You are on page 1of 6

MOCIÓN PARA PROMOVER LA ADHESIÓN DEL CABILDO AL PACTO ESTATAL

POR LA SOBERANÍA ALIMENTARIA, LA EDUCACIÓN AMBIENTAL Y LA


SOSTENIBILIDAD DEL TERRITORIO – ESTRATEGIA 2015-2031, PROMOVIDO
POR LA FEDERACIÓN INTERVEGAS
(Presentada para su debate en el Pleno del Cabildo Insular de Tenerife,
a celebrar el próximo martes 30 de abril de 2019)

Introducción justificativa de la Moción

En el año 2015 la ONU aprobó los retos de la Nueva Agenda Mundial 2015–2030 que nos
compromete, como sociedad, a buscar una alianza por el desarrollo sostenible. En el mes de
noviembre de aquel mismo año, en la Cumbre de la Tierra que se celebró en París, se
adoptaron también otras decisiones urgentes y necesarias encaminadas a resolver los graves
problemas que generan el cambio climático y la extendida contaminación que venimos
provocando los seres humanos desde hace muchas décadas.

También en noviembre de 2015, como fruto del compromiso de distintos colectivos sociales ante
la problemática medioambiental, se celebraron en Granada las I Jornadas de la Federación
Intervegas, bajo el subtítulo: Estrategia 2015–2031. Para la Soberanía Alimentaria y la Defensa
del Territorio: Protección y Dinamización de los Territorios Agrarios. En este evento, colectivos
de las diecisiete comunidades autónomas del Estado español suscribieron un pacto por el que se
acuerda iniciar la recuperación de los espacios agrarios de alto valor cultural desde los
principios de la soberanía alimentaria, la co-evolución y la sostenibilidad de los Territorios
Agrarios Históricos (en adelante TAH). Conscientes de los valores agrarios, culturales,
educativos, paisajísticos y ambientales de los TAH, así como del deterioro y desnaturalización
que padecen, de su papel trascendental como soporte de la identidad patrimonial y la de su
entorno, así como de su potencial como fuente de riqueza y empleo, acordaron colaborar para
promover y ejecutar el siguiente decálogo de medidas respecto a los TAH:

1. Protección y adaptación normativa. Instando a quien tenga atribuidas las competencias


en la materia a que realicen los cambios normativos necesarios para iniciar una
clasificación agroambiental de los TAH y la protección de sus suelos frente a cualquier
otro uso no compatible con la actividad agraria; iniciando también los procesos para
recuperar los espacios degradados de estos territorios. También se acordó instar a la
defensa y respeto de los territorios que reúnen la condición de bienes comunales, así

1
como a las instituciones que los gestionan; proponiendo establecer medidas legislativas
consistentes con tales objetivos en todos los ámbitos de las administraciones públicas.
2. Dinamización de la actividad agraria. Es imprescindible que se adopten medidas que
favorezcan los canales cortos y otras vías complementarias para la comercialización de
los productos agrarios, así como la valoración de los productos de los TAH, procurando
que se incremente progresivamente la introducción de las mejores prácticas para una
alimentación más saludable. Al respecto se considera necesario diversificar los cultivos y
promover formas de producción más sustentables, tanto desde el punto de vista
ambiental como social. Estas actuaciones deben incluir la innovación que haga viable y
remunere con dignidad una actividad agraria más agroecológica; el apoyo técnico a la
agrupación de productores y productoras, así como para la comercialización conjunta y,
en su caso, las medidas fiscales que permitan ejercer esta actividad en condiciones de
rentabilidad y legalidad. Además, se plantea fomentar cultivos de interés social y
mercados de productos locales, tanto de carácter temporal como estables.
3. Reconocimiento del papel de los agricultores y agricultoras. En los TAH los principales
actores son los hombres y mujeres que se dedican a la agricultura, la ganadería por
cuenta propia o ajena, y que viven de estas actividades. Estos colectivos y sus
representantes serán objeto de reconocimiento y protagonismo en la vida social y
productiva. Para ello, deben materializarse ayudas dirigidas a la profesionalización del
sector, considerando el beneficio social que suponen estos actores y su actividad para la
comunidad en particular y la sociedad en general en relación a:
- La capacidad para la producción de alimentos y materias primas.
- La creación, conservación y regeneración de paisajes, siendo de este modo un
soporte indispensable en la protección y defensa medioambiental y en la producción
agropecuaria sostenible.
- La generación de autoempleo y la creación de puestos de trabajo.
- La creación de un tejido productivo y de transformación de los productos de estos
territorios in situ, especialmente de forma artesanal y fomentando el
cooperativismo.
- Todos los colectivos que suscriben este Pacto se comprometen a realizar iniciativas
para recuperar y trasmitir el conocimiento del manejo del territorio y de las
prácticas agropecuarias.
4. Impulso y financiación para la recuperación de los TAH. Respeto y apoyo a los TAH
como despensas sostenibles y fuentes de riqueza. El ciclo integral del agua, la movilidad
sostenible, la ayuda en la reconversión de los cultivos hacia la agroecología, la
formación de nuevas y nuevos agricultores y ganaderos, el plan de comercialización y
cualquier otra iniciativa de producción, transformación y promoción agropecuaria, que
tenga como objetivo apoyar el papel de los TAH como auténticas despensas sostenibles,

