You are on page 1of 45

Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!

LAS SABIAS FRASES


QUE NOS HACEN MÁS TONTOS

Por Mauricio Murillo Araya (Negrólder!!)


Licencia Creative Commons BY-NC-ND

1
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Dedicado a:

DPI por decir tanta estupidez junta y defenderla con pasión.

MBM por secundar la moción anterior


y hacer virtualmente imposible la existencia de sus hijos.

ZAR por no tener opinión propia y


dejarse llevar por las verdades que le acomodaban a otros.

En especial dedicado a Sofía, por que


aún tenemos mucho que aprender el uno del otro.

2
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Introducción a la "Filosofía Doméstica"

Bienvenidos al concepto de "Filosofía Doméstica".

Se trata de la filosofía que podemos hacer todos los mortales sin haber estudiado a los grandes
pensadores de la historia. He conocido a mucha gente que no tiene idea de quién es Descartes, Platón,
Osho, Kalil Gibrán o Zaratustra, pero que tienen algo que decir. Han pensado y han sacado
conclusiones sobre la sociedad, la vida y la cultura. Algunos no saben escribir muy bonito, algunos no
son de los mejores lectores que he conocido, sin embargo han hecho una filosofía de vida interesante y
su propia vida les ha dado las lecciones que necesitan para formar sus propias ideas.

Algunos han alcanzado niveles de cultura notables, muy relevantes máximas de vida dirigen su
actuar y comparten con sus cercanos el conocimiento que la vida les dio y que ellos aprovecharon al
máximo para ser las mejores personas posibles.

Creo que todos ellos debieran de escribir sus propios libros, pero a algunos les falta la incitativa, a
otros el tiempo y a otros las palabras. Lo bueno de este tipo de filosofía es que no hay que avergonzarse
de lo que se quiere decir por no tener un respaldo anterior. De hecho me parece hasta cierto punto
original el poder tomar ideas de lo cotidiano y darle la importancia que se merece a los detalles de la
vida, aquellos pequeños matices que hacen una gran diferencia en la forma en que vivimos y
compartimos con los demás.

Todos tenemos algo qué decir.

3
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Introducción

La intensión de este pequeño libro es tanto denunciar como intentar arreglar ciertos pensamientos
nocivos que nos hacen ser malas personas. Tendemos a apuntar con el dedo, enjuiciar y hasta ejecutar a
nuestro prójimo basados en paradigmas que son tan antiguos como incorrectos. Otras veces, estas
verdades que creemos absolutas son mal ocupadas y sólo consiguen hacer que cunda la ignorancia ya
que no las ponemos en duda y las ocupamos según nos las dijeron y las aplicamos como las hemos
entendido o más bien como creemos haberlas entendido.

Me vi afectado por un cierto número de frases que no hicieron más que hacerme perder el tiempo
para deleite de quienes las decían, transformando el ritual de crítica a los sucesos de mi vida en una
rutina muy poco proactiva. Mi primer paso para combatir esta manera de actuar tan desagradable fue el
de ponerme el firme propósito de nunca repetirlo. El segundo paso fue reflexionar sobre estas frases
buscando tanto su valor de verdad como su buen uso en caso que así lo acreditara. Me encargué de
difundir mi manera de pensar entre mis más cercanos, pero después de una cantidad de años me pareció
que debía difundirse aún más. Es así como nace la iniciativa de escribir estas páginas, completando un
tercer paso que ya se me hacía necesario.

Suena ambicioso, y lo es: Este libro intenta cambiar el mundo.

4
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

A la hora de barrer llueven escobas:

Hay gente que es muy afortunada y todo o casi todo lo que desea hacer se le facilita. Sus
dudas son esclarecidas tras la primera pregunta, las donaciones que necesitan les son
otorgadas sin mayor requerimiento, los favores se les hacen de inmediato, encuentran
trabajo muy rápido y sirven muy bien en cualquier cosa en la que quieran desempeñarse.

Existe otro tipo de gente a la que la mitad de las cosas se le dan con alguna dificultad, y
la otra mitad de las cosas simplemente no las consiguen. Con más o menos aceptación o
resignación viven muy bien sus vidas.

Hay un tercer grupo que es el de aquellos a los que no se les cumple nada de lo que
desean ni obtienen los frutos deseados de aquello por lo que trabajan. Este último grupo
ha sido lapidado por el primer grupo con esta frasecita.

El problema con esta frase es que los del primer grupo la pueden decir siempre y son
agradecidos de su suerte, pero sin quererlo empiezan a pecar de soberbia cuando se
encuentran con alguien del tercer grupo. Simplemente no pueden creer que haya algo
difícil para otro, mientras nuestro amigo del tercer grupo cuenta lo mal que la ha pasado
durante un muy largo lapso de su vida, el muy feliz y agradecido pero poco empático ser
del primer grupo hace morisquetas, niega con la cabeza, frunce el ceño, como cargando
el motor con el que va a arremeter en cuanto termine esta larga y, para él, poco creíble
historia.

Lo cómico de nuestro amigo del primer grupo es que arremete con sólo una aseveración
y el resto son sólo preguntas en formas de regaño:

5
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

- ¡Oye, a la hora de barrer, llueven escobas! ¿Preguntaste? ¿Fuiste...? ¿Qué te dijeron?


¿Y nadie más te podía ayudar?

¡Oh! casi olvido el gran final, cuando todas las respuestas ya le fueron contestadas y no
cabe duda de que nuestro amigo del tercer grupo no tenía ninguna posibilidad de lograr
su cometido:

-¡¿Pero cómo?!

El grito desesperado de alguien que no tiene la capacidad de entender que haya gente a
la que, en forma natural, las cosas no le resultan.

Creo que si estuviera en el primer grupo (recién estoy pasando al segundo) y si quisiera
ayudar a alguien menos afortunado que yo, simplemente lo ayudaría, no tendría ni
necesidad ni gusto por juzgar la suerte de alguien que intenta jugar limpio pero que nada
le sale bien.

Muchas veces nos volvemos soberbios cuando todo nos sale bien, no sé si será una
condición humana evolutivamente necesaria, sólo sé que es una condición humana muy
molesta. Es mejor ayudar mientras escuchas esa triste historia, y aconsejar para el futuro
y no quedarse con la imagen errónea de un pobre tonto que en realidad es un pobre
desafortunado.

Ante la duda abstente:

Bueno, pero después no me reclamen por la falta de iniciativa.

6
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Cuando Dios quiere dar a la casa va a dejar:

Falso.

No es necesaria una investigación formal de esta frase para darse cuenta que se trata del
típico agradecimiento a Dios por la suerte obtenida. Pero quiero dejar en claro una cosa:
cuando todo se facilita es sólo suerte.

Recuerdo que era muy niño cuando encontré en la calle un cartón de un juego de azar.
Estaba íntegro y limpio y correspondía al sorteo del próximo fin de semana. Lo primero
que me dijo mi abuelo fue precisamente: "Cuando Dios quiere dar a la casa va a dejar".
Para mí, a mi corta edad, eso se transformó en una ley inalienable. Tenía que ganarme el
premio ese fin de semana, si no, no habría razón para que encontrara ese cartón dado el
significado de esa frase.

Sin embargo no obtuve ningún premio en ese juego. Lloré todo el resto del día del
sorteo.

El error fue de mi abuelo que me dijo esta frase aprendida sin pensar en que la suerte es
la suerte y que su fe, en ese minuto, no tenía que ver con el resultado de ese particular
suceso (aún me pregunto cómo un viejo socialista/ateo me pudo haber dicho algo como
eso). Creo que aprendí de la peor forma que la casualidad no es necesariamente buena
suerte, que las buenas intensiones no siempre tienen buenos resultados, y que nadie sabe
absolutamente nada de lo que hace Dios.

No voy a poner en duda si Dios existe o no (al menos no en este libro), pero
empíricamente hablando hay que hacer ciertas divisiones y separaciones entre conceptos
que socialmente están mezclados y confundidos.

7
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Suerte: Muchos no creen en ella, otros le dan toda su fe. Algunos la utilizan como juicio
a lo que les pasa y para comparar lo bien/mal que va su vida respecto de los demás y hay
quienes creen poder manejarla. Sin embargo en mi vida me vi en la necesidad de dejar
de pensar en la mala suerte como algo que llevas encima, de otra forma a estas alturas ya
pensaría que estoy maldito. Por lo tanto hice mi propia definición de la suerte: Es el
valor de éxito que tiene un evento ya sea programado o no, en un momento y espacio
determinados. Esto quiere decir que si por ejemplo yo me encontrara una moneda en la
calle esta "buena suerte" no se deriva de si la persona que perdió la moneda era una muy
mala persona que merecía perderla (ya que no siempre es así, ni siquiera la mayoría de
las veces); tampoco se deriva de si los que pasaron antes que yo por ese lugar y no
vieron la moneda no la necesitaban tanto como yo ya que la necesidad es relativa y no
necesariamente voy a encontrar una moneda cuando la necesite; tampoco se deriva en si
uno merece encontrarla, lo que se tiene y lo que se merece no tienen una relación
directa; y por último no me pienso tragar el dicho de "esa moneda estaba destinada para
ti". La encontré porque miré en el momento adecuado y en lugar adecuado, pero nada
más. El resto es retórica, poesía y esoterismo que cumplen con la misma función de la
mitología: explicar lo inexplicable.

