You are on page 1of 4

Producción y consumo de petróleo a nivel

mundial

La situación petrolera mundial actual asusta a todo aquel que mire un poco a futuro.
El consumo internacional de petróleo aumenta día a día, y países como México, pierden
capacidad productiva por falta de inversiones.
¿Qué dice la OPEP?
La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) estimó que la demanda mundial
de crudo para 2018 aumentará a lo largo del año, por el impulso de la economía global, que se
prevé se mantendrá en 3.7 por ciento.
En su reporte mensual sobre el comportamiento internacional del petróleo, la OPEP prevé que
para 2018, la demanda de crudo será de un total de 98.51 millones de barriles diarios (mbd), un
incremento de 0.06 mbd, en relación a su informe del mes pasado.
Con respecto al informe del mes de diciembre, los analistas de la OPEP revisaron también al
alza la demanda petrolera global de 2017, con casi 50 mil barriles más, situándola en 96.99
mbd, lo que significa un incremento de 0.04 mbd más de lo que había anticipado en diciembre.
Comparando con el año 2016, el crecimiento de la demanda global en 2017 fue de 1.57 mbd,
destacó el Informe Mensual del Mercado del Petróleo de la OPEP, difundido en la página Web
del organismo.
“El aumento de la demanda mundial fue principalmente por el resultado de las previsiones para
Europa y China que fueron más altas de lo esperado”.
El cártel, productor de más de 40 por ciento de petróleo que se consume en el mundo, destacó
que el mayor crecimiento de la demanda de petróleo durante el presente año corresponderá a
los países en desarrollo.
Para el año 2018, la OPEP también mantiene sus pronósticos de crecimiento estable, con 1.53
mbd, hasta una total de 98.51 mbd, un aumento interanual de 1.57 por ciento.
“El impulso de la economía global sigue con una expansión sincronizada a través de todo el
mundo”, destacó el texto, tras precisar que el crecimiento económico mundial se mantendrá en
torno al 3.7 por ciento alcanzado en 2017.
En cuanto a su producción, la OPEP precisó que durante diciembre pasado produjo sólo unos
cuatro mil barriles más en referencia a los 32.42 de su producción global del pasado mes de
noviembre, debido principalmente a la fuerte caída de la producción en Venezuela en
noviembre y diciembre.
Para el año 2018, los analistas del grupo estimaron una producción media de 33.1 mbd, 200
mil barriles más que la media establecida por los expertos de la OPEP de 2017.
La OPEP también prevé para este año un incremento en la producción de los países no
miembros del grupo, como Estados Unidos, Rusia y Canadá, que bombearán en 2018 un total
de 58.94 mbd, 1.15 mbd más que en 2017, es decir un crecimiento del 2.0 por ciento.
En cuanto a los precios del crudo en el mercado internacional, el reporte recordó que la
canasta de referencial del barril de la OPEP se situó en el último mes del año pasado en 62.06
dólares, mientras que la media anual de 2017 fue de 52.42 dólares, 29.0 por ciento más que el
año anterior.
Entra en vigor acuerdo de OPEP para estabilizar mercado petrolero
Con la finalidad de estabilizar el mercado petrolero y fomentar la recuperación de los precios,
entró en vigencia un acuerdo alcanzado entre la OPEP y países externos para reducir la
producción diaria de crudo en un millón 758 mil barriles.
El acuerdo alcanzado el 30 de noviembre pasado en Viena, Austria, entre los miembros de la
Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tendrá una vigencia de seis meses,
pero podrá ser prorrogable por un periodo similar.
Los países que controlan el 60 por ciento de la producción mundial del crudo acordaron reducir
el bombeo de petróleo en 1.2 millones de barriles diarios, para fijar un tope conjunto de
producción de 32.5 millones de barriles.
Tras ese acuerdo, 11 países ajenos de la OPEP (Azerbaiyán, Bahréin, Brunéi, Guinea
Ecuatorial, Kazajistán, Malasia, México, Omán, Rusia, Sudán, y Sudán del Sur) se
comprometieron a sacar del mercado 558 mil barriles diarios, para llegar a un recorte petrolero
mundial de un millón 758 mil barriles diarios.
Tras la entrada en vigencia del acuerdo, se prevé que en 100 días el mercado dejará de recibir
alrededor de 180 millones de barrriles diarios, lo que permitirá reducir el exceso en los
inventarios y repuntar los precios del crudo.
La OPEP acuerda rebaja de la producción
Los países productores de petróleo (OPEP) acordaron rebajar la producción por primera vez en
ocho años. Estos estados, responsables de un tercio de la producción mundial y que además
cuentan con los precios de extracción más bajos, ya habían consensuado este recorte en
septiembre.
Casi medio millón del recorte lo soportará Arabia Saudí, el mayor productor y ganador del
acuerdo. A pesar de que alegaba la necesidad de combatir al Estado Islámico, Irak tendrá que
reducir un poco su producción. Y el resto lo asumirán otros países aliados de Arabia Saudí en
el Golfo como Kuwait y Emiratos Árabes. Además, los países que no pertenecen a la OPEP
recortarán, en principio, otros 600.000 barriles al día, de los que 300.000 corresponderán a
Rusia.
Por otra parte, Irán había perdido buena parte de su cuota de mercado debido a las sanciones
internacionales.
El acuerdo sólo permite a Nigeria y Libia que aumenten las cantidades debido a que ambos
han perdido producción tras los ataques terroristas en el primero y la guerra civil en el segundo.
Con la excusa de que es un importador neto, Indonesia tampoco recortará, si bien ha sido
expulsada por ello de la OPEP.

