You are on page 1of 17

UNIVERSIDAD CESAR VALLEJO

FACULTAD DE HUMANIDADES

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE PSICOLOGIA

MONOGRAFÍA

“TRASTORNO BIPOLAR”

Autores:

- Chauca Moreno Jhoselyn


- Ingar Patricio Anghela
- Morales Huayta, Tatiana
- Robles González Alexandra
- Varas Valderrama Sharon

ASESOR:

Dr. Vidaurre Torres Ana María

NUEVO CHIMBOTE - PERÚ

2016
ÍNDICE
CARÁTULA……………………..…………………………………………………………………………………………………… I
ÍNDICE………………...……………………………………………………………………………………………………….…….. II
INTRODUCCIÓN…………………………………………………………………………………………………………………… III

CAPITULO I: TRASTORNO BIPOLAR

1.1. CONCEPTOS …………….……………………………………………………………………………………………


1.1.1 TRASTORNO…………………………………………………………………………………………………
1.1.2 BIPOLAR………………………………………………………………………………………………………
1.1.3 TRASTOR BIPOLAR………………………………………………………………………………………
1.2. CAUSAS ………………………………………………………………………………………………………………...
1.2.1 GENETICA……………………………………………………………………………………………………..
1.2.3 NEUROBIOLOGICO………………………………………………………………………………………..
1.2.3 POR LESION EN EL SISTEMA NERVIOSO…………………………………………………………
1.3. FACTORES INFLUYENTES EN EL TRASTORNO………………………………………………………….
1.3.1. PSICOSOCIALES……………………………………………………………………………………………
1.4. FASES Y SINTOMAS………………………………………….…………………………………………………..
1.4.1 EPISODIO MANÍACO………….………………………………………………………………………..
1.4.2 EPISODIO HIPOMANÍACO….………………………………………………………………………..
1.4.3 EPISODIO DEPRESIVO………….……………………………………………………………………..
1.4.4 EPISODIO MIXTO………………….…………………………………………………………………….
1.4.5 EPISODIO DE REMISIÓN………….………………………………………………………………….

CAPITULO II: RELACION DEL TRASTORNO BIPOLAR CON LAS UNIDADES DE LURIA

2.1. UNIDADES DE LURIA…………………..……………………………………………………………………..…


2.2 DIAGNOSTICO …………………………..…………………………………………………………………………..
2.3 TRATAMIENTO……..…………………..……………..…………………………………………………………..
2.4. CONCLUSIONES………………………………..………………………………………………………………….

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS………………………………………..………………………………………………… IV
ANEXOS ……………………..…………………………………………..……………………………………………………..…… V
INTRODUCCIÓN

En la actualidad, se sabe de la existencia de millones de enfermedades o trastornos que afecta


la vida de las personas que lo padecen. Y no sólo se puede referir a enfermedades físicas como
la gripe, sino también se menciona trastornos psicológicos. Incluso la Asociación Americana de
Psicología ha visto necesario dar un Manual de Diagnóstico y Estadístico de los trastornos
mentales a fin de que los psicólogos puedan identificarlos. Por ejemplo, el trastorno bipolar se
caracteriza, como su nombre mismo lo menciona, por una manifestación exagerada en episodios
recurrentes de manía (alegría excesiva) y de depresión (tristeza profunda).

La presente monografía titulada “Trastorno bipolar” tiene como objetivo informar sobre este
trastorno y poder relacionar el mismo con las funciones en cada una de los Bloques de Luria.

Asimismo, esta investigación se dirige a los estudiantes del II ciclo de la Facultad de


Humanidades de la UCV Nuevo Chimbote.

En cuanto a sus antecedentes, el concepto del trastorno bipolar en la psiquiatría moderna tuvo
sus orígenes en el siglo XIX. En 1854, Jules Baillarger y Jean- Pierre Falret presentaron de forma
independiente las descripciones de la enfermedad a la Academia de Medicina de París. Baillarger
denomina a la enfermedad como “locura de doble forma”, mientras que Falret lo llamó “locura
circular o cíclica”. Sin embargo, a finales de 1800, la mayoría de los médicos todavía se aferraban
a la idea de que la manía y la melancolía se trataban de aflicciones o enfermedades crónicas con
un deterioro paulatino.

Del Castillo (2009) en su tesis “Trastorno afectivo bipolar” llegó a la siguiente conclusión: “Las
personas con trastorno bipolar afectivo enseñan diferencias en la ínsula dorsal y pre frontal de
la corteza de activación también los pacientes con este desorden no muestran actividad en el
orbifrontal de la corteza y en la zona de comparación del bienestar y en donde crece el
sentimiento de dificultad.”