Dios: Es un concepto del cual se ha abusado a muchos niveles pero en lo estrictamente


social es una palabra aprendida para explicar todo lo que nos pasa, y para justificar lo
que hacemos. Hay un episodio en la vida de una persona cercana a mí que lo demuestra
bastante bien. Saliendo de un supermercado sin quererlo no pasó por caja unos colados 1
que llevaba debajo del coche de su hijo, simplemente se le olvidó que iban ahí. Al
subirse a su auto se da cuenta de que los colados no habían sido pagados y le dio mucha
vergüenza volver para que se los cobraran así que se los llevó. Recuerdo que al contarme
esta historia, dando un suspiro dijo: "Dios quería que me los llevara". A lo que yo
respondí rápidamente "No, Dios te puso una prueba y no la pasaste". Ahora, si
retroceden un poquito y leen hasta "así que se los llevó" la historia no tiene una muy alta
transgresión moral y pasa por anécdota, pero cuando metemos a Dios en medio hay al

1 Alimento para bebés, listo para calentar y luego comer.

8
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

menos dos opiniones que son diametralmente opuestas: una dice que estuvo bien el no
pagar esos productos y la otra dice que no, ambas se basan en Dios.

Así que le vamos a dejar a Dios a las empresas que lo manejan y lucran con él y vamos a
hablar de cosas más terrenales.

Educar: ¿Que tiene que ver con todo esto? Pues la intensión de mi abuelo pudo haber
sido la de educarme, darme a conocer una máxima con la cual juzgar algunos eventos en
mi vida. Pero falló, tal vez debió esperar los resultados de ese dichoso juego de azar
antes de decirme ese refrán, y tal vez hasta nunca decírmelo. Creo que para educar
debemos pensar con mucha altura de miras, intentar conocer más casos de lo que pasa a
nuestro al rededor, escuchar antes de hablar y sobre todo no emitir juicios apresurados.
Este último es uno de los defectos que heredé de mi familia y es el que más me ha
costado combatir, pero no voy a descansar en un muy holgazán "yo soy así y así tienen
que aguantarme". Me muerdo la lengua y prefiero escuchar a mi hija antes de decirle
algo. Muchas veces sé que me está mintiendo pero no tengo derecho a acusarla hasta que
demuestre que lo está haciendo. Cuando la sorprendo obviamente que está castigada y el
castigo es más o menos duro (sin computador una semana o más y dependiendo de la
magnitud de lo que haya hecho podría quitarle también la TV). Educar así es más difícil
pero no siempre lo fácil es amigo de lo correcto.

En conclusión. Cuando tienes buena fortuna pues es sólo eso, buena fortuna y punto, si
te ocurre a ti o le ocurre a otros no hay que inventarle ni dioses ni estrellas ni hadas para
dar las gracias, disfruta los resultados y potencia tus oportunidades. ¿Pero que tiene de
malo? pues tiene de malo que los que son menos afortunados no les quedará otra que
pensar que están abandonados por la deidades que supuestamente existen en el universo
en vez de vivir la vida diciendo "bueno, no me tocó, para otra vez será".

9
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Dime con quién andas y te diré quién eres:

Discutible. Tiene toda la forma de lo que se le diría a alguien para forzarlo a emitir un
juicio muy ligero sobre la persona con la que está. Pero si es así es un barato chantaje,
¿por qué?, pues vamos haciendo algunas comparaciones odiosas.

Si ves a tu hijo que empieza a hablar mal, gesticular demasiado, rebelarse en contra de
todo, aspirar a tener ropas de marcas caras y luego descubres que se está juntando con
delincuentes entonces esta frase cae de cajón. También lo sería si ves que tu hija empieza
a vestirse igual que su amiga "la fácil", a maquillarse igual que su amiga "la fácil", a
actuar igual que su amiga "la fácil", empieza a salir muy seguido con su amiga "la fácil"
y a llegar tan tarde a casa como su amiga "la fácil".

Pero a lo largo de mi vida he visto a gente que se acerca a los menos adaptados, a los
menos inteligentes, a los menos simpáticos, a los que están entrando a la delincuencia, a
las niñas que tienen muchos novios, a las que están probando alcohol y/o drogas, etc.,
pero para ayudar a restablecer sus caminos, y sin embargo todos aquellos que sólo
hablan y que no tienen la voluntad de ayudar sólo pueden hacer un círculo imaginario y
encerrar a todo el grupo en el mismo conjunto.

No los culpo, a veces lo interpreto como una autodefensa, es decir, deben pensar "si me
ven con ...................... pensarán que soy ......................", pero si es así por último
exprésenlo de la misma forma, aléjense de ese juicio pero sin hacer juicio a los demás ya
que pueden estar hablando mal de alguien que sólo quiere hacer un bien, es más,
deberíamos aplaudir a esta gente. Imaginen lo duro que debe ser poner una buena parte
de tu energía en intentar ayudar a alguien y estar siendo apuntado con el dedo por gente
que no agota ni un poquito de su energía en ayudar, malgastando esa energía en hacer
prejuicios.

10
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

A veces somos hermanos, padres o hijos de las buenas personas que intentan ayudar a
los "proscritos" de la sociedad "normal" y se nos hace difícil aceptarlo. Pero créanme, es
mejor apoyarlas y darles consejo en todo momento y desde lejos ayudarlos a cumplir tan
hermosa meta, de otra forma tenemos dos alternativas y ninguna es buena: Primero, que
se desentiendan del problema de sus amigos y con esto logramos que nuestras personas
queridas se vuelvan indiferentes a los problemas de todos (incluyendo los de su propia
familia) y segundo, que se revelen en contra nuestra y definitivamente se vuelvan parte
de aquello que están combatiendo, algo así como una alienación impuesta por nosotros
mismos ante lo que deberían saber que es malo.

Este refrán es odioso, sea cual sea nuestra intensión. O es un chantaje o es un juicio y
ninguna de estas dos cosas nos sirve frente a las personas que más queremos.

El cliente siempre tiene la razón:

A esta frase hay que ponerle urgentemente un límite. Para un gran número de cosas el
cliente tiene la razón. Nadie le puede decir qué es lo que debe comprar ni qué es lo que
está forzado a escoger.

Sin embargo esta frase ha servido de abuso también. En un almacén en que trabajé
sucedió que al llevar poco tiempo abierto el local vino una señora a pedirnos medio kilo
de arroz. Por esas fechas los envasadores industriales de arroz no hacían paquetes de
medio kilo y nosotros no teníamos arroz a granel para pesárselo. Entonces la señora dijo
que si le podían abrir un paquete de arroz marca A* y venderle medio kilo. Yo le dije
que lo sentía mucho pero que no podía hacer eso. Un segundo después aparece mi jefe
detrás mío diciendo lo siguiente:

11
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

- Ábrele no más el paquete y pésale medio kilo de arroz, después la misma señora nos va
a comprar el medio restante. - Yo lo miré con cara de "pero..." y mi jefe replicó a mi
mirada diciendo - "El cliente siempre tiene la razón".

Sin más retraso hice lo que se me pidió. En los días venideros el jefe se daría cuenta del
error que había cometido en la medida que se fue dando cuenta de los siguientes hechos:

1. Ese medio paquete de arroz no se le podía vender a nadie ya que era un paquete
de marca que estaba mutilado. A nadie le daba confianza ver ese paquete abierto.
2. La señora que compró el medio paquete anterior nunca quiso llevar el medio
paquete restante, fue varias veces a comprar y en una de las oportunidades en que
necesitó arroz llevó un paquete de un kilo. Muchas veces le ofrecimos el medio
paquete que ella dejó pero jamás quiso llevarlo porque...
3. ... rara vez los paquetes de un kilo de arroz traen exactamente un kilo, por lo
tanto si yo le vendí medio kilo a la señora, el medio paquete restante era
altamente probable que no contuviera medio kilo, si no un poco menos.

