You are on page 1of 193

ENJA

T Z A RA, B
ISTAN ONT-
I C A B IA, TR R IBEM
I S P G E S
ANC GEOR
S P O R: FR B R E TON, HUID
OBRO
R I T O N D R É N T E
ESC U L T, A , VICE EAU,
E S OUPA L E L UARD COCT
I L I P P P A U E A N
PH KEL, LD, J
O R E FRAEN N E A RNAU EILLA
IS, D
É O D C É L I A R S
TH MÉE, CIS M
P A U L DER E R , FRAN
N RAD A
RE
GO N , S E R N C O
E, V. ALTER
R V ARÈS E S E NS, W U N CUB
IS
D G A L. T . M A V Y ,
E
E, E. E SÉL
M A GRITT L I N , RROS ÑADI
R U
E N É U C U U E A
R TIE, C AY Q
E S , E RIK SA L O S QUE H Y E.
P. )
G L E I Z O . A . F .
ÓNIM R (G
Y U N AN N T IFICA TO
D´OR S I N ID E
S A R MIEN
DOS TONI
O
AR Y É AN
FIRM POR
J O S
D U C IDOS
TRA

1 6 8 d a rd o s d a d á
1 6 8 d a rd o s d a d á
ESCRITOS POR FRANCIS PICABIA TRISTAN TZARA BENJAMIN PÉRET PHILIP-
PE SOUPAULT ANDRÉ BRETON GEORGES RIBEMONT-DESSAIGNES THÉODO-
RE FRAENKEL PAUL ÉLUARD VICENTE HUIDOBRO LOUIS ARAGON PAUL
DERMÉE CÉLINE ARNAULD JEAN COCTEAU JEAN CROTTI EDGAR VARÈSE
V. SERNER FRANCIS MARSEILLAIS DOCTOR AISEN RENÉ MAGRITTE E.
L. T. MESENS WALTER CONRAD ARENSBERG ALBERT GLEIZES ERIK SATIE
CUCULIN RROSE SÉLAVY UN CUBISTA DE LA SECTION D´OR Y UN ANÓNI-
MO. A LOS QUE HAY QUE AÑADIR UNOS TREINTA SIN FIRMAR Y DOS SIN
IDENTIFICAR (G. F. y E. P.) RECOPILADOS Y TRADUCIDOS POR JOSÉ ANTONIO
SARMIENTO

Centro de Creación Experimental


Cuenca, 2016.
SARMIENTO GARCÍA, José Antonio
168 dardos dadá / José Antonio Sarmiento García.– Cuenca;
traducción José Antonio Sarmiento: Ediciones de la Universidad
de Castilla-La Mancha, 2016
184 p.; 22 cm.– (Taller de Ediciones; 24)
ISBN.: 978-84-9044-209-8
1. Dadaísmo I. Universidad de Castilla-La Mancha, ed. II. Título. I
II Serie
7.036.73
ACX

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación solo puede


ser realizada con la autorización de EDICIONES DE LA UNIVERSIDAD DE CASTILLA-LA MANCHA
salvo excepción prevista por la ley.

Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos – www.cedro.org),


si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.

© de los textos e imágenes: sus autores.


© de la traducción: José Antonio Sarmiento.
© de la edición: Universidad de Castilla-La Mancha.
Edita: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Colección TALLER DE EDICIONES nº 2

Diseño gráfico: Cristina Vergara Echarri

Esta editorial es miembro de la UNE, lo que garantiza la difusión


y comercialización de sus publicaciones a nivel nacional e internacional.ww

I.S.B.N.: 978-84-9044-209-8 (Edición impresa)


I.S.B.N.: 978-84-9044-210-4 (Edición digital)

Impreso en España (U.E.) – Printed in Spain (U.E.)


E S -
I -
CR A
R
TU
D E
-
PA
E D
R
Para definir el dadaísmo en su libro Ismos, Ramón Gómez de la Serna recurre
al “Manifiesto Dadá 1918” de Tristan Tzara y a una serie de frases, a modo de
aforismos, que él llama “escritura de pared” y que no son más que unas bre-
ves consignas que se lanzaban desde las páginas de las revistas dadaístas. En
los años sesenta del siglo pasado, con la llegada de los situacionistas, este tipo
de escritura ocupó su lugar en los muros de las calles de París. Precisamente
a esta ciudad, procedente de Zúrich, el 17 de enero de 1920 por la mañana,
llegó Tzara siendo recibido por Picabia al que se unió unas horas más tarde
el grupo editor de Littérature integrado por André Breton, Louis Aragon,
Paul Éluard y Philippe Soupault. Conocida su actividad desplegada en Zu-
rich, estos confiaban en él como la figura necesaria para promover la rápida
difusión del movimiento Dadá en París. En su primera intervención conjunta
ante un auditorio, bajo el nombre de “Vendredi de Littérature”, Tzara leyó
el último discurso pronunciado por Léon Daudet, miembro destacado del
grupo nacionalista L´Action Française, en la Cámara de Diputados acompa-
ñado por Breton y Soupault que entre bastidores hacían sonar enérgicamente
unas campanillas. El poeta rumano ya instalado en su país de adopción no
solo retomó su labor de cara al público sino que prosiguió su actividad como
editor con la preparación del número seis de la revista Dada, que apareció con

7
el título de Bulletin Dada y que representó un cambio radical con respecto a
los anteriores números. Su formato se agranda y desaparecen los artículos y
los poemas ocupando su lugar una serie de inventivas, sentencias y juego de
palabras que, rompiendo con el tradicional orden tipográfico, invaden todo
el espacio de la página. Son frases firmadas por Picabia, Tzara, Ribemont-
Dessaignes, Soupault, Aragon… a través de la cuales se busca la reflexión y
la provocación. En las páginas del Bulletin Dada se produce un gran estallido
de creatividad, conducido por el azar, que cuestiona el rigor tipográfico y el
contenido de las revistas literarias del momento, entre las que se encuentra la
propia Littérature cuyo diseño apenas se distingue de otras como el Mercure
de France o La Nouvelle Revue Française.