El trabajo monográfico consta de dos capítulos. El primer capítulo detallará el concepto, causas,
factores influyentes, fases y síntomas del trastorno bipolar. Y el segundo capítulo tratará sobre
la relación entre el trastorno bipolar y las unidades de Luria.

Es importante conocer del tema, ya que se podrá tomar medidas para el mejoramiento de vida
de los pacientes con trastorno de bipolaridad.
CAPÍTULO I
TRASTORNO BIPOLAR

1.1. CONCEPTOS
1.1.1. Trastorno
Pérez y Merino (2009) refieren que etimológicamente es conformado por la unión de dos
vocablos, trans- que es sinónimo de “al otro lado” y del verbo tornare que se traducirse como
“girar o tornear”.

También puede hacerse referencia a una alteración leve de la salud o a un estado de enajenación
o la acción y efecto de trastornar (invertir el orden regular de algo o perturbar el sentido o la
conducta de alguien).

1.1.2. Bipolar
De acuerdo a la Real Academia Española, bipolar significa “que tiene dos polos”.

1.1.3. Trastorno bipolar


Belenchón y Livianos (2008) definen al Trastorno Bipolar (TB) como la alteración del estado de
ánimo que se muestran en episodios depresivos (estado de ánimo bajo) y episodios maniáticos
(estado de ánimo eufórico) además el trastorno bipolar es crónico.

1.2. CAUSAS
Según López (2003) “No hay una causa exacta que pueda explicar este trastorno, después de la
depresión mayor y la distimia. Existe una combinación de factores biológicos, genéticos y
ambientales que parecen desencadenar y perpetuar está completa enfermedad de las
emociones.”
1.2.1. Genéticas
Saraon y Sarason señalan que “Parece existir gran evidencia de la presencia de un factor
hereditario en los trastornos bipolares. Casi dos terceras partes de quienes desarrollan este
trastorno tienen antecedentes familiares de trastornos del estado de ánimo.”
Sánchez, P. (2010) manifiesta lo siguiente:
Los estudios genéticos, especialmente los que se han llevado a cabo con gemelos monocigóticos
y heterocigóticos, muestran que la herencia ejerce un papel importante en la etiopatogenia de
la enfermedad. En estos estudios se observa que la coincidencia de la enfermedad en gemelos
idénticos es de un 62%, mientras que en los gemelos vitelinos es inferior al 14%. Los factores
genéticos también participan en la expresión clínica y en el curso de la enfermedad.

1.2.2. Neurobiológico
Las relaciones estrechas de los trastornos del estado de ánimo con el sistema endócrino apenas
se empiezan a comprender. Los avances en la comprensión de la química cerebral, en especial
la forma en que el cerebro libera hormonas de la glándula pituitaria y el hipotálamo en la
depresión permite creer que un nivel elevado de cortisol, una hormona que se produce en la
corteza suprarrenal, que se ha encontrado de forma consistente en los pacientes con depresión
podría tener acción en el escenario clínico de este padecimiento. Sin embargo, hasta el
momento estos esfuerzos sólo han contribuido al conocimiento general de dichos trastornos.
En el aspecto de las conexiones neuronales, cada una de las miles de millones de neuronas en
el cerebro interactúa con las demás por medios electroquímicos. Cuando la neurona es
estimulada, libera neurotransmisores, sustancias químicas, de las vesículas o áreas de
almacenamiento en la terminación nerviosa. Es probable que la depresión en la que recae una
persona con trastorno bipolar sea el resultado de una falta de ciertos neurotransmisores
químicos en lugares particulares del cerebro. (Baena et al.,2005)

1.2.3. Por lesión en el Sistema Nervioso


“Consiste es un mal de funcionamiento de los mecanismos bioquímicos que regulan el estado
de ánimo. Estos mecanismos están localizados en una zona del cerebro denominado sistema
límbico que se encuentra en la zona central del encéfalo”. (López, 2003).

1.3. FACTORES INFLUYENTES EN EL TRASTORNO


1.3.1. Factores psicosociales
Estos factores tienen un papel muy importante pero como un desencadenante en el trastorno
bipolar. El estrés, los acontecimientos vitales negativos o muy positivos y el consumo de alcohol
o de psicotóxicos, pueden precipitar un episodio de la enfermedad o una crisis (sobre todo la
primera), aunque a veces se presentan en forma espontánea. El insomnio es otro
desencadenante frecuente (a la vez que puede ser uno de los primeros síntomas o
manifestaciones de la enfermedad). También son desencadenantes algunas fluctuaciones
hormonales, como las que ocurren en el post-parto, e incluso algunos medicamentos como los
esteroides, o algunas sustancias psicoactivas (el alcohol o la cocaína). Por otra parte, la causa
más frecuente de recaídas es la suspensión de la medicación o no tomarla adecuadamente. Esto
lleva a la aparición de nuevos episodios y a un empeoramiento progresivo del curso de la
enfermedad. Es muy importante enfatizar que nadie tiene la culpa de padecer un trastorno
bipolar: Ni quien lo padece, ni su familia.