Si nos ceñimos a esta frase tal cual como los clientes la quieren, se va a prestar para
abusos. Yo lo veía a diario en mi trabajo: gente que compraba un pan y querían que le
diéramos una bolsa enorme. "Es que la necesito para el papelero del baño", argüían. Pero
dado que las bolsas que regalaba a los clientes las compraba, y mientras más grande era
la bolsa, más caro debía pagar por ella, tenía que procurar entregar la bolsa más pequeña
posible de acuerdo al volumen de la compra que se estaba haciendo (sí, aplicamos una
derivada "óptica" para calcular el envase óptimo). No se le puede dar la razón al cliente
en cosas como esa. El cliente no te puede decir si debes desobedecer a tu jefe, si te
puedes saltar o no una ley tributaria, no te puede poner él el horario de trabajo, y un
extenso etcétera de cosas en las que jamás va a tener la razón.

12
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Ahora, si el cliente me dice "quiero hacer una pizza así que deme un poco de queso,
leche condensada, un tarro de anchoas y marshmallows" yo no me voy a poner a discutir
con él si la pizza lleva o no leche condensada y marshmallows, el cliente sabrá como
quiere su pizza.

Si el cliente va a una tienda de ropa y pide pantalón negro y zapatos café porque necesita
ponérselos de inmediato, uno tampoco va a discutir sobre la combinación de colores que
desea usar o si es bien o mal visto ponerse de inmediato la ropa que se compra. Para este
tipo de cosas el cliente sí tiene la razón.

El fin justifica los medios:

Muchas veces he visto como pasan a llevar a gente inocente en el camino de alguna
meta codiciosa. Incluso yo y mi familia hemos sido faltados al respeto por unos pocos
pesos (al menos para uno que no ve una miserable moneda de todo el proceso le parece
que son cochinos y miserables aunque en cantidad sean millones).

Estoy seguro que de este refrán conocemos muchas historias, ya sean familiares,
políticas, de farándula, etc.

Puede que en alguna época salirse de los cánones establecidos para conseguir una meta
hayan sido cosas tan atroces como recurrir a la justicia para que dejaran que una mujer
entrara a estudiar a la universidad, o hacer protestas (pacíficas) para que las mujeres
pudiesen votar, escaparse de los amos y enfrentar el juicio social para obtener la libertad
ansiada por pueblos enteros que en la antigüedad fueron esclavizados.

13
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Pero gracias a la prevalencia de este refrán se cometen robos, asesinatos masivos,


atentados, ultrajes y cuanta cosa mala se les ocurra.

Pues esto está mal. No hay forma de que yo prostituya a mi mujer o venda a mi hija, ni a
la hija del vecino, ni a los hijos de mis hijos, ni que venda drogas a niños porque en casa
nos falta dinero. Esto se llama holgazanería. Ningún ladrón o vendedor de drogas o
quien usure con el comercio sexual infantil, ni nadie que haga algo distinto de trabajar se
le puede llamar trabajador.

Puedo justificar a quien se robe un pan o una manzana para comer porque tiene mucha
hambre, pero no puedo justificar a quien te pide una moneda para comprar la entrada
para ir al estadio a ver un partido de football, o al que te roba la entrada casi al llegar a la
puerta del estadio porque "no tiene los medios para comprarla". Yo siendo fanático de
muchos grupos musicales cuando no he tenido los medios para comprar una entrada a
concierto, adivinen, no voy. A veces he tenido los medios pero prefiero preocuparme de
mi familia y procurar que no les falte nada a futuro y figúrense, no voy.

Sin embargo hay quienes pelean con la iglesia católica diciendo que esta frase proviene
de un tratado de ética escrito en 16452 el cual dice:

Cum finis est licitus, etiam media sunt licita.

Su traducción es "Cuando el fin es lícito, también los medios son lícitos". Pero no hay
que pensar mucho para darse cuenta que hay que hacer una evaluación moral del fin
antes de hacerse de cualquier medio que lo justifique.

Y es que siempre hay una forma de hacer bien las cosas. El resto es barata flojera y
sinvergüenzura.

2 "Medulla theologiae moralis" del teólogo jesuita Hermann Busenbaum

14
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

El que busca siempre encuentra:

Esta es una de mis frases favoritas ya que la vi mutar, deformarse y caer por su propio
peso. Voy a partir contando algunas anécdotas:

• En la casa de mis abuelos (en la que me crié), era muy fácil no encontrar las
cosas porque era una casa moderadamente grande y llena de cajoneras. La que
siempre encontraba las cosas era mi abuela que siempre recordaba en dónde
había dejado todo. Su frase favorita: "Ver para creer", pero la segunda frase
favorita: "El que busca encuentra".
• Mi mamá y mis tías (hijas de mi abuela) no siempre podían encontrar las cosas
que mi abuela les pedía. Y para ellas la frase favorita en estos casos pasó a ser
"El que busca nunca encuentra".

Hasta esta parte de la historia la frase no era dañina en lo absoluto, para mi abuela eran
palabras de auto-aliento, para mi mamá y mis tías eran una manera semicómica de
volcar su frustración.

Sin embargo con el correr de los años me di cuenta que la frase había cambiado en
forma y fondo. Se transformó de un ambiguo "el que busca encuentra" a un
paradigmático e inquisidor "el que busca siempre encuentra", y se convirtió en el
argumento para poder apuntar con el dedo a los que no encontraban ciertas cosas como
por ejemplo, trabajo.

Durante dos años dejé los zapatos en la calle buscando trabajo con el fin de salirme del
almacén para poder estudiar en mejores condiciones. Cada día libre que tenía salía a
ensuciar mi único terno y a gastar mis mejores zapatos para ver si podía encontrar otro
trabajo, pero sin buenos resultados. Los días que llegaba al instituto vestido con terno

15
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

mis compañeros preguntaban si había encontrado un nuevo trabajo; y aquí viene el


hecho curioso: al yo responder que no, se gatillaba una respuesta automática en ellos y
me decían "¡Porque no has buscado!".

Sí, claro. Aquí me tienes vestido de terno, con los zapatos polvorientos, mi bolso de
clases en una mano, y lo que me queda de las fotocopias de mi currículum en la otra,
ojeroso y cansado antes de entrar a clases y tu única razón para decirme que no he
buscado trabajo es que no lo he encontrado. ¿Pensarías que mi indumentaria era para
impresionar a la bibliotecaria?

Eso es responder basado en un paradigma y no basándose en los hechos.

Entonces si lo pensamos un poco podríamos mejorar este dicho basándonos en una


interpretación del original. "El que busca encuentra" también significa que si no te pones
a buscar tus probabilidades de encontrar bajan dramáticamente a cero, por lo tanto el
dicho quedaría mejor así: "El que no busca no encuentra". Si te quedas en casa
esperando a que el trabajo (o la novia, o los amigos) llegue solo, tienes muy pocas o casi
nulas posibilidades de encontrar lo que quieres, y aunque buscar, no te garantiza que
encuentres lo que quieres, es mejor intentarlo. Si no te mueves, no avanzas. "Si no
buscas, no encontrarás".

Por cierto. Pasaron muchos años y el maldito nuevo trabajo nunca lo conseguí.

16
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

La culpa no la tiene el chancho, si no el que le da el afrecho:

Hay una edad en la que esto tiene valor. Cuando se trata de niños, somos los padres los
encargados de poner límites, de ello depende que nuestros hijos tengan límites el día de
mañana. Cualquier exceso que se les permita es una posible brecha en su moralidad
futura. De acuerdo.

Odio relatar que he escuchado esto como una exculpación recurrente, otra forma más de
decir que lo que otros hacen mal es culpa de uno mismo.

Pero es una excusa barata en la gente adulta. Existe algo llamado autocontrol, y son
muchos los que lo olvidan, sobre todo los que le echan la culpa al criador de chanchos.
Es tan simple como recordárselo y verán una de las transfiguraciones faciales más
sorprendentes de sus vidas.

La excepción confirma la regla:

Más de alguna vez hemos utilizado esta frase erróneamente para resaltar los defectos de
la gente e incluso para justificar nuestras exageradas percepciones sobre lo que hacen
otras personas. Alguna vez escuché decir que era parte del método científico, que para
demostrar que los cisnes eran todos blancos debía encontrar un cisne negro, por ejemplo.

Esta dualidad de usos me hizo investigar un poco y me encontré con una historia
totalmente distinta.

17
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Sucede que su origen data de la edad media; proviene de una frase en latín cuya
traducción puede llevar al error.

Exceptio probat regulam in casibus non exceptis.

Lo que debería traducirse como:

La excepción demuestra la regla en los casos no exceptuados.

Como bien dice un artículo en wikipedia, esto es una forma de deducir reglas a través de
excepciones. Citando el mismo ejemplo puesto en esta web, un letrero que diga:
"Prohibido estacionarse los días domingo" demuestra una regla que permitiría
estacionarse el resto de la semana.

Entonces ¿Es falsa? No. Está muy mal interpretada. Debería rotularse como "no a lugar".

