You are on page 1of 4

La morfología foliar describe las diferentes formas de clasificar las hojas de las plantas.

En primer lugar, se diferencia la:


Hoja simple, aquella que solo tiene una hojuela y la

Hoja compuesta, aquella que tiene dos o más hojuelas.

Índice

1 Tipos de hojas de acuerdo a la forma de su limbo

2 Tipos de ápices foliares

3 Tipos de hojas de acuerdo a sus bases

4 Tipos de hojas compuestas

5 Tipos de vernación

6 Nerviación

7 Referencias

8 Enlaces externos

Tipos de hojas de acuerdo a la forma de su limbo

Véase también: Anexo:Forma de hojas

Tipos de hojas.

Las formas típicas de hojas simples de las plantas vasculares son:

Hoja acicular. Es la hoja linear, puntiaguda y por lo común, persistente, como las del pino (en la
imagen, letra b).

Hoja aovada. La que siendo aguzada por el ápice guarda en el resto la figura del contorno de un
huevo.

Hoja aserrada. Aquella cuyo borde tiene dientes inclinados hacia su punta, como las de la violeta
(en la imagen, letra n).

Hoja cuneiforme. Aquella con forma de 'pico de pato', como las de algunas especies del género
Pittosporum como el P. tobira.

Hoja dentada. Aquella cuyos bordes están festoneados de puntas rectas como la del castaño
común.

Hoja digitada. La compuesta cuyas hojuelas nacen del peciolo común separándose como los dedos
de la mano abierta, como las del castaño de Indias.
Hoja discolora. Aquella cuyas dos caras son de color diferente.

Hoja entera. La que no tiene ningún seno ni escotadura en sus bordes como la de la adelfa.

Hoja enterísima (madreselva) en disposición opuesta (filotaxis).

Hoja enterísima. La que tiene su margen sin dientes, desigualdad ni festón como las de la
madreselva.

Hoja envainadora. La que envuelve el tallo como las del trigo.

Hoja escotada. La que tiene en la punta una escotadura más o menos grande y angulosa como la
del espantalobos.

Hoja escurrida. La sentada cuya base corre o se extiende a ambos lados por el tallo como la del
girasol.

Hoja lanceada o lanceolada. La de figura de hierro de lanza como la del aligustre.

Hoja nerviosa. La que tiene unas rayas de arriba abajo sin dividirse en otros ramillos com las del
llantén.

Hoja perfoliada. La que por su base y nacimiento rodea enteramente el tallo pero sin formar tubo.

Hoja radical. La que nace de la raíz como la de la mandrágora.

Hoja trasovada. La aovada más ancha por la punta que por la base como las del espino.

Hoja venosa. La que tiene vasillos sobresalientes de su superficie que se extienden con sus
ramificaciones desde el nervio hasta los bordes como las del ciclamor.

Hoja verticilada. La que nace con otras muchas alrededor del eje a una misma altura.1

Tipos de ápices foliares

Hoja de hortensia con ápice acuminado.

Los ápices foliares pueden ser:

Agudo.

Subagudo.

Obtuso.

Redondeado.

Cuspídeo.
Acuminado.

Mucronado.

Aristado.

Retuso.

Emarginado.

subobtuso.

Tipos de hojas de acuerdo a sus bases

Las bases foliares pueden ser:

Cordada.

Cuneiforme.

Redondeada.

Truncada.2

Tipos de hojas compuestas

Las hojas compuestas pueden ser «trifoliadas», cuando está formada por tres folíolos o pinnadas
cuando son más de tres. A su vez, estas últimas pueden ser «imparipinnada», cuando presenta un
folíolo terminal, o «paripinnada», cuando no lo presenta. Las hojas bipinnadas, finalmente, son
aquellas en las que cada folíolo, a su vez, es pinnado.

Artículo principal: Vernación

Vernación o prefoliación es la disposición de los primordios foliares dentro de la yema antes de


producirse la apertura de la misma y el desarrollo completo de la hoja. Se distinguen los siguientes
tipos:34

circinada: el primordio se arrolla transversalmente de ápice a base, como un matasuegras; un


buen ejemplo lo proporcionan las frondes de los helechos;

conduplicada: el primordio se dobla a lo largo de su nervio medio; es el tipo de vernación más


usual;

convoluta: el primordio se arrolla longitudinalmente como un tubo, solapando uno de sus bordes
el otro (es un caso de imbricación); es muy típico de las hojas de las gramíneas;

corrugada: el primordio presenta pliegues irregulares, en todas direcciones; es característica de los


pétalos de Papaver y Cistus, entre otros;
involuta: el primordio queda plano, pero sus bordes se curvan, arrollándose longitudinalmente en
mayor o menor grado, hacia la haz; se presenta, p. ej., en las hojas de Populus, Viola, etc.; es lo
contrario de revoluta;

plana: el primordio no presenta ningún tipo de pliegue o curvatura;

plegada: el primordio se pliega a lo largo de todos los nervios principales, como un abanico
cerrado;

reclinada: el primordio se pliega de través, de manera que el ápice se acerca o toca la base; no es
muy frecuente, se conoce en las hojas de Aconitum y Liriodendron;

revoluta: el primordio queda plano, pero sus bordes se curvan, arrollándose longitudinalmente en
mayor o menor grado, hacia el envés; se presenta, p. ej., en la adelfa (Nerium), entre otras; es lo
contrario de involuta;

supervoluta: el primordio es convoluto, pero la imbricación es fuertemente espiral.

Se presentan tres tipos principales de disposiciones relativas de los primordios:

abierta: los bordes de los primordios no llegan a tocarse;

Valva: los bordes de los primordios son contiguos sin llegar a sobreponerse; usualmente los
primordios son planos, pero se puede utilizar el término induplicada si cada primordio es involuto
o incluso con duplicado, o bien el término reduplicada si cada primorio es moderadamente
revoluto;

imbricada: los bordes de los primordios se montan unos sobre otros. En este caso, el más
complejo, se distinguen diferentes subtipos:

coclear: uno de los primordios es más grande y envuelve completamente a los demás; se dice que
es vexilar o descendente (en el caso de la estivación, sobre todo) si el primordio mayor es el más
adaxial o posterior (vexilo o estandarte), y se llama carinal o ascendente si el primordio mayor es
el más abaxial o anterior (carena o quilla);

contorta o retorcida: cada primordio tiene un borde montado sobre el borde del inmediato y su
otro borde queda montado por el anterior, dando la impresión de estar retorcidos, como, p. ej. en
Convolvulus; si visto desde fuera, los bordes montan en el sentido antihorario, se denomina
levocontorta, y, si en sentido horario, dextrocontorta;

equitante: los primordios externos rodean completamente a los internos, opuestos, siendo todos
conduplicados;

imbricada o empizarrada: aplicada sobre todo a la estivación pentámera, un primordio es


totalmente externo (sus dos bordes montan), uno es totalmente interno .