En una nueva velada, cuyo programa se anuncia en la primera página del Bu-
lletin Dada, los integrantes del grupo dadá establecen la estrategia que seguirán
a través de la lectura de una serie de manifiestos cuyo contenido podemos resu-
mir mediante las siguientes palabras con las que se inicia uno de ellos: “Basta
de pintores, Basta de literatos, Basta de músicos, Basta de escultores, Basta de
religiones, Basta de republicanos, Basta de monárquicos, Basta de imperialis-
tas, Basta de anarquistas, Basta de socialistas, Basta de bolcheviques, Basta de

8
políticos, Basta de proletarios, Basta de demócratas, Basta de burgueses, Basta
de aristócratas, Basta de ejércitos, Basta de policías, Basta de patrias…” El
texto concluye advirtiendo que todos los miembros del movimiento dadá son
presidentes y su listado se ofrece por primera vez en la revista mencionada.
Antes de celebrarse esta velada, Tzara, como buen estratega de comunicación,
había anunciado a la prensa la asistencia de Charles Chaplin lo que provocó
un enorme revuelo a las puertas del Grand Palais des Champs Elysées, lugar de
celebración de dicho acto. Fue una manera de continuar con la broma lanzada
desde las páginas de uno de los números anteriores de su revista en la que se
informaba de la adhesión de “Charlot Chaplin” al Movimiento Dadá.

Uno de los rasgos que mejor define la estrategia para relanzar el movimiento
dadá en París, además de la presentación de veladas, fue la edición de revis-
tas que llevaron a cabo sus integrantes, fundamentalmente en los primeros
meses de 1920. Cada artista deseaba tener su propio órgano de expresión. A
pesar de su escasa difusión se buscaba con esta táctica una mayor presencia
en la escena cultural. En todas se repiten casi los mismos colaboradores. Paul
Éluard creó Proverbe llegando a editar seis números, Paul Dermée lanzó Z y
Céline Arnauld dirigió el único número de Projecteur. Por su parte, Picabia

9
retomó con nuevos aires la edición de 391 con la difusión de uno de sus me-
jores números, el doce, en cuya portada aparece La Gioconda intervenida de
Marcel Duchamp a la que acompaña un “Manifiesto Dadá” de Picabia donde
cuestiona con virulencia el mercantilismo que rodea el mundo del arte. A su
vez, Tzara contraataca con un sorprendente número de su revista, esta vez
titulada Dadaphone. En Littérature se produce un giro al dadá con un nú-
mero exclusivamente dedicado a los manifiestos leídos hasta entonces en las
veladas. Otras revistas se anunciaron, pero no llegaron a ver la luz, como Dd
O4 H2 de Georges Ribemont-Dessaignes o M´amenez-y de Arnauld.

Picabia, como reconocía Ribemont-Dessaignes, era incapaz de subir al esce-


nario y enfrentarse al público, no tenía “ningún arrojo presencial”. Cuando
se celebraban las veladas solía “desaparecer” unas horas. Su manifiesto más
conocido, “Manifiesto caníbal dadá”, lo tuvo que leer Breton, el 27 de marzo,
en el teatro de la Maison de l´Oeuvre, ya que él no tuvo el valor de hacer-
lo, con una pancarta colgada al cuello en la que se podía leer lo siguiente:
“Para que os guste alguna cosa es necesario que la hayáis visto y oído des-
de hace tiempo hatajo de idiotas”. Picabia prefería atacar al sistema y a sus
más destacados representantes desde la escritura. Para ello disponía de 391

10
y fundamentalmente de Cannibale, una nueva revista de la que llegó a editar
dos números y que le permitió a través de un lenguaje atrevido, hiriente y
provocador cuestionar radicalmente el mundo de la tradición y de la vanguar-
dia. Movimientos artísticos como el futurismo y el cubismo son ridiculizados.
Artistas como Picasso, Marinetti, Albert Gleizes o Paul Cézanne son zaheri-
dos y vejados. Con su firma o recurriendo a nombres ficticios como Cuculin,
Doctor Aisen o Funny Guy empleó como arma arrojadiza frases ingeniosas,
irónicas o insultantes que actuaban como auténticos dardos cuestionando un
sistema poco dado a este tipo de actuaciones.