1.4. FASES Y SÍNTOMAS


1.4.1. Episodio maníaco
Según Worme (2004) argumenta que los individuos que padecen esta enfermedad manifiestan
el ánimo elevado y experimentan una marea de sensaciones placenteras. El bienestar y la
autoconfianza van aumentando, presentan un estado de euforia. En el estado prematuro de la
manía resulta modificado el raciocinio, alto nivel de energía impulso sexual, pensamiento
acelerado y casi siempre tiene lugar a una aceleración del habla pueden emitir desde 180 a 200
silabas por minuto.

1.4.2. Episodio Hipomaniaco


Consiste igual que la manía, pero menos marcadas a modificaciones del ánimo, de la actividad,
del estado físico y del raciocinio. Se le puede observar en la fase prematura de la manía. No
muestran las características del desorden psíquico, pierden el interés en sus proyectos, producto
del impulso sexual pueden llegar a hacer adulterios o contagiarse de SIDA. No se consideran
enfermos y en múltiples ocasiones rechazan a un tratamiento. (Worme, 2004)

1.4.3. Episodio Depresivo


De acuerdo a Igoa, Bottini, Martino y Gagliesi (s.f.) los síntomas característicos de esta fase son:
 Estado de ánimo depresivo: Se caracteriza por un sentimiento intenso de tristeza o vacío
presente en la mayor parte del día, casi todos los días; acompañado de angustia y llanto.
 Incapacidad para experimentar placer: Son incapaces de disfrutar actividades que antes
eran placenteras.
 Alteraciones del sueño: Se manifiesta por aumento o disminución en la cantidad de horas
de sueño o por tener un sueño menos profundo con la sensación de sentirse cansado aún
después de levantarse.
 Variaciones del peso: Se da un aumento o pérdida de peso, cambios de apetito.
 Fatiga y falta de energía: Siente que cada movimiento requiere mucho esfuerzo y resulta
agotador.
 Baja autoestima: tienden a ver todo de gris, sin sentido; tienen ideas de inutilidad,
culpabilidad y desesperanza respecto al futuro.
 Falta de concentración: Le cuesta retener datos o participar en conversaciones, leer un libro
o tomar decisiones.
 Pensamiento de muerte: La vida no tiene sentido para el sujeto, tiende a pensar que sería
un alivio desaparecer para sí mismo y sus familiares.
 Síntomas psicóticos: Están acompañadas de ideas delirantes y alucinaciones.

1.4.4. EPISODIO MIXTO


Según Gómez, Hernández, Rojas, Santacruz y Uribe (2008) definen al episodio mixto como “la
presencia de criterios combinados para episodio maniaco y depresivo, con una duración de, al
menos, una semana.” (p. 266)
Para poder detectar este episodio, Borja (s.f.) describió los siguientes síntomas:
 Sentimientos alternados velozmente entre la tristeza, irritabilidad y euforia.
 Experimentan síntomas que se corresponden a un episodio maníaco y a un episodio
depresivo mayor.
 Estos cambios en el estado de ánimo son lo suficientemente graves como para generar un
deterioro de la vida laboral, social y familiar.
 El inicio puede ser como consecución de un episodio depresivo mayor o como consecuencia
de un episodio maníaco. Dentro de esa semana durante la cual transcurre el episodio mixto,
los síntomas tanto maníacos como depresivos se intercalan sin predominancia concreta de
ninguno de ellos.

Incluso Moreno (s.f.) nos menciona que en esa etapa, la persona tiene variaciones entre un
estado maniaco y depresivo (estados de gran euforia y de gran depresión), entre los síntomas
que menciona tenemos:

 Cambios de humor.
 Inquietud.
 Alucinaciones.
 Problemas para conciliar el sueño.
 Falta de motivación.
 Ideas delirantes y negativas.
 Aceleración del pensamiento
1.4.5. EPISODIO DE REMISIÓN
El episodio de remisión de acuerdo a Moreno (s.f.) “es una fase en la que no se observan
síntomas de este trastorno, por lo que la persona experimenta normalidad en su estado de
ánimo tras haber sufrido una crisis.”
Sin embargo se recomienda estar alertas con la persona, porque así como los síntomas no están
presentes, asimismo pueden regresar en cualquier momento.
CAPIULO II

RELACION DEL TRASTORNO BIPOLAR CON LAS UNIDADES DE LURIA

2.1. UNIDADES DE LURIA

PRIMERA UNIDAD FUNCIONAL: Es la encargada de regular el tono cortical y la función de


vigilancia. Tanto la respiración como la relajación no se encuentran como capacidades
independientes.