La mujer del cesar no debe sólo ser honesta, si no también parecerlo:

Sólo dos veces en mi vida la escuché.

La primera vez fue para decirme que mi indumentaria no correspondía con lo buena
persona que yo era, que el usar aros, siendo hombre, iba a causar una mala impresión de
mí. Reconozco que, aunque todavía me parece un mal argumento, se perseguía un buen
fin. De todas formas no tenía edad para salirme con la mía. Consiguieron detenerme
pero la frase dio vueltas en mi cabeza por años sin poder encontrarla justa.

La segunda vez fue para intentar justificar algo verdaderamente injustificable: El doble

18
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

standard. A estas alturas podrán darse cuenta que la frase estaba desvirtuada y que hacía
prevalecer la apariencia por sobre la esencia de la persona y esto me hizo volver a
sentirme incómodo con la frase. Me estorbaba, no tenía sentido, al menos no un sentido
positivo.

Llegué a pensar que la frase se habría deformado con el tiempo pero una pequeña
investigación me hizo saber que según Plutarco, este fue el argumento usado por Julio
Cesar para divorciarse de Pompeya Sila3.

Discutirlo no tiene mucho caso. Por sobre todas las cosas creo que debemos potenciar la
esencia y no la apariencia, por lo tanto la frase debiera ensamblarse al revés:

"La mujer del cesar no sólo debe parecer honesta, si no también serlo".

Ser uno y actuar como otro muy pocas veces es justificable y aún podría ser discutible
(como parecer un déspota ante tus hijos para crear autoridad, aún si no lo eres). Actuar
como uno mismo - siendo las mejores personas posibles, claro está - no sólo es
liberador, es también lo correcto.

3 Según cuenta la historia, en una festividad sólo para mujeres, y que era presidida por la misma Pompeya Sila, se coló Publio Clodio
Pulcro disfrazado de mujer, aparentemente con el fin de tener una aventura con Pompeya. Sabido esto a Pompeya le fue enviada una
orden de divorcio aún cuando el mismo Julio Cesar no la hallaba responsable de lo sucedido.

19
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

La ocasión hace al ladrón:

En mi propio núcleo familiar encontré una buena razón para desmentir este dicho. Dos
veces hemos encontrado teléfonos celulares en la calle, y dos veces hemos estado de
acuerdo en esperar a que su dueño llame para devolverlo. ¿Somos una rareza? quisiera
pensar que no. Aunque al mirar al rededor se me hace difícil calcular un número positivo
(mayor que cero), no me puedo quejar, mis amistades más cercanas tienden a pensar
igual, simplemente me gustaría saber que el número de gente que es así, es más grande.

Sin embargo, y volviendo a la frase y su significado intrínseco, el pensar que la ocasión


hace al ladrón, presupone que todos somos potenciales ladrones y que sólo nos hace falta
la oportunidad para comportarnos como tales.

Todos.

¿Verdad que suena mal? Bueno, creo tener buenas noticias.

En mi experiencia con los ladrones - y vaya que me he visto rodeado de ellos - me he


podio dar cuenta que los ladrones son personas que buscan oportunidades para poder
robar, tienen una imaginación envidiable para hacer de casi cualquier evento una opción
para conseguir un bien de manera indebida. Ni bien se descuida uno te pueden quitar un
riñón.

Por lo tanto creo que la frase correcta es: "La ocasión atrae al ladrón".

Si han aprovechado alguna oportunidad para robar entonces sí son ladrones, lo eran
antes de esa ocasión, simplemente tomaron ventaja de ella.

Si se sienten mal por esto quiere decir que hay esperanza.

20
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

La risa abunda en la boca de los tontos:

Esta es una de las frases con la que no estoy 100% de acuerdo. El humor es una
demostración de inteligencia. Si no lo creen recuerden a todas esas personas que hay que
estar explicándole los chistes y lo irritante que esto puede llegar a ser si la situación se
repite muy a menudo. Con esta frase hay que ubicarse un poco. Los niños entre los diez
y los diecisiete años aproximadamente se ríen de todo, y sí, puede llegar a ser molesto.
Sin embargo decirles tontos no es una buena forma de educar. Se les pedirá que se
ubiquen o que sean más respetuosos, pero insultarlos no ayuda en todos los casos.

Además, esta frase por lo general se la he escuchado a gente más bien grave, de muy mal
humor y que se le nota en cada célula del cuerpo que están convencidas que no ser serio
es no ser inteligente o maduro.

Como en todo orden de cosas hay un momento para todo por lo que no siempre es
tiempo para estar haciendo el payaso ni siempre es tiempo de hacer un homenaje a
Ebeneezer Scrooge4.

Creo que alguna vez la usé pero no por la risa en sí, si no por el motivo de la risa.
Cuando tú estás hablando y alguien se ríe y se contiene y luego le preguntas de qué se
está riendo y te contesta "de nada", entonces, está cometiendo una falta de respeto. Ante
eso recuerdo haber dicho, "la risa abunda en la boca de los tontos". Anecdóticamente a la
persona que se lo dije me quedó mirando y me dijo "¿Por qué?" entonces me reí y me
contuve.

Me arrepentí en todo caso. Era mejor explicarle, pero cuando lo hice no quiso echar pie
atrás, no me dijo de qué se reía.

4 Personaje principal de "Un cuento de navidad" de Charles Dickens. Muy avaro y muy cascarrabias.

21
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

No toda la gente entiende lo que es comportarse bien o tener etiqueta, pero esto en
realidad no nos faculta para estar insultándolos.

Antes de soltar esta frase aprendida debemos hacer una pequeña introspección y
preguntarnos de qué humor estamos. Si no estamos de muy buen humor o
definitivamente estamos de mal humor es mejor callar y/o retirarse, no vaya a ser que
por demostrar nuestro estado de ánimo estropeemos el de los demás.

La ley del mínimo esfuerzo:

Esta me hizo reír mucho.

De pequeño yo era más bien flojo, de adolescente peor y lo que siempre me decían mis
mayores cuando me veían haciendo algo lenta o torpemente o con mucha flojera era
¡Siempre con la ley del mínimo esfuerzo!

Pero con el tiempo me tocó estudiar física y ahí conocí la verdadera "ley del mínimo
esfuerzo" que se refiere a ejecutar un trabajo con el menor gasto de energía posible, es
decir en vez de empujar diez cajas que pesan en total cien kilos es mejor apilarlas dentro
de un carro y moverlas con él haciendo que las ruedas hagan más fluido el viaje.

Un mejor ejemplo: Si tienes un auto con cuatro pasajeros y éste está en pane, es más
eficiente (o sea se hace menos esfuerzo) si se bajan todos a empujar que si sólo se baja el
chofer y empuja el auto con todos los pasajeros dentro.

22
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Ésta es la verdadera ley del mínimo esfuerzo, es una ley que promueve la eficiencia en el
trabajo.

Si somos flojos dígannos que dejemos de flojear pero no intenten hacer retórica con
ignorancia.

Los esfuerzos se miden por los resultados:

Si he visto un refrán ilógico en mi vida ha sido este.

Tengo varias historias que demuestran que esto es falso. Hay un par de ellas que me
gustan mucho.

La primera ocurrió cuando yo pertenecía a un coro universitario y estábamos


organizando un retiro musical (entiéndase paseo a la playa). A la que era mi novia en ese
entonces se le dio la misión de buscar la alternativa más barata para comprar los pasajes.
Ella invirtió un día entero llamando por teléfono (el cual debía pedir prestado ya que no
tenía) y para su desgracia de las doce empresas de buses a las que llamó sólo le
contestaron en cuatro y esas cuatro que le contestaron en dos le dieron toda clase de
excusas para no darle precios y en las dos restantes le dijeron que no hacían viajes
particulares.

En la clase de coro siguiente el director le preguntó a mi novia que cómo le había ido.
Ella le contó lo que pasó y el director en un tono groseramente despectivo le respondió
"Qué raro, a mí me contestaron al tiro, aquí tengo los precios". Para colmo, la empresa
que había contactado el profesor era una de las que había asegurado no hacer viajes
particulares. Todo habría quedado como una anécdota si el director no hubiera empezado

23
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

a acusar a mi novia de no haber hecho nada, usando frases como "Usted no hizo nada",
"no tenía necesidad de mentir" y para rematar "los esfuerzos se miden por los
resultados"; es decir, basándose en esta frase mi novia quedó como floja y mentirosa
habiendo hecho un gran esfuerzo. Nunca entenderé cual era la necesidad del director del
coro en hacer semejante acusación que se alejaba tanto del fin que se buscaba.

