You are on page 1of 1

Magnesio, Calidad de Vida y Longevidad.

El magnesio es un actor central en la producción de energía de su cuerpo, ya que se encuentra dentro de 300 enzimas en el
cuerpo humano, incluso dentro de la forma biológicamente activa de ATP conocida como MG-ATP. De hecho, se han identificado
más de 3,751 sitios de unión de magnesio dentro de las proteínas humanas, lo que indica que su importancia nutricional central
ha sido muy subestimada y descuidada (1).
El magnesio tiene un impacto increíble en la solución de una serie de problemas que la gente arrastra a niveles crónicos, y se
niega, solamente por ignorancia la posibilidad de resolverlos de la manera más barata posible con la suplementación de
magnesio.
Dolores de cabeza y migrañas.
Un par de estudios indican que los niveles de magnesio en la sangre son significativamente menores en las personas que
sufren de migrañas (2 y 3). Y un artículo titulado "Why all migraine patients should be treated with magnesium," (por que los
pacientes de migraña deberían ser tratados con magnesio) publicado en Journal of Neural Transmission (4). De hecho se
demuestra que la suplementación oral de magnesio reduce significativamente las migrañas (5) y otro estudio se documentan los
efectos benéficos de la suplementación con magnesio y L-carnitinina en niños y adultos (6)
Síndrome premenstrual.
Este es un problema frecuente en un sector amplio de la población femenina, y resulta que se ha observado en estudios la
deficiencia de magnesio en las mujeres que lo sufren (7). Otro estudio reporta el alivio de la retención de líquido en el síndrome
premenstrual (8). Y otro más reporta que al combinar la suplementación de magnesio con vitamina B6 –piridoxina- mejora la
ansiedad relacionada al síndrome (9).
Fibromialgia.
En este problema tan severo y con frecuencia tachado de incurable, se ha encontrado que es común la deficiencia de selenio y
magnesio entre quienes la sufren (10), igual que en fatiga crónica (11). Sin embargo al ser suplementado el magnesio en dosis
relativamente bajas, 50 mg, combinado con ácido málico, se demostró en un estudio que mejoró el dolor en el síndrome de
fibromialgia (12).
Diabetes Tipo 2.
Sorpresa, en un estudio de 2007 se refieren a que la deficiencia de magnesio es usual en diabetes tipo 2 (13). En un estudio
sobre la investigación del tema de diabetes con neuropatía periférica y daño en la arteria coronaria, encontró niveles bajos de
magnesio intracelular (14). Otro estudio sustenta que la suplementación oral con magnesio ha demostrado la reducción de
glucosa en plasma en ayunas, y del aumento de la lipoproteína HDL en pacientes con diabetes tipo 2. (15) También se ha
demostrado en un estudio más la mejoría en la sensibilidad a la insulina y el control metabólico en pacientes de diabetes tipo 2
(16).
Envejecimiento precoz.
Si bien el envejecimiento natural, de acuerdo a la biología, no normal de acuerdo a estadística, es un proceso saludable, el
envejecimiento acelerado se distingue por una deficiencia de magnesio (17), esto resultó especialmente evidente en el contexto
de las misiones espaciales largas de los astronautas, en donde los niveles bajos de magnesio fueron asociados a un
envejecimiento cardiovascular 10 veces más rápido de lo que ocurre en la tierra (18). Por otro lado, se ha demostrado que la
suplementación de magnesio revierte los cambios neuroendocrinos relacionados con la edad y los cambios de EEG –
electroencefalogramas- durante el sueño en las personas (19). Otro estudio sobre los mecanismos detrás del envejecimiento,
asociado a la deficiencia de magnesio, encuentra que el magnesio es necesario para estabilizar el ADN y promueve la
replicación del ADN. Y que también participa en la curación de los extremos de los cromosomas después de que se dividen en
mitosis (20), de modo que corregir la deficiencia de magnesio prolonga la vida en calidad.
Mi preferencia es conseguir el magnesio que necesitamos a partir de la comida, obvio que si somos confrontados con una
deficiencia severa que no daña, no dudo ni un instante en suplementar con cloruro de magnesio, de hecho este forma parte
regularmente en nuestros Programas Trofológicos de alimentación. Los alimentos que contienen magnesio son: Arroz integral,
cilantro, perejil, semillas de calabaza, cacao, albahaca, semilla de linaza, tomate, comino, nueces de Brazil, ajonjolí, nueces,
almendras, garbanzo, lentejas, acelgas, dátiles, espinacas, chícharos, papas, habas, aluvias, aguacate, plátanos, vegetal de
hoja verde, pescado.
Dado todo lo anterior hago constantemente la advertencia de planear la longevidad, no dejarla al azar. Se los dice alguien que a
sus 82 años practica montañismo, y cañonismo, como escalar, rapelear, caminatas largas, y ejercicio espiritual, mental y físico; y
al final de cuentas digo: “Ojalá me vaya bien cuándo sea viejo…”