You are on page 1of 3

Reflexión Pedagógica: Clima Escolar, realidad institucional, cultura emancipadora y el vivir bien.

El avance de la ciencia y tecnología, las políticas económicas, las ideologías recalcitrantes, los
medios de comunicación masiva controladores, las redes sociales y usuarios internautas apropiándose
del manejo de información que en muchas ocasiones son manipuladas y tergiversadas, ha permitido que
hoy en día se contribuya a la proliferación de una sociedad en decadencia de valores, y con
preponderancia en la deshumanización, al individualismo, al conformismo, a que los seres humanos en
muchas oportunidades se vean ensimismados en su seno familiar y sitios de trabajo, desmotivados por
no conseguir salida a la coyunturas políticas que se viven en muchos países de Latinoamerica. Así
pues, Venezuela no escapa de la realidad antes mencionada, y dichos cambios a nivel económico
político, social; conducen a problemas que afectan directamente al ser, al trabajador común y se
vislumbra en las diferentes instancias organizacionales situaciones complejas de manejar, producto de
la inconformidad en la cotidianidad de los trabajadores, que no se centran en sus funciones y hacen
complejo el contexto, de tal manera que el sector educativo no dista de tal realidad como es el
resquebrajamiento de las relaciones humanas entre los que laboran en los centros educativos.

Por tal motivo, se considera que el fenómeno de la ruptura de la sana convivencia en los centros de
trabajo ha producido el estudio del clima laboral, porque al predisponer el comportamiento del
personal, se asume entonces que es un factor determinante en el logro de los objetivos de las
organizaciones públicas o privadas, misma situación concebida para las instituciones educativas, con la
intención de generar ambientes positivos en los empleados, con el propósito que se promueva el
aprendizaje significativo del estudiantado, y respetándose los acuerdos de convivencia, las relaciones
interpersonales, todas las normas implícitas que cada uno de los colectivos, tales como obreros,
docentes, directivos, administrativos, padres y representantes, comunidades y poder comunal que
hacen vida en las casas de estudio deben cumplir y dándole aceptación a dichos acuerdos para que se
de un normal desenvolvimiento, y se mantenga el compromiso, la identidad laboral, un ambiente
favorable y se obtenga un óptimo desempeño de los trabajadores, para que ellos sean más productivos.

Sin embargo, apesar que el colectivo entiende que es necesario que se consolide el clima escolar
favorable dentro de las instituciones, para que puedan ejecutarse todas las actividades propias de un
plantel, en armonía, con el esfuerzo e integración de todos. Actualmente, múltiples factores como el
económico, político y la constante guerra mediática que se vive en el país han sido elementos
preponderantes y determinantes en el desarrollo normal de las organizaciones educativas y de su
personal. Particularmente, en el L.B Antonio Lemus Pérez, el ambiente laboral se torna en tensión,
discordia, con grupos de trabajo divididos, y se diferencian llamandose personal del turno de la mañana
o de la tarde, haciendo críticas mal intencionadas de los compañeros, y más aun cuando están dados a
colaborar, y en constantes entrevistas, diálogos y/o reuniones se les recuerda al obrero, administrativo,
docentes, estudiantes a cumplir sus funciones y a los representantes y comunidad a ser más partícipes.

De tal manera, que en este contexto de clima escolar desfavorable, el personal más radical hacia la
parte política, otros con vicios enraizados a las faltas contínuas a su jornada laboral sin justificar, y
otros a ejercer prácticas en negación y renuencia de la ejecución de diferentes actividades que
contribuyan a la realización de los proyectos educativos, lo están considerando como acoso laboral,
puesto que los directivos y coordinadores realizan supervisión y seguimiento del proceso educativo,
siendo la misma una de las funciones más importantes para conducir, evaluar y orientar de forma
sistemática el trabajo y el desempeño del personal. Dicho proceso, se realiza de manera organizada y
efectiva, el propósito es ir encaminado al mejoramiento de las actividades que realiza el docente y el
resto de los colectivos, pero cuando al realizar dicha supervisión es notorio debilidades, es necesario el
reconocimiento de tales nudos críticos, para avanzar en el fortalecimiento de los logros istitucionales,
pero cuando hay contradicciones y negativas del personal para los acuerdos, a recibir orientaciones,
pues lo catalogan como acoso laboral, contrariando a que prevalezca la cordialidad, empatía,
honestidad y actitudes positivas para que se favorezca el clima escolar.

