You are on page 1of 6

Cómo elaborar un flujo de caja, ejemplo simplificado

William Jiménez Lemus

 Contabilidad
 Finanzas
 22.03.2012
 6 minutos de lectura

Análisis Financiero Flujo de Caja Presupuestos

Un alto porcentaje de las empresas se van a la quiebra por su


permanente estado de iliquidez. Iliquidez es no contar con dinero
para pagar las obligaciones que se han vencido y que son
prioritarias.

Liquidez no significa exactamente lo mismo que ganar dinero. Es


posible obtener beneficios y quedar en bancarrota por falta de
efectivo.

Solvencia o liquidez: Las empresas que cuentan con fondos


suficientes para pagar sus compromisos puntualmente adquieren
una reputación de firmas solventes. Mientras tanto, una empresa
incapaz de cumplir con sus obligaciones a medida que se
vencen, por falta de dinero; se denomina insolvente. La
solvencia debe ser un objetivo primordial de cualquier empresa,
puesto que una firma insolvente puede ser forzada por sus
acreedores a cerrar sus puertas.

Priced by Sulvo

El control del flujo de caja es un método de extrema importancia y


de muy fácil realización que nos servirá para proyectar las
necesidades futuras de dinero. Su filosofía se basa en determinar
primeramente los ingresos que se generarían en el negocio en un
determinado periodo, para luego calcular los egresos por gastos y
costos, así como todas y cada una de las obligaciones que se
vayan generando en razón del desenvolvimiento del mismo negocio
o actividad, para que enfrentados en sus montos, nos den una idea
general del dinero de que dispondremos al término de cada período
de operaciones, generalmente mes a mes.
Para cualquier tipo de empresa, la generación de sus ingresos
siempre se va a dar, en mayor proporción, por las ventas, que
obviamente, unas serán de contado y otras a crédito.

Cuando estamos vendiendo de contado estaremos recibiendo


dinero contante y sonante en contra entrega de la mercadería o del
servicio. Mientras tanto cuando vendemos a crédito, los valores
facilitados a nuestros clientes en ventas, los estaremos recuperando
en periodos de 30, 60, 90 días o más, dependiendo el acuerdo a
que se haya llegado con el cliente y la evolución que tenga la
recuperación de la cartera por parte de nuestra empresa.

Lo anterior nos dice claramente que vender un determinado


monto en un mes, no se traduce en que vamos a contar con el
100% del dinero por ventas, en ese mismo mes.

De igual manera, los egresos que correspondan a nuestras


obligaciones nacidas en transacciones por compras de mercancías,
adquiridas unas de contado y otras a crédito, tendrán el mismo
comportamiento en el tiempo, es decir, alguna mercancía
tendremos que pagarla de manera inmediata, lo que traduce un
desembolso de dinero también inmediato y las que negociemos a
plazos, las pagaremos también en periodos de 30, 60, 90 días o
más dependiendo el tipo de acuerdo que esta vez hayamos logrado
con nuestros proveedores.

En el control del flujo de caja, para cada uno de los intervalos


de tiempo, se realizan cálculos estimativos conservadores
respecto a las fuentes futuras de efectivo (ingresos) y a los
gastos futuros (egresos). Utilice cifras bajas y conservadoras para
los ingresos y cálculos estimativos altos para los egresos. Para el
período inicial (un mes, por ejemplo), comience con el efectivo que
posee en el momento. A esto debe agregarle los ingresos y restarle
los egresos, lo que resulta en el efectivo al final del mes. El efectivo
al final del mes pasa a ser el efectivo inicial del mes siguiente.

Al iniciar la elaboración de nuestro Flujo de Caja, habíamos dicho


que debemos pensar primero en los ingresos, ya que si no hay
ingresos, difícilmente vamos a poder realizar desembolsos
(egresos)

Para la elaboración del flujo de caja para periodos de 3, 6, 9 o 12


meses debemos tener a la mano una serie de datos que lograremos
mediante la elaboración de los Presupuestos Proyectados.
Es conveniente esquematizar el flujo de caja de tal manera que se
facilite el poder registrar la información requerida de manera
ordenada y de la misma forma poder proyectar los diferentes
valores mes a mes.

A continuación en un ejemplo simplificado, te explicaré mediante un


sencillo gráfico, cómo podemos realizar el esquema mencionado:

Almacén La Gloria

Presupuesto de efectivo enero a marzo del 2012

Al iniciar la elaboración del Flujo de Caja, en el mes de enero,


debes colocar en la primera casilla de enero (saldo que viene) el
dinero en efectivo y en bancos de que dispones en ese momento y
que aun no está comprometido para pago de ningún tipo de
obligaciones.

