You are on page 1of 12

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio de poder popular para la Educación Universitaria

Universidad Politécnica Territorial del Estado Mérida¨¨ Kleber Ramírez¨¨

Núcleo Universitario profa Mariela Oliveros

PNF en Agroalimentación

Sostenibilidad

Profesora: Integrantes:

Yosselyn Mayerli Arellano

Octubre de 2018
Índice

Introducción…………………………………………………………………………3

Sostenibilidad energética………………………………………………………….4

Sostenibilidad ecológica……………………………………………………………6

Sostenibilidad social…….…………………………………………………………..8

Sostenibilidad económica………………………………………………………….9

Conclusión…………………………………………………………………………11

Referencias bibliográficas……………………………………………………….12
Introducción

En ecología, sostenibilidad o sustentabilidad describe cómo los


sistemas biológicos se mantienen productivos con el transcurso del tiempo.
Se refiere al equilibrio de una especie con los recursos de su entorno. Por
extensión se aplica a la explotación de un recurso por debajo del límite de
renovación de estos.

Desde la perspectiva de la prosperidad humana y según el Informe


Brundtland de 1987, la sostenibilidad consiste en satisfacer las necesidades
de la actual generación sin sacrificar la capacidad de futuras generaciones
de satisfacer sus propias necesidades.

La sostenibilidad es un proceso socio-ecológico caracterizado por un


comportamiento en busca de un ideal común. Un ideal es un estado o
proceso inalcanzable en un tiempo/espacio dados pero infinitamente
aproximable y es esta aproximación continua e infinita la que inyecta
sostenibilidad en el proceso. Solo los ideales sirven de referentes en un
ambiente turbulento y cambiable (Ibid). Es un término ligado a la acción del
hombre en relación a su entorno, se refiere al equilibrio que existe en una
especie basándose en su entorno y todos los factores o recursos que tiene
para hacer posible el funcionamiento de todas sus partes, sin necesidad de
dañar o sacrificar las capacidades de otro entorno.2 Por otra parte,
sostenibilidad en términos de objetivos, significa satisfacer las necesidades
de las generaciones actuales, pero sin afectar la capacidad de las futuras, y
en términos operacionales, promover el progreso económico y social
respetando los ecosistemas naturales y la calidad del medio ambiente.

3
Sostenibilidad energética

La sostenibilidad energética, o también llamada sustentabilidad


energética es definida por el World Energy Council (WEC), como el equilibrio
entre tres dimensiones principales: la seguridad energética, la equidad social,
y la mitigación del impacto ambiental. El desarrollo de sistemas de energía
estables, accesibles y ambientalmente aceptables desafía soluciones
simples. Estos tres objetivos son un "trilema" que requiere de complejas
interconexiones entre sectores público y privado, entre gobiernos y entes
reguladores, entre la economía, los recursos nacionales disponibles, las
normativas legales vigentes, las preocupaciones ambientales y el
comportamiento individual y colectivo de las sociedades. El concepto de
sostenibilidad energética ha ido evolucionando y ampliándose, desde el
enfoque de desarrollo económico de los años 70, a la consideración de
sostenibilidad ambiental de los 80 y a la sostenibilidad financiera de los 90,
para finalmente incluir la sostenibilidad social, la equidad y la pobreza,
durante los pasados años.

Contexto internacional

Las fórmulas de mercado resultaron extremadamente nocivas al


propiciar el desmantelamiento del control estatal en diversos países y
regiones, con el consecuente reforzamiento del control transnacional en esos
segmentos estratégicos. Paralelamente se han reforzado los conflictos
internacionales y las guerras de rapiña de las grandes potencias por el
control de los recursos energéticos del planeta. Los renovados esfuerzos del
gobierno de los EE.UU. a favor de los biocombustibles y el interés por
establecer alianzas con países latinoamericanos (como Brasil) para asegurar
sus requerimientos futuros en este campo. 4
Constituyen otro ingrediente de estrategia norteamericana de asegurar
buena parte de sus suministros energéticos a largo plazo, desde
Latinoamérica y el Caribe; ya no sólo petróleo y gas natural, sino también
biocombustibles. Tales alianzas también buscan socavar los esfuerzos de
Venezuela por avanzar en un nuevo tipo de integración energética regional,
basada en la complementación, la solidaridad y el trato especial a los países
de menor desarrollo.

Reconstrucción sostenible

Dada la naturaleza global de los problemas económicos y ecológicos


que se pretende resolver con una reestructuración energética sostenible, se
requieren cambios radicales en los patrones de producción y consumo de
energía a nivel global. Además de un cambio radical en la forma en que se
explotan estos recursos energéticos pues afectan el desarrollo medio
ambiental sostenible. No obstante, el ritmo y los patrones concretos de este
proceso en cada región o país dependerán de las condiciones específicas de
cada caso.

Los patrones de una reestructuración energética sostenible se orientan


en dos direcciones básicas:

 Incremento del ahorro y la eficiencia energética.


 Desarrollo de las fuentes renovables de energía.

Acciones favorables Un factor clave a considerar en este proceso de


reestructuración energética es la necesaria cooperación entre productores y
consumidores del Tercer Mundo, a partir del principio del trato preferencial a
los países de menor desarrollo relativo. 5
A partir del año 2000, con la firma del Acuerdo Energético de Caracas entre
el gobierno bolivariano de Venezuela y numerosos países centroamericanos
y caribeños, se inauguró una nueva era en la cooperación energética entre
países subdesarrollados.

Posteriormente, con el surgimiento del proyecto ALBA, este tipo de


colaboración ha incorporado nuevos elementos, basados en criterios de
solidaridad, como la iniciativa Petroamérica, con sus tres secciones básicas:
Petro Caribe,Petro Andina y Petro Sur.

Sostenibilidad ecológica

La Ecología “es la ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos
entre sí y con su entorno. También es la defensa y protección de la
naturaleza”. La sostenibilidad ecológica se refiere entonces a la respuesta
preventiva que se responsabilizan o deberían responsabilizarse- en dar los
seres humanos, administradores todos de esta bella perla azul que es
nuestra casa, para la conservación y perpetuidad tanto de los seres vivos
como del entorno donde se hace posible la sustentación de toda la vida
física. La naturaleza inicia y mantiene los ciclos de materia y energía en la
biosfera. La Ecología es la ciencia que estudia los niveles más altos de
organización de la materia viva, dedicándose al estudio de la vida de los
organismos, poblaciones, comunidades y ecosistemas. Según Margalef la
Ecología es una ciencia que busca regularidades en la aparentemente
inabarcable confusión de la naturaleza e intenta explicarlas utilizando
principios de otras ciencias que tratan de entidades más simples como la
física y la química (Margalef, 1992). La palabra ecología fue utilizada por
primera vez por el biólogo alemán Haeckel en 1869, que consideraba la

6
Ecología como el estudio de la economía de la naturaleza, y la define como
el estudio científico de las interacciones entre los organismos y su medio
ambiente. La palabra deriva del griego oikos (casa), por lo que se puede
decir que significa el estudio de la vida en casa de los organismos.
Posteriormente esta ciencia es definida como el estudio de la estructura y
función de la naturaleza, introduciendo el término funcional, inherente a la
actual concepción de la Ecología. Con el desarrollo de la Teoría General de
Sistemas los ecólogos comienzan a desarrollar el campo definido y
cuantitativo de la ecología de ecosistemas, entre ellos Ramón Margalef y
Eugene Odum, que definen la Ecología como “el estudio de los Ecosistemas”
(Odum, 1964). Según la definición de Margalef, un ecosistema es un sistema
formado por individuos de muchas especies en el seno de un ambiente de
características definidas e implicadas en un proceso dinámico de interacción,
expresable como intercambio de materia y energía, o como una secuencia
de nacimientos y muertes, y uno de cuyos resultados es la evolución a nivel
de las especies, y la sucesión a nivel del ecosistema. Las interacciones en el
ecosistema no son estáticas, sino sometidas a constantes desajustes y
regulación, lo que implica una capacidad de homeostasis en el sistema, que
le permite mantener en cierta medida su estructura y función frente a las
perturbaciones externas y evolutivas. Los ecólogos estudian también los
ambientes producidos o influidos por los humanos (huertas, reservas
naturales, etc), así como las consecuencias de la influencia humana en la
naturaleza, como la polución y calentamiento global (Begon et al, 2006). La
parte biótica del ecosistema la forman los organismos, que constituyen la
diversidad biológica o biodiversidad. La biodiversidad es la variedad de
formas de vida sobre la Tierra, además desde el punto de vista de la
Ecología, el concepto incluye la diversidad de interacciones entre las
especies y su ambiente inmediato, formando un ecosistema.
7
Intra específico, consistente en la diversidad de genes; diversidad específica,
entendida como diversidad de especies y diversidad ecosistémica, la
diversidad de las comunidades biológicas cuya suma integrada constituye la
Biosfera. Hay una relación directa entre biodiversidad y funcionamiento de
los ecosistemas (Koellner & Schmith, 2006). Los elementos que constituyen
la diversidad biológica de un área son los reguladores de los flujos de
energía y de materia y cumplen una importante función en la regulación y
estabilización de las tierras y zonas litorales. Por ejemplo, en las laderas
montañosas y márgenes de ríos, la estructura y diversidad de especies
vegetales protege el suelo de la erosión de las aguas de escorrentía. La
biodiversidad de microorganismos del suelo es la responsable del reciclado
de los nutrientes y la biodiversidad juega también un papel determinante en
procesos atmosféricos y climáticos. La Naturaleza inicia y mantiene un
sistema de energía y ciclo de nutrientes en la biosfera, y si se mantiene la
integridad del sistema, se mantiene su capacidad de funcionamiento en el
tiempo.
Sostenibilidad social

El primer objetivo de la sustentabilidad social es perseguir la equidad,


que significa proponerse la eliminación de la pobreza y de que todos los
estratos sociales se beneficien de las virtudes del crecimiento económico. El
desafío para alcanzar la sustentabilidad social implica satisfacer las
necesidades básicas del individuo, establecidas en los principios generales
de los tratados internacionales sobre los derechos humanos. En particular, el
concepto de sustentabilidad social implica impulsar acciones que permitan el
cumplimiento de los derechos económicos, políticos, culturales, equidad de
géneros y de razas entre las personas que habitan las diversas regiones del
planeta. 8
De esta manera, la idea de sustentabilidad social significa ejercer el
derecho de vivir en un contexto en que se puedan expresar las
potencialidades de cada individuo y la posibilidad de los ciudadanos de
interactuar en los procesos electivos. Sustentabilidad social significa también
apoyar acciones útiles a la conservación de las tradiciones y de los derechos
de las comunidades regionales sobre el territorio que se habita.

Sostenibilidad económica

La sostenibilidad económica implica el uso de prácticas


económicamente rentables que sean tanto sociales, como ambientalmente
responsables. En este sentido, la información económica y estadística
sectorial adquiere relevancia para la toma de decisiones de los principales
agentes que convergen al sector. Una sociedad del bienestar se logra bajo
un contexto de sostenibilidad económica, que asegure un crecimiento
económico equitativo, que beneficie a todos y que brinde a la población las
oportunidades para que pueda ser feliz. Además, es importante tener
presente que el crecimiento económico es una condición necesaria para
generar bienestar pero no suficiente por sí mismo. El crecimiento económico
se logra a través de una economía donde se generen condiciones para
posibilitar la productividad y la competitividad. La economía debe ser abierta
al mundo a través de acuerdos comerciales negociados justamente y
protegiendo el interés nacional. El entorno debe permitir que el individuo
pueda tomar sus propias decisiones, donde se faciliten las condiciones para
crear, mantener y concretar negocios. En este sentido, el Estado debe
promover el desarrollo de empresas, cadenas productivas eficientes,
investigación y desarrollo y asegurar derechos de propiedad para promover
la inversión y otorgar estabilidad jurídica. 9
Para que el contexto de libertad económica sea sostenible, si bien el
Estado debe promover un entorno empresarial saludable también debe
cumplir un rol regulador. Regular significa buscar un equilibrio de oferta y
demanda; sin embargo, la regulación de la economía también consiste en
corregir las fallas del mercado. Esto permite que el Estado invierta donde el
sector privado no lo considere rentable, y que intervenga donde las
características del mercado hacen muy difícil que se llegue a un precio de
equilibrio que garantice resultados eficientes, o en situaciones de crisis que
lo ameriten. Asimismo, el Estado debe generar condiciones e incentivos para
que el sector privado también intervenga para corregir fallas de mercado. Por
su lado, el ciudadano, como parte de su rol, debe asumir responsabilidades
fiscales como contribuyente. El Estado, como contraparte, debe mantener las
cuentas fiscales en orden. Una economía sostenible supone también que el
Estado distribuya de manera eficiente los recursos públicos. Esto implica que
debe asegurar el acceso a servicios básicos, garantizando las oportunidades
vitales que permiten la sostenibilidad social a favor del bienestar. Finalmente,
es importante resaltar que para poder cumplir estas tareas no importa el
tamaño del Estado sino su capacidad, eficiencia, eficacia y fortaleza.

10
Conclusión

El principio de sostenibilidad está basado en varios conceptos: La


ciencia de la sostenibilidad y la ciencia ambiental forman las bases de la
estructura analítica y filosófica, mientras que los datos se coleccionan por
medio de medidas de sostenibilidad. Después se usan estos datos para
formular planes de políticas de sostenibilidad.

La puesta en práctica del desarrollo sostenible tiene como fundamento


ciertos valores y principios éticos. La Carta de la Tierra presenta una
articulación extensa e integral de los valores y principios relacionados a la
sostenibilidad. Este documento, el cual es una declaración de la ética global
para un mundo sostenible, fue desarrollado a partir de un proceso altamente
participativo global, por un período de 10 años, iniciado en la Cumbre de Río
92, y el cual culminó en el año 2000. La legitimidad de la Carta de la Tierra
proviene precisamente del proceso participativo del que surgió, ya que miles
de personas y organizaciones de todo el mundo brindaron su aporte para
encontrar esos valores y principios compartidos que pueden ayudar a las
sociedades a ser más sostenibles. Actualmente existe una creciente red de
individuos y organizaciones que utilizan este documento como instrumento
educativo y de incidencia política. De tal manera que La sostenibilidad se
estudia y maneja a varios niveles de tiempo y espacio y en muchos contextos
de organización económica, cultural, social y ambiental. Se enfoca desde la
sostenibilidad total del planeta a la sostenibilidad de sectores económicos,
países, municipios, barrios, casas individuales; bienes y servicios,
ocupaciones, estilos de vida, etc. En resumen puede incluir el total de las
actividades humanas y biológicas o partes especializadas de ellas.

11
Referencias bibliográficas

ALVAREZ TRILLOS, Jose Antonio. Gestión ambiental con tecnología de


información. En: Revista RETHOS "Especialización en práctica pedagógica
universitaria". Universidad Francisco de Paula Santander. Departamento de
Pedagogía, Andragogia, Comunicación y Multimedia. Facultad de Educación,
Artes y Humanidades. San Jose de Cúcuta. 2005. p. 49.
Komiyama, H., Takeuchi, K. 2006. Sustainability science: building a new
discipline. Sustainability Science 1:1–6.
Loorbach, D. (2007). Governance for Sustainability. Sustainability:
Science, Practice, & Policy, 3(2): 1-4. Revisado en abril de 2009.
Agenda 21. Revisado en abril de 2009.
Carta de la Tierra.
Valores y Principios para un Futuro Sostenible.
Conceptual Framework Working Group of the Millennium Ecosystem
Assessment. (2003). Ecosystems and Human Well-being. London: Island
Press. Chapter 5. "Dealing with Scale". pp. 107-124. ISBN 155634030.
United Nations Department of Economic and Social Affairs, Population
Division (2009). "World Population Prospects: The 2008 Revision." Highlights.
Retrieved on: 2009-04-06.
"Booming nations 'threaten Earth'". BBC News. January 12, 2006.
Cohen, J.E. (2006). "Human Population: The Next Half Century." In
Kennedy D. (Ed.) "Science Magazine's State of the Planet 2006-7". London:
Island Press, pp. 13-21. ISSN 1559-1158.
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Medio
Ambiente por el desarrollo.
Organización Internacional del Trabajo.
«The World's Most Sustainable Companies, 2018». Forbes (en inglés). 23
de enero de 2018. 12