PRODUCCIÓN DE HIDROCARBUROS LÍQUIDOS (PETRÓLEO, CONDENSADO Y GASOLINA) TOTAL


NACIONALi
Producción de gas natural por empresa operadora en Bolivia
LA CRÍSIS ENERGÉTICA

El mundo ha pasado de manera imperceptible de una era de combustibles abundantes,


baratos y de suministros confiables, a otra de combustibles escasos, costosos y de suministros
expuestos a toda clase de incertidumbres políticas. Anualmente se consume una cantidad tal
de petróleo que la misma equivale al valor de 4 siglos de plantas y animales; eso es una
barbaridad. Mientras los nuevos hallazgos de reservas se dan en progresión aritmética, la
extracción de las mismas se viene dando en progresión geométrica. Por cada 10 barriles de
crudo que se extraen se descubren sólo 4 y ello incurriendo cada día en mayores costos para
su explotación. Como lo afirmó Thierry Desmarest, Presidente de la Total, “la época de
descubrimientos grandes y fáciles quedó atrás”. Después de 15 años sin que tuviéramos
noticias de un nuevo descubrimiento importante se reportó la existencia de un campo
gigantesco en Brasil a finales de 2007, estimándose sus reservas entre 5 mil y 8 mil millones de
barriles de crudo. Sólo que este se encuentra offshore en aguas metaprofundas del Atlántico, a
más de 7 mil metros de profundidad y para llegar hasta el yacimiento fue necesario atravesar
una espesa capa de sal de más de 2 mil metros de espesor. La perforación del primer pozo
tardó un año y fue preciso invertir en él US $240 millones. El mundo se está aproximando
peligrosamente al punto de inflexión de la denominada curva de Hubbert, a partir del cual lo
que se ve venir será la franca declinación de las reservas. De allí la advertencia de la Agencia
Internacional de Energía: “El público no es consciente de la importancia que tiene la tasa de
declive de los campos existentes en el equilibrio del suministro energético y que esa tasa se
acelera en el futuro”.ii

LAS ENERGÍAS ALTERNATIVAS

La gran crisis que se desató en 1973 con ocasión de la guerra del Yom kipur se constituyó en
un campanazo de alerta para Occidente, pues el embargo petrolero que le decretó la OPEP a
las grandes potencias, en represalia por su apoyo a Israel y la reticencia de las Siete hermanas
a incrementar el precio de exportación de sus crudos, le causó serios trastornos y puso de
manifiesto su gran vulnerabilidad. En medio de las tensiones de la guerra fría el ex presidente
Richard Nixon llegó a afirmar en su libro La verdadera guerra, que el estrecho de Ormuz era la
yugular de Occidente y que si la antigua URSS llegaba a controlarlo le habría ganado la guerra a
Occidente sin necesidad de disparar un solo misil. Con ello quiso poner de relieve la enorme
dependencia de las grandes potencias, los EEUU en primer lugar, de los suministros de crudo
provenientes del Golfo pérsico. Se columbró, entonces, la importancia de diversificar las
fuentes, tanto en materia de energía como de origen geográfico y se propusieron
diversificarlas. A ello obedeció la creación de la AIE en 1974 por parte de la OCDE; a través de
esta se buscaba inicialmente procurar asegurar el abastecimiento de petróleo, particularmente
en situaciones de emergencia, con el fin de garantizar un crecimiento económico sostenido.
Posteriormente, se amplió su objeto a la coordinación de las políticas energéticas de sus
estados miembros, con la finalidad de asegurar energía confiable, asequible y, algo muy
importante, limpia a sus respectivos habitantes.

i
https://www.anh.gob.bo/InsideFiles/Inicio/Banner/Banner_Id-30-180202-0939-2.pdf

ii
LA CRISIS ENERGÉTICA Y LAS ENERGÍAS ALTERNATIVAS, Amylkar D. Acosta M1