En virtud, de lo antes expuesto, ha permitido que la dirección del centro educativo esté fortalecida
en darle continuidad a las políticas educativas y estén activos a diario consolidando las Orientaciones
Pedagógicas 2018-2019 emanadas por el MPPE como nuestro ente rector, y en concordancia a los
valores humanos universales, a la carta magna, a la Ley Orgánica de Educación, y a los derechos
inalienables de los niños, niñas y jóvenes a tener y a recibir educación formal, se ha perfilado en
mantener y respetar el derecho al diálogo con el personal, para que se conduzcan las acciones
educativas a feliz término en cada momento pedagógico, y desde sus inicios en la gestión siempre
vinculando a las fuerzas vivas, MBF, INCES, Consejos Comunales, Líderes del CLAP, UBCH, hoy en
día con la Comuna Mamá Rosa e Inspectores Territoriales anteriormente CLP, los cuales unido al
personal y a los representantes permitieron construir estrategias para minimizar el flágelo de la
violencia escolar en el plantel, realizar jornadas de mantenimiento preventivo, y plan de escuelas
abiertas, Talleres de Formación Productiva y apegados a estos logros tan importantes, es motivo para
no desmayar en los constantes diálogos motivadores con el equipo de trabajo para combatir la
desmotivación y el no compromiso institucional.

Asimismo, el porcentaje significativo de los trabajadores, que han recrudecido el actual conflicto
gremial, observándose en la institución liderazgos negativos, pero bajo perfil, no han sido abiertos, ni
frontales, sino que actúan a espaldas, con cautela para ir deteniendo el proceso educativo a brazos
caídos, o con la no asistencia regular, a pesar de todo no han logrado desestabilizar el normal
desenvolvimiento de las actividades, porque se ha direccionado los procesos, se llama a mesas de
diálogo, y se les comunica al personal en consejos con cada gremio que las puertas de la dirección
están plenamente abiertas y estamos dados para llegar acuerdos en beneficio del colectivo y de la
institución evitando de esta manera la paralización de la jornadas laborales en el liceo. Pero obviamente
el contexto laboral del centro educativo, se torna en la ruptura de la normalidad y las relaciones
interpersonales se han obstaculizado, hasta el punto de observarse un panorama de falta de ética
profesional, en donde ha prevalecido los intereses personales y no los educativos.

Cabe resaltar, que día a día se lleva a cabo la planificación y organización diaria de actividades
producto del PEIC, PA, del calendario escolar y todas las orientaciones pedagógicas, para que el
personal, estudiantes y representantes participen en todas las acciones que solicite el MPPE y para
enrumbar al colectivo bajo premisas constantes de formación permanente, para que se mantengan en
crecimiento y desarrollo del ser, y les pemitan ser críticos y reflexivos, y mucho más en la situación
actual, estén abiertos a la comunicación asertiva y efectiva, se hagan hombres y mujeres que puedan
conducir el proceso educativo hacia la calidad, alejándose de los vicios institucionales y proyectando
positivamente el centro educativo, buuscando a diario estrategias para que estén más implicados y
comprometidos con la organización y por lo tanto sean más productivos.

Por consiguiente, conocer el clima organizacional de la institución educativa servirá para la


formación de directores y docentes, orientándolos hacia mejoras en las diferentes competencias que
favorezcan la misión y la visión organizacional, y a través de los directivos y coordinadores se busca
promover las mejores condiciones materiales y de clima escolar para el adecuado desempeño
profesional de los docentes, y del personal en general, para que los educandos logren aprendizajes
significativos, por lo que, tienen el deber de velar y garantizar una educación de calidad ya que el
derecho a la educación es un derecho fundamental de todo niño, niña o adolescentes, pero es
importante resaltar que la postura del personal frente al clima escolar propone que el proceso de
aprendizaje, así como la eficacia, eficiencia, asertividad comunicacional, sentido de pertenencia,
compromiso, responsabilidad, son valores que influyen en los acuerdos de convivencia que regulan
las interacciones interpersonales, las creencias compartidas y la profundidad de los vínculos
emocionales entre los integrantes de la institución.

Finalmente, la dirección del L.B Antonio Lemus Pérez con alto sentido de responsabilidad, ética
profesional y sentido humanista, apegados a los valores, políticas educativas y ministeriales, está en
actitud diáfana. empática, y clara para continuar direccionando los procesos con nuevas estrategias y
planteaminetos que fortalezcan el desarrollo del personal, pero con acciones hacia la pedagogía del
amor, en donde exista consenso reflexionando abiertamente sobre las conductas y los proyectos
educativos, fomentando la participación de los miembros de la institución en la toma de decisión en
asuntos escolares para aumentar el nivel de compromiso con el plantel, para que impacte en su
bienestar personal y favorezca las relaciones de confianza. De igual manera se buscar promover el buen
trato, compañerismo y respeto entre los colectivos para que se logre la sana convivencia diaria y se
optimicen las relaciones interpersonales y por ende, el clima escolar.