You are on page 1of 1

“Revestíos pues, como elegidos de

cuaresma: tiempo de
Cosas de locos Dios, santos y amados, de entrañas
Si pienso lo que quieres de misericordia, de bondad,
que yo haga… humildad, mansedumbre,

CONVERSIÓN Si quieres que me quite las cadenas…


Sólo te pido fuerzas para hacer de mi
paciencia, aceptándoos unos a
otros y perdonándoos mutuamente
si alguno tiene queja de otro.
debilidad un férreo vendaval, Como el Señor os perdonó,
desde el convencimiento que tal vez perdonaos también vosotros. Y por
Tiempo de conversión para acercarme
hoy todo puede ser de nuevo realidad, encima de todo esto, revestíos del
a un modo de vivir más comprometido; amor, que es el broche de la
tiempo de ayuno para mirar alrededor que ya estás al llegar. perfección. Y que la paz de Cristo
de una manera más amplia, aceptando que De todas formas sé que es necesario reine en vuestros corazones.”
lo que yo deseo no es el centro del resto del Andar contracorriente en esta tierra Col 3, 12-15
mundo; tiempo de dar gratis, de actuar Y que en el fondo merece la pena
¿CÓMO CONVERTIRME AL
anónimamente, de descubrir que el amor Estar loco, estar loco.
EVANGELIO, A DIOS?
“Escuchó Jeremías cómo le decía es lo único que no puede pagarse, de
Jahvé: “Levántate y baja a la conocer mejor ese amor pleno y grande;
“Creer en mi, y en ti y en tus
alfarería, que allí mismo te haré oir tiempo de oración, de silencio que me hermanos, con todas las
mis palabras”. “Bajé a la alfarería y ayude a encontrarte, a escucharte. posibilidades”. Poner la fe al
he aquí que el alfarero estaba Estarme en gratuidad contigo, aquí y ahora,
atento a tu palabra, entero y presente en ella. servicio del mundo, aportar
haciendo un trabajo al torno. El esperanza en los rincones más
cacharro que estaba haciendo se Quiero unificar mi ser y ser en tu ser,
rotos y carentes de amor.
estropeó como barro en manos del y poner en tus manos el pan y el pez de mi
¿CONVERTIRME?, ¿EN QUÉ, “Quiero que seas tú quien
alfarero y este volvió a empezar, SEÑOR?
cesta, sin pensar.
acompañe los rostros y las
transformándolo en otro cacharro Unir mi vida con la tuya Señor, historias de dolor, y también
diferente, como mejor le pareció al Mirar en otras direcciones, más lejos, al rescoldo de las brasas, tras la fatigosa las alegrías y bendiciones que
alfarero. Entonces me fue dirigida la más hondo, con la atención y el amor pesca. surjan”.
palabra de Jahvé en estos términos: que las cosas se merecen. Tú eres la última palabra, la mejor palabra, Hazme ver que tras llamarme
¿No puedo hacer yo con vosotros, Ayúdame a mirar con la paz que cura, acogida en el silencio de una dura “hijo único” existe un camino
casa de Israel, lo mismo que este con el amor que calma, con el cariño experiencia. de inquietud, de ilusión, de
alfarero? – oráculo de Jahvé. Mirad que anima. A mirar desde cerca, nada Tú eres Buena Noticia que alegra el corazón canción del que debo
que como el barro en manos de de distancias ni lejanías que impidan Y que levanta el vuelo en búsqueda de participar.
alfarero, así sois vosotros en mi estar ahí mismo. estrellas. Que sepa dejarme Señor
mano, casa de Israel.” Eres como el silencio de las noches frías ponerme allá donde tú quieras.
Jr 18, 1-6 Comprometerse más, porque existen “Se ha cumplido el plazo y está
que gota a gota empapa esta arena seca
causas suficientes para creerme que del desierto. cerca el reinado de Dios:
puedo trabajar y soñar por algo más que convertíos y creed en la buena
Arranca de mi pecho Y sigo aquí Señor, lleno de ruidos.
yo mismo, con fuerza y coraje para los noticia”
el corazón de piedra (Bis) Quiero silencio para escuchar tu palabra
Y pon en su lugar ratos más difíciles. desde el corazón que anhela unos brazos
un corazón de carne Dame Señor manos que sepan acariciar, y desea volver de nuevo al origen, al paraíso, Tu fidelidad es grande
que te sepa alabar, palabras y gestos que hagan más para al caer de la tarde, encontrarme con tu tu fidelidad incomparable es
llevadero el camino. Nadie como tú
que sea para adorarte. presencia.
bendito Dios,
grande es tu fidelidad.