You are on page 1of 20

Ritmos negros del Perú

Ritmos de la esclavitud
contra amarguras y penas
al compás de las cadenas
ritmos negros del Perú.
De Africa llegó mi abuela
vestida con caracoles
la trajeron lo’ españoles
en un barco carabela.
La marcaron con candela,
la carimba fue su cruz
y en América del Sur
al golpe de sus dolores
dieron los negros tambores
ritmos de esclavitud
Por una moneda sola
la revendieron en Lima
y en la hacienda «La Molina»
sirvió a la gente española.
Con otros negros de Angola
ganaron por sus faenas
Ázancudos, para sus venas!
para dormir, Áduro suelo!
y nadita de consuelo
contra amarguras y pena.

En la plantación de caña
nació el triste socabón;
en el trapiche de ron
el negro cantó la saña.
El machete y la guadaña
curtió sus manos morenas;
y los indios con sus quenas
y el negro con tamborete
cantaron su triste suerte
al compás de las cadenas.
Murieron los negros viejos,
pero entre la caña seca
se escucha la zamacueca
y el panalivio, muy lejos
y se escuchan los festejos
que cantó en su juventud.
De Cañeta a Tombuctú,
de Chancay a Mozambique
llevan sus claros repiques
ritmos negros del Perú.

Texto de Nicomedes Santa Cruz (1925-1992), poeta, musicólogo, folclorista, periodista, cuentista y ensayista afroperuano es una
figura señera en el panorama literario-cultural peruano. Es el máximo representante de la negritud en el Perú por ser el primer poeta
en tratar el tema negro resaltando la importante e inequívoca participación del afroperuano en el devenir histórico nacional.
suscríbete
NOTA A LOS LECTORES::
La revista UMOYA no es una publicación con fines lucrativos, sino que es una propuesta solidaria. Por ello
es repartida gratuitamente a un número significativo de personas y también la enviamos por correo a
personas y grupos de África subsahariana. Por eso UMOYA necesita nuevas suscripciones para que se

Estimad@s amig@s suscriptores y colaboradores: os agradecería-


mos que toméis nota de las nuevas cuentas bancarias que están
abiertas a nombre de la Federación de Comités de Solidaridad
con el Africa Negra, para que en lo sucesivo realicéis los ingresos
y transferencias indistintamente a cualquiera de ellas.
CAJA MADRID
2038 1085 14 3002049640
CAJA GRANADA
2031 0556 20 0115000600
Enviar a:
FEDERACIÓN DE COMITÉS DE SOLIDARIDAD CON ÁFRICA NEGRA
C/ Argumosa, 1—5º A
28012 MADRID
Nombre
Apellidos
Domicilio
C.P. _______ Localidad
Teléfono _____________ Modalidad de pago elegida

Domiciliación Bancaria:
Rellena este boletín de suscripción y envíalo a c/ Argumosa nº1, 5ºA 28012 MADRID
NOMBRE Y APELLIDOS
123456 c/
DOMICILIO
123456
Nº123456PISO PUERTA C.P. LOCALIDAD

Les ruego que hasta nuevo aviso atiendan los recibos que presentará la Federación de Comités de Solidaridad con el África
Negra, con cargo a mi cuenta/libreta:
Titular de la cuenta
Nombre del Banco o Caja
Dirección de la Oficina
Localidad de la Oficina
Código Cuenta Cliente (CCC):
Entidad Oficina D. Control NºCuenta