SEGUNDA UNIDAD DE LURIA: se diferencia en gran medida de la primera, puesto que su


estructura consiste no en una red nerviosa continua, sino en neuronas aisladas que obedecen a
la ley del todo o nada, recibiendo impulsos discretos y reenviándolas a otros grupos de
neuronas; se encuentra ubicada en las regiones laterales del neocórtex, en la superficie convexa
de los hemisferios, de la que ocupa las regiones posteriores incluyendo la región visual localizada
en el área occipital, la auditiva en el área temporal y la sensorial general en el área parietal. En
cuanto a sus propiedades funcionales, los sistemas de esta unidad están adaptados a la
recepción de estímulos que viajan desde los receptores periféricos hacia el cerebro, para su
análisis y síntesis dentro de sistemas funcionales completos, haciendo de esta, una unidad
funcional del cerebro con alta especificidad modal.

TERCERA UNIDAD FUNCIONAL: se encarga de programar, verificar y regular la actividad


consciente, otro aspecto del proceso cognitivo humano. Las estructuras de esta tercera unidad
están localizadas en las regiones anteriores de los hemisferios, antepuestas al giro precentral.
Posee como canal de salida al córtex motor (área 4de Brodmann), cuya capa V contiene las
células piramidales de Betz, donde las fibras van hacia los núcleos motores espinales y de aquí
a los músculos, formando las partes de la gran vía piramidal. Esta área cortical es proyectiva y
no puede trabajar aislada, puesto que los movimientos de un individuo requieren un fondo
tónico, que es proporcionado por los ganglios motores basales y las fibras antes mencionadas;
además de las estructuras secundarias y terciarias del córtex motor superpuestas.

2.2. DIAGNOSTICO

Según Guía de Práctica Clínica sobre Trastorno Bipolar (2012) refiere que “Tanto la CIE-10
como el DSM-IV perfilan criterios diagnósticos para el TB, sin embargo ambos criterios no son
idénticos. Las diferencias cruciales se centran en el número de episodios requeridos para el
diagnóstico y la distinción entre trastornos bipolares tipo I y tipo II. Según la CIE-10, un
diagnóstico de trastorno afectivo bipolar requiere la existencia de al menos dos episodios de
alteración del humor, uno de los cuales debe ser maníaco o hipomaniaco. A diferencia del
DSM-IV un único episodio de manía no es suficiente para ser diagnosticado de TB hasta que
presente otro episodio (de cualquier tipo). Los episodios pueden especificarse como
hipomaniacos, maníacos sin síntomas psicóticos, maníacos con síntomas psicóticos, depresivos
leves o moderados, depresión grave sin síntomas psicóticos, depresión grave con síntomas
psicóticos, mixtos o en remisión. La CIE-10 no incluye el TB II como una entidad diagnóstica
aparte}.”