Uno de los que más sufrió las envestidas de Picabia fue Jean Cocteau.
Este intentó colaborar en Littérature pero fue vetado por Breton. Tam-
bién quiso publicar en 391 sin lograr su objetivo. En una nota aparecida
en el número uno de Cannibale, Picabia señala que los tres poemas que
le dejó Cocteau no pudo publicarlos en 391 por “falta de espacio”. Al
mismo tiempo reproduce una carta que recibió de él en la que le exige
la devolución de los poemas y le informa de que a partir de ahora lucha-
rá contra Dadá, un movimiento “extranjero” que le causa un “malestar
intolerable”. Y como respuesta fundó su propia revista, Le Coq, de la

11
que llegó a publicar cuatro números que le sirvieron para desacreditar
al dadaísmo con textos como este: “Nuestro principal reproche a Dadá
es que es muy cobarde. Una vez las reglas del juego superadas, ¿porqué
tan poca cosa? Ningún dadá osa suicidarse, matar a un espectador. Asis-
timos a representaciones, escuchamos músicas”. Tzara que fue testigo de
este enfrentamiento ofreció años más tarde su versión de los hechos. Al
parecer Picabia ante la insistencia de Cocteau acabó aceptando incluir
tres poemas en su revista. Encantado por publicar, al fin en 391, Cocteau
invitó a Picabia y a Tzara a un conocido restaurante. Después de saborear
una copiosa cena, Picabia y Tzara tan pronto como llegaron a sus casas
destruyeron las pruebas corregidas. A pesar de estos desencuentros ambos
mantuvieron una amistad personal que se prolongó en el tiempo. El propio
Cocteau, en una de las cartas que se intercambiaron, cree intuir el porqué
de esta curiosa relación: “Ahora sé por qué nos diferenciamos tanto y al
mismo tiempo podemos tocarnos. Usted es la extrema izquierda, yo soy la
extrema derecha…”

Una prueba más del desprecio que sentían algunos dadaístas por Cocteau
se produjo durante el “Festival Dadá” celebrado en la Sala Gaveau el 26 de

12
mayo de 1920. Según relata Alberto Insúa, corresponsal de La Correspon-
dencia de España, en su crónica del evento, en una de las piezas presentadas
los dadaístas lanzaron al aire “unos cuantos globos, con bocas, narices y ojos
grotescamente pintarrajeados. Cada globo representaba una cabeza célebre,
elevándose hasta el cenit. El que los lanzaba iba diciendo:
—¡El Papa!
—¡Madame Rachilde!
—¡Sacha Guitry!
—¡Clemenceau!
Y de pronto subió fatigosamente un globito, muy feo, que perdió gas enseguida,
y vino a caer hecho una pasa sobre la concurrencia. Y el oficiante dadaísta dijo:
—C´est Jean Cocteau…”.

Picabia también acabó abandonando el movimiento dadá. Se despidió con


un artículo en la revista Comoedia del 11 de mayo de 1921, acusando a sus
antiguos correligionarios de haberse vuelto demasiado serios. En julio publica
un número especial de 391 titulado Le Philaou-Thibaou, un nuevo panfleto
que en nada se diferencia de sus revistas dadaístas solo que aquí sus antiguos
compañeros son los atacados y zarandeados, sobre todo Tzara y Breton. En

13
cambio Cocteau, al que continúan cuestionando, en sus mismas páginas pu-
blica un artículo titulado “La curación de Picabia” en el que comenta su
reconversión: “Después de una larga convalecencia, Picabia está curado. Le
felicito. He visto realmente a Dadá salir por sus ojos. Picabia es de la raza
de los contagiosos. Él ofrece su enfermedad, pero no toma la de los demás”.

Después de la frustrada celebración en París, en 1922, del “Congreso


internacional para la determinación de las directrices y la defensa del
espíritu moderno”, Picabia intervino para mofarse de este fracaso con
una nueva publicación, esta vez titulada La Pomme de pins, donde los
aforismos y frases ocupan todo el espacio de sus cuatro páginas. Desde
el bando contrario, Tzara reacciona con Le Coeur à barbe, un “diario
transparente”, en realidad otro libelo que contaba en sus filas con Éluard,
Ribemont-Dessaignes, Soupault…, representantes de un movimiento que
como grupo empezaba a declinar.

Los 168 dardos que contiene este libro aparecen desperdigados por las pági-
nas de las revistas citadas y en algún que otro cartel anunciador de las veladas
dadaístas.

14
Alberto Insúa, “Dadá…Dadá…Dadá. Bromas literarias”. Madrid, La Corres-
pondencia de España, 2 de junio de 1920. 391 (ed. Michel Sanouillet), Niza-
París, Centre du XX Siècle-Eric Losfeld, 1960-1966. Michel Sanouillet, Fran-
cis Picabia et 391, París, Eric Losfeld, 1966. Littérature, París, Jean-Michel
Place, 1978. Dada: Zurich, Paris: 1916-1922, París, Jean Michel Place, 1981.
Michel Sanouillet, Dada à Paris, París, Flammarion, 1993. Francis Picabia,
La Sainte Vierge, Antwerpen, Ronny van de Velde, 1993. Dada en verve (eds.
Poupard-Lieussou-Henri Béhar), París, Horay, 2002. Picabia: Escritos en pro-
sa, 1907-1953 (ed. Maria Lluïsa Borràs, Valencia-Murcia, Institut Valencià
d’Art Modern-Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de la
Región de Murcia, 2003. Proverbe: feuille mensuelle pour la justification des
mots (ed. Dominique Rabourdin), París, Dilecta, 2008. Cannibale (ed. José
Antonio Sarmiento), Cuenca, Centro de Creación Experimental-Universidad
de Castilla la Mancha, 2013.

15
17

Página del Bulletin Dada, París, 1920. Colección particular.


me horroriza la pintura
de Cézanne
me desagrada.
Francis Picabia

18
Charlot Chaplin nos ha comunicado su adhesión al
Movimiento Dadá.

19
La moral es la espina dorsal
de los imbéciles.
F. P.

20
USTED NO COMPRENDE NADA
DE LO QUE NOSOTROS
HACEMOS
NOSOTROS QUERIDOS AMIGOS
LO COMPRENDEMOS AÚN
MENOS
QUE FELICIDAD USTED
TIENE RAZÓN ME GUSTARÍA
ACOSTARME UNA VEZ MÁS
CON EL PAPA, ¿USTED
NO LO COMPRENDE?
YO TAMPOCO QUE TRISTE
Francis Picabia

21
Las obras maestras se parecen a las pelucas: ni un
cabello sobresale.
Paul Dermée

22
Los auténticos dadas están contra DADÁ.

23
Los accidentes de trabajo, nadie me llevará la contraria, son
más bellos que los matrimonios de conveniencia.
André Breton

24
25
¡Basta de borrachos!
¡Basta de blenorragias!
¡Basta de vigor!
¡Basta de vías urinarias!
¡Basta de enigmas!
Todas las personas que tienen buen gusto dan asco.
Francis Picabia

26
El dedo en la sien no es el cañón de un revólver.
André Breton

27
Las puertas más maravillosas son aquellas detrás
de la cuales se dice: Abra, en nombre de la ley.
Breton y Soupault

28
La eternidad, la eternidad, déjeme contar hasta 10.
Louis Aragon

29
Es complicado evadirse de una cárcel que no tiene
muros.
G. Ribemont-Dessaignes

30
La inmensa sonrisa de toda la tierra no nos ha sido
suficiente: nos hacen falta desiertos más grandes,
ciudades sin suburbios y esos mares muertos.
A. Breton y Ph. Soupault

31
Déjennos en paz con esos pequeños tics nerviosos,
esos defectos a los cuales los novelistas prestan gran
atención y que son un adorno solo sobre vuestro
estúpido rostro.
Louis Aragon

32
Mis ojos solo me pertenecen a mí y los sujeto con alfileres a mis
mejillas tan frías y devastadas por el viento de vuestras palabras.

Philippe SOUPAULT

33
m.
LA VOLUNTAD DE GRANDEZA
DE DIOS EL PADRE no sobrepasa los 4810
en FRANCIA, altitud tomada por encima del nivel del mar.
A. B.

34
Homero, no metas más tus dedos en tu nariz.
L. A.

35
Los poetas bromistas son también poetas.

36
Las personas que quieren que se les respete son unos
imbéciles o unos malvados.
Paul DERMÉE

37
A los escandinavos les encanta caminar al atar-
decer, cuando pueden contemplar la luna. En
tiempos nebulosos, los cuadros “como la
luna” de Matisse, la sustituye en casa.

Francis PICABIA

38
Marcel Duchamp continua dando lecciones
de amor.

Francis PICABIA

39
DADÁ NO ES UNA ENFERMEDAD

40
“En Suiza, el arte era una en-
fermedad. Desde que he ganado
100.000 francos, el arte ya no
es una enfermedad”.
Un Cubista de la Section d´Or

41
El cuadro más maravilloso y el
más perfecto come hierba en
mi jardín.
Francis PICABIA

42
El burdel es el lugar donde uno
se encuentra más en casa.

Francis PICABIA

43
He conocido a un perrito que no sabía
distribuir su sangre en sus extremi-
dades: diríjase al jefe de estación.
Louis ARAGON

44
Braque no deja de reclamar que
se olvide a Picasso. ¡Viva Francia!
Francis PICABIA

45
La oficina de correos está enfrente.
¿A mí qué me cuenta?
Perdone, como le veía con una
carta en la mano. Yo creía…
No se trata de creer, sino de saber.

Paul ÉLUARD

46
Hay una rata reventada en el suelo.
Paul DERMÉE

47
DADÁ está contra la carestía de la vida.

Francis PICABIA

48
49
Pablo Picasso, Juan Gris, vuestros colegas cubistas aseguran

que les habéis arrebatado todo: ¡esa es la impresión que me dan! Francis Picabia el Chusco.
¡La insignia de Dadá que se lleva igual de bien que la legión de honor, no cuesta cincuenta mil francos! Usted
puede conseguirla escribiendo al secretario del Movimiento Dadá, el señor Ribemont-Dessaignes 18 calle
Fourcroy, él os la enviará, por cinco francos, a contra reembolso con el diploma de Presidente.

50
El señor Rosemberg nos ha dicho: “Las manzanas y las servilletas
de Cézanne representan la gran tradición humana de las catedrales como
el cubismo la catedral moderna”. Señor Rosemberg, usted es un cura
y la misa que usted oficia en su catedral es una ceremonia
para los peras. ¿Cómo? ¿cómo? ¿cómo? ¿cómo?
51
La cucaracha es cubista.
CÉLINE ARNAULD

52
Mattise me recuerda a los listillos que venden
potingues como crecepelos. Louis Vauxelles los
utiliza y triunfa. Cada vez más célebre mi querido
Vauxelles… F. PICABIA

53
La literatura más miserable, es la literatura
de la venganza.
CÉLINE ARNAULD

54
A aquellos que no son mis amigos: “Seguid
a la multitud, rebaño de imbéciles”.
CÉLINE ARNAULD

55
Si lee a André Gide en alta voz durante
diez minutos, sentirá mal sabor de
boca.
FRANCIS PICABIA

56
Hay que transgredir las reglas, sí, pero
Hay que conocer las reglas, sí, pero
para transgredirlas hay que conocerlas.
para conocerlas hay que transgredirlas.
L´Intransigeant.

Hay que regular el conocimiento, sí, Hay que regular las transgresiones, sí,
pero para regularlo hay que transgredirlo. pero para regularlas hay que conocerlas.

Hay que conocer las transgresiones, sí, Hay que transgredir el conocimiento, sí,
pero para conocerlas hay que regularlas. pero para transgredirlo hay que regularlo.

57
Oído en la calle: “No hay más
que echar la escalera, los artistas
del movimiento DADÁ son también
fumistas”.

58
¿QUÉ ESTAMOS ESPERANDO?...
¿Una mujer?. . . . . , . . . . ,
¿Dos árboles?. . . . . . . . . . .
¿Tres banderas?. . . . . . . , . .
¿QUÉ ESTAMOS ESPERANDO?
. . . . . . . Nada.
Philippe SOUPAULT

59
Jean Cocteau nos hace saber que él es
de extrema derecha, me parece bien,
pero, ¿de qué?... ¿Quizás de la Música?

Francis Picabia

60
Aragon habla mucho, ante el temor
de no haber hablado demasiado.
Francis Picabia

61
Los pintores, músicos o escritores cuyas
obras no se venden no son ya hombres
modernos.

Francis Picabia

62
Metzinger es un hermoso ruiseñor mecánico.
Cuaderno del Doctor Aisen

63
Los escritores y los pintores cubistas quieren ser serios, por eso
piensan en la gran belleza de los edificios americanos “rasca-cielos”.
En Francia hay frutas que se denominan “rasca-culos”.

Cuaderno del Cuculin

64
Marcel Duchamp está mejor, bebe aceite de hígado de bacalao;
en América hay muchas mujeres y poco güisqui.

Cuaderno del Cuculin

65
¡Cierren la puerta! ¡Maldita sea!
Paul Éluard está ahí.
Abad Philippe SOUPAULT

66
Quizás tenga razón, quizás esté equivocado.
Se lo repito otra vez: no piense en el dinero, adiós.

Francis Picabia el fracasado.

67
El deseo se desvanece si se posee algo, no poseáis nada.

Francis Picabia el fracasado.

68
La vida solo tiene una forma: el olvido.
Francis Picabia el fracasado.

69
Nos hemos enterado de que el compositor Maurice Ravel ha
rechazado la legión de honor. ¡Para nosotros es muy reconfortante
constatar que todavía existen personas inteligentes!
Francis PICABIA, caníbal, chusco y fracasado.

70
A uno de nuestros amigos al que le pregunté sobre Picasso,
me dijo que estaba en su estudio, quizás sea cierto.

Cuaderno del Cuculin

71
¡Albert Gleizes es un maltratador de cerebros!
Cuaderno del Cuculin

72
La Nouvelle Revue Française me recuerda a un sanatorio de ancianos
donde los residentes si no mueren, salen idiotas.

Cuaderno del Cuculin

73
André Breton no tiene avariosis (sífilis). Pero
Tristan Tzara está enfermo.
Abad Philippe SOUPAULT

74
Se ha perdido un pintor que responde al nombre de
Francis. Entregadlo en La Nouvelle Revue Française, 35,
rue Madame Paris (6e). 2 céntimos de recompensa.

Abad Philippe SOUPAULT

75
El arte no es más que una carne blanda y fría, los cubistas se alimentan de
esta carne.
Francis PICABIA el Chusco.

76
REIRÁ MEJOR QUIEN REIRÁ EL ÚLTIMO
T. FRAENKEL

77
Cada vez entiendo menos.
Louis ARAGON

78
Entre los cubistas están los súcubos y los íncubos. Falta la
erección.
Georges RIBEMONT-DESSAIGNES

79
En medio de la palabra “poesía”; un hombre se rasca y refunfuña.

ÉLUARD, Paul

80
Los pintores son bellos
Los poetas son gordos
Los músicos son tontos
etcétera…
Paul DERMÉE

81
No sé, sé leer.
Louis ARAGON

82
DADÁ es un paseo
El cubismo es una procesión.
Jean COCTEAU

83
Yo
ahora me llamo tú.
TZARA, loco, virgen

84
Tzara es un idiota virgen.
Francis PICABIA

85
Nunca habrá falsos Dadas.
Paul ÉLUARD

86
El Señor Reverdy acaba de enviarme una carta urgente firmada Paul
Éluard, para decirme que él me hará comer un poco de su mierda.
Querido Señor Reverdy al que no tengo el honor de conocer. Me
parece que después de que usted ha consagrado su vida a la poesía
intenta hacer comer un poco de su mierda a todo el mundo.

Francis PICABIA que se mueve, pero


no camina.

87
¿Cuándo me van a condecorar con la Legión de Honor?

Philippe SOUPAULT

88
DESPUES DE NOSOTROS LA BLENORRAGIA.
Doctor V. SERNER

89
PASO A DADÁ QUE MATA

90
Mi papagayo reverdece cada primavera, pero su
jerga, desgraciadamente, no cambia. PAUL DERMÉE

91
Señores revolucionarios tenéis unas ideas tan
intolerantes como las de un pequeño burgués de
Besançon. Francis PICABIA

92
Las familias de Cézanne y de Renoir obligaron encarcelar a Ambroise Vollard que, creyéndose
convertido en el padre Ubú, quería obligar a comer mierda a todo el mundo.

Cuaderno del Doctor Aisen

93
Archipenko produce dientes dañados, sus clientes se encargan de orificarlos.

Cuaderno del Doctor Aisen

94
El jefe de los cubistas cree que todos los proletarios son hijos de ministros, él ha
descubierto su ano cuadrado donde genial se confunde con genital.
Los obreros han olvidado las revoluciones, como los cubistas pasteleros con casta-
ñuelas han suprimido el olivo de España, ¡pobre Picasso! Que idea más rara la de
saciarse de geografía.

Cuaderno del Doctor Aisen

95
El lugar de Rodin está libre, ¿a quién le toca?

Francis PICABIA

96
El cubismo constructor es al parecer una cacerola, entonces vaya mierda.

WALTER CONRAD ARENSBERG

97
El futurismo será siempre una cosa futura.
WALTER CONRAD ARENSBERG

98
André Salmon, anti-dadaísta notorio, nos dice en Europe Nouvelle que él no
tiene ningún problema en explicar el Movimiento Dadá. Como, por ejemplo,
André Gide.

WALTER CONRAD ARENSBERG

99
Exposición de G. R. D. [Georges Ribemont-Dessaignes], en Sans Pareil, 97, Avenue Kléber,
del 28 mayo al 15 de junio.
Aconsejo a los Sres críticos de no molestarse, Sans Pareil no paga porque comenten
sus exposiciones.
Francis PICABIA

100
George de Zayas acaba de descubrir una nueva purgación de la que piensa servirse,
¡algo innecesario ya que todo el mundo le manda a cagar!

Francis PICABIA

101
Tristan Tzara parte para América a finales de mes, algo decepcionado por no haber conoci-
do a fraulein [a la señorita] Rachilde.

Francis PICABIA

102
SOLO
LOS BOXEADORES
LLEVAN GUANTES.

103
LA SIMPLICIDAD SE LLAMA DADÁ

104
Daos un puñetazo en la cara y caed muertos.
TRISTAN TZARA

105
Hay personas que tienen la cabeza en la parte inferior,
como las plantas, y que miran con sus pies.
Francis Picabia

106
El conocimiento y la moral no son más que pega
moscas, aconsejo a las moscas que vivan en los confesio-
narios, los pecados son un alimento mucho más agrada-
ble que la caca.
Francis Picabia

107
EL DESCUBRIMIENTO MÁS BELLO DEL HOMBRE ES
EL BICARBONATO DE SODIO.
Francis Picabia

108
Me gustaría tocar un piano
que tuviese una gran cola.
ERIK SATIE

109
Aquellos que hablan detrás de mí:
mi culo les contempla. G.F.

110
Tengo una sola espe-
ranza temo tenerla

SERNER

111
No tengo necesidad de
saber quien soy ya que
vosotros lo sabéis todo.

Francis PICABIA

112
El azar es inmóvil. F. P.
113
En América, han suprimido el
alcohol y han conservado el
protestantismo, ¿¿¿Por qué???

Francis PICABIA

114
Realmente solo los mediocres tienen
talento durante su existencia. F.P.
115
Hay dos infinitos: Dios y la necedad. Edgard VARÉSE

116
117
“Afirmar: Pierre de Massot es muy joven para

escribir”: equivale a decir: “Este niño es muy

joven para nacer”. F.P.


118
El honor es el enemigo de
la gloria.
El rebaño cubista huele mal
El rebaño futurista huele mal
El rebaño dadaísta huele mal
El rebaño político huele mal
El rebaño farmacéutico huele mal
El rebaño filosófico huele mal
El rebaño periodístico huele mal
etcétera, etcétera.
Todos los rebaños huelen mal
Todos los pastores huelen a rebaño
La independencia de algunos no es más que una cuestión de delicadeza olfativa.
PAUL DERMÉE

119
Es mas fácil
rascarse el culo que el corazón.
120
Georges Ribemont-Dessaigne se ha hecho
rumano, Tristan Tzara parisino, esto es lo que tiene la amistad.
F.P.
121
122
Paul Éluard dice siempre
“Proverbe” en lugar de decir mierda.
123

Fue el año pasado cuando había que estar contra


Jean Cocteau, querido señor Jacob Péret.
Edgard Varése
Dios nos ayuda a empujar la caca.
Francis Picabia

124
Diga ¡Si!
Y diga ¡No!
Y ahora diga ¿Por qué no?
Gracias
Estoy cada vez mejor
SERNER

125
Hay que leer a Shakespeare
Era un auténtico idiota
Pero lea a Francis Picabia
Lea a Ribemont-Dessaignes
Lea a Tristan Tzara
Y usted no leerá nunca más
SERNER

126
Todos mis poemas son
poemas en forma de errata.
Tristan Tzara

127
El doctor Serner se paseó el domingo
avenida Laevendall. 2 gatos debajo de los
brazos. Pero el teme que esto no sea cierto.
128
Las mujeres de Renoir no dan la impresión de estar fritas en aceite de ricino,
aceite del cual usted conoce sus propiedades beneficiosas, ¿No es así?
Cuaderno del Doctor Aisen

129
¿Me pregunto porqué Arp vive en un perpetuo triángulo?
Cuaderno del Doctor Aisen

130
Van Dongen pinta a las mujeres de la misma manera con la que se hace
confitura a la sacarina y ahora vende sus recuerdos de Deauville.
Cuaderno del Doctor Aisen

131
Con DADÁ, todos los días, cita en cualquier lugar.

132
DADÁ
No está muerto

PRESTE
ATENCIÓN A SU
SOBRETODO
ANDRÉ BRETON

133
134

LA LIMPIEZA ES EL
LUJO DE LOS POBRES
SED SUCIOS
Dios existe desde siempre.
¡La Virgen Santa fue dadaísta!

135
El futurista ha muerto. ¿De qué? De DADÁ

136
Un día que estaba desnudo, Ribemont Dessaignes se
puso un sombrero hongo para parecerse a una locomotora, el re-
sultado fue penoso. Vauxelles le tomó por un tubo de pelos, ¡¡¡ni
siquiera eso, mis Queridos Amigos, sencillamente tenía el aspecto
de un Gilipollas!!!

137
El sol
ha arrojado a la luna al espacio para
deshacerse de ella
de aquí viene la expresión
estar en la luna

138
Mi Querido Cocteau todo lo que
tenía que decir sobre usted lo he
escrito, todo lo que le cuentan
en estos momentos es pura menti-
ra, aviso a Tzara y a ese querido
Ribemont.
FRANCIS PICABIA

139
Picabia ha inventado un
giroscopio
para cerebros
contra los
vértigos de la
fama.

140
LA NARIZ
ES
el órgano que molesta a los hombres
para comprender.
CROTTI

141
Jean COCTEAU
se hizo Dadá de la misma manera
que se hizo cubista
de la ismaa manera que fue ami
m
de S cha Guitry, go
de l a m i s m a m a n e r a q u e fue
amigo de Rostand,
misma manera que fue
de la nacionalista.

142
Todo aquello que aumenta nuestra personalidad representa el bien,
lo que puede dañarla representa el mal, es por eso que Dios no tiene
personalidad. F. P.

143
Los cubistas que quieren prolongar a toda costa el cubismo
se parecen a Sarah Bernhardt.
F. P.

144
El desleal Tristan Tzara ha abandonado París por la
Gilipollez de Lilas, él ha decidido poner su sombrero hongo
sobre una locomotora: Evidentemente es mucho más fácil
que colocarlo sobre la Victoria de Samotracia.

145
Brancussi ama a la reina de Rumania.

Max Jacob ama a los agentes de policía.

Matisse ama la pintura

146
Apreciados queridos amigos Tzara, Ribemont y Consortes,
vuestra modestia es tan grande que vuestras obras e inven-
ciones solo atraen a las moscas. F. P.

147
SOLO HAY UNA COSA CASI ABSOLUTA
ES
EL LIBRE ALBEDRÍO

148
LOS CURAS ENJUGAN LOS PECADOS COMO LOS PAÑUELOS ENJUGAN
LAS LÁGRIMAS, LIQUIDO DEL ARREPENTIMIENTO. F. P.

149
NUESTRA CABEZA ES REDONDA PARA PERMITIR AL PENSAMIENTO
CAMBIAR DE DIRECCIÓN

150
El corazón de Aragon está en el pecho de Breton.
Th. FRAENKEL

151
El mes próximo se va a celebrar en París el centenario de Max Jacob.
Prohibido escupir en el Polo Norte.
Vicente HUIDOBRO

152
S ER FRANCÉS NO ES UN ATRIBUTO . Benjamin PÉRET

153
Después de los últimos acontecimientos Pierre de Massot se ha hecho español y firma: Pedro
de Masso. Como el teme también que André Breton le reprocha que viene de Barcelona, él se
asegura su trasero. Aviso a los amantes de nalgas.

Georges RIBEMONT-DESSAIGNES

154
Picabia trata a sus amigos como objetos de necesidad. Cuando dejan de servirle
los deposita en un cubo de la basura.
Georges RIBEMONT-DESSAIGNES

155
Jacques Rigaut, el hijo pródigo o prodigio, cuando tiene cuatro duros
en el bolsillo se los gasta en comprar un coche.
Philippe SOUPAULT

156
DESAPARECER ES TRIUNFAR.
Paul ÉLUARD

157
Hay que decir:
La mugre del tímpano y no la consagración de la primavera.

Rrose SÉLAVY

158
Consejo de higiene íntima:
Hay que meter la médula de la espada en la piel de la amada.

Rrose SÉLAVY

159
¡Me gustaría ser Marinetti! La imbecilidad sin aroma, el idiota sin
problemas, la excelente salud de esta aguja simplificada, con la se-
guridad de su fuerza mundana y política, son situaciones que no al-
canzaré jamás. ¡Y la fortuna! La alegría de presidiario de uno de mis
antiguos exégetas quedaría quizás aclarada.

Tristan TZARA

160
Éluard es mi querida de lujo.

Tristan TZARA

161
El bien está a la izquierda, el mal a la derecha, el señor Francis en el medio.

Tristan TZARA

162
Consejo para admirar un cuadro de Robert Delaunay: Agítelo
antes de mirar.
Francis Picabia

163
EL ESPÍRITU DE FAMILIA HA CONVERTIDO AL HOMBRE EN CARNÍVORO.

Francis Picabia

164
El crimen es una cosa admirable, pero el asesino me horroriza.
Francis Picabia

165
Dios ha inventado el concubinato, Satanás el matrimonio.
Francis Picabia

166
Es imprescindible que nuestro sexo inspire celos a nuestro vientre.

F. P.

167
La única manera de ser seguido, es correr más rápido que los demás.

F. P.

168
Lo desconocido es una excepción, lo conocido una decepción.

F. P.

169
El primer falo fue la costilla de Adan.
F. P.

170
Que se sepa de una vez por todas : Dadá no es una empresa de publicidad.

171
El lema de los dadaístas es después iré mas lejos que
aquellos que van más rápido.
P. E.

172
A veces los asesinos no hicieron más que obedecer.

173
APROVECHE EL BUEN TIEMPO
PARA DORMIR.
Anónimo

174
Louis ARAGON, la Cánula de cristal.
ARP, Arrugas cuidadas.
André BRETON, el Vaso de agua en la tempestad.
Paul ÉLUARD, la Nodriza de las estrellas.
ANÓNIMO, la Gran serpiente de tierra.
Benjamin PÉRET, el Mandarín limón.
Georges RIBEMONT-DESSAIGNES, el Hombre a vapor.
Jacques RIGAUT, el Plato hondo.
Philippe SOUPAULT, el Urinario con música.
Tristan TZARA, el Hombre con cabeza de perla.
P. S.

175
CONTRADICIÓN: … Cocteau me adora… Lo sé (mucho, incluso)…
… Pero ¿porqué me da patadas bajo la mesa?...
Erik Satie

176
177
L
un os p
a
ca oet
la as
b a lle
z a. va
n
su
ce
r eb
r o
en
“La pintura y sus leyes”
“Lo que debería surgir del Cubismo”

¡MIERDA!

ALBERT GLEIZES

178
a?”
e rn
d
a mo
t ur
in ! P.
l a p ero E.
e va gad
a
ó nd Al c
d ¡
cia
Ha
“¿

179
180

Los idiotas piensan que la memoria forma parte


del conocimiento y de la vida.
181
Hay que hacer cualquier cosa pero
no pensar en hacer cualquier cosa.
En sueños,

Los prostíbulos causan una impresión muy fuerte,

Parece que entramos en un Conservatorio,

RENÉ MAGRITTE

182
Los inválidos justifican el cubismo.

RENÉ MAGRITTE

183
La vaca tiene sentimientos.

RENÉ MAGRITTE

184
Para ser un pensador hay que pensar.

E. L. T. Mesens

185
391, nº 8, Zúrich, febrero, 1919.
Dada, nº 4/5 (“Anthologie Dada”, versión internacional), Zúrich, mayo, 1919.
391, nº 9, Zúrich, noviembre, 1919.
Dada (“Bulletin Dada”), nº 6, febrero, París, 1920.
Proverbe, nº 1, febrero, París, 1920.
Dada (“Dadaphone”), nº 7, París, marzo, 1920.
391, nº 12, marzo, 1920.
Z, nº 1, París, marzo, 1920.
Proverbe, nº 2, París, marzo, 1920.
Cannibale, nº 1, abril, 1920
Proverbe, nº 3, París, abril, 1920.
Projecteur, nº 1, París, mayo, 1920.
Cannibale, nº 2, mayo, París,1920
Proverbe, nº 5, París, mayo, 1920.
391, nº 13, julio, 1920.
Le Pilhaou-Thibaou (Suplemento ilustrado de 391), París, julio, 1920.
391, nº 14, París, noviembre, 1920.
Proverbe, nº 4, (Numéro spécial d´Art & de Poésie), París, s.f. [1920].
Littérature, nº 17, París, diciembre, 1920.
“Dada soulève tout”, enero, 1921.
“Excursions & Visites Dada: 1ère visite”, París, abril, 1921.
Le pommes de pins, nº 1, París, febrero, 1922.
Le Coeur à barbe, nº 1, París, abril, 1922.
Littérature, nº 4, septiembre 1922.
Littérature, nº 6, noviembre 1922.
Littérature, nº 8, enero 1923.
391, nº 17, París, junio, 1924.
Proverbe, nº 6 et L´Invention nº 1, París, julio, 1924.
391, nº 18, París, julio, 1924.
391, nº 19, París, octubre, 1924.

187
Este libro se terminó de imprimir
en la imprenta Kadmos cien años
después de que Hugo Ball escribie-
ra: “El dadaísta ama lo extraordina-
rio, incluso lo absurdo. Sabe que la
vida se afirma en la contradicción y
que su época, como ninguna antes,
tiende a la aniquilación de lo gene-
roso. Todo tipo de máscara le resulta
por eso agradable, cualquier juego
del escondite en el que habite una
fuerza embaucadora. En medio de
esta enorme artificiosidad, lo direc-
to y primitivo se le manifiesta como
lo verdaderamente increíble”.

Related Interests