La segunda historia es un poco más jocosa y es inversa a la anterior: Me encontraba con


mi padre (fiel defensor de esta frase) contando una cantidad más o menos importante de
dinero en su negocio. Mientras yo contaba un fajo de billetes, estaba mirando la pantalla
del computador, no recuerdo qué es lo que habría de interesante en él pero lo importante
es que con el rabillo del ojo noté un billete de una denominación distinta entre los
billetes que yo estaba contando. Hice a un lado este billete y seguí contando hasta
terminar. Mi padre lo vio todo y me dijo "Nunca mires a otro lado cuando estás contando
billetes porque si hay un billete distinto entre medio no te vas a dar cuenta".

Tenía la razón, eso no lo voy a discutir, pero mi angelito bueno me recordó lo tozudo que
es mi padre con esta inquisidora frase por lo que entré en discusión:

"Tú siempre dices que los esfuerzos se miden por los resultados. A ver, hagamos el
siguiente análisis: Yo estaba mirando para otro lado y logré identificar un billete
diferente entre los otros y además la cuenta que hice fue exacta. Si el esfuerzo se mide
por los resultados y mi resultado fue óptimo entonces mi esfuerzo también lo fue".

La discusión que siguió fue muy chistosa ya que mi papá no quería ceder y reconocer
que había encontrado al menos una excepción a una de sus frases favoritas, pero tras la
evidencia anterior le era imposible negarlo aunque seguía intentándolo.

24
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Des todo esto se desprende lo siguiente:

1. Que el esfuerzo se mide por el esfuerzo.


2. Que los resultados se miden por los resultados.
3. Que un gran esfuerzo no necesariamente garantiza un gran resultado.
4. Que poco esfuerzo no necesariamente garantiza un mal resultado.

Pero no me tomen a mal, no quiero fomentar la flojera. Ningún esfuerzo virtualmente


garantiza ningún resultado. Siempre hay que esforzarse por aquello que queremos, lo
que no me parece correcto es que al ver un mal resultado inmediata y automáticamente
se piense en que no hubo un esfuerzo de por medio. Pensemos en nuestros hijos cuando,
por ejemplo, no tienen habilidades para las artes manuales, se pueden esforzar mucho
pero no van a lograr lo que logran los que sí tienen talento.

Mucho cuidado con juzgar.

Más vale diablo conocido que santo por conocer:

Si esta frase es cierta nada cambiaría. Y los cambios son necesarios.

Si tengo la oportunidad de cambiar a mi hijo de colegio sabiendo que en el otro colegio


va a aprender más y mejor puedo pensar en hacerlo.

A veces tenemos alternativas frente a nosotros que desechamos por ser desconocidas y
por nada más. Estoy hablando de marcas de comida, de autos, personas, amigos, novios,
trabajos, estudios, etc.

25
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

El riesgo es una decisión personal que no siempre nos trae éxitos. Hace años dejé un
trabajo estable que me reportaba muy poco dinero por una oportunidad fuera de mi
ciudad, mejor paga, más tiempo para mí, otro aire, todo parecía indicar que esa
oportunidad era el cambio que necesitaba. Pero la realidad fue otra, el negocio en el que
me contrataron rápidamente fue a la quiebra y vi apenas un tercio del dinero que debería
haber tenido y trabajé mucho menos tiempo del que esperaba, pero aún así jamás he
tenido ganas de usar esta frase. El posible beneficio bien valía el riesgo del cambio de
ciudad y de ambiente y dejar muchas cosas materiales y sentimentales atrás.

Bajo la premisa de "Más vale diablo conocido..." podemos perder oportunidades. Por
ejemplo si sabes que quieres ser profesor, pero por seguir este consejo prefieres estudiar
informática ya que es "la carrera del futuro" (como lo han sido muchas carreras en la
historia) te puedes perder la oportunidad de ser un gran profesor a costa de ser un
mediocre profesional del "área del futuro".

Ahora, no a todo se puede aplicar la confianza en lo desconocido. Si tengo que enviar a


mis hijos de paseo y tengo por un lado a mi abuelo muy cascarrabias y a un amigo muy
carismático que recién conozco, obviamente me quedo con el abuelo, ya lo conozco. Las
personas que uno recién conoce siguen siendo desconocidos. Ese es un riesgo que creo
no se deba tomar.

Me parece que si no tomas un riesgo nunca sabrás si es mejor o peor hasta que veas sus
frutos, una vez que los hechos ya se han consumado y pudiendo ver los resultados
puedes evaluar si el cambio fue bueno o no, por lo tanto la frase debería ser, en el caso
que las cosas hayan salido mal, "Más valía diablo conocido que santo por conocer".

26
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Me tienen que aceptar como soy:

Esta frase tiene mucho que ver con la necesidad de ser tal como somos, sin aparentar,
pero también con la flojera ante querer mejorar.

En lo personal he conocido varias personas que dicen esta frase e incluso son más
descarados: "Yo soy así en todos lados. Si les gusta bien, si no, mala suerte no más". La
demostración de que esta frase falla con regularidad es que estas personas en sus casas
ponen las reglas muy estrictas y el comportamiento de sus visitantes está marcado por
las normas que ellos imponen, impidiendo que los otros "sean como son" y por lo tanto
no aceptándolos como son.

Observando lo que causa esta frase en las personas que la dicen me he dado cuenta que
tiende a ser peligrosa, ya que no solo ralentiza, si no que además detiene la evolución
personal de cada uno. Por lo general provoca en las personas que la dicen una
comodidad que lo único que logra es que no mejoren o sean mejores personas.

No hay mal que dure cien años:

A nivel personal puede que sea cierto, también lo es si lo llevamos a números dentro del
nivel personal. Dentro de este mismo nivel les puedo asegurar que si bien no hay mal
que dure cien años, pueden perfectamente parecer doscientos.

Históricamente, hay males que han durado mucho más que eso: periodos de opresión y
esclavitud para pueblos completos, abusos a personas que dependen de sus agresores,
etc. A muchos que pasaron por periodos malos de manera esporádica les parecerá
imposible creer que haya gente a la cual parece perseguirla la mala suerte. Dejando el

27
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

concepto de mala suerte fuera del tema se puede entender sin un gran esfuerzo que hay
gente que, ya sea por malas decisiones o porque simplemente las circunstancias que la
rodean no acompañaron ni sus decisiones ni sus deseos, simplemente le va mal.

Esta frase es una palabra de aliento, así sí le sirve a cualquiera. ¿Cual es mi problema
con ella? Que también ha servido para el juicio en contra de esta pobre gente. Si lo
analizamos con la cabeza bien fría, cae en el más soberano de los ridículos el hecho de
ver a quienes con desesperación se toman la cabeza para intentar encontrar el defecto en
las personas que no pueden salir de una racha eterna de desasosiegos.

Parece ser que la necesidad de encontrar la relación causa-efecto se transforma en una


manía obsesiva por volverse un verdugo y si tu racha de mala suerte se alarga mucho y
tiende a 100 años, entonces tiene que ser tu culpa, esta frase se vuelve una ley, y por esta
ley se es juzgado.

No hay mal que por bien no venga:

Este es un caso ridículo de la ley del equilibrio. ¿Qué es lo que tiene que ver lo mal que
lo estés pasando hoy con lo bien que lo puedas pasar mañana? Nada.

En el mejor de los casos es una frase que te regala esperanza, pero no es una ley
irrefutable. Como dije en "A la hora de barrer llueven escobas", hay gente que la pasa
mal durante muy largos periodos de tiempo y después de un mal viene otro mal, sin que
lo quieran, sin que lo pidan y "No hay mal que por bien no venga" es una frase de
aliento, pero lamentablemente es una frase vacía. Sólo puedes regalar algo de esperanza
con ella nada más, y en el peor caso sólo suma más energía al golpe de la desilusión
posterior cuando las cosas siguen saliendo como no queremos.

28
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Orden material es orden mental:

Depende del tipo de mente si esta frase funciona o no. Conozco varios casos en que el
orden material ayuda mucho al orden mental. Es fácil de explicar: las personas que son
muy ordenadas se distraen con el desorden y hasta que no lo solucionan no pueden
ordenar su mente.

Sí, acéptenlo, son personas limitadas, tanto como lo son las que no son capaces de
mantener sus propios espacios de manera ordenada. La única diferencia es que tienen
una cosa más de la cual preocuparse.

Existe gente que tiene transtornos atencionales para la que el orden material es una
molestia. Hacen un esfuerzo enorme por mantener las ideas en orden y para ellas es poco
útil estar pendientes de si las cosas (materiales) se encuentran o no en el lugar que les
corresponde y es bastante molesto cuando están en ese proceso y alguien les dice "Oye,
mantén ordenado tu espacio. Recuerda que el orden material es orden mental"; con esta
intervención unas cuantas ideas se van al limbo, otras a nirvana, otras se borran y la
única que queda clara resonando en sus cabezas es "¿qué era lo que estaba pensando?".

Para los que tienen cierta debilidad por mantener las cosas materiales siempre ordenadas
esta frase es una premisa de vida. Para los que no encuentran la paz ni de día ni de noche
porque su propia mente es un centro de entropía acelerada es un distractor de primera
categoría.

Discutible. Creo que no se aplica a todos los casos ni a todas las mentes.

29
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Pedid y se os dará:

Seré muy breve.

Religiosamente hablando: Es categóricamente falso, y la demostración la tienen los


mismos creyentes. Se nos ha dicho a través de la Sagrada Biblia que si pedimos se nos
dará o que si dos o más personas se unen para orar se debe tener por seguro que Dios
atenderá aquellas plegarias. Sin embargo ¿cuantas veces hemos pedido/rogado/orado sin
tener la respuesta que queremos? Muchas o pocas, da lo mismo. Lo paradójico es que el
desconcierto que provoca esta situación se ve aliviado por la idea de que Dios tiene sus
designios y que ellos son mayores a nuestros deseos, es decir, lo contrario a "pedid y se
os dará", es más bien un "pedid y ya veremos". No quiero ir más lejos porque por aquí
empieza la batalla entre los designios divinos y el libre albedrío y esto se transformaría
en un dialogo de sordos.

Socialmente hablando: Es falso. Estamos sujetos a la generosidad de los otros.

Perro que ladra no muerde:

Esta frase no funciona ni con los perros, pero vamos por partes.

Más de alguna vez hemos de encontrarnos con gente que nos hará amenazas, muchos
creen que mientras más numerosas y reiterativas sean éstas, menos posibilidades
tendremos de que las lleven a cabo. Pero si hacemos un conteo empírico nos daremos
cuenta que las veces que han cumplido tienden a empatar con las que no. Esta frase
funciona con gente que sólo necesita descargar su ira, pero también hay gente que no le
basta con descargarse verbalmente. Necesitan ver un daño en la otra persona (hablemos
derechamente de venganza). Debe ser una sensación exquisita el poder torturar a alguien

30
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

avisándole lo que se le va a hacer y luego, como broche de oro, hacérselo. Yo supongo


que es eso lo que se busca con tanta amenaza: molestar con un concierto de ladridos
hasta que llegue el momento de dar la mordida y dejar sangrando a la víctima.

En cuanto a los perros, he visto muchos perros que ladran mucho y que apenas uno les
da la espalda te muerden. ¿Perro que ladra no muerde? No. El perro que ladra puede
perfectamente morder, todo va en la oportunidad y en las ganas.

Aunque no viene mucho al caso me gustaría mencionar una tautología asociada: Perro
que muerde no ladra (tiene el hocico ocupado).

Querer es poder:

La mentira más grande jamás contada. Otra de las acusaciones que recibí por no
encontrar trabajo fue "es que no quieres encontrar, si no ya habrías encontrado".

Cuando tenía quince años me quise ir de mi casa, no pude y busqué trabajo y


oportunidades para emanciparme, pero no me fue posible. Cuando entré a la universidad
quise sacar una carrera y no lo logré. Cuando me fue mal en la universidad quise
independizarme sin buenos resultados, aunque pasaba gran parte del día buscando
clientes para mis asesorías y mis mantenciones en informática. Cuando encontré trabajo
como cajero quise tener otro trabajo e invertí dos años en buscarlo sin poder encontrarlo.
Cuando trabajaba como cajero quise estudiar de noche y sacar una carrera y si bien logré
entrar a estudiar estuve cinco años intentando sacar una carrera que duraba sólo dos, y
para colmo no pude terminar la carrera. Y así tengo una larga lista de cosas que quise y
que nunca conseguí y la lista va en aumento.

Querer no es poder, y esta es una premisa irrefutable. Sí reconozco que el querer es


condición suficiente y necesaria para intentar lograr todo aquello que tú quieres, pero sí
hay que tomar un montón de factores a la hora de evaluar el fracaso; entre ellos se puede

31
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

mencionar, el medio económico, el entorno social, el apoyo familiar y algo muy


importante: La propia capacidad. Este último factor siempre ha sido controversial para la
gente con la cual comparto el tema ya que muchos creen que la capacidad no tiene nada
que ver con lo que se logra, que sólo el esfuerzo es la clave para lograrlo todo.

Sin ir más lejos, para una Teletón, un empresario empezó a dar un testimonio desde una
silla de ruedas y contaba cómo un accidente de avioneta le arrebató ambas piernas.
Desde la misma silla de ruedas, y mientras terminaba su historia se empezó a colocar las
prótesis y luego se puso de pie y empezó a caminar con una naturalidad sorprendente. Y
mientras se paseaba de un lado para el otro con un perfecto caminar dijo en forma muy
enérgica "¿Qué tiene que ver tu capacidad con aquello que quieres lograr?". Parece una
verdad irredargüible, sobre todo viendo un resultado tan sobresaliente, pero con todo el
respeto que se merece este caballero, con toda la admiración que me produce su logro, y
sumándole mi propia experiencia más toda la ajena que conozco, no puedo dejar de
afirmar que no es así. Lo primero que debemos preguntarnos es si acaso él tenía esa
capacidad desde antes. Buena pregunta ¿verdad? Yo podría asegurar que siempre la tuvo,
pero hizo falta un accidente catastrófico como el que sufrió para empezar a explorarla,
hasta entonces él no iba a saber de qué era capaz.

Esta frase es una constante en la gente que tiene facilidad para ciertas cosas, y aún más
para las que tienen facilidad para un gran número de cosas.

Y para dejarlo más claro un ejemplo exagerado pero válido: ¿A una persona con
síndrome de Down se le puede enseñar a ser independiente? Sí, dependiendo del grado
de retraso mental se les puede hacer personas socialmente activas y viables. ¿Pueden
llegar a ser ingenieros o médicos o físicos de la NASA? No. Aquí ya deben estar
diciendo barbaridades de mí pero si lo piensan detenidamente se darán cuenta que la
limitante es su capacidad. Es lamentable, me encantaría que fuera de otra forma pero la
cruel realidad es así.

32
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Es tan así que mi padre, un fiel defensor de esta frase, se matriculó no sé si dos o tres
veces para estudiar inglés. Nunca aprobó un solo curso y no tiene idea del idioma. Una
vez más ¿qué es lo que falla? Su propia capacidad.

Si quieres algo lucha por ello, tu capacidad y el tiempo te dirán si lo logras y hasta donde
lo logras. Si ven a alguien que está luchando por sus metas y no las logra, invítenle un
café, conversen un poco, pero no se les ocurra decir esa frasecita odiosa para dejarle en
claro que se está esforzando para ser mirado en menos por falta de capacidad de su
interlocutor.

Yo mismo ahora estoy haciendo mi intento por hacer un libro que ayude a otros y que
sea leído, discutido, comentado, amado o repudiado. Mi capacidad y el tiempo dirán si
tengo o no éxito con él.

Si del cielo te caen limones aprende a hacer limonada:

Acúsome de tener un rasgo autístico (o como me dijo la psicóloga "pensamiento


concreto") y no entender esta frase. Cuando la logré entender aún así no me pareció
correcta. Pero tengo que reconocer que este es un problema mío. A mí se me negó la
oportunidad de decidir qué era lo que quería estudiar, y se me negó de forma descarnada,
poniéndome toda clase de trabas que terminaron por desestabilizar mi estado de ánimo
permanentemente. Y da la casualidad (o más bien el descaro) que una de las personas
que más problemas me puso para desarrollar mis verdaderas habilidades siempre me
decía: "Si del cielo te caen limones aprende a hacer limonadas" como si lo mío hubiera
sido pura casualidad. Entonces empecé a odiar esta frase.

33
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Un día conversando con un amigo sobre este tema me hizo ver que la frase no me servía
porque para mi nivel intelectivo estaba incompleta. Me dijo: "En tu caso debiera ser 'si
no tienes nada y del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada'" y ahí fue cuando
todo cobró mayor sentido. El problema mío era el pensar que esta frase arrastraba una
renuncia a tus propios deseos y aspiraciones.

En palabras más sencillas esto es lo que se conoce en el mundo de los negocios como
saber reconocer una oportunidad. Pero los negocios son para hacer dinero y no todo en
este mundo es el dinero. Desgraciadamente es la base de toda nuestra vida, vejez y
muerte.

A mí esta frase no me servía en lo absoluto ya que no me devolvía los sueños perdidos y


mi alma se negaba a crear nuevos sueños distintos de aquellos para los cuales creí tener
la capacidad.

En resumen, la frase es buena vista desde el punto de vista de las oportunidades, aunque
debería complementarse con lo que me dijo mi amigo Sergio.

Siempre tienes que tener la última palabra:

Esta frase es tan pueril que me sorprende que aún exista. Si bien sé que existe gente muy
irritante que le es imposible quedarse callada o hacer las cosas en silencio o acatar lo que
se le dice sin por lo menos poner un mal tono en lo que está diciendo, muchas veces me
encontré con gente que por razón tenía la última palabra en una conversación, pero
cayeron víctimas de esta frase por fuerza.

Uno de los problemas que me trajo el tener padres jóvenes (muy jóvenes, apenas tengo
quince años de diferencia con mi madre y dieciocho con mi padre) y de vivir en un

34
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

entorno desagradable en el que tu abuelo no hace más que resfregarte en la cara que eres
un allegado es que algunas partes de mi mente se fortalecieron demasiado pronto. Entre
las consecuencias que coleccioné en forma de golpes estuvieron las cachetadas que me
llegaron por decir algo más inteligente que lo que me decían mis propios padres a la
hora de los regaños.

Detrasito de la cachetada venía esta odiosa frase.

Déjenme decirles que la crianza de mis padres fue muy estricta. Ellos tenían la cultura
de callar siempre que sus padres les hablaban u ordenaban algo, y esto era comprensible
ya que sus padres (mis abuelos) eran bastante mayores que ellos, y esa experiencia les
hacía tomar mejores decisiones y ser más asertivos.

El problema mío fue una combinación de factores negativos:

1. Mi déficit atencional. Todo un dolor de cabeza para mi familia completa y que


para esos años no era una enfermedad reconocida.
2. La juventud de mis padres, que se traduce en un una falta abismante de paciencia
y en una mayor inteligencia para mí (lo dicen los genetólogos, no lo digo yo).
3. El modelo positivo de mi padre - que imitaba a su padre - y el modelo negativo
de mi madre - que hacía lo contrario a lo que haría el suyo -.
4. La falta de experiencia de mis padres combinada con un carácter explosivo que
terminó haciéndolos separarse y les hacía decir estupideces como "¡porque sí!" o
"¡cierra la boca y come!" o la favorita de mi papá después de caerme a correazos
"venga a darme un beso" - por cierto, creo que ya es hora de que sepa que eso era
humillante y no lograba lo que él quería que era que yo lo quisiera a pesar de sus
abusos de fuerza. Tal vez él no tenga ese problema con su padre pero lamento
decir que no todos somos iguales -.

35
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Muchas veces, para su desgracia y la mía, yo tenía la capacidad de responder cosas más
inteligentes que la discusión que estábamos teniendo.

Un buen ejemplo fue la discusión que tuvimos con mi madre varios años después de
haberse separado de mi papá. Me comunicó que estaba embarazada y que lo que ella
buscaba era resarcir los errores que cometió conmigo a través de mi hermana. Yo
primero le dije que si quería corregir los errores que cometió conmigo tenía que empezar
conmigo, de otra forma es como comprarse un televisor nuevo "a ver si tratándola mejor
me dura más". También le dije que no teníamos casa (ya que vivíamos de "allegados" en
la casa de mi abuelo) y que no teníamos nada para ofrecerle a la bebé. "Sí lo sé" me
respondió. Y no pude evitar decirle "Y si lo sabías para qué te embarazaste". Esa fue la
única vez que mi mamá calló sin hacerme nada.

Yo sé que los ejemplos hasta acá son algo dramáticos pero el punto es que el quedarse
con la última palabra es, en un buen número de los casos, un mérito de inteligencia. Hay
mucha gente que tiene pegada esta frase pero adivinen para qué... exacto, para quedarse
ellos con la última palabra.

Hay que escuchar. A todos, todo lo que se nos dicen. Yo aprendo mucho de mi hija y de
mis primos pequeños, también de mis hermanos y de hecho le tengo más fe a lo que me
dicen ellos que lo que me dice la gente que es mayor que yo. Puede que la última palabra
del otro sea toda una lección y la estamos desperdiciándola por nuestra soberbia.

36
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Siempre tienes una respuesta para todo:

Esta frase guarda mucha relación con la anterior. La escuché casi la misma cantidad de
veces en situaciones similares.

Sin embargo la última vez que la escuché tuvo un sentido muy distinto ya que un tío mio
hizo la distinción entre ambas frases. Fue todo un descubrimiento, cero que para mi tío
Roberto también lo fue.

Discutíamos con mis primos - los hijos de mi tío - y su esposa - mi tía Irene - sobre
algún tema que no puedo recordar hasta ahora pero debe haber estado relacionado con
mis estudios y con mi "incomprensible" falta de tolerancia hacia mi padre, que era el
tema más recurrente en esos días.

Mi tía debe haber estado defendiendo con sus mejores argumentos el amor y el respeto
incondicional hacia los padres (el tema más recurrente en ella) pero yo siempre tenía un
argumento que desmentía sus aseveraciones.

Aclaro algo: El ambiente de la discusión era el más tranquilo. Siempre fue un agrado
discutir cosas con esa familia.

Mi tía en un momento me dijo: "¡Pucha, siempre te quieres quedar con la última


palabra!" y mi tío intervino de inmediato diciendo: "No. Lo que pasa es que el negro ( yo
) siempre tiene una respuesta para todo". Uno de mis primos preguntó "¿acaso no es lo
mismo?" y mi tío dijo "No, no lo es. El negro ya ha pensado las cosas. Según la
experiencia de él las cosas son diferentes a como lo dice tu mamá. Que él tenga una
respuesta para todo puede ser algo molesto pero eso no significa que está disparando a
tontas y a locas. Él tiene fundamentos para decir lo que dice".

37
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Me sorprendió mucho que mi tío dijera algo como eso, pero me sorprendió mucho más
la profundidad que tenía su mensaje. Le quitó lo malo a una frase mal usada y odiada
por muchos.

Creo que lo más rescatable de esto fue aprender que "querer quedarse con la última
palabra" y "siempre tener una respuesta para todo" ni son lo mismo ni son malos hábitos.
Son fenómenos que se potencian con la experiencia de las personas.

Tienes lo que mereces:

Si es una evaluación entonces sí sirve, pero sólo cuando se tiene lo que los méritos dicen
que uno se merece.

Pero aún así esta frase la pongo bajo tela de juicio ya que se unen dos términos de
naturaleza distinta. Lo que se tiene es objetivo y lo que se merece es subjetivo.

Mucha gente que es estafadora puede tener muchas cosas que según nosotros no las
merecen, pero según ellos sí. Sin ir más lejos los traficantes de drogas tienen muchas
cosas que según ellos se merecen por su "trabajo" asesinando niños, jóvenes y familias
completas.

La clase trabajadora y honrada obviamente no ve esto como bienes merecidos, y pueden


perfectamente decir que los traficantes "tienen lo que no merecen".

En un nivel más familiar una hermana celosa puede decir que la felicidad que tiene su
hermana no se la merece aunque sí la merezca. ¿O no?

38
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

En fin. Mezclar lo objetivo con lo subjetivo es objetivamente poco práctico, aunque


subjetivamente es muy tentador.

¡Tú no eres Dios!:

Una de las primeras frases que escuché mal dicha. Aprendida pero no comprendida, una
frase armada y desesperadamente expresada sin saber exactamente qué era lo que se
estaba diciendo, aunque no por eso no tenían claro lo que me querían decir.

Ocurrió cuando yo estudiaba programación que un profesor dio un dato matemático que
de primeras encontré erróneo. Antes de empezar la clase siguiente a mi compañera le
dije: "Me parece que el profesor se equivocó". Mi compañera - que estaba enamorada de
ese profesor - me miró muy feo. Le expliqué que para mis conocimientos lo que había
dicho el profesor estaba errado. El primer argumento de mi compañera fue: "¡Pero cómo
un profesor se va a equivocar!" a lo que respondí que los profesores son seres humanos
que pueden equivocarse como cualquier persona. Insistí diciendo que iba a hablar con el
profesor, más que mal, si yo estaba equivocado aprendería, y si él no estaba en lo
correcto, todos aprenderíamos.

Entonces mi compañera me gritó enérgicamente: "¡Tú no eres Dios!".

¿Para qué insistir? Esperamos al profesor. Cual no sería la sorpresa y mounstruosa


vergüenza de mi compañera de clases cuando el profesor dice al entrar: "Buenas noches
jóvenes, tenemos que corregir la materia de la clase anterior porque les di una
información equivocada".

39
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Al calor del rostro enrojecido de mi compañera corregí la materia.

Según entiendo sentirse o creerse Dios es una actitud de las personas que creen poder
controlar todo, pero todo a un nivel enfermizo y patológicamente esotérico.

En mi experiencia conocí a varios a los que se les debió decir esta frase. Hay algunos
que por ejemplo pretenden controlar lo que la gente siente, diciendo cosas como "Tú no
debes sentir eso", "¡Cómo es posible que sientas eso por él/ella", "Debes perdonarlo(a)",
etc.

Otros creen poder controlar lo que otros hacen: "Tú no vas a hacer eso" "No permitiré
que hagas algo distinto de lo que yo digo"

Hay otros que son aún peor, aquellos que maquinan todo lo que le pasa a la gente que
está a su al rededor, los que manipulan para que siempre se haga su propia voluntad sin
pensar en si las decisiones ajenas son buenas. Por ejemplo los padres que exigen a sus
hijos estudiar tal o cual carrera, porque ellos dicen SABER que es lo mejor para sus
hijos, menospreciando las carreras poco tradicionales y sin pensar en lo que significa la
vocación, privilegian lo que ellos creen (aunque a su nivel le llaman "saber") que es
mejor y la vocación es mirada como un defecto del espíritu.

Por último están los que tienen un nivel de prejuicio tal que están convencidos de saber
qué es lo que va a pasar, qué es lo que van a pensar, qué es lo que van a hacer los demás,
y hacen todo para impedir ese "inminente futuro" con consecuencias distintas de las que
según ellos son las correctas

A todos ellos se les puede gritar en la cara ¡Tú no eres Dios!

40
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

¿Y si viniera Jesucristo y te pidiera un pan, se lo negarías?:

Esta frase es tan absurda que si no la hubiera escuchado más de tres veces no la habría
incluido en este libro.

Me ocurrió en varias ocasiones con diferentes personas, pero hubo una en particular que
me llamó la atención.

Yo trabajaba en una tienda de cajero, y un sábado en la mañana se acerca un tipo blanco,


alto, ojos claros (tal vez verdes), con ropa muy fina y zapatos caros y bonitos, sus ojos
delataban que se encontraba bajo la influencia de alguna sustancia estupefaciente. No
olía a alcohol, pero era mi primera opción si me hubieran preguntado por su estado. Se
acerca a la caja y me dice textualmente con un leve acento de "barrio alto":

- Hola, disculpa pero pasaba por aquí y sentí el olor del pancito. ¿Sabes? me dejó loco el
pan, apuesto a que debe estar súper rico, ¿me podíh regalar uno?

Quedé paralizado ante la desfachatez del tipo. Ni dos días antes se me había acercado un
niño pidiéndome un pan a cambio de barrer la calle. Un pequeño niño ya sabía que las
cosas costaban y que se ganaban. Obviamente al niño le di un rico sándwich que se lo
ganó con el sudor de su frente, pero a este patudo le respondí un tajante "no". Pero no se
detuvo ahí, insistió cada vez en forma más enérgica, que "¡cómo era posible que le
negara un pan!", como si yo tuviera alguna obligación con él. Cuando ya salí de mi
puesto para sacarlo del local por el escándalo que estaba haciendo sacó su último
argumento:

- Dime una cosa ¿Y si viniera Jesucristo y te pidiera un pan, se lo negarías?

41
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

A lo que yo le respondí:

- Cuando venga lo voy a averiguar.

Terminé de sacarlo de un empujón y se quedó parado fuera del local mirando con rabia
hacia adentro. Nunca entendí si lo que quería era que recapacitara, o convencerme con
"el poder de la fuerza", o votar una muralla con su mirada penetrante y airada, pero por
mí no iba a obtener ese tan preciado pan.

Siempre he intentado encontrar el fundamento de esta frase en particular. Es una


manipulación, eso sí, no hay duda pero ¿de dónde salió?. Creo adivinar que viene de las
frases cristianas que comparan a los pobres con la imagen de Jesús (frases como
"aquello que hacéis a mis hermanos me lo hacéis a mí"), pero es una forma desvirtuada y
manipuladora de este concepto.

Esta frase es particularmente inutilizable, es insultante para los cristianos, carente de


sentido inmediato, inútil, baja.

Hay que ponerle un rótulo de "NO USAR".

42
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

CONCLUSIONES

De todas las frases mencionadas, sus significados, y sus usos, puedo concluir que nuestra sociedad
adolece de algunos defectos que deberían catalogarse de graves.

En primer lugar tenemos una dependencia casi narcótica a los paradigmas. Fabricamos o aprendemos
verdades absolutas y con un convencimiento casi religioso de su valor de verdad nos negamos a poner
en duda su significado y se transforma en nuestra bandera con la que vivimos, planificamos, actuamos
y sobre todo, juzgamos a los demás y en algunos casos patológicos nos juzgamos a nosotros mismos.

Esto me trae a la memoria el segundo defecto importante que sería la intransigencia. Al no darnos el
trabajo de poner en duda aquellas ideas aprendidas, nos cegamos ante los verdaderos motivos y las
verdaderas circunstancias que acompañan a la vida y las vicisitudes de la gente que nos rodea
dejándolos a merced de nuestro no merecido juicio.

No sé si el capitalino (o el chileno de la metrópolis), tiene alguna necesidad de ponerse la toga del


juez ante la fortuna de sus compatriotas, pero sea necesidad o vicio (lo que no es más que la necesidad
de lo no necesario) es una actitud molesta, irrespetuosa e irritante.

¿Y la consecuencia de todo esto? Aunque suene raro, la consecuencia de todo esto es la


inconsecuencia. A ninguno de los que juzga le va a gustar que lo juzguen con la misma vara que mide a
los demás. Se defenderán como gato de espaldas argumentando que "no es lo mismo". Para ellos nunca
es lo mismo.

43
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

Además de todo lo anterior debemos sumar el problema de la ignorancia que cunde con esta actitud
altanera e irreflexiva. Me refiero, claro, a la negativa de querer pensar, de querer tolerar, y de querer
saber cosas nuevas aunque no lo programen. No me refiero en lo absoluto a no saber muchas cosas, si
no a la actitud negativa ante las nuevas ideas.

En definitiva el problema se resume en no querer escuchar, en querer tener la respuesta antes de que
alguien siquiera formule pregunta alguna. Para esto último, la única fórmula que existe es la de tener
ciertas "verdades" listas en nuestro acerbo y nuestra mente preparada para gatillar estas verdades a la
menor provocación (si es que se le puede llamar provocación a encontrarse con una realidad diferente).
Y con esto se completa el círculo vicioso de la ignorancia.

Las excusas para seguir siendo de esta forma son varias, entre ellas se encuentran la falta de
iniciativa positiva, la comparación con el prójimo (e intentar siempre estar más arriba), la crítica no
compasiva y la autocrítica inexistente.

La comparación con el prójimo puede ser natural, pero no deja de ser infantil. Es la fuerza que a los
hombres nos lleva a decir que el modelo de moda es homosexual y a las mujeres a no poder decir que
otra mujer es bonita. Esa misma actitud es la que nos mantiene pendientes de los logros ajenos y nos
enajena hasta el punto de nunca querer ser iguales o inferiores a los demás. Esto, sin lugar a dudas, es
lo que nos ha llevado a juzgar a nuestro prójimo a velocidades reactivas aceleradas... no vaya a ser que
otro nos juzgue primero; y claro, todo esto sin compasión que es sin lugar a dudas la peor forma de
juzgar.

Como dije antes, salvo casos muy aislados, tendemos a no hacernos una autocrítica o a hacerla con
una compasión desmesurada. Hay una falsa sensación de que el "quererse a sí mismos" significa
mimarse hasta llegar a malcriarse. No estoy por una conducta autodestructiva o autodespectiva, pero
para hacerse una autocrítica uno debe ponerse en frente de uno mismo y analizarse con la cabeza bien
fría. Es por nuestro propio bien.

¿Hay esperanza para esta sociedad? Me gusta pensar que sí, y creo que la solución es tratar de ser las

44
Las sabias frases que nos hacen más tontos Mauricio Murillo (Negrólder!!)

mejores personas posibles. Aún no entiendo por qué ni cuándo desapareció la empatía pero supongo
que si ponemos de nuestra parte podemos hacerla volver a nuestras vidas. A muchos se les va a hacer
difícil, sobre todo los que leyeron los libros de autoayuda de principio de los años noventa en que te
enseñaban que lo más importante era uno mismo y que se despreciaba por completo a los demás, pero
se puede lograr el equilibrio entre los intereses propios y el bien al prójimo, claro que se debe empezar
por escuchar. "La generosidad empieza por casa" cobra más sentido en esta situación.

Podemos combatir nuestra ignorancia siendo receptivos, podemos combatir nuestro egoísmo siendo
generosos, podemos ser mejores, y creo que todos sabemos qué es bueno y qué es malo, el problema
siempre ha sido escoger lo correcto.

Hagamos lo correcto.

45

Related Interests