CIE-10 DSM-IV-TR
Criterios CIE 10 para T. Bipolar: Trastorno Bipolar Tipo I:
Trastorno caracterizado por la presencia de Presencia de al menos un episodio maníaco
episodios reiterados (es decir, al menos dos) o mixto. Se describen a continuación los
en los que el estado de ánimo y los niveles de criterios diagnósticos según las
actividad del enfermo están profundamente caracteristicas del episodio más reciente. Los
alterados, de forma que en ocasiones la síntomas de cada uno de los episodios se
alteración consiste en una exaltación del describen en la tabla siguiente.
estado de ánimo y un aumento de la vitalidad Criterios para el diagnóstico de Trastorno
y del nivel de actividad (manía o hipomanía) y bipolar I, episodio maníaco único (296.0x)
en otras, en una disminución del estado de a) Presencia de un episodio maníaco único,
ánimo y un descenso de la vitalidad y de la sin episodios depresivos mayores anteriores.
actividad (depresión). Lo característico es que b) El episodio maníaco no se explica mejor
se produzca una recuperación completa por la presencia de un trastorno
entre los episodios aislados. A diferencia de esquizoafectivo y no está superpuesto a una
otros trastornos del humor (afectivos) la esquizofrenia, un trastorno
incidencia en ambos sexos es esquizofreniforme, un trastorno delirante o
aproximadamente la misma. Dado que los un trastorno psicótico no especificado.
enfermos que sufren únicamente episodios Criterios para el diagnóstico de F31.0
repetidos de manía son relativamente Trastorno bipolar I, episodio más reciente
escasos y de características muy parecidas hipomaniaco (296.40)
(antecedentes familiares, personalidad a) Actualmente (o el más reciente) en un
premórbida, edad de comienzo y pronóstico episodio hipomaniaco.
a largo plazo) al resto de los enfermos que b) Previamente se ha presentado al menos
tienen al menos episodios ocasionales de un episodio maníaco o un episodio mixto.
depresión, estos enfermos se clasifican como c) Los síntomas afectivos provocan un
otro trastorno bipolar (F31.8). malestar clínicamente significativo o un
Los episodios de manía comienzan deterioro social, laboral o de otras áreas
normalmente de manera brusca y se importantes de la actividad del individuo.
prolongan durante un período de tiempo que d) Los episodios afectivos en los Criterios A y
oscila entre dos semanas y cuatro a cinco B no se explican mejor por la presencia de
meses (la duración mediana es de cuatro un trastorno esquizoafectivo y no están
meses). Las depresiones tienden a durar más superpuestos a una esquizofrenia, un
(su duración mediana es de seis meses), trastorno esquizofreniforme, un trastorno
aunque rara vez se prolongan más de un año, delirante o un trastorno psicótico no
excepto en personas de edad avanzada. especificado.
Ambos tipos de episodios sobrevienen a Especificar:
menudo a raíz de acontecimientos Especificaciones de curso longitudinal (con
estresantes u otros traumas psicológicos, y sin recuperación interepisódica)
aunque su presencia o ausencia no es Con patrón estacional (sólo es aplicable al
esencial para el diagnóstico. El primer patrón de los episodios depresivos mayores)
episodio puede presentarse a cualquier edad, Con ciclos rápidos
desde la infancia hasta la senectud. La
frecuencia de los episodios y la forma de las Criterios para el diagnóstico de F31
recaídas y remisiones pueden ser muy Trastorno bipolar I, episodio más reciente
variables, aunque las remisiones tienden a maníaco (296.4x)
ser más cortas y las depresiones más a) Actualmente (o el más reciente) en un
frecuentes y prolongadas al sobrepasar la episodio maníaco.
edad media de la vida. b) Previamente se ha presentado al menos
Incluye: un episodio depresivo mayor, un episodio
Trastorno maníaco-depresivo. maníaco o un episodio mixto.
Psicosis maníaco-depresiva. c) Los episodios afectivos en los Criterios A y
Reacción maníaco-depresiva. B no se explican mejor por la presencia de
un trastorno esquizoafectivo y no están
Pautas para el diagnóstico superpuestos a una esquizofrenia, un
F31.0 Trastorno bipolar, episodio actual trastorno esquizofreniforme, un trastorno
hipomaniaco delirante o un trastorno psicótico no
a) El episodio actual satisfaga las pautas de especificado.
hipomanía (F30.0).
b) Se haya presentado al menos otro Especificar (para el episodio actual o el más
episodio hipomaniaco, maníaco, depresivo o reciente):
mixto en el pasado. Con síntomas catatónicos De inicio en el
posparto
F31.1 Trastorno bipolar, episodio actual Especificar:
maníaco sin síntomas psicóticos Especificaciones de curso longitudinal (con
a) El episodio actual satisfaga las pautas de o sin recuperación interepisódica)
manía sin síntomas psicóticos (F30.1). Con patrón estacional (sólo es aplicable al
b) Se haya presentado al menos otro patrón de los episodios depresivos mayores)
episodio hipomaniaco, maníaco, depresivo o Con ciclos rápidos
mixto en el pasado. Criterios para el diagnóstico de F31
Trastorno bipolar I, episodio más reciente
F31.2 Trastorno bipolar, episodio actual depresivo (296.5)
maníaco con síntomas psicóticos a) Actualmente (o el más reciente) en un
a) El episodio actual satisfaga las pautas de episodio depresivo mayor.
manía con síntomas psicóticos (F30.2). b) Previamente se ha presentado al menos
b) Se haya presentado al menos otro un episodio maníaco o un episodio mixto.
episodio hipomaniaco, maníaco, depresivo o c) Los episodios afectivos en los Criterios A y
mixto en el pasado. B no se explican mejor por la presencia de
un trastorno esquizoafectivo y no están
F31.3 Trastorno bipolar, episodio actual superpuestos a una esquizofrenia, un
depresivo leve o moderado trastorno esquizofreniforme, un trastorno
a) El episodio actual satisfaga las pautas de delirante o un trastorno psicótico no
episodio depresivo leve (F32.0) o moderado especificado.
(F32.1).
b) Se haya presentado al menos otro Especificar (para el episodio actual o el más
episodio hipomaniaco, maníaco, depresivo o reciente):
mixto en el pasado. Crónico Con síntomas catatónicos
Se puede utilizar un quinto carácter para Con síntomas melancólicos
especificar la presencia o ausencia de Con síntomas atípicos
síntomas somáticos en el episodio depresivo De inicio en el posparto
actual:
F31.30. Sin síndrome somático Especificar:
F31.31 Con síndrome somático. Especificaciones de curso longitudinal (con
y sin recuperación interepisódica)
F31.4 Trastorno bipolar, episodio actual Con patrón estacional (sólo es aplicable al
depresivo grave sin síntomas psicóticos patrón de los episodios depresivos mayores)
a) El episodio actual satisfaga las pautas de Con ciclos rápidos Criterios para el
episodio depresivo grave sin síntomas diagnóstico de F31 Trastorno bipolar I,
psicóticos (F32.2). episodio más reciente mixto (296.6x)
b) Se haya presentado al menos otro a) Actualmente (o el más reciente) en un
episodio hipomaniaco, maníaco, depresivo o episodio mixto.
mixto en el pasado. b) Previamente se ha presentado al menos
F31.5 Trastorno bipolar, episodio actual un episodio depresivo mayor, un episodio
depresivo grave con síntomas psicóticos maníaco o un episodio mixto.
a) El episodio actual satisfaga las pautas de c) Los episodios afectivos en los Criterios A y
episodio depresivo grave con síntomas B no se explican mejor por la presencia de
psicóticos (F32.3). un trastorno esquizoafectivo y no están
b) Se haya presentado al menos otro superpuestos a una esquizofrenia, un
episodio hipomaniaco, maníaco, depresivo o trastorno esquizofreniforme, un trastorno
mixto en el pasado. delirante o un trastorno psicótico no
F31.6 Trastorno bipolar, episodio actual especificado.
mixto
El enfermo ha padecido en el pasado por lo Trastorno Bipolar Tipo II:
menos un episodio hipomaniaco, maníaco o Presencia de episodios depresivos mayores
mixto y en la actualidad presenta una mezcla recidivantes con episodios hipomaníacos
o una sucesión rápida de síntomas maníacos,
hipomaniacos y depresivos. Criterios para el diagnóstico de F31.8
Pautas para el diagnóstico Trastorno Bipolar Tipo II (296.89):
Alternancia de los episodios maníacos y a) Aparición de uno o más episodios
depresivos, separados por períodos de depresivos mayores
estado de ánimo normal, aunque no es raro b) Acompañados por al menos un episodio
encontrar un estado de humor depresivo se hipomaniaco
acompañe durante días o semanas de c) Ausencia de un episodio maníaco o mixto
hiperactividad y logorrea o que un humor
maníaco e ideas de grandeza se acompañe
de agitación y pérdida de la vitalidad y de la
libido. Los síntomas maníacos y depresivos
pueden también alternar rápidamente, de
día en día o incluso de hora en hora. El
diagnóstico de trastorno bipolar mixto sólo
deberá hacerse si ambos tipos de síntomas,
depresivos y maníacos, son igualmente
destacados durante la mayor parte del
episodio actual de enfermedad, que debe
durar como mínimo dos semanas.
Excluye: Episodio afectivo mixto aislado
(F38.0).
F31.7 Trastorno bipolar, actualmente en
remisión
El enfermo ha padecido al menos un
episodio maníaco, hipomaniaco o mixto en
el pasado y por lo menos otro episodio
maníaco, hipomaniaco, depresivo o mixto,
pero en la actualidad no sufre ninguna
alteración significativa del estado de ánimo
ni la ha sufrido en varios meses. No
obstante, puede estar recibiendo
tratamiento para reducir el riesgo de que se
presenten futuros episodios.
F31.8 Otros trastornos bipolares
Incluye:
Trastorno bipolar de tipo II.
Episodios maníacos recurrentes.

