You are on page 1of 6

COMPRENSIÓN Y REDACCIÓN DE TEXTOS I (CGT)

UNIDAD 2
SESIÓN 5A

Tema Revisión de fuentes y organización de la información para la PC1


Logros Los alumnos identifican información pertinente para redactar un texto.
Los alumnos emplean la estrategia causal para redactar un texto explicativo.

Actividad 1
Lee detenidamente las siguientes fuentes. Selecciona y organiza la información con la
estrategia de manejo de fuentes que consideres pertinente. Luego, elabora un esquema de
redacción para dos párrafos que respondan a la siguiente pregunta: ¿cuáles son las causas y las
consecuencias de la anemia en el Perú?

Fuente 1

La anemia en el Perú ¿qué hacer?


La anemia representa el más extendido problema de salud y nutrición pública en el mundo. Se estima que
más de 2000 millones de personas (30 % de la población mundial) registran algún grado de anemia. Si bien
es cierto los niveles de anemia son mayores en los países, regiones y grupos poblacionales con mayor
pobreza, afecta a casi todas las naciones y todos los grupos poblacionales, incluidos los no pobres. La
principal causa de anemia es el déficit en el consumo de hierro, elemento principal para la formación de
hemoglobina, lo que puede ser exacerbado por las enfermedades infecciosas. Entre los grupos vulnerables
se encuentran las mujeres gestantes y los niños menores de tres años. Es explicable debido a sus mayores
necesidades nutricionales, ya que durante estos periodos hay un acelerado crecimiento del feto, de ciertos
órganos de la madre y del bebé. Estudios realizados en las últimas dos décadas muestran que la anemia, y
en particular el déficit de hierro en el organismo de un niño en crecimiento, tiene graves efectos sobre el
proceso de maduración cerebral y consecuencias negativas sobre la capacidad de aprendizaje, especialmente
en la escuela. Por otro lado, tiene efectos negativos sobre la inmunidad, lo que hace al niño más susceptible
de adquirir enfermedades infecciosas. Además, la anemia durante la etapa gestacional condiciona mayor
riesgo de prematuridad y bajo peso al nacer, con su secuela de efectos sobre la salud y la nutrición del niño.

1
Cuando en una población más del 40 % de los niños tienen anemia, se puede afirmar que todas las personas
de este grupo etario tienen algún grado de déficit en sus reservas de hierro, generalmente a nivel de la
medula ósea. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), puede ser definido como un
grave problema de salud pública.
Según el Centro Nacional de Alimentación y Nutrición (Cenan), en el Perú, los niños pequeños solo cubren
la tercera parte de sus necesidades de hierro a través de la alimentación diaria. Además, debido a la alta
prevalencia de anemia de la gestante y a la escasa práctica del “corte tardío del cordón umbilical”, el niño
nace con pobres reservas de hierro. Las frecuentes infecciones e infestaciones parasitarias, así como el
temprano reemplazo de la leche materna por cualquier otro producto lácteo son causas del problema.

Determinantes sociales de la elevada prevalencia de anemia

 Falta de acceso a alimentos de calidad y en cantidad adecuadas, producto de la inseguridad


alimentaria que afecta a gran parte de la población.
 Inadecuados hábitos de alimentación y nutrición.
 Condiciones insalubres de la vivienda y del entorno comunitario debido a la carencia de agua segura
y alcantarillado.
 Escasos hábitos higiénicos.
 Bajo nivel educativo.
 Todos ellos expresiones de la pobreza multidimensional que afecta a amplios sectores de país.
La anemia en el Perú ¿qué hacer? (2018) Colegio Médico del Perú. Recuperado de http://cmplima.org.pe/wp-
content/uploads/2018/06/Reporte-Anemia-Peru-CRIII.pdf

Fuente 2

Efecto de la anemia en el desarrollo infantil: consecuencias a largo plazo

Los niños menores de dos años son particularmente vulnerables a la anemia por su elevada velocidad de
crecimiento y altos requerimientos de hierro, a lo que se suman las dietas bajas en hierro, mayores pérdidas
de hierro por la presencia de parásitos, el bajo peso al nacer y episodios frecuentes de infecciones diarreicas.