2
a la vez que fuentes de empleo y riqueza, serán de vital consideración para su impulso y
financiación.
5. Respecto al valor histórico de los TAH se considera que:
5.a. Las administraciones correspondientes deben actualizar el catálogo de bienes
patrimoniales de estos territorios, con un plan de recuperación y dinamización. El uso
preferente de estos bienes será el productivo agrario.
5.b. En el marco legislativo correspondiente, se habrá de elaborar un Plan Estratégico
de gestión y desarrollo sostenible para la definición y manifestación de los valores de los
TAH que permita sintetizar sus señas de identidad a través de la proyección de sus
recursos (sociales, patrimoniales, culturales, geográficos, agrarios, naturales,
urbanísticos, económicos, y de cualquier otra índole) y la implicación de sus habitantes,
que sirva de elemento de diálogo entre administraciones y ciudadanía para diseñar
planes de desarrollo hechos a la medida de las personas que los habitan y que, al mismo
tiempo, sirva de referencia de integración con el entorno rural para posicionarse frente
a públicos externos como hábitat de calidad, abierto y orientado a preservar su
actividad productiva, el entorno paisajístico y mejorar la calidad de vida de sus
ciudadanos.
6. Mantenimiento y preservación de la estructura territorial. Las acequias, los caminos y
las vías pecuarias de estos territorios son elementos que articulan el territorio. Su
recuperación, correcta señalización, mantenimiento y preservación, tanto para usos
agrarios como para usos complementarios sostenibles, deben ser objeto de programas
específicos que armonicen sus valores de uso con los ambientales. Las actuaciones
integrales en estos elementos serán prioritarias sobre otras de la misma naturaleza.
7. TAH y Educación (incluida la Formación Profesional Inicial y la Permanente, así como los
Programas de Educación sobre biodiversidad, producción sostenible y conservación
medioambiental). Las diferentes administraciones públicas deben colaborar para lograr
un completo programa de actividades formativas para cada curso escolar en relación
con los TAH, que establezca programas de inserción laboral para garantizar un adecuado
relevo generacional y que contribuya a la necesaria sensibilización, conocimiento y
valoración de la actividad agropecuaria y los TAH. Se dotará a los centros educativos de
materiales didácticos y se creará con periodicidad anual el premio educativo estatal
“Mejor experiencia educativa en relación a los TAH”.
8. Incorporación de los productos de los TAH en circuitos cortos de consumo,
distribución y comercialización. Adoptando medidas para fomentar la comercialización
directa de los productos de los TAH en los mercados y, de manera especial, en mercados
de agricultores que supongan puntos de venta directa a los consumidores,
especialmente en las ciudades y núcleos de población de estos TAH. Se adoptarán las
medidas normativas necesarias para favorecer que en los comedores urbanos y,

3
especialmente, en los comedores escolares, los de los hospitales, los de carácter social
y asistencial, y en todos aquellos que dependan de las administraciones públicas, se
ofrezcan productos procedentes de los TAH cercanos.
9. Difusión de los valores de los TAH a la ciudadanía en general. Se precisan campañas de
información, concienciación, promoción y sensibilización. Dado que solo se ama y se
consume aquello que se conoce, los firmantes acuerdan incluir en sus discursos,
campañas y agendas la defensa de los valores de estos territorios.
10.Creación de un Consejo Estatal para la red de los TAH. Para la consecución de estos
objetivos se insta a la creación, dentro de los organismos con competencias en
Agricultura, del Consejo Estatal de la Red de TAH, que se integrará en el Observatorio
Europeo de la Agricultura Periurbana.

A este pacto, surgido del movimiento ciudadano, se han ido sumando Ayuntamientos como los
de Villena, Valladolid, Granada y Fuenlabrada, entre otros, y un buen número de Parlamentos
Autonómicos: Cantabria, Aragón, Navarra, Extremadura, Andalucía, Castilla y León, Madrid,
Murcia y Comunidad Valenciana. En Canarias hasta ahora lo han suscrito los Ayuntamientos de
San Cristóbal de La Laguna, La Orotava, San Juan de la Rambla y Buenavista del Norte, en
Tenerife; Valle Gran Rey en La Gomera; y Breña Alta y Los Llanos de Aridane, en La Palma. Los
cuales, junto al Cabildo Insular de La Gomera, han sido las corporaciones locales pioneras en
adherirse a este pacto en nuestra tierra.