F31.9 Trastorno bipolar sin especificación

2.3. TRATAMIENTO:

Según la Guía de Práctica Clínica sobre Trastorno Bipolar (2012):


“El manejo clínico del paciente con Trastorno Bipolar siempre tiene dos dimensiones: el estado
afectivo actual (transversal) y la evolución a largo plazo (longitudinal). Es fundamental tratar
ambos aspectos, evitando incurrir en una excesiva atención al episodio actual que olvide la
importancia del curso crónico de la enfermedad. Se debe evaluar el número y tipo de los
episodios afectivos previos, además de la presencia o no de síntomas subsindrómicos entre los
episodios. El diseño del plan de tratamiento dependerá de las características del trastorno del
paciente: frecuencia y gravedad de las recaídas previas, polaridad predominante, respuesta a
tratamientos, apoyo y contención sociofamiliar, grado de deterioro cognitivo y psicosocial y
consecuencias de los episodios anteriores. El objetivo general es la mejoría del curso clínico,
incluyendo una reducción de la frecuencia, gravedad y consecuencias adversas de los episodios
afectivos. Ello se traduce, más que en una mera reducción sintomática, en unas mayores cotas
para el paciente de autonomía y calidad de vida.”

En el desarrollo del plan terapéutico siempre se deben considerar:

• Diseño del plan de tratamiento: Inicialmente deben establecerse los objetivos principales y
secundarios del tratamiento, en virtud de las características del paciente. Como se ha referido,
deben ser, en lo posible, acordados con el paciente y con su entorno. En segundo lugar, se
elegirán las estrategias de tratamiento (que se discuten en el apartado siguiente), incluyendo
la terapia farmacológica y psicosocial. Finalmente, debe considerarse el ámbito de
intervención, especialmente si debe ser hospitalario (total o parcial) o ambulatorio.

• Elección del ámbito de intervención: Los principios generales de la psiquiatría comunitaria


aconsejan elegir el ámbito de intervención más cercano y menos restrictivo para el paciente,
tratando de integrar el tratamiento en su vida cotidiana, integrada en la sociedad. Por ello, el
Centro de Salud Mental o CSM (al que se llega desde Atención Primaria de Salud) es el eje de la
asistencia del TB. El CSM puede contar con un programa específico de atención al TB, lo que
favorece la aplicación de protocolos efectivos y las intervenciones terapéuticas específicas,
además de una mayor especialización y entrenamiento de los profesionales encargados. En
ocasiones se requiere un nivel mayor de intensidad asistencial, a través de la hospitalización
parcial u Hospital de Día. Cuando el paciente cumple una serie de requisitos (criterios de
ingreso), tales como grave descompensación afectiva que entrañe riesgo auto/heteroagresivo,
ausencia de conciencia de enfermedad, abandono terapéutico o escaso apoyo sociofamiliar, se
procede al ingreso en la Unidad de Hospitalización Breve. El uso de unidades de rehabilitación
hospitalaria se reserva para los casos más graves, a menudo con comorbilidad con otros
trastornos.

• Monitorización de la salud física del paciente con trastorno bipolar: Los pacientes con TB
presentan una morbilidad física y una mortalidad superiores a la población general, tal y como
se señaló en un apartado anterior. Uno de los elementos del plan de GUÍA DE PRÁCTICA
CLÍNICA SOBRE TRASTORNO BIPOLAR 77 el tratamiento de toda persona con TB debe ser la
monitorización de su salud física, siguiendo las recomendaciones que se recogieron en un
apartado anterior.

• Diseñar un Plan de Crisis: para prevenir y manejar las situaciones de crisis y de riesgo
autolítico que pueden surgir en todo paciente bipolar.

• Orientar el plan de tratamiento desde un enfoque de “recuperación”: colocando a la


persona con trastorno bipolar como protagonista de su proceso terapéutico y de su
crecimiento personal.

2.4. CONCLUSIONES:

 El trastorno bipolar es un trastorno mental grave con importantes repercusiones para la


salud del paciente y para su entorno. Su prevalencia y el retraso constatado en el
diagnóstico, hacen necesaria la implementación de medidas que contribuyan a una
detección más precoz.
 Es importante tratar a tiempo las alteraciones psicológicas porque muchas veces puedes
ser patológicas.
 La unidad funcional imprescindible en la recuperación es la familia y que el paciente
reconozca que necesita ayuda.
Referencias Bibliográficas

 Belenchón, M. & Livianos, A. (2008).Trastorno bipolar y psicoeducación: Desarrollo de


un programa para un clínico. Recuperado de: https: //books.google.com.pe/books?id=
yz9z0bYWs-
YC&pg=PA33&dq=definicion+de+trastorno+bipolar&hl=es&sa=X&redir_esc
=y#v=onepage&q=definicion%20de%20trastorno%20bipolar&f=false
 Bersh S. & Castillo A. (2014). Trastorno bipolar. Fundación Valle Del Lili: Santiago de
Cali – Colombia.
 Borja, L. (s.f.) Cómo detectar un episodio mixto. [Mensaje en un blog] Recuperado de:
http://salud.uncomo.com/articulo/como-detectar-un-episodio-mixto-4550.html
 Diccionario Enciclopédico. (2009) Larousse Editorial, S.L.
 Del Castillo, R. (2009) Trastorno afectivo bipolar. (Tesis para obtener Licenciatura).
México: Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios No. 103.
 Gómez, C., Hernández, G., Rojas, A., Santacruz, H. & Uribe, M. (2008) Psiquiatría
clínica: diagnóstico en niños, adolescentes y adultos. (3ra ed.) Bogotá: Médica
Internacional. Recuperado de:
https://books.google.com.pe/books?id=LSKfF9f7xF4C&pg=PA266&dq=episodio+mixto
&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwj5iIHS7_3PAhUUSmMKHfsLCccQ6AEIGjAA#v=onepage&q
=episodio%20mixto&f=false
 Igoa, A., Bottini, A., Martino, D. & Gagliesi, P. (s.f.) Trastorno bipolar: guía para
pacientes, familiares y allegados.
 Moreno, M. (s.f.) Fases y síntomas del trastorno bipolar [Mensaje en un blog]
Recuperado de: http://www.actualidadenpsicologia.com/fases-sintomas-trastorno-
bipolar/
 López, Á. (2003). Trastorno afectivo bipolar. (2da ed.) Madrid: EDAF. Recuperado de:
https://books.google.com.pe/books?id=qz-
2eTvWkcgC&pg=PA167&dq=bipolar+fases+y+sintomas&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiM
ltjx26XPAhUL1h4KHVQSDtAQ6AEIKzAD#v=onepage&q=bipolar%20fases%20y%20sinto
mas&f=false
 Pérez, J & Merino,M.(2009).Recuperado de :http://definicion.de/trastorno/
 http://www.soybipolar.com/historia-del-trastorno-bipolar/
 Sánchez, P. (2010) Tratamiento psicológicos y psicoeducación en los trastornos
bipolares. Recuperado de:
https://books.google.com.pe/books?id=lYbtAQAAQBAJ&pg=PA62&dq=tratamiento+ps
icologicos+y+psicoeducacion+en+los+trastornos+bipolares&hl=es&sa=X&ved=0ahUKE
wjo1aWwp6bPAhWDJx4KHadqCzkQ6AEIHDAA#v=onepage&q=tratamiento%20psicolo
gicos%20y%20psicoeducacion%20en%20los%20trastornos%20bipolares&f=false
 Saraon, I. & Sarason, B. (2006) Psicopatología. Psicología anormal: el problema de la
conducta inadaptada (10ma ed.) México: Pearson educación. Recuperado de:
https://books.google.com.pe/books?id=U9aZ9cSXuRoC&pg=PA361&dq=causas+geneti
cas+del+trastorno+bipolar&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjDwJ_koqbPAhVJrB4KHdVmAk
oQ6AEIGjAA#v=onepage&q=causas%20geneticas%20del%20trastorno%20bipolar&f=f
alse
 Womer, E. (2004) Bipolar. España: Pritend in Spain. Recuperado de:
 https://books.google.com.pe/books?id=VOfbOf9ywKUC&pg=PA226&dq=bipolaridad+l
os+episodios+maniaco+e+hipomaniaco&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiTnZ-
ntvnPAhXLeD4KHaDkD0oQ6AEIMDAE#v=onepage&q=bipolaridad%20los%20episodios
%20maniaco%20e%20hipomaniaco&f=false
 https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000926.htm
 http://www.drromeu.net/trastorno-bipolar/
 Sanidad (Mayo,2012). Guía de Práctica Clínica sobre Trastorno Bipolar. Ministerio de
sanidad, servicios sociales e igualdad. (1.a.ed.). Recuperado de:
http://www.guiasalud.es/GPC/GPC_510_Trastorno_Bipolar_compl.pdf
 Mora J. (1998). El modelo de las tres unidades funcionales del cerebro de luria: sus
raíces históricas e influjos posteriores. Historia de la psicología. 19(23). Recuperado de:
file:///C:/Users/PC/Downloads/40.%20MORA%20(1).pdf

ATENCION!!!!!!
Libro de farmacologia y endocrinologia del comportamiento p.
195 -208. Recuperado de: https://books.google.com.pe/books?id=oV1VVH_AE-

kC&pg=PA178&dq=farmacologia+y+endocrinologia+del+comportamiento&hl=es&sa=X&ved=0
ahUKEwjj85ObufnPAhVMGj4KHZhoDj0Q6AEIGjAA#v=onepage&q=farmacologia%20y%20endo
crinologia%20del%20comportamiento&f=false