You are on page 1of 9

1

Señores
JUZGADO CUARTO CIVIL DEL CIRCUITO
MONTERIA – CORDOBA
E.S.D.

REFERENCIA: DECLARATIVO VERBAL DE RESPONSABILIDAD


CIVIL EXTRACONTRACTUAL
DEMANDANT BELISARIO DE JESUS PANIAGUA Y MARLY TATIANA
ES: GONZALEZ ZAPATA.
DEMANDADO AVICOLA NACIONAL S.A Y ERICK ANTONIO
S: PATERNINA PEREZ.
RADICADO: 23001310300420170014200

ASUNTO: CONTESTACIÓN DEMANDA.


NATALI JOHANA MONTALVO BARRERA, abogada en ejercicio, identificada
como aparece al pie de mi correspondiente firma, portadora de la tarjeta
profesional N° 175.114 del Consejo Superior de la Judicatura, obrando
conforme al poder que me ha conferido el señor JUAN FERNANDO PELAEZ
JARAMILLO en su calidad de representante legal de la sociedad AVICOLA
NACIONAL S.A, identificada con el NIT. 890.911.625-1 y el señor ERICK
ANTONIO PATERNINA PEREZ, mayor de edad, identificado con la cedula de
ciudadanía numero 1.067.919.065, el cual acepto de manera expresa,
dentro del término legal, procedo a dar contestación a la demanda
interpuesta por BELISARIO DE JESUS PANIAGUA y MARLY TATIANA
GONZALEZ ZAPATA, en los siguientes términos:

FRENTE A LOS HECHOS DE LA DEMANDA.

AL HECHO PRIMERO: Este hecho contiene varias afirmaciones de las cuales


me referiré por cada una de ellas separadamente:

SE ADMITE, que el día 6 de enero del año 2017, en el kilometro 4 frente a


las Bodegas de San Jerónimo, llegando a la ciudad de Montería, Córdoba,
ocurrió un accidente en el que se encuentran involucrados la motocicleta de
placas UTW02A y el vehículo de placas TKI756 de la empresa AVINAL.

NO SE ADMITE, “que el vehículo de carga de la empresa AVINAL, venía en


sentido contrario y giro intempestivamente a alta velocidad, invadiendo el
carril por donde venía conduciendo la motocicleta de placas UTW02A”, pues
la forma como se está redactado, pretende indicar una responsabilidad
directa en cabeza del conductor del vehículo de PLACAS TKI756. Esta
afirmación no corresponde a la realidad, pues en ningún momento el vehículo
de carga de la empresa AVINAL giro intempestivamente invadiendo el carril
contrario; éste choque se da cuando el señor ERICK ANTONIO PATERNINA
PEREZ había terminado de realizar la maniobra permitida por la ley que
consistía en girar hacia la izquierda a una velocidad muy reducida, colocando
las respectivas direccionales, para poder ingresar a las bodegas de su
empresa, El demandante BELISARIO DE JESUS PANIAGUA es quien aporta la
causa del accidente, porque era quien conducía por la berma de la vía
y choca contra el furgón que ya había sobrepasado el carril contrario
y el motociclista no ve al vehículo, esto se corrobora por el punto de
impacto que recibió el furgón (parte trasera izquierda).

AL HECHO SEGUNDO: NO SE ADMITE, esta afirmación no corresponde a la


realidad porque la colisión no es producida por una imprudencia y temeridad
del conductor del furgón de la empresa AVINAL, es todo lo contrario; quien
aportó la causa única y exclusiva para que se produjera el siniestro fue el
señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA, quien lastimosamente se causó su
propio daño y a su compañera MARLY TATIANA GONZALEZ ZAPATA, porque
1
2

faltó a su deber de diligencia, pericia y cuidado lo que no le permitió


reaccionar para evitar la colisión. El vehículo de placas TKI756 ya había
terminado de girar sobre el carril contrario para ingresar hacia las
bodegas de su empresa y adicional a esto el conductor ERICK ANTONIO
PATERNINA PEREZ conducía por la berma e inexplicablemente no vio al
furgón

Se advierte al juzgado que dentro de la demanda no existen las


fotos ni video que dice este hecho.

AL HECHO TERCERO: NO SE ADMITE, toda vez que esta afirmación no


corresponde a la realidad, del informe de accidente y del informe ejecutivo
aportado en las pruebas, solo se desprende que el vehículo no se diagrama
en el bosquejo topográfico ya que fue movido del lugar de los hechos, pero
en ningún momento se evidencia que el señor ERICK ANTONIO PATERNINA
PEREZ trato de ocultar el vehículo en las bodegas de la empresa y que haya
sido requerido por la policía para que lo entregara, por lo anterior nos
atenemos a lo que se pruebe en el transcurso del proceso.

AL HECHO CUARTO: SE ADMITE, según historia clínica aportada.

AL HECHO QUINTO: NO SE ADMITE, porque se trata de la transcripción


de una parte de la historia clínica en la cual resaltaron las lesione y el
dictamen médico legal del señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA, pero en
ningún momento se refieren al tratamiento y su mejoría registrado en la
historia clínica.

AL HECHO SEXTO: NO SE ADMITE, por las mismas razones del hecho


anterior, si se revisa la historia clínica solo le dieron dos incapacidades
médicas una de 4 día y otra de 8 días- No hay secuelas médicas
determinadas

AL HECHO SEPTIMO: No le consta a la parte que represento porque se


trata de la transcripción de una parte de la historia clínica del demandante
BELISARIO DE JESUS PANIAGUA de la cual mis poderdantes son ajenos y solo
describen una parte de la historia clínica cuando los documentos que anexan
son objetivos y servirán de base para una posible valoración del daño si es
del caso, es así que nos atenemos a lo que se pruebe dentro del
proceso.

AL HECHO OCTAVO: NO SE ADMITE, porque lo narrado en este hecho no


concuerda con la historia clínica que anexan en la demanda. Además no
existe una sola prueba que diga que dejó de laborar, cuando solo la
incapacitaron 12 días. No existe secuelas de la señora MARLY TATIANA
GONZALEZ ZAPATA ni l desmejoramiento de su apariencia física con
ocasión del accidente,
Tampoco existe prueba de la a afectación en el comportamiento del señor
BELISARIO DE JESUS PANIAGUA la historia clínica es un documento muy
objetivo que deberá ser valorado para ver donde están los daños narrador en
este hecho, por lo que nos atenemos a lo que se pruebe en el transcurso del
proceso.

AL HECHO NOVENO: NO SE ADMITE, en los documentos aportadas en el


traslado de la demanda no se observa ninguna prueba que demuestre los
daños que sufrió la motocicleta que conducía el señor BELISARIO DE JESUS
PANIAGUA ni los gastos en que tuvieron que incurrir para su reparación y
envío a Medellín.

AL HECHO DECIMO: NO SE ADMITE, no le consta a la parte que


represento lo narrado en este hecho, en el traslado de la demanda no existen

2
3

soportes o facturas de los gastos adicionales en los que han tenido que
incurrir los demandantes con ocasión del accidente de tránsito, por lo tanto
nos atenemos a lo que se pruebe.

Frente al hecho denominado CAUSALIDAD

NO SE ADMITE: Porque es una apreciación de carácter subjetivo que hace la


parte pretensora.

Sin embargo valga la pena aclarar que el vínculo de causalidad es un


elemento esencial de la responsabilidad civil, ya sea contractual o
extracontractual, ya se trate de culpa probada o presunta, pues se requiere
que exista vínculo de causalidad entre la conducta del demandado y el daño,
porque es menester que el daño sufrido sea la consecuencia del
comportamiento de quien se llama a reparar el deterioro patrimonial sufrido
por el demandante.

Una de las causales de exoneración de responsabilidad es CAUSA


EXTRAÑA- CULPA EXCLUSIVA DE LA VÍCTIMA, es decir que no habrá
responsabilidad de mi poderdante si dicho resultado no es consecuencia
directa de esta.

En tal sentido, la conducta de mi poderdante, fue inerte o pasiva frente a la


producción de los perjuicios ahora reclamados, los mismos que se
presentaron indiscutiblemente por el actuar del señor BELISARIO DE JESUS
PANIAGUA al desplazarse en su motocicleta a alta velocidad, conduciendo
por la berma e inexplicablemente no ver el vehículo Furgón que ya había
salido del carril contrario.

Consecuentemente no se podría irrogar responsabilidad a mí representado,


porque no existe el nexo del efecto que necesariamente debe existir entre la
culpa y el daño y como tal hay rompimiento del nexo causal por tratarse de
una CAUSA EXTRAÑA- CULPA EXCLUSIVA DE LA VÍCTIMA.

Frente al hecho denominado RESPONSABILIDAD DEL DEMANDADO:

NO SE ADMITE porque la responsabilidad no se estructura sin culpa, o sea, no


es suficiente el quebranto de un derecho o interés legítimo, es menester la
falta de diligencia, por acción u omisión (culpa in omittendo) noción ab initio
remitida a la de negligencia, imprudencia o impericia, siendo el acto culposo
moralmente reprochable, la responsabilidad su sanción y la reparación del
daño la penitencia a la conducta negligente.

Para nuestro caso; el conductor del vehículo de placas TKI756 señor ERICK
ANTONIO PATERNINA PEREZ, ya había sobrepasado el carril
contrario. nunca obró sin precaución y de manera temeraria, por el
contrario, quien faltó a su deber de diligencia, pericia y cuidado fue el
demandante BELISARIO DE JESUS PANIAGUA quien también se
encontraba ejerciendo la actividad peligrosa de la conducción.

El hecho es también razonablemente imprevisible e irresistible, para el


conductor del vehículo de placas TKI756, pues para el señor ERICK ANTONIO
PATERNINA PEREZ pues le era imposible evitar el accidente.

Existe una íntima correlación entre el comportamiento del conductor


lesionado y el accidente ocurrido.

La forma como se presenta el hecho, y que se desprende del informe del


accidente; deja ver de manera clara que no había ninguna razón
especial para pensar que se produciría ese acontecimiento, desde
3
4

luego colocándonos en la posición del vehículo de placas TKI756 conducido


por el señor ERICK ANTONIO PATERNINA PEREZ.

Las razones por las que mis poderdantes no han acudido a responder en
ninguna de las instancias conciliatorias son por que como se indicio
anteriormente, consideramos que nos encontramos ante una CAUSA
EXTRAÑA- CULPA EXCLUSIVA DE LA VÍCTIMA.

FRENTE A LAS PRETENSIONES DE LA DEMANDA


Presentamos oposición total a todas y cada una de las
pretensiones de la demanda porque no se estructuran los
elementos de la responsabilidad civil extracontractual en cabeza de la
parte pasiva por las siguientes razones:

1. No concurren los elementos suficientes que permitan determinar con


certeza que los demandados son responsables de todos los daños y
perjuicios causados a los señores BELISARIO DE JESUS PANIAGUA y
MARLY TATIANA GONZALEZ ZAPATA, por lo tanto no es viable solicitar
se declare la responsabilidad en contra de los demandados, porque
de acuerdo a las mismas pruebas aportadas por la parte pretensora
se vislumbra una causa extraña - culpa exclusiva de la víctima en el
sentido que fue el señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA que con su
actuar, aportó la causa única de sus propias lesiones y las de su
compañera.

2. Conforme al artículo 167 del Código General del Proceso, la parte


pretensora tiene la obligación de probar los valores solicitados y
para el caso que nos ocupa, basamos nuestra oposición en lo
siguiente:

3. No existe prueba de gastos correspondientes a la reparación de la


motocicleta y su traslado a la ciudad de Medellín.

4. No existe comprobante del valor del parqueo en que tuvo que


incurrir el demandante con ocasión del accidente.

5. No existe prueba que corrobore que el señor BELISARIO DE JESUS


PANIAGUA devengaba un ingreso semanal de CIENTO OCHENTA MIL
PESOS DIARIOS ($180.000.000), Donde están los comprobantes de
pago del salario, de la seguridad social y cuentas de cobro respecto
de su profesión de oficial de construcción, por lo tanto no hay lucro
cesante por reclamar.

6. No existe la certeza de que la señora MARLY TATIANA GONZALEZ


ZAPATA va ejercer a futuro la profesión del modelaje y que con
ocasión del accidente disminuirán las posibilidades de ser
contratada, por que se están solicitando sumas de dinero sobre
futuras especulaciones y no sobre perjuicios ciertos y probados.

7. Los demandantes solicitan por el perjuicio moral la suma total de


100 SMMLV, cifra que no corresponde a lo establecido en la
jurisprudencia, porque estos perjuicios son del resorte exclusivo del
juez, además no existen pruebas dentro del proceso que acrediten
dicho perjuicio sufrido.

8. Solicitamos que se condene en costas a la parte demandante en


favor de mi representado, por activar el aparato Judicial.

4
5

OBJECIÓN AL JURAMENTO ESTIMATORIO


De conformidad con el artículo 206 del código general del proceso, me
permito objetar el juramento estimatorio por las siguientes razones:

1. Respecto a la cuantificación de los daños, para ambos demandantes, lo


estiman en la suma de ciento ochenta y siete millones quinientos
mil trescientos cuarenta y cuatro pesos ($ 187,500.344), este no
se puede dar por cierto, solo con la afirmación de haberse causado estos
perjuicios, el apoderado de la parte demandante se limita a relacionar
sucintamente esta clase de perjuicios, sin aportar prueba alguna que
respalde que se hayan generado los daños reclamados, olvidando
que es a él a quien corresponde la carga probatoria del daño o perjuicio.

2. En el juramento estimatorio no aplicará a la cuantificación de los daños


extra patrimoniales y la parte pretensora en el mismo esta incluyendo el
daño moral solicitado para ambos demandantes, por lo cual dicho
juramento es inexacto.

3. El lucro cesante del señor BELISARIO está mal elaborado y no


encontramos el material probatorio que lo soporte.

4. No existe prueba que corrobore que el señor BELISARIO DE JESUS


PANIAGUA devengaba un ingreso semanal de CIENTO OCHENTA MIL
PESOS DIARIOS ($180.000.000) y que se dedicaba a la construcción.

5. En consecuencia, solicitamos al despacho condene a la parte


demandante a pagar al Consejo Superior de la Judicatura, Dirección
Ejecutiva de Administración Judicial, o quien haga sus veces, una
suma equivalente al diez por ciento (10%) de la diferencia entre la
cantidad estimada y la probada.

EXCEPCIONES DE MÉRITO
Además del pronunciamiento expreso realizado frente a cada uno de los
hechos propongo las siguientes:

I. CAUSA EXTRAÑA -CULPA EXCLUSIVA DE LA


VICTIMA
Esta excepción se configura con las siguientes razones de hecho y de
derecho así:

1. El conductor del vehículo de placas TKI736 había terminado de sobrepasar


por el carril izquierdo antes del choque y estaba sobre la berma con su
parte trasera.

2. El demandante BELISARIO DE JESUS PANIAGUA faltó a su deber de cuidado


al no percatarse de la presencia del vehículo de placas TKI736, porque ni
siquiera dejo huella de frenado o arrastre.

3. BELISARIO DE JESUS PANIAGUA transitaba sobre la berma del carril por


donde se desplazaba,

4. Teniendo en cuenta el informe de accidente, permite concluir válidamente


que el señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA iba a tal exceso de
velocidad que no le dio tiempo de frenar ni se percató de la presencia del
vehículo de placas TKI736

5
6

5. El demandante BELISARIO DE JESUS PANIAGUA fue quien aporto la


causa única y exclusiva en la producción del accidente que le propicio las
lesiones a sí mismo, a su compañera y los daños a su motocicleta.

6. La motocicleta conducida por el señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA


impacto al vehículo conducido por el señor ERICK ANTONIO PATERNINA
PEREZ en la parte lateral trasera derecha.

7. El señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA se sometió a las consecuencias


que su actuar imprudente y violatorio del deber objetivo de cuidado

8. La forma como se da el accidente se configura en un hecho totalmente


imprevisible e irresistible para el conductor ERICK ANTONIO PATERNINA
PEREZ, toda vez que existía una imposibilidad objetiva de evitar que
sucediera el accidente, pues el demandante BELISARIO DE JESUS
PANIAGUA ingreso en la vía de iso facto, sin tomar las debidas
precauciones y sin percatarse de la presencia del vehículo de placas
TKI736 quien ya había abandonado los dos carriles de la vía.

9. El señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA para el momento del accidente


se encontraba violando los artículos 55 y 61 del código nacional de
transito, los cuales rezan lo siguiente:

 ARTÍCULO 55. COMPORTAMIENTO DEL CONDUCTOR, PASAJERO O PEATÓN. Toda


persona que tome parte en el tránsito como conductor, pasajero o peatón, debe comportarse
en forma que no obstaculice, perjudique o ponga en riesgo a las demás y debe conocer y
cumplir las normas y señales de tránsito que le sean aplicables, así como obedecer las
indicaciones que les den las autoridades de tránsito.

 ARTÍCULO 61. VEHÍCULO EN MOVIMIENTO. Todo conductor de un vehículo deberá


abstenerse de realizar o adelantar acciones que afecten la seguridad en la conducción del
vehículo automotor, mientras éste se encuentre en movimiento.

Por lo anteriormente expuesto, consideramos que la violación de las normas


de transito y la falta del deber de cuidado por parte del señor BELISARIO DE
JESUS PANIAGUA fueron la causa principal, única y suficiente para que se
produjera el accidente.

II. CAUSA EXTRAÑA –HECHO DE UN TERCERO


Como consecuencia de la anterior excepción se configura la presente
exclusión frente a los daños causado a la demandante MARLY TATIANA
GONZALEZ ZAPATA

III. COMPENSACION DE CULPAS


Para el presente proceso; y en un eventual caso, de que se llegara a
demostrar algún grado de responsabilidad de la parte que represento,
solicito se reduzca la indemnización por haberse expuesto la víctima
de manera imprudente conforme al contenido del artículo 2357 del código
civil que estipula la reducción de la indemnización en la medida de que se
logre demostrar que los dos conductores tuvieron incidencia en la ocurrencia
del hecho, para el caso que nos ocupa tenemos:

1. El accidente de tránsito que origina la presente litis, ocurrió cuando el


señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA, se desplazaba como conductor
de la motocicleta de placas UTW02A.

6
7

2. Frente al comportamiento de cada conductor y peatón, el código Nacional


de Tránsito en sus artículos 55 y 61 establece la obligación de actuar con
pericia, diligencia, atención, cuidado y previsión en todas sus
acciones. Luego no debe darse por sentado y como está planteado en la
demanda que la responsabilidad del accidente recae exclusivamente en la
parte demandada.

3. Si el señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA aporta un porcentaje muy


alto de la causa en este accidente, al transitar a alta velocidad, pues si lo
hubiera hecho con las precauciones del caso, perfectamente hubiera
evitado el accidente.

4. La compensación de culpas se rige por dos principios elementales de


lógica jurídica que dominan: cada quien debe soportar el daño en la
medida en que ha contribuido a provocarlo y nadie debe cargar con la
responsabilidad y el perjuicio ocasionado por otro (G. J. Tomos LXI, pág.
60, LXXVII, pág. 699, y CLXXXVIII, pág. 186, Primer Semestre, …);
principios en los que se funda la llamada ‘compensación de culpas’,
concebida por el legislador para disminuir, aminorar o moderar la
obligación de indemnizar, en su expresión cuantitativa hasta o en la
medida en que el agraviado sea el propio artífice de su mal,
compensación cuyo efecto no es otro distinto que el de ‘repartir’ el daño
para reducir el importe de la indemnización debida al demandante, ello
desde luego, sobre el supuesto de que las culpas a ser ‘compensadas’
tengan virtualidad jurídica semejante y por ende, sean equiparables entre
sí”(sentencia 102 de 25 de noviembre de 1999, exp.#5173)

IV. NEUTRALIZACIÓN DE PRESUNCIONES


Esta excepción se configura en los siguientes hechos:

1. Alude la parte actora que el señor ERICK ANTONIO PATERNINA


PEREZ estaba conduciendo el vehículo de placas TKI736 y que la
doctrina y la jurisprudencia lo han denominado como el ejercicio de una
actividad peligrosa, dando a entender que por esta razón la presunción
de culpa radica en cabeza del señor ERICK ANTONIO PATERNINA
PEREZ, frente a esto es importante precisar que el artículo 2356 del
Código Civil Colombiano, indica que en el ejercicio de actividades
peligrosas, la responsabilidad se atribuye objetivamente a la persona
que la ejerce, en la medida en que con tal actividad crea un riesgo
excesivo para las demás personas; partiendo de dicha definición y
teniendo en cuenta que el señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA se
encontraba ejerciendo una actividad peligrosa con la conducción de la
motocicleta de placas UTW02A se NEUTRALIZAN LAS
PRESUNCIONES.

2. Los dos actores ERICK ANTONIO PATERNINA PEREZ y BELISARIO


DE JESUS PANIAGUA Se encontraban ejerciendo una actividad
peligrosa en los términos del artículo 2356 del Código Civil
Colombiano.

3. La Jurisprudencia acerca de la presunción de responsabilidad por el


ejercicio de actividades peligrosas ha estado sometida a intrincados
debates al interior de la Corte Suprema de Justicia, pero cuando ha
estudiado casos en los cuales hay colisión de actividades peligrosas, ha
manifestado que las mismas se aniquilan, generando como
consecuencia que no opere a favor de los litigantes y el conflicto se
solucione por el régimen de CULPA PROBADA (ver Sentencia Corte
Suprema de Justicia, expediente 2005-0002401)

7
8

V. INEXISTENCIA DE LUCRO CESANTE:


Esta excepción se configura en los siguientes hechos:

1. La parte actora en la demanda para calcular el lucro cesante, esta


partiendo de que la victima devengaba un ingreso semanal de CIENTO
OCHENTA MIL PESOS DIARIOS ($180.000.000) y esto no
corresponde a la realidad, toda vez que no existen pruebas
oportunamente allegadas al proceso que así lo corroboren.

2. Estamos en el campo del Derecho Privado y en los Arts. 1757 del


Código Civil, en virtud del cual se establece que “incumbe probar las
obligaciones o su extinción al que alega aquellas o ésta”, así mismo,
en el Artículo 167 del Código general del proceso se establece que
“incumbe a las partes probar el supuesto de hecho de las normas que
consagran el efecto jurídico que ellas persiguen”, es por esta razón
que a la parte actora le incumbe probar los valores que realmente ha
dejado de percibir el señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA con
ocasión del accidente en caso de una eventual sentencia condenatoria.

VI. EXAGERADA TASACIÓN O ESTIMACIÓN DE LOS


PERJUICIOS EXTRAPATRIMONIALES
Esta excepción se configura en los siguientes hechos:

Los demandantes por concepto de perjuicios extra patrimoniales están


solicitando montos indemnizatorios elevados y ajenos a la realidad del
presunto perjuicio padecido y por fuera la jurisprudencia contenida en el
documento de la sala de lo contencioso administrativos- sección tercera-
aprobado mediante acta del 28 de agosto de 2014, que fija los referentes
para la reparación de perjuicios inmateriales, además recopilar la línea
jurisprudencial y establecer criterios unificados para la reparación de los
perjuicios inmateriales.

Para nuestro caso en concreto, y en el caso de una eventual y remota


sentencia condenatoria el despacho deberá tener presente que la
demandante MARLY TATIANA GONZALEZ ZAPATA solo tuvo una
incapacidad médico legal definitiva de 35 días, luego no es correcto solicitar
ese monto tan elevado por este concepto, más aún cuando su tasación es
del resorte exclusivo de el Juez, a demás no tenemos certeza que la misma
se va dedicar en el futuro al modelaje tal y como lo afirma la parte
pretensora.

Tampoco encontramos prueba que demuestre el verdadero daño a la vida de


relación.

El daño moral que solicitan por el señor BELISARIO DE JESUS PANIAGUA


basándose en el sufrimiento, tristeza, la congoja y pesar de su compañera
permanente MARLY TATIANA GONZALEZ ZAPATA, no es procedente, porque no
existe documento alguno en el proceso que pruebe la calidad de compañera
permanente de la señora MARLY TATIANA GONZALEZ ZAPATA, conforme al
artículo 4° de la Ley 54 de 1990 Modificado por el art. 2, Ley 979 de 2005,
no hay sustento probatorio que así lo demuestre.

VII. DEDUCCIÓN DE CUALQUIER INDEMNIZACIÓN QUE LOS


DEMANDANTES HAYAN RECIBIDO DE ALGUNA
ENTIDAD:

8
9

Bien sea por parte de alguna compañía de seguros, o por parte de alguna
entidad correspondiente a la seguridad social del señor BELISARIO DE
JESUS PANIAGUA o la señora MARLY TATIANA GONZALEZ ZAPATA en
caso de haberse realizado alguna indemnización esta deberá ser descontada
de las pretensiones económicas.

VIII. CUALQUIER OTRO HECHO QUE SE DEMUESTRE O QUE SE


OPONGA DEBIDAMENTE

PRUEBAS

Documentales:

Copia del derecho de petición presentado a POLICIA NACIONAL - TRANSITO Y


TRANSPORTES URBAN – DEMONT de Montería.

Testimoniales solicitadas:

Solicito que se cite a diligencia de testimonio y ampliación del informe de


accidente al señor funcionario de policía judicial DE LA HOZ MERIÑO
RAMIRO que elaboró el informe de accidente No A000 543793 donde
están involucrados los conductores: BELISARIO DE JESUS PANIAGUA
GIRALDO y ERICK ANTONIO PATERNINA PEREZ conductores de los
vehículos de placas UTW02A Y TKI736 respectivamente por el accidente
ocurrido el día 06 de enero de 2017, en el kilómetro 47 más 143 metros de la
vía Planeta Rica – Montería. A este se le ubica en el comando de Las POLICIA
NACIONAL - TRANSITO Y TRANSPORTES URBAN – DEMONT de la ciudad de
Montería.

Interrogatorio a testigos

Solicito se me permita en la diligencia de pruebas interrogar a los testigos de


la parte demandante.

Interrogatorio de parte:

Solicito que se cite a esta diligencia a los demandantes con el fin de


interrogarlo sobre hechos y pretensiones de la demanda.

ANEXOS

1. Poder para actuar


2. Copia de la contestación de la demanda para el traslado y copia para el
archivo.

NOTIFICACIONES

La suscrita, en el despacho del juzgado o En la carrera 16 N° 12 – 55 edificio


Saker of. 112 Cereté Córdoba, Teléfono: 300 632 56 29.

_____________________________________
NATALI JOHANA MONTALVO BARRERA.
C.C. 30.689.955.
T.P. 175.114 Del C.S. de la J.