Suscripción anual 15 Euros


mento de que nosotros, los países po-
bres y sin poder, nos levantemos de
nuestras sillas de ruedas para comen-
zar a andar solos”. África entró
definitivamente en la globalización
que, como un maremoto, se ex-
pandió e impuso su ley por todo
el Continente. Las comunicacio-
nes desde la radio a la TV, Internet
o los teléfonos móviles, han sido
las primeras en dar el tono. Luego
vino la globalización de los merca-
dos hasta poder encontrar los más
variados productos en los rinco-
nes más recónditos de África,
siendo las grandes compañías
La “trata de blancas o ne- los pueblos del continente, mu- sudafricanas, como Shoprite, las
gras”, para la prostitución, la chas veces con la connivencia de primeras en extenderse por todo
pornografía, el turismo sexual y los propios jefes africanos. Pero el centro y sur del continente. Esta
todo el negocio montado en torno ahora, muchos africanos han com- globalización se impone más en el
a esto. prendido: comercio, en la moda y en la polí-
El empleo de niños, men- Que, aunque sea justo re- tica, pero podemos hacer que la
digos y pobres, para la mendicidad clamar daños y perjuicios, lo solidaridad y el bienestar para to-
obligatoria, la venta callejera, el urgente y lo necesario hoy, es con- dos sean también globalizados.
robo organizado, etc. solidar el despegue, teniendo en
El uso de los niños en la cuenta los principios básicos sin los
producción de ropa, calzado, elec- cuales África no se desarrollará:
trodomésticos, etc. de grandes 1 Bartolomé Burgos,
empresas en los países en desarro- Que los africanos tienen Culturas africanas y desarrollo, pg.
llo. que decidirse por crear su propio 95.
“El uso del trabajo de los desarrollo y poner en pié estructu- 2 Oral tradition relating
presos en países en los que el tra- ras capaces de garantizarlo. to slavery and slave trade in
bajo forma parte de la pena como Nigeria, Ghana and Benin.
en China, o en los que está autori- Que es necesario que ellos UNESCO
zada la contratación de prisioneros mismos descubran las razones de 3 En “Pasado y presente
por parte de organizaciones priva- su atraso pues sólo así podrán cam- de la esclavitud”, monografías.com
das, como en Estados Unidos” biar esta situación. 4 Oral tradition relating
Por eso no se puede recor- to slavery and slave trade in
dar el pasado y celebrar el triunfo Que es necesario implicar Nigeria, Ghana and Benin,
de la humanidad sin abrir los ojos a todo su pueblo en el empeño del UNESCO
a la realidad actual. Si estamos aten- desarrollo, haciendo que todos sean 5 Bakhita, Da Escravidão
tos a las noticias diarias, a los conscientes de ello y participen en à Liberdade, Ediciones Loyola,
estudios realizados, al trabajo de los beneficios y en los sacrificios. pg. 49-50
las ONGs, a los informes de algu- 6 Oral tradition relating
nos organismos de la ONU como Resumiendo, diría que no to slavery and slave trade in
el Observatorio de los Derechos debemos anclarnos en el pasado Nigeria, Ghana and Benin,
Humanos o Amnistía Internacio- hasta el punto de no ser capaces UNESCO
nal nos encontramos con que la de imaginar el futuro. Es precisa-
palabra “esclavitud” u otras pare- mente abriendo los ojos al pasado 7 B. Burgos, Culturas
cidas aparecen en nuestros días con que se puede imaginar y construir Africanas y Desarrollo, pg. 31
bastante frecuencia. A nadie se le el futuro. De hecho, como decía 8 B. Burgos, Culturas
ocultan los males, atropellos, veja- Thabo Mbeki en la Asamblea Africanas y Desarrollo, pg. 89
ciones y pillajes que han sufrido General de la ONU: “Este es el mo-
obra; saqueó sistemáticamente los no fueron enviados a la metrópoli de la explotación de sus materias
bienes de las poblaciones: cose- y en el momento de las indepen- primas a precios irrisorios fijados
chas, ganados, marfil, oro, piedras dencias la concesión de por los países ricos o el uso de su
preciosas, tejidos, pieles, produc- nacionalidad a los africanos de las mano de obra bien barata para
tos del mimbre, etc. Lo que los colonias fue más bien simbólica. manufacturar sus productos. A
africanos recibieron en trueque Así se crearon las condiciones para esto tenemos que añadir las leyes
eran baratijas de poco valor y du- el subdesarrollo de África en un internaciones hechas por los paí-
ración. No se dio a África ni tiempo en que los países occiden- ses ricos para los grandes
tecnología ni escolarización confor- tales comenzaban sus revoluciones organismos internacionales como
me a los adelantos de la época. agrícolas e industriales y mejora- la ONU (con cinco países con de-
Además “los vendedores de escla- ban el nivel de vida de sus recho de veto) o la Organización
vos” gastaban buena parte de lo poblaciones. Nuevamente se acen- Mundial del Comercio, haciendo
que recibían para comprar armas tuó el desencuentro entre África y así difícil que los países “esclavos”
que luego empleaban en las Occidente. salgan de esa situación. La creación
razzias. Por su parte los estados, más que dudosa (por complicidad
reinos o imperios tuvieron que gas- CONCLUSIÓN o dolo) de una deuda externa que
tar mucho para poder comprar En palabras del poeta se aumenta cambiando a placer las
armas para defenderse de los Aimé Césaire de la Martinica, el reglas de juego de los intereses o
“esclavistas”. Muchas poblaciones comercio de esclavos «cosificó al ser de los precios de los productos que
indefensas prefirieron huir aban- humano». Ahora, la humanidad generan la deuda. Como colofón
donando sus fértiles tierras para pretende crear un nuevo clima de están las directrices del FMI o del
refugiarse en lugares inaccesibles tolerancia y de integración de las BM sobre los programas de ajuste
pero mucho menos fértiles y sin personas de todas las razas y una estructural, o la negación del acce-
posibilidad de comercio. Por tan- superación de toda xenofobia quie- so de los países “esclavos” a la
to la economía se estancó re lograr un nuevo ímpetu tecnología necesaria para sobrevi-
económicamente en un principio humano, social, político, legal y vir en la globalización.
y retrocedió después. No es que espiritual que elimine totalmente Debemos considerar tam-
las materias primas, las áreas de cul- y de una vez para siempre las con- bién como esclavitud, la de tantos
tivo de caña de azúcar, café, etc., secuencias de la esclavitud y hasta trabajadores “legales” mantenidos
faltaran en África. El auge que tu- la opresión del hombre por el en una verdadera esclavitud con
vieron los negocios agrícolas y la hombre. Es evidente que la escla- salarios de miseria, pagos atrasados
emigración de colonos occidenta- vitud como forma “legal” de poseer o irregulares del salario, deudas
les para América explica, de alguna trabajadores, damas de harén, sol- contraídas para sobrevivir o edu-
manera, el por qué el comercio afri- dados o guardias personales, ya ha car los hijos porque no les pagaron
cano hacia occidente quedó terminado. Ni la legislación ni la los salarios, demasiadas horas de
relegado a la mano de obra escla- conciencia mundial lo permiten trabajo, situaciones de trabajo pe-
va. Solo más tarde, cuando la hoy. Sin embargo no podemos ol- ligrosas y hasta peligrosas para la
conciencia popular ya no soporta- vidar esa esclavitud y las salud sobre todo en la manipula-
ba más la trata de esclavos y consecuencias que tuvo para el con- ción de materias tóxicas o residuos
cuando las máquinas comenzaron tinente africano. Lo pasado puede peligrosos de los cuales el trabaja-
a sustituir la mano de obra huma- estar repitiéndose ahora bajo apa- dor “esclavo” no tiene idea, trabajos
na, el comercio comenzó a fijarse riencia de legalidad con otros físicos o mentales extenuantes, etc.
en las materias primas africanas. En nombres y formas. Si antiguamen- Viene después la venta y
ese momento se ideó el colonialis- te la esclavitud era para obtener tráfico ilegal de personas que ge-
mo como forma de acceso a esas legalmente mano de obra para la neralmente atribuimos a las mafias.
materias primas. Los años de colo- producción agrícola, los trabajos Las principales víctimas de ésta son
nización sirvieron a los países domésticos, damas de harén o para los niños, las mujeres, las minorías
colonizadores para orientar toda la ejércitos privados, en la actualidad étnicas y los pobres que son obli-
actividad africana hacia la produc- esta práctica tiene otros derroteros: gados a emigrar.
ción y envío de las materias primas Creo que la primera gran Los “sin papeles” y trabaja-
hacia las metrópolis. Casi sólo se esclavitud actual es aquella en la dores clandestinos sin ninguna
enviaron materias primas. Las per- que los países ricos mantienen es- protección judicial, legal, sanitaria,
sonas, aparte algunos estudiantes, clavos a los países pobres por medio etc.
comprometemos a trabajar para erra- ir allí para ganar nuestra vida tra- les no duró mucho y cuando los
dicar todas las formas de racismo, bajando, nos cierran las puertas y portugueses inician su comercio de
discriminación racial, xenofobia e nos devuelven a nuestros países? esclavos en territorio congoleño,
intolerancia conexa con que se en- Ciertamente las consecuencias po- comienza el deterioro de las rela-
frentan los africanos y los líticas de la esclavitud se dejan sentir ciones que acabará por enfrentar a
afrodescendientes”. aún hoy en tantas ingerencias ex- ambos Estados hasta la ocupación
Las consecuencias de la es- tranjeras en los asuntos políticos y y dominio político de los portu-
clavitud vista con ojos de hoy por económicos de muchos países afri- gueses sobre el Congo.
unos pueblos, que se ven en la canos, en tanta compra de armas, La verdad es que el sistema
necesidad de emigrar, levantan sin tanta violencia tribal o intertribal. de la esclavitud se convirtió en el
duda una nueva pregunta. ¿Por elemento fundamental e indispen-
qué nos obligaron a emigrar ha- A NIVEL ECONÓMI- sable de la economía para que los
ciendo esclavos a nuestros CO países ricos se enriquecieran más.
antepasados para producir rique- El ejemplo del Congo nos Los esclavos eran necesarios para
za para los occidentales y ahora no ayuda a comprender las conse- que el cultivo del azúcar, del algo-
nos quieren como emigrantes li- cuencias del esclavismo. El Reino dón y del café se hiciera a gran
bres que queremos ir a trabajar en del Congo era rico y famoso. Sus escala y con grandes beneficios
sus tierras y fábricas? ¿Por qué du- bases económicas eran la pesca, el para los países ricos. La llegada de
rante la colonización nos obligaron curtido de la piel, el trabajo del tantos esclavos también aumentó
