You are on page 1of 54
El ajuar doméstico del tornaviaje El primer embarque de objetos suntuarios que se envi desde a Nueva Espaia a Europa seremonta a ao 1519, Fueron piezas de oro, plata, mossicos de picdras preciosas, joyas, trabajos de plumaria, eue- os, rodelas, manas, ropa y dos céices, que el con ‘uistador de Mexico, Hernén Cortés, envid como regalo —parte de quiato eal—al emperador Clos ‘V2 Quede claro que no fueron, cabe advert, en es- tito sentido bienes del ajuar domestico occidental sino que se tral de objetos prehispanicos que por s ‘exotismo,rarezay Ta riqueza de los materiales ent pleados en su elaboracion fueron elegidos por Cor {és como presentes dey extremo —esto, claro est, Jos ojos del conquistador— para impresionar al ‘monarca europeo ¥ conseguir de éste cirtos favo res. Este inusitado tesoro que causo gran asombro, después de vial por varias ciudades con Ia corte inerante de Carlos V, fue exhibido en la gran sala del Palacio del Ayuntamiento dela cudad de Bruse las, donde despert6elogiosos comentarios y fue, se oda decir, la carta de presentacion de ls enormes quezas de Mexico ante el mundo occidental. Alber {o Durero, quien pudo ver estos objetos entre e126, de agosto ye13 de septiembre de 1520, cuando visi bbs de Nuremberg a Flandes, coment6 lo siguiente "Y también v all [en Bruselas] las eosas que taje- ron al rey desde le nueva iera del oro [deste Mexi- ‘ol: un Sol todo de oro de una brava de anc, igua- Ree Get aur me se ah {ike eterand ils a isan em ches Gustavo Curiel ‘mente una Luna toda de plata, también‘ de grande, asimismo dos como gabinetes con adornos semen tes, al igual que toda clase de armas que alé san, arneses, cerbatanas, armas maravlloas, vestdos extranos, cubiertss de cama y toda clase de cosas maravllosas hechas para el uso de la gente. ¥ eran tan hermosas que seria maravilla ver algo melor. ES ‘tas cosas han sido estimadas en mucho, ya que se calcula su valor en 100 mil lorines. ¥ nada wsto a todo lo largo de mi vida que hava alerado tanto mi corazén coma estas cosas. En elas he encontrado objetos maravillosamentearisticas y me he admire ddodetos stiles ingenios de os hombres de esas tie tras extras"? ‘Goa el tempo, la inayor parte de este fbiloso ‘embarque de bienes suntuaios fue undid o trans- {ormado, pues el valor monetario de los metals pre- iososy de ls gemas pesé mis que los valores artis- ticos, hstoricos o etnograticos de Iss piezas (no eo nocidos en ese momento). Sin embargo, algunos de los presente, la plumaria por ejemplo, pas6 formar parte de fas Hamadas “cdmaras de maravillas’ em- briones del eoleccionisme moderna europeo, Val la ‘pena recordar que los nobles del Viejo Continente sustaron de atesorar, en forma ecletica, pezas ra as" —sobre todo a partir del Renacimiento—en ch :maras especiales, donde los digntaros poian mos ‘rarasusallegados, familaes,isitantes extranjeros, embajadoresy otros personajes dstinguidos variedad de piezas procedentes de todo el orbe, que por su exotismo y areza se pensaron dignas de ser expues- tas en “gabinetes de maravillas”. Cuernos de ‘unicornios’, piedrasbezoares,nautilos montados en ricos trabajos de orfebreria, objets cientiicos,joyas de diversas procedenciss, fosles, piedras “milagro- sis’ extraias reliquias,pinturas, muebles,cxstales tranthicids,exéticas alfombras ct, fueron dispues- tos en cdmaras especiales. Estos objets vinieron a Se ea! Contador ‘nino teins Sexson Om incon de Artes Decorate Ct 4 Made mata Fo: Sere Tod Nueva Espana impulsar el colecionismo eclétco entre los mien bros de las clases dominantes de la Europa renacen- ‘sta "Aparte de fa remesa de tesoros de 1519, Cortés thao enviar ala familia imperial otros riquisimos ent ‘barques de bienes suntuarios prehispnicos que se Tieran de Veracruz