Luego, extrayendo del presupuesto de ventas (que veremos en el


próximo tema) tomarás el valor de las ventas que tu consideras vas
a lograr de contado y en el renglón siguiente el valor que estimas
recuperarás de las ventas a crédito efectuadas en periodos
anteriores y que tienen como vencimiento el mes de enero.

Para avanzar de manera ordenada, irás llenando cada una de las


casillas hasta completar el cuadro del presupuesto que estás
elaborando.
Para el ejemplo, hay una casilla que corresponde a otros ingresos,
que bien podría ser por préstamos obtenidos en los bancos o de
aportes provisionales o definitivos de los socios de la empresa en el
periodo o mes de que se trate, y que obviamente sumarian a los
ingresos anteriores, para finalmente obtener un Total de ingresos
mensuales.

De la misma manera, obraríamos con el tema de las compras. Del


presupuesto de compras, obtendrías primero las obligaciones que
sabes debes pagar al momento de la compra y posteriormente las
que deberás pagar en plazos acordados con los proveedores de
manera previa.

Posteriormente llenaríamos la casilla de otras obligaciones, etc.,


hasta completar el Total de los Egresos.

El total de los egresos, lo deducimos del total de los ingresos,


obteniendo el valor que a cálculo tendríamos de efectivo al final de
mes y que sería la cifra con la que comenzaríamos a trabajar el mes
siguiente, valor que ubicaremos en la primera casilla del cuadro
(saldo que viene) correspondiendo a cada mes, y de esa forma,
obtendríamos una especie de espiral en los registros mes a mes,
hasta lograr el cometido, de intentar preestablecer la necesidad de
efectivo que requerimos para operar nuestro negocio en un periodo
dado.

Como puedes observar, lo que haremos será proyectarnos al futuro,


es decir anticiparnos a los acontecimientos económicos que
presuponemos se darán de acuerdo a los valores obtenidos en
cada uno de nuestros presupuestos.

Como los presupuestos no son más que proyecciones que nos


ayudarán a columbrar lo que acontecería en el futuro, bien nos
podemos dar cuenta de manera anticipada, los meses en los que
pudiéramos tener dificultades económicas por disminución en las
ventas a o por el pago extraordinario de alguna obligación
proyectada, permitiéndonos hacer ajustes previos en el papel, antes
de que este documento le demos un trato definitivo como
herramienta de control.

Almacén La Gloria

Presupuesto de efectivo enero a marzo de 2012


Tal
como lo habíamos comentado anteriormente, iniciamos el cuadro
anotando en la primera casilla de enero (saldo que viene) el dinero
que disponíamos en ese momento en efectivo, tanto en caja como
en bancos. Para el ejemplo $3.000.000.

Continuamos con diligenciar la información de ventas de contado,


extraída del presupuesto de ventas y que podemos perfectamente
acomodar en las casillas de ventas de contado de los meses de
enero, febrero y marzo.

Luego vamos a la información de “recuperación de cartera” que


corresponde a las ventas hechas a crédito en meses anteriores y
posteriores y que tienen compromiso de pago para los meses en
referencia. Esta información la encontramos en el presupuesto de
ventas.

Seguimos con el resto de información por ingresos proyectados si


los hay, etc., hasta terminar todos los ítems que estén involucrados
en el grupo de ingresos. Totalizamos los ingresos, pero solo los del
mes de Enero.

Pasamos a los apartados que corresponden a las compras. Al igual


que en las ventas, iniciamos con el llenado de la información
correspondiente a las compras de contado y que podemos
diligenciar en su totalidad en cada una de las casillas
correspondientes a los meses de enero, febrero y marzo.

Continuamos con las compras a crédito, que como en las ventas,


tenemos que darle un tratamiento similar, información que
obtendremos del mismo presupuesto de compras.

Diligenciamos el resto de ítems, gastos, otros egresos, etc.,


información que debe estar contenida en un Presupuesto específico
de otros egresos.
Terminamos de diligenciar egresos y totalizamos. Luego,
establecemos la diferencia entre el total de los ingresos de enero y
el total de egresos del mismo mes, para obtener la suma disponible
con la que iniciaríamos operaciones en el mes de febrero. Nótese
que el valor al final de enero (suma que pasa) coincide con la que
encabeza el mes de febrero (suma que viene).

El mes de febrero tendrá el mismo tratamiento del mes de enero y


al final del procedimiento volveremos a obtener una suma que pasa,
con la que iniciaremos el proceso de marzo (suma que viene) y así
sucesivamente hasta terminar el Flujo de Caja en el que estamos
trabajando.

El presupuesto de caja nos suministrará las cifras que pudiéramos


lograr para cada final de mes y en las que se puede ver reflejado un
excedente o un déficit, información que para el encargado de los
aspectos financieros le dará el suficiente tiempo para coordinar los
correctivos necesarios o bien conseguir los recursos necesarios en
forma oportuna.