a desplazarnos y emigrar para otros marfil de los elefantes, la extrac- considerablemente la población de
países (aunque fuera dentro de las ción de aceite, vino y vinagre de las colonias americanas. El otro lado
colonias francesas o inglesas) para las palmeras. Sus tejedores tenían de la moneda fue África. No sólo
crear las infraestructuras (carrete- fama por lo bien que trabajaban perdió casi la mitad de su pobla-
ras, tren, puertos, etc.) o extraer las hojas de rafia y de las palmeras, ción sino que su economía se
minerales para enriquecerlos y aho- así como por la elaboración de unas estancó o incluso retrocedió. Re-
ra cierran las puertas a la emigración esteras muy coloristas. Según es- cordemos que la esclavitud
y crean vallas o barreras para que cribe Pigafetta, los primeros influenció todos los sectores de la
no podamos pasar? ¿Por qué nos europeos consideraron a la socie- vida de los pueblos africanos.
obligaron a ir a sus países para de- dad del Congo muy refinada, Los hechos son contun-
fenderlos durante las grandes sobre todo por su suave música de dentes. La trata de esclavos se llevó
guerras y ahora cuando queremos laúd. Pero esta relación entre igua- una buena parte de la mano de
boración y complicidad de los Esta interacción entre vieja civilización africana, tiene una
esclavistas con asociados locales den- esclavistas y gente del interior del importancia singular cuando se apli-
tro del continente africano. Jefes continente tuvo muchas conse- ca a las migraciones causadas por la
africanos organizaron el comercio cuencias nefastas. Aparecieron trata de esclavos. En su intento de
con mercaderes occidentales crean- entonces tribus que se dedicaron a evitar la esclavitud, unidades
do una tradición de intervención colaborar con los esclavistas y que tribales se han escindido y dispersa-
brutal y arbitraria en la vida de la tenían incluso el monopolio del do, multiplicando de este modo los
gente pobre. Para aumentar su ri- mercado de esclavos. Esas tribus grupos étnicos. Los dialectos también
queza o su poder, algunos jefes y declaraban guerras o razzias según se han desperdigado por toda África
comerciantes africanos no tuvieron les convenía, creándose enemistades formando agrupaciones inauditas.
escrúpulos en participar de ese co- que duraron siglos. La oposición en- Las guerras tribales de caza de escla-
mercio. África había contado tre los que sufrieron y los que vos intensificaron los antagonismos
siempre con grandes y poderosas hicieron sufrir se hizo cada vez ma- étnicos y privaron a África, ya de
unidades políticas como el Imperio yor y, aunque desde el fin de la por sí subpoblada, de gran cantidad
del Malí seguido después por el es- esclavitud intentan vivir en armo- de individuos dinámicos. Los ince-
tado Songhai, los Estados de nía con las otras tribus, persiste sin santes desplazamientos en busca de
Kanem-Bornu, el Reino Hausa o el embargo el antiguo recelo y los mie- refugios más seguros en el interior
imperio Mossi. El reino de Benín dos. vinieron a añadirse al desintegrador
llegaba a su apogeo en el siglo XVI. Otra consecuencia fue la efecto de las migraciones, hasta la de-
Pero sobre todos sobresalía en la cos- dispersión de muchos grupos hu- generación: ruptura de estructuras
ta atlántica el reino del Congo, el manos y tribus. Viendo que no familiares, abandono de valores
reino Luba más hacia el interior en podían resistir a los ataques y razzias morales, educación y conocimientos,
el actual Shaba, y en el actual en los lugares en donde vivían, hu- con las consiguientes mermas en la
Mozambique-Zimbabue, el impe- yeron hasta encontrar otros lugares producción y el comercio”.8
rio del Muenemutapa. El reino de mucho más seguros ya que eran casi La Cumbre de Durban
Congo estuvo asociado a Portugal du- inaccesibles a las razzias. Se dio así el sobre el Racismo en el n° 35 nos
rante mucho tiempo, pero el comercio fenómeno de migraciones internas habla de la persistencia en nues-
de esclavos hizo que las relaciones se y desplazamiento de poblaciones tros días de una de las
deterioraran con Portugal, hasta que que se instalaron en medio a otras consecuencias de la esclavitud que
finalmente el Reino de Congo se poblaciones de lenguas y costum- es el racismo: “Reconocemos que, en
desintegró. Lo mismo sucedió con el bres muchas veces bien diferentes. muchas partes del mundo, los africa-
imperio del Muenemutapa. En gene- Las consecuencias de esta situación nos y los afrodescendientes tienen que
ral se afirma que en esa época, África las encontramos en B. Burgos: “La hacer frente a obstáculos como resul-
era equiparable a Europa no solo en lo postura de Chacelor Williams, para el tado de prejuicios y discriminaciones
político sino también en lo económi- cual las migraciones constituyen el fac- sociales que prevalecen en las insti-
co. tor dominante en la destrucción de la tuciones públicas y privadas y nos
tud y la trata de esclavos, en particu- vos eran en su mayoría jóvenes y EFECTOS POLÍTICOS
lar la trata transatlántica, fueron niños, por tanto gente próxima a su QUE TODAVÍA PERDURAN
tragedias atroces en la historia de la vida reproductora. No sólo dismi- El descubrimiento de nue-
humanidad, no sólo por su aborreci- nuyó la población porque todos esos vas tierras propicias para la
ble barbarie, sino también por su millones desaparecieron, sino por- producción de caña de azúcar y otros
magnitud, su carácter organizado y, que muchos más dejaron de nacer. productos llevó a muchas compa-
especialmente, su negación de la esen- Manuel García escribe en “Portu- ñías a desarrollar estrategias para
cia de las víctimas, y reconocemos gal y la trata de esclavos”: proveerse de esclavos y venderlos en
asimismo que la esclavitud y la trata “Este éxodo forzado de millo- las plantaciones. Los medios mas
de esclavos, especialmente la trata nes de personas provocó la empleados para obtenerlos fueron
transatlántica de esclavos, constitu- disminución del crecimiento las guerras, las razzias y la compra a
yen, y siempre deberían haber vegetativo de la población africana, vendedores del interior que ambi-
constituido, un crimen de lesa huma- ya que los hombres y mujeres en edad cionaban riqueza, como lo narra el
nidad y son una de las principales de procreación eran vendidos. Algu- mismo M. García ya citado:
fuentes y manifestaciones de racismo, nos investigadores llegan a decir que “El comercio de esclavos era el
discriminación racial, xenofobia y entre los siglos XV y XIX el continente más lucrativo y los europeos se encar-
formas conexas de intolerancia, y que perdió más de cien millones de hombre garon de persuadir a los jefes locales y a
los africanos y afrodescendientes, los y mujeres jóvenes. Varias regiones afri- los mercaderes africanos para partici-
asiáticos y las personas de origen asiá- canas quedaron casi totalmente par en él. De este modo se produjo una
tico y los pueblos indígenas fueron despobladas. El investigador André reacción en cadena. La aristocracia,
víctimas de esos actos y continúan Gunder Frank en su libro La Acu- los jefes y los comerciantes africanos que
siéndolo de sus consecuencias”, pero no mulación Mundial 1492-1789 querían aumentar su riqueza, auto-
se aprobó ninguna petición explíci- señala la cifra de 13.750.000 escla- ridad y poder, y pretendían también
ta de disculpas. Se pidió, si, que los vos traídos a América entre los siglos defender su independencia. Para ello,
países desarrollados tomasen inicia- XVI y XIX, a lo que el investigador necesitaban de armas de fuego y mer-
tivas en el sentido de reparar las Enrique Peregalli añade un 25% por cancías de Europa. En este contexto,
consecuencias de la esclavitud pero muertes en el trayecto y un 25% más la fabricación de armas de fuego se
no se concretizaron esas medidas. por muertes en África con motivo de transformó en un gran negocio de ex-
las guerras de captura, lo que da un portación. Con ellas se organizaban
DISMINUCIÓN DE LA total de 20.625.000 africanos per- extensas cazas de hombres, ataques a
POBLACION AFRICANA didos para el continente en ese período. otros pueblos, tribus y aldeas, con el fin
La esclavitud provocó un Igualmente, se calcula que en ese perío- de someterlos y venderlos como esclavos.
enorme descenso de la población do sólo desde la costa de Angola a los De este modo, se deterioraron las rela-
sobre todo en las zonas costeras o puertos de São Tomé y América fueron ciones entre los diversos estados y
cercanas a la costa. Si tenemos en transportados tres millones de esclavos. pueblos. Los pueblos del litoral y del
cuenta que en aquella época la po- Así se explica que las zonas más pobla- interior más próximo se encontraban
blación de la humanidad era más das en el Siglo XV como el Congo, en guerra continua. Así, a partir del
bien moderada, podemos imaginar Ndongo y Quissana, en el Siglo XVII Siglo XVI los reinos de Benín, Congo
el efecto que debió tener sobre Áfri- estuviesen ya despobladas”. De hecho y Angola en África Occidental, tal
ca el verse privada de millones de durante este período mientras los como el Imperio Mutapa en África
sus jóvenes. Si sumamos a los que otros continentes aumentaron su Oriental, se desmoronaron. En los si-
llegaron vivos a sus lugares de desti- población, en el continente africa- glos XVII, XVIII y XIX, en las selvas
no, los que murieron durante la no ésta disminuyó del Golfo de Guinea y en el valle del
“captura”, los viajes por tierra, las lar- considerablemente. Si a esto suma- río Zambeze se desarrollaron estados
gas esperas en la costa y las travesías, mos las enfermedades llevadas a militares con base en el comercio de
probablemente no estaremos lejos África por los esclavistas o contraí- esclavos. Tenían una rígida organi-
de los 100 millones de personas. das en los barcos de esclavos, que zación militar, poseían grandes
Teniendo en cuenta que en 1960 provocaron muchísimas muertes de ejércitos permanentes y se enriquecían
la población africana era del orden la población desconocedora tanto con la venta de sus propios hermanos,
de los 277 millones de personas, de esas enfermedades como del tra- haciendo la guerra a los pueblos veci-
podemos hacernos una idea de lo tamiento a darles, nos damos cuenta nos”.
que significó para África la sangría de que las consecuencias de la escla- Uno de los efectos políticos
de la esclavitud. De hecho los escla- vitud fueron realmente desastrosas. del comercio de esclavos fue la cola-
para mí, no más, no más. los obispos de la Conferencia cluye Masolo, la aplicación del méto-
No más latigazos del amo Episcopal de África y Madagascar do hegeliano al estudio de África