Algunas de las consecuencias inmediatas de la anemia son el retraso en el crecimiento, la respuesta


inmunológica disminuida, regulación de la temperatura alterada; algunos signos y síntomas como fatiga,
debilidad y palidez; así como irritabilidad y déficit de atención. La presencia de anemia en los menores de
dos años tiene un efecto no solo en el desarrollo psicomotor, sino que sus consecuencias pueden
manifestarse a lo largo del ciclo de vida.

Las consecuencias de la anemia no solo están relacionadas a la hipoxia, sino que pueden ser el producto de
las alteraciones en la función del sistema nervioso central, que incluyen procesos como el metabolismo de
los neurotransmisores, la sinapsis y la mielinización. Por eso, la anemia en la infancia podría afectar el
desarrollo en el corto y largo plazo y limita alcanzar el potencial de las personas afectadas.

La anemia tiene diversas causas. Así, en zonas de no malaria la deficiencia de hierro podría significar hasta
el 60% de la causa de anemia. La inadecuada ingesta de hierro y otros nutrientes es una causa importante
de anemia. Se han identificado otras causas de anemia. Así en un estudio realizado en nuestro país en el año
2015, se determinó que las formas más frecuentes de anemia son las relacionadas a parasitosis y aquellas
que tienen al mismo tiempo dos o más causas.

La anemia se asocia a diversos factores sociodemográficos y factores relacionados al cuidado de la salud del
niño. Un análisis secundario en el Perú (año 2016), encontró que, en menores de 6 a 35 meses, la anemia
está asociada tanto a factores sociodemográficos (lugar de residencia fuera de Lima, bajo nivel
socioeconómico, madre adolescente y con poco nivel educativo, sexo masculino del menor, edad menor a

2
24 meses, fiebre reciente) como al cuidado madre-niño (falta de control prenatal y de tratamiento contra la
anemia en la gestación, parto en el hogar, anemia materna durante la encuesta y ausencia de tratamiento
antiparasitario en el menor).

Efecto de la anemia en el desarrollo infantil: consecuencias a largo plazo. (2017) Revista Peruana de Medicina
Experimental y Salud Publica. Recuperado de
http://www.scielo.org.pe/img/revistas/rins/v34n4/a20fig01a.jpg

Fuente 3

Plan Nacional para el control de la reducción y control de la anemia. Los factores determinantes
de la anemia

En la literatura internacional se plantea el modelo causal de la anemia, el cual es adoptado en el país por
Zavaleta. Entre las causas inmediatas se reconoce el consumo inadecuado de hierro y de otros
micronutrientes a partir de los alimentos. Esta carencia de hierro y vitaminas no permitiría una apropiada
formación de los glóbulos rojos y de la hemoglobina. Otras causas inmediatas de la anemia son la alta
morbilidad por infecciones como la diarrea, parasitosis14, malaria, etc. Esta situación está asociada a
inadecuadas prácticas de higiene, de lavado de manos, limitado acceso a agua segura y saneamiento básico.
Se reconoce también que la vitamina A, la vitamina B2, las vitaminas B6, B12 y el Ácido Fólico intervienen
en la formación de los glóbulos rojos en la médula ósea. Las vitaminas A, C y Riboflabina favorecerían la
absorción del hierro a nivel intestinal cumpliendo un rol movilizador del mineral a partir de las reservas,
mientras que las vitaminas C y E tienen una función antioxidante para la protección de los glóbulos rojos.

