You are on page 1of 111

\

CORTE SU PREMA SALAS PENALES PERMANENTE Y


D E JUSTICIA TRANSITORIA
DE LA REPÚBLICA SEN TENCIA PLENARIA
N.º 01-2013/301-A.2-ACPP

\ 1 Lima, seis de agosto de dos mil trece.


~/
VISTOS: en sesión plenaria, con la participación de
los señores fiscales supremos Pablo Sánchez Velarde y Pedro Gonzalo
Chavarry Vallejos, las decisiones discrepantes respecto a la determinación
del plazo del acto de fundamentación del recurso impugnatorio, al que hace
~ ~eferencia el apartado cinco, del artículo trescientos, del Código de
/ ~ rocedimientos Penales.

l. FUNDAMENTOS DE HECHO

PRIMERO. Que mediante Ejecutoria Suprema Vinculante. del veinticinco de


mayo de dos mil cinco, recaída en el recurso de nulidad número 1004-
2005/Huancavelica, publicada en el diario oficial El Peruano, el viernes
tres de junio de dos mil cinco, la Sala Penal Permanente decidió, en su
tercer fundamento jurídico, que el plazo de di ez días, al que hace referencia
al apartado cinco, del artículo trescientos, del Código de Procedimientos
Penales, corre desde el día siguiente de la notificación de la resolución de
requerimiento para su fundamentación; en caso el recurso se interponga por
escrito, fuera de la audiencia.

-¿ SEGUNDO. Que, sin embargo, mediante Ejecutoria Suprema Vinculante, del


catorce de febrero, del presente año, recaída en el recurso de nulidad
número 302-2012/ Huancavelica, publicada en el diario oficial El P eruano.

/
/ el martes dieciséis de julio de dos mil trece, la misma Sala Penal
Permanente resolvió que el plazo de diez días. antes referido, corre desde
1 IJ1
yl V
/ \ el día siguiente de la interposición del recurso, sin que se necesite de un
' requerimiento de notificación.

TERCERO. Que frente a esa disimilitud de criterios, previa comunicación a


la Sala Penal Transitoria, se emitió la resolución del dieciocho <le julio de
dos mil trece, en cuya virtud se resolvió convocar al Pleno de los Vocales
de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia de la República, en
cumplimiento con lo dispuesto por el artículo trescientos uno-A. apartado
dos, del Código de Procedimientos Penales .

CUARTO. Que por Resolución Administrativa número 253-2013-P-PJ, del


uno de agosto de dos mil trece, el señor Presidente de l Poder Judicial
aprobó la convocatoria al Pleno de los jueces en materia Penal de la G)orte
/ ~
__....
w
.J".,,,.. J'o ....... .., '\>

CORTE SUPREMA SALAS PENALES PERMANENTE Y TRA NSITORIA


DE JUSTICIA
DE LA REPÚBLICA SENTENCIA PLEN A RIA N.º 01-2013/301-A.2- ACPP
POOCH JUDICIA L

Suprema de Justicia de la República, para el día de la fecha, a las doce


horas.

Que una vez realizado el debate correspondiente entre los señores


QUINTO.
jueces supremos integrantes de las salas Permanente y Transitoria de la
Co11e Suprema de Justicia, con la participación de dos señores fiscales
supremos, se llegó a una decisión unánime que, en este acto, se formaliza.
Expresan el parecer del Pleno los señores PARIONA PASTRANA y N EYRA
/A FLORES, con la intervención del señor SAN MARTÍN CASTRO.

\ 11. FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO. Que se debe tener presente que el derecho al recurso integra el


contenido constitucionalmente garantizado de la garantía ge11érica del
debido proceso. Toda resolución jurisdiccional: sentencia y autos
equivalentes, en virtud de la norma constitucional respectiva (artículo
ciento treinta y nueve, numeral seis, de la Constitución) debe ser objeto de
un recurso ordinario y devolutivo. Esto es lo que se denomina, por el texto
fundamental , pluralidad de la instancia, que el artículo décimo del Título
del Código Procesal Civil - Ley Procesal Común- lo concentra en dos
instancias -doble grado de jurisdicción- , y que el artículo once de la Ley
Orgánica del Poder Judicial afirma, de un lado, el principio de taxatividad
egal de la impugnación y, de otro lado, que lo resue lto en segunda instancia
onstituye cosa juzgada, y su impugnación solo procede en los casos
previstos en la Ley.

SEGUNDO. Que fijado ese marco genérico-básico, se debe tener presente,


igualmente, que como el derecho al recurso tiene jerarquía suprema, en la
medida de que integra el contenido constitucionalmente protegido del
d erecho al debido proceso, posee una segunda expresión concreta, cuando
la Ley prevé el recurso correspondiente. En estas condiciones, la garantía
genérica de tutela jurisdiccional - asimismo, de jerarquía constitucional en
el mismo nivel que el debido proceso (artículo ciento treinta y nueve,
numeral tres, de la Ley Fundamental)-, al reconocer e l derecho a obtener
del órgano jurisdiccional una decisión, cubre además toda una serie de
aspectos relacionados, como son, entre otros, Ja utilización de los recursos
previstos por la Ley -en virtud de esta garantía e l ciudadano tiene un
derecho- a que no se le prive de los recursos previstos por e l ordenaQtiento
jurídico. ~

-2-
-
CORTE SUPREMA SA LAS PENALES PERMANENTE Y TRANSITORIA
DE JUSTICIA
DE LA REPÚ BLI CA SENTENCIA PLENARIA N ." 01-2013/301-A .2- ACPP
P ODER .JVDICIAl.

El ejercicio de este derecho, desde luego, está supeditado al cumplimiento


de determinados presupuestos o requisitos procesales que. en cada caso,
haya establecido el legislador. Tal conclusión, en modo alguno, tipifica un
supuesto de indefensión constitucional, en cuanto no se prohíbe o limita el
derecho de defensa de la parte, pues no se le mengua irrazonablemente el
derecho de impugnar en situación de igualdad; el vencimiento del plazo, en
este caso, es provocado, no por el órgano jurisdiccional, sino por algún tipo
de pasividad, impericia o negligencia de aquella.
Los plazos, en principio, no son un obstáculo irrazonable para el ejercicio
_Adel derecho de impugnar, tampoco que los mismos sean perentorios o
/ ~~tomáticos. Esta es una necesidad para una recta tramitación de los
prbfesos y la seguridad jurídica de las partes. E n tal virtud, no puede
ninguna circunstancia subjetiva ser tenida en cuenta como motivo de
derogación de los plazos.

TERCERO. Que es de rigor, sin embargo, tener presente. frente al carácter de


la norma reguladora de los recursos, por directa conexión con dos derechos
fundamentales, que su interpretación - la interpretación del derecho
ordinario- y su aplicación, en tanto viabiliza el acceso a una instancia
superior o a una revisión de lo ya resuelto -con pleno sustento
constitucional- , no deben ser esencialmente restrictivas, de modo que se
extiendan las causas de inadmisión con clara vulneración del objeto de la
garantía en ejercicio, al punto que debe superarse cualquier exceso
forma lista. La interpretación y comprobación de las exigencias materiales y
forma les, para la admisión y procedencia de los recursos, por consiguiente,
debe apuntar, en la medida de lo necesario, a la eficacia del derecho al
recurso; esta no debe obstaculizar irrazonablemente el derecho a un
pronunciamiento de fondo, como consecuencia de recurso interpuesto.

CUARTO. Que son materia de discusión los alcances de una nueva norma,
introducida al Código de Procedimientos Penales, mediante e l Decreto
Legislativo número novecientos cincuenta y nueve, del diecisiete de agosto
de dos mil cuatro, la cual compele, a la vez que el acto de interposición de l
recurso, e l acto de fundamentación del mismo, exigencia que antes de su
entrada en vigencia no estaba incorporada en el Có<ligo de Procedimientos
Penales.
Al respecto, el apartado cinco, del artículo trescientos, del Código de
~
Procedimientos Penales afirma lo sig uiente:

~
-3-
w
PODER .JU DICIAL
CORTE SUPREMA
DE JUSTICIA
DE LA REPÚBLICA
SALAS PEN ALES PERMANENTE Y TRANSITORIA

SENTENCIA PLENARIA N.º 01-2013/301-A .2-ACPP

Las p a rtes deberán funda mentar, en un plazo de diez días, el


rec urso de nulidad. En caso d e incumplimiento, se decla rará
improcedente el recurso. Esta dis posición se extiende a la
impug nación de autos, en cuyo caso el plazo para fu ndamentarla es
d e cinco d1as.

Q U I NTO. Que es claro. igualmente, que por imperio del princ1p10 d e


legalidad procesal - y en tanto e l proceso es una institución de configuración
legal- , corresponde al legislador reg ular puntual y debidamente el s istema
de recursos. Un presupuesto procesal de los recursos relativos a la actividad
~on los plazos, que derivan de las exigencias del principio de seguridad
/ JCt~ídica. As í, los recursos serán inadmis ibles cuando no se interpon gan
de1'tro de los plazos de caducidad legalmente establecidos.
Los plazos son improrrogables - automáticos- y comienzan a computarse,
seg ún los casos : (i) En las resolucion es escritas, dentro d e l día s iguiente de
la notificación. (ii) E n las resoluciones orales o expedidas en audiencia,
dentro del día s iguiente de su expedición y lectura - salvo e l caso de reserva,
que tiene una regla propia fijada en e l artícu lo doscientos ochenta y nueve
del Código de Procedimientos Penales- , conforme lo estipula e l artículo
doscientos noventa y cinco de la c itada Ley de Procedimi entos Penales.

SEXTO. Que lo singular, de la dispos ición analizada, es que diferencia


c laramente el acto de interposición del recurso, del acto de fundamentación
o formalización del mis mo. E l artículo doscientos nove nta y cuatro de l
Código de Procedimie ntos Penales reg ula e l presupuesto formal referido a l
lugar del recurso: ante e l órgano jurisdiccional que emitió la resolución
cuestionada, y e l citado artículo doscientos noventa y cinco del referido
Estatuto Procesal Penal reg lamenta el plazo de interpos ición - que es
condición de eficacia del acto impugnativo-. No existe otra di spos ic ión al
respecto.

SÉPTIMO. Que ejercido e l derecho a l recurso legalmente previsto, como es


evidente, el cumplimiento de los presupuestos que lo disciplina n constituye
una carga procesa l para e l impugnante - se entiende por carga procesal e l
ejercicio de una facultad instituida por la Ley para el logro del propio
interés de la parte procesal concernida y cuya omisión trae a parejada una
consecuencia g ravosa para él- . E l recurrente de be sujetarse a lo que la ley
ordinaria dispone en los ámbitos de los presupuestos procesales y
teriales de la impugnación.
mo quiera que la Ley Procesal Penal no estipula, a través de una norma
xpresa, un procedimiento propio y con un plazo específico p ara e l
)

-4-

CORTE SUPREMA SALAS PENALES PERMANENTE Y TR/\NSITORIA
DE JUSTICIA
DE LA REPÚBLICA SENTENCIA PLENARIA N.º 01-2013/301-A.2-ACPP
PODER JUDICIAL

cómputo del plazo inicial -el Dics aquo- del acto de fund amentación o
formalización del recurso - no lo separa ni crea un trámite ad hoc-, cabe
puntualizar, en primer lugar, que la estricta aplicación del principio de
legalidad procesal impide instituir uno pretorianamente; y, en segundo
lugar, que está en e l propio sentido del apartado cinco del artícu lo
trescientos del Código de Procedimientos Penales, que el cómputo ha de
iniciarse desde el día siguiente al propio acto de interposición del recurso.

OCTAVO. Que, en consecuencia, promovido el recurso impugnatorio


~-donde, básicamente, se fija no solo la manifestación de la voluntad de
/ t~urrir sino también la expresión de los pronunciamientos que se
impugnan- , la parte recurrente tiene la carga de fundamentarlo en el plazo
de diez o cinco días, según la naturaleza de la resolución que cuestiona -en
la que se precisa el petitorio respectivo y los motivos que lo sustentan.
basados en la infracción de las normas jurídicas respectivas- . Es, pues, un
presupuesto material objetivo.
No se puede alegar que al desconocerse la posibilidad de un rechazo
liminar, no es posible fundamentar el recurso ya interpuesto; puesto que la

f voluntad impugnativa ya se concretó y corresponde al recurrente, en


atención a l principio de buena fe procesal y en función a la rigurosidad de
su propia impugnación -que importa, de su parte, un razonable juicio previo

ii1 de admisibilidad, procedencia e, incluso, fundabilidad-, introducir la causa


de pedir respectiva: la enunciación de las infracciones jurídicas que
contiene la resolución objetada.

NOVENO. Que desde una interpretac ión sistemática, debe entenderse que e l
artículo doscientos noventa y cuatro del Código de Procedimientos Penales,
cuando dispone la admisión o denegación de plano del recurso, tiene que
integrarse con la nueva disposición del artículo trescientos, apartado cinco,
del citado Código, que obliga al recurrente al acto de fundamentación del
recurso.
De ser así, el órgano jurisdiccional para calificar el recurso debe esperar el
vencimiento del plazo de diez o cinco días, respectivamente. Esa es la única
forma de garantizar la efectividad del acto de fundamentación y
correlacionarlo, razonablemente, con el acto de interposición del recurso.
ncido el plazo o forma lizado el recurso, el órgano jurisdiccional deberá
an lizar el cumplimiento de los presupuestos procesales y materiales del
urso interpuesto dentro de los marcos legalmente previstos.

- 5-
w
POO€R J UOtCIAL

DÉCIMO.
CORTE SUPREMA
DE JUSTICIA
DE LA REPÚBLICA
SALAS PENALES PERMANENTE Y TRANSITORIA

SENTENCIA PLENARIA N . º 01-2013/301-A .2-ACPP

Que paralela a esta carga procesal de las partes recurrentes, como


quiera que lo notificado o leído son autos o sentencias - no proyectos o
documentos sin firma-, c01Tesponde al órgano jurisdiccional la obligación
de entregar a todas las partes, acabada la audiencia o el acto de lectura del
auto o sentencia, la resolución correspondiente, lo que debe constar en el
acta, bajo responsabilidad.
Esta obligación implícita del órgano jurisdiccional se sustenta, en primer
lugar, en el hecho de que la Ley dispone la lectura de un auto o de una
sentencia, y esta debe contener los requisitos que la propia norma procesal
establece; y, en segundo lugar, en la necesidad de dotar de estabilidad y
fijeza a las resoluciones jurisdiccionales, así como de su conocimiento
cierto, fuera de toda manipulación ulterior, de lo decidido para que las
artes tengan la oportunidad de fundamentar con rigor y solvencia sus
i pugnaciones.

DÉCIMO PRIMERO. Que unificada la interpretación del apartado cinco del


artículo trescientos del Código de Procedimientos Penales, a los efectos de
garantizar el valor seguridad jurídica, es menester fijar los efectos en el
tiempo de la presente Sentencia Plenaria. Esta ha de regir para todos
,.-'l"' aquellos recursos interpuestos, por ser de naturaleza normativa, desde el día
siguiente de la publicación en el diario oficial El Peruano, de la Ejecutoria
Vinculante del catorce de febrero del presente año, recaída en el Recurso de
Nulidad número 302-2012/Huancavelica, que esta Sentencia Plenaria ha

1
consolidado; esto es, desde el día miércoles diecisiete de julio de dos mil
trece.

111. DECISIÓN PLENARIA

Por estos motivos y por unanimidad, ACORDARON:

l. DECLARAR que el apartado cinco, del artículo trescientos, del


Código de Procedimientos Penales, debe interpretarse y aplicarse
en el sentido de que el plazo para fundamentar o formali zar el
recurso impugnatorio rige desde el día s iguiente del acto de
interposición del citado recurso.

l. DISPONER que el órgano jurisdiccional debe calificar el recurso


interpuesto, vencido el plazo o fundamentado el recurso
respectivo.

-6-
w
PO(XR JVDC IAl.

111.
CORTE SUPREMA
DE JUSTICIA
DE LA R EPÚBLICA

DETE RMINAR
SALAS P[NALES PERMANENTE Y TRANSITORIA

SENTENCIA PLENARIA N .º 01- 2013/301-A.2-ACPP

que las sentenc ias o resoluc iones que se emitan y


lean en audiencia, deben ser entregadas inmediatamente a las
partes para que estas, sin riesgos de indefensión materia l, puedan
examinarlas y fundamentar debidamente sus impugnaciones.

IV. ESTABLECER que la unificación jurisprudenc ia!. mate ria de la


presente Sentencia Plenaria, rige desde e l día siguiente de la
publicación en el diario ofi cial El Peruano, de la Ejecutoria
Vinculante de l catorce de febrero del presente año, recaída en e l
Recurso de Nulidad número 302-20 12/ Huancavclica; esto es,
desde e l día miércoles diecisiete de j ulio <le dos mil trece.

s. s.
SAN MARTÍN CASTRO

LECAROS CORNEJO
.----
PRADO SALDAR

RODRÍGUEZ TINEO

PARIONA PASTRANA

BARRIOS ALVARADO ~ ~dt )

PRÍNCIPE TRUJILLO
-{_ J
NEYRA FLORE S

SE PUBLICO CONFORME '"' LEY

-7- VERAMENDI
S ECRETARIA (el
S s lti Penal Trans11ona
r:n~n= C::l JPOO:: • •fl
FUNDAMENTO PROPIO DEL
SEÑOR PARIONA PASTRANA

l. FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA

A. DELIMITACIÓN DEL DEBATE

PRIMERO. E l plazo de fundamentación del recurso de nulidad se encuentra establecido en el


artículo 300, inciso 5, cuyo tenor literal es el siguiente:

"5. Las partes deberán fundamentar en un plazo de diez días el recurso de nulidad. En caso de
incumplimiento se declarará improcedente el recurso. Esta disposición se extiende a la
impugnació n de autos, en cuyo caso el plazo para fundamentarla es de cinco días."

Si bien la norma procesal establece el plazo de fundamentación del recurso de nulidad,


ociemos observar que no establece cuál es el momento para iniciar el cómputo del plazo
ntes mencionado. Por ello, el debate girar á en to rno a la determinación de este momento. Al
respecto, existen dos pos turas que son las que representan a las dos ejecutorias señaladas en
los antecedentes

SEGUNDO: La primera interpretación co nsidera que el plazo de fundamentación se cuenta


desde el momento en el cual el órgano jurisdiccional requiere al impugnante la
fundame ntación del mencionado recurso. E n este sentido se encuentra la Ejecutoria Suprema
recaída en el R.N. Nº 1004-2005-Huancavelica, de fecha 25 de mayo de 2005, la cual señala
que:

"( ... ) el plazp de diez días a q11e hace refere11cia el apartado ciluv del artímlo trescientos del Código de
Procedimientos Penales, modijkado por el D ecreto Legislativo número novecientos ci11menlay 1111eve, corre desde
el día sig11ienle de la notijicació11 de la resolmió11 de req11erimiento para s11 fl111da111enlació11 -eJI caso el remrso se
i11terpo11ga por escrito, jifera del acto oral-, oportunidad a partir de la cual el impugnan te tiene certeza
de la viabilidad inicial o preliminar del recurso que interpuso ... "

TERCERO: La segunda interpretación p osible es considerar que el cómputo del plazo para
fundamentar el recurso de nulidad comienza desde el momento en que se interpone este
m edio impugnatorio. E l fundamento central de esta interpretación es que no existe una regla
procesal que o bligue al Tribunal Superior a requerir la fundamentació n del recurso de nulidad.
Sólo seria posible la exigen cia del requerimiento . Por ende, de conformidad co n lo dispuesto
en la n o rma procesal (art. 300.5, que debe ser interpretada sistemáticamente contra los arts.
289, 294 y 295)- existe una carga d e las partes de fundamentar el recurso de nulidad
interpuesto en un plazo no mayor de 10 días, contados desde el día siguient de la
interposició n del recurso.
B . .ANÁLISIS D E LA PRIMERA INTERPRETACIÓN

CUARTO: A nalizando el criterio d e la E jecuto ria Suprem a que se d ejó sin e fecto p o d em os
o b servar que ella centra s us argumentos e n dos puntos. En primer lugar, co n sidera que la
n o rma n o expresa taxa tivam ente que el cómputo del p lazo d eb a comenz ar desd e el día
siguiente de la interposició n del recurso de nulidad . E n segund o lugar, co n sidera que se debe
a d o ptar el criterio jurisprudencial más favor able a la viabilidad, ejercicio y eficacia d e la
admisibilidad d e la impugnació n , con forme se desprendería del derecho a la tutela
jurisdiccio nal que se deriva del art. 139, numeral 3, d e la Constitució n P o lítica del Estado .

E fectivam ente, la n o rma procesal n o señala cuál es el m o m e nto que marca el inicio del plazo
p a ra fundame ntar. Esta o misió n e n la n o rma no pued e ser u sada co m o un argumento central
p ar a d eterminar que una p ostura deb a ser asumida, debiéndose o b viar la o tra. E l efecto de esta
o misió n para el intérpre te es que él deberá, mediante alguna té cnica d e interpretació n ,
stablecer dic ha fecha.

Q U INTO: E n lo re fer ente al segundo punto, p o dem os señalar que el art. 139, numeral 3,
e fectivam e nte prevé el d erecho a la tutela jurisdiccio n al e fectiva, y, a su vez prevé el derecho al
re curso. Sin embargo, la m encio nad a no rma n o h ace referencia -directa o implícita- al
contenido que se m encio n a en la ejecuto ria r eferida (el criterio jurisprude ncia! m ás favorable a
la viabilidad , ejercicio y e ficacia d e la admisibilidad de la impugnación).

SEXTO: Incluso asumiendo la exis te ncia d e este principio en nuestro o rde namiento jurídico,
d eb e señ alarse que el mism o n o es aplicable en el presente deb ate. N o cab e duda posible alú
do nde la no rma procesal n o o bliga a las partes a fundamentar el recurso d e nulidad
interpuesto, y m e nos aún d o nde no impo ne el deb er d e los T ribunales Superio res de r equerir
dich a fundam e ntación .

D e la mism a o pinió n es el señ o r F iscal Supre m o P ablo SÁNCI-IEZ VELARDE, quien agrega e n
su informe escrito que: "la solució n al te m a pla nteado es que el d erech o a los recursos a ser de
configuración legal sólo se limitará a las exigencias o r eglas procesales que imponga el
legislado r; sie ndo esto así, sino está e n la ley, está fuera d e s u configuración legal, p o r lo que
n o se p u e d e impo ner a las p artes una regla procesal que n o exis te".

C • .ANÁLISIS DE LA SEGUNDA INTERPRETACIÓN

SÉPTIMO: E l principal argumento jurídico con el que p o dría sustentarse el a nterio r


p la nteamie nto es con siderar que el T ribunal Superio r tie ne el d eb er d e n o tificar a las partes el
requ erimie nto de la fundam entació n del recurso de nulidad. P odem os o bservar que ninguna
norma fija la existen cia d e es te deb er, p or lo ta n to, e n sentido estricto, no pued e con ...., siderarse
el surgimiento d e un deber a hí d o nde el mism o n o h a sido fijad o p o r una n orma.
OCTAVO: Ahondando en la naturaleza jurídica requerimiento podemos o b servar que este acto
jurídico tiene un presupuesto claro: la existencia de un deber jurídico. Sólo es posible emitir un
requerimiento ahí donde exista un deber que no haya sido cumplido por el requerido.

Sostener que el Tribunal debe requerir al recurrente la fundamentación del recurso de nulidad
implica sostener que el recurrente tiene el deber de fundamentar el recurso. Aparentemente es
un deber jurídico, pues importaría una obligación de presentar esta fundamentación para que
el recurso pueda ser concedido. Sin embargo, un análisis más profundo evidencia que no nos
encontramos frente a un deber jurídico, sino que nos hallamos frente a una carga procesal en
sentido estricto.

Se trata de una carga pues n o se gen era una obligación al recurrente de fundamentar el recurso
de nulidad, sino que es una potestad suya el realizarla. Esta potestad surge desde el momento
n el cual se produce la interposición del recurso. Al no ser un deber jurídico, sino tratarse de
na carga procesal, entonces no existe ningún deber del Tribunal de requerir la
fundamentación al recurrente.

D . LA POSICIÓN DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EN EL TEMA MATERIA DE DEBATE

NOVENO: El Tribunal Constitucional también se ha pronunciado en el tema materia de


debate señalando lo siguiente:

"Que si bien los ahora demandantes solicitaron en su oportunidad que el plazo de 1 O días
para la fundamentación de su recurso de nulidad sea computado a partir de la fecha de
notificación de la resolución que les concede dicho recurso impugnatorio (ff 48 y 49), dicha
solicitud es con traria al artículo 300 del Código de Procedimientos Penales, que, conforme a la
redacción vigente al momento de interponerse el recurso de nulidad a que se ha hecho
referencia, establecía que "El .Ministerio Público, el sentenciado y la parte civil deberán
fundamentar en un plazo de diez días el recurso d e nulidad, en cuyo defecto se declarará
inadmisible dicho recurso"; en consecuencia, no puede pretenderse que los escritos
1
presentados tengan efectos habilitantes para el cómputo del plazo legalmente establecido."

Podemos observar que, aunque con una fundamentación sucinta el Tribunal Con stitucional,
considera que el plazo para fundamentar el recurso de nulidad comienza a computarse desde
el momento en el cual se interpuso el recurso antes mencionado. Cabe resaltar que al tratarse
de una sentencia del Tribunal Con stitucional, la cual versa sobre una interpretación procesal
con efecto abstracto y no concreto, la misma debe ser tomada en consideración como
referencia, mas no determina la interpretación que este Supremo Tribunal pueda realizar.

1
STC. Exp. N º 10227-2006-HC/ TC, caso RODRIGUEZ OLIVA, Fundamento Jurídica N º 3.
E. PROBLEMAS DERIVADOS DE LA ADOPCIÓN DEL CRITERIO ANTES MENCIONADO Y
SOLUCIONES ADOPTADAS

1. La calificación del recurso

DÉCIMO: Aparentemente la interposición del recurso debería ser calificada, por el Tribunal
Superior, de forma previa a que el recurso sea fundamentado por las partes. E llo podría
des prenderse de lo dis pues to en el artículo 294 del Código de Procedimientos penales.

Según este razonamiento deben realizarse cuatro actos de forma previa a elev ar el recurso de
nulidad a la Corte Suprema de Jus ticia de la República luego de leída la sentencia. A) Las
partes debe interpo ner el recurso de nulidad; b) el Tribunal Superior d ebe calificar el recurso
admitiéndolo; c) las partes deben fundamentar el recurso admitido; y d) El tribunal debe emitir
una nueva calificación admitiendo el recurso de nulidad.

na lectura sistemática de la n o rma procesal -específicamente de los artículos 294, 296, y 300,
numeral 5- nos deja claro que en realidad existen tan sólo d os momentos: a) la interposición
del recurso con la fundamentación del mismo; y b) La calificación del recurso por parte del
Tribunal Superio r.

La calificación del recurso de nulidad sólo p o drá ser realizada si este medio impugnatorio ha
sido interpuesto y fundamentado. La mera interposición del recurso no impone la existencia
de un deber de calificar el recurso, sino tan sólo activa la carga procesal de fundamentar este
medio impugnatorio.

2. La notificación de la sentencia

DÉCIMO PRIMERO: La casuística h a demostrado que existen d os problemas en tomo a la


notificación de la sentencia, los cuales se podrían complicar por la presente Sentencia Plenaria.
E l primero es la indebida práctica judicial de leer exclusivamente la parte relativa al fallo,
obviando los considerandos que sustentan la sentencia. E l segundo es la práctica de e ntregar la
sentencia escrita de forma posterio·r al mome nto en el cual es leída en la audiencia.

DÉCIMO SEGUNDO: E l elemento común en ambos problemas es la ausencia de una


resolució n escrita que sea notificada a las partes. La emisión de una resolución escrita es una
exigencia derivada de la misma Constitución Política del Estado, la cual señala en su artículo
139, numeral 5 que:

"La motivación escrita de las resoluciones judiciales en todas las instancias, excepto los
decretos de mero trámite, con mención expresa de la ley aplicable y de los fundamentos de
hecho en que se sustentan."
D ÉCIMO TERCERO: La praxis j11düial ha demostrado que las resoluciones judiciales leídas en
audiencia pública no son entregadas directamente a las partes. Esta entrega es jus tificada
alegando que la resolució n ha de ser mejorada, llegándose incluso a variar la motivación de la
sentencia que ha sido leída en la audiencia. E l principal problema que trae consigo esta demora
en cumplir el mandato constitucional es que se impide a las partes poder impugnar
debidamente la resolución.

No es p osible la impugnación de una resolució n que no se tiene de forma escrita. El objeto de


impugnación tiene que ser de conocimiento de las partes que van a recurrir con anterioridad al
ejercicio de este derecho. De forma fáctica se cumple este mandato al oralizar la sentencia,
pues las partes tienen el conocimiento probable del objeto de impugnación; sin embargo, esta
acción limita su impugnación, ya que el objeto de esta no será la motivación expresada en la
audiencia, sino la expresada en la resolución escrita.

D ÉCIMO CUARTO: Los artículos 289 y 295 del Código de procedimientos penales señalan el
plazo para interponer el recurso de nulidad; sin embargo, estos artículos u otros del
mencionado cuerpo adjetivo, no mencionan la existencia de un plazo para que el Tribunal
entregue la sentencia escrita a las partes.

La omisión señalada no es un hecho casual, sino que tiene un sentido claro: el sistema de
medios de impugnación del Código no permite que la sentencia sea presentada con
posterioridad al momento en el cual es emitida. Por esta razón es que el plazo para interponer
el recurso de nulidad, en caso de sentencias, es en el mis mo acto oral (presumiéndose que la
resolución leída en audiencia es la misma que será entregada al final).

D ÉCIMO Q UIN T O: A efectos de poder realizar un adecuado control de la notificación de la


sentencia o auto, se requerirá que el ac e lectura exprese que la misma ha sido notificada a
las partes una vez culminado el acto . La firma de las partes en este documento dará fe de
la notificación.
s.s
PARIONA PAST~RAN
=~A:._~.:------
J P P/ b•)'/ <lohc

-¡;~~~-
SECRETARIA (e)
Sala Penal Transitoria
CORTE SUPREMA
1

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPUBLICA DEL PERÚ


SALA PENAL PERMANENTE
JUZGADO PENAL DE LA SUPREMA CORTE

SENTENCIA

EXPEDIENTE : N° 07-2007
ACUSADA : Elsa Victoria Canchaya Sánchez
DELITO : Nombramiento Ilegal para Cargo Público
AGRAVIADO : El Estado
NATURALEZA : Sumaria
JUEZ : Sócrates Mauro ZEVALLOS SOTO
SECRETARIA : María Pilar Salazar Casas

Lima, Miércoles siete de


octubre de dos mil nueve.

VISTOS:

RESULTA DE AUTOS:

El Congreso de la República mediante la Resolución Legislativa número


cuatro del siete de junio de dos mil siete, de fajas trescientos
cincuentiuno, suscrita por los Congresistas Señora Mercedes Cabanillas
Bustamante y Señor José Vega Antonio, declaró HABER LUGAR a
formación de causa contra la Congresista de la República Señora ELSA
VICTORIA CANCHAYA SÁNCHEZ, por su presunta responsabilidad en la
comisión de los delitos de: nombramiento y aceptación ilegal para cargo
público, estafa y falsedad genérica, previstos en los artículos trescientos
ochentiuno, ciento noventiseis y cuatrocientos treintiocho del Código
Penal, respectivamente.

La Fiscalía de la Nación a fajas mil doscientos treintiocho, el quince de


junio de dos mil siete presenta la formalización de denuncia número
ciento ochenta. La Sala Penal Permanente a fojas mil doscientos
cuarentitrés, el dieciocho de junio de dos mil siete remite los de la materia
al Despacho del Vocal Supremo Instructor. La Vocalía Suprema de
Instrucción el veintiuno de junio de dos mil siete a fojas mil doscientos
cuarenta y seis, decide abrir instrucción en la vía sumaria contra Elsa
Victoria Canchaya Sánchez por los delitos contra la Administración
Pública —nombramiento y aceptación ilegal para cargo público-; contra el
2

Patrimonio —estafa- y contra la Fe Pública —falsedad genérica-, dictándose


contra la inculpada mandato de comparecencia restringida.

Durante la investigación judicial en sus períodos ordinario y ampliatorio,


se han llevado adelante la actuación de diversidad de actos de
investigación, obtención documentaria y otras diligencias judiciales que
corren en éste voluminoso expediente. Vencido el plazo de investigación
judicial, el Fiscal Adjunto Supremo Señor Víctor Raúl Rodríguez Monteza
presenta el dictamen número ciento dieciocho del once de enero de dos
mil ocho, de fojas tres novecientos ochenta y seis a cuatro mil
veintincinco, se pronuncia en los siguientes términos:

1.- Fórmula acusación sustancial contra Elsa Victoria Canchaya Sánchez


por el delito de nombramiento y aceptación ilegal para cargo público, en
agravio del Estado; y
2.- No ha lugar a formular acusación contra Elsa Victoria Canchaya
Sánchez, por los delitos de estafa y falsedad genérica.

Por resolución de fojas cuatro mil noventinueve, del diecisiete de enero de


dos mil ocho, la Vocalía Suprema de Instrucción de conformidad a lo
previsto en el literal c) del artículo doscientos veinte del Código de
Procedimientos Penales decide elevar los autos a la Fiscalía Suprema en
lo Penal para incoar control jerárquico sobre la no acusación por los
delitos de estafa y falsedad genérica (punto dos de postulación fiscal). El Fiscal
Adjunto Supremo Señor Tomas Gálvez Villegas con fecha veintiocho de
abril de dos mil ocho, expide el Dictamen Resolutivo número setecientos
sesentiseis (folio cuatro mil doscientos ochenta y uno), donde comparte la
postulación del Fiscal Superior y aprueba el mismo, en los extremos
anotados (no ha lugar a acusación por estafa y falsedad genérica). Por resolución
del veintiséis de enero de dos mil nueve, obrante a fojas cuatro mil
novecientos treinta y cuatro, la Vocalía Suprema de Instrucción, estando a
la postulación del Ministerio Público declara el archivamiento definitivo del
proceso penal seguido contra Elsa Victoria Canchaya Sánchez sólo por
los delitos de estafa y falsedad genérica, en agravio del Estado. Por
resolución de vista del ocho de mayo de dos mil nueve, (fojas cinco mil
cincuenta y cuatro), la Segunda Sala Penal Especial de la Corte Suprema
de Justicia de la República confirma dicha resolución, quedando la causa
expedita para decisión final, sólo por Nombramiento Ilegal. El día
miércoles treinta de setiembre de dos mil nueve, en audiencia pública se
ha escuchado los argumentos y evaluaciones del Procurador Público, del
representante del Ministerio Público, del abogado de la acusada y de la
misma acusada, por lo que la causa se encuentra expedita para expedir la
correspondiente sentencia, la que se lee en audiencia pública conforme lo
manda la primera parte del inciso cuatro del artículo ciento treinta y nueve
de la Constitución Política del Perú.
3

CONSIDERANDO:

Primero: delimitación de los cargos:

La Fiscalía Suprema en lo Contencioso Administrativo al presentar


acusación textualmente formula los siguientes cargos: "...De lo actuado
en la Investigación Congresal así como de la Instrucción, se imputa a
la encausada Elsa Victoria Canchaya Sánchez haber cometido los
ilícitos penales de nombramiento y aceptación ilegal para cargo
público, estafa y falsedad genérica; en cuanto al primer delito se
indica, por haber nombrado a la señorita Jacqueline Simon Vicente
como Asesora dos nivel SP seis de su despacho, a sabiendas que no
cumplía con los requisitos exigidos, contraviniendo las
disposiciones administrativas contenidos en los Acuerdos de Mesa
número doscientos sesenta y tres - noventa y ocho - noventa y
nueve I CONSEJO-CR, número cero diez noventa y nueve —dos mil I
CONSEJO — CR y número trescientos setenta y dos — dos mil dos —
dos mil tres /MESA — CR, de fechas veintitrés de marzo de mil
novecientos noventa y nueve, diecisiete de agosto de mil
novecientos noventa y nueve y veinticuatro de enero de dos mil tres,
respectivamente, con la agravante que la referida asesora laboraba
para la Congresista como trabajadora del hogar, dedicada
exclusivamente al cuidado de sus menores hijos, conforme aparece
de los videos del programa periodístico "Cuarto Poder", difundidos
los días veintidós y veintinueve de abril de dos mil siete...". (sic).

La Fiscalía Suprema acusadora considera que los hechos están


calificados, previstos y penados por el artículo trescientos ochentiuno del
Código Penal que dice: "El funcionario público que hace un nombramiento
para cargo público a persona en quien no concurre los requisitos legales,
será reprimido con sesenta a ciento veinte días — multa. El que acepta el
cargo sin contar con los requisitos legales, será reprimido con la misma
pena" En la citada acusación la Fiscalía Suprema demanda se le
imponga a la acusada: ciento veinte días—multa, inhabilitación por el
término de tres años conforme a los incisos uno y dos del artículo
treintiséis del Código Penal, y se le obligue al pago de treinta mil Nuevos
Soles, por concepto de reparación civil a favor del Estado.

Segundo: actuación probatoria:

Durante la investigación judicial en sus periodos ordinario y ampliatorio se


han llevado a cabo las siguientes diligencias vinculadas a los hechos
materia de la acusación:

DOCUMENTALES:

UNO: Copias Certificadas del Acuerdo de Mesa N° 263-98-99/CONSEJO-


CR, del 23 de marzo de 1999, que aprobó el cuadro de perfiles que se
4

deben cumplir para el contrato de asesor de comisión, especialista


parlamentaria y asesor de congresista". Acuerdo de Mesa N° 010-99-
2000/CONSEJO-CR, del 17 de agosto de 1999, que acordó: para ser
asesor de comisión se debe tener grado académico, titulo profesional
universitario y otro establecido en la Ley Universitaria N° 23733 y normas
complementarias. La remuneración es la correspondiente al nivel salarial
9. Los niveles salariales para los asesores de los congresistas son: nivel 8
en el caso de quienes tengan grado académico (o su equivalencia, según
el acuerdo número 263-98-99/CONSEJO-CR) y nivel 7 para quienes no
tienen grado académico ni título universitario; Acuerdo de Mesa N° 372-
2002-2003/MESA-CR, del 24 de enero de 2003, que acordó: autorizar a la
Gerencia General y a la Gerencia de Recursos Humanos para que
efectúen la contratación de un asesor adicional, con nivel remunerativo 6,
por cada despacho congresal, a partir del tres de febrero dos mil tres.
Dichos documentos corre a fajas cuatrocientos cuarenta y cuatrocientos
cuarentiuno.

DOS: Copia Certificada del cuadro de perfiles para Asesor de Despacho


Congresal, de fajas cuatrocientos cuarentidós, que indica: grado
universitario (más experiencia profesional no menor de un año) o estudios
técnicos superiores, más experiencia laboral no menor de tres años en la
especialidad o amplia experiencia laboral, no menor de cinco años en
temas que lo califiquen para la función.

TRES: Copia Certificada del Memorándum N° 050-2007-EVCS/CR del 03


de enero de 2007, a fojas cuatrocientos diesiséis, dirigido al Director de
Recursos Humanos -Miguel García Foy, por parte de la Congresista Elsa
Victoria Canchaya Sánchez, sobre contrato de personal, mediante el cual
comunica que el señor Jesús Jorge Huaman Rojas, ha prestado sus
servicios como Asesor 2, hasta el 31 de diciembre de 2006, y que en su
reemplazo ingresará la señorita Jacqueline Mary Simón Vicente, quien se
desempeñara como Asesor 2, a partir del uno de enero de dos mil siete. —

CUATRO: Memorándum N° 078-2007-EVCS/CR del 20 de abril de 2007,


a fojas cuatrocientos quince, dirigido al Director de Recursos Humanos —
Miguel García Foy-, por parte de la congresista Elsa Victoria Canchaya
Sánchez, del veinte de abril de dos mil siete, mediante el cual pone en
conocimiento que la señorita Jacqueline Mary Simón Vicente presentó su
carta de renuncia el nueve de abril de dos mil siete, y que en la fecha ha
entregado el material asignado para el ejercicio de sus funciones.

CINCO: Copia Certificada del Memorándum N° 079-2007-EVCS/CR, del


20 de abril de 2007, dirigido al Director de Recursos Humanos —Miguel
García Foy-, por parte de Elsa Victoria Canchaya Sánchez, mediante el
cual comunica que en reemplazo de la señorita Jacqueline Mary Simón
Vicente ingresará la señorita Gabriela Torrejon Comeca quien se
desempeñará como Asesor 2.
5

SEIS: Copia. Certificada del Informe Técnico Administrativo N° 087-2007,


del 25 de abril de 2007, obrante a fojas cuatrocientos treintinueve, dirigido
al Director de Recursos Humanos del Jefe del Área de Registro y Control
del Congreso de la República, mediante el cual informa sobre la situación
laboral de la señorita Jacqueline Mary Simon Vicente, personal de
confianza con cargo de asesor con categoría SP nivel 6, en el rubro de
observación informa: no se le hizo entrega del fotocheck del congreso que
la identifica como servidora de la institución, por falta de documentación,
documento obligatorio para el ingreso y tránsito en las instalaciones del
Congreso de la República.

SIETE: Copia de Cartilla de información Administrativa para Congresistas,


de fojas 1203, en la que le pone en conocimiento los derechos y deberes
funcionales del Congresista y del nivel académico que requiere el
Personal de Confianza.

OCHO: Copia Certificada de la Declaración Jurada de Datos Personales,


del 09 de enero de 2007, llenado por Jacqueline Mary Simon Vicente de
fojas cuatrocientos once, en la que señala como nivel de estudios
secundaria completa, conocimientos básicos de computación, tipo de
contrato: personal de confianza; documento entregado el 09 de enero de
2007.

NUEVE: Copia Certificada del oficio del Instituto Superior Tecnológico de


Lima, en el que se informa que la testigo Jacqueline Simon Vicente se
matriculó el catorce de marzo de dos mil siete en la especialidad de
técnica en farmacia, adjuntando copia simple de su registro de
evaluación, recibo de pago y silabus.

DIEZ: Copia Certificada del Reglamento interno de Trabajo del Congreso


de la República, aprobado por resolución N° 011-97-0M/CR, del 13 de
junio de 1997, obrante a fojas dos mil doscientos noventa y ocho: en su
artículo 5 establece: "... El ingreso del personal de confianza de los
señores congresistas es por designación directa. Corresponde a la
Gerencia de Recursos Humanos formalizar el contrato pertinente. En su
artículo 41 establece: " Cada congresista tiene derecho a contar con
personal de confianza que labore bajo sus directas órdenes y supervisión.
Dicho personal es contratado bajo su propuesta, con sujeción al régimen
laboral de la actividad privada. El artículo 42 establece: Es condición
resolutoria del respectivo contrato de trabajo, el retiro de la confianza o la
culminación del mandato legislativo del Congresista que propuso la
contratación. En el articulo 43 establece: Los trabajadores del Congreso
que se desempeñen como personal de confianza de los Congresistas se
encuentran sujetos a los alcances del presente Reglamento en lo que
corresponda.

ONCE: Copia Certificada del "Proyecto de Titulación de Predios de las


Poblaciones Rurales de Extrema Pobreza y Desmembramiento de
e

Territorio de Comunidades Campesinas ubicadas en zonas urbanas",


suscrito por la congresista Eisa Canchaya Sánchez, a fojas dos mil diez.

DOCE: Copia Certificada de los informes números 001, 002, 003, 004 y
005 del año dos mil siete elaborados por Jacqueline Simon Vicente,
dirigidos a la congresista Elsa Canchaya Sánchez, a fojas dos mil trece. —

DECLARACIONES:

TRECE: Testimonial de Tulio Augusto Vizcarra Basto a fojas mil


seiscientos veinticinco, señala que se desempeña como Jefe de Control
del Area de Registro y Control del Departamento de Personal de la
Dirección de Recursos Humanos, cumple la función de controlar la
asistencia y permanencia de los trabajadores de planta del Congreso,
mientras que los trabajadores de confianza de despachos congresales, su
asistencia y permanencia está a cargo del congresista; que no conoce a
la señorita Jacqueline Simon Vicente, llegándose a enterar que era
asesora de la Congresista Elsa Canchaya Sánchez a raíz de la denuncia
periodística; que a través de un memorandum enviado por la citada
congresista se contrató a Jacqueline Simon Vicente, documento que
luego ingresó al Area de Recursos Humanos, siendo derivado al
Departamento de Administración de Personal en donde se inicia la hoja
de ruta del trabajador, llenando un documento con sus datos personales
(nombre, el despacho, el cargo a desempeñar, posteriormente se
apersona al área de Control de Personal donde llena una declaración
jurada de datos personales, debiendo entregar la documentación
relacionada con su legajo personal, como currículo sustentado,
documento nacional de identidad, antecedentes penales, partida de
nacimiento y dos fotografías, los mismos que sirven para otorgar el
fotocheck, documento que no se le entregó pues no volvió a apersonarse
al área de Control de Personal; que de acuerdo al Reglamento Interno de
Trabajo del Congreso de la República quien designa a su personal de
confianza es el propio congresista, a través de un memorándum.

CATORCE: Testimonial Jacqueline Mary Simon de fojas mil seiscientos


cuarentisiete, refiere que laboró en la Notaría de la Congresista Elsa
Canchaya Sánchez, posteriormente la propone como asesora 2 nivel SP
seis de su despacho congresal, por medio de un memorándum; que la
congresista Elsa Canchaya Sánchez le dijo que para ocupar dicho cargo
no se requería de título profesional y que no recogió su fotocheck porque
la oficina de Recursos Humanos no le informó; que se le asignó la labor
recopilar información por medio de encuestas, para el proyecto de
titulación de predios de las poblaciones rurales de extrema pobreza y
desmembramiento de territorios de las comunidades campesinas
ubicadas en el Valle del Mantaro y que por dicha labor no coordinó con
ninguna institución y tampoco utilizaba el fotocheck para ganarse la
confianza de los campesinos que iba a encuestar y obtener así una veraz
información; que la razón por la cual se matriculó en el Instituto Arzobispo
7

Loayza fue porque en el mes de abril de dos mil siete, ya culminaba su


trabajo de titulación de tierras.

QUINCE: Declaración testimonial de Miguel Alfonso García Foy a fojas mil


ochocientos siete, refiere que se desempeña como Director del área de
Recursos Humanos encargándose de supervisar, dirigir, controlar las
áreas que está en el organigrama de la Dirección; que la contratación de
Jacqueline Simon Vicente se efectuó por designación directa de la
congresista Elsa Canchaya Sánchez a través del memorándum número
cero cincuenta — dos mil siete / EVCS / CR, el que posteriormente fue
dirigido a la Oficina de Registro y Control para iniciar su hoja de ruta, con
dicha finalidad se le entregó a Simon Vicente una cartilla de información
para que trajera toda la documentación necesaria para su ingreso al libro
de planilla y un formato de declaración jurada para que llenara todos sus
datos, documentos que entregó pero que aún faltaban, razón por la cual
no se le entregó su fotocheck, pues no completó su legajo personal; que
el control de los legajos se efectúa posteriormente y en principio confían
en la buena fe de los congresistas, para contratar a su personal de
confianza, quienes son designados directamente por los congresistas,
debiendo reunir uno de los requisitos señalados en el acuerdo de mesa
número doscientos sesenta y tres; que el uso del fotocheck era obligatorio
portar desde el Director de Administración hasta el auxiliar de limpieza. ---

DIECISEIS: Declaración testimonial de Tania Elizabeth Osores


Quispealaya de fajas mil novecientos ochenta, refiere que conoce a la
congresista Elsa Canchaya Sánchez desde mil novecientos noventa y
ocho pues era Decana del Colegio de Notarios de Junín, donde laboraba
como secretaria administrativa y que a Jacqueline Simon Vicente la
conoció en el año dos mil tres en el domicilio de la citada congresista,
cuando acudía a llevarle documentos para despacho, pudiendo observar
que otra manipulaba un cochecito, y que se encontraba vestida de blanco;
esta testigo informa que fue despedida arbitrariamente por Elsa Canchaya
Sánchez, quien la hostilizaba en el trabajo, pero no le tiene enemistad;
que reconoce como suya la declaración jurada legalizada notariaimente a
fojas mil quinientos dieciocho en la que reconoce.

DIECISIETE: Declaración testimonial de José Francisco Cevasco Piedra


de fojas dos mil ciento cincuenta y uno, refiere que se desempeñó como
Oficial Mayor y realizó las funciones de Secretario de Despacho del
Consejo Directivo, Mesa Directiva, asesoraba en los aspectos
reglamentarios al Presidente del Congreso, a los miembros de la Mesa
Directiva y a los congresistas; que desde hace diez años el congresista
estaba facultado para designar un asesor de confianza sin tener título
profesional, luego evoluciona y se establecen requisitos académicos y de
experiencia para estos cargos, explicando que el requisito de la
experiencia está ligado a las funciones congresales, como representación,
fiscalización, control político y legislación; que es la máxima autoridad del
servicio parlamentario (oficinas administrativas del Congreso y los
8

despachos congresales, comisiones y plenos del Congreso), así pues


tiene conocimiento que el congresista designa al personal de confianza y
ejerce control sobre su labor y permanencia en el despacho congresal;
que la designación que hace el congresista, corno alta autoridad, no es
objeto de observación o evaluación por parte de la oficina de Recursos
Humanos, pues prima el principio de buena fe, en base a dicha
designación se contrata al personal de confianza.

DIECINUEVE: Declaración testimonial de Graciela Maricruz Montalvo


Carlin de fajas tres mil doscientos noventa y cinco, refiere que no conoce
a la encausada Elsa Canchaya Sánchez, pero si a Jacqueline Simon
Vicente pues ha sido su alumna en el Instituto Superior Arzobispo Loayza
en la especialidad de farmacia, la misma que empezó a estudiar en el
mes de marzo, no habiendo completado la unidad debido a que dejó de
asistir, reconociendo como suyos los registros de evaluación del año
lectivo dos mil siete, correspondientes a los cursos de primeros auxilios y
educación cívica y que no ha sufrido ninguna alteración; que la institución
al momento de la matrícula le entregan a todos los alumnos una mochila y
chaqueta de color blanco con el lago de la institución.

VEINTE: Declaración testimonial de Julio Solar Flores de fojas tres mil


doscientos doce, refirió conocer la calidad personal de la encausada
Canchaya Sánchez, constándole que es una persona honesta y
honorable, que en el ejercicio de su profesión como abogado concurría a
la Notaria de la citada encausada observando que se encontraba la
señorita Jacqueline Mary Simón Vicente quien se encargaba de
recepcionar las minutas para ser elevadas a Escritura Pública y en
muchas oportunidades lo atendió.

VEINTIUNO: Declaración testimonial de Sonia Ruth Blanco Campos de


fojas tres mil doscientos diecisiete, refirió haber laborado en la Notaría de
encausada Elsa Canchaya Sánchez, donde conoció a Jacqueline Simón
Vicente, quien ingresó a laborar en la Notaría desde el año dos mil tres
hasta el año dos mil cinco, que su función era ver que la documentación
que presentaban los clientes cumplan con los requisitos necesarios.

VEINTIDÓS: Declaración testimonial de Ricardo Marino Bullón Matos de


fojas tres mil doscientos setenta y uno, refirió no conocer a la señorita
Jacqueline Simón Vicente, pero a raíz de los hechos materia de
investigación que se dieron a conocer a través de los medios de
comunicación, pudo identificar a dicha persona como una persona que
trabajaba en la Notaría de la señora Canchaya, y que durante la campaña
política de la señora Canchaya, entregaba volantes alusivos a la
postulación al Congreso de la referida encausada.

VEINTITRÉS: Declaración testimonial de Isaac Pablo Matos Sotelo, a


fojas tres mil doscientos setenta y cuatro refirió haber desempeñado el
cargo de Juez y Vocal Superior en la Corte Superior de Huancayo, y que
9

en el periodo dos mil cuatro a dos mil seis fue elegido Decano del Colegio
de Abogados de Junín, destacó la honorabilidad de la procesada Elsa
Canchaya Sánchez.

VEINTICUATRO: Declaración testimonial de Janett Mariluz Ambar


Quispe, a fojas tres mil doscientos setentiocho, refirió haber laborado en
la Notaria de la procesada Canchaya Sánchez, donde conoció a la
señorita Jacqueline Simón Vicente ya que ésta se dedicaba a llevar
expedientes de una oficina a otra y que posteriormente pasó a laborar en
el área de legalizaciones de documentos y firmas, luego en el área de
escrituras públicas, revisando los documentos que iban a ser elevados a
escritura pública.

VEINTICINCO: Declaración testimonial de Gabriela Torrejón Comeca, de


fajas tres mil doscientos ochenta y seis, refirió que era asesora SP seis
del Despacho congresal de la encausada Elsa Canchaya Sánchez, donde
conoció a Jacqueline Simón Vicente quien realizaba labores de
recolección de información para un proyecto de titulación de tierras, no
constándole si realizó dicha labor; que a propuesta de la encausada Elsa
Canchaya Sánchez fue contratada como asistente de despacho con nivel
SP seis y asumió a mérito de un memorándum emitido por la citada
encausada, que para ello presentó un curriculum documentado.

Quinto: la acusada Elsa Victoria Canchava Sánchez:

Según el informe de RENIEC de fojas mil cuatrocientos ocho está inscrita


con el número cera seis millones setecientos cincuentiún mil novecientos
sesentiuno, nacida el diecisiete de noviembre de mil novecientos
sesentiséis, en el Departamento y Provincia de Lima, con instrucción
superior completa, hija de Modesto y Flora, domiciliada en el Jirón Loreto
trescientos cincuenta y cuatro.

La acusada al prestar su instructiva en Sede Judicial cuyas actas corren a


fojas mil cuatrocientos cincuenta y nueve, informa: que conoce a
Jacqueline Simon Vicente pues ingresó a laborar en su Notaria a partir de
enero de dos mil tres hasta el dos mil seis, siendo registrada en la planilla
denominada "Formación Laboral Juvenil", conforme lo acredita con la
copia simple del "Convenio de Formación Laboral Juvenil"; que es cierto
que la señorita Jacqueline Simon Vicente se desempeñó como asesora
de su despacho congresal desde los primeros días del mes de enero al
nueve de abril de dos mil siete, pues la propuso a través del
memorándum número cero cincuenta — dos mil siete — EVCS / CR y que
no requería título profesional para ocupar dicho cargo, según la cartilla de
información que le proporcionaron; que le asignó la labor de recopilar
información sobre titulación de tierras de los pobladores del Valle del
Mantaro, la misma que culminaba en el mes de abril de dos mil siete,
luego de lo cual retomaría sus estudios de técnico en farmacia, no
necesitaba contar con fotocheck para realizar dicha labor; que Jacqueline
Simon Vicente estaba apta para ocupar el cargo de asesora dos nivel SP
seis, pues contaba con grado de instrucción secundaria completa y la
formación de tres años, que le dio en su Notaría; que sólo propuso a
Simon Vicente, siendo el área de Recursos Humanos la encargada de
calificar las proposiciones a fin de poder contratarlos, conforme lo
establece el artículo ciento treintinueve del Reglamento Interno de Trabajo
del Congreso de la República; que para realizar la labor de recopilación
de información que tiene una estrecha amistad y confianza con
Jacqueline Simon Vicente, siempre le ha hecho favores personales como
realizar depósitos bancarios, pago de cuentas personales, tener la llave
de su despacho notarial e incluso en recoger del colegio a sus menores
hijos.

Sexto: Oposiciones:

UNO: Por resolución del seis de agosto de dos mil siete, la Vocalía
Suprema de Instrucción ordenó la actuación de medios probatorios
solicitados por el abogado defensor de la encausada Elsa Canchaya
Sánchez mediante escrito de fecha tres de agosto de dos mil siete, pues
consideró pertinente para los fines a que se contrae la primera parte del
artículo setenta y dos del Código de Procedimientos Penales, disposición
contra la que formuló oposición el Procurador Público del Poder
Legislativo mediante escrito de fecha quince de agosto de dos mil siete,
de fojas dos mil sesenta y nueve, absolviendo traslado el abogado
defensor y la precitada encausada a fojas dos mil doscientos cuarenta y
ocho y dos mil cuatrocientos treinta y seis, respectivamente, disponiendo
el Vocal Instructor sea resuelta conjuntamente con la sentencia dicha
oposición, mediante resolución del diecinueve de setiembre de dos mil
siete; al respecto cabe precisar que el Juez Instructor es el director de la
investigación, y en ese sentido tiene la función de admitir y actuar medios
probatorios sobre el tema materia de prueba que considera son
pertinentes y útiles para el esclarecimiento judicial de los hechos y en
cuanto, no afecten los derechos fundamentales de la persona (es decir,
constituyan prueba prohibida).

DOS: El Abogado defensor de la encausada Elsa Canchaya Sánchez


solicitó el once de setiembre de dos mil siete -véase fojas dos mil quinientos
cuarenta y cinco-, la declaración testimonial de los congresistas Víctor Ricardo
Mayorga Miranda y Cayo Cesar Galindo Sandoval, siendo que por
resolución del catorce de setiembre de dos mil siete, de fojas dos mil
seiscientos cuarenta y cuatro, la Vocalía Suprema de Instrucción admitió
la actuación de dichas testificales, disposición contra la que formuló
oposición el Procurador Público del Poder Legislativo, pues no era
conducente ni pertinente al no ser materia de investigación; sin embargo,
ante el inminente vencimiento del período extraordinario de investigación,
por resolución del veintiuno de setiembre de dos mil siete —véase fojas tres mil
catorce-, se dispuso se tenga presente en lo que fuera de ley y de la
revisión de autos se advierte que no se actuaron las mencionadas
11

testificales, careciendo de objeto pronunciamiento sobre la oposición


formulada.

Séptimo: Tachas:

Durante la etapa de la investigación judicial, a solicitud de las partes —


procesada y Procurador-, se han formado incidentes de tachas
encontrándose con sus respectivos dictámenes Fiscales y expeditos para
resolver, siendo estos los siguientes:
UNO: Tacha de videos adjuntados en la denuncia de la Fiscal de la
Nación Rotulados: a) denuncia contra la parlamentaria Elsa Canchaya
por contrato irregular de asesoría en el Congreso emitido en el Programa
"Cuarto Poder" el domingo 22 de abril y b) canal "N" el lunes 23 de abril
de 2007, formulado con fecha seis de julio de dos mil siete, por la
procesada Elsa Victoria Canchaya Sánchez, solicitud que fue reiterada el
veinte de agosto de dos mil siete (fs. 114) por la defensa de la procesada,
a fin de que se comprenda en el mencionado recurso de tacha, el video
emitido con fecha veintinueve de abril de dos mil siete por el programa
"Cuarto Poder", argumentando que los citados videos presentados es
una prueba ilícita por que han sido obtenidos invadiendo el derecho a la
intimidad y otros derechos constitucionales, al respecto cabe señalar, que
debe desestimarse lo solicitado conforme a las diligencias de
visualizaciones y transcripciones, obrantes a fojas ciento cincuenta y tres
y ciento noventa y cinco del referido incidente, las mismas que han sido
realizadas con la presencia de la procesada, su defensa, el Ministerio
Público y la Procuraduría Pública; y además se debe tomar en cuenta el
pronunciamiento del Señor Fiscal Supremo en lo Contencioso
Administrativo, en su dictamen número mil ciento cincuenta y cinco — dos
mil siete, de fecha veinte de agosto de dos mil siete, obrante a fojas ciento
dos del citado cuaderno, que precisa ..."en suma es la base material de la
imputación inicial y sirve de pauta para actuar válidamente pruebas por
los operadores penales debido a su relación objetiva con la verdad, y
cuyo resultado se analizará críticamente en la estación procesal
correspondiente. El video no es prueba ya que no ha sido obtenida por
autoridad oficial sino, reitera, información probatoria, fuente de prueba
que por sí sola no puede acreditar el delito, empero sirvió de basamento
de sendas investigaciones oficiales del Congreso de la República que
habilitó la práctica de la presente investigación jurisdiccional...".
DOS: Tacha de la testigo Tenia Elizabeth Osores Quispealaya
Formulada por la procesada Elsa Canchaya Sánchez fundamentando,
que tiene una marcada enemistad con esta persona por que es sobrina
del ex -Decano del Colegio de Notarios de Junín doctor Arturo
Quispealaya Cerrón, por haberle propuesto su destitución de dicho
Colegio; que debe desestimarse esta petición, en atención a la diligencia
de la declaración testimonial de la citada persona, realizada el trece de
agosto de dos mil siete, obrante a fojas mil novecientos ochenta y uno del
presente proceso, con la presencia del Ministerio Público, Procurador
Público del Estado a cargo de los asuntos judiciales del Poder Legislativo
12

y los abogados defensores de la procesada; así como al pronunciamiento


del señor Fiscal Supremo en lo contencioso administrativo, en su
dictamen número mil ciento cincuenta y seis —dos mil siete, de fecha
veinte de agosto de dos mil siete, que obra a fojas ciento cuarenta y siete
del referido incidente, que precisa ..."la indicada relación parental es
insuficiente para acreditar una causal de deslegitimación absoluta de las
calidades del testigo, máxime si sus afirmaciones incriminatorias van a ser
eventual objeto de valoración probatoria en el estadía procesal
correspondiente para determinar finalmente un juicio de convicción
valedero de la realidad de los cargos levantados en contra de la
encausada ...".
TRES.- Tacha de videos presentados por el Procurador Público del
Poder Legislativo Rotulados 1) Fiesta Infantil a fines del año dos mil
cuatro y 2) Fiesta infantil filmada en el mes de octubre del año dos mil
cinco, formulada por la defensa de la procesada Elsa Canchaya Sánchez,
argumentando que los videos ofrecidos por la Procuraduría son pruebas
impertinentes y no idóneas en el presente proceso penal; al respecto se
debe desestimarse dicha petición, en atención a las diligencias de
visualización y transcripción, obrantes a fojas mil ochocientos veinticuatro
y mil ochocientos veintiocho, respectivamente, realizadas el primero de
agosto de dos mil siete, a las tres y cuatro de la tarde, respectivamente,
con la presencia de la procesada, su abogado defensor, el Ministerio
Público y el Procurador Público a cargo de los asuntos judiciales del
Poder Legislativo; así como al pronunciamiento del señor Fiscal
Supremo en lo Contencioso Administrativo, en su dictamen número mil
doscientos treinta y seis —dos mil siete, de fecha cuatro de setiembre de
dos mil siete, obrante a fojas ciento cinco del referido incidente, Indicando
lo siguiente: ... "su finalidad redundaría positivamente en la posición
acusatoria, ya que contribuye a recrear la verdadera relación que tuvo la
procesada con la testigo Jacqueline Simón Vicente antes de desempeñar
la función pública parlamentaria. La concepción teórica de la prueba penal
es más restrictiva que la civil, materia jurídica en que se reputa como
prueba elementos diversos con la más amplia flexibilidad, no así en
materia procesal penal en que la actuación probatoria y los elementos de
prueba se encuentran fuertemente reglados, es decir, tienen que
necesariamente rodearse de múltiples garantías para su admisibilidad.
En conclusión ...la impugnación interpuesta no procede, toda vez que al
contrario de lo alegado por la defensa de la procesada, sí se le considera
contextualizado con la Teoría del Caso que se pretende sustentar en la
presente investigación, razón por la que debe ser incluido dentro del
material que se viene colectando para dichos fines; admitir contrario
sensu, significaría impugnar un dato de la realidad..." .
CUATRO: Tacha del testigo Ronald Rómulo Venero Bocángel,
formulado por la defensa de la procesada Elsa Canchaya Sánchez,
fundamentando que existe una causal que inhabilita al testigo ofrecido, la
existencia de una marcada parcialidad en la declaración del referido
testigo, por la existencia de procesos judiciales entre su patrocinada y el
testigo, al respecto se señala que debe desestimarse, en atención a la
13

declaración testimonial de la mencionada persona, que obra a fojas dos


mil seiscientos veintitrés del principal, la misma que se llevó a cabo el
trece de setiembre de dos mil siete, con la presencia del Ministerio
Público, el Procurador Público del Estado a cargo de los asuntos
judiciales del Poder Legislativo, la inculpada y sus abogados defensores;
y además se debe tener en cuenta el pronunciamiento del señor Fiscal
Supremo en lo contencioso Administrativo, en su dictamen número mil
doscientos treinta y cinco -dos mil siete-, de fecha cuatro de setiembre de
dos mil siete, obrante a fajas ciento uno del mencionado cuaderno,
indicando lo siguiente: "... la realización de la diligencia permite al
juzgador analizar no sólo la personalidad del testigo, sino también sus
relaciones con el afectado por su testimonio, así como sus posibles
motivaciones supuestamente encubiertas, a decir de la impugnante; pero
en cuanto al contenido de su declaración, ésta necesariamente requiere
de la coherencia en el relato y que su acreditación sea coincidente con los
demás indicadores que aportan las diligencias resultantes de la actuación
probatoria, lo que eventualmente la consolidará o la desvirtuará en su
congruencia y solidez. Prueba de ello es la propia conducta procesal de
la impugnante en un similar, en el que se desistió de la tacha formulada
contra otro testigo, luego de realizada su deposición, por convenir su
defensa. igualmente para el presente caso debe franquearse el juicio de
valoración del Juez, aunque medien elementos ciertos de parcialidad, a
fin de determinar qué datos de la realidad aportados por el testigo y
debidamente corroborados con otros elementos indiciarios, son rescatable
y aprovechable para los fines del proceso..." .
CINCO: Tacha contra los documentos, a) Plan de trabajo del Proyecto
denominado "Titulación de Predios de las Poblaciones Rurales de
extrema pobreza y desmenbramiento de Territorio de Comunidades
Campesinas ubicadas en zonas Urbanas", b) Los cinco informes
presentados por la señorita Jacqueline Simon Vicente a la Congresista
Elsa Canchaya Sánchez , c) Las quinientos trece encuestas, d) Dieciocho
oficios que llegaron al despacho de la Congresista Elsa Canchaya
Sánchez y e) El informe final número ocho del trabajo realizado por la
asesora de la Congresista, formulada por el Procurador Público del Poder
Legislativo, argumentando que las pruebas tachadas no garantizan su
valor probatorio por la vinculación entre dos personas por procesos
penales y que por ser documento privado no se puede establecer su
credibilidad por que puede ser una prueba elaborada con posterioridad a
los hechos, por lo que lo solicitado debe desestimarse.
SEIS: tacha contra el documento presentada por el Abogado
defensor de la inculpada en el que adjunta la comunicación remitida por
la Contadora Mirtha Tolentino Churampi de fecha quince de agosto de
dos mil siete, formulada por el Procurador Público Adjunto del Poder
Legislativo, fundamentando que dicha tacha se encuentra relacionada en
el hecho de querer comprobar una afirmación vertida por su persona,
respecto a que procedió realizar unas publicaciones de un aviso
periodístico, solicitando personal para su notaría en Huancayo en el mes
de diciembre de dos mil dos y en contraposición a que no pueden
14

sustentar esa afirmación por que no obran los recortes periodísticos; que
lo solicitado debe ser desestimado.
SIETE: Tacha de los testigos Jorge Jesús Huamán Rojas y Gabriela
Torrejón Comeca, formulada por el Procurador Público del Poder
Legislativo, argumentando que, las declaraciones testimoniales se tachan
por el grado de dependencia y la sumisión jerárquica, ya que las referidas
personas ingresaron por disposición de la inculpada a laborar como
personal de su confianza, al respecto es del caso desestimar dicha
petición, en razón que el primero de los nombrados no prestó su
declaración testimonial por inasistencia , conforme obra la constancia de
fecha veintiséis de setiembre de das mil siete, a fojas tres mil doscientos
ochenta y cinco y la segunda de las nombradas en atención a la
declaración testimonial brindada por la citada Gabriela Torrejón Comeca,
que obra a fojas tres mil doscientos ochenta y seis del principal, la
misma que se llevó a cabo el veintiséis de setiembre de dos mil siete, con
la presencia del Ministerio Público, el Procurador Público del Estado a
cargo de los asuntos judiciales del Poder Legislativo y los abogados
defensores de la procesada; y además se debe tener en cuenta el
pronunciamiento del Señor Fiscal Supremo en lo Contencioso
Administrativo, en su dictamen número mil cuatrocientos cuarenta y
nueve, de fecha veinticinco de octubre de dos mil siete, obrante a fojas
ciento sesenta y tres del citado cuaderno, indicando lo siguiente ..."En
ambos casos el juicio de convicción del Juez examina la validez del
testimonio de acuerdo a su relación objetiva con la verdad y la descarta si
está impregnada de una subjetividad que la distorsione, para el caso
presente, la fundamentación de la tacha se basa en el grado de
dependencia y sumisión jerárquica.... La realización de la diligencia
permite al juzgador analizar no sólo la personalidad del testigo, sino
también sus relaciones con el afectado por su testimonio, así como sus
posibles motivaciones, supuestamente encubiertas, a decir de la
impugnante, pero en cuanto al contenido de su declaración, ésta
necesariamente requiere de la coherencia en el relato y que su
acreditación sea coincidente con los demás indicadores que aportan las
diligencias resultantes de la actuación probatoria..." .
OCHO: Tacha de los testigos 1) Julio del Solar Flores, 2) Sonia Ruth
Blanco Campos , 3) Samuel Sánchez Oré, 4) Ricardo Marino Bullón
Matos, 5) Isaac Pablo Matos Sotelo y 6) Janeth Mariