You are on page 1of 3

Violencia intrafamiliar y maltrato infantil

La violencia ha sido definida como cualquier relación, proceso o condición por


la cual un individuo o grupo social viola la integridad física, psicológica o social
de otra persona; la familia como célula fundamental de la sociedad no está
exenta de la práctica de violencia.

En las familias se han reconocido diversas formas de vivir la violencia, siendo


la más común; la violencia física, considerada como toda lesión física o
corporal que deja huellas o marcas visibles; ésta incluye golpes, bofetadas,
empujones, entre otras. Mientras que, la violencia psicológica es el
hostigamiento verbal entre los miembros de la familia a través de insultos,
críticas permanentes, humillaciones, silencios, entre otras que, destruyen a la
persona con el gesto, la palabra y el acto. Esta no deja huellas visibles
inmediatas, pero sus implicaciones son más trascendentes.

Existe otro tipo de violencia que podría desprenderse de la violencia física. La


violencia sexual, definida como la imposición de actos sexuales por parte de
un miembro de la familia contra la voluntad de otro.

Debemos tener en cuenta que violencia intrafamiliar no solo cubre actos físicos
o psicológicos violentos sino también se vive violencia intrafamiliar al
momento de abandonar una familia, de descuidar las necesidades de
alimentación y vestimenta básicas, se vive violencia intrafamiliar al tener
ausencias morales hacia los hijos, es decir estar en físico pero no escucharlos ni
apoyarlos.

Cualquier miembro de la familia puede ser el agresor, sin importar la edad o el


sexo, pero los que más presentan prevalencia de ser vulnerados son los niños,
mujeres, ancianos y discapacitados, puesto que todo el mundo piensa que las
mujeres son el sexo débil y quienes deben permanecer sumisas a sus maridos, y
frente a los ancianos y discapacitados como ya no tienen la misma capacidad de
defenderse creen que pueden vulnerarlos de cualquier manera.
Por otro lado, como consecuencia de este tipo de violencia es probable que las
personas víctimas de tales agresiones desarrollen enfermedades que pueden
desencadenar en graves consecuencias para la salud.

Una de las enfermedades a las que menos se les presta atención en la sociedad
y que tienen más incidencia son las relacionadas con el maltrato psicológico,
pues a raíz del estrés ocasionado por los victimarios a través de los golpes, el
sometimiento a otra persona y el maltrato verbal, es muy probable que los
individuos desarrollen enfermedades mentales graves, verbigracia la depresión
(producto del estrés que puede desencadenar en una esquizofrenia).

De otro lado, el maltrato psicológico puede conducir trastornos del sueño o a la


alimentación tales como anorexia, obesidad, ansiedad, embarazos
involuntarios, diabetes, entre otros.

Además los traumas físicos producto de las agresiones ocasionan hematomas,


los cuales originan la mayoría de veces tumores ya sean benignos o malignos,
un claro ejemplo de ello se puede observar en el caso en que las mujeres sufren
fuertes golpes en sus glándulas mamarias, evolucionando en cáncer de mama.

Es evidente que la violencia intrafamiliar es un fenómeno social que afecta


considerablemente tanto la integridad física como mental de los individuos. Así
que, este tipo de situaciones deben ser atendidas con agilidad suficiente para
evitar que eso provoque enfermedades graves y en algunos casos terminales
como las anteriormente dichas.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS:

1.) Vásquez R., Montaño O., Violencia intrafamiliar y maltrato infantil.,


Conferencia XXV Simposio de investigación Colegio
Odontológico., Oct. 2018.

INSTITUCION UNVIERSITARIA COLEGIOS DE COLOMBIA


COLEGIO ODONTOLÓGICO

VALENTINA NÚÑEZ MUÑOZ

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR Y MALTRATO INFANTIL

DRA HÉLIDA AVENDAÑO MAZ

PATOLOGIA GENERAL Y ORAL

24/10/2018