Resulta evidente que en Tenerife existen suelos y sistemas agrícolas que son claros ejemplos de
TAH y que los principios del decálogo enunciado más arriba puede constituir una excelente guía
de acción para proteger y dinamizar tales espacios (sin dejar de reconocer que algunas de las
iniciativas que en él se mencionan pueden encontrarse ya en distinto grado de aplicación en
nuestra isla –aunque tal vez sin el enfoque globalizador que caracteriza a dicha propuesta–).
Entre los territorios tinerfeños que se pueden categorizar como agrarios históricos, y sin
menospreciar ningún otro, hay uno que merece ser identificado en primer lugar: el conjunto de
Vegas Agrarias de La Laguna, que incluyen tanto la Vega del valle de Las Mercedes como el
conjunto de suertes cerealistas de Los Rodeos, El Ortigal, así como buena parte de Los
Genetos, El Centenero y Guamasa. Esta pequeña comarca alberga los mejores suelos agrícolas
de Canarias y, desde su situación actual de agricultura periurbana más o menos amenazada por
procesos irreversibles de transformación, siguen constituyendo a día de hoy una seña del
paisaje histórico que nos identifica, y que merece ser protegido, reactivado y dinamizado: por
muchas razones, que incluyen cada vez con mayor razón la importancia que cobra la Soberanía
Alimentaria como factor clave para afrontar los retos a los que se enfrenta la Humanidad.

Junto a las Vegas de Aguere merece la pena recordar la importancia de algunos espacios rurales
de Tenerife como, entre otros –y sin pretender elaborar aquí un listado completo– los suelos
productores de papas y cereal de Icod de los Trigos (Icod el Alto) y los Llanos de Mesa, en los

4
municipios colindantes de Los Realejos y San Juan de la Rambla; las huertas de jable que
caracterizan a municipios sureños como Vilaflor, San Miguel o Granadilla de Abona; los paisajes
agrarios sobre pumitas alteradas de Agache, Fasnia y Arico; los dos flancos del valle de la
Orotava donde se ha conservado y puesto en valor preciados paisajes agrícolas: El Rincón y la
Hacienda de los Príncipes; la campiña vitivinícola de Acentejo; parte de los paisajes de viñedo
de Tegueste y sus valles, o de Santiago del Teide (por citar dos ámbitos con condiciones
ambientales bien diferenciadas pero siempre interesantes); los paisajes plataneros de la Isla
Baja y la costa de Daute; o los paisajes de la agricultura orientada a mercados externos del
Nordeste lagunero, Las Galletas y costa de Arona, o Guía de Isora.

Por todas estas razones, consideramos que es una oportunidad para nuestra Isla adherirse al
Pacto Intervegas y al espíritu que lo anima. Reiterando, de este modo, el compromiso con los
valores de la nueva agenda mundial 2015-2030 y ratificando el compromiso por la defensa del
territorio agrario y por la reducción de la insostenibilidad que hoy padece nuestra pequeña
tierra y la Tierra toda que nos alberga.

Por todas las razones anteriores, el Pleno del Cabildo Insular de Tenerife adopta los
siguientes ACUERDOS:

1. El Cabildo Insular de Tenerife se adhiere al Pacto Estatal Por la Soberanía Alimentaria, la


Educación Ambiental y la Sostenibilidad del Territorio. Estrategia 2015-2031, promovido
por la Federación Intervegas.

2. El Cabildo Insular de Tenerife se compromete a elaborar y a desarrollar una estrategia


integral para perseverar en el objetivo de implantar en nuestra Isla políticas activas de
fomento de la Soberanía Alimentaria, la Educación Ambiental y la Sostenibilidad del
Territorio en coherencia con la estrategia 2015-2031 del Pacto Estatal, destinando
recursos económicos para ello.

3. El Cabildo Insular de Tenerife se compromete a contemplar en las futuras revisiones y


actualizaciones del Plan Insular de Ordenación Territorial la adecuada protección de
aquellas bolsas de suelos más representativas que pueden ser consideradas como
Territorios Agrarios Históricos. Encauzando este compromiso a través de la elaboración,
planificación y desarrollo de las Directrices de Ordenación del Suelo Agrario ya iniciadas;
poniendo énfasis en la potencial creación de Parques Agrarios que contempla la Ley del
Suelo y de los Espacios Naturales de Canarias como vía para proteger aquellos ámbitos
territoriales cuyos agrosistemas presenten valores relevantes de carácter etnográfico,
cultural o paisajístico, cuya conservación se sustente en la potenciación de una actividad
agraria sostenible, con la aplicación preferente y diferenciada de medidas de política
agraria.

5
4. El Cabildo Insular de Tenerife insta al Gobierno de Canarias a realizar los cambios
normativos que fueran precisos para apoyar una clasificación agroambiental de los TAH y
la protección de sus suelos frente a cualquier otro uso no compatible con la actividad
agraria, y a dotar de apoyo financiero los procesos para recuperar los espacios
degradados de estos territorios que se puedan impulsar desde los Cabildos y
Ayuntamientos de Canarias.

5. Este Cabildo Insular se compromete también a apoyar las próximas Jornadas estatales de
la Federación Intervegas, cuya celebración está prevista justamente en nuestra isla de
Tenerife durante el mes de octubre de 2019.

En Tenerife, a 24 de abril de 2019.

Fernando Sabaté Bel


Portavoz del grupo Podemos en el Cabildo de Tenerife