You are on page 1of 2

Humanismo cristiano en la empresa de hoy

¿Es posible vivir el humanismo cristiano en la empresa actual?, Es una pregunta


compleja en su respuesta si partimos de las ideas de cristianismo y religión que
vemos actualmente en todo contexto, es así como, considero, estamos en una
época en la cual la religión es cuestionada por una gran parte de la población; ¿para
qué religión si puedo vivir bien sin hacer mal a nadie?, vivimos una época de
prelación por el yo y no por aquel que me trasciende. Sin embargo, si vemos qué
nos propone el humanismo cristiano, concibiendo a cada uno de nosotros como
seres humanos en relación consigo mismo, con el otro, con el medio y con el
trascendente1, se encuentra que el humanismo cristiano también habla a la empresa
de hoy.
Para adentrarnos más en la visualización del humanismo cristiano en la empresa
de hoy y conseguir dar respuesta a la pregunta inicial debemos entender quien fue
Cristo, pues el punto de partida radica en Jesús, su enseñanza, su forma de vida e
impacto en su relación con la humanidad. Jesús es el hijo de Dios que se presenta
a nosotros como hombre, podemos decir que cristo, durante su estancia en la tierra,
nos enseñó, a través de su ejemplo de vida, 3 elementos importantes -hacer, obrar
y contemplar2-. El hacer es todo lo que en cuanto a persona corresponde, aprender
un oficio, desarrollarlo, trabajar, etc. Todo lo que nosotros también vivimos cada día,
lo que hacemos; el obrar va más allá, esta de la mano con el contemplar, obrar es
humanizar el hacer, si a través de lo que se hace diariamente se influye en los otros
de manera positiva, se ayuda a alguien, se está obrando; el hacer afecta todo lo que
debo realizar día a día, el obrar está dado por la libertad, y es la libertad la que nos
hace humanos. Cuando me refiero a que el obrar va de la mano con el contemplar,
pienso en como Jesús siempre todo lo puso en manos de Dios Padre, cuando
sanaba un enfermo, cuando catequizaba una multitud, cuando hablaba con
cualquiera, siempre oraba primero a Dios padre, todo ello porque el hacer y el obrar
deben ir con una dirección clara, una dirección que lleve a humanizar.
Considero que también es importante relacionar en este texto algunas de las formas
en las que las empresas trabajan actualmente. Muchas de nuestras empresas
tienen a sus empleados como simples números o elementos que si realizan su
función asignada correctamente suman, de lo contrario restan y deben ser
despedidos, las empresas pocas veces priorizan su personal, la prioridad en la

1
Fray Marino Martínez Pérez. Concepto de humanismo cristiano en la Funlam
2
Octavio Dereisi. Humanismo y Humanismo Cristiano.
mayoría de las veces son sus clientes. Vemos esto en casos como el estudio que
realizó el World Management Survey expuesto por la revista Dinero: ‘Colombia
ocupa el puesto 29 en calidad de la gestión de personal entre 34 países de todas
las regiones del mundo, superando solamente a algunos países africanos pobres, y
por debajo de los otros cinco países latinoamericanos analizados. Por supuesto, el
manejo del personal es apenas una de las dimensiones de calidad de la gerencia
que determinan los resultados en productividad, ventas y ganancias. Sin embargo,
cuando una empresa no sabe manejar su personal es muy probable que tenga
serios problemas en otras áreas de la gerencia. La baja calidad de la gerencia
colombiana se refleja en la enorme brecha de productividad entre Colombia y
Estados Unidos’3.
Ahora bien, creo que podemos, en la empresa de hoy, trabajar los dos elementos
tratados hasta el momento: el humanismo cristiano que habla de una relación
integral del yo consigo mismo, con el otro, con el medio y con el trascendente y el
ejemplo de Cristo que nos recuerda el hacer, el obrar y el contemplar, elementos de
que deben ir siempre en congruencia. Si desde la alta gerencia se ve al personal no
sólo como números, sino también como personas que aportan al crecimiento de
esta de seguro se genera mucho más, no trabaja de la misma manera un empleado
que ve su importancia y aporte dentro de la empresa que aquel que sólo se le exige
y no se reconoce su aporte.
Si queremos clientes satisfechos por los productos que entrega la empresa es
necesario humanizar primero la empresa, de tal forma que esta no se centre sólo
en los productos (el hacer), que busque también realizar un aporte en el mundo
(obrar y contemplar) a través del buen ejemplo y el cuidado del medio ambiente
(relación no sólo consigo mismo si no también con el otro). Es así como se puede
tener empresas mucho más humanizantes y así mismo productivas.

3
Lora Eduardo. (02-02-2017). Las empresas colombianas no saben manejar el talento. Revista Dinero.
Recuperado de: https://www.dinero.com/edicion-impresa/opinion/articulo/las-empresas-colombianas-no-
saben-manejar-el-talento-eduardo-lora/241663