You are on page 1of 3

1. ¿Por qué es importante enseñar la respiración a los niños? ¿Cómo la enseñarías?

La respiración es vida, respirar es el primer acto que el ser humano realiza en el mundo, y será el
último. La respiración ocurre siempre siendo el soporte energético de todas las demás funciones
corporales. Según sea nuestra forma de respirar así va a ser nuestra forma de vida.

El primer objetivo por el cual es importante enseñar a respirar es recuperar la respiración natural,
equilibrada y armoniosa que con frecuencia ha quedado deteriorada por bloqueos surgidos de
tensiones emocionales, intelectuales y físicas.
Recuperar la respiración natural, equilibrada y armoniosa no es intentar cambiar los habituales
patrones establecidos, sino más bien permitir que el propio impulso respiratorio se muestre de
forma libre y fluida. Para ello lo más indicado es adoptar la actitud de mero observador del
proceso respiratorio. No hay que intentar nada, sino dejar hacer: permitir que los pulmones
respiren por sí mismos. Ellos saben hacerlo según las necesidades de cada momento y a través
de la observación pasiva es posible vivenciar conscientemente el proceso.

Tipos de respiración

Básicamente existen tres tipos de respiración:

Vitalizante. Es la respiración activa en que la espiración es más corta y potente que la inspiración,
mientras que la inspiración es pasiva y lenta.

Tranquilizante. La espiración es pasiva, lenta y larga, mientras que la inspiración es activa.

Equilibrante. La duración de la inspiración y la espiración es prácticamente igual o muy similar.

La respiración y la mente están profundamente interconectadas afectando una a la otra. Cuando


la actividad mental se altera, de forma inmediata se producen cambios en el proceso respiratorio.
Y viceversa, cuando se producen cambios en el proceso respiratorio aparecen cambios en el
estado psico-emocional.

Una respiración agitada y superficial se asocia a un estado mental-emocional alterado. Mientras


que una respiración lenta y equilibrada proporciona relajación física, estabilidad emocional y
serenidad mental.

Si ajustamos el ritmo y volumen de la respiración es posible eliminar las inarmonías que puedan
existir en los niveles físico, emocional y mental. Basta con hacer la respiración más lenta, rítmica
y profunda para conseguir una nueva situación de estabilidad y relajación.

A los niños podemos introducirlos en la consciencia de la respiración por medio del juego, y de
esta forma lo iremos guiando para que el aprendizaje sea de manera agradable y divertida, es
importante que primero estén familiarizados con los conceptos de inhalar y exhalar este ejercicio
lo podemos introducir pidiéndoles que tomen aire por nariz como si estuvieran oliendo un flor,
inclusive se puede llevar flores reales como los jazmines o rosas, y que luego exhalen expulsando
el aire levemente para devolverle el aroma que nos ofreció esa bella flor que estamos
sosteniendo. Luego de un tiempo que incorporaron este ejercicio le enseñamos a localizar el
diafragma, y le explicamos cómo sube y baja, haciéndoles percibir de manera exagerada el
movimiento, le pediremos al inhalar que infle la pancita levente y luego que trate de elevar el
aire, para que luego al exhalar que la hunda y relaje. Por último le enseñaremos a localizar las
TRES FASES (COMPLETA): entonces deberemos Enseñar al niño los tres procesos de la respiración
para que se ponga en contacto con la caja torácica y la zona alta o clavicular.

Al iniciar una clase debemos llevar a los niños a eje es por esto que buscaremos realizar una
respiración tranquilizante, con inspiraciones pasivas, lentas y largas, exhalando activamente
por ejemplo ;
 EL GLOBITO: Respiración abdominal, diafragmática. El niño aprende a conectar con su
diafragma proporcionándole calma y a la vez energía. Debería usarse en todas las
clases siendo muy apropiado en el momento previo a la relajación y cuando buscamos
que el niño se serene.
 LA SERPIENTE: Inhalas por la nariz y exhalas por la boca con los dientes juntos,
simulando el sonido de una serpiente sssssssss. Calma al niño y relaja el diafragma.
 Estimular LOS SENTIDOS con aromateria: Cerramos los ojos y después de haber
respirado unos instantes con normalidad acercamos un olor característico que el niño
conoce, dependiendo que buscamos será el aroma. Permitimos saborear ese aroma
después conversamos sobre él.

Para enseñar respiraciones equilibrantes; donde la duración de la inspiración y la espiración


es prácticamente igual o muy similar. Podemos aplicar por ejemplo;

 LA MONTAÑA (NADI SODHANA) Nuestra nariz es una montaña. Nos encontramos en el


lado izquierdo de la montaña (orificio nasal izquierdo) y queremos ir al otro lado de la
montaña (orificio nasal derecho) para comprar el pan. Nuestra inhalación es el ascensor
que nos sube a la cima de la montaña y la exhalación es la que nos baja. Inhalamos por el
lado izquierdo y subimos a la cima, exhalamos por el derecho bajando y llegando al otro
lado de la montaña. Con el pan en nuestra mochila inhalamos por el derecho subiendo y
exhalamos por el izquierdo bajando…y así sucesivamente.
 TIEMPOS IGUALES: Mientras realizamos la respiración completa estamos pendientes de
contar los tiempos que dura ha inhalación y la exhalación. Intentamos que tengan la
misma duración. Nos proporciona energía extra y calma nuestra mente ayudando a
concentrarla.
 El ejercicio de la rana; Se pide al niño que imagine que es una rana. Para ello debe sentarse
sobre los pies manteniendo las rodillas abiertas. Debe también juntar el dedo índice con
el pulgar y respirar unos minutos fijándose en cómo sube y baja la zona de estómago
cuando respira con el diafragma. Este ejercicio libera la mente de pensamientos, centra
en el presente, fomenta la concentración, la tranquilidad y ayuda a tomar conciencia de
la fuerza interior.

Respiraciones de tipo Vitalizante. Es la respiración activa en que la espiración es más corta y


potente que la inspiración, mientras que la inspiración es pasiva y lenta.

 EL LEÓN: Inhalas por la nariz y exhalas por la boca con la lengua fuera y haciendo un
rugido como un león. Es una respiración que purifica y canaliza la energía.
 EL TUBITO (SITALI PRANAYAMA): Sacando la lengua y haciendo un tubo por ella. El niño
inhala por el orificio de la lengua y exhala por la nariz y escondiendo la lengua. Baja la
temperatura corporal y ayuda a mejorar la digestión. Ideal en verano cuando tenemos
calor.
 EL BASURERO: Inhalamos por la nariz y exhalamos por la boca. Cada vez que botamos el
aire pensamos en algo que cambiar, mejorar por ejemplo la pereza. Cuando la exhalamos
permitimos que se vaya con todo nuestro amor y en la siguiente inhalación nos llenamos
de eso que queremos por ejemplo el ánimo, la energía, la vitalidad para iniar por la
mañana contentos y activos.