You are on page 1of 1

¿Colombia Un País Racista?

Antes de abordar el andamiaje temático que nos respecta, es necesario puntualizar conceptualmente
lo referido a la “discriminación racial”. El racismo o discriminación racial según la Convención
Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (art. 1 1)) …
“discriminación racial” denotará toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en
motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto o por resultado anular
o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos
humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en
cualquier otra esfera de la vida pública. Colombia goza de una amplia diversidad étnica y racial,
que debería significar un motivo de orgullo patrio, debido a que contribuye en gran medida al
índice de riqueza cultural inmaterial de nuestro país, esto en la actualidad no es así. En pleno siglo
21, se sigue atentando racialmente contra nuestra esencia cultural, el gobierno colombiano ha
olvidado sectores donde convergen las comunidades indígenas y las comunidades negra y
afrodescendientes, en estas zonas del país se puede dilucidar la pobreza extrema, la miseria y la
escasez de comida. Las tasas de analfabetismo y de mortalidad infantil entre los afrocolombianos
son tres veces mayores a las del resto de la población.

Nada menos que el 76% vive en condiciones de pobreza extrema, y el 42% está desempleada, duele
decirlo pero el Chocó, donde el 85% de la población es afrodescendiente, tiene un índice de
desarrollo humano igual al de los países más pobres de América Latina, como Haití. Y el sistema
educativo se encarga de reproducir semejantes desigualdades. Los indígenas luchan día a día para
evitar que no se lleven a cabo proyectos extractivos en donde se afecte a su territorio, sus
acuíferos. El racismo hacia el indígena es fiel reflejo de los tantos años de discriminación que, a
pesar de las normas, no se ha podido superar. A una gran cantidad de personas se les es imposible
reconocer los derechos del indígena y eso se ve en la actualidad. En cualquier dependencia del
Estado, por menor que sea, el indígena es atendido de últimas, y si sobra tiempo. Sus productos se
pagan a menor precio y, en el aspecto de los crediticios, a los indígenas se les considera sin
capacidad de pago y por eso los préstamos que se les otorgan son muy bajos. Cuando la gente los
necesita dice “indiecito”, pero cuando reclaman sus derechos son unos “indios”, por otro lado a
las personas afro también sufren día a día constantes discriminaciones en cualquier actividad, son
perseguidos por la fuerza pública, son por de bajeados por los sectores laborales del país, ser negro
en Colombia es sinónimo de inferioridad, y es de apreciar que el racismo no solo se ve por parte de
las clases altas colombianas, también de las clases más desfavorecidas del país, convirtiéndolo en
un problema nacional, la democracia racial en Colombia sigue siendo una utopía.