a Bspata, crea julio de 1522, en Jos navios a cargo de los procuradores Antonio de Quifones y Alonso de Avila, Destacan en estas remesas numerosas piezas de orfebreri: méscaras ‘de varios tipos iaderas,eabezas de anaes, med tas eon lechuzas, una figura de un muerto, un cam irejo una cabeza piedras verdes [jades}, caracoes, brejeras,collares, puntes, brazaletes, conchas, ma poses, veneras, un Aguile, un monstruo, zapatos, ppenachos de plumas, vasos de calabazas, mantas de flgodn, cabezas de aves, perros, bezotes, rode, sayos y rutitud de trabajos de plumaria, que como botin de guerra los conguistadores saquearon de los pueblos sometidos? ‘lela pena destacar en estas remesas de bienes prehispinicos los trabajos de plumatiay los vasos de falabazas. Alo largo de los sigs subsiguientes ya on disefios accidentals, los cooos y los mosuicos Ge plumas fueron muy estimados en los sjuares do- ‘mesticos de la poblacién europea. Como ejemplo de piezas de tradicion preispéniea con motivos cristae fos se puede cla las mitras, los cuaros devocio- rales yolros objetoslitigicos que se han conserve do en palacios, iglesias y colecciones partculares europea. ‘Ahora bien, al establecerse el gobierno espaol Ios navios de a ota indiana desempetiaron un papel primordial en el envio de bienes suntuarios de uso personal ala peninsula ibériea, ya no prehispanicos Sino occidentales, Cada vex que un espaol de but posicion econémica regresaba a su lugar de origen Tlevaba eonsigo joyas, objetos de plata y oro —litir ‘cosy civles-—, asf como numerosos bees dlajuar floméstico que hablan sido manufscturados, ya por tespaiioles avecindados en el vireinato, ya por ind igenasadiestrados en el arte occidental, amén de aque. fips objetos suntuarios europeos que los habian acom 158 pafado en su travesta desde Buropa hasta la Nueva Espaiay retornaban: esritoros, cajas de Alemania, paiios de corte, reposteros, alfombras orientales, fmuadamecis,etestera, ‘a mor forma de tener tuna dea de aquellos bie- nes suntarios que acompatiaron en el tornaviaje a {os ios indianos son los recientes descubrimientos de galeones hundidos, Por ejemplo, tos rcos carge rentos del Atochay del Santa Margarita, embarca ‘ones devastadas por un huracén frente a Cayo Hue- ‘0 en la Florida en 1622, son prueba evidente de lo ‘anterior! Otro galeén del que se conoce el embar {que es el nombrado Nuestra Sea de la Concep- ‘in, hundido en el Carbe.* Ta arqueologia submarina devuelve, poco a p0c0, de ls profundidades del oréano, objets suntuarios ‘que permiten a los historiadores reconstrur aspee tos de la vida diara de los habitantes del virreinato rovohispano, Por ests objetos se sabe cémo eran las pesadas cadenas de oro que los miembros de la nobleza se echaban al cuello, los finos anillos de es- mraldes,dlamantes y rubies que engalanaban los Aedos de hombres y mujeres las ajills de oro puro, {decoradas con motivos manieristas cincelados con ‘complcadastrja punteadas, os finos patos de por telana orlados con bordes de metales precisos, las llamadas taza de contraveneno que incilan en st interior una eanasila que sujetaba a una piedra Ibezoaty servian para detectar el veneno que posia ‘ser puesto en las bebidas, las cruces de compicadas formas y fina pedreri, ls caja de marfly oro et. son algunos de los objetos que han slid de los bar 08 hundios, ¥ que poco a poco perfilan el ajuar ‘doméstico del tornavaje® Estos bienes, sobre todo Tos de oro, al hndrse se conservaron para la poste Fidady estn sendo recatalos de las profundidades ‘que los preservaron de la rapiia de ls fundidores de objetos preciosos? Enfa Fith Annual Convention ofthe Underwater Society of Ameria, celebradaen la ciudad de Méxi 0 en junio de 1964, Mendel Peterson informé en su Seen ends ices pers caret ae