321 electores, el 62% de los electores eran analfabetos. Y si, además, este censo no representaba a la población neta, tan solo a los mayores de 24 años, es de suponer que las cifras aumentarían aún más.

El pueblo poseía sólo dos escuelas, la nº 1 y la nº 2, siendo maestros nacionales de las mismas el vecino José María Ortigosa Santana y José Campano Ruz. La inasistencia a las aulas era la nota predominante, sobre todo los chiquillos que tenían que trabajar a muy temprana edad en tareas tales como cuidar de los animales de los corrales, ordeñar ganado o vigilar las cabras. En el mismo censo aparecen los estatus sociales de los vecinos del pueblo, con un porcentaje elevado de gente “de campo”, o sea, labradores con propiedades pequeñas o minifundios.

Secciones del pueblo, en relación al padrón de habitantes

Sección 1ª: CALLEJÓN DEL SOL, CALLE CODO, CONDE, PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN, CALLE GADEA, LOJA, PERCHEL, POSITO, REAL, SIERREZUELO, PLAZA DEL SOL, CALLEJÓN DEL CODO. Sección 2ª: CALLE CARRETERÍA, CRUZ, EGEIDILLO, HORNO, IGLESIA, PLAZA IGLESIA, CALLE MEDIODÍA, MOZOS, NOGALILLO, NUEVA, ORIENTE, PANTEÓN, PUENTE, PLAZA DEL PUENTE, RÍO, SACRISTÍA, SAN JOSÉ, SECRETARÍA, SOLEDAD. Sección 3ª: CALLE ALAMOS, ALMACÉN, ANCHA, ARONQUILLA, CERRILLO,
11

Censo Electoral de Alfarnate. Archivo de la Diputación. Málaga.

16

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López EGIDO, ERMITA, FUENTE, JARDINES. Sección 4ª: CALLEJÓN DE LA ERMITA, CALLE CARNICERÍA, MIRAFLORES, PARRAS, PILARILLO, POSADILLA, ROBLES, TRIANA. Sección 5ª: LAGAR DEL SANTO, CORTIJO CASTILLEJO, GASTARREJAS, DEL MARQUÉS O PEÑONCILLO, AL GUACIL, VENTA DE ALFARNATE, CORTIJO DE CAMIZOY, DEL JOBO.

17

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

18

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

19

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

20

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

21

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

22

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

23

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

24

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

25

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

26

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

27

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

28

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

29

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

30

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

31

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

32

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

33

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

34

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

35

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

36

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

37

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

38

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

39

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

40

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

3. Instituciones, Juntas, Comisiones y Obras públicas.

Los republicanos pusieron en práctica un plan económico basado en dos puntos esenciales: la primera se centró en la modernización urbanística; la segunda, en las mejores de las vías de comunicación, carreteras y caminos, que repercutiría positivamente en el mercado interior.

“Existe el unánime deseo de que se construya un trozo de carretera provincial, que una Alfarnatejo con la carretera, también provincial, de Riogordo a Periana. En esta construcción se podría invertir un gran número de obreros de Alfarnatejo y Alfarnate; desterrar el hambre de estos dos pueblos una buena temporada; y darles la urgente y necesaria comunicación con los de la costa; muy particularmente con Vélez-Málaga y Torre del Mar, que son para nosotros de gran interés comercial. Una vez abierto al tránsito esta carretera que se pide, resultaría que casi todos los camiones de carga que hoy salen de Málaga por la carretera general de Bailén (…) lo harían después por

41

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López la de Torre del Mar-Vélez-Málaga-Periana y Alfarnatejo a salir la de Bailén kilómetro 513, con un recorrido total de unos 55 kilómetros, pues evitaría así la pesada y temida cuesta de la Reina, por sólo unos seis u ocho kilómetros más de recorrido; y esto, en cuanto a la salida de mercancías de la misma capital; que por lo que respecta a VélezMálaga y Torre del Mar es de utilidad evidente y manifiesta; particularmente la exportación de pescado de este último pueblo, seguramente se haría por esta tan pretendida como necesaria carretera, y cuya longitud a construir será próximamente la de unos seis kilómetros” 12 .

Para poder llevarlas a cabo, se invirtieron considerables cantidades de dinero a cada provincia. En 1931 la Comisión Provincial Pro-Paro concedió 700.000 pesetas a Málaga, 5.583 pesetas fueron para Alfarnate, cantidad, según el Partido Radical, irrisorias comparándolas con las que habían adquirido los municipios limítrofes de Colmenar, Alfarnatejo, Villanueva del Trabuco y Periana, pueblos de capacidad económica superior 13 . En 1932 se pudo conseguir un subsidio por mediación del Ministerio de la Gobernación por una cantidad de 24.800 pesetas, y en 1936 se les iba a conceder 52.750 pesetas si no hubiera estallado la guerra civil. Pese a todos los esfuerzos del Gobierno por paliar el paro obrero, el pueblo de Alfarnate sabía que tenía que buscar otras alternativas, así es como el alcalde socialista Enrique Pascual Arrebola organizó una Comisión Gestora Pro-Paro, empleando el 10% de los impuestos sobre los mayores contribuyentes en obras. Se invirtieron en tal efecto, según los archivos de la Comisión, 9.919,59 pesetas en jornales entre 1932 y 1936. El 12 de febrero de 1932 hubo socorros a 161 obreros. Del 28 de febrero al 12 de marzo de 1932 hubo socorros para 201 obreros agrícolas y para 34 viudas de obreros. El Ayuntamiento también repartió pan, lentejas para los pobres. También otra parte de la Décima se utilizó en donaciones a los obreros más desfavorecidos.

12 13

El Popular, 29-8-1931.AHMM. El Popular, 21-8-1931.AHMM.

42

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

COMISIÓN GESTORA PRO-PARO 1932-1936
Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del primer trimestre de 1932

Arreglo de calles Miraflores, Mediodía, Parra, Callejón del Sol. Día 12 al 14 de mayo. 562.6 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del segundo trimestre de 1932

Limpieza y arreglos de calles Codo, Iglesia, Miraflores, Oriente, Plaza de la República, San José, Nueva, Secretaría, Callejón del Codo, Pablo Iglesias, Puente, Callejón del Río, Gadea, caminos de herradura. Del 30 de septiembre al 8 de octubre. 587,5 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del tercer trimestre de 1932

Limpieza y arreglo de calles Miraflores, Pablo Iglesias, San José, Gadea, Cruz, Roble, Triana y del Río. Del día 10 al 15 de noviembre. 681 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del cuarto trimestre de 1932

Limpieza y arreglo de cañerías del Pozo del Egido con la Fuente Del día 2 al 20 de mayo. 633´25 pesetas en jornales.

43

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del segundo trimestre de 1933

Limpieza y arreglo de cañerías del Pozo de la República con el Pozo del Pilar, del Pozo del Egido. Del día 5 al 31 de julio. 719 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del tercer trimestre de 1933

Limpieza y arreglo de calles Mediodía, Perchel, Triana, Nogalillo. Del día 30 de diciembre de 1933 al 4 de enero de 1934. 549 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del primer trimestre de 1934

Trabajos realizados en el caño de la Casa Cuartel de la Guardia Civil, Plazuela del Pilar, del Puente, calle del Pilarillo Del 24 de mayo al 2 de junio. 689´45 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del segundo trimestre de 1934

Limpieza y Arreglos en la calle Oriente, Parra, Almacén, Conde, el Caminillo, Plaza de la República. Del día 28 de agosto al 13 de septiembre. 642´40 pesetas en jornales.

44

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del tercer trimestre de 1934

Trabajos realizados en la Casa de Recogimiento, Camino Escarihuela, Plaza de la República, camino del Pozo Dulce: camino vecinal del Trabuco. Del 17 al 25 de noviembre. 801´79 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del cuarto trimestre de 1934

Trabajos realizados en el camino del Pozo Dulce: camino vecinal del Trabuco. Del Día 15 al 21 de febrero de 1935. 604 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del primer trimestre de 1935

Trabajos realizados en calle Escarihuela. Mes de mayo. 663´80 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del segundo y tercer trimestre de 1935

Trabajos realizados en calle Callejón del Muñeco, del Codo, de la Fortuna, Camino de Loja (camino vecinal). Del Día 9 de noviembre al 5 de diciembre. 1462,95 pesetas en jornales.

45

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del cuarto trimestre de 1935

Trabajos realizados en el Camino de Loja (camino vecinal), calle Escarihuela. Día 10 al 20 de abril. 644 pesetas en jornales.

Relación de Jornales con cargo a la décima de Contribución del primer trimestre de 1936

Reparación camino de Loja y limpieza del cauce del río. Del día 19 al 24 de abril. 678,85 pesetas.

APROBACIÓN DEL PLAN DE OBRAS MUNICIPALES Y PETICIÓN DE AUXILIO DE 24.800 PESETAS AL MINISTERIO DE LA GOBERNACIÓN PARA SOLUCIONAR LA CRISIS POR PARO FORZOSO DE LOS OBREROS 1932

En sesión de Pleno a 18 de agosto de 1932 el Ayuntamiento de Alfarnate, a petición de un escrito de la Sociedad Obrera de Obreros Agricultores, aprobó un plan de obras, el cual fue escrito por el maestro de obras y concejal Juan Verdugo Robledo. En 1932 la crisis fue más llevadera por parte de las autoridades políticas y de los patronos. Según el acta de pleno, el plan de obras mitigaría <<en algo la crisis obrera que, excepto en pocos meses del año, constantemente azota a los jornaleros agrícolas en general, por la falta de recursos del Ayuntamiento para atender en absoluto a su alivio>>. La crisis viene dada por lo mismo de siempre: escasez de recursos del término a consecuencia de la escasez de tierras y por no poder los obreros encontrar trabajos en otros términos municipales. El Plan de Obras trataba de arreglar, nivelar, empedrar o asfaltar las calles GADEA, IGLESIA, DE LA CRUZ, PERCHEL, CERRILLO, MEDIODÍA, PILARILLO, MIRAFLORES, ROBLES, PABLO IGLESIAS.

46

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

APROBACIÓN DEL PLAN DE OBRAS MUNICIPALES Y PETICIÓN DE AUXILIO DE 52.750 PESETAS AL MINISTERIO DE LA GOBERNACIÓN O JUNTA ANCIONAL DEL PARO OBRERO PARA SOLUCIONAR LA CRISIS POR PARO FORZOSO DE LOS OBREROS 1936

El 16 de abril los representantes de la clase trabajadora, Juan J. García, Salvador García, Antonio Frías, Salvador Jiménez, José Moreno, Salvador Toledo y Francisco Guardeño, al conocer la noticia por el periódico el Popular que el Gobierno iba a destinar una importante suma de dinero destinado a la construcción de caminos vecinales y obras municipales en la Provincia de Málaga, explican a las autoridades de Alfarnate la situación angustiosa por la que atraviesan, por la crisis por el paro obrero, a fin de que gestionen tales subvenciones. La situación es explicada de esta forma: <<Los patronos agobiados con la carga de la clase obrera por el reducido número de fanegas de tierra con que cuenta la jurisdicción, la imposibilidad de los obreros de salir a buscar trabajo fuera del término por no encontrar en ellos ocupación ni los propios domiciliados en ellos>>. En esos años, el único sostén económico de un Ayuntamiento se encontraba en la Contribución de la Décima, una especie de impuesto sobre los mayores contribuyentes de fincas rústicas y urbanas, pagados en función de los terrenos y fincas que cada uno tenía. El dinero de este impuesto se invertía en arreglos o limpieza de calles y edificios públicos, tal y como hemos observado. Los patronos de Alfarnate soportaron la crisis en este sentido, y lo hicieron en armonía con los obreros durante los años de la República. En otras localidades, los mayores contribuyentes (los patronos) solían evitar el pago de estos impuestos, lo que conllevó al surgimiento los conflictos sociales. Ante esta situación, el Ayuntamiento de Alfarnate se congrega en Pleno el 20 de abril en el cual se aprobó un plan de obras cifrado en 52.750 pesetas <<en arreglo de las diferentes calles de la población por su pésimo estado (…) los concejales reconocieron el estado precario del Presupuesto Municipal y necesidad evidente de la clase proletaria por la excesiva reducción o falta del término municipal y negativa de trabajo en los pueblos limítrofes sentidas durante las operaciones agrícolas a partir del 16 de febrero anterior con más intensidad que nunca>>. El Proyecto se presentó al Maestro de Obras Juan Verdugo Robledo y en el mismo se estimaba arreglar las calles: GADEA, CARNICERÍA, IGLESIA, CRUZ, PERCHEL,

47

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López CERRILLO, MEDIODÍA, PILARILLO, ROBLES, PABLO IGLESIAS, ORIENTE, GALÁN, GARCÍA EHRNÁNDEZ y ERMITA. El 21 de abril se envía oficio al Gobernador Civil de Málaga con el expediente del plan de obras para que se eleve a los Poderes Públicos, cosa que no pudo llevarse acabo por la guerra.

Otras de las instituciones reguladoras fue la Comisión de la Policía Rural, formada por dos patronos con sus dos vocales, y dos obreros con sus respectivos vocales. Ésta estaba encargada de supervisar las tareas agrícolas en lo relativo al laboreo forzoso, a las bolsas de trabajo y denunciaban a los patronos que no respetaban las Bases de Trabajo. Alcalde-Presidente: Enrique Pascual Arrebola. Propietarios: Antonio Moreno Ortigosa, José García Fernández. Asociación Obrera: Salvador Jiménez Muñoz, Antonio Moreno Fernández. El 28 de noviembre de 1931 se constituye.

48

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Patronos declarados en 1931 Antonio Bolaños Meléndez Cipriano García Arrebola José García Fernández Obdulio García Frías Domingo García Luque Cipriano García Pascual Emilio García Pascual José García Pascual José Godoy Ortigosa Salvador Luque Alba José Luque García Rafael Luque García Manuel Martín Macho Elías García Pascual Antonio Moreno Ortigosa Rafael Núñez Moreno Antonio Ortigosa García Salvador Ortigosa García Manuel Palma Escobar Emilio Pascual Godoy José Pascual Godoy Antonio Pascual Moreno José Pascual Moreno José Pascual Moreno (PATAS) Rogelio Pascual Pascual Francisco Pascual Santana Ricardo Pascual Santana Juan Antonio Pérez García Manuel Pérez García Salvador Pérez García José Rubio Martín Manuel Ruiz Ruiz Eliseo Sedano Gallardo José Urdiales García Antonio Vivas Frías Teodoro Vivas García Manuel Vivas Tallón

49

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

Alcalde-Presidente: Enrique Pascual Arrebola. Vocales de la patronal: Antonio Moreno Ortigosa, Rogelio Pascual Pascual. Vocales suplentes patronales: Antonio Santos Moreno, Pedro Pascual Godoy. Vocales obreros: Salvador Jiménez Núñez, Antonio Moreno Fernández. Vocales suplentes obreros: Francisco Guardeño Romero, Antonio Frías Santana Dos son las Sociedades Obreras existentes en Alfarnate: OBREROS AGRICULTORES, UNIÓN OBRERA Sociedad de Oficio Varios. El 2 de abril de 1933 se constituye.

50

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

Patronos Agrícolas del Municipio 1933

51

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

4. Aspectos sociales: hambre, huelgas y manifestaciones.
Las luchas en el ámbito rural se centraron en una única vertiente: que los patronos aprobaran las Bases de Trabajo que los sindicatos les reivindicaban. Desde siempre, los patronos habían tratado al obrero con arbitrariedad absoluta: despidos improcedentes, selección de trabajadores al azar, jornales bajos, sin ningún tipo de garantías ante accidentes laborales, etc. Por este motivo, cuando la República les impuso una serie de normas que debían cumplir equitativamente, su secular forma de hacer política agraria se vio fuertemente atacada y, por el contrario, combatieron a las reformas con las armas que siempre habían poseído: las leyes. Se genera un conflicto de índole político-administrativo. Los jueces municipales que, al mismo tiempo, defendían los intereses patronales, pondrán obstáculos de todo tipo. Sobre todo en lo relativo las multas que se les expedía a los labradores que no cumplían las Bases de Trabajo, casi siempre no se tramitaban por interés del juez. Todo eso creó una lucha intestina en el campo que fue aumentando a raíz de la evolución política del país; el freno de la Reforma Agraria durante el bienio conservador, la violencia sindical en las capitales, el surgimiento de la Falange Española, la Revolución de Asturias, el intento de golpe de estado del general Sanjurjo, el episodio de Casas Viejas, etc. 52

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López En el caso de Alfarnate, los dos bloques enfrentados fueron el sindicato de la UGT bajo el nombre de Sociedad de “Obreros Agricultores”, en la órbita del Partido Socialista, y el Partido Republicano Radical que defendía a los patronos o labradores de minifundios entorno a la Sociedad “Agrícola Industrial”. En un artículo de El Popular se describe el estado en el que siempre se había encontrado la clase trabajadora, de la mano del corresponsal Salvador Ruiz Ramos:

“La clase trabajadora agrícola ha sido siempre la clase social menos dignificada; la más vejada, la más escarnecida y atropellada; la que más ha sufrido ante la desigualdad a que nos ha tenido sometidos el Gobierno del régimen caído; y, es hoy, la que, al implantarse esta República democrática que pensamos edificar, exige más reivindicaciones que cualquiera otra y preocupa honradamente al Gobierno (…) El obrero agrícola siempre ha sido considerado un esclavo, como una bestia. Jamás se le reconocieron sus derechos; no pudo conseguir la dignidad de ciudadano que todos debemos disfrutar. Trabajaba hasta el agotamiento, más de cuanto podamos imaginarnos, y siempre fue mezquinamente retribuido. Nunca pudo asociarse; vivía coartado (…) el mínimum de reivindicaciones a que aspira los proletarios agrícolas debe concederse por el Gobierno de la República sin dilaciones. El campesino desea, y es muy justo, que se le garantice trabajo para que pueda trabajar todos los días, porque hasta ahora únicamente estaba ocupado en las faenas de siembra, escarda y recolección y el resto del tiempo permanecía parado (…)” 14 .

El año 1931 fue fatídico en Alfarnate, pues llevaba arrastrando una crisis de paro integral desde octubre de 1930. El Partido Socialista alfarnateño se enfrentó, pues, a carencias económicas continuamente. Por otro lado, la situación de la clase obrera, los campesinos sin tierra, era tremendamente apesadumbrada. El hambre asolaba a muchas familias, como así lo narran los periódicos:

“Cada día que pasa adquiere caracteres más alarmantes la crisis de trabajo. El problema se agudiza de una manera inquietante. El conflicto ha llegado a un límite y el ambiente de malestar que respiramos se enrarece de hambre. ¡Hambre! Fatídica
14

El Popular, 29-8-1931.AHMM

53

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López palabra, tan pronunciada desde el advenimiento del nuevo régimen, cuyos efectos se dejan sentir con gran intensidad en los humildes hogares de los numerosos obreros necesitados de los pueblos pobres. Se enseñorea como dueña absoluta de la situación. El obrero (…) tiene agotados todos los medios para poder subsistir, porque donde tenía crédito para adquirir lo imprescindible: ¡pan!, tiene cerradas las puertas (…) Hay pueblos, sobre todo los de reducido término municipal y de gran contingente obrero, que en la época de recolección han ganado sus obreros diez jornales próximamente, y cuatro en las obras municipales que se comenzaron con el anticipo que tan equitativamente repartió la Comisión provincial contra el paro forzoso. ¿Puede concebirse que con quince jornales que ascienden a un total de sesenta y cinco pesetas puedan cubrirse en el hogar de un obrero las imprescindibles necesidades de la vida? No. Entonces, los numerosos obreros comprendidos en lo que afirmo y puedo probar, están padeciendo materialmente los efectos del hambre (…)” 15 .

“En los pueblos pobres, como Alfarnate, se observan diariamente cuadros conmovedores. Legiones de trabajadores, tras una noche de insomnio y desvelo, salen de madrugada y se esparcen por los campos a pedir un pedazo de pan. Cuando se inicia el crepúsculo, con su singular melancolía en estos días de principios de otoño anunciando una noche tormentosa y oscura, regresan a sus hogares extenuados, agotados, tristes… Renegando, con aire más rebelde de la suerte que el destino les tenía reservado. Los chicos de los trabajadores, formando numerosos grupos, descalzos, harapientos…, sin preocuparse de juegos ni de travesuras tan propias de la infancia, ¡qué lástima!, caminan en diferentes direcciones a esperar a sus padres. (…) Las manos callosas del padre, que de seguir el paro se convertirán en manos de fraile, halagan la cabeza del hijo. Aquél mira al cielo; quizá en actitud de desafío para que la Providencia contemple su desgracia. Éste, al canasto que ha servido para depositar algún que otro mendrugo ofrecido, ora por algunas almas caritativas, ora por espíritus orgullosos que temen represalias, y arrebata afanosamente un trozo de pan, a veces duro, que devora a dentelladas en un santiamén. Así un día y otro, desde que se agotó la exigua suma que el crédito de setecientas mil pesetas nos correspondió, se desliza la vida de los trabajadores alfarnateños y las de otros muchos pueblos (…) He de hacer una advertencia para terminar: el enfermo está muy grave y no espera. Una

15

El Popular, 9-9-31. AHMM.

54

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López inyección a tiempo pudiera reanimarle. No esperen a un desenlace fatal, que sería desastroso” 16 . “La población obrera de este desgraciado pueblo de Alfarnate se encuentra ya en una situación insostenible; en este término municipal no hay en ninguna época del año trabajo para el gran número de obreros que existe; en la actualidad el paro es absoluto, por no haber labores por hacer, y el hambre impera en los míseros hogares de estos desgraciados obreros campesinos; y con la triste perspectiva de ver que no se les da la tan ansiada solución (…) Como la crisis que padece este pueblo es agudísima, y además constante, mientras no haya absoluta y efectiva libertad de trabajo, este pueblo está condenado a sufrir siempre la espantosa hambre que hoy impera, si las autoridades superiores no estudian nuestro particularísimo caso con la urgencia y atención que exige la desesperada situación en que se encuentran estos jornaleros (…)” 17 .

La primera de las reivindicaciones obreras se logró muy pronto, con la aprobación de las nuevas bases de trabajo. Patronos y obreros llegaron a un acuerdo en la asamblea de la Junta Mixta, llegando al siguiente acuerdo: 1. Estas bases empezarán a regir desde su aprobación hasta el día 31 de mayo de 1932. 2. Quedan prohibidos los trabajos a destajo y los medios jornales, excepto la recogida de aceituna. 3. El jornal mínimo de escarda almocafre será de 4 pesetas. 4. El jornal mínimo de escarda con escardilla será de 4´50 pesetas. 5. Los gañanes ganarán un jornal mínimo de 4 pesetas. 6. Los muchachos y mujeres pintadores ganarán un jornal de 2 pesetas. 7. Descansos de almuerzo, merienda y fumadas, los acostumbrados en la localidad. 8. Es obligación del patrono el facilitar al obrero los avíos de almuerzo y merienda.

16 17

El Popular. 24-9-1931.AHMM El Popular, 27-2-1932.AHMM.

55

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López 9. La aceituna recogida a ordeño, se pagará a razón e 6 céntimos el kilo; y las de avareo, a 5 céntimos. 10. En la recogida de aceitunas a jornal, ganarán: un avareador, 4´50; una cogollera, 2´75; una banquera, 2´25, y una cogedora en el suelo, 2 pesetas. 11. Los trabajadores que tengan de sesenta y cinco años en adelante, ganarán un jornal de 3 pesetas, y los zagalones de catorce a dieciséis años, 2´50. 12. Los encargados de cuadrilla, ganarán, además del jornal estipulado, 0´50 céntimos. 13. Los obreros temporeros, ganarán 50 céntimos más y los avíos. 14. Los aceituneros que trabajan a jornal, y después de iniciar sus trabajos hayan de suspenderlo por la lluvia o cualquier otro motivo justificado, tendrán derecho a cobrar el importe proporcional de las horas invertidas. 15. Cuando por lluvia o caso de fuerza mayor en los demás trabajos haya de suspenderse la tarea después de salir los obreros al campo, tendrán derecho a disfrutar medio jornal o el jornal entero, según que se suspenda la labor antes o después del mediodía. 16. En todos los trabajos se empezará la labor al apuntar el sol y se dará de mano al ocultarse. 17. Tanto los patronos como los obreros vienen obligados a dar el más exacto cumplimiento a estas bases; siendo sus infracciones objeto de la sanción que por la autoridad gubernativa se imponga sin perjuicio de las de índole interior que cada sociedad ponga a sus asociados 18 .

Pronto, El Incumplimiento de estas bases por parte de algunos patronos, traerá consigo conflictos por el rechazo a pagar las multas. Así, el 21 de enero de 1932, Antonio Moreno Ortigosa fue multado por el Gobernador con 100 pesetas, “por no respetar el acuerdo adoptado de pagar un jornal mínimo de cuatro pesetas a los obreros” 19 .

18 19

El Popular, 6-12-1931.AHMM. El Popular, 21-1-1932.AHMM.

56

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Poco después, el Alcalde de Alfarnate enviará un informe al Gobierno Civil, hablando de la actitud de muchos patronos con respecto a las bases:

“Desde hace más de un año varios grupos de obreros hambrientos trabajan por su cuenta, por lo que los patronos les niegan el pago de jornales. Y esta conducta de los patronos, cree el alcalde, se debe a que los contratos de medianías no son más que una fórmula encubierta del trabajo a destajo, lo que permite que los patronos empleen a determinados obreros, sin que los demás alcancen el mismo trato. Aunque sea escaso –aún con esa labor de los citados patronos – al desaparecer esa igualdad, traería aparejado el que los obreros pudiesen resolver en parte su conflicto, que no debe dejarse de resolver, pues los ánimos se hallan muy excitados” 20 .

Ante este conflicto, el sindicato de la UGT empleará medidas de presión contra los patronos. De este modo:

“En la finca el Márquez, propiedad de Cristóbal Ruiz Santana, se presentaron once vecinos del pueblo, que, sin permiso del propietario, se pusieron a trabajar en la escalda de los trigos. Requerida la Guardia Civil, se personó en la finca, llamándoles la atención a los citados obreros por el delito en que incurrían al invadir una propiedad ajena, y ellos dijeron que se iban; pero que aquello lo habían hecho por necesidad” 21 .

La Comisión Mixta, poro antes de que se nombrara la de Policía Rural, era la encargada de sancionar a los patronos que se negaban a respectar las bases de trabajo. Contra esta actitud, se les expedía la mencionada multa como antes se ha hablado. Entonces, una Comisión de patronos de Alfarnate, el 3 de enero de 1932, se entrevistó con el Gobernador Civil, protestando de la forma en que imponen las multas la susodicha Comisión de la localidad, pues “no se atiene en su funcionamiento a lo legislado sobre el particular” 22 .

20 21

El Popular, 26-2-1932.AHMM. El Popular, 26-2-1932.AHMM. 22 El Popular, 3-1-1932.AHMM.

57

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Todas estas tensiones desembocan en una huelga el 23 de junio del 32, en plena campaña de la siega. Las razones fueron las siguientes:

“Los obreros agrícola de este pueblo, que ya tenían anunciada la huelga, solicitaron que una Comisión Mixta de patronos y obreros estudiara unas bases de trabajo que evitara llegar a la huelga. Celebradas las respectivas y previas reuniones, se señalaron normas y se designaron ambas representaciones; llegaron éstas a un feliz acuerdo, redactando y firmando las bases unánimemente. En ellas se establecen idénticos jornales que los que rigieron en la misma época del año anterior: con la única esencial diferencia de los de la siega de raspa en su régimen de trabajo; en esta faena, teniendo en cuenta el exceso de segadores y con el fin de que todos trabajen en la misma proporción, se convino se hiciera una lista de segadores y una estadística de las fanegas de tierra sembradas de raspa, previa obligada declaración de patronos y agricultores en general; habiéndose señalado el precio de treinta y tres pesetas con setenta y cinco céntimos y medio jarro de aceite, por cada fanega de tierra que se siegue, sembrada de cualquier clase de raspa. Finalizó el pasado 20 el plazo señalado para las indicadas operaciones; y en vista de que muchos patronos y agricultores no habían presentado las obligadas declaraciones, y tampoco pagaban los jornales de los otros trabajos al precio establecido en las bases, lo obreros comenzaron la huelga, la que afortunadamente solo duró un día; pues en vista de que los que se resistían hicieron ya sus declaraciones y prometieron pagara a las bases, se reanudó al día siguiente el trabajo en todas las faenas (…)” 23 .

Otro de los grandes conflictos que azotó al pueblo fue la ley de Términos Municipales. Esta ley obligaba a los jornaleros alfarnateños a permanecer en su término municipal. La situación se volvió un tanto peliaguda, pues cuando antes un obrero podía viajar a otros términos en busca de trabajo, ahora no podía:

“Es necesaria, urgente, una definitiva solución; la que entiendo no puede conseguirse más que de una de estas dos formas: o garantizar la libertad de trabajo, para contratarse en otros términos municipales, o que el Gobierno costee la emigración a otros pueblos o provincias, de unas doscientas familias de jornaleros, que no pueden
23

El Popular, 29-7-1932. AHMM.

58

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López nunca encontrar trabajo, por exceso de brazos, en este reducido término municipal, o morir de hambre” 24 .

“El número de obreros agrícolas de este pueblo es cinco veces mayor que los necesarios para las labores usuales en el término. Por esta causa, todos los años y en las épocas de mayor trabajo, el jornalero alfarnateño se traslada a otros pueblos y a otras provincias, Granada, Córdoba y Sevilla, en donde encontraba trabajo, y con él, pan para los suyos. Este año, replegado por orden superior a este pequeñísimo término municipal; han tenido que ser alojados hasta cuatro veces, cosa nunca conocida, y que ha constituido una carga muy superior a las pequeñas disponibilidades económicas del modestísimo labrador local. Los habitantes todos de este pueblo estamos convencidos de que aquí no hay solución posible; sobran unos quinientos jornaleros, a los que hay que procurarles trabajo fuera de este término municipal. Por ello alzo mi voz, con el sentir unánime de este sufrido y necesitado pueblo, rogando al Sr. Gobernador Civil pida al Gobierno (…) que estos jornaleros puedan trabajar en los términos municipales que siempre lo han hecho” 25 .

Los Gobernadores civiles se dieron cuenta del error en que había caído el Gobierno poniendo en práctica esta ley, y seguidamente la abolieron:

“Ya pueden trabajar los obreros alfarnateños en lo términos municipales de Periana, Riogordo, Colmenar, Villanueva del Trabuco, Archidona y Antequera. La elasticidad recientemente dada a la ley de términos municipales, así lo percibe y autoriza; el Exmo. Señor Gobernador Civil de la provincia, haciéndose cargo de nuestra excepcional y angustiosa situación ha decretado la anexión de este pueblo a los citados términos, y a los efectos del trabajo. Al final llegó la hora de que el círculo de hierro de estos estrechísimos límites municipales se rompiera, y dejando paso a estos hombres trabajadores, les permite, con su comprobada competencia y amor al trabajo, ganar el pan de lo suyos. Vosotros, trabajadores de esos pueblos a los que éstos pueden ir ya, por caridad, por amor a vuestros hermanos en el trabajo, no opongáis resistencia a que los alfarnateños trabajen vuestros términos; no solo por el obligado respeto a la disposición legal que los autoriza, sino porque ya sabéis todos que el pan de estos
24 25

El Popular, 27-2-1932.AHMM. El Popular, 7-7-1931. AHMM.

59

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López obreros siempre lo han ganado ahí; del trabajo que rendían en esos pueblos, comieron ellos y los suyos” 26 .

A partir de 1933 se produce un cambio de Gobierno, ganando el centroderecha. Esto provoca el estancamiento de la Reforma Agraria, factor este que hizo que los sindicatos del campo se volvieran más reacios a la patronal. Este resentimiento aflorará tras las elecciones de febrero de 1936, comenzando un período que los investigadores han querido llamar “período prerrevolucionario”. Pero lo que ocurrió en realidad fue el total desmoronamiento en las relaciones entre Patronal y sindicatos de izquierda, pues se pretendía de nuevo lanzar a la práctica la Reforma. Pese a las negociaciones entre ambos bloques, la situación siguió enfrascada en conflictos.

26

El Popular. 19-11-1932. AHMM.

60

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

61

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López La vuelta a un Gobierno socialista, que encabezaba el llamado Frente Popular en el pueblo, causó la animadversión de los patronos, cuya suspicacia se personificará en el rechazo absoluto de la mencionada Reforma. Esto hizo que las tensiones aumentaran, y que se produjeran episodios como los que se dieron con el laboreo forzoso o la huelga de primero de junio del 36. Los problemas seguían siendo los mismos, una falta de consenso general. A finales de abril de 1936, desaparecida la ley de términos municipales años atrás, los alfarnateños volverán a tener problemas relativos a este tema con otros pueblos. El Frente Popular enviará un oficio al Ayuntamiento de Málaga:

“Los que suscriben todos componentes del Frente Popular de esta Villa acuden ante el de esa Villa en nombre de los respectivos partidos que representan para exponer lo siguiente: Que se viene dando el caso de que las autoridades municipales del Ayuntamiento de Wª del Trabuco de esta provincia se están despidiendo a los obreros que no son de aquel término sin existir ninguna ley especial que autorice este motivo, por lo que creemos que esta medida es arbitraria y más razón por haber mucho trabajo agrícola cuyo número de obreros de aquella localidad no es suficiente para poder atender a la misma. También, comparecemos para quejarnos de nuestra autoridad local por el obstáculo que se le pone a los obreros de ponerlo de manifiesto ni aún siquiera las bases aprobadas para las faenas agrícolas; dándose el caso de que braceros que son vecinos de aquel término tienen que acudir a esta Villa para que, por conducto de esta alcaldía, se hagan las respectivas gestiones a fin de que puedan conseguir los fines que cada uno expone todo relacionado en cuestiones agrícolas. Por todo lo que queda expuesto y creyéndonos que esta medida tomada por el Alcalde del Ayuntamiento de Wª del Trabuco es perjudicial para la clase obrera, suplicamos a ese Frente Popular tenga en bien designar una comisión que se desplace al pueblo para depurar los hechos de que protestamos. Salud y República. Alfarnate, a 20 de abril de 1936. Por Izquierda Republicana Antonio Moreno y José María Gallardo; Por la UGT Florencio Moreno y Antonio Moreno; Por el Partido Comunista F. Podadera, José Reina y José Bautista” 27 .

Copia de oficio en el sumario nº contra Antonio Moreno Luque. Archivo del Juzgado Togado Militar Territorial nº 23 de Almería.

27

62

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Como los patronos no sacaban a obreros de las bolsas de trabajo, y se negaban a negociar las bases en la Junta Mixta, el sindicato de la UGT deliberó enviar a cuadrillas de parados para que laborearan, sin el consentimiento de sus dueños, determinadas fincas; comenzando el 18 de abril con 40 obreros en la finca de Rafael Núñez Moreno, los cuales comenzaron a escaldar Hazas de trigo. El 8 de mayo lo hacen en la finca de las Conejeras, propiedad de Enrique Arrebola Martínez:

“La Guardia Civil levanta a 16 obreros que se estaban dedicando a escardar cebada sin el consentimiento del dueño. La benemérita remitirá un oficio a Málaga pidieron refuerzos puesto que “con este hecho y otros dos iguales que se han dado en el mismo día, existe bastante efervescencia en el pueblo, temiéndose puedan ocurrir desórdenes, dada la actitud de los obreros de querer cobrar sus jornales en la forma que fuese (…) pues se trata de un término muy reducido donde hay unos 150 obreros en paro forzoso. Además, el señor Alcalde en oficio de esta fecha ordena la detención de los patronos que se niegan a pagar, como mal menor en evitación de alteración, cuya detención no ha podido efectuarse por haberse ausentado aquellos de la localidad, y uno que no lo ha hecho, se trata de que es el señor Juez Municipal, por cuya causa no se ha creído conveniente su detención” 28 .

Esto mismo se va a repetir continuamente. El 8 de mayo son levantados 19 obreros en la finca “La Escalerilla” de Antonio Santos Moreno; 16, en “Haza del Pozo” de Manuel Frías Osuna. El día 23 de mayo del 36, la Guardia Civil recibió la visita del guarda de la finca “Las Monjas”, Juan Martín Caro, denunciando que una cuadrilla de obreros, compuesta por 46 individuos, había invadido la finca dedicándose a “arrancar habas” sin el consentimiento del dueño Enrique Zorrilla Núñez, levantando a la cuadrilla poco después 29 . El día 28 del mismo mes, al ser levantados nueve obreros en “Haza Larga”, propiedad de Juan Luque Rodríguez, los cuales se pusieron a labrar cebada 30 . Concluyendo el 10 de julio

28 29

Caja invasión de fincas. Archivo de la Gobernación. AHPM. Ibídem. 30 Ibídem.

63

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

-

¿Qué, cómo anda el campo? El campo no anda, está más parao que un reloj descompuesto.

abril mayo junio julio total
Alfarnate Alfarnatejo Almáchar Benamocarra Benamargosa Canillas de Aceituno Colmenar Comares Competa Frigiliana Macharaviaya Nerja Periana Riogordo Vélez-Málaga Viñuela total 172 61 7 4 20 1 18 471 10 118 26 10 8 40 8 169 4 101 5 19 62 23 9 16 40 60 46 19 5 13 4 5 100 51 19 21 17 40 239 36 101 5 19 7 22 20 62 28 787

-

64

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

500 450 400 350 300 250 200 150 100 50 0 abril mayo junio 172 118 Serie1 471

26 julio

-

Escala de invasión de fincas en la Axarquía, por meses

Ante la indiferencia en que funciona el Jurado Mixto de la capital, y la negativa de los patronos a aprobar las bases de trabajo, el primero de junio del 36 los sindicatos obreros organizaron una huelga general. La Sociedad de Obreros Agricultores de la UGT del pueblo, en asamblea del 24 de mayo, decide unirse a la huelga. La tensión era total. Los comercios se cerraron y salían piquetes que impedían mediante coacción que absolutamente nadie saliera a trabajar al campo. Entonces, ocurre lo siguiente:

“En el día de ayer, con motivo de una conferencia, la vecina Purificación Luque Frías, esposa de Salvador Ortigosa Pascual, manifestó a esta Alcaldía en presencia del Sargento de la Guardia Civil lo que sigue con motivo de la actual huelga de obreros campesinos: Que sabía por su esposo que la Sociedad Patronal había acordado que sus individuos salieran al campo para que los obreros en huelga tuvieran que ir por los patronos y hacerles regresar al pueblo; para después denunciarlos y buscar medios de alteración de la tranquilidad con que se venía sucediendo la huelga. Que ella aconsejó a su marido que no fuera al campo, y no fue, para que por él no pudiera ocurrir nada desagradable. El anterior acuerdo de la Asociación Patronal de esta Villa equivale a una confabulación o especie de complot para alterar el orden público con fine

65

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López inhumanos, y sin ninguna necesidad del mismo, o sea, de salir al campo supuesto que actualmente no hay faena alguna que hacer en pegujares ni olivares” 31 .

Se producen algunas coacciones que no llegaron a mayores males, por lo que la huelga transcurrió con normalidad. Poco antes de estallar la guerra, se volvió a llegar a negociar, sin resultados positivos:

Oficio: Nº 191. Gobernador Civil de Málaga. 10-7-36: Hace alusión al conflicto por la faena
de la siega y para evitarlo reúne a los obreros de Alfarnatejo y Alfarnate para legar a una solución. El 15 de julio la guardia civil vuelve a levantar obreros a “Muñoz Zorrilla” y se exige la detención de este patrono. Éste Zorrilla era de Periana, propietario, y se dice de la problemática con él y el servicio de colocación 32 .

MÁS SUCESOS 33

Tras la victoria del Frente Popular las tensiones se disparan como podemos observar en las siguientes fechas: 6 de junio de 1936: Registro de la casa de Antonio Santos Moreno, c/ San José. Se creía que había una reunión clandestina de fascistas y personal de derechas. No encontraron nada, sólo la dueña con sus niñas y una anciana. 13 de junio de 1936: Clausura del Local Social Patronal y supuesto complot con la Guardia Civil. El Frente Popular exige a la Gobernación que ellos hagan el registro. Noche del 6 de junio, como antes hemos dicho, con motivo de la Huelga General por aprobación de bases de trabajo, los patronos acuerdan salir de sus casas y dirigirse a sus fincas para hacer alarde de su valor retando a la clase obrera. Las salidas de los pueblos estaban tomadas por los huelguistas. Se producen algunos choques, coacciones sin más riesgos. La Guardia Civil teme que los dos bloques se enfrenten y pide refuerzos, pues sólo son 4 en el Cuartel. El alcalde se niega a traer más guardias y exige que los cacheos al personal también se ejerzan en los patronos.
31 32

Caja invasión de fincas. Archivo de la Gobernación. AHPM. Libro de oficios-correspondencia, registro de salida. Ayuntamiento de Alfarnatejo. 33 Caja asuntos sociales. Archivo de la Gobernación.AHPM-.

66

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López La Guardia Civil echa la culpa de esta situación al alcalde y los obreros, en complicidad, porque incentivan los enfrentamientos con la patronal. El 3 de junio, tres días antes, en plena huelga, el alcalde Enrique Arrebola Pascual, Antonio García Verdugo, José García Moreno, Antonio Galeote Moreno, concejales del Ayuntamiento, se quejan por la actuación del guardia civil Sr. Manzano. Éste persiguió a un grupo de pioneros, los cuales echan a correr. Uno de los chiquillos, Ricardo Verdugo Ruiz, cae y el guardia consigue prenderlo, el cual le da una bofetada, luego lo coge por las orejas y lo suspende, dándole de nuevo varios puñetazos en al cabeza. El 2 de junio. La Sociedad de Obreros Agrícolas (Luís Moreno Ortigosa, Antonio Jiménez, Antonio Ortigosa Barroso, José Ortigosa, Juan Jiménez) envía un oficio a la Gobernación. Le dicen que el Sr. Manzano los amenaza con entrar una noche al local de la Sociedad y les “iban a cortar los cojones a todos” ya que los obreros no merecen ganar 7 u 8 pesetas.

67

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

La Revolución en Alfarnate 1. Los Comités.

Comité de Guerra Comité de Enlace Comité del Partido Comunista Economato Ayuntamiento

Cárcel Vieja Sacristía de la Iglesia parroquial Casa Cuartel de la Guardia Civil Iglesia Parroquial Ayuntamiento

18 de julio de 1936. Una parte del Ejército de África se revela contra la República. Comienza la guerra civil. En Málaga la sublevación fracasa. ¿Qué ocurre tras la derrota golpista en la provincia de Málaga? Sucede que se abre un periodo en el que los partidos políticos del Frente Popular y los organismos sindicales tomarán el poder en todas sus escalas. La República yacía paralizada, carente de efectivos para frenar a los militares insurrectos, ya que el ejército se encontraba totalmente dividido y no confiaba en él. Quizá, por este motivo el Gobierno cedió armas a los obreros que se convirtieron en fuerza de choque en las principales capitales de España. No obstante, al proporcionarles armas, tomaron ellos mismos la iniciativa de cumplir las prerrogativas que tantas veces habían soñado: la Revolución Social. Hasta que el Gobierno central no se reconfigurara, un año más tarde, el país se sumiría en un total desmembramiento en el que cada provincia, cada ciudad y cada pueblo se auto gobernaban. Los instrumentos de las organizaciones trabajadoras serán los comités, <<organismos unitarios de las fuerzas populares y obreras>> 34 , que <<intervinieron directamente en la gestión de los aparatos de poder>> 35 . Los pilares del régimen que con anterioridad habían conformado la República se desploman teniendo la guerra como trasfondo. En lugar de ellos, comités, juntas y comisiones agrupados en torno a sindicatos y partidos de izquierdas. Según otros autores, <<los comités y sus milicias estaban constituidos anteriormente al 18 de julio>> y que <<se hicieron con el poder del Estado al tomarlo con la fuerza de la “sedición”>> 36 . A nuestro modo de ver, sí que

34 35

NADAL, ANTONIO: La Guerra Civil en Málaga. Arguval. Málaga. 2003. Pag 127 PRIETO BORREGO, LUCIA: La Guerra Civil en Marbella. Revolución y represión en un pueblo de la costa. Ediciones Universidad de Málaga. Málaga. 1998. 36 RAMOS HITOS, J.A.: Ob cit. Pág. 140

68

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López existieron con anterioridad, pero como cuadros organizativos de los trabajadores, no como unidades de acción contra el sistema legal. Únicamente, como consecuencia del golpe militar y de la coyuntura del rearme, serán reconocidos como sostén del régimen. Por otro lado, estos organismos que prescindirán de la legalidad establecida, no siempre surgieron para destruir las bases del sistema republicano 37 . De este modo, se debate la naturaleza “Dual” durante los primeros meses de guerra. Es el <<Doble Poder>> 38 del que habla Pierre Vilar en las diferentes zonas de la geografía española. Se ha hablado que los Comités convivieron, suplantaron o se compenetraron con las instituciones gubernativas: los Ayuntamientos o los Gobiernos Civiles. Sin embargo, hay que matizar este hecho en cada contexto. En el caso de la Axarquía la pérdida de la potestad de los ayuntamientos se encuentra totalmente reflejada en las Actas Capitulares, materialización del funcionamiento del sistema legal político, cuyas reuniones no pasan de una o dos en los siete meses antes de la entrada de las tropas nacionales.

COMITÉ DE ENLACE DEL FRENTE POPULAR DE ALFARNATE
Enrique Pascual Arrebola (presidente del Partido Socialista): Alcalde del Ayuntamiento. Francisco Guardeño Romero (presidente del Partido Comunista): presidente del Comité José García Moreno (UGT): vocal. Juan Ruiz Alba (UGT): vocal Juan Podadera Ruiz (Partido Comunista): vocal. José Arrebola Toledo (Juventudes Socialistas): vocal Antonio Moreno Fernández: vocal del Comité Agrícola José Reina Ruiz (Partido Socialista): secretario del Juzgado Municipal y luego del Comité. Antonio García Ortiz (Izquierda Republicana): vocal Antonio García Luque (comunista) Antonio Moreno Verdugo (Izquierda Republicana) Francisco Robledo Sánchez (comunista) José García Godoy: vocal Emilio Reina Ruiz (UGT.): vocal Juan Martín Ruiz Eliseo Moreno Godoy Antonio Arrebola Solórzano Emilio Santana José Martín Bonilla José Verdugo Ortigosa

COMITÉ AGRÍCOLA DE ALFARNATE

37

AROSTEGUI, JULIO; En <<Los componentes sociales y políticos>>. TUÑÓN DE LARA et alli: La Guerra Civil Española. 50 años después. Editorial Labor. 1989. Barcelona. Pag 56 38 VILAR, PIERRE: La Guerra Civil Española. Biblioteca de la Guerra Civil. Planta DeAgostini. Barcelona. 2005. Pág. 96.

69

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López A principios de Octubre de 1936 se constituye en el Municipio el Comité Agrícola Local encargado de llevar los asuntos del campo, sobre todo en relación a las colectivizaciones. Se trataba de una nueva realidad económica en bien de la Revolución Social, cuyos medios de producción estarán supeditados a la clase trabajadora. Las fincas colectivizadas en Alfarnate son las siguientes: RELACIÓN DE FINCAS QUE PARA LA SIEMBRA SE OFRECEN A LA SOCIEDAD DE OBREROS AGRICULTORES DE ESTA VILLA, PARA SIEMBRA Y DEMÁS OPERACIONES, BIEN EN COLECTIVIDAD O INDIVIDUALMENTE.

Dueños José Rodríguez Rodríguez Ídem Ídem Ídem Ídem Ídem Rogelio Pascual Pascual Ídem Ídem Ídem Ídem Ídem Ídem Ídem Ídem Ídem Ídem Ídem Dolores Vivas García Ídem Ídem Ídem Monsalud Rodríguez Moreno

Fanegas 3 f. 4 f. 1 f. 2 f. 1 ½ f. 4 f. 4 ½ f. 2 ¼ f. 2 ¼ f. 1 1/3 f. 1 ¼ f. 16 1 ½ f. 3 ¾ f. 3 ¼ f. 2 1 1 ½ f. 2 f. 2 f. ¾ f. 1´75 f. 3 f. 2 f. 5 f. ½ f. 2 ½ f. 1 ½ f. 1 f. 2 f. 1 ¼ f. 3 f. 1 ½ f. 1 f. 5 f.

Pasaje Calderón Gastarrejas Loma Blanca Gastarrejas Prado Collado Retamilla Cuadro Tajón Rigrillos Tesorillo Era Barranco Pozo Huerta Hazas Largas Estampa Miliciano Curato Era Solana Cruz del Cura Fuente Morales Calzada Alcornocales Escaramejos Chaparro Tesorillo Era Chaparrillo Cruz del Cura Navazo Pilar del Cereal Bujeo Pozo Huerta Pelegrina Barranco

Se propone sembrar
Trigo Trigo Trigo Cebada Cebada

4 h semilla
Trigo Trigo Trigo Trigo Trigo

Olivos
Trigo Cebada Cebada Cebada Cebada Cebada Trigo Trigo Trigo Trigo Trigo Trigo Cebada Cebada

2´50 semilla 1´50 semilla 1 semilla
Trigo

Emilio Pascual Godoy

Trigo
Cebada Cebada

1 semilla
Trigo y semilla

José Pascual Moreno

70

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López 3 f. 2´50 f. 2 f. 1 f. 1 ¾ f. 1 f. 5 ½ f. 1 ½ f. 2 f. 1 ¾ f. 2 f. 1 f. 2 f. 2 ½ f. 2 ½ f. 3 f. 4 f. 30 f. 1 f. 1 f. 1´75 f. 1 f. 1´25 f. 3 f. 1 f. 4 f. 1 f. 2´50 f. 6´50 f. 20 f. 7 f. 1 f. 1 f. 1´50 f. 2 f. 6´50 f. 1´50 f. 2´50 f. 5´50 f. 2´50 f. 4 f. 2 f. 1 f. 1´50 f. 1´5 f. 0´75 f. 1 f. 1 f. 6 f. Despeñaperros Retamilla Solana Padre Vázquez Navazo Era Solana Zambomba Puente Llano Lego Chaparro Puertezuela Era Civico Puertezuela Pozo Dulce Gastarrejas Cortijuelo Majada Honda Era Brilota Cortijo Alto Retamilla Hazas Largas Loma Blanca F. Juan Gastarrejas Lolo G. Piedra del Molino G. Longaniza y Torres G. Longaniza G. Umbría G. Huerto Rincón Palmerto Tejón de Camilo Loma Quejigos Vacas Follasca Conejera Castillejo Quejigos Vacas Llano San Isidro Peñaperros Fuentezuela Fuente Lojilla Cruz del Cura Hazas Largas Laguna Albina Eriales
Trigo 1´50 semilla Trigo Trigo Cebada Cebada Cebada Cebada 2 semilla 1´75 semilla 2 semilla 1 semilla 2 semilla Cebada
44 trigo, 39´75 cebada, 22´75 semilla

Bernarda Pascual Moreno

Pilar Llamas Gómez

Cristina Santana José Toledo Alba

3 semilla 4 semilla 42 trigo, 64´75 cebada, 35´25 semilla Trigo Trigo 1´75 semilla Cebada Cebada Cebada 4 semilla Trigo Trigo Trigo Cebada Trigo Trigo Trigo Cebada Cebada Cebada Cebada Cebada Trigo Trigo Trigo 2 semilla Cebada Cebada Cebada 0´75 semilla Cebada Trigo Trigo y cebada

Teodoro Vivas García

Viuda de Cristóbal Ruiz

Cándida Luque Pascual

José Vivas Luque

María Ruiz Santana

71

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Clemente Ortigosa 2´50 f. 4 f. 1´25 f. 1´25 f. 2 f. 2 f. 1´50 f. 1´50 f. Prado Barranco Llano San Isidro Verilla Prado Collado Cortijillo Llano de la Cruz Puertezuela Cerrezuela
Cebada Cebada Cebada Trigo Semilla Trigo Semilla Trigo

López Cuervo Antonio Ortigosa García (menor)

Ese mismo mes de octubre el Comité Agrícola de Alfarnate, a cuya cabeza se encontraba el Alcalde Enrique Pascual Arrebola y el vocal Antonio Moreno Fernández, realizó un pedido a la Unión Española de Explosivos (sucursal en Málaga) de 150.000 kilos de sulfato mineral (abonos), destinada al cultivo de los campos colectivizados. A mediados de noviembre comenzarán a transportarse el pedido de Málaga a Alfarnate. A su vez, el Comité Agrícola se incautará el 23 de enero de 1937 de 1.683´57 pesetas de pago de Pósito con veza a los propietarios de la localidad, invertidos en estos sacos de abono. Se comprarán unos 330 sacos, 184 de los cuales irán destinado a particulares y 146 para la colectividad de la Sociedad Obrera. Los propietarios pagaron estos abonos con monedas corrientes o en granos, a elección del Comité. El Comité también incautó el grano de los patronos del pueblo, el cual fue llevado a Málaga para su venta o intercambio de otros productos escasos aquí.

2. Las primeras semanas. Encarcelamientos, quema de imágenes.
La guerra civil comienza en Alfarnate el 21 de julio de 1936, o sea, dos días posteriores al intento de golpe de estado llevado a cabo por los militares en la capital de Málaga. Ese día pisó el pueblo distintas columnas de milicianos que, organizadas en la capital, crearon en el Puerto de los Alazores una avanzadilla para futuros

72

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López ataques al territorio de Granada, la cual había quedado en poder de los sublevados desde los primeros días. Estos milicianos alentaron a las masas para comenzar la “Revolución Social” y, con ello, comenzaron asaltando la Iglesia parroquial y la Ermita de la virgen de Monsalud, además de quemar el registro del Juzgado Municipal. Esa misma noche se gestionaron el encarcelamiento de al menos una veintena de derechistas del pueblo, encerrados todos en la Cárcel Vieja. No obstante, el Alcalde, Enrique Pascual Arrebola, decidió libertarlos. El Alcalde Enrique Pascual Arrebola nos narra:

“La noche del día 21 de julio de 1936 estaba hablando en el calabozo con el recién detenido Manuel Frías Osuna cuando escuchó ruido. Salió y pudo observar cómo los santos y el retablo de la Iglesia Parroquial estaban siendo quemados en una hoguera en la plaza, frente a la puerta. Advertido de ello, requirió a unos cuantos para montar guardia en la Ermita de Monsalud con la finalidad de que no fuera igualmente asaltada por las “turbas”, así como salvaguardar la vida del cura. Dice que era su intención evitar la destrucción pero que las faltas de cooperación de los demás se lo impidieron”.

En cuanto a las detenciones, Uno de los primeros en ser detenido fue el juez municipal del pueblo, Manuel Frías Osuna, porque, en palabras del presidente del Partido Comunista de Alfarnate, Francisco Guardeño Romero (a) Paco Madrid, “era propósito de todos los dirigentes dañar por pasión al mentado señor por sus actos de patrono y Juez Municipal, que consideraban contrario a los intereses obreros”. Manuel se había destacado por haber defendido los intereses patronales, evadiendo continuamente las multas y reivindicaciones obreras de la Junta Mixta, por lo que se ganó la enemistad de estos. Él mismo, llegó a declarar:

“El día 21 de julio de 1936 a las once horas del mismo encontrándose en su domicilio se presentaron unos quince o veinte individuos con el propósito de llevarse la escopeta de casa. El declarante les manifestó que no se la entregara, porque además de tenerla en legal forma, no los consideraba autoridad; al rato, volvieron más individuos con las mismas pretensiones. Como estaba la puerta abierta, invadieron la

73

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López casa e insistió en no dársela, reclamando para ello a una autoridad; en seguida se presentó Enrique Pascual Arrebola como Alcalde, el cual se la entregó con recibo”.

Manuel fue visitado por tercera vez consecutiva, ya con pretensiones de ser prendido, el cual subió por los tejados de su casa y consiguió huir. Pero sus captores le persiguieron hasta el Río, donde tras varios disparos, se entregó. Además de éste señor, fueron encarcelados los siguientes vecinos de Alfarnate: Manuel Vivas Gallardo, Antonio Ortigosa García el mayor, Antonio Ortigosa García el menor, Braulio Jaime Arrebola, Eliseo Vivas García, Rafael Núñez Moreno, Juan Martín Arrebola, José Pascual Moreno, José Alba Toledo y el cura párroco José Torres Sánchez. Los presos no estuvieron más de 48 horas encarcelados, muchos de ellos fueron libertados al día siguiente después de ser interrogados en el local del Comité, sito Sacristía de la Iglesia Parroquial, con respecto a la posible participación (subvencionándolo) en la sublevación militar. A continuación, se inicia una etapa caracterizada por la incautación de productos agrícolas y ganados, llevados al Economato, desde donde se repartía a la población mediante vales; de requisas de armas de fuego destinadas al rearme de las milicias; y de registros en busca de pruebas que pudieran vincular a algún vecino con el fascismo. Se practicaron numerosos registros en las casas de Josefa Santos Moreno y Juan Martín Arrebola, cuyas armas encontradas iban destinadas al cuartel de milicias en la Cárcel Vieja del pueblo. Requisaron grano, leña, aceite, chivos, ovejas, incluso vestidos para los milicianos a la llegada del invierno.

3. La Justicia Popular. La represión.

Una guerra civil debe considerarse como el más complejo de los conflictos de la humanidad. <<Es una convulsión social de tal naturaleza que sus huellas tardan

74

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López mucho en desvanecerse en la psicología colectiva>> 39 . En nuestro caso, no tratamos de defendernos ante un invasor, pese a que en ambos bandos lucharon países extranjeros y emplearon tópicos que así lo referían. Tampoco fue un conflicto de conquista tipo imperialista. Todo lo contrario. Nuestra guerra civil supuso una brecha fulminante en la convivencia de los españoles por el increíble número de víctimas. Y no nos referimos a los muertos en el frente. Aquéllos, al menos los del bando republicano, aún están a falta de estudios cuantitativos locales. Para ser sinceros, donde más sangre corrió fue en la retaguardia. Que en un pueblo de dos mil ochocientos habitantes (como tenía Alfarnate entonces) hubiere víctimas por ambas partes, parecería lo normal. Pero si los promotores de los crímenes eran vecinos, conocidos, familiares o amigos, la óptica cambia radicalmente. Además, el empleo de métodos brutales de represión con la idea de exterminar al “contrario”, causó una gran conmoción en los periodistas extranjeros que visitaron España por aquellas fechas. ¿Cómo fue posible haber llegado a tal extremo? Por supuesto, la feroz violencia que brota tras el fracaso de la sublevación no es un hecho espontáneo, ni mucho menos simple de explicar. Responde a múltiples factores producidos por diferentes contextos. No hay una única violencia, sino varios tipos de violencias las que se dieron simultáneamente durante la contienda, sobre todo en sus comienzos: la generada por la guerra en sí, nacida del mensaje político; la que surgió desde aparatos institucionalizados o desde embriones de Estado (como el caso del Comité de Salud Pública o de los juzgados militares de urgencia); y las venganzas personales por motivos sociales, económicos, políticos. En los primeros días, el Alzamiento militar se va a justificar en dos ideas básicas que, por supuesto, se trataron de suposiciones falsas. Una fue que el golpe de Estado se antepuso a una rebelión comunista, cuyas directrices habían sido tuteladas desde Moscú. La otra, que la intervención del Ejército era necesaria para conservar el orden, la unidad de España, supuestamente rota por las convulsiones sociales y los regionalismos. Más tarde, comienzan a forjarse tópicos con los que etiquetar al “oponente”. Los nacionales dirían que era una “Cruzada” del Catolicismo contra el Ateísmo; una lucha entre Orden-Anarquía; España-Comunismo; la “ciudad de Dios” y la “ciudad de
REIG TAPIA, ALBERTO: Violencia y Terror. Estudios sobre la Guerra Civil Española. Akal. Madrid. 1990. Pág. 11
39

75

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López los sin Dios” como apuntó el cardenal Enrique Pla i Deniel en su carta pastoral del 30 de septiembre de 1936. Los republicanos, por otro lado, afirmarían que ellos representaban a la Civilización frente a la Barbarie; se agrupaban en un frente común antifascista, el cual combatía el fascismo ítalo-germano que quería penetrar en nuestro país; era una lucha contra la “reacción” de un mundo viejo, ultra religioso, caduco, condenado a desaparecer. Se produce, por consiguiente, un cambio de mentalidad importante. Los que con anterioridad eran considerados rivales políticos, ahora se convertirán en “enemigos” a los que había que aniquilar. “O ellos o nosotros. Porque si ellos ganan, nos matarán igualmente”, se diría. Enemigos políticos en la zona republicana eran los militares que habían apoyado el Golpe; la Guardia Civil que se había empleado duro en las manifestaciones y huelgas, poniéndose del lado de los patronos; los políticos que votaron a las derechas o pertenecían a partidos conservadores; los caciques; los curas, párrocos y obispos; la burguesía terrateniente reaccionaria que había tenido desavenencias con la clase obrera. Todos ellos fueron englobados bajo un común denominador: fascistas. En el ámbito rural el odio volcado sobre la “clase privilegiada” alcanza su cenit entre 1931-1936, más concretamente a consecuencia de las leyes reformistas republicanas: la Reforma Agraria y las de índole laboral. La desaprobación de las nuevas bases de trabajo, por parte de la burguesía, arrimó más leña al fuego. Despidos improcedentes, huelgas, desahucios, denuncias, boicots, fueron cuestiones que acabaron en una confrontación real. Mucha gente de campo se vengó de sus patronos por haberle despedido tras una huelga, por desahuciar el contrato de arrendamiento o por no haber pagado los jornales devengados. Si a las cuestiones socio-políticas se añaden rencillas personales, ajustes de cuenta, conflictos por pago de deudas, lindes o malos tratos, el resultado fue una bomba de relojería, la cual estalló el verano del 36. A esto se suma otro factor primordial. Embriagados por un clímax de exaltación revolucionaria, avivado por el desplome de los antiguos aparatos coercitivos del Estado (Ejército, Fuerza Pública) y ante la coyuntura del rearme de las milicias, cualquiera con una escopeta en las manos podría ejercer su propia justicia, visto que ya no había barreras jurídico-penales que los sancionara. Multitud de extremistas, con ansias criminales, se saciaron privando de la vida a muchas personas en nombre de la “Justicia Popular”.

76

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Los primeros en caer fueron militares a los cuales se les acusaba de haber apoyado la sublevación. Y más si no se presentaban en el Gobierno Civil o en los Ayuntamientos para dar muestras de su lealtad al régimen republicano. Dentro de este saco entró la Guardia Civil. Nadie estaba a salvo de la sospecha, empezando por los oficiales de más graduación. A algunos les tuvieron especial saña por su participación en la represión estatal contra focos de rebeldía que se dieron en años anteriores: Casas Viejas (Cádiz), sucesos de Arnedo (La Rioja), la Revolución de Octubre del 34 (Asturias), etc. Pero también contra huelgas, manifestaciones y concentraciones obreras, que la mayoría de las veces solía acabar con víctimas y heridos. Paralelamente, el desequilibrio social y las altas cotas de analfabetismo hicieron que la violencia tomara un cariz de lucha de clases. <<La lucha es social en la base>> 40 , según Pierre Vilar, pero no fue el principal motor de la represión. La memoria colectiva utiliza el término “envidia”. Ésta provenía de las marcadas diferencias sociales, producto a su vez de una especie de lacra ancestral con el que se diferenciaban a “señoritos” y a la “sufrida clase trabajadora”, explotada por los

primeros, medido por el poder adquisitivo (a veces inexplicablemente pequeño); el que poseía un molino de aceite o unas cuantas Hazas de tierra cultivable, el que otorgaba empréstitos, el que presumía de un estatus social alto por no tener deudas. Los estatus sociales de las víctimas son lo suficientemente ejemplarizante. Si por el bando republicano se encontraban básicamente obreros, sindicalistas o burgueses de ideología republicana con un nivel económico bajo, en el bando nacional cayeron terratenientes, labradores, industriales, técnicos y jefes de personal de las fábricas, comerciales, militares y eclesiásticos. Siempre se ha matizado que los asesinatos en la zona gubernamental fueron promovidos por “patrullas de incontrolados”. Cierto es que existieron grupos de milicias que actuaban por cuenta propia, mas la represión fue dirigida y ejecutada, multitud de veces, por dirigentes políticos del Frente Popular. Estaban plenamente convencidos, mediante un mensaje apasionado, de que había que derrocar a la burguesía. Aunque no hay que olvidar que hubo quien se manifestó armados, de difícil control>> 41 . en contra de la violencia o la

combatió desde la más extrema cautela, rodeado de <<un hervidero de poderes

40 41

VILAR, PIERRE: La Guerra Civil Española. Ob. Cit. Pág. 155. JULIÁ, SANTOS (coord.): Víctimas de la Guerra Civil. Biblioteca Guerra Civil de Planeta DeAgostini. Barcelona. 2005. Pág. 117

77

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Fueron siete meses de auténtico terror para la clase pudiente. Asaltaban domicilios a punta de pistola, sacaban de sus hogares en mitad de la noche a presuntos “enemigos”, les daban el “paseíllo” a poca distancia o a las afueras del pueblo y luego, en ocasiones, quemaban los restos como si la “llama de la Revolución” fuera a purificar sus almas. En Alfarnate la represión estuvo condicionada por su cercanía al frente de guerra, cuyas víctimas fueron asesinadas por ejercer de supuestos espías. Como así les ocurrieron a los vecinos Rafael Núñez Moreno y Eliseo Vivas García, labradores, de la patronal del pueblo. Fueron encarcelados por una patrulla que venía del pueblo de Zafarraya. Después de ser interrogados por estos, fueron montados en un coche y “paseados” a las afueras del pueblo. El alcalde Enrique Pascual Arrebola nos cuenta que:

“Que el día 11 de agosto, pasaba por la calle cuando se paró un auto con milicianos dentro, preguntándole dónde podían almorzar. Éste les indicó la fonda de Jacinto. Después, por la tarde, vio en dicho auto a los vecinos Rafael Núñez Moreno y Eliseo Vivas García. Entonces, marchó directo al local del Comité y no encontrando a ninguno de sus vocales, volvió al coche preguntando quién había ordenado las detenciones de dichos señores. Los milicianos les contestaron en actitud amenazadora que eran “órdenes secretas del Gobernador” y que le iban a detener a él por haber hecho gestiones para la libertad a varios derechistas del pueblo. En seguida, el coche marchó y los que iban dentro fueron asesinados a un par de kilómetros fuera de la población, en el sitio conocido como Palancar, carretera dirección a Periana”.

O lo mismo les sucedió a los obreros Francisco Peña Solórzano y Rafael Ruiz Bueno, milicianos que se encontraba en el Boquete de Zafarraya cuando fueron acusados de haber matado al guarda jurado Domingo Arrebola Ruiz el 30 de julio de 1936. Fueron llevados a su pueblo, Alfarnate, por una patrulla de milicianos, los cuales preguntaron a algunos miembros del Comité de Enlace por la filiación y actuación política de éstos, buscando que alguien lo garantizara. Como nadie lo hizo, fueron fusilados a plena luz del día, en público, en las tapias del cementerio.

78

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López También Domingo Cobos Castilla y Antonio Cobos Jiménez, propietarios, los cuales fueron “paseados” cerca de Alfarnatejo por una patrulla de forastero. Y así podríamos contar otros casos más. ¿A qué se debió tal represión? Hubo dos factores como antes hemos dicho: la PROXIMIDAD DEL FRENTE, que corresponde a los asesinatos enmarcados en el mes de agosto y el mes de noviembre, muertes que se justificaron por acusaciones de espionaje. El segundo es la REACCIÓN DE LAS MILICIAS AL REPLEGARSE LAS FUERZAS, UNA VEZ CAIDO EL FRENTE, matando a derechistas, a causa del descontrol de la desbandada. En tal sentido, el 80% de las ejecuciones se dieron en el mes de agosto, 6 víctimas, y en el mes de noviembre, 2 víctimas, a consecuencia del primero de los factores. El resto, 1 víctima en julio (que no cuenta como muerte por cuestiones de represión de guerra sino por ajuste de cuentas), y 3 víctimas en febrero, responde al segundo factor. Las victimas fueron ejecutadas por milicianos que no eran naturales del pueblo, aunque sí habría que admitir que algunos asesinatos se producían por inducción de los propios vecinos. Por aquel entonces, Alfarnate era un hervidero de milicianos que iban y venían, debido a la cercanía con el frente. Tampoco, aunque muchos intentaron impedir las ejecuciones, no lo pudieron conseguir, pues carecían de fuerzas armadas. Los milicianos que existían en el pueblo muy pronto se enrolaron en los distintos batallones de milicias antifascistas y marcharon a los frentes de Málaga, quedando la autoridad local carente de brazo armado. En este ambiente extremo, hay que destacar la figura de las personas que salvaron vidas con su apoyo, a fin de verse ellos mismos en peligro. Como ejemplo tenemos al Alcalde socialista Enrique Pascual Arrebola. En declaración de Manuel Frías Osuna:

“El mismo día veintiuno y cuando se encontraba detenido en la cárcel, fue a dicho lugar el Alcalde acompañado de varios individuos a los que había dicho que requería de una autoridad, manifestándole el ex alcalde que lo juzgarían esa misma noche: como así lo hicieron. A las 23 horas aproximadamente volvió a la cárcel el susodicho Arrebola poniéndolo en libertad, pero que para su seguridad convenía que no abandonara la prisión hasta el día siguiente en que le facilitaría la salida del pueblo, como así hizo. También le dijo que durante la noche que había de estar en la cárcel, le

79

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López pondría una guardia de su confianza para que no le ocurriese nada, como así también lo efectuó”.

EL Alcalde también liberó a Emilio Pascual Godoy, Antonio Meléndez Barroso, Antonio Meléndez Peña, Antonio Ortigosa García, además de prepararle un salvoconducto para abandonar el pueblo al vecino Elías Ballestero Pascual. Tampoco delató a Leopoldo Jaime Robledo, escondido en el campo y en vista de que tenía hambre se dirigió al comité en busca de garantía, al cruzarse con Enrique éste le dijo que volviera a su escondite, que aquí quizá corriera peligro. Hizo todo lo posible por salvar la vida del cura párroco José Torres Sánchez, montándole una guardia en su casa al encontrarse éste enfermo. Pero un día en que esa guardia no pudo acudir, aprovecharon para sacarlo y matarlo. Un día se dio un mitin desde el balcón del Ayuntamiento en el que habló el ex capitán José Frías Novelle, hablando con la frase “todos éramos paisanos y que se llevaran bien”. Enrique no llegó a hablar. Incluso, cuando llegó un oficio del Gobernador Civil de la provincia pidiendo una lista de los alfarnateños desafectos al régimen, Enrique rompió el listado que se escribió con más de 70 señalados. Cuando el frente estaba a punto de caer, ya a principios del mes de febrero, las milicias como represalia encarcelaron a 30 derechistas del pueblo, los cuales fueron encarcelados en la Cárcel Vieja donde se encontraba el Comité de Guerra. En multitud de ocasiones quisieron sacarlos para “pasearlos”, pero gracias a la voluntad del teniente coronel Simón Calcaño, jefe del sector, se salvaron hasta que salieron ya con los nacionales en el pueblo. Pero no corrieron la misma suerte los hermanos García Pascual, los cuales, después de ser liberados, marcharon a Colmenar y allí perecieron por las milicias en desbandada.

LISTADO DE VÍCTIMAS DEL MARXISMO, según Carpeta “asesinados por marxistas”, Archivo de la Gobernación, AHPM

80

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López
NOMBRE EDA D 42 PROFESIÓN Guarda Jurado Ganadero FECHA CIRCUNSTANCIAS Trabajando le dieron un tiro de escopeta Tomado por espía. Asesinado en Alfarnatejo Tomado por espía. Asesinado en Alfarnatejo Poco antes de la liberación, García Pascual, Elías 61 Propietario 6-2-37 después de salir de la cárcel, se lo llevaron a Colmenar y los mataron Poco antes de la liberación, García Pascual, José 38 Propietario 6-2-37 después de salir de la cárcel, los cogieron en Colmenar y los mataron Moreno Martín, Modesto 52 Obrero 18-8-36 Tomado por espía, fue asesinado en el campo huyendo Sacado de su domicilio y matado en el campo Poco antes de la liberación, Pascual Pascual, Rogelio 44 Propietario 6-2-37 después de salir de la cárcel, se lo llevaron a Colmenar y los mataron Reina Solórzano, Francisco Ruiz Bueno, Rafael 25 Obrero 21-8-36 Rojo. Asesinado por haber matado a Domingo Arrebola. Rojo. Asesinado por haber matado a Domingo Arrebola. Estaba enfermo y en cueros lo Torres Sánchez, José 36 Cura Párroco 23-8-36 mataron en el campo y luego profanado Vivas García, Eliseo 44 Labrador 11-8-36 Lo sacaron de su casa y lo mataron en el campo

Arrebola Ruiz, Domingo

30-7-36

Cobos Castilla, Domingo

39

1-10-36

Cobos Jiménez, Antonio

45

Ganadero

1-10-36

Núñez Moreno, Rafael

64

Propietario

11-8-36

16

Obrero

21-8-36

4. Aspectos militares.

81

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López La guerra estaba ahí. Desde los primeros días era imprevisible percibir la configuración de los frentes y nada se sabía de las posiciones de ambos bandos a no ser por las noticias de los periódicos sobre victorias o derrotas del <<movimiento subversivo>> en capitales y grandes ciudades. En la provincia malagueña las primeras acciones no dejaron de ser efímeras escaramuzas con escopetas anticuadas en un cuerpo a cuerpo (como las antiguas batallas del siglo XIX). Milicias que se agrupaban en torno a una o varias columnas y, montados en camiones o en trenes, se dirigían a supuestos frentes: pueblos, aldeas, puertos de montaña, puentes estratégicos. Tropas con nombres particulares: “Libertad”, “Siempre Rayo”, “Sin Miedo”, “Faro”, “Metralla”; O con títulos honoríficos, fundadores o mártires de la revolución: Batallón “Pablo Iglesias”, “Ascaso”, “Aida Lafuente”, “Lenin”, “Largo Caballero”, “Andrés Naranjo” o “Pedro López”. El miliciano de los primeros días de la sublevación era un campesino, un albañil o un empleado de comercio vestido con mono, camisa blanca, alpargatas gastadas, cigarro en boca, fusil al hombro y entusiasmo de acero. Pero también era un individuo mal instruido en el arte de la guerra (seguramente con mala puntería), sin disciplina, sin apenas pertrechos, sin obediencia a mandos, el cual avanzaba hacia el puesto a conquistar en formación caótica. Muchos jóvenes se hicieron milicianos por las 10 pesetas que ganaban. Así que ya desde el mismo 20 de julio en adelante milicias y soldados malagueños se dirigen a diferentes puntos en los que se preveía la presencia de los sublevados. El 21 llegan a Alfarnate, y desde aquí se inician avances a los pueblos de Bracana, Tocón y Montefrío. Poco después se toma Loja. Desde que en Agosto de 1936 se creara la Inspección General de Milicias hasta Septiembre, en el que se forman en Málaga unas 23 compañías. De las heterogéneas milicias, en la Axarquía las primeras columnas llegan a finales de julio. En Alfarnate-Alfarnatejo se creó una avanzadilla constituida por la compañía nº 10, llamada columna “Aida Lafuente”, la cual se instaló el 22 de julio, creando una línea en el Puerto de los Alazores. La población de los pueblos limítrofes (Periana, Riogordo, Colmenar, Alfarnatejo) tuvo que prestarse a ellos.

82

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

Vista general del Puerto de los Alazores

Otras dos compañías, la 6ª llamada de “Campesinos” y la 7ª liderada por un tal Serrano se instalan en Ventas de Zafarraya y forman otra avanzadilla. La finalidad era auxiliar Granada, tomando posiciones de enlace. De esta manera el 1 de agosto se dirigen más efectivos hacia Loja, otras unidades parten hacia Alhama de Granada. Pero el 6 de Agosto el mando malagueño recibe su primera gran derrota: Antequera cae ante los sublevados, así como Granada capital. Un día antes Franco había completado el puente aéreo desde Melilla a Sevilla (el primero de la Historia). Las tropas regulares, expertas y bien provistas de armamentos, inflaron los efectivos del Ejército del Sur, lo suficiente para ejecutar una maniobra a gran escala. Los nacionales consiguen hacer unas tenazas sobre Málaga y conectar Sevilla-Granada-Córdoba. El 15 de agosto toman Archidona. El 19 cae Alameda. La situación va tomando síntomas de precariedad. No obstante, Franco se olvida de Málaga por un momento y decide dirigirse hacia Madrid.

83

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

5. El avance nacional
La relación del avance sistemático sobre Málaga se puede resumir así: del 12 al 30 de agosto se ocupan Archidona, Fuente Piedra, Humilladero, Antequera, el nudo ferroviario de Bobadilla, Loja, Alameda, Villanueva de Tapia y Villanueva de Algaidas. La conquista de Campillos, Sierra Yeguas, Almárgen, Peñarrubia, Cuevas del Becerro y Teba, como acciones prioritarias despejarán el camino para que el 16 de Septiembre se conquiste la plaza de Ronda. A renglón seguido, el 18 de septiembre caerán Arriate, Ubrique, Villaluenga, Benaoján y Montejaque. El 26 Cortes de la Frontera y Jimena de Líbar y el 28 Atajate, Algatocín y Gaucín. El 3 de octubre se toman Casares y Alpandeire. El 8 San Martín del Tesorillo y Manilva. El 20, Faraján y Alpandeire. Este último se conquistó el día 3, pero las fuerzas republicanas lo recuperaron hasta el 20. Ante esta situación, el bando frentepopulista a mediados de Octubre de 1936 ordena la reestructuración del ejército y la formación de batallones. Los problemas de coordinación militar, la falta de oficiales expertos, de mando único fijo y los conflictos entre milicias sindicalistas provocan una situación desorganizada en el seno de la propia logística y autonomía de las tropas. A todo esto se suma la falta de recursos bélicos (munición) tan patente a lo largo de los meses siguientes. Se construirán fortificaciones (Puerto de los Alazores, Ventas de Zafarraya) con líneas defensivas de segundo orden en los pueblos limítrofes de los sectores.

84

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Batallones del Frente Popular 42 Comisario Político Sebastián Lara

Nombre

Mando Francisco Fernández. Garrido

Lugares donde operó El Burgo, Puerto del Viento recuperó posiciones perdidas; Cuesta Reina. Para frenar a los italianos.

Nº 1 Metralla

Nº 2 Méjico

Guarneció El Chorro y con el 1º en columna motorizada, defendió José Recalde Gallardo y Ríos Cartajima y Marbella. Defensa de Vela respectivamente Motril en el repliegue a Almería y base de la 52 Brigada con el Metralla. Guarneció frente de Estepona y San Pedro Alcántara, Marbella, Ojén. Replegado a Málaga y Almería se incorporó a la 55 Brigada con el nº 219

Nº Casanellas

3

Juan Serrano

No consigna

Nº 4 Rusia

Ramos

Carlos Cobeta

Guarneció Zafarraya, Ojén. En el repliegue sobre Málaga y Almería quedó en Alhaurín Grande para Alonso proteger fuerzas de Burguete que operaba en la costa. Los escasos supervivientes se incorporaron en Almería al Bon. Casanellas.

Nº 5 Antequera

Antonio García Prieto

Guarneció Wª del Trabuco y Wª Juan A. Areste e Rosario. Se replegó sobre Málaga y Isidro Lara Almería roto el frente por Alfarnate. Hoy se encuadra en la 52 Brigada. Cañas Guarneció Valle Abdalajís, replegándose sobre Málaga y Almería pasó a formar parte de la 51 Brigada. Por falta de armamento estuvo en Málaga hasta caída de Marbella. Actuó frente a Marbella y Puerto Ojén victoriosamente. Replegado sobre Almería se unión a la 51 Brigada menos de la mitad de sus efectivos.

Nº 6 Largo Cristóbal Caballero Aguilar

Nº 7 Izquierda Comandante. Republicana Yanes

No consigna

Nº 8 Iglesias

Tente. Carabineros Pablo Antonio Lanjarín Fernández. Mario D´Ancona Comandante.

Relevó al Méjico en el Chorro donde Enrique fue relevado por el 11(Noy del Sucre), Mowbray Manuel Melgar regresando a Málaga y se unió a la 51 Brigada en Almería. Valle Guarneció Alfarnate, Ardales y operó en el Burgo. Se replegó a Málaga y Almería y formó parte de la 51

Nº 9 Avance

Comisario Peña

RAMOS HISTOS, JUAN A.: Ob. Cit. Pag 416-418. En su libro hace un excelente estudio sobre los aspectos militares del bando republicano durante los 7 meses de guerra en Málaga. En el cuadro hay algunas anotaciones mías **.

42

85

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Murió en Burgo el Brigada.

Nº 10 Unión No consigna Republicana

No consigna

Guarneció Sierra Real y se replegó a Almería distribuyéndose sus componentes salvados (¿)entre Batallón Casanellas y Valero de la 78 Brigada. Últimos días estuvo parte de él en el Chorro y Venta de Zafarraya replegado a Almería forma parte del Batallón Casanellas y la 16 Brigada. Por falta de armamento, no salió de Málaga. Guarneció Alfarnate, menos una Compañía que estuvo en Puerto Ojén. Hace frente a las tropas nacionales durante todo el día 6 de febrero en el Puerto de los Alazores**. Al huir hacia Almería se unió a la 51 Brigada. Actuó en el Puente de Don Manuel al N. de Vélez Málaga. Vuelan el puente el día 7 de febrero para frenar el avance de las columnas italianas**. Replegado a Almería forma parte de la 52 Brigada. No actuaron. Varias compañías permanecieron en el sector Alfarnate instruyéndose. Replegado a VélezMálaga donde fue desarmado, huyó a Almería, se unió al Batallón Casanellas y luego a la 55 Brigada Mixta Bon. 219 ** No actuó.-está en la 51 Brigada Se dedicó a tareas de fortificaciones en Vélez-Málaga. Huyó hacia Almería junto a Batallón Granada-Loja **

Dirigente Nº 11 Noy del Partido Sucre Sindicalista Nº 12 Margall Pi y

Vallejo

No consigna por no No consigna recordar

Nº 13 Mario José Carrasco Peña D´Ancona

Nº 14 Stalin

Álvarez JJSSUU

de

Muñoz Zafra

Batallones: números 15-16No consigna 17 GranadaLoja

No consigna

Nº 18 U.G.T. Nº 19 Málaga Vélez

Juan Guevara Alfredo Bietenharder Sieber 43 **

No consigna Beltrán Fortes**

Alfredo fue un brigadista suizo. Estuvo en la Legión Extranjera y durante la República se afincó, primero en Sevilla, y luego en Vélez-Málaga, donde le pilló la sublevación. Murió en los años 60 en Lausanne (Suiza)

43

86

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

Ficha del Batallón “Pablo Iglesias” En el sector de Alfarnate operaron la columna “Aida Lafuente”, el Batallón nº 9 “Avance”, nº 13 “Mario D´Ancona” y destacamentos del Regimiento Vitoria.

Restos de bunker en el Puerto de los Alazores

87

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

Interior del bunker Por fuentes testimoniales se sabe que allí donde se formaba un batallón o una sección del mismo los reclutas novatos eran adiestrados en las inmediaciones del pueblo, en cementerios o en llanos, en prácticas de tiro y maniobras con el fin de preparar a los futuros soldados para combatir en el frente. Muchos milicianos de los Batallones realizaban tareas de vigilancia y defensa, observaciones en puntos estratégicos como las ventas, cruces de carreteras o apostados en cortijos. Pero la mayor parte nunca llegaron a estar operativo y menos a efectuar acciones de guerra por falta de armamento. En los pueblos de Alfarnate, Alfarnatejo, Periana, Riogordo y Colmenar se reorganizó el Batallón Granada-Loja, cuyas milicias eran instruidas en las inmediaciones del cementerio.

88

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

Milicianos y guardia de asalto a la derecha.

Obús de un avión nacional que no llegó a explosionar en las inmediaciones de Riogordo

89

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Las fuerzas malagueñas se distribuían en 4 sectores y comprendían a finales de 1936 44 : o o o o o Puesto de mando Alfarnate: 1.479 hombres (1.244 fusiles, 6 ametralladoras, 9 fusiles ametralladoras y 5 morteros) Puesto de mando Estepona: 1.045 hombres (1.100 fusiles y 8 cañones de 105) Puesto de mando Alora: 3.278 hombres (8 ametralladoras, 4 fusiles ametralladoras y 20 cañones de los calibres 70, 75, 76, 105) Puesto de mando Villanueva del Gauche: 1.726 (2 ametralladoras, 10 fusiles ametralladoras, 3 morteros y 12 cañones de 70, 76) TOTAL: 7.528 hombres, no todos armados.

Alfarnate jugó un papel de línea de primer orden. Abastecía a las milicias del frente de los Alazores y conformaba un punto de tránsito intermedio con la capital. Los vecinos de Alfarnate incluso se vieron obligados a hospedar a muchas de las unidades en sus propias casas. Sin embargo, los grandes problemas que va a tener el bando frentepopulista yacen en la escasez de municiones a finales del año, la falta de coordinación y cohesión entre las milicias anarquistas y comunistas, los continuos cambios de mando único 45 que repercuten en las acciones y la carencia de estrategias definidas. Pero, sobre todo, la indisciplina en los frentes, más preocupados en <<sembrar la revolución que defender o consolidar los frentes>> 46 . Un acontecimiento aún más importante llegará a ser relevante: la intervención extranjera a principios de 1937: la llegada de los italianos CTV y la Legión Cóndor alemana. En Vélez-Málaga el Batallón de Milicianos Antifascista nº 19 fue el último en organizarse de los de Málaga. Liderado por un brigadista suizo, el comandante Alfredo Bitenharder Sieber, construyó trincheras en la línea de la Cruz del Cordero (salida norte del pueblo), instruyó a milicianos, realizó rondas de vigilancia por los pueblos y apoyó en la construcción del campo de aviación en la vega del río Vélez.

RAMOS HITOS, JUAN A. Ob cit. Pag 436 En 7 meses se cambió 9 veces de mando: Pedro de las Heras Alsina, 11 días; José Asensio Torrado, 8 días; Rafael Sánchez Paredes, 40 días; Luis Romero Bassart, 50 días; Simón Calcaño, 15 días; Manuel Fernández Arteaga, 47 días; Francisco Mejide Gurrea, 1 días; José Villalba Rubio, 20 días; Enrique García Barrera, 2 días. 46 RAMOS HITOS, JUAN A. Ob cit. 407
45

44

90

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

Pilotos rusos en Vélez-Málaga. De Izquierda a derecha. Primera fila: Miroshnicenko,Agafonov, Erlykin y Zakharov. Segunda Fila: Shmelkov, Kovalevski, Richagov, Kovtun

Ciertamente, seis pilotos de la Unión Soviética, acompañados de otros seis españoles, mecánicos y soldados, llegaron a Vélez-Málaga con la misión de construir una pista de aterrizaje desde donde se llevarían a cabo misiones de vuelo contra los frentes. Por orden del Comité de Trabajo se obliga a los vecinos del pueblo a que colaboren en tal construcción. 6 cazas “moscas” 47 de color verde pistacho, conducidos por Anton Vikentyevich Kovalevsky (a) Casimiro y otros pilotos relucieron desde enero por el cielo de la Axarquía.

47

Cazas rusos Polikarpof, denominados coloquialmente “chatos” y “moscas”.

91

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

Plano de la pista de aterrizaje

92

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

6. LA CAÍDA DE MÁLAGA Y EL ÉXODO DE LA POBLACIÓN
A principios de 1937 Queipo de Llano ya cuenta con los refuerzos italoalemanes. Va a organizar una ofensiva final sobre Málaga. No será hasta finales de enero cuando concentre su ejército en la zona Osuna-Montilla-Cabra-Lucena, situada entre las provincias de Sevilla y Córdoba. El general Franco se encontró en esa fecha que tenía a su disposición una gran unidad, con cerca de 10.000 hombres bien armados e instruidos. Con todo, a estas tropas se les unieron los 9.000 soldados nacionales que logra adjuntar, sumado a la aviación italoalemana. La Málaga republicana, en realidad, se encontraba en una situación desastrosa. Los continuos cambios de mando único, la falta de instrucción entre los soldados y de cohesión de las tropas, carencia de tanques, aviación, artillería antiaérea y apoyo marítimo influyó enormemente en la caída de la provincia. La reconstrucción de Estado llevada a cabo por Largo Caballero apenas surtió efecto aquí. Y es que Málaga
El coronel italiano Mario Roatta lideró a sus tropas de camisas negras.

fue una «república independiente» 48 en el transcurso de la guerra civil. Aparte, el Gobierno Central pareció ignorar las súplicas del envío de efectivos que

constantemente recibía de la capital malagueña. Se debió a la mirada suspicaz que lanzaba el Mando Central por la caótica situación que se vivía en Málaga con respecto a los conflictos entre la CNT y PCE. El enfrentamiento, a veces violento, entre ambos sectores contribuyó a plantar la desorganización de la zona. Por eso, y quizá motivado por esa situación de «independencia» o <<desorden>>, el Gobierno republicano no prestó mucho apoyo militar
49

. Pero no fue esto lo único. Hubo esfuerzos por

reestructurar el ejército popular, formando nuevos batallones, aunque fueron en vano, ya que carecían de un cuerpo de oficiales de rango medio especializados. La indisciplina fue otro factor negativo, milicias que no obedecían órdenes de superiores. En fin, el Gobierno de Madrid sacrificó Málaga porque ya no le interesaba tenerla a buen recaudo.

QUIROSA-CHEYROUZE Y MUÑOZ, RAFAEL: Almería, 1936-37. Sublevación militar y alteraciones en la retaguardia republicana. Almería, Servicio de Publicaciones de la Universidad, 1996, pp. 157-170. 49 El profesor Antonio Nadal, que ha investigado sobre el desarrollo de la contienda en Málaga, se inclina más hacia el abandono gubernamental como causa de la pérdida de la provincia malagueña: «No hay entendimiento entre Málaga y Asensio. Entre Málaga y Largo Caballero. Dicha capital, tuvo una existencia muy específica y faltó decisión y claridad para fortalecer la unidad para la defensa. Pero junto a esto, también podemos afirmar que Málaga fue abandonada, por el Gobierno, por el ejército...». NADAL, NADAL: LA Guerra civil en Málaga. Ob cit, p. 379.

48

93

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Burnett Bolloten describe la situación de la provincia así: <<falta de disciplina y organización militar, (…) confusión y desorden en la retaguardia, irresponsabilidad de oficiales profesionales y jefes de milicia, lucha entre las diferentes posiciones en perjuicio de las operaciones militares, esfuerzos proselitistas del Partido Comunista, negligencia en la construcción de defensas, traición de dos comandantes de fortificaciones, suministro insuficiente de armamento, falta de apoyo de la flota y la aviación, y la negativa del Ministerio de la Guerra a enviar la ayuda solicitada por los jefes del sector malagueño>> 50 . No obstante, también existe un tercer factor muy importante. En palabras de Antonio Nadal, Los combatientes republicanos el 11 de Enero de 1937 se distribuían en <<los subsectores de Estepona, Álora, Villanueva de Cauche y Alfarnate (y Boquete Zafarraya), un total de 11.950 hombres, con 8.132 fusiles, 57 fusilesametralladores, 33 ametralladoras, 22 morteros y 16 cañones>> 51 . Insignificantes efectivos para la defensa de más de 200 kilómetros de frente. Hasta la caída van a ingresar en el frente 6.000 hombres emplazados en Málaga pertenecientes al

Regimiento Infantería Vitoria, Guardia Nacional Republicana, Asalto, Carabineros y las Milicias que formaron unas 30 compañías, todas ellas casi carentes de munición e inactivas. Más tarde, 4.000 combatientes se envían a última hora procedentes de otras unidades: 410 hombres del Batallón Naval de Cartagena. 510 miembros del Batallón de la 20 Brigada. 4 batallones del Regimiento 34. Del Batallón de Carabineros y del antiguo de milicias “los Castúos” 650 hombres, con los inconvenientes de que éstos estaban sin uniformar, llevaban 15 cartuchos por fusil que se les entregaron en el momento de salir de Almería hacia Málaga a donde llegan el 26 de Enero. El día 4 y 5 de febrero mandan salir otros 2 batallones desde Almería. Al material existente, se le agregan 6 blindados que no llegan hasta el 3 de Febrero; una batería del 115; 2 baterías antiaéreas de tres piezas del 7´62, quedando una en Motril y la otra no llega a montarse 52 . La reorganización del ejército en Málaga se hace tarde y mal. También, Se dispuso el envío de 3.000 fusiles y 32 ametralladoras y 400.000 cartuchos del 7mm que llegan a Málaga el día 6, con las que se arman a los batallones Méjico y Metralla, que no entran en acción y tienen que retroceder a Almería entre el 6 y el 7 53 .

BOLLOTEN, B.: La Guerra Civil española: Revolución y contrarrevolución. Madrid, Alianza Editorial, 1989, p. 538. Relato del coronel José Villalba. 51 NADAL, ANTONIO: La Guerra Civil en Málaga. Ob cit. Pag 368. 52 NADAL, ANTONIO: La Guerra Civil en Málaga. Ob cit. 376-377 53 Ídem.
50

94

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López Pero estudiemos los acontecimientos de los últimos días. A mediados de Enero cae Marbella y Alhama. Se crea un cerco total, mientras que la única salida que tenían los republicanos era la carretera de Málaga-Almería, la cual es vigilada

constantemente por el crucero Canarias que impide con su artillería secundaria la llegada de refuerzos. Al mismo tiempo, el guardacostas Arcila y los bous armados Pemartín, Torralla e Iñasi llevan a cabo una vigilancia antisubmarina en defensa de los buques que apoyan a las fuerzas terrestres desde primeras horas de la tarde del mismo día 14. El 15 ocupan San Pedro de Alcántara. La flota frentepopulista efectua un crucero por el Mediterráneo los días 14, 15 y 16 54 . De nada sirve, pues no acaban por enfrentarse a la Flota Nacional, regresan. El día 20 se hace a la mar una fuerte agrupación naval frentepopulista, constituida por los cruceros Libertad y Méndez Núñez y los destructores Almirante Antequera, Alcalá-Galiano, Lepanto y Sánchez Barcáiztegui, con la misión de efectuar un crucero por el Mediterráneo, hacia el Sur, batiendo al enemigo caso de encontrarlo 55 , pero no llegan a profundizar hacia poniente del mar de Alborán por temor a los submarinos avistados de origen desconocido, en realidad italianos. Estaba claro que la flota republicana carecía de apoyo aéreo y de submarinos. Mientras en tierra, el día 22 de enero se inicia el avance nacional. El 24 el mando republicano planea una actuación combinada con fuerzas de mar, tierra y aire en los frentes de Málaga y Motril 56 . Por parte de la flota han de participar el acorazado Jaime I, el crucero Libertad y ocho o nueve destructores, organizados en dos agrupaciones operativas; un grupo de aparatos de bombardeo ha de apoyar la acción la acción de las fuerzas de superficie. Pero la operación no se lleva a cabo. La desmoralización cunde en Málaga. El grueso de la Flota republicana no llega a rebasar el Cabo de Gata hacia poniente y los buques nacionales prosiguen sus operaciones navales sin oposición alguna en el mar. Todo parece concluir el día 5 de Febrero. Queipo de Llano, establecido su Cuartel General en Antequera, recibe a Franco que conferencia con los jefes de las unidades combatientes. Por la noche al evidenciar que el frente se ha roto, retorna a Sevilla. La estrategia era la siguiente: Se organizaron tres grandes columnas. Partió una desde Marbella mandada por el
Órdenes de operaciones núm. 27 y 29. En HERNANDEZ SÁNCHEZ BARBA, MARIO (dir.): <<Instituciones Armadas en el siglo XX>>. Las Fuerzas Armadas Españolas. Historia institucional y social. Volumen VI. Alambra Asuri. Madrid. 1986. Pág. 287 55 Órdenes de operaciones núm. 31, de 20 de enero de 1937. Ídem 56 Instrucciones de operaciones del Estado Mayor de las Fuerzas Navales de la República para el jefe de la Flota. SHEMA. En HERNANDEZ SÁNCHEZ BARBA, MARIO (dir.): <<Instituciones Armadas en el siglo XX>>. Las Fuerzas Armadas Españolas. Historia institucional y social. Volumen VI. Alambra Asuri. Madrid. 1986. Pág. 288
54

95

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López coronel Borbón, duque de Sevilla; los italianos, con Roatta al mando, tomaron RondaAlhama como base de partida y desplegaron dos columnas una desde Antequera y otra desde Alhama; y la columna del coronel Espinosa se colocó en Órgiva para cortar la retirada a quienes huyeran de Málaga hacia Motril. La marina facilitaba el fuego en sus baterías; 33 cazas Fiat, 34 bombarderos y cazabombarderos apoyaron desde el aire. Una estrategia completa.

Columna de Italianos bajando por la Carretera de Colmenar-Málaga

96

TIERRA, REVOLUCIÓN Y GUERRA. La Guerra Civil en la Axarquía. Francisco Miguel González López

Conquista de Málaga. Operaciones por el Este.

97

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

Columnas Italianas que entraron por la Axarquía 57 COLUMNA DEL CENTRO Carretera Loja-Colmenar-Málaga A las ordenes del General de Brigada Edmondo Rossi "Arnaldi" 1 GRUPO DE BANDERAS Coronel Balestrieri BANDERA (Carroccio) BANDERA (Aquila) BANDERA (Leone) BANDERA AGREGADA (Lupi) - Batería de artillería de Acompanamiento de 65/17 - 1 Compañía de Carros de Asalto, al mando del Capitán Oreste Fortuna - 2 Pelotón de Auto Blindados - 1 Companía de Moto Ametralladoras Un Pelotón de Ingenieros - Una Agrupación de Artillería formada por: Una Batería de 75/27 mm Dos Batería de 105/28 mm - Dos Baterías de 149/12 mm - Una Sección A/A de 20 mm (de la 2ª Batería)

COLUMNA DE LA Carretera Alhama A las ordenes del Coronel

GRUPO DE BANDERAS IZQUIERDA 4 Francesco Gidoni Vélez-Málaga Console BANDERA (Toro) BANDERA (Bisonte) Guassardo "Gusberti" BANDERA (Búfalo) - Batería de artillería de Acompanamiento de 65/17 - Batería de 105/28 mm del 1 Grupo Batería A.A. de 20 mm - Pelotón de Carros de la 3 Companía - Sección de Ingenieros

Durante todo el sábado 6 de febrero se libran duros combates en el frente de Alfarnate y en Zafarraya. En el puerto de los Alazores los republicanos se enfrentan a un fuego intenso de gran calibre y a la aviación al mismo tiempo que los defensores apenas pueden contenerlos; el frente se rompe. El domingo 7 por la mañana las columnas
57

italianas,

en

conjunción

con

regulares

marroquíes,

van

bajando

MARTÍNEZ BANDE, JOSÉ M.: La campaña de Andalucía. Editorial San Martín S.L. Madrid. 1986. Pág. 258-60

98

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ sistemáticamente por la Axarquía. Los italianos de Gusberti estaban a las puertas de Vélez-Málaga y la columna que cruzó el Puerto de los Alazores, a pocos kilómetros de Málaga. Ese mismo día todo el mundo huye hacia la costa y a su paso van dejando la noticia de que las tropas vienen pisándole los talones. El pánico cunde en todos lados. Para cortarles el paso a la columna que bajaba por el Boquete de Zafarraya volaron el Puente Don Manuel. La explosión suena incluso en Comares. Un dato curioso nos lo ofrecen las charlas de Queipo de Llano expresando los partes de guerra.

6 de febrero de 1936:
“En el sur se ha desarrollado una intensa ofensiva contra Málaga operando distintas columnas.
De Alhama salió una columna que ocupa Zafarraya, Ventas de Zafarraya y Boquete de Zafarraya. Otra salió de Loja, ocupando el Puerto de los Alazores, dominando las avanzadas el pueblo de Alfarnate (…) “

7 de febrero de 1936:
“el día de hoy ha sido magnífico para nuestras fuerzas. La columna que salió ayer de Alhama y
ocupó el Boquete de Zafarraya y el Almendral, ha descendido hoy casi a Vélez-Málaga, que no ha podido tomar por encontrar un puente volado; será ocupado hoy. La columna de Loja, que dominó ayer el puerto de los Alazores, ha entrado hoy en Alfarnate, Alfarnatejo, y después en Colmenar, subiendo las columnas a las lomas por la carretera divisoria de las aguas y coronando el Puerto del León, que tuvieron que asaltar con granadas de mano, quedando en posición de él a 16 kilómetros de Málaga (…) “

8 de febrero de 1936:
“La columna que salió de Alhama anteayer y había ocupado Zafarraya, Ventas de Zafarraya y
Boquete de Zafarraya, y que ayer pernoctó a 12 kilómetros de Vélez-Málaga, ha tomado hoy las lomas que dominan el pueblo y creo que a estas horas, aunque aún no recibí el parte oficial, estarán ya dentro del pueblo y alguna vanguardia habrá avanzado hasta la carretera de la costa (…) “ 58

58

NADAL, ANTONIO: <<Málaga en las charlas de Queipo de Llano (1936-1937)>> en Jábega. Nº 24. 1978.

99

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ La aviación italiana para amedrentar a la población bombardea los alrededores de Alfarnate, Colmenar y Riogordo acompañando el avance de las tropas motorizadas italianas, tanques y un sin fin de camionetas con soldados en su interior. La gente huyen a refugiarse a los campos, los pueblos prácticamente se vacían. Muchos deciden huir hacia Torre del Mar y desde allí coger la carretera de Málaga-Almería: única vía de escape. Otros, eligen esconderse en el campo, en algún cortijo abandonado. El lunes 8 a las 1:50 de la tarde entran desde la carretera del Trapiche al interior de Vélez-Málaga tanques orugas italianos. Irrumpen en la población y disparan varias veces hacia el aire con las ametralladoras. Mucha gente se asusta y se resguarda en sus casas; otros miran con curiosidad pensando que ya habían llegado los “salvadores”. El pueblo es un desierto 59 . Al poco, entran cuatro tanques más y varios motoristas. A las 2:30 comienza el desfile de camionetas de italianos que recorre Vélez de una punta a otra. Las tropas moras entran andando y a caballo por la parte de la ciudadela-vieja (La Villa) y a su paso saquean casas desocupadas por los aterrorizados civiles. En las calles aparecen manifestantes gritando ¡Viva España! ¡Viva Italia! En el Ayuntamiento se pone la bandera bicolor. La Axarquía había caído junto a Málaga.

7. Huidos. Padrón de habitantes.
Cuando el frente cayó, las milicias de la avanzadilla de Los Alazores, conjuntamente con la población, huyeron primero hacia la capital, por la carretera de Colmenar-Málaga y de allí continuaron por la carretera de la costa. O bien tomaron la carretera hacia Comares y de allí a Vélez-Málaga. En cuanto a la cuestión de los refugiados, con la Caída de Alhama y Loja, a principios de 1937 la Axarquía comenzó a recibir una gran afluencia de huidos. Esta situación está claramente reflejada en las Actas del Pleno del Ayuntamiento de Colmenar. Según el documento fechado el 30 de enero de 1937, desde hacía unos cuatro meses el pueblo carecía de médico; de los dos que había, uno se exentaba y otro se encontraba en la Sanidad Militar. Así, exigían un médico para atender a los

Por la noche las milicias volaron el Teatro Principal, convertido en polvorín por el Batallón Vélez, para que la munición no cayera en manos nacionalistas. Se produce tal pánico que ya, a altas horas de la madrugada, muchos comienzan a huir en dirección Almería.

59

100

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

700 refugiados

que se encontraban en el pueblo 60 . En Periana se contabilizan

los siguientes refugiados a través de los Oficios-Correspondencia: <<28 de diciembre de 1936. Se constituye una Comisión de Refugiados>>; <<18 de enero de 1937. Llegan más de

100 refugiados

y no paran de llegar del campo de Loja y

Alfarnate>> 61 . En Alfarnate no tenemos datos exactos, pero los vecinos afirman que todas las casas se llenaron de refugiados.

No sabemos con exactitud cuántos murieron por el camino a causa de los obuses enemigos. Este tema es una asignatura pendiente aún. Lo cierto es que hoy en día se están ampliando las bibliografías sobre el tema de la carretera de MálagaAlmería 62 . Cuando los pueblos fueron cayendo uno a uno, muchos vecinos inundados por el pánico salieron andando hacia Almería (única zona republicana a su alcance). Marcharon con lo puesto, o con todos los bártulos que pudieron transportar. Pero, ¿Cuál fue el motivo por el que huyeron? La mayoría de la población civil no lo tenía muy claro. Sólo podemos afirmar una serie de causas coyunturales que hemos vislumbrado en las múltiples entrevistas a individuos que vivieron este nefasto episodio:

1. El miedo que produjo las vulgares charlas de Queipo de Llano a través de Radio-Sevilla, en las que afirmaba que: - las mujeres de los “rojos” y de los “castrados milicianos” sabrán lo que es un hombre cuando fuesen violadas por sus tropas moras -. O a través de sus siniestras insinuaciones en las que proponía que al entrar en algún pueblo morirían 10 por cada <<persona de orden>> asesinada por los marxistas. Esto causaría un tremendo efecto desmoralizador. 2. Los refugiados y sus noticias: Los refugiados venidos de otras partes de Andalucía contaban las barbaridades que se competían en los pueblos conquistados por las tropas rebeldes. Hablaban de piquetes de ejecuciones, del saqueo de los moros a casas republicanas, de los fusilamientos sin previo juicio, del fenómeno de “pelar” a las mujeres obligándolas a beber aceite de resina y pasearlas por las calles, de las humillaciones, etc.
60 61

Oficios-correspondencia ayuntamiento de Colmenar tomo 1936. Oficios-correspondencia ayuntamiento de Periana tomo 1935-1937. 62 Exhaustivos trabajos de Encarnación Barranquero y Lucía Prieto.

101

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ 3. El clímax de guerra se incrementó: La tensión que se vivía a causa de los bombardeos continuos sobre la capital o en algunas zonas malagueñas. “las pavanas” 63 o aviones que descargaban sus obuses, el estrés de los últimos días con la caída a modo de dominó de los pueblos, el incremento de la militarización, las actividad bélica en el frente, los Hospitales de Sangre, los heridos de guerra y sus narraciones, las noticias de los sangrientos sucesos de otras partes de España (Badajoz, Sevilla, Granada), todo esto produciría una sensación de enorme pesimismo. 4. Los que temían futuras represalias: Los que formaron parte de Comités, o afiliación sindicalista y actuaron en patrullas, piquetes de ejecución, incautación de fincas y ganado, destrozos de la iglesia del pueblo y quema de imágenes, saqueos de casas de señoritos. En fin, todos los que se dejaron arrastrar por la revolución se vieron en peligro de ser sancionados bajo pena de muerte, torturas o cárcel. Algunos tenían las “manos manchadas”. Otros, sin embargo, pese a no haber intervenido en nada, con sólo tener el nombre en el listado de los componentes del Comité o poseer algún familiar implicado en los hechos se vio con la necesidad de huir. 5. Los que huían por mero temor: Las personas, no ignorantes, sino víctimas de un pánico de masas, adjunto a todas las anteriores coyunturas, decidieron huir. Muchos milicianos, en las últimas horas del escape, hostigaron con mensajes violentos a la población civil afirmando que <<los nacionales no dejarían a nadie con vida>> y que <<los moros venían cortando cabezas>>. La gente humilde, al escuchar esto, sumado al pánico general y al fluido de gente venida de otros pueblos, emprendió la marcha, pese a que eran meros agentes pasivos y neutros en los sucesos acaecidos durante los siete meses de dominio frentepopulista en Málaga. 6. Los milicianos: Es cierto que entre la masa que caminaba hacia Almería iban milicianos y soldados republicanos en desbandada, pues sus Batallones o Compañías se habían resquebrajado totalmente. Muchos cogieron la carretera, mientras que otros tomaron senderos de montaña para ocultarse del fuego enemigo. De todas formas, el porcentaje de población civil desborda a la de milicianos, los cuales
Término coloquial adquirido por los lugareños de los pueblos de la montaña cuando veían acercarse un avión.
63

102

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ tenían como misión llegar a Almería para reagruparse o fusionarse con otras unidades.

José Ferrer Alba, presidente de las Juventudes Socialistas Unificadas de Alfarnatejo, huyó uno de los primeros al entrar las tropas nacionales en su pueblo:

Un día a las 5 de la tarde salgo del Molino a por mi mujer porque decían que los fascistas habían roto el frente. Y uno de Alfarnate me dijo que yo le había robado una fanega de trigo. Yo únicamente molía el trigo que traían para el Comité, eso sí, yo ya no se de quién era el trigo. Entonces huí, pero antes puse la bandera republicana en la veleta del campanario de Malinfierno. Me fui a los Pulgarines y de allí a Riogordo. Iba con una yegua y llevaba un revolver que me regaló un primo mío y me acompañaba el “torciones” del pueblo. Yo no probé el arma. Antes de partir le dije a mi mujer que no me siguiera porque lo mismo se tenía que echar a la sierra y dormir al aire libre entre matojos y yo no quería que ella hiciera eso. Entonces ella se volvió. Yo tiré para Riogordo con unos pocos de milicianos. Me dieron municiones, saquillos de balas, y las eché sobre la yegua. Entrando a Riogordo iban conmigo unos carabineros y se nos cruzó un pastor con un rebaño de cabras. Uno de los carabineros le dijo al pastor: - amigo, ¿me vende usted un chivillo? – y éste contestó: - coge usted el que quiera -. Claro, si se negaba, se lo quitarían de todas formas. (se ríe). Estando en esa conversación sale del ayuntamiento el alcalde, digo yo, con dos guardias de asalto. Entonces le dije al “torciones” que yo me iba detrás de estos. Y así lo hice y fuimos a parar cerca de Comares. Estando cerca de Comares, en un pueblo al lado nos tacharon de cobardes por “correr a los fascistas”. Al amanecer, sentí unos cañonazos muy fuertes que venían del puente Don Manuel. Eso significaba que los fascistas estaban ya muy cerca. Cuando llego a la carretera de Torre del Mar iba muchísima gente para Almería. Llegué andando hasta Nerja. Allí me colgué en la parte de atrás de un coche Fiat pero el dueño me dijo que con el peso que ya llevaba que el coche no podría tirar, y me eché abajo. Al poquillo, un camión federal se pone al lado mío. – ¡Ese es el mío! – dije. Y me metí debajo del cajón y el tubo de escape me iba a freír. Cogí un chaquetón que llevaba y me lo puse en la cabeza para protegerme del humo. Desde allí al puente de Motril que lo echaron abajo. Como no podían pasar por el puente tuvieron que tirar por un arroyo río arriba. Yo me junté con dos o tres en Motril que aquello estaba a reventar de gente. Nos metimos a las afueras del pueblo en un caserón y allí nos quedamos dormidos. Por la mañana un avión tiró varias bombas. Luego seguimos andando y pasado Motril hay una recta y luego muchas curvas que suben el monte. Allí nos quedamos otra noche, en una especie de gallinero y la mujer nos dio de comer, no se si fueron gachas o migas. Luego seguimos hasta Adra. Allí me quedé a dormir en un local donde pesaban las cañas de azúcar. Aquella noche cené un pedazo de cañadú. Ya desde Adra no nos encontramos con nadie. La carretera se metía para dentro y era llano, llano. Llegué a Almería y estuve por lo menos un mes allí, la cual se llenó de refugiados. Allí también vi un bombardeo en el que murieron muchas criaturitas. Las calles pegadas al

103

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
muelle estaban de bote en bote. Allí cayeron todos los obuses. En Almería se llevaron a todos los de la FAI de Málaga al cuartel de Aviator.

Los Hermanos Rafael y Antonio Jiménez Gallego, Milicianos del Batallón Granada-Loja, naturales de Periana explican:

RAFAEL: Nos fuimos para Almería andando el día 7 de febrero de 1937, huyendo del enemigo que venía por la parte de Alfarnate y Alfarnatejo. A la altura de Nerja y de Maro aquello parecía una carnicería. Por el camino vimos muchos muertos, niños, mujeres, ancianos. Los barcos desde la mar no paraban de lanzarnos bombas y, desde el cielo, la aviación tampoco cesaba. Luego en Almería, como nosotros pertenecíamos al Batallón Granada, nos incorporamos al Batallón Casanellas que más tarde se convirtió en el Batallón 219 de la 55 Brigada Mixta. ANTONIO: yo también vi horrores por el camino hacia Almería. Vi dos niñas, una agarrada a la otra, mientras que una pedía ayuda, la otra yacía boca abajo. Sorpresa fue la mía que cuando levantamos a la niña que estaba en el suelo, ésta estaba muerta por heridas de balas y la otra aún pedía auxilio.

RAFAEL: Tardamos 5 días en llegar a Almería. Andando. Tiré por la zona de los montes de Torrox, antes rodeando Vélez que ya era de los de la derecha. Desde los montes llegué a Nerja y en Maro continué por la carretera. Comíamos lo que pillábamos por el camino. Cosas que encontrábamos en el campo como lechugas, habas.

Existe un relato paradigmático de una vecina de Colmenar 64 en el que nos cuenta que huyó con su familia no hacía Almería, sino hacia Málaga.

Una noche pegaron en la puerta de nuestra casa. Se llegó un amigo diciéndole que, o bien huía, o bien se quedaba aquí expuesto a que lo mataran. Él se negaba porque decía que no había hecho nada. Pero el amigo insistía que esta gente no tendría contemplaciones, que mataría a todo el que pillara. Luego vinieron más amigos suyos y llegaron a convencerlo. Era de noche y mi abuelo cogió una manta y se fue. Le dijo a mi padre que se fueran a Málaga, a Huelin, que allí teníamos familiares. Así fue. Mi padre me cargaba en un hombro a mí, y en otro a mi otra hermana. Mi madre llevaba a mi hermanillo en brazos recién nacido. Así que nos fuimos a Málaga. Yo tenía 8 años y me acuerdo que la carretera se llenó de gente hasta los topes, con cabras, bueyes, mulas. Cuando
64

Mujer anónima. Entrevista realizada el 5 de Julio de 2005 a las 13:00 de la tarde

104

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
llegamos a Málaga, en cada calle estaban los soldados y le decían a mi padre: ¡manos arriba! – mi padre nos dejaba en el suelo y alzaba las manos. Le preguntaban que a dónde iba. Luego nos volvía a poner en sus hombros. Así muchas veces. Hasta que llegamos a Huelin, lugar lleno de gente que se escondía en una especie de refugio. Eran horas de mucho terror. En aquel refugio pasamos varios días.

En el Borge dos testimonios nos cuentan: Francisco Fernández Pendón
Cuando entraron los nacionales (…). Iban de casa en casa, entrando a la fuerza y quitaban los peroles, unas calderas de cobre con asas muy bueno para hacer balas. Las tropas entraron por el camino de Cútar, a pie. Mi casa que estaba en lo hondo del pueblo, era yo chiquillo, cuando llegaron unos soldados a la casa del tío de mi padre que le decían el <<compalito>> y tenía el hombre cajas de pasas en la casa y seretes de higo y los soldados se lo comieron pues él se los ofreció.

Salvador Robles Gómez
Cuando entraron los nacionales los del pueblo, todos, se desplazaron a los campos, a los cortijos conocidos. Entraron por la carretera de Cútar y aquí estaba el hijo de Guillermo Pérez García que era Alférez y dos o tres paisanos de aquí entraron con las tropas. Llegaron al ayuntamiento y comenzaron a coger los cuadros con fotos de políticos republicanos y a tirarlos al suelo y los pisotearon. Cuadros de Indalecio Prieto o de Azaña

Un relato de Alfarnatejo habla de que el seis por la mañana del día 6 de febrero comenzó a escucharse el ruido de la guerra, las ametralladoras y los cañonazos. Tras un día de intensa lucha, el jefe del sector da la orden de evacuación.

Adoración Vegas nos cuenta que ya anocheciendo:

Los refugiados y gente del pueblo comenzaron a andar camino abajo hacia la costa. El camino se llenó de niños llorando, porque se perdían de las madres, de ancianos y de mujeres. Los del pueblo se fueron difuminando por los cortijos que conocían, pero los refugiados siguieron para abajo. Decían que los moros venían cortando cabezas y que no iban a dejar a nadie vivo. Yo y mis padres nos fuimos a la cuesta de la China y subimos al monte. Desde allí pudimos ver al día siguiente los tanques, los camiones pasar y motoristas. También vimos el vuelo de

105

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
varios aviones que tiraron bombas alrededor de Riogordo y Colmenar para amedrentar a los que huían.

De Riogordo tenemos los testimonios de Josefa Narváez Román y Dolores Jiménez Corrado:

Josefa: Antes de entrar los nacionales, de ahí de los montes venían aviones, venían bombardeando; incluso uno murió por una bomba. Nos íbamos al campo corriendo y nos tirábamos al suelo debajo de los olivos para protegernos de las bombas. Ahí en los montes se sentían los tiros y un gran revuelo.

Dolores: mis dos hermanos se fueron a la salida del pueblo y se acostaron en el estiércol. Pero uno dijo que no, que ahí no estaban bien en aquel llanillo y se fueron a otro lado. Cuando volvieron había caído una bomba en el estiércol.

A cerca del número de habitantes civiles que huyó hacia Almería carecemos de datos fidedignos. Alfarnate, Periana y Colmenar tuvo la suerte de recomponer el padrón de habitantes (quemado durante el período revolucionario). Gracias a ellos nos podemos hacer una idea de la población huida.

106

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

PADRÓN PERIANA, HABITANTES EN 1938 65
Este padrón, al ser destruido por los republicanos durante los 7 meses de dominación, los nacionales trabajaron en la realización de uno nuevo. Quedan así las cifras.

• •

HABITANTES DE HECHO…..................................3.123 HABTANTES DE DERECHO…...............................3.123 AUSENTES…..........................................................206

6000 5000 4000 3000 2000 1000 0 1930 C1 1938 1940 Serie1

Datos sacados de www.ine.es correspondientes al padrón de Periana de los años 1930 (4.815 hab.) y 1940 (5.342 hab.); vemos claramente que a finales de los cuarenta la guerra civil ha afectado a la población considerablemente.

Evolución Colmenar

del

padrón

de
1938

habitantes.
1939

1937 residentes presentes

3950

3924

3878

Oficio-correspondencia del ayuntamiento de Periana. Tomo 1937-1940. Según otros oficios se realiza un nuevo padrón porque <<16 de abril 1937. Oficio al jefe de estadística de la Provincia de Málaga. Que durante los meses del ´36 hasta la llegada de las tropas el ayuntamiento estuvo integrado por elementos socialistas y comunistas que hicieron saqueos y persecuciones, quema de documentos de las oficinas y haciendo desaparecer el padrón de habitantes>>

65

107

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
Ausentes Población derecho de

381 4331

426 4353

392 4370

residentes presentes 3960 3950 3940 3920 3900 3880 3860 3840 1937 1938 1939 3878 3924 residentes presentes

PORCENTAJE DE PRÓFUGOS Y HUIDOS EN LOS RESPECTIVOS AÑOS EN COLMENAR
1937

9%

presentes ausentes

91%

PADRÓN ALFARNATE AÑO 1936

Residente presentes Ausentes TOTAL

2433 395 2828

PADRÓN ALFARNATE AÑO 1937
108

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

Residente presentes Ausentes TOTAL

2209 546 2755

PADRÓN ALFARNATE AÑO 1938

Residente presentes Ausentes TOTAL

2098 610 2708

Según padrón del año 1937. Sección ausentes. Nombre Antonio Llamas García Cristina Pascual Bolaños Cristina Ortigosa Martín Domingo Verdugo Ortigosa José Toledo Verdugo Luís Ortigosa Meléndez Antonio Ortigosa Barroso José Ortigosa Barroso Antonio Martín Ortigosa Cristina Ruiz Bolaños Cristina Martín Ruiz Teresa Martín Ruiz Amelia Martín Ruiz Manuel Martín Ruiz Julio Martín Ruiz Ángeles Martín Ruiz Antonio Martín Ruiz José Martín Ruiz Concha Martín Ruiz Juan García Arrebola Juan García Ruiz María Báez Fernández Laureano Ruiz Santana Antonio Paneque García Eusebio Lorea Arrebola Genoveva Lorea Arrebola Victoriano Moreno Toledo Antonio Galeote Moreno Circunstancia Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Preso Valencia Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Periana Periana Periana Huido Zona Roja Málaga Málaga Preso Huido Zona Roja 109

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ Encarnación Moreno Toledo José Jiménez Ruiz Juan Jiménez Ruiz Juan Moreno Ortigosa Juan Martín Rojas Juan A. Martín Ferrer Salvador Fernández Macho Salvador Toledo Moreno Pedro Solórzano Pascual José Lorea Martín Manuel García Martín Rafael Toledo Luque Antonio Guardeño Verdugo José García Ortigosa Salvador Peña García Antonio Peña García José Peña García Juan Ruiz Alba Juan M. Verdugo Reina Antonio Ruiz Mármol Miguel Ortiz García Juan Ortigosa Arrebola José Ortigosa Martín Salvador Ortigosa Martín Málaga Huido Zona Roja Huido Zona Roja Preso Huido Zona Roja Huido Zona Roja Preso Huido Zona Roja Huido Zona Roja Preso Preso Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja Preso Huido Zona Preso Huido Zona Roja Huido Zona Roja Preso Preso Preso Huido Zona Roja Huido Zona Roja Huido Zona Roja

En la carretera de Málaga-Almería la caravana humana, venida de todas partes de Málaga, se aglomeró tanto que era casi imposible caminar. Los niños cogían a sus madres de las manos o se agarraban a sus faldas para que no se extraviaran. Era muy frecuente que familiares se perdieran en aquella barahúnda y no volvieran a verlos jamás. Muchos se reencontraban a kilómetros de distancia, en Almería o en Murcia. El flujo Humano avanzaba descontroladamente. Los que venían desde Málaga, a cierto kilómetro pues llevaban varios días sin comer a causa del asedio nacional, murieron deshidratados o a causa del enorme esfuerzo, desfallecidos completamente. Los cadáveres comenzaron a acumularse en la cuneta: Viejos, niños mal nutridos, enfermos, recién nacidos fueron los primeros en caer. Luego vinieron los bombardeos. Durante todo el trayecto, en las zonas con menos accidentes geográficos, la aviación y los barcos enemigos no pararon de atosigar al río de gente, blancos permanentes. En el trayecto Caleta de Vélez-LagosTorrox-Nerja-Maro la columna de huidos se aglomeró. Los barcos y los aviones no tuvieron ni piedad ni escrúpulos en bombardear a los civiles que llenos de terror corrían entremezclados con los milicianos más rezagados. El hostigamiento cesó un

110

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ poco a la altura de Maro, porque los caminos serpenteaban como víboras a través de los abruptos acantilados. Por ahora podían estar a salvo. Pero en la Herradura volvió el ataque, ya que el camino pasaba por una zona abierta a la costa. Luego Almuñecar y Motril. En Motril el río estaba rebosante de agua y el puente había sido volado. Algunos afirman que lo volaron los propios republicanos para impedir el avance de los italianos. Otros dicen que se trató de un sabotaje de milicias falangistas. Los evadidos saltaban desesperadamente al río para cruzarlo en un intento insólito por llegar a la otra orilla. Muchos murieron arrastrados por la corriente. Sin embargo, según fuentes orales, el río en un principio no llevaba tanta agua, mas el cauce creció repentinamente. Parece ser que una presa ubicada varios kilómetros arriba fue abierta de par en par para producir tal torrente.

El Canarias. Marzo de 1937

Desde Adra el camino se torcía hacia el interior de la costa y la tormenta de obuses cesó. El paisaje del camino se sembró de cadáveres. Pero también de trastos, bultos de ropa, bicicletas, sartenes, gramolas, radios, máquinas de coser, carretas, carros, coches sin gasolina, cuadros, muebles, es decir, útiles cotidianos que por alguna razón la gente llevó consigo pensando que al poco tiempo volverían a sus hogares… Y 111

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ estarían a salvo del saqueo de los moros. La masa hambrienta marchaba en bloque, saqueaba hogares abandonados, acababa con los pocos cultivos que crecían por aquellas fechas en las zonas circundantes: habas, chícharos, boniatos, cañas de azúcar, lechugas. Entre los días 6 y 9 de Febrero la Carretera de Málaga-Almería fue una hecatombe. Sin embargo, las desgracias no pararon de venir. Cuando las calles de Almería estaban abarrotadas de refugiados, el 12 de febrero, sufrieron uno de los más duros bombardeos y en ella las cifras de muertos es incalculable por la falta de cuantificación. Nunca se sabrá la cifra exacta de muertes en la carretera. Respectos a los huidos, se suele hablar de unos 80.000 malagueños los que marcharon hacia zona republicana y entre 3.000 Y 4.000 muertos. No hay registro alguno donde aparezcan. Los camiones que transportaban soldados italianos y regulares, de vuelta a Málaga, recogían los cadáveres y los enterraban. Es de suponer que la carretera se llenó de fosas comunes que habrán desaparecido con la especulación y construcción de la vivienda. Sólo existen testimonios, los de Norman Bethune, Arthur Koestler, que nos dan cifras poco fiables, y los testimonios de los mismos refugiados que aún viven y nos cuenta sobre las calamidades que pasaron. Pese a ello, no hay ninguna cuantificación completa.

NARRACION I

66

La evacuación masiva de la población civil de Málaga comenzó el domingo día 7. Veinticinco mil tropas alemanas, italianas y moras entraron en la ciudad el lunes día 8 por la mañana; tanques, submarinos, barcos de guerra, aviones, todos a la vez para aplastar a las defensas de la ciudad mantenidas por un pequeño y heroico grupo de tropas españolas sin tanques, ni aviones que los defendieran. Los así llamados “nacionalistas” entraron en lo que prácticamente era una ciudad desierta, del mismo modo que habían hecho en cada pueblo y ciudad asediada en España. Así que imagínense a ciento cincuenta mil hombres, mujeres y niños disponiéndose a marcharse en búsqueda de seguridad hacia una ciudad situada o más de cien millas. Hay una única carretera que pueden tomar. No hay ninguna otra manera de escapar. Esto carretera, limítrofe por un lado, con las altas montañas de Sierra Nevada, y por el otro, con el mar está construida sobre la ladera de linos acantiladas y sube y baja a más de 500 pies por encimo del nivel del mar. La ciudad que deben alcanzar es Almería y está a más de doscientos kilómetros más allá. Un joven fuerte y sano puede caminar a pie unos cuarenta o cincuenta kilómetros diarios. El viaje a que estas mujeres, ancianos y niños debían enfrentarse les llevará a cinco Relato obtenido del libro: BETHUNE, NORMAN: El crimen de la carretera Málaga Almería. Diputación provincial de Málaga.
66

112

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
días y cinco noches de camino, al menos. No encontrarán alimentos en los pueblos, ni trenes, ni autobuses para transportarlos. Ellos debían caminar y a medida que iban andando se tambaleaban y tropezaban con los pies llenos de rajas y de heridas de ir por el pedernal de la carretera, los fascistas los bombardeaban desde el aire y les disparaban desde los barcos de guerra. Ahora lo que quiero contarles es lo que yo mismo vi de esta penosa marcha, la más grande y terrible evacuación de una ciudad en los tiempos actuales. Llegamos a Almería a las cinco del día 10 con un camión refrigerado, cargado de sangre almacenada desde Barcelona. Nuestra intención era continuar hacia Málaga para poner transfusiones de sangre a los heridos. En Almería, oímos por vez primera que la ciudad había caído y fuimos advertidos de no ir más lejos ya que nadie sabía ahora donde estaba la línea del frente enemigo, pero todos estaban seguros de que la ciudad de Motril había caído también. Pensamos que era importante continuar y descubrir corno se desarrollaba la evacuación de los heridos. Salimos por la tarde a las seis por la carretera de Málaga y a unas cuantas millas más allá nos encontramos con la cabeza de la lamentable procesión. Aquí estaban los más fuertes con todas sus pertenencias sobre los burros, las mulas y los caballos. Los pasamos, y cuanto más lejos íbamos, aún más penosas a la vista, se hacían los espectáculos. Miles de niños, contamos unos cinco mil de menos de diez años, y al menos, mil de ellos iban descalzos y, muchos de ellos cubiertos con una sola prenda. Estos iban recolgados de los hombros de sus madres o agarradas a sus manos. Aquí habla un padre que iba tambaleándose con dos niños, uno de un año y otro de dos años, sobre sus espaldas, además de estar cargando cazos y sartenes, junto con alguna valorada pertenencia. El incesante torrente de gente llegó a ser tan denso, que apenas podían os forzar el coche entre medio. A ochenta y ocho kilómetros de Almería nos suplicaron que no fuésemos más lejos, ya que los fascistas estaban justo detrás. Por entonces habíamos pasado al lado de tantas mujeres y niños afligidos que pensamos que lo mejor era volver y comenzar a poner a salvo los peores casos. Era difícil elegir cuales llevarse, nuestro coche era asediado por una multitud de madres frenéticas y padres que con los brazos extendidos sujetaban hacia nosotros sus hijos, tenían los ojos y la cara hinchada y congestionada tras cuatro días bajo el sol y el polvo. “Llévense a este”’; “miren este niño’; “este está herido”. Los niños envueltos de brazos y piernas con harapos ensangrentados, sin zapatos, con los pies hinchados aumentados de dos veces su tamaño, lloraban desconsoladamente de dolor, hambre y agotamiento. Doscientos kilómetros de miseria. Imagínense, cuatro días y cuatro noches, escondiéndose de día entre las colinas ya que los bárbaros fascistas los perseguían con aviones, caminaban de noche agrupadas en un sólido torrente, hombres, mujeres, niños’ mulos, burros, cabras gritando los nombres de sus familiares desaparecidos, perdidos entre la multitud. Cómo podíamos elegir entre llevarnos a un niño muriéndose de disentería o entre una madre que nos contemplaba silenciosamente con los ojos hundidos llevando contra su pecho a un niño nacido en la carretera hacía dos días. Ella se había parado de caminar durante diez horas solamente. Aquí había una mujer de sesenta años incapaz de seguir arrastrándose para dar un paso más, sus gigantescas piernas hinchadas con úlceras y varices sangrando dentro de sus rotas sandalias de trapo. Muchas ancianas abandonaban simplemente esta lucha, se tendían a los lados de la carretera y esperaban la muerte. Decidimos llevarnos primeros a los niños y a las madres, pero luego la separación entre padre e hijo, marido y mujer se hizo demasiado cruel para poder soportarla. Acabamos por llevarnos a las familias con mayor número de hijos pequeños, y a los niños solitarios de los que había centenares, sin padres. Llevábamos a treinta o cuarenta personas en cada viaje
67

Bethune era cirujano canadiense que se trasladó a España como médico del bando republicano. Forma el Servicio Canadiense de Transfusiones de Sangre y estuvo ayudando durante la evacuación de Málaga. Estuvo también en los frentes de Madrid y ya en 1938 marcha a China para prestar sus servicios en la lucha contra la invasión japonesa. Allí muere en condiciones muy precarias por la falta de material de trabajo. En China está reconocido como una de las más admiradas personas de su historia. Aquí, en Málaga, es un completo desconocido.

113

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
durante tres días sucesivos a Almería, al Hospital del Socorro Rojo internacional, donde recibían cuidados médicos, comida y ropa. La inagotable devoción de Hazen Sise y de Thomas Worsley, conductor del camión, salvó muchas vidas. Se alternaban para conducir día y noche, ida y vuelta, durmiendo en medio de la carretera entre viaje y viaje, sin comida, excepto pan seco y naranjas. Y ahora viene la barbarie final. No contentos con bombardear y ametrallar a esta procesión de campesinos indefensos, a lo largo de esta larga carretera, en la tarde del día 12 cuando el pequeño puerto de Almería estaba repleto de refugiados, habiendo aumentado en población el doble, cuando unas cuarenta mil personas exhaustas alcanzaron un puerto de lo que ellos pensaban que era seguridad, fuimos masivamente bombardeados por aviones fascistas alemanes e italianos. La sirena dio la alarma treinta segundos antes de que cayera la primera bomba. Estos aviones no hacían esfuerzo alguno por alcanzar los barcos de guerra del Gobierno que estaban en el puerto, ni por bombardear las barricadas. Estos lanzaron deliberadamente diez gran des bombas en el centro mismo de la ciudad, donde en la calle principal, dormían apiñados sobre la calzada, de tal forma que apenas si podía pasar algún coche, los exhaustos refugiados. Después de que hubiesen pasado los aviones recogí en mis brazos a tres niños muertos de la calzada, justo enfrente del Comité Provincial para la Evacuación de refugiados donde hablan estado esperando en una larga cola a que les dieran una taza de leche y un puñado de flan seco, era el único alimento que algunos tornaban durante días. La calle parecía una verdadera carnicería, llena de muertos y de moribundos, alumbrada solamente por el resplandor anaranjado de los edificios en llamas. En la oscuridad, los lamentos de los niños heridos, los chillidos de las madres agonizantes, las maldiciones de los hombres, iban elevándose en un solo grito masivo, alcanzando un tono de intolerable intensidad. Uno mismo sentía su cuerpo tan pesado como el de los muertos, pero, vacío y hueco, y uno sentía su cerebro arder con una intensa luz de odio. Aquella noche fueron asesinadas cincuenta personas de entre la población civil y, unas cincuenta mas fueron heridas. Hubo dos soldados muertos. A hora bien, ¿cuál era el crimen que esta indefensa población civil había cometido para ser asesinados de este modo tan sangriento? Su único crimen era que habían votado para elegir un Gobierno de personas encargadas de la más moderada mitigación de la abrumadora carga de siglos de codicia capitalista. La cuestión había sido ya abordada, ¿por qué no se habían quedado en Málaga esperando la entrada de los fascistas? Sabían lo que les pasaría. Sabían lo que iba a ocurrirles a sus hombres y mujeres, lo mismo que les había pasado a tantos otros en las demás ciudades apresadas. Todo varón entre 15 y 60 años que no pudiera demostrar que no había sido forzado a ayudar al Gobierno, sería inmediatamente fusilado. Y es el conocimiento de todos estos hechos lo que concentró a dos tercios de toda la población española en una cuarta del país y lo que aún sostuvo la República.

“THE CRIME ON THE ROAD MALAGA-ALMERIA, NARRATIVE WITH GRAPHIC DOCUMENTS REVEALING FACIST CRUELTS”

BY NORMAN BETHUNE 67

NARRACIÓN II Arthur Koestle, periodista inglés del New Chronicles vivió en primera persona la huida.
Hacia las dos de la tarde comienza el éxodo desde Málaga. La carretera es un río de camiones, coches, mulas, carros, gente asustada que riñen entre ellas. Esta riada lo chupa y lo arrastra todo: civiles, milicianos desertores, el gobernador civil, algunos oficiales de Estado Mayor. Succionando de las arterias de Málaga todas sus facultades de resistencia, su fe, su moral. Nada puede resistir su fuerza magnética. La carretera del Este se ha convertido en una carretera con tráfico de una sola dirección (…) Nadie conoce la suerte de ese río una vez que se pierde tras el primer recodo de la carretera hacia el este. Corren

114

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
extraños rumores por Málaga: los rebeldes han ocupado ya Vélez, la siguiente población hacia el este, a unos cincuenta kilómetros; el río de refugiados se dirige a una trampa mortal. Según otro rumor, la carretera está todavía abierta, pero bajo el fuego de los barcos de guerra y de aviones que ametrallan a los refugiados. Nada, entonces, puede ya detener al río; fluye y fluye, y se alimenta sin cesar de los arroyos del miedo.

Arthur KOESTLER 68 : Dialogue with the death, London, 1966

NARRACIÓN III 69 Rudolf Kohler, electricista y comunista suizo, le sorprendió el estallido de la guerra en Málaga, en la cual se alistó a uno de los batallones populares. A la caída de la provincia narra los acontecimientos mientras huía junto a la población civil.

(…) Lo que comenzó entonces fue la cosa ciertamente más terrorífica que la historia de la guerra haya conocido: La huida hacia la ciudad de Almería, a 220 kilómetros al este. Perseguida por los tanques enemigos, la caravana iba día y noche. Mujeres, niños, ancianos, milicianos… sobre coches, carros, asnos, camiones, aunque la gran mayoría iba a pie, 250000 personas arrastrándose por la carretera. Para Los bárbaros fascistas, el hecho de poder destrozar a la gente en la cola de la columna no bastaba. ¡No! Su deber era destruir: Los bombarderos y los cazas estaban constantemente sobre nuestras cabezas. Desde el mar, los buques militares lanzaban sus obuses en medio de la gente, agrupada por centenares allí donde creían encontrar un refugio (…) los heridos y los muertos entorpecían el camino. La carretera entera era un sepulcro de masas. Los que sufrían más eran los niños que debían recorrer la carretera a pie, a veces sin zapatos, sin comida. En cuanto a descansar, ni siquiera había tiempo para pensar. Mucho se murieron de hambre y agotamiento. Niños que caían en las cunetas al borde de la carretera, la mayoría demasiado pronto. Soldados histéricos vaciaban sus cargadores en el aire. Un hombre que no podía caminar más mató a toda su familia para que no cayeran en manos fascistas. ¡Muchos hombres y mujeres se quitaron voluntariamente la vida!

Extraído de QUIROSA-CHEYROUZE Y MUÑOZ, RAFAEL: Almería, 1936-37. Sublevación militar y alteraciones en la retaguardia republicana. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Almería, 1996, pp. 157-170. SAENZ CAMACHO, ANTONIO: <<Arthur Koestler. Testigo de excepción en la caída de Málaga (8-2-37)>> en Jabega, nº 61. 1988. Pag 55 y en KOESTLER, ARTHUR: Diálogo con la muerte. Un testamento español. Amaranto. Madrid, 2004. 69 HUBER, PETER; ULMI, NIC: Les combattants suisses en Spagne Républicaine. Ediciones Antípodas. Laussane. 2001.

68

115

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

La justicia militar 1. Consejos de guerra.

Málaga encarnó el paradigma del “terror rojo”. No por ello, lo que prosiguió tras la caída de la provincia, justifica la barbarie que se produjo. La sed de venganza se hizo notar al instante. Había que prodigar el correctivo castrense, como bien venían haciendo cada vez que conquistaban una plaza, si con ello higienizaban la ciudad de “indeseables rojos”. Así que se impusieron en las primeras semanas castigos disciplinarios, tan “ejemplares” que dejarían un reguero de sangre a su paso. No obstante, la naturaleza de la represión nacionalista tuvo un doble trasfondo. Formó parte de un plan preconcebido por los sublevados. Se trataba del Código de Justicia Militar con toda su parafernalia de auditorías, sumarios, tribunales, consejos de guerra, cuya finalidad se limitó a cumplir varias misiones: Implantar el terror en cada pueblo o ciudad de la retaguardia, vengar a las víctimas asesinadas por los “marxistas” y establecer un nuevo orden “providencialista” en el que Iglesia-Estado gobernaran como símbolo de la “Civilización” española. Este sistema represivo lo inició un coronel que escribió en un papel una serie de normas: “Ordeno y mando”; y para el “desafecto”, Código de Justicia Militar y pena de muerte. Se abre un reiterante proceso de depuración centrado en la “Actuación Social y Política” de los procesados, que partía desde la victoria del Frente Popular hasta la toma de la ciudad. Los cargos resaltaban en formas de delitos ambiguos 116

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ como “adhesión”, “auxilio”, “incitación” o “excitación” a la “rebelión militar”; términos contradictorios si pensamos que fueron sus inquisidores los que se rebelaron contra un régimen legal, o sea, el mundo de patas abajo. Los Consejos de Guerra no preveían actuar desde principios universales de Justicia, sino con fines de castigo. Los fusilamientos se desarrollaron sin ningún precepto legal, únicamente impulsados por el afán vengativo, consumados desde las comandancias militares. Arbitrariedad, denuncias injustificadas, carencia de defensa y condenas irrefutables fueron las notas predominante en los meses que siguieron. El terror se estipuló para paralizar todo futuro movimiento obrerista-izquierdista mediante ejecuciones ejemplares, constituyéndose sobre una base de silencio y recelo 70 . Comienzan, pues, los fusilamientos de “escarmiento”. Los jueces militares tenían como norma general sentenciar a todo aquel que hubiera participado en los engranajes de la revolución. Haber tenido, por ejemplo, un cargo responsable en el comité, era materia suficiente para ser fusilado. Porque, según estimaban, desde el primero al último de los que integraban aquellas Juntas revolucionarias eran “responsables directos” de los crímenes que se cometieron en la etapa anterior. Al mismo tiempo, los familiares de las víctimas estaban tan embriagados por la venganza que provocaron un torbellino de denuncias inicuas. Pero no sólo ellos. Empresarios, propietarios y labradores del bloque conservador, ya hartos de reivindicaciones obreras, huelgas y reformas agrarias, quisieron barrer a la “canalla roja”. Con más razón si en el corto período revolucionario se habían incautado de sus tierras y sus fábricas, o requisado sus frutos y su ganado. Algunos, los que más, se aprovecharon de esta coyuntura para borrar del mapa a cabezas de familias y, acto seguido, apropiarse de sus tierras. Los propios militares que se habían puesto del lado de la República y los milicianos que hicieron frente a las tropas conquistadoras (pese a no haber existido resistencia apreciable) cayeron de los primeros. Luego les siguieron personajes de la vida pública y política que se habían destacado por su elevada conciencia con los problemas sociales del país. Alcaldes de izquierda, concejales del Frente Popular, presidentes de sindicatos obreros, políticos republicanos, intelectuales y periodistas. Pero también jornaleros, muchos jornaleros.

FLOREN, DIMAS: República y Guerra Civil en Lorca. 1931-1939. http://www.galeon.com/murcia1939/aficiones486892.html

70

117

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ El problema de España, valoraban los militares, debía ser cortado de raíz. Extirpar ese tumor llamado “Izquierdismo” se hacía, en palabras de Queipo de Llano, con “café, mucho café”. Ya no solo consistía en enviar al paredón a líderes sindicales, políticos u obreros, sino que muchos republicanos moderados tuvieron que amoldarse al nuevo contexto, denegando de su ideología, a cambio de no acabar en una fría cárcel o en una lúgubre fosa. Y, al principio, todo el mundo creyó que si no se tenía “las manos manchadas de sangre”, la justicia militar iba a ser benevolente con ellos. Excepto que aquel pregón se convirtió en una patraña. Eso mismo terminó pensando muchísimos malagueños en los últimos minutos de vida. En la capital se inició muy pronto la escabechina. La sangre brotó a partir del 12 de Febrero de 1937 (cuatro días después de la toma de la Plaza), en cuya fecha empezaron los fusilamientos intensivos en el cementerio de San Rafael. 450 caen en febrero, 746 en marzo, 234 en abril, 131 en mayo, etc. Aunque también en otros campos santos se producen análogos procesos represivos, llegando a doblarse el centenar de muertos en pueblos como VélezMálaga, Ronda, Teba, Cártama, Alhaurín. Se calcula que hubo cerca de 3.000 sólo en 1937. Alfarnate tuvo sus procedimientos sumarísimos “de urgencia” en el mes de julio de 1937. Porque con “urgencia” debían de proceder para “extirpar” ese mal llamado “marxismo”. Los días que precedieron a los juicios fueron realmente nefatos. Las viudas y hermanos de los “mártires por Dios y por la Patria”, al amparo de los aparatos represivos militares, clamaban la muerte de los asesinos de sus familiares. Si bien homicida podía ser cualquiera, ya que sospechaban de todos por igual. Si por ellos fuera, hubiesen acabado con toda la “chusma” del vecindario, pero se complacieron con mandar al paredón a decenas de “reos” sin pruebas fehacientes. “Carniceritos” 71 comenzaron a llamar a esta gente. En función de las denuncias, grupos de falangistas y guardia civiles sacaban a los sospechosos de sus casas y se los llevaban para declarar. Eran interrogados en el Ayuntamiento, en el local de Falange o en el Cuartel de la Guardia Civil. Empleaban, sin ninguna respetabilidad, la tortura física o psicológica. A las mujeres señaladas, sin embargo, las pelaban al cero para humillarlas, puesto que en aquella sociedad
71

Coloquialmente llamado a las personas ebrias de venganza que llevaron al paredón a muchos inocentes por el mero hecho de ser sospechoso de la muerte de algún familiar..

118

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ profundamente atrasada, los cabellos largos eran uno símbolo de feminidad. Luego, las obligaban a desfilar por las calles teniendo que soportar la mofa del vecindario.

2. Enjuiciados y fusilados de Alfarnate. Casos y ejemplos.

Vamos a estudiar, a continuación, cómo funcionaban los engranajes represivos del bando nacionalista. La “depuración política” se hizo, a partir de los primeros momentos de la sublevación, dentro de unos parámetros concretos, cuya base jurídica lo formará el Código de Justicia militar de 1890. A la gente se los enjuiciaban mediante procedimientos sumarísimos. Pero, no todos funcionaban de igual modo, existiendo pequeños cambios procesales que partirían desde el año 37, cuando conquistan Málaga, y llegarían a 1945, año de la derrota de los nazis. En esos años los consejos de guerras se van a desarrollar con mayor o menor crudeza, según la proximidad a estas dos fechas. Los procesados eran enjuiciados por el delito de “Rebelión Militar”, reflejado en los artículos 237, 238 y 240 de la ley castrense. Comprendían: “Adhesión”, “Auxilio” y “Excitación” a la Rebelión. Los 237-238, por “Adhesión”, se saldaban con la pena de Reclusión Perpetua, o sea, 30 años y 1 día, mientras que el 2º párrafo del artículo 238, constituía la pena de muerte. Por último, por el 240, que podía ser “Auxilio” o “Excitación”, podían caerles desde los 20 años de reclusión temporal a los 12 años y 1 día, en el primer caso, y 6 años y 1 día, en el segundo. Los sumarios se iniciaban con una denuncia, que generalmente se hacía en el Cuartel de la Guardia Civil, aunque también en el local de Falange. Ambas instituciones personificaron unos instrumentos precisos en temas de investigación policial. Las denuncias se hacían a partir del “sistema de firmas”, que los derechistas del pueblo imprimían sobre un documento, acreditando la culpabilidad de los denunciados. Con este escrito, ratificado luego en presencia del juez y secretario del juzgado, se garantizaba la decisión de llevarlos ante un tribunal militar. En cuanto a la veracidad de las acusaciones, la mayoría de ellas no respondían a pruebas fidedignas, sino a “rumores” y “opiniones” testimonios presenciales. Inmediatamente a la denuncia, se abría un atestado, con una ronda de preguntas que el inculpado debía responder a modo de declaración. No cabe duda de 119 públicas, muy pocas a

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ que empleaban, de forma improcedente, métodos rudos de persuasión - palizas o torturas -, con el objeto de que la víctima confesara delitos que, muchas veces, no había cometido. Después de los interrogatorios, se presentaba el atestado al Juez de la Plaza y los “reos” pasaban a disposición del Juzgado Militar, ingresando en la cárcel hasta que fuera requerido nuevamente. Comienzan los trámites sumariales acompañado de indagatorias, declaraciones de “cargo” y “descargo”, informes acerca de la conducta político-social del procesado (los famosos tres informes: del Ayuntamiento, Guardia Civil y Falange Española, que a veces se sumaba el del cura), careos, etc. Esta fase, en todo momento, se llevaba de forma secreta 72 . Cuando ya se habían recopilado todos estos documentos “probatorios”, se procedía al “Auto-Resumen”, una especie de conclusión del sumario. El expediente, a la sazón, volvía a las manos del Juez, el cual, podía ordenar el desglose, la ampliación o sobreseimiento del mismo 73 antes de elevar su dictamen a la Auditoría de guerra. Llegado el día de la “Vista”, los encartados eran conducidos esposados desde la cárcel a presencia del Consejo de guerra. Una vez frente a ellos, el proceso transcurría de forma acostumbrada. Se les leían los cargos en audiencia pública, el fiscal pedía la condena para cada uno de ellos y, luego, la defensa abogaba por la reducción de pena o la libre absolución. Habría que añadir que, durante estas intervenciones, no existía “Defensa”, puesto que éste se encontraba subordinado a los intereses del tribunal, cuyas rogativas se basaban en la “falta de pruebas sumariales”. Sin embargo, nunca aportaba esas “pruebas”, ya que estaba claro que su acción no dejaba de ser un mero formulismo, sin voz ni voto. Tras esto, el Tribunal se retiraba, secretamente, a una habitación adyacente a la del Consejo y adoptaba una resolución por consenso. Acto seguido, volvían al estrado para pronunciarla. Rarísima era la vez que alguien de los que integraban el tribunal dejara constancia de su discrepancia. Acabada la Vista, la sentencia era enviada inmediatamente al Auditor de Guerra, el cual en última instancia daba su aprobación. Es ahora cuando la célebre frase de Queipo de Llano, <<café, mucho café>>, tiene sentido. Y es que se acumularon en los despachos de todos los auditores de la “España Nacional” tantos expedientes procesales, que se pasaban noches y días seguidos firmando sentencia tras sentencia, una detrás de otra, entre
<<La Justicia Militar en el primer Franquismo>> de GONZÁLEZ PADILLA, EUSEBIO, artículo electrónico en el portal de producción científica hispana: Dialnet. http://dialnet.unirioja.es/ 73 Ídem.
72

120

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ sorbos de café, sin tan siquiera leerlos. En este intervalo de tiempo, los allegados al preso hacían todo tipo de gestiones que dieran como resultado el rebajamiento de la pena: cartas al Auditor, avales de vecinos - o del cura - a favor del penado, firmas de gente influyente en el aparato represivo, como por ejemplo el alcalde, el jefe local de Falange o el terrateniente del municipio. Pero también recomendaciones de industriales, en donde se expresaba la buena conducta laboral del preso, o viajes a Málaga para tratar de entrevistarse con los mandamases militares en busca de la misericordia de estos. No todo el mundo tenía facilidades para conseguir favores, como las personas que fueron protegidas por destacados políticos en la etapa revolucionaria y, ahora, rechazaron toda intervención favorable a fin de verse ensuciada su reputación, ya que esos mismos que tuvieron, después, altos cargos de la Falange Española. A los dos o tres días, y una vez que el Auditor de Guerra hubiera aprobado la sentencia, se les notificaba ésta a los procesados. Las condenas penitenciarias pasaban a cumplirlas abonándoseles el tiempo que llevasen en prisión desde el mismo día de su ingreso. La última pena era la ejecución, la cual se efectuaba por fusilamiento. En ocasiones, cuando el tribunal militar consideraba que ésta era poca sanción, solicitaba al Auditor que se ejecutase al “reo” con el “garrote vil”, un primitivo sistema que había pervivido a lo largo de los siglos. Una vez recibido el enterado para la ejecución de las penas de muerte, el Comandante Militar de la plaza señalaba el lugar, día, hora, la composición del piquete de ejecución y otros detalles. Enviaban a un cura para confesar a los encarcelados, luego los sacaban para cumplir la condena, siempre de madrugada, en las tapias del cementerio.

AUDITARÍA DE GUERRA DEL EJÉRCITO DEL SUR 74 Pueblo
Alcaucín Alfarnate

Cabeza judicial a la que se Inscribe
Vélez-Málaga Archidona

74

Documento legajo suelto con el título de “Estado demostrativo en que ha sido subdividido esta provincia para efectos judiciales”, listado de la Axarquía. En El Archivo del Juzgado Togado Militar Territorial nº 24 de Málaga.

121

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
Alfarnatejo Algarrobo Almáchar Árchez Arenas Benagalbón Benamargosa Benamocarra Borge Caleta de Vélez Canillas de Aceituno Canillas de Albaida Colmenar Comares Cómpeta Cútar Iznate Macharaviaya Maro Moclinejo Nerja Periana Rincón de la Victoria Riogordo Salares Archidona Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Archidona Archidona Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Málaga Vélez-Málaga Archidona Málaga Archidona Vélez-Málaga

122

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
Sayalonga Sedella Torre del Mar Torrox Viñuela Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga Vélez-Málaga

Colmenar constituía una cabeza de partido judicial, dependiente de la Auditoría de Archidona. Así que aquí fueron procesados un sin fin de vecinos de otros pueblos de la vertiente norte de la Axarquía, como Alfarnate, Alfarnatejo, Riogordo, Periana, Casabermeja, etc., como bien se puede vislumbrar en el cuadro señalado. Con la toma del pueblo, el 7 de febrero de 1937, la avalancha de prisiones fue tan enorme que lo que no había espacio en la cárcel; además, hubo fusilamientos masivos para implantar el terror y, de camino, “limpiar” la retaguardia de “rojos”. En este extremo, hasta bien entrado el año 1938, los procedimientos sumarísimos se articulaban de manera ligera, acelerando los trámites burocráticos para que las resoluciones de sentencia se llevaran a cabo sin demora, de tal modo que bastaba con la “palabra” del denunciante para enviar a cualquier persona al paredón. A estos primeros juicios se le suma la carencia total de declaraciones de “descargo”, avales u otras garantías que pudiesen otorgar una defensa mínima contra las acusaciones que se vertían sobre el procesado. Será a partir de 1939 cuando el inculpado podrá echar mano de testimonios favorables, pese a que, casi siempre, no se les prestaban la influencia que debiesen. Con la total victoria del bando franquista, en abril de 1939, y la terminación de la guerra, nace la Ley de Responsabilidades Políticas que decía:

“DISPONGO: Artículo primero. Constituye figura de delito, castigado conforme o las disposiciones de la presente Ley, el pertenecer a la masonería, al comunismo y demás sociedades clandestinas a que se refieren los artículos siguientes. El Gobierno podrá añadir o dichas organizaciones las ramas o núcleos auxiliares que juzgue necesario y aplicarles entonces las mismas disposiciones de esta Ley debidamente adaptadas. Artículo segundo. Disueltas las indicadas organizaciones, que quedan prohibidas y fuera de la Ley, sus bienes se declaran confiscados y se entienden pues tos a 123

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ disposición de la jurisdicción de responsabilidades políticas. Artículo tercero. Toda propaganda que exalte los principios o los pretendidos beneficios de la masonería o del comunismo o siembre ideas disolventes contra la Religión, la Patria y sus instituciones fundamentales y contra la armonía social, será castigada con la supresión de los periódicos o entidades que la patrocinasen e incautación de sus bienes, y con pena de reclusión mayor para el principal o principales culpables, y de reclusión menor para los cooperadores” 75 .

Se abre así un nuevo período represivo, de igual dureza pero más discreto. Controlada la “zona roja”, los soldados que habían servido en el ejército republicano se encontraron en Campos de Concentraciones a esperas de su depuración políticosocial. Desde estos lugares se enviaban informes acerca de la graduación militar y la actuación en el mismo. Al mismo tiempo, los ayuntamientos remitían otros documentos de quienes estaban fichados, buscados por su actuación durante el período revolucionario. Nadie se escapaba a esta telaraña de correspondencias judiciales bajo el nombre de Junta Clasificadora de Presos y Presentados. Al concluir todos estos trámites, el preso podía regresar a su pueblo de origen donde les esperaban un tribunal militar para ser enjuiciado. Así mismo ocurría en la estación de Vélez cuando llegaba un tren lleno de refugiados, porque, tras haber terminado la guerra, se produjo un ingente trasvase de población civil desde la zona “recientemente liberada”. Los curiosos acompañaban con insultos este acontecimiento, si el que regresaba, o los que regresaban, habían sido personajes de relevancia o individuos que se destacaron en la vida política del Municipio. Nada más bajar del vagón, eran señalados por algún chivato que acompañaba a la cuadrilla de guardias civiles, y prendidos inmediatamente. El primer juicio se celebra en Colmenar el 5 de julio de 1937, o sea, cuatro meses después de la caída de Málaga. Pero antes, hubo fusilamientos “en caliente”, sin juicio alguno, como es el ejemplo de los hermano “retacos” de Alfarnate, fusilados en el puente de las Ventas de Alfarnate. O los ocho alfarnateños fusilados en el cementerio del pueblo el 27 de febrero de 1937, una semana después de la conquista de los nacionales. Después de este juicio le siguieron otros tantos. Algunos de los condenados a muerte de Colmenar eran conducidos al cementerio de Alfarnate y

75

B.O.E. 2 de marzo de 1940. AHN

124

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ fueron pasados por las armas. Los que eran de Alfarnate, la mayoría de ellos, fueron enviados a Málaga para ser fusilados en el cementerio de San Rafael.

LISTADO DE VÍCTIMAS REPUBLICANAS DE ALFARNATE
NOMBRE Manuel Sevillano Corona Antonio Vidal Suárez Braulio Martín Jaime Antonio García Ortigosa Antonio Arrebola Romero Antonio Ortiz Barroso Inocencio Galeote Verdugo Ricardo Olivares Mejías Emilio Santana Luque José Toledo Toledo Sebastián López Ortigosa Rafael García Ruiz Antonio Bolaños Pascual José Moreno Ortigosa Simeón Verdugo Fernández Antonio Baho Urbano NATURALEZA Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate FECHA 18-2-37 18-2-37 19-2-37 27-2-37 27-2-37 27-2-37 27-2-37 27-2-37 27-2-37 27-2-37 27-2-37 12-3-37 13-6-37 10-10-37 10-10-37 10-10-37 LUGAR
Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio de Cártama Cementerio Alfarnate Cementerio Alfarnate Cementerio Alfarnate Cementerio Alfarnate Cementerio Alfarnate Cementerio Alfarnate Cementerio Alfarnate Cementerio Alfarnate Cementerio Alfarnate Cementerio de Campillo Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael

125

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ
Salvador Fernández Mármol Antonio García Luque Salvador Solórzano Pascual Antonio Ortiz García Manuel Martín Reina José Martín Martín Juan García Reina Domingo Guardeño Romero Antonio Moreno Verdugo Francisco Godoy Tallón José Verdugo Ortigosa Melchor García Aranda José Bueno Manzanares José María Madrigal Hidalgo Luís Arrebola Ferrer Domingo Martín García Antonio Ortiz García Carmen Martín Rojas Francisco Guardeño Romero Antonio Arrebola Luque Salvador Arrebola Luque Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate Alfarnate 10-10-37 28-10-37 28-10-37 28-10-37 28-10-37 28-10-37 28-10-37 30-3-38 1-6-38 1-6-38 1-6-38 1-6-38 1-6-38 1-6-38 3-8-39 10-10-39 4-11-39 3-8-40 2-6-42 Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cementerio San Rafael Cárcel de Mujeres de Málaga Cementerio San Rafael Testimonio
76

Testimonio

Relación de inculpados según los juicios sumarísimos estudiados

EXPEDIENTE DE ENRIQUE PASCUAL ARREBOLA

Los hermanos Arrebola Luque fueron fusilados sin previo juicio nada más entrar las tropas nacionales (terror caliente) y están enterrados en una fosa junto al puente de la Venta de Alfarnate.

76

126

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ Atestado de la Guardia Civil 24 de mayo de 1939. Los vecinos supieron de la llegada de Enrique de la zona liberada a las 5 de la mañana de ese día. Enrique saltó la tapia del corral de su hermana Ángeles para que le diera ropa y comida, para poder presentarse a la Autoridad. Los vecinos se alertaron porque hizo ruido, así que los civiles cercaron el domicilio y lograron apresarlo. En 1939 tenía 37 años, o sea, que en 1936 tenía 34, y como fue alcalde durante toda la República, en 1931 tendría 29 años (¿el alcalde más joven de la Axarquía o de Málaga?), vivía en la calle Sacristía. La noche del día 21 de julio de 1936 el inculpado se encontraba en la cárcel de la sacristía mientras hablaba con el detenido Manuel Frías Osuna, escuchó ruido. Salió y pudo observar cómo los santos y el retablo de la Iglesia Parroquial estaban siendo quemadas en una hoguera en la plaza, frente a la puerta. Advertido de ello, requirió a unos cuantos para montar guardia en la Ermita de Monsalud con la finalidad de que no fuera igualmente asaltada por las “turbas”, así como salvaguardar la vida del cura. Dice que “era su intención evitar la destrucción pero que las faltas de cooperación de los demás se lo impidieron”. Que el día 11 de agosto, pasaba por la calle cuando se paró un auto con milicianos dentro, preguntándole dónde podían almorzar. Éste les indicó la fonda de Jacinto. Después, por la tarde, vio en dicho auto a los vecinos Rafael Núñez Moreno y Eliseo Vivas García. Entonces, marchó directo al local del Comité y no encontrando a ninguno de sus vocales, volvió al coche preguntando quién había ordenado las detenciones de dichos señores. Los milicianos les contestaron en actitud amenazadora que eran “órdenes secretas del Gobernador” y que le iban a detener por haber hecho gestiones para la libertad a varios derechistas del pueblo. En seguida, el coche marchó y los que iban dentro fueron asesinados a un par de kilómetros fuera de la población, en el sitio conocido como Palancar, carretera dirección a Periana. Ante este descontrol, también intentó salvar la vida del cura párroco del pueblo cuando se enteró que intentaban prenderle. Con la ayuda de dos soldados facilitados por el alférez Guevara, pudo impedirlo en esa ocasión. Que un día se dio un mitin desde el balcón del Ayuntamiento en el que habló el ex capitán José Frías Novelle, hablando que “todos éramos paisanos y que se llevaran bien”. Enrique no llegó a hablar. En la primera quincena de octubre, según palabras del secretario del Ayuntamiento Juan Páez Corona, se reunió en la oficina el Ayuntamiento y el Comité de Enlace “y estuvieron designando a los individuos de la localidad que cada uno de los reunidos consideraba como fascista para la incautación de los bienes, imponiéndose ellos mismo la obligación de designar al menos uno por persona. El que habla, muy temeroso, paseaba sólo por el salón y otras veces iba a su casa y volvía. Recuerda que el alcalde Enrique Pascual Arrebola tomó parte en la designación y propuso como fascista a Antonio Ortigosa García (a) Sindico, y que el concejal Enrique Santana Luque, al llegar su turno, no designó a nadie diciendo que en el pueblo no había fascistas. Que recuerda que propusieron como fascista a Don Rafael Núñez Moreno, Eliseo Vivas García, Manuel Vivas Gallardo, José Vivas Gallardo, Antonio Ortigosa García (a) Pingoro, José Toledo Alba, Braulio Jaime Arrebola y otro mucho que no 127

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ recuerda, llevando la relación (unos 70) de los nombres el citado Alcalde, reunión verificada después de haber sido asesinado los indicados Núñez y Eliseo Vivas. Que dicha reunión la componía el Alcalde Enrique Pascual Arrebola, los concejales Antonio Paneque García, José Reina Ruiz, Enrique Santana Luque, José Martín Arrebola, José Burgo Arrebola, Juan Antonio Meléndez García; y los vocales del Comité de Enlace Modesto Martín Moreno, y otros (…) Que en el Ayuntamiento había una máquina de escribir marca Underwood de carro grande la cual fue incautada por el Comité de Guerra”. La reunión, según Enrique, se llevó a efecto por oficio del Gobierno Civil en el que se pedía relación de personas desafectas al régimen. Para ello se celebraron tres reuniones, en la primera no se sacó nada en claro, en la segunda se confeccionó la lista y en la tercera el mismo alcalde rompió todos los datos de que dispuso. El día 5 de febrero marchó a Colmenar, desde aquí marchó a Vélez-Málaga hasta llegar hasta Almería. De Aquí a Hinojosa del Duque, Arjonilla, Iznalloz, Linares y de nuevo a Almería. Fue sargento en el Ejército republicano ingresando en marzo de 1937. En Almería le registraron y le pillaron una medalla católica que su mujer le había puesto y que por eso le tacharon de fascista. El Comité se incautó del camión de José Santiago Alarcón.

ENRIQUE PASCUAL ARREBOLA Barbero, nacido en 1902, hijo de Enrique y Adelina. Domiciliado en calle Sacristía nº 6. Pertenecí a Intendencia de la 51 Brigada Mixta, y a la jefatura administrativa comarcal de Jaén en Linares. Del Partido Socialista. Su trayectoria política estuvo marcada por el fuerte activismo. EN las elecciones de abril de 1931 fue candidato por la UGT y salió alcalde hasta julio de 1933. En Octubre de 1934, con motivo de la Revolución de los mineros de Asturias, permitió pusieran carteles subversivos por las calles del pueblo. En junio de 1935 ordenó en una procesión se quitara un estandarte de la virgen de Monsalud. Con el frente Popular en las elecciones de febrero de 1936 volvió a ser alcalde. Cuando estalla la guerra él sigue de Alcalde, pero viaja por tres veces a Málaga para pedir la dimisión de su cargo, cosa que no le aceptan amenazándole con detenerle si insistía. DECLARIÓN DE MANUEL FRÍAS OSUNA Que el día 21 de julio de 1936 a las once horas del mismo encontrándose en su domicilio se presentaron unos quince o veinte individuos con el propósito de llevarse la escopeta de casa. El declarante les manifestó que no se la entregara, porque además de tenerla en legal forma, no los consideraba autoridad; al rato, volvieron más individuos con las mismas pretensiones. Como estaba la puerta abierta, invadieron la casa e insistió en no dársela, reclamando para ello a una autoridad; en seguida se presentó Enrique Pascual Arrebola como Alcalde, el cual se la entregó con recibo. El mismo día veintiuno y cuando se encontraba detenido en la cárcel, fue a dicho lugar el Alcalde acompañado de varios individuos a los que había dicho que requería de una autoridad, manifestándole el ex alcalde que lo juzgarían esa misma noche: como así lo hicieron. A las 23 horas aproximadamente volvió a la cárcel el susodicho Arrebola 128

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ poniéndolo en libertad, pero que para su seguridad convenía que no abandonara la prisión hasta el día siguiente en que le facilitaría la salida del pueblo, como así hizo. También le dijo que durante la noche que había de estar en la cárcel, le pondría una guardia de su confianza para que no le ocurriese nada, como así también lo efectuó”. EL Alcalde también liberó a Emilio Pascual Godoy, Antonio Meléndez Barroso, Antonio Meléndez Peña, Antonio Ortigosa García, además de prepararle un salvoconducto para abandonar el pueblo al vecino Elías Ballestero Pascual. Tampoco delató a Leopoldo Jaime Robledo, escondido en el campo y en vista de que tenía hambre se dirigió al comité en busca de garantía, al cruzarse con Enrique éste le dijo que volviera a su escondite, que aquí quizá corriera peligro. CONDENA Pena de Muerte conmutada a Reclusión Perpetua, 30 años y 1 día. En la Colonia Penitenciaria del Dueso – Santoña el 21 de julio de 1942, en el Penal de Torrelavega (Santander) el 27 de octubre de 1943. Por decreto del 9 de octubre de 1945 es indultado el 29 de junio de 1946, encontrándose en la prisión Escuela de Madrid, trasladando su residencia a Sevilla.

EXPEDIENTE DE FRANCISCO GUARDEÑO ROMERO Apodado Paco Madrid, 31 años en 1939, de campo, domiciliado en calle de la Fuente nº 5. Cargo importante en el Partido Comunista. Fue delegado y comisario político y estuvo en el Bº 213 Brigada 54 División 23; Bº 725 Brigada 182 División 54; Bº 883, Brigada 221 División 49. Según su declaración, Las organizaciones obreras deliberaron encarcelar a un gran número de derechistas del pueblo, entre ellos Manuel Frías Osuna, pues “era propósito de todos los dirigentes dañar por pasión al mentado señor por sus actos de patrono y Juez Municipal, que consideraban contrario a los intereses obreros”. Por eso fueron a detenerle, el mismo día 21 de Julio, dando una batida en la que calló siendo detenido en el Río, después de que le hicieran el ato y le dispararan. Esa noche se reunió la UGT y demás partidos de izquierda acordando la destrucción de los templos; claro está, incentivados por la llegada de las columnas de milicianos. Después de esta noche, se instaló en la Iglesia el Comité, concretamente en la Sacristía, cuya planta sirvió de economato, donde guardaban el grano y los artículos requisados. Días después, el inculpado con otros más del pueblo se unieron a una columna de milicianos y estuvieron en el pueblo de Bracana, Tocón y Montefrío, en cada pueblo de los nombrados saquearon y trajeron lo robado al pueblo. Según él, “en el mes de septiembre de 1936 en la Casa Cuartel de la Guardia Civil de esta Villa celebraron las izquierdas una reunión en la que él participó que había recibido órdenes de Málaga para que se fusilaran todos los elementos de derecha y que si así no se hacía, vendrían de Málaga a hacerlo”. La Casa Cuartel fue incautada y convertida en sede del Partido Comunista. Este hecho no llegó a consumarse. 129

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ El obrero Francisco Peña Solórzano, de supuesta ideología “roja”, fue Hecho prisionero en el frente de Zafarraya. Éste estaba afiliado a los partidos de izquierda, en el mes de agosto marcha de miliciano. Entonces fue acusado de asesinato, traído al pueblo de Alfarnate por las milicias de Zafarraya para ser juzgado, pero como nadie lo avaló, ni siquiera sus compañeros de política, fue ejecutado a plena luz del día y públicamente en el cementerio local. Después de la muerte de Eliseo Vivas García, le requisaron tanto el grano y el ganado, dejando a la familia en un estado de cuasi miseria. El ambiente se puso más caldeado conforme se llegaba al año 1937. El 9 de septiembre, Antonio Ortigosa García regresó de estar huido en el campo al pueblo por miedo a que el Comité se incautara de su casa. Fue detenido e interrogado por Paco Madrid, entonces, Fue sentenciado a muerte, pero gracias a la intervención del Teniente Coronel Jefe del Sector de Alfarnate José Simón Calcaño, y al alcalde socialista Enrique Pascual Arrebola, fue puesto en libertad a las 42 horas con otros más del pueblo. Le prepararon un salvoconducto y pasó a la zona nacional. SENTENCIA Pena de Muerte. Ejecutado el 2-6-39 en San Rafael

EXPEDIENTE SALVADOR FERNÁNDEZ RUIZ y OTROS

SALVADOR FERNÁNDEZ RUIZ (a) Pilingo 38 años en 1939, jornalero, ingresó como voluntario en el Ejército republicano a primeros de agosto; estuvo en el Bº 201, Brigada 51 División 22; Bº 721, Brigada 181 División 54. Fue un destacado activista antes de la guerra, propagandista y orador de mítines. Durante la Revolución de Asturias, pegó carteles que ponían “¡Viva la República y Libertad para los presos!” en las calles de Alfarnate, por lo cual fue procesado por un tribunal de urgencias en Málaga el 30 de septiembre de 1934, donde fue libertado tras dos meses de haberlos pasado en la cárcel. Era, además, profesor particular, dando clases a los chiquillos por los cortijos. Cuando estalla la guerra se apuntó al Partido Comunista y a las milicias. Fue el que lideraba al grupo que en los primeros días intentaron detener a Manuel Frías Osuna, el cual saltó por los tejados y huyó al campo, siendo perseguido y tras varios tiros, se dio por alto y lo prendieron. El día 5 de febrero, en vísperas de la entrada de las tropas nacionales, fueron encarcelados a 32 derechistas del pueblo en la cárcel vieja, que servía de comité de guerra. Parece ser que esto hizo que se salvaran, pues continuamente llegaban peticiones de milicianos locales para sacarlos y “pasearlos”, cosa que se negaba el jefe del Sector Simón Calcaño. Al día siguiente, se produce el repliegue de las fuerzas al romperse el frente. Los encarcelados consiguen salir en libertad, sanos y salvos. JUAN RUIZ ALBA (a) El Sevillano 130

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ 43 años, jornalero, ingresó en el E.R. el 9 de marzo de 1937: Bº 413 Brigada Mixta 104; en Intendencia del XX Campo del Ejército en Valencia. Fue Concejal socialista en el año 1933, perteneciendo a la directiva de la UGT. Fue integrante del Comité y actuó también como jefe de milicias. Cuando entraron en el pueblo las tropas nacionales, se escondió con mucha más gente en el Cortijo del Alguacil, en el pajar del mismo. Al terminar la guerra, fue detenido y llevado al campo de concentración de Albatera (Alicante), luego encerrado en la Cárcel de Porta Coeli y luego en la Prisión de Gandía, ambas en Valencia, desde octubre de 1939 a abril de 1940.

SUMARIOS nº 209/1944 CARGOS POLÍTICOS, SUCESOS

El 24 de marzo de 1939 se inicia el primer atestado por denuncia de José Vivas Luque en relación al asesinato de sus dos hermanos, Salvador y Eliseo. Ambos fueron detenidos de su casa el 27 de agosto de 1936 por unos milicianos de Zafarraya. Fue llevado al local del Comité, donde fueron interrogados durante unas dos horas. Entonces, a pesar de las voces de amparo de los vecinos del pueblo, los metieron en un coche y se fueron. “No hubo auxilio de persona alguna, dando por resultado con escarnio público emprendieran la marcha forzada con los individuos indicados de Zafarraya en automóvil, y fueron asesinados”. De los denunciados, Antonio García Ortiz, Antonio Moreno Verdugo, Antonio García Luque fueron fusilados antes de abrir este expediente. SUCESOS: En el expediente, según informes de la Guardia Civil, Falange Local y Ayuntamiento, fueron encarcelados los siguientes vecinos de Alfarnate: Manuel Vivas Gallardo, Antonio Ortigosa García el mayo, Antonio Ortigosa García el menor, Braulio Jaime Arrebola, Eliseo Vivas García, Rafael Núñez Moreno, Manuel Frías Osuna (secretario del Ayuntamiento), Juan Martín Arrebola, José Pascual Moreno, José Alba Toledo y el cura párroco José Torres Sánchez. Estos fueron prendidos como consecuencia de la llegada de columnas de milicianos al pueblo el día 21 de julio, cuyos miembros exaltaron a la población. Los presos no estaban más de 48 horas encarcelados, muchos de ellos libertados al día siguiente. Los presos eran interrogados antes en el local del Comité, sito Sacristía de la Iglesia Parroquial. La noche del 21 de julio se incendió los archivos del Ayuntamiento, el Juzgado Municipal, salvándose los libros del registro civil, se destruyeron imágenes de la Iglesia Parroquial y Ermita de la Virgen de Monsalud, desocupando el templo y llevándose enseres y objetos de valor. Se practicaron numerosos registros en el que se incautaron de armas de fuego de Josefa Santos Moreno, Juan Martín Arrebola, las cuales iban destinadas al cuartel de milicias en la Cárcel Vieja del pueblo. Requisaron grano, leña, aceite, ganado y vestidos para los milicianos por el invierno. Incluso se vigilaron las casas de algunos 131

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ destacados derechistas para evitar que cruzaran el frente y pisaran zona nacional, puesto que muchos lo hicieron en los primeros días.

JOSÉ REINA RUIZ Secretario suplente del Juzgado Municipal. Afiliado a Izquierda Republicana. Perteneció al Comité de Enlace, en el cual tenía la función de llevar las cuentas de todo lo que requisaban. Como todos los miembros del Comité, realizó guardias con armas en la Venta de Alfarnate y en el Paraje de las Cargüelas. Poco después se hizo miliciano y estuvo en un Batallón en Málaga que vigilaba los alrededores de la Cárcel de Mujeres. Al caer Málaga ingresó con el 4º Bº 51 Brigada División 22 estando en Ciudad Real, Alcaudete, Fortuna, Colomera, Noalejo, Guadix, Baza, Huercal Overa y Almería. JOSÉ GARCÍA MORENO. (a) Rapón. 37 años, de campo. Destacado sindicalista de la UGT durante la República, llegó a secundar la Revolución en el pueblo. Estuvo como miliciano en Alfarnate en el Bº nº 13 D´Ancona en la compañía de depósito. Al entrar las tropas nacionales, fue encarcelado en Colmenar, pero logró evadirse y huyó a la zona republicana, estando en Úbeda, Baza, Valencia, Barcelona, Sagunto y Alcaudete. Al finalizar la guerra fue de nuevo encarcelado en Colmenar, fugándose del arresto por segunda vez, la primera cuando lo sacaron para realizar trabajos de reparación de las calles, y otra escalando por el muro del patio del arresto. EMILIO REINA RUIZ De 26 años, en 1936 tenía 23 y fue llamado su quinta, así que ingresó en el Ejército republicano, el 3 de octubre. La noche del 21 de julio, que se destruyeron las imágenes, según acusaciones, él se vistió de cura mofándose, además de llevarse alhajas de la Ermita: unas sortijas que dio a su novia y una cruz a su madre. Ingresó en el Regimiento Victoria nº 8 hasta marzo de 1937 que pasó al Bº 208 Brigada 52 Mixta División 19, sirviendo en Alfarnate, Málaga, Motril, Alhama de Almería, Pozo Blanco, Teruel, Castellón, Guernica, Utiel, Tembleque (Toledo). JOSÉ ARREBOLA TOLEDO Presidente de las Juventudes Socialistas. Estuvo de milicianos en Alfarnate, Alhama de Granada, Málaga, Estepona, Nerja, Almería, Lujar, Adra, Baeza, Chillón, Santa Eufemia, Ciudad Real. Perteneció al Batallón Casanellas, al Regimiento Victoria nº 8, al Bº 1 Brigada 55 División 23; Bº 2 Brigada 199 División 71; Bº 3 Brigada 73 División 71. Este se encargaba de detener a los elementos derechistas del pueblo con una patrulla. Decía que lo hacía por orden del Comité que se encontraba en la Sacristía de la Iglesia, y que a los detenidos los llevaban a la cárcel vieja. JOSÉ MARTÍN VÁZQUEZ

132

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ 18 años en 1936, fue miliciano de las juventudes Socialistas Unificadas. Hizo guardias y registros. Estuvo en el Bº de Voluntarios de Guadix, en el Bº 37 Brigada 1 3ª Cía. En el frente de Madrid, Jarama, Las Rozas, Brunete, Guadalajara, Cerro Gordo (Teruel). Fue herido y dado por inútil.

SENTENCIA Delito de “Adhesión a la Rebelión”. Reclusión Perpetua para José Reina Ruiz, José García Moreno; 20 años y un día para Emilio Reina Ruiz. FUSILADOS Antonio García Luque, 29 de octubre de 1937 en San Rafael Antonio Moreno Verdugo, 1 de junio de 1938 en San Rafael Antonio Ortiz García, 29 de octubre de 1937 en San Rafael. Antonio García Ortiz, agosto de 1937 en la Cárcel de Málaga.

PRIMER JUICIO COLMENAR ANTONIO BAHO URBANO 38 años, barbero, casado, calle Mediodía nº 22. Afiliado a Izquierda Republicana. Nada más entrar las tropas nacionales, en el pueblo los falangistas encuentran en su casa unas latas de gasolina y le denuncian, pese a que varios vecinos que presenciaron el registro dijeron que lo de las latas había sido una mentira. Después de la conquista, Alfarnate estuvo gobernado por el Alcalde Antonio Santos Moreno, Elías López Ballesteros, Juez Municipal, y el jefe de Falange José Pastrana Ramírez. AUTO-RESUMEN Miguel Ortiz García, fue apoderado de las derechas en las elecciones de febrero de 1936. Auxilió a muchos derechistas del pueblo. José Moreno Toledo, de la UGT, miliciano. Pedro Manzanares Frías, de la UGT, miliciano. Salvador Fernández Mármol, vocal del comité de Agricultura (Partido Socialista), rector de la explotación de las fincas colectivizadas, dirigiendo las labores. Simeón Verdugo Fernández, afiliado al Partido Comunista, miliciano. 133

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ José Gallardo García, de la UGT. Juan Bello Verdugo, de la UGT, miliciano.

En este juicio fueron encarceladas para su proceso algunas mujeres del pueblo, Matilde Bello Verdugo, Trinidad Martín Meléndez, Concepción Luque Pascual, Carmen Moreno García, Matilde Bello Verdugo, cogió de la pira donde se estaban quemando las imágenes una media luna de plata y una corona, las cuales las guardó y entregó luego con los nacionales.

DIRECTIVA DE IZQUIERDA REPUBLICANA DE ALFARNATE SUMARIO CONTRA MIEMBROS DEL PARTIDO IZQUIERDA REPUBLICANA: ANTONIO MORENO LUQUE (a) El tentao Cuando estalla la guerra, se apartan del poder. ANTONIO MORENO LUQUE

59 años, albañil, calle Robles nº 13. Vocal del Partido de Izquierda Republicana. El día 19 de abril de 1936, firman un documento todos los integrantes del Frente Popular de Alfarnate en el que se nombra Delegado Local de Trabajo al comunista Juan Podadera Ruiz, por elección de la UGT y del Partido Comunista. Los firmantes con: por la UGT Florencio Moreno y Antonio Moreno; por el Partido Comunista José M. García; por Izquierda Republicana Antonio Moreno Verdugo, José M. Gallardo; por la Agrupación Socialista José Ruiz. El inculpado no tuvo participación en el Comité de Enlace cuando estalló la guerra. Se le juzga por ser solamente vocal del Partido de Izquierda Republicana. FRANCISCO PASCUAL PEÑA. Presidente del Partido Izquierda Republicana. Hizo guardias con varios correligionarios en la Ermita de la Virgen de Monsalud para evitar que “las hordas” la destruyeran y atentaran contra la vida del cura y sus familiares. Como llevaba armas, las milicias locales le desarmaron por tal hecho. Añade, además, que el secretario del partido, Antonio Ortiz García, tenía una gran enemistad con el sargento de la Guardia Civil Manuel Santana García. FRANCISCO PASCUAL PÉREZ. Presidente también del partido.

134

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ MANUEL PÉREZ GARCÍA 48 años, industrial. Vice-presidente de Izquierda Republicana. ANTONIO ORTIZ GARCÍA Secretario Izquierda Republicana. ANTONIO BAHO URBANO Tesorero de Izquierda Republicana.

135

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

SUMARIOS CONSULTADOS 77
nombre Apellido1 Apellido 2 Sum/juzg/año SENTENCIA notas

José José Emilio Juan Antonio Antonio Antonio Francisco Melchor José Manuel Francisco Manuel Antonio José María Emilio José José Salvador Trinidad
77

García Reina Reina Martín Ortiz García Moreno Robledo García Toledo Sánchez Pascual Pérez Moreno Gallardo Fernández Arrebola Martín Meléndez Verdugo

Moreno Ruiz Ruiz Ruiz García Luque Verdugo Sánchez Aranda Gallardo López Peña García Luque Verdugo Burgos Toledo Vázquez Moreno Bolaños

209/nº 9 Málaga/1944 209/nº 9 Málaga/1944 209/nº 9 Málaga/1944 209/nº 9 Málaga/1944 209/nº 9 Málaga/1944 209/nº 9 Málaga/1944 209/nº 9 Málaga/1944 49,50,51,5253/Colmenar/1937 145/nº 5 Colmenar/1938 145/nº 5 Colmenar/1938 145/nº 5 Colmenar/1938 145/nº 5 Colmenar/1938 145/nº 5 Colmenar/1938 145/nº 5 Colmenar/1938 145/nº 5 Colmenar/1938 50/nº 43 Málaga/1940 3/nº 33 Málaga/1939 31/nº 43 Colmenar/1939 119/nº 5 Málaga/1940 22/nº 2 Málaga/1939

30 años (Reclusión Mayor) 30 años (Reclusión Mayor) 30 años (conmutada a 20 años y un día) No se especifica Pena de Muerte Pena de Muerte Pena de Muerte Pena de Muerte (Conmutada) a 20 años y un día Pena de muerte Reclusión Perpetua 12 años y un día Absuelto Absuelto Absuelto Absuelto Absuelto Reclusión Perpetua Absuelto 20 años de reclusión temporal

indultado el 18 de mayo de 1946 Su condena expirará en abril de 1959, reciba la libertad condicional el 31 de mayo de 1945 Fue procesado, pero él se encontraba en paradero desconocido Fusilado en Málaga el 29 de octubre de 1937 (San Rafael) Fusilado en Málaga el 29 de octubre de 1937 (San Rafael) Fusilado en Málaga el 1 de junio de 1938 (San Rafael) Copia de parte del juicio en el que se procesa a éste y otros más, el 19 de mayo del 37 en Colmenar en el proceso anterior Copia de la sentencia Copia de la sentencia Copia de la sentencia Copia de la sentencia Copia de la sentencia Copia de la sentencia Copia de la sentencia

Ingresa en ala Prisión de Mujeres de Málaga

Archivo del Juzgado Togado Militar Territorial nº 24 y 23 de Málaga y Almería.

136

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

Salvador Dionisio

Martín

Moreno

94/nº 2 Málaga/1938

Reclusión Perpetua

Salvador Antonio Miguel José Pedro Salvador Simeón José Juan Simeón Francisco Manuel Eduardo Antonio Enrique Adolfo José Francisco José

Moreno Baho Ortiz Moreno Manzanar es Fernández Verdugo Gallardo Bello Manzanar es Pascual Pérez Martín Moreno Frías Pascual Mérida Benítez Moreno

León Urbano García Toledo Frías Mármol Fernández García Verdugo Arrebola Peña García Ruiz Luque Luque Lorca Rodríguez Bautista Gutiérrez

86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937

Pena de Muerte Pena de Muerte 12 años y 1 día Pena de Muerte Reclusión Perpetua Pena de Muerte Pena de Muerte 12 años y 1 día Pena de Muerte Absuelto Absuelto Absuelto Absuelto Absuelto Absuelto Absuelto 20 años de reclusión temporal Reclusión Perpetua 12 años de reclusión temporal

el 23 de octubre de 1938 En la prisión de Cuellar (Segovia). Conmutada por la de 6 años y 1 día el 4 de mayo de 1943. En libertad el 18 de octubre de 1944 Conmutada por la de Reclusión Perpetúa. Trasladado a la Central de San Miguel de los Reyes el 19-6-43. El 8-3-43 conmutada a 12 años y 1 día Fusilado en San Rafael el 9-10-37 Conmutada pena por la de 3 años de p.m. no consta En la prisión de Granada. Conmutada por la de 6 años de p.m. Fusilado en San Rafael el 10-10-37 Fusilado en San Rafael el 10-10-37 Conmutada pena por la de3 años de r.m. En Isla de San Simón, muere en la enfermería el 29-1-40 no consta

En la prisión de Ciudad Rodrigo (Convento de la Caridad), conmutada a 12 años de p.m. el 6-11-42 En prisión atenuada el 15-3-40 de Santoña En libertad condicional el 5-2-42 en el Puerto de Santa María

137

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

Domingo Salvador José Miguel Enrique Antonio

Verdugo Roca Moreno Martín Pascual Bolaños

Ortigosa Santana Ortigosa Ortiz Arrebola Pascual

86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 86/nº 16 Colmenar/1937 13/nº 33 Colmenar/1939 7/nº 172 Granada/1937

Pena de Muerte Pena de Muerte Pena de Muerte 20 años de reclusión temporal Pena de Muerte Pena de Muerte

Carmen

Martín

Rojas

Inf. 591/nº 9 Málaga/1940

Archivado

Juan Salvador Francisco

Ruiz Fernández Guardeño

Alba Ruiz Romero

7752/nº 13 Málaga/1944 7752/nº 13 Málaga/1944 5453/nº 12 Málaga/1942

20 años de reclusión temporal 20 años de reclusión temporal Pena de Muerte

no consta Conmutada a R.P. el 4-5-43 conmutada a 20 años de r.m. Fusilado en San Rafael el 10-10-37 En la prisión de Ciudad Rodrigo. En Torrelavega (Santander) el 27-10-43. Conmutada el 19-2-41, por 30 años de R.P. en la Prisión Escuela de Madrid es puesto en Libertad definitiva el 29 de junio de 1946 Fusilado en Campillo el 13-6-37 El 28 de mayo de 1938 entró en la cárcel de mujeres en calidad de penada, y en agosto del 40 se requiere documentos para proceder al juicio (se habían olvidado. Carmen muere en la enfermería de la cárcel el 3-8-40 En libertad condicional de la cárcel de Málaga el 23-6-44 En libertad condicional de la cárcel de Málaga el 6-4-44 Fusilado en Málaga el 2-6-42

138

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

FOTOS. Traslado presos de

139

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

140

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

141

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

142

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

143

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

144

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

145

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

Años 30

146

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

147

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

148

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

149

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

150

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

151

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

Fiesta de Moros y cristianos.

152

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO POR FRANCISCO MIGUE GONZÁLEZ LÓPEZ

Carnet del Ejército Republicano.

153

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful