You are on page 1of 2

Ensayo "Un mundo desbocado"

Anthony Giddens
Este ensayo nos da un esbozo general y complejo en relación con el fenómeno de la
Globalización y las implicaciones del mismo en nuestras vidas, tal y como lo plantea el
autor.
El factor más importante para que esta globalización fuera posible, es sin duda el avance
en las tecnologías de la información, pues nos ha situado ya en un mundo más pequeño,
donde las distancias no importan y podemos compartir de forma inmediata
pensamientos, ideas y conceptos. Para el, la globalización, a pesar de ser un fenómeno
fruto del desarrollo de la ciencia y de la revolución en las comunicaciones, no ha hecho
del mundo «un lugar más estable y predecible», como era de esperar, sino que su
enorme, incalculable y rápido impacto sobre la economía, el medio ambiente, la política,
la cultura o la tecnología ha desestabilizado el mundo que conocíamos. Aspectos tan
vitales del panorama mundial y de nuestro día a día como son el riesgo, la tradición, la
familia y la democracia, nunca volverán a ser lo que eran.
Por otro lado, un cambio básico se está produciendo actualmente bajo el impacto de la
globalización en lo que respecta a las tradiciones: por un lado, los países occidentales se
están desprendiendo de la influencia de las tradiciones tanto en la vida pública como en
la privada, vaciándose, además, su contenido a través de su comercialización; por otro,
las sociedades del mundo que mantenían un estilo de vida más tradicional, las están
perdiendo.
Al parecer, las actuales circunstancias le han dado la razón a los radicales, sin embargo
es clave mencionar que ahora el comercio ya no se basa sólo en cosas materiales, hoy la
verdadera comercialización, lo que mueve el capital, son más los intangibles, las ideas,
esto es lo que realmente se comercia y genera la riqueza, de ahí el surgimiento de las
nuevas potencias económicas.
Resaltando el siguiente factor que surge del mundo Giddens, menciona al riesgo,
definiéndolo como “la dinámica movilizadora de una sociedad volcada en el cambio que
quiere determinar su propio futuro en lugar de dejarlo a la religión, la tradición o los
caprichos de la naturaleza”.
Así, podemos decir que el riesgo es parte fundamental para crear riqueza en una
sociedad globalizada, pues es gracias a él que las sociedades se atreven o no a desarrollar
ideas e innovar modelos, más concretamente: a evolucionar.
El autor nos menciona a la tradición como otro factor que, junto con las costumbres, da
el sello que distingue a cada individuo, le dice de dónde vino y a qué pertenece, cimenta
las bases de su presente. Como dice el Autor, “Da continuidad y forma a la vida”. Nos da
identidad.
Es importante aclarar que estas tradiciones y costumbres no son de ninguna manera
inflexibles, pues siempre han logrado una simbiosis con la modernidad, se adaptan y
cambian para seguir vigentes. Sin embargo, en el contexto de globalización actual, estas
tradiciones y costumbres no han podido adaptarse tan rápidamente como se ha
requerido, pues ya no se habla de un cambio restringido a una pequeña zona geográfica,
ahora el cambio es mundial y por lo tanto, más difícil de asimilar. Los objetos
tradicionales se abaratan y terminan siendo folclorismo, representaciones devaluadas de
nuestra identidad y nuestras creencias.
Como cuarto postulado influyente, el autor nos habla de la familia, los cambios
trascendentales que ha habido en ella y su importancia dentro de la globalización.
Anteriormente, la familia era una entidad nuclear donde el padre era el único proveedor
y por lo tanto quien regía la casa, la madre tenía como única labor la crianza de los hijos
y el mantenimiento del hogar, el sexo era visto sólo como un inevitable camino para la
procreación y los hijos eran el resultado ineludible de esta unión, además del último
peldaño en la cadena de autoridad.
Hoy en día todos estos conceptos han cambiado gracias a múltiples factores. Como
principal razón está el hecho de que se ha dejado de ver al matrimonio como una
institución para legitimar la procreación. Actualmente a la mayoría de hombres y mujeres
no les interesa casarse, sino más bien tener una relación basada más en atracción sexual,
amor e intereses comunes, que en buscar procrear.
El último de los factores determinantes en el mundo actual es la democracia, se puede
decir que gracias a que el mundo se ha hecho más pequeño gracias a las tecnologías de
la información que nos brindan inmediatez en la difusión de noticias y fácil acceso a ellas,
las sociedades de hoy son más reflexivas y cuestionadoras, sabemos qué funciona y qué
no, ahora los políticos están más expuestos que nunca y no sólo a su ámbito geográfico
sino que a nivel mundial deben cuidar una imagen.
El proceso democrático se ha visto fortalecido por esto, pues ahora es más fácil cuidar
que haya transparencia gracias a los medios masivos de comunicación, aunque no
significa que sea infalible. Hay democracias que han fallado pero al final fallan para
reinventarse, resurgiendo como un modelo democrático fortalecido y adecuado al
entorno donde se aplica.
Para concluir debemos resaltar que la globalización nos abre las puertas a un mundo sin
fronteras, como lo plantean algunos autores-, civilizado - como lo plantean otros-. En
definitiva complejo como lo plantea Giddens quien es uno de los autores que se ha
interesado por explicar y comprender teórica y reflexivamente las implicaciones de la
globalización como proceso social complejo. Éste plantea diversas dimensiones para la
comprensión del mismo, tales como: el riesgo, la familia, la tradición, y la democracia.
OMAIRA CAROLINA CALDERON VALENCIA
Humanidades I
20/02/19
Grupo 4 - Derecho