You are on page 1of 4

ALCOHOLISMO

La adicción es definida por Becoña y Cortés (2010) como una “necesidad


imperiosa de realizar una determinada acción buscando placer, euforia o alivio de
ciertas sensaciones displacenteras, aun sabiendo que a mediano o largo plazo
dicha conducta produce efectos negativos” (p.33). Las adiciones puede ser el
consumir una sustancia como fumar marihuana, tomar alcohol, fumar tabaco, uso
de medicamentos, inhalar cocaína, inyectarse heroína, entre otras sustancias que
son nocivas para el organismo, pero existen otras adicciones que están presentes
debido al avance tecnológico, como es la adicción al Internet, videojuegos, juegos
de azar, al teléfono móvil, a las compras, etc.

De acuerdo con Gossop (1989) existen ciertos elementos que caracterizan a una
adicción, que son los siguientes:

1. Un fuerte deseo o un sentimiento de compulsión para llevar a cabo la


conducta particular.
2. La capacidad deteriorada para controlar la conducta.
3. Malestar y estado de ánimo alterado cuando la conducta es impedida o se
deja de hacer.
4. Persistir en la conducta a pesar de la clara evidencia de que le está
produciendo graves consecuencias al individuo.

De manera más concreta, nos enfocamos en las dos adicciones más conocidas
que son la drogadicción y el alcoholismo. La primera “es una enfermedad que
consiste en la dependencia de sustancias que afecta al sistema nervioso central y
las funciones cerebrales, produciendo alteraciones en el comportamiento, la
percepción, el juicio y las emociones”. (Becoña y Cortés, 2010, p.20) Mientras que
el alcoholismo es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el
consumo crónico y continuado al consumo periódico del alcohol que se caracteriza
por un deterioro del control sobre la bebida, episodios frecuentes de intoxicación y
obsesión por el alcohol y su consumo a pesar de sus consecuencias adversas. En
este sentido hemos decidido intervenir sobre la prevención del consumo de dichas
sustancias pues las estadísticas muestran un incremento de adicciones.

En este aspecto, en el año 2012 fue aplicada en el estado Michoacán, la Encuesta


Nacional De Salud Y Nutrición (ENSANUT 2012) para lo cual se entrevistaron a
638 adolescentes, de los cuales 322 fueron hombres y 316 mujeres. Estos
adolescentes representaron a los 931 178 adolescentes de la entidad, de los
cuales 49.8% fueron hombres y 50.2% mujeres, en dicha encuesta se obtuvieron
las siguientes estadísticas:

En relación al consumo de sustancias, se estimó que 9.7% de la población


adolescente del estado ha fumado más de 100 cigarrillos en la vida, con un
porcentaje mayor en hombres (15.7%) que en mujeres (3.7%) y una razón
hombre: mujer de 4.2. En comparación, en 2006 la prevalencia total fue de 6.0%:
9.3% en hombres y 2.7% en mujeres (figura 3.1).
En 2012, en ambos sexos, la mayor proporción de adolescentes que ha fumado
más de 100 cigarrillos en la vida correspondió al grupo de 15 a 19 años (28.2% en
hombres y 5.5% en mujeres) (cuadro 3.3). El 19.3% inició a los 12 años o antes,
mientras que 80.7% inició entre los 13 y los 19 años.

En lo referente al consumo de alcohol y en comparación con las estimaciones


nacionales, el porcentaje de adolescentes de Michoacán que ha consumido
bebidas alcohólicas alguna vez en la vida se ubicó en la posición 1 entre todos los
estados y estuvo arriba de la estimación nacional (42.9%). Por otro lado, al
consultar la Encuesta Nacional De Adicciones, los resultados en Michoacán
muestran que la exposición al consumo de drogas (que les hayan regalado o
intentado vender drogas) en el caso de los hombres es ligeramente mayor al
promedio y en las mujeres es menor al promedio nacional. La razón de exposición
para los hombres es de 1.1 hombres del estado por cada uno del país y en las
mujeres es de 1.6 mujeres del país por cada 1 del estado, mientras que para
algunas drogas específicas, en los hombres el consumo de mariguana es menor
que el promedio nacional, el de cocaína es mayor y el consumo de
metanfetaminas es igual que el promedio nacional. En el caso de las mujeres el
consumo de mariguana y cocaína es menor en el estado y el consumo de
metanfetaminas es mayor que el promedio nacional.
Sin embargo, el consumo de drogas ilegales se incrementó en la última década
más del 50 por ciento en los adolescentes de 12 a 17 años, es por esto que se
requiere fortalecer las acciones de prevención, de aquí la importancia de llevar a
cabo distintas técnicas de intervención con los adolescentes, por esto
consideramos que nuestro proyecto puede ser de gran utilidad en este aspecto,
pues las adicciones afectan distintas esferas del ser humano como la salud física,
la salud emociona y sobre todo la salud mental, además de que el mayor
problema que tienen las adicciones no son sólo los efectos que producen a corto
plazo, sino que el problema está en los efectos que producen a mediano y a largo
plazo.