3
Ministerio de Salud (2017) Plan Nacional para el control de la reducción y control de la anemia. Recuperado de
http://bvs.minsa.gob.pe/local/MINSA/4189.pdf

FUENTE 4

Los tipos principales de anemias nutricionales son, en primer lugar, la ferropénica y luego las anemias por
deficiencia de folato y de vitamina B12. El ácido ascórbico (vitamina C) también juega un papel en la
formación de la sangre. Algunas anemias no tienen etiología nutricional y se deben, por ejemplo, a anomalías
congénitas o factores hereditarios; tales anemias, que incluyen anemia de células falciformes, anemias
aplásicas, talasemias y hemorragia grave.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como anemia a la baja concentración de hemoglobina
en la sangre por debajo del límite establecido como normal para la edad, el sexo y el estado fisiológico. La
anemia ferropénica es el tipo de anemia más frecuente en la población general. Se trata de una anemia
caracterizada por la disminución o ausencia de los depósitos de hierro. Los glóbulos rojos de quienes la
padecen tienen un tamaño más pequeño que el normal y el contenido de hemoglobina es menor dando
glóbulos rojos pálidos.

Existe carencia de hierro por aumento de la demanda de hierro, por mal nutrición o dieta deficitaria o por
mal absorción, lo que trae como consecuencia disminución de la hemoglobina y de la cantidad de glóbulos
rojos. Sin el hierro, la hemoglobina no puede suministrar el oxígeno necesario a los tejidos de nuestro
organismo. Para mantener un buen estado nutricional de hierro, cada individuo necesita cantidades
adecuadas de hierro en la dieta. Los seres humanos tienen capacidad de almacenar y conservar el hierro,
que se debe transportar adecuadamente dentro del organismo. Las pérdidas de hierro del organismo no
deben agotar el suministro hasta una cantidad inferior a la indispensable para elaborar nuevos glóbulos
rojos.

En los niños y adolescentes, el mecanismo fundamental esta anemia puede producirse por un incremento
de las necesidades relacionadas con el crecimiento y asociadas con una escasa o inadecuada ingesta; no
cubriendo los requerimientos diarios mínimos para la síntesis de hemoglobina. El estado nutricional de

4
hierro de una persona depende del balance determinado por la interacción entre contenido en la dieta,
biodisponibilidad, pérdidas y requerimientos por crecimiento.

Las consecuencias de la anemia ferropénica durante la niñez incluyen el retraso del crecimiento, la
disminución del rendimiento escolar, el deterioro del desarrollo motor y cognitivo, y el aumento de la
morbimortalidad debido a diversas causas, entre ellas, la diarrea y las infecciones respiratorias agudas.
Específicamente, la deficiencia de hierro puede dar lugar a déficits de la memoria y la regulación de la
conducta, ya que se requiere hierro para producir neurotransmisores como la dopamina, epinefrina y
serotonina en tanto que el deterioro de la mielinización contribuye a los déficits de la función motora. Los
efectos a largo plazo de la deficiencia de hierro temprana incluyen la disminución de la capacidad de trabajo
y el deterioro del desarrollo cognitivo y físico. Se cree que algunos de estos deterioros pueden ser
irreversibles si ocurren a una edad temprana y las consecuencias pueden persistir incluso después del
tratamiento, hecho que refuerza la importancia de la prevención.

Siempre que el organismo pierde sangre, también pierde hierro. Por lo tanto, se pierde hierro cuando existen
estados patológicos como úlcera péptica sangrante, heridas y una variedad de entidades clínicas que implican
pérdida de sangre ya sea por sistema intestinal o urinario, la piel o diversas superficies en las mucosas.

La anemia ferrotípica -y casi todos los tipos de anemia- genera debilidad, cansancio, palidez, disnea de
esfuerzo, síntomas vagos gastrointestinales e incluso malabsorción. De igual modo, la piel, las mucosas y
las uñas palidecen por la disminución de la hemoglobina circulante. Asimismo, si la anemia es de larga
duración puede encontrarse la atrofia de las papilas linguales. Además, reduce la capacidad para realizar
trabajos pesados durante períodos largos. En los escolares dificulta la concentración, el aprendizaje es más
lento, y ocasiona un desarrollo psicológico deficiente. Debido a que ninguno de los síntomas parece grave,
dramático o que ponga en peligro la vida, por lo menos en las primeras etapas de la anemia, existe la
tendencia a ignorar la enfermedad.

La deficiencia de hierro afecta la regulación y la conducción de neurotransmisores como son la serotonina,


la dopamina y el ácido gamma amino butírico (GABA). La alteración de los receptores de dopamina
compromete en los infantes las respuestas afectivas, y, de esa forma, su relación con el ambiente y el
funcionamiento cognitivo. Con respecto a los receptores GABA, hay evidencias de que están
comprometidos en una red sináptica de información, relacionada con la coordinación de patrones de
movimiento y memoria. La coordinación motora permite una mayor independencia en el niño, y, de esa
forma, una mejor interacción con el ambiente que lo rodea.

Los lactantes anémicos tienen una menor maduración del sistema nervioso central. La maduración de las
fibras nerviosas y de las conexiones sinápticas producen durante los primeros dos años de vida una
reducción progresiva en el tiempo de conducción central. A largo plazo de la deficiencia de hierro en los
seres humanos provoca una conducción más lenta en los sistemas auditivo y visual. En los niños con
deficiencia crónica o severa de hierro, se observa que hay un retraso en el desarrollo sensorial, motor y
cognoscitivo. Asimismo, los trastornos afectivos pueden afectar su interacción con el ambiente físico y
social, y comprometer aún más su desarrollo.

La anemia por deficiencia de hierro es una condición nutricional que afecta a niños de diferentes estratos
socioeconómicos, y su prevalencia es mayor en niños de poblaciones de escasos recursos económicos y
educacionales. Los niños que viven en pobreza están al mismo tiempo más expuestos a factores de riesgo
ambiental. El bajo peso al nacimiento (menos de 2,500 g), la prematuridad, nivel socioeconómico bajo,
malnutrición, enfermedades, parasitarias, padres adolescentes, madres solteras, ausencia del padre,
depresión materna, bajo nivel educacional de los padres y problemas psiquiátricos de los padres son algunos
de los factores de riesgo que se asocian con pobreza y que se relacionan con el 45 desarrollo psicológico
infantil. Estos factores no ocurren aisladamente; la presencia simultánea de dos o más factores de riesgo no
actúa en forma aditiva, sino más bien sinérgica. De esta manera, a medida que se combinan un mayor

5
número de factores de riesgo, la probabilidad de observar una disminución en el desarrollo cognitivo infantil
aumenta, de modo que los niños que viven en medios empobrecidos son los más expuestos.

Con el tiempo, los efectos directos de la deficiencia de hierro en el cerebro en vías de desarrollo y los
indirectos sobre su relación con el medio contribuirán a un resultado en el rendimiento intelectual y escolar
más pobre si se compara con el de los niños que no han tenido deficiencia de hierro.

Recuperado de Zevallos, J. (2017) Anemia nutricional y rendimiento académico de escolares de la


institución educativa Jesús El Nazareno
(http://repositorio.uncp.edu.pe/bitstream/handle/UNCP/3968/Zevallos%20Blanco.pdf?sequence=1&i
sAllowed=y)

Fuente 5

Minsa: uno de cada dos niños peruanos padece de anemia

https://rpp.pe/lima/actualidad/minsa-uno-de-cada-dos-ninos-peruanos-padece-de-anemia-noticia-
756678

Fuente 6

Cinco consecuencias graves de la anemia en los niños y las gestantes


http://www.prisma.org.pe/blog-ninos/cinco-consecuencias-graves-de-la-anemia-en-los-ninos-y-las-
gestantes/

Recuerden que las fuentes deben permitirnos crear un esquema causal, el cual nos asegurará
éxito en nuestra evaluación.