You are on page 1of 2

José Joaquin Avila Ajquejay 201214534

2015: Una crisis Política en Guatemala.

Algunos, dentro de los medios de comunicación masiva, principalmente en los medios más
populares, han calificado a la serie de manifestaciones ocurridas en Guatemala en el 2015
como producto del intervencionismo extranjero, eminentemente estadounidense, en asuntos
políticos del país. Si por algún motivo esto se toma como verdad pues no tendría sentido el
detenernos a discutir ni a escribir sobre el tema: “Ya se explicó. Fueron los gringos, los que
siempre nos están jodiendo, fueron ellos los que provocaron las manifestaciones y usaron a
la gente. No hay nada que discutir…”. Sin embargo la cosa no es tan simple y ahora
veremos por qué.

Desde un inicio las manifestaciones contra la corrupción se dan bajo una lógica de “no
violencia”, indudablemente dicha idea toma raíces –inconciente o concientemente- de la
teoría “de la dictadura a la democracia” de Gene Sharpe. El vínculo entre los hechos y la
teoría de Sharpe se desarrolla en varios ejes: 1) la naturaleza de las acciones civiles en las
calles. 2) símbolos y objetivos desarrollados. 3) la pluralidad de expresiones y de sectores
sociales en las calles. Y 4) la presencia del sector intelectual como acompañante.

Lo que nos interesa aquí no es la descripción y análisis de la Guatemala hasta el 2015, lo


que sí interesan es la naturaleza de las manifestaciones. En primer lugar, el papel de la
CICIG y la puesta a vista públicas los casos de corrupción solamente dio fundamentos a las
manifestaciones, no las impulsó ni las dirigió y eso lo tenían presentes cada agrupación y
cada individuo que participó en las marchas. Los movía algo pero ese algo era la
inconformidad con las acciones de los gobernantes del ejecutivo. Sin embargo la
experiencia de los adultos en 36 años de guerra y quizá lo light de la juventud citadina
convergió en el punto de “no violencia”, en afianzar la democracia social y enfocando
sagazmente a su objetivo, que distinguieron bien, no era el gobierno, ni las instituciones
públicas ni el Estado, eran las personas que ocupaban los puestos de mando y hacia ellos
dirigieron la lucha.

Si lo vinculamos a los 198 puntos de Sharpe pues debemos primero seleccionar solamente
las de orden político y social, ya que las acciones “no violentas” en Guatemala provocaron
una crisis política y afianzaron la democracia social para poder derrocar a sus gobernantes.
La economía, y en si el Estado, no sufrió modificaciones inmediatas.

Así, se veía en la calle, el uso de pancartas, consignas, banderas, gente marchando, reunida
en los parques manifestando, cantando, jugando, expresándose artísicamente, satirizando la
realidad nacional, viejos discutiendo con jóvenes sobre las acciones a tomar. Los
estudiantes marchando, huelga de hambre, discursos en las plazas, en los medios de
comunicación, el sector más fuerte de la economía nacional cerrando sus puertas de
comercio para salir a marchar, etc.
José Joaquin Avila Ajquejay 201214534

Dentro de una reunión de diversos grupos sociales entre los que figuraban “renuncia YA”,
USACespueblo, Universidades Privadas, CUC, y diversas organizaciones más, sale la
propuesta de la manifestación desde casa haciendo uso precisamente un punto que resalta
Sharp, que es el de la “huelga de ollas y sartenes”, sin embargo dicha idea fue descartada
pues la situación política de Guatemala daba lugar a acciones más directas. Es decir, no
todas las acciones “no violentas” fueron aplicadas y esto debido a que las condiciones del
país no encajaban en todo con lo descrito pro Sharp, sin embargo el objetivo de alcanzar la
democracia se logró, bueno, en este caso, la recuperación de los espacios públicos en la
democracia.

Material consultado

Sharp, G (2003). “de la dictadura a la democracia”. Edición electrónica. Rescatada el


10/02/2017 de http://www.aeinstein.org/wp-content/uploads/2013/09/DelaDict.pdf.

RTVE. “como empezar una revolución”. Material audivisual, video. Rescatado el


14/02/2017 de https://www.youtube.com/watch?v=dHezFksIM68

Trabajo de observación realizadas durante las manifestaciones del 2015 en Guatemala.