You are on page 1of 4

POESIA - PRINCE Mi tierra es un edén de fantasía

que pueblan juncos, rosas, y buganvilias,


El Circo por el pueblo está invadido, mi tierra es un jardín de realidades,
y allí, causando admiración y pena, poema de mujeres y saudades.
Prince, el león de esplendida melena,
se revuelca en su jaula enfurecido.
Despierta con el beso que el Tacora
le dá con su blancura de alabastro,
Mira a la turba con el cuello erguido,
trabaja, vive y goza y en sus noches
y al sentirse amarrado a una cadena, hay sueños de esperanza y de pasión.
hunde la garra en la candente arena
y grita "¡LIBERTAD! con un rugido.
Ciudad hermosa, Tacna,
Como esa fiera indómita y altiva, tierra preciosa, Tacna,
va derramando, Tacna,
conozco yo de inmortal renombre su heroicidad.
que también ruge porque está cautiva.

No es Prince, no, su soberano nombre; Y en nuestra historia, Tacna,


no está en el Senegal su patria magna; brilla tu gloria, Tacna,
como una aurora de alba majestad.
Su patria es el Perú.
Su nombre es Tacna.
Somos peruanos, Tacna,
te adoramos, Tacna,
como una enseña, Tacna,
con lealtad.

Y le cantamos, Tacna,
a tu bravura, Tacna,
y a la hermosura de tu gran ciudad.

HIMNO A TACNA
CANCION A TACNA – (POLKA)
Tacna, Tacna la tierra de ensueño Cuenta una historia que un día dos viajeros
Tierra abierta a los brazos del SOL cabalgaban por el antiguo camino. Tendieron unos
La que sabe de rojas quimeras cueros de camero y a corta distancia dejaron sus
Y se enfrenta sin miedo al dolor. caballos que se encontraban cansados por el largo
viaje desde Tarata y al pasar por la Quebrada del
La que supo vencer al destino Diablo deciden descansar unos breves instantes, es
Y arranco del enigma su tul cerca de media noche, una densa niebla
La que mira de frente al mañana “Kamanchaca” cubría el camino.
Por qué sabe que es fuerza y luz.
De pronto, escucharon unos pasos que se acercaban,
Avizora, tú ves el futuro un desconocido estaba delante de ellos y los invitaba
Hombres fuertes hoy crean tu afán entrar en su mansión al pasar la noche. En ese
Tus arroyos se tienden ansiosos instante los arrieros se dan cuenta que a pocos pasos
Son puñales que clavan al mar. se encontraba la mansión y llevados por una fuerza
mayor lo siguen.
Y sus vilcas extienden sus ramas
Como símbolo de esfuerzo tenaz, Ramón y Pedro así se llamaban los arrieros,
Como ayer cobijaron revanchas asombrados por lo que veían mucha comida, fruta,
Hoy cobijan ensueños de paz. licores finísimos y joyas de oro el señor decía:

-Esos son mis tesoros

Al ver tanta riqueza junta uno de ellos asombrado


exclamó ¡Jesús!...

Y al instante desaparece todo, al amanecer se dieron


cuenta que tal mansión no existía y todo era como una
mal sueño, sin entender a ambos qué les había
sucedido esa noche, lo extraño fue que cada uno al día
siguiente tenía en su mano una moneda de plata de
tiempo del Rey, y ellos asociaron al caballero de esa
noche con el diablo “Supay”.

LA QUEBRADA DEL DIABLO


LAS BRUJAS DE SAMA

Ubicado A 100 Km de la ciudad de Tacna, sama las yaras es


un pueblo que parece haberse detenido en el tiempo pero que
sus casas plazas y hasta su cementerio guardan las historias
que atemorizaban a más de uno.

Cuenta Ricardo Alfaro cornejo que a sus 80 años es uno de


los pobladores más viejos de sama las yaras en su mente no
solo guarda recuerdos de su infancia están imborrables las
historias que sobre las brujas se contaban, mujeres que se
transformaban en animales o que usaban extrañas sustancias
para causar el mal dicho poblador cuenta que en su niñez
cuando caía la noche nadie se atrevía a salir al campo, las
brujas rondaban en grupo.

Cuenta también la historia de un hombre amigo de su padre:

A este hombre se quejaba mucho de dolores de espalda sus


amigos le aconsejaron que por la noche fingiera estar
dormido para saber qué es lo que ocurría .El hizo lo
aconsejado por sus amigos fingió dormir y su esposa
creyendo que dormía le dio a beber un brebaje que lo
convirtió en caballo, ella lo montaba; hallando la causa de sus
dolencias.

Terminada su historia se despide y temeroso quizás por


aquellas historias contadas de su infancia e historias sobre
brujas que aún siguen cautivando a propios y extraños y que
han hecho de sama las yaras un valle lleno de leyenda.