para mí, no más no más...» en 2004. En la Cumbre sobre el promocionó lo que llegaría a ser opi-
Además está el sufrimiento Racismo y la Xenofobia, n° 99 se nión general de los europeos sobre los
de la familia y de los pequeños gru- dijo: “Reconocemos y lamentamos pro- africanos: gentes con formas inferiores
pos sociales a los que pertenecían. fundamente los masivos sufrimientos de religión, ley, economía, adminis-
El grito del dolor permanece en el humanos y el trágico padecimiento de tración, tecnología y lógica.. La
recuerdo y en muchos símbolos millones de hombres, mujeres y niños herencia hegeliana dio pie a actitudes
universales como Goré, Guinea, causados por la esclavitud, la trata de blancas con respecto a los negros fun-
Elmina, Zanzíbar, etc. Otros son esclavos, la trata transatlántica de es- dadas en juicios de valor”7 .
símbolos, más bien locales como los clavos, el apartheid, el colonialismo y No es que el racismo nacie-
caminos trazados con los árboles el genocidio, hacemos un llamamien- ra en el desencuentro de Occidente
Kapock que guiaban a las caravanas to a los Estados interesados para que con África pero la esclavitud le dio
de esclavos, algunos mercados e in- honren la memoria de las víctimas de una práctica tan exagerada que se
cluso algunas tribus. Todos están ahí pasadas tragedias, y afirmamos que convirtió en un paradigma. El ra-
para recordarnos el sufrimiento de dondequiera y cuando quiera que cismo había desarrollado desde
una parte tan grande de la humani- hubieran ocurrido deben ser condena- siempre, muchas veces hasta sus úl-
dad y para gritar a nuestras culturas: dos y ha de impedirse que ocurran de timas consecuencias, las diferencias
“nunca más”. En un estudio publi- nuevo. Lamentamos que esas prácti- existentes o inventadas entre perso-
cado por la UNESCO en 2004 cas y estructuras, políticas, nas o pueblos considerados
podemos ver que la memoria de socioeconómicas y culturales, hayan inferiores con el fin de justificar la
aquellos hechos continua actuando: causado el racismo, la discriminación exclusión o la eliminación física,
“Por ejemplo, en Nigeria, en racial, la xenofobia y las formas conexas cultural o religiosa de pueblos ente-
Badagry ciertos miembros de la co- de intolerancia”. Pero en general el ros. Franz Fanon decía que el racismo
munidad han sido tachados de mundo occidental no parece haber había sido una ideología destinada
crueles y malos por causa del papel hecho mucho por aliviar ese sufri- a crear la imagen de que una parte
que sus antepasados habrían juga- miento histórico. de la humanidad es inferior para que
do en el comercio trasatlántico de una minoría viviese a expensas de
esclavos. Ese tipo de actitudes se DEL RACISMO PRÁC- ella. En 2001 se celebró en Durban
encuentra en otras zonas de “trata” TICO AL TEÓRICO: una “Conferencia Mundial contra
en Nigeria. Por ejemplo, Ibini LA JUSTIFICACIÓN el Racismo” patrocinada por la
Ukpabi, del oráculo del cual se sir- DEL RACISMO ONU y en ella se pudo constatar
vieron los Arochukwu para Lo primero fue el negocio. que el tema del racismo sigue in-
conseguir un papel preponderante Para asegurar que los negocios fun- comodando sobre todo a
y una posición dominante entre las cionasen se utilizó la esclavitud. La Occidente. Fue una ocasión (infe-
comunidades de la región, ahora se práctica de la esclavitud se convirtió lizmente desaprovechada) para
le asocia retrospectivamente al en- en un racismo práctico, que después reparar la injusticia histórica come-
gaño. Algunos dicen que las familias fue justificado filosóficamente tida contra África, contra sus gentes,
de aquellos que participaron en la (Hegel en “The Philosophy of su imagen, su dignidad, su cultura,
“Trata” no son tan prósperas como History”, Hume en “Essay and su economía, sus bases de desarro-
los descendientes de aquellos que Treaties”, etc.) e incluso científica- llo, sus unidades políticas, etc. Las
volvieron. Los habitantes observan mente (El Darwinismo exigencias de un plan (es difícil lla-
que con el tiempo, los beneficios que estableciendo un paralelismo entre marle indemnización por que
obtuvieron parecen haberse evapo- evolución biológica y desarrollo cul- ¿cómo se puede indemnizar la dig-
rado. Ellos dan como explicación tural, Virchow y su antropología nidad, el sufrimiento, las
que se trata de consecuencias de lo social, H. E. Garret y su psicología oportunidades perdidas?) para re-
que llaman “el espíritu de la esclavi- del africano, R. Coupland y su idea cuperar el continente dotándolo de
tud”.6 de que la historia de África comien- infraestructuras y lanzar su desarro-
En marzo de 2000 el Papa za con Livingstone, etc.) que crearon llo fueron rechazadas. En la
pidió perdón a África y al mundo el mito de la inferioridad negra dán- Declaración final se considera el trá-
en la isla de Goré por la parte de dole el valor de una categoría fico de esclavos como un crimen
responsabilidad que la Iglesia tuvo universal como lo explica B. Burgos: contra la humanidad:
en la esclavitud. Lo mismo hicieron “Aceptable o no, teóricamente, con- “Reconocemos que la esclavi-
inmenso. Aunque todos los investi- sudanesa, raptada de niña, vendida día el patrón discutió mucho con su
gadores coinciden en señalar que la cinco veces. El último en comprarla mujer. Ella para desahogarse mandó
esclavitud existía en el continente fue el Cónsul Italiano en Sudán que que nos azotaran a nosotras dos. Dos
africano como situación social in- la llevó a Italia hacia finales del siglo hombres nos echaron al suelo y con toda
terna bien antes de la trata de XIX. Más tarde ella escribe: su fuerza comenzaron el suplicio cruel
esclavos a nivel intercontinental, “Habiendo llegado finalmen- hasta que quedamos las dos inmersas
todos coinciden también en que ese te a la ciudad, fuimos llevados para la en sangre. Me acuerdo que la vara con
sistema era, en general, mucho más residencia del Jefe… Yo y otra chica que me batían me arrancaba la piel y
humano. Para imaginar el sufrimien- fuimos dedicadas al servicio de las dos pedazos de carne dejándome una he-
to de la trata de esclavos debería ser señoras. No podíamos dejar a nuestras rida que no me dejó levantar durante
suficiente el pensar en el trauma que patronas ni siquiera un momento. meses. Y era necesario soportar todo en
conlleva el sólo hecho de ser rapta- Entre vestirlas, perfumarlas y silencio, porque nadie venía par
do y separado de todo su mundo abanicarlas, no teníamos descanso. Y, medicar o curar las heridas ni decir
familiar, social, geográfico y huma- ¡ay de nosotras!, si por error o por sueño una palabra de consuelo. Cuantas de
no. Si a ello añadimos las tocásemos sólo un cabello de las seño- mis compañeras de desventura murie-
condiciones de viaje de aquellos ras. Los azotes venían sobre nosotras ron a causa de los golpes”5
tiempos, los malos tratos y “medi- sin misericordia, de manera que en los Dos canciones de los escla-
das de seguridad” impuestas por los tres años que estuve al servicio de ellas vos en América Latina nos dan idea
raptores esclavistas, podemos no recuerdo haber pasado un solo día del sufrimiento de aquellas gentes
aproximarnos algo al grado de su- sin heridas. Los esclavos dormían to- en el duro trabajo de los campos:
frimiento de aquellas gentes. El dos en un gran salón. Permanecían «Cultivamos el trigo, y ellos
estudio publicado por UNESCO en ayuno hasta el medio día, momen- nos dan el maíz;
– 2004 dice: to en que se daba a cada uno un pedazo Horneamos el pan, y nos
“Un aspecto difícil de olvi- de carne de cerdo, polenta, algo de pan dan el mendrugo;
dar de la “trata de esclavos” que trajo y fruta. Por la noche, la cena era bien Cribamos la harina, y nos
lágrimas a los ojos de algunos de los reducida y luego a dormir en el suelo. dan la cáscara;
entrevistados fue la práctica de mar- A aquellos que enfermaban ni les mi- Pelamos la carne, y nos dan
car a los esclavos con “hierro ardiendo” raban y eran abandonados sin darles la piel;
para no perder sus posesiones en el bar- medicación ni socorrerlos, y cuando Y de esta forma, nos van
co.4 estaban para morir los arrojaban en engañando.»
Bakhita fue una esclava el descampado o sobre el estercolero. Un «No más migajas de maíz
distantes allí en el Norte. pululaban los barcos y los comer- Su calvario comenzaba un nuevo ca-
Esto es lo que soy: cuencas ciantes y en el interior los cazadores pítulo. En las plantaciones o en las
vacías, desesperadas por poseer la de esclavos, como lo explica Mauro minas, el hambre, la falta de sueño,
vida, Facundo3 : las condiciones de trabajo inhuma-
Una boca abierta y desga- “La trata se desarrollaba se- nas y los malos tratos, terminaban por
rrada en herida angustiada, manos gún un esquema rutinario: los futuros agotar el vigor del esclavo, y una vez
inmensas estiradas y elevadas en esclavos eran capturados en el interior sin fuerzas, el amo prefería comprar
insulto y amenaza, o a lo largo de la costa, actividad que uno nuevo que cuidar de su esclavo
Un cuerpo tatuado con desencadenaba verdaderas guerras que enfermo. El círculo mortal comenzaba
heridas vistas y no vistas de los dejaban como saldo infinidad de he- de nuevo su curso”.
duros latigazos de la esclavitud, ridos y muertos, pero casi siempre un Durante varios siglos hasta
Tortura, y magnífica, or- saldo «preciado»: los esclavos. Estos, una la abolición de la esclavitud estas
gullosa y misteriosa África de los vez encadenados, eran trasladados a escenas fueron corrientes en buena
pies a la cabeza. pie hasta los barracones -se encontra- parte de África. Como consecuen-
Esto es lo que soy. Si quie- ran donde se encontraran- con todo el cia, las tribus que no podían
res comprenderme, ven, inclínate esfuerzo físico que implicaba, sobre todo defenderse de los esclavistas prefi-
sobre esta alma de África en los para los heridos -por no hablar de los rieron emigrar hacia lugares más
gemidos del negro estibador, las niños. Estos sitios eran sucios, seguros del interior instalándose al
frenéticas danzas Chope, la rebe- pestilentes, el agua potable escaseaba, lado de otras tribus totalmente des-
lión Changana en la extraña y el calor ahogaba. Obligados a con- conocidas. Para muchos eran
tristeza que fluye de una canción vivir con las enfermedades, el maltrato, tiempos difíciles en lugares
africana a través de la noche. Y no la sed, el hambre y la aglomeración, se inhóspitos, poco fértiles para la agri-
preguntes más si quieres conocer- veían diezmados poco a poco. Dentro cultura y en un medio ambiente
me, pues no soy más que un de esas estructuras se llevaba a cabo humano desconocido en el que no
cascarón de carne donde la revuelta una de las actividades repugnantes de encontraban fácilmente protección.
de África cuaja su grito preñado de la trata: la separación de padres e hi- Por otra parte, muchos al ver el lu-
esperanza”. jos, de hermanos, esposos, amigos, cro que dejaba la venta de esclavos,
parientes o vecinos, de acuerdo con la se organizaron en “reinos” mejor ar-
LOS HECHOS elección que llevara a cabo el comer- mados que los otros jefes tribales y
Entre los siglos XV y XIX se ciante. En estos lugares esperaban se dedicaron a la caza de esclavos.
generalizó el tráfico de esclavos que semanas o incluso meses hasta que el De esa manera se convirtieron en
llevó millones de jóvenes africanos a barco pasara a recogerlos, y una vez a desestabilizadores de la sociedad tra-
las plantaciones americanas y ára- bordo debían permanecer en las costas dicional y crearon enemistades que,
bes, dejando a las comunidades africanas hasta que el cargamento se en muchos casos, todavía no se han
africanas en condiciones difíciles en completara. En el barco las condicio- olvidado. En muchas guerras de
todos los aspectos de la vida y del nes eran incalificables, el hoy reina el mismo esquema de des-
desarrollo. Se calcula que unos 12 hacinamiento, el hambre, la suciedad, estabilización, huida en todas las
millones de jóvenes fueron llevados la pestilencia, el calor sofocante, la tor- direcciones buscando lugares segu-
a América y más de 17 fueron a parar tura, el dolor y el pánico lo inundaba ros y protección como lo fue en el
al Medio Oriente y Asia. Pero no se todo. Como la travesía duraba dos tiempo de la “caza a los esclavos”.
debe pensar sólo en los que llegaron meses -en el mejor de los casos- la mor- Las consecuencias de sufrimiento,
allá vivos, si no también en los que tandad que se producía bajo esas racismo, económicas, políticas, de
murieron en las luchas por capturar condiciones era inmensa. Sumado a disminución de la población y de
esclavos o en los viajes. De hecho los estos tormentos, antes de la llegada, los subdesarrollo se hacen notar hasta
investigadores calculan que un 25% enfermos o heridos, que corrían el ries- hoy.
de los capturados en el interior del go de no poder venderse, eran lanzados
continente morían antes de llegar a al mar. Una vez llegados a destino los CONSECUENCIAS DE
la costa y otro 25% moría durante esclavos solían ser cebados o incluso LA ESCLAVITUD
la travesía hacia las colonias ameri- drogados para que lucieran saluda- EL SUFRIMIENTO
canas. Zonas tan poblados como el bles, eran sometidos nuevamente a un El sufrimiento de África,
Congo y Angola a la llegada de los examen anatómico pormenorizado y sobre todo durante los siglos de la
portugueses estaban casi despobla- luego, eran comprados por algún plan- esclavitud, no es posible describir-
das en el siglo XVII. En la costa tador o minero ávido de explotarlos. lo, pero seguro que debió ser
ALGUNAS CONSECUENCIAS DE LA
ESCLAVITUD EN ÁFRICA Odilo Cougil Gil
INTRODUCCIÓN y teledirigidos” por conexiones ron la experiencia de los aconteci-
externas, etc. Por eso al hablar de mientos de la “esclavitud y el comercio
Al hablar hoy de África, consecuencias de la esclavitud pa- trasatlántico de esclavos” en los tiem-
tenemos que hacerlo refiriéndonos, rece que incluso la manera como pos que fue común en esas áreas. Esas
también, a los “Encuentros y se impone la globalización en Áfri- experiencias fueron incorporadas en
desencuentros” entre Occidente y ca, la emigración africana actual los repertorios culturales del pueblo y
el mundo Árabe por una parte y (que es voluntaria), las enferme- pasaron de generación en generación
África por otra. Salvo en una oca- dades, etc. parecen calcados en el por medio de la tradición oral que
sión (Cuando los Nubios se modelo de las migraciones forza- juega un papel importante en la
convirtieron en Faraones de Egip- das de la esclavitud o en el tipo de vida de los pueblos en esas áreas a
to) el resultado de esos “encuentros relaciones de aquella época. B. través de historias, folclore, prover-
– desencuentros” fue siempre des- Burgos escribe: bios, cantos, poesías, dramas, dichos
favorable a los intereses africanos. “Para la mayoría de los in- sapienciales, alabanzas, bajorrelie-
Esos “encuentros-desencuentros” telectuales africanos y para muchos ves, etc.”2
pueden se defi-
nidos como de Esto no
“esclavitud” en- quiere decir
tre los siglos XV que todo lo
y XIX; de Colo- que sucede en
nialismo entre el África hoy sea
siglo XIX y XX; consecuencia
Intervencionismo, de la esclavi-
desde las inde- tud. Sobre todo
pendencias, y de hay que tener
Globalización en cuenta que
en la actualidad. África hoy quie-
Entre el siglo XV re deshacerse
y XIX, el “en- de la ideología
cuentro – del pasado para
desencuentro crear algo nue-
entre Occidente vo que no
– Mundo Árabe impide que se
y África se jugó con la esclavitud. observadores no africanos, la trata acepte la verdad de lo que sucedió
Todos los demás “encuentros – de esclavos y la colonización son las en el pasado.
desencuentros” sufren de las con- causas principales (únicas – dirían En esta introducción que-
secuencias de la esclavitud. El algunos) de la decadencia que ha ría pedir prestadas las palabras de
modelo se repite continuamente. desembocado en la actual crisis. Es la escritora mozambiqueña
Podemos observar los mismos sín- imposible precisar los males causados Noemía de Sousa en “Sangre Ne-
tomas de dependencia, exclusión, a las instituciones africanas y al gra”:
racismo, miedo, inseguridad, vio- pueblo en su nivel más personal: su
lencia, pobreza y subdesarrollo, autoestima, su mente, la calidad de “Si quieres conocerme, es-
abuso de poder, colaboración con sus relaciones con los otros seres hu- tudia con ojos bien abiertos, ese
los “comerciantes extranjeros”, ven- manos”.1 Aquellas experiencias se pedazo de madera negra
ta de “esclavos conciudadanos”, conservan hasta hoy como lo mues- Que un desconocido her-
venta de materias primas del país, tra un estudio publicado por la mano “makonde” de manos
enfrentamientos entre grupos lo- UNESCO en 2004: “Los pueblos inspiradas
cales muchas veces “comandados de Nigeria, Ghana y Benin sufrie- Talló y trabajó en tierras
terior alrededor del cual se des- Ejemplos: Dahomey”). Los “Yoruba” esta-
pliegan los cuerpos de los - Negros de EEUU: in- ban considerados como
edificios. glés elementos para la reproducción
Constan de dos niveles, - Negros de Brasil: por- y se les llamaba esclavos “machos”
el de los dueños, en la planta su- tugués o “sementales”.
perior con sus altos techos, y el - Negros de Cuba: espa- Yendo a lo largo del pasi-
de los esclavos, depositados en ñol llo que da al mar, tenemos el
celdas de la planta baja rodeadas - Negros de Haití o de las puerto del “Viaje sin retorno”,
por las dos galerías de vigilancia Antillas francesas: nombre o ape- donde un pequeño muelle en
en las que están los guardianes. llido francés. rônier (madera de palmera) ser-
Frente al mar, el muro, horada- El precio de un hombre vía para el embarque de los
do de estrechas troneras, sirve de dependía de su peso y de su esclavos. Frente al mar, había dos
muralla a una puerta que se abre musculatura. El peso mínimo era galerías de vigilancia donde es-
a los navíos en 1816 para el em- de 60 kgs. Se les cebaba como a taban los guardianes, esclavos
barque de los esclavos. patos con el fin de alcanzar el libertos con el arma en la
peso exigido en el momento de mano, ya que en cada embar-
LA CASA DE LOS ES- la venta. El precio de un niño que de esclavos algunos
CLAVOS dependía de su dentadura y el procuraban evadirse a nado.
La actual casa de los es- de una mujer de sus senos. A una Estos pobres no podían ir le-
clavos data de 1776, construida joven no se la consideraba vir- jos, pues eran abatidos por los
por los holandeses. Es la última gen una vez que sus senos se guardianes o devorados por los
esclavería datada en Gorée, pues debilitaban (antigua costumbre tiburones (se lanzaban al mar
las primeras se remontan a 1536. africana que en esa época los a los enfermos y agonizantes,
El efectivo variaba entre negreros habían adoptado para lo que atraía a los tiburones).
150 y 200 seres humanos (hom- vender mejor sus mercancías hu- Desde este puerto, para
bres, mujeres y, niños) separados manas). Pero muchas veces las un viaje sin retorno, salían
en celdas, sentados con la espal- jóvenes esclavas tenían relacio- nuestros mártires ancestros,
da contra el muro y con unos nes con los negreros: cuando se con los ojos fijos en el infinito
collares de hierro sujetándoles el constataba su estado de emba- del sufrimiento. Estos hom-
cuello y los brazos. Se les libera- razo, se las ponía en libertad en bres, estas mujeres y estos
ba una sola vez al día, a fin de la isla o en San Luis (Senegal). niños atravesaban física y mo-
permitirles satisfacer sus necesi- Bajo las escaleras, en for- ralmente los mundos,
dades. ma de herradura, se encontraban abandonando aquel en el que
Generalmente, los escla- unas mazmorras reservadas para estaban y llegando a aquel en
vos vivían en un estado de los recalcitrantes. Había también el que formarían con el tiem-
higiene tan execrable que la pri- una habitación de pesaje, ya que po parte de un pueblo por
mera epidemia de peste que asoló el valor de un hombre dependía venir: el afro-americano.
la isla en 1779 partió de este san- de su peso y de su musculatura. La esclavitud duró tres si-
tuario. Los hombres, una vez pesados, glos en Gorée: desde 1536,
Muchas veces encerraban eran encaminados entre las dos primeras esclaverías portuguesas,
en esta casa a toda una familia, escaleras en forma de herradura a 1848, fecha de su abolición por
padre, madre e hijos, pero sepa- hacia el patio donde se les pal- Francia. Tres siglos durante los cua-
rados. La salida hacia las paba como a ganado a fin de les de 15 a 20 millones de negros
Américas dependía de los com- permitir al comprador y al mar- procedentes de toda África del Oeste,
pradores, yendo, por ejemplo, el chante europeo, acodados en el partieron de Gorée hacia las Améri-
padre hacia Louisiana (EEUU), balcón, juzgar el valor muscular cas; 6 millones de ellos murieron a
la madre hacia Brasil o Cuba, los de cada uno. causa de las privaciones o del mal-
hijos a Haití o las Antillas. Par- Cada raza africana tenía trato.
tían de Gorée con números de su coste y su especialización, Era una de las mejores ra-
registro y no con sus nombres como una especie bovina o ca- zas que partían de África, pues
africanos. Una vez llegados a las ballar. La raza más cotizada era estaban seleccionadas. ¿No son los
plantaciones, se les daba el nom- la “Yoruba”, tipo del oeste de negros americanos los mejores at-
bre de sus dueños blancos. Nigeria y del este de Benin (“ex- letas del mundo?
cir que, en 1767, Cathy Louette, 1816. Más tarde, ampliada con la arte arquitectónico, síntesis de téc-
la Signare del capitán francés residencia vecina, esta casa llegará nica de materiales de Europa y de
Ausense era la mujer más afortu- a ser, de 1913 a 1937, la Escuela África. Después del gran incen-
nada de la isla, con 25 cautivos y Normal del África Occidental dio de 1763 las frágiles casas de
43 cautivas. Francesa, conocida bajo el nom- paja cedieron su lugar a edifica-
En 1910, Gorée poseía 15 bre de Escuela William Ponty, de ciones más consistentes. Fue un
casas de piedra. De esta época data donde saldrán la mayor parte de período eufórico para los ricos pro-
la bella mansión con arcadas edi- los altos funcionarios del África del pietarios de la isla, a quienes se
ficada en la gran plaza por un Oeste. reconocía la libertad de comercio,
negociante bordelés llamado Gorée ofrece un paisaje momento crucial en que el paisaje
Lafite. Allí residieron un tiempo que se constituyó fundamental- de la isla toma su aspecto definiti-
el caballero de Boufflers y el maes- mente en los siglos XV y XVI. Es vo.
tro de ceremonias d’Aigremont; así el único conjunto colonial ínte- Pero el verdadero símbolo
como, el gobernador Aschmaltz y gramente conservado de la Costa de Gorée son sus lugares de cauti-
su hija, superviviente del naufra- Oeste africana. Se caracteriza por verio de los que la casa de los
gio de “La Méduse”. El su homogeneidad y su perfecta esclavos resume sus características.
comerciante Jaubert, que lanzó al integración en el paisaje natural. Edificados sobre la playa areno-
mercado europeo el aceite de ca- La edificación, al confundirse con sa, presentan un amplio porche
cahuete, fue su propietario en la isla rocosa, produjo un nuevo abierto que introduce al patio in-
riado de fusiles, tejidos, barriles de
pólvora, aguardiente, etc.
A principios de la segunda
mitad del siglo XVIII, la población
indígena libre que vivía en la isla
era de 106 habitantes. Los 2/3 eran
mulatos procedentes de relaciones
mixtas entre soldados y esclavas.
Evidentemente, el clima de sadis-
mo asociado a la trata tenía que
engendrar fácilmente la violencia
sexual. Para mantener en su pues-
to al personal al que el reglamento
prohibía toda relación con las
mujeres indígenas, los directores
pidieron el envío de mujeres euro-
peas o, al menos, la autorización
para que pudieran casarse legíti-
mamente con las mujeres del país.
La dirección de la Compañía de
las Indias no aceptó jamás estos
matrimonios.
Es preciso, sin embargo,
constatar el nacimiento en Gorée
de un elemento mulato, a menu-
do dinámico, que acabará por jugar
(en especial la raza mulata llamada
Los productos exóticos de Nassau fueron demolidos y los “Signares”) un papel importante
África y de las Indias pusieron en franceses construyeron en su lu- en la isla. Anne Pepin, Cathy
marcha un comercio triangular gar los fuertes Saint-François y Louette y Victoria d’Albs fueron,
Europa-África-América. Gorée lle- Saint-Michel en el corazón de la por ejemplo, famosas Signares.
gó a ser entonces un importante isla para asegurar su defensa. Los Estas Signares llegaron a
lugar de tránsito bajo el control de esclavos negros fueron cada vez ser a menudo un objetivo codicia-
la Compañía Holandesa de las In- más numerosos. do por los blancos recién llegados
dias, que dominaba los mares y Pero sólo fue en 1678, con especialmente aquellas cuyo padre
detentaba el monopolio de las es- el tratado de Niegues, cuando con- era un personaje importante de la
pecias. En 1633, en nombre del firma la ocupación de Gorée por Compañía. En esta época de cada
rey de Inglaterra, el capitán inglés Francia, (aunque Inglaterra ocu- 13 propietarios de la isla 9 eran
Helmes se apoderó de la isla y pó Gorée en 1693 durante mulatos. En efecto, los mulatos
Albercomby se convirtió en su algunos meses). iban a hacer fortuna al continente
gobernador. Numerosos barcos de gran o incluso a Francia, mientras que
En 1664, los holandeses, tonelaje (bizantinos, fragatas, na- las mujeres mulatas permanecían
dirigidos por el Almirante Reyter, víos) comenzaron a fondear en la en la isla, comerciando con sus es-
retomaban Gorée bajo el mando ensenada de Gorée, procedentes clavas. Así, las uniones más o menos
del gobernador Collarins. El tra- de Dieppe, el Havre, Rouen, pasajeras, llamadas “matrimonios a
tado de Breda, en 1667, puso fin Nantes, la Rochelle e incluso de la moda del país” no tardaron en
a la preponderancia marítima ho- Oriente. Así, bajo el impulso de multiplicarse y adquirir incluso
landesa. Ducasse, el comercio de esclavos cierta legitimidad. Los niños here-
Es entonces cuando iba a alcanzar, hacia 1687, un de- daban los bienes acumulados por
Colbert ordenó al Vicealmirante sarrollo excepcional. Se hicieron sus padres durante su estancia. En
d‘Estrés apoderarse de Gorée a transacciones basadas en el true- aquella época, la riqueza de una
cuenta del rey de Francia. Los fuer- que, siendo la unidad de moneda familia dependía del número de
tes holandeses de Orange y de la barra de hierro o un surtido va- esclavos que poseía. Podemos de-
tadas por todos. Por lo demás, la a la altura de las costas de Cabo Ver- compra de la isla y la trata de los
historia de la población de Gorée de, la isla de Ber, que bautizaron negros llegaron con el siglo XVII.
sigue siendo un misterio. como Isla de Palma. No encontra- En 1617, a cambio de al-
En la época de su descu- ron allí más que algunas cabras gunas barras de hierro, los
brimiento, los primeros salvajes y restos de una ocupación holandeses compraron la isla a dos
portugueses afirmaban que BER neolítica. supuestos propietarios: un pescador
era una isla desierta donde se en- Con el transcurso de los llamado Danga Mafal que hacía se-
contraban algunas cabras salvajes años, Palma vio pasar a célebres na- car allí el pescado de Biram y el jefe
y las trazas de una ocupación vegantes: Fernando Po, Bartolomé de Cabo Verde. Los nuevos ocu-
neolítica. Antes de la llegada de los Díaz, Vasco de Gama, quienes des- pantes construyeron allí dos fuertes:
blancos, es probable que se efec- cubrían poco a poco la ruta de las uno sobre la roca Castel, que es el
tuaran intercambios marítimos Indias. Con el descubrimiento de la fuerte de Orange; el otro delante de
entre la isla y el continente a favor Costa del Oro, los obreros portu- la playa, el fuerte Nassau. En esta
de la creación del Imperio de gueses, edificaron, en la actual época, la necesidad frenética de
Djoloff en el siglo VII, que dio ori- Ghana, el fuerte minero llamado mano de obra a bajo precio se hizo
gen al pueblo wolof del Senegal Elmina. En el curso de la primera sentir en las inmensas tierras vírge-
actual. escalada a Palma, en 1482, constru- nes de América. Los negros de África
Nuestra historia oral y tra- yeron el primer monumento de la estaban considerados como
dicional cuenta que esta población isla, una pequeña iglesia de piedra especimenes robustos y resistentes.
se formó por la fusión de varios gru- (actual puesto de policía). Las corrientes y los vientos del Océa-
pos étnicos convertidos al Islam
desde el siglo XI, y que los Wolofs
eran un pueblo de campesinos, de
artesanos y también de pescadores.
Podríamos suponer que este nuevo
imperio ofreciera la posibilidad de
una vida mejor y provocase a su vez
la inmigración de los habitantes de
Ber hacia las costas del continente.
Esto explicaría la desertización de la
isla y explicará más tarde la compra
de la isla por los holandeses.
Llegado el siglo XV, a espal-
das del Océano Atlántico,
despertaba la Europa del Renaci-
miento. Los europeos salían de la
noche de la Edad Media: acababan
de conquistar las Indias legendarias, Diez años más tarde, en no Atlántico favorecían el viaje Eu-
inventaron la brújula y pusieron a 1492, Cristóbal Colón descubre ropa – África - América. Ahí
punto el timón de Etambot, comen- América. Llegado el siglo XVI, en comienza la trata de negros hacia
zando entonces la gran aventura de 1580, España, atraída por el oro de América. Gorée va a vivir sobre su
las conquistas y los descubrimien- América, se anexiona Portugal, para suelo una de las mayores tragedias
tos. controlar las rutas marítimas. En esta de la historia.
A principios del siglo XV, el época, los Países Bajos se habían li-
príncipe portugués Enrique el Na- berado de la tutela española. LA GORÉE HISTÓRI-
vegante lanzó sus navíos a lo largo Sucedieron a Portugal en África y, CA: VIDA DE LA POBLACIÓN
de las costas de África, en busca de sobre la ruta de las Indias, ocupa- BAJO LA TRATA
nuevas rutas hacia las Indias. Los ron, desde 1588, la Isla de Palma. A principios del siglo XVII
navíos, las carabelas, y bien pronto Su bella ensenada valió en- se crearon las grandes compañías co-
los negreros, surcaban los océanos. tonces a la isla su nombre de Gorée, merciales holandesas, inglesas y
Así fue como, en 1444, procedente de la denominación ho- francesas que, protegidas por sus go-
bajo el mando de Denis Dias, las landesa “Goede Reede”, que biernos, reagrupaban armadores,
carabelas portuguesas descubrieron, significa buena ensenada. Pero la comerciantes y banqueros.
LAS CONSECUEN- los negros las torpezas inherentes a GOREE: ANTES DE
CIAS POLÍTICAS la trata, se apresuraron a pronun- SU DESCUBRIMIENTO
Las consecuencias políticas ciar condenas sin contar con los Los relatos de la antigüe-
no son menos importantes que las africanos al hablar de su barbarie y dad sobre el descubrimiento de
consecuencias económicas o demo- de la vergüenza que inspiraban sus Gorée y los de los marinos del si-
gráficas. La trata cambió de arriba sociedades esclavistas. glo XVI no presentan garantías
abajo las estructuras políticas de Algunos historiadores lle- históricas suficientes. Son las cara-
algunos Estados e incitó a ciertas varon el cinismo hasta a afirmar belas portuguesas las que
colectividades a reorganizar sus es- que los negros transplantados al descubren la Isla en el siglo XV.
tructuras políticas a fin de ser nuevo mundo vivían allí en condi- Pero hoy nos preguntamos qué fue
capaces de hacer frente a la situa- ciones mejores que las de sus Gorée antes de su descubrimiento
ción. congéneres que permanecían en por los navegantes europeos. Sa-
Pero la trata hizo sufrir a la África. bemos que, en su origen, la Isla se
sociedad africana profundos tras- No nos parece útil abrir una llamaba simplemente BER, y que
tornos. Las normas y valores polémica con aquellos escritores que, los primeros poseedores no se
morales tradicionales eran exclusivamente movidos por la vo- aventuraban a algunos metros de
cotidianamente escarnecidos y las luntad de disculpar a Europa, la orilla más que con el fin de pro-
guerras habían terminado por en- consideraron como un puerto de paz curarse lo necesario para su
durecer a los hombres. La la dramática existencia de los escla- subsistencia.
búsqueda de algunos esclavos se vos en las plantaciones. Sus habitantes se
transformó en una verdadera caza La esclavitud, como dijimos hacinaban en chozas de paja rudi-
del hombre. Los más fuertes ven- más arriba, existía bastante antes de mentarias cuyas estructuras
dían a los débiles. Las la llegada de los europeos, pero no permitían recoger el agua de lluvia
colectividades familiares o tribales era un absoluto comparable a la que y vivían en una insalubridad com-
transmitían a las jóvenes genera- había en América. Soy, sin embar- pleta, sin tener ninguna relación
ciones el odio implacable para con go, del parecer de que, si su con la gran tierra africana. Los ni-
el vecino. condición no era penosa, la institu- ños allí nacían y los muertos allí
Sin embargo, haciendo to- ción servil no era, en su caso, menos eran enterrados. Mujeres y hom-
tal abstracción de los factores que condenable. No se puede humani- bres cultivaban una parcela de
dominaron la evolución de la so- zar la esclavitud desde el momento tierra y el tejido social estaba he-
ciedad africana, algunos europeos, en que priva a los seres humanos de cho de solidaridad comunitaria
muy felices con poner a cuenta de libertad. reglada por las costumbres respe-
la trata con los reyes indígenas. La intromisión de otras grandes o pequeños, jóvenes o vie-
Varios puestos de trata jalonaban naciones europeas en el comercio jos, impedidos o con buena salud,
las costas del Senegal. En 1677, dio lugar a una categoría de indi- los precios seguían curvas variables.
Gorée fue tomada a los holande- viduos que hicieron de El modelo de esclavo que
ses. A primera vista, esta isla parece intermediarios entre las compañías servía de criterio para la fijación de
no poseer ninguna riqueza o atrac- y los africanos. los precios era la “pieza de India”.
tivo especial, sin embargo Antes de salir hacia los di- Se trataba de un negro de 15 a 20
presentaba una situación privile- ferentes puestos de trata, se años de edad, vigoroso, bien cons-
giada sobre la costa occidental de enviaban emisarios para establecer tituido y sin ningún defecto.
África: cubierta por la costa avan- contratos con los comerciantes del Además, los europeos inundaron
zada de la Península de Cabo Verde interior y tomar así la dirección de el mercado africano de variados
y encontrándose a una legua de los mercados donde se desarrolla- productos, desde textiles a armas
Dakar, en tierra firme, Gorée ofre- ban las transacciones. Al acercarse de fuego, pasando por cuchillos,
cía un fondeo excelente para los la fecha de salida hacia los puertos sables, utensilios de cocina y be-
grandes navíos. donde debían encontrarse con los bidas alcohólicas. Estos artículos
Además, Gorée se encon- europeos o sus agentes, los comer- tenían una gran importancia
traba próxima a ciertos reinos ciantes del interior procedían al para los africanos pues, de otro
donde las compañías tenían facto- agrupamiento de los esclavos que modo, no los habrían aceptado.
rías. Por Rufisque, a veinte habían comprado en los diferen- Algunos de ellos se reve-
kilómetros, comerciaba con el tes mercados de su país. laron finalmente desastrosos
Cayor. Pero la causa profunda del para la salud de las gentes. Los
fracaso de las compañías francesas LOS PRECIOS productos alcohólicos minaron
residía en el hecho de que la re- En la época de la trata de a quienes los utilizaban sin mo-
gión senegalesa no proporcionaba negros, los marchantes africanos ya deración. Las armas de fuego
bastantes esclavos en comparación tenían sólidas tradiciones comer- facilitaron la destrucción a gran es-
con las otras zonas. ciales. Las transacciones con el cala de personas y de bienes aunque
La técnica utilizada por los mundo mediterráneo o con el favorecían la constitución de Esta-
portugueses para adquirir esclavos Océano Índico les habían conver- dos fuertes.
en sus primeros contactos con Áfri- tido en socios sagaces, muy atentos En la actualidad no es posi-
ca era el “Filhament”. Se atacaba a las más pequeñas variaciones del ble convertir en moneda de hoy el
por sorpresa a las ciudades, cuyos coste de los productos. En todos valor de las mercancías introduci-
habitantes eran conducidos a Por- los casos, no se trataba de dinero das en África.
tugal. en moneda. Los precios que pagaban los
Con el rápido aumento de Los productos africanos se mercaderes europeos para procurarse
la demanda, era urgente poner en intercambiaban con artículos de las mercancías diferían profunda-
pie un sistema de adquisición más importación. Los mismos sistemas mente del valor que ellos señalaban
racional que el rapto. Las gentes siguieron con las tratas. Los escla- al hacer las propuestas a los comer-
habían aprendido, a desconfiar de vos, mercancías humanas, se ciantes africanos. A fines del siglo
los navíos; y en cuanto los veían intercambiaban simplemente con XVII, los europeos llegaron a en-
aparecer, se escondían. Los portu- productos de la trata aportados por tenderse para hacer del precio de
gueses establecieron relaciones los negreros. Durante los primeros venta en África el doble del de com-
comerciales normales, sobre la base contactos con los africanos, los eu- pra. Debían, en efecto, hacer frente
del intercambio de productos y ropeos introducían sobre todo el a los gastos exigidos por los seguros,
utilizaron como intérpretes a los hierro. Sin duda, los negros dispo- el armamento de los barcos y las pér-
primeros cautivos indígenas intro- nían de altos hornos con los que didas.
ducidos en Portugal. Estos esclavos podían hacer la fundición de los Pero, lanzando una mirada
les proporcionaban preciosos in- minerales de hierro locales. retrospectiva al largo período de la
formes, tanto sobre las fuentes del La barra de hierro llegó a historia africana, no podemos dejar
oro como sobre las costumbres de ser rápidamente la moneda con la de decir que es, en definitiva, con
los indígenas. Así se estableció en- que se compraba a los esclavos. La estos cambalaches como Europa pri-
tre los portugueses y los habitantes calidad de la barra propuesta de- vó a África de sus elementos más
del litoral un tráfico relativamente pendía de la edad y condición robustos en beneficio del nuevo
regular. física de los esclavos. Según fuesen mundo.
LA ESCLAVITUD
VITUD,, SUS ORÍGENES
ESCLAVITUD
Y REPERCUSIONES EN ÁFRICA Boubacar Joseph Ndiaye
La trata de negros ha sido, hacia África del Norte. Al oeste de co ya no se dirige hacia el África
en África, una actividad muy an- África, interesando sobre todo el Occidental sino hacia las Indias
tigua. Los europeos la explotaron Magreb, tuvo lugar un tráfico re- occidentales y América.
impulsando a los africanos a bus- lativamente intenso. Su apogeo La antigüedad de este trá-
car en ella el más claro de sus parece situarse en el siglo XV. Des- fico en África del Este es
recursos. de la región del Chad, en el país indiscutible. Se sabe que, por la
Antes de la intervención de Haoussa, partía igualmente una búsqueda de mano de obra servil,
extranjera, la trata de los cautivos red central: estos esclavos estaban se desarrollaron allí movimientos
se practicaba sin ninguna duda en destinados a la Tripolitania y a de población de gran amplitud.
el continente pero a escala muy Egipto. Se encaminaban por las ru-
reducida. Tenía sobre EL COMERCIO
todo por objeto reintegrar A partir del siglo
socialmente a individuos XVII, la mayor parte del co-
que habían perdido sus mercio exterior de Europa
familias a consecuencia de se hacía con navíos holan-
guerras u otras calamida- deses. Quienes desearan
des. obtener productos africa-
Esencialmente, la nos, asiáticos o americanos
organización de la familia debían dirigirse a ellos. Esta
africana excluye el aisla- situación tuvo graves reper-
miento y el cusiones en África. Las
individualismo. El ideal plantaciones americanas se
de los africanos es la exis- valorizaban gracias a la
tencia comunitaria mano de obra negra. Des-
fundamentada en pode- pués de la posesión de las
rosas relaciones familiares. colonias en América, había
Los esclavos abandonaban que ir a África en busca de
su patronímico para adoptar esclavos.
el de su dueño. Esta integra- Contrariamente a lo que
ción no representaba ningún pasaba en el nuevo mundo, no se
peligro para el grupo comprador. trataba de conquistar tierras para
Lo que provocó el aumen- formar colonias agrícolas o
to bastante sensible del volumen asentamientos. Lo que les intere-
de la trata, hasta entonces muy lo- tas utilizadas por las caravanas saba era la creación de factorías para
calizado, fue la expansión transaharianas. apoyar las operaciones de la trata.
continua de la demanda resultan- Por este motivo la costa de África
te de la intromisión extranjera en del Oeste quedó libre de toda po-
los asuntos del continente. sesión europea. Los indígenas eran
Desde la época medieval, Paralelamente a este tráfi- independientes pero esta costa era
las ventajas materiales que ofrecía co hacia el Norte del Continente, frecuentada por ingleses, france-
el comercio de esclavos les incita- a partir de la Edad Media, el co- ses, holandeses, daneses,
ron a multiplicar las incursiones mercio de esclavos se desarrolla portugueses, suecos, todos ellos
contra sus vecinos, a fin de procu- también en otros sectores, princi- comprometidos en la industria de
rarse de qué servirse como palmente en África Oriental, hacia la trata de negros.
intercambio contra los productos el Medio Oriente, Océano Índico En 1602, las Provincias
mediterráneos o asiáticos. y Asia. Unidas fundaron la Compañía
Durante siglos, los esclavos A partir del siglo XVI, con General de las Indias Occidentales;
fueron dirigidos principalmente la llegada de los europeos, el tráfi- ésta tenía el derecho de organizar
Edita:
Federación de Comités
de Solidaridad [Umoya , que en swahili significa unión, camino y
esfuerzo compartido es el boletín informativo de la Federación
con África Negra de Comités de Solidaridad con África Negra. Nuestro objetivo
Apdo. 1019 10080 Cáceres. es acercar a nuestra sociedad las necesidades, anhelos y exigen-
Dep. Legal CC077-1995 cias de los pueblos empobrecidos en el África Subsahariana.
www.umoya.org Tratamos de combatir, en lo posible, el olvido y la desatención
de los medios de comunicación tradicionales. ]

Para ponerse en contacto Dori Arroyo


C/ Bachiller Hernado Alonso nº 13
con los comités: 45.600 Talavera de la Reina
(Toledo)
Apdo. de Correos 560 Tlfno. 925 830 245
02080 Albacete talaveradelareina@umoya.org
Tfno. 967 52 02 96 Apdo. 51
albacete@umoya.org 45080 Toledo
Apdo. de Correos 1019 Tfno.925 22 52 97
10080 Cáceres toledo@umoya.org
Tfno. 927 22 26 76 Apdo. 6.012
927 26 12 52 47080 Valladolid
caceres@umoya.org Tfno. 983 350196
Ildefonso Cordero maluvelap@yahoo.es
Camino de Barrasa s/n Apdo. de Correos 247
Finca El Carmen 01080 Vitoria
18320 Santa Fe. Granada Tfno. 945 13 1124
Tfno. 958 44 14 00 vitoria@umoya.org
granada@umoya.org
Mª del Carmen Rivas Manolo Martín
C/ Vara del Rey, 15 - 5º D C/ Gutiérrez Mellado, 15 -7' Izda.
26002 Logroño 50009 Zaragoza
Tfno. 941 24 54 43 Tfno. 976 56 05 96
larioja@umoya.org zaragoza@umoya.org

C/ Argumosa, 1 - 5º A Maquetación Umoya:


28012 Madrid luis alfaro
Tfno. y fax 91 468 49 54 luisisco@ono.com
(Lunes y miércoles tarde de 17 a 20,30) Coordinadora:
madrid@umoya.org umoya@umoya.org
Arantxa Juaristi
Misioneras Dominicas Imprime:
Avda. de los Deportes nº1 Gráficas Morgado;
31010 Pamplona C/Carretas,
Tfno. 948 181565 10.002 Cáceres;
pamplona@umoya.org
graficasmorgado@telefonica.net
Salamanca
Tfno. 699006196
salamanca@umoya.org

Impreso en papel reciclado

Nota de la redacción:
Por los beneficios solidarios que supone, Colaboraciones económicas:
queda recomendada, por los titulares Caja Madrid
del copyright, la reproducción parcial o
Avda. Ciudad de Barcelona, 59 (28007) MADRID
total de este boletín y la distribución
de ejemplares entre todos los conocidos. 2038-1085-14-3002049640
Titular- Comité de Solidaridad con el
África Negra.
MONOGRÁFICO Nº18 DE LOS COMITÉS DE SOLIDARIDAD CON ÁFRICA NEGRA

ÁFRICA
ROMPIENDO CADENAS
Nos hemos acostumbrado a oir hablar de los negros que fueron enviados a América
como esclavos. Infinidad de películas y libros nos lo han mostrado. Conocemos la
lucha por la libertad de los negros en Estados Unidos pero tal vez no sabemos las
consecuencias que tuvo para el continente africano la deportación de millones de sus
habitantes hacia otras tierras para trabajar como esclavos.
Este monográfico, redactado por dos autores distintos, nos hablan de ello.
Uno, Boubacar Joseph Ndiaye, senegalés y Guardián de la Casa de los Esclavos de
la Isla de Gorée,, nos describe los orígenes de la trata de esclavos.
El segundo, Odilo Cougil GilGil, Misionero de África (Padres Blancos), nos habla de las
consecuencias que esos siglos de trata de esclavos han tenido y tienen todavía hoy para
el África Negra y sus habitantes y su lucha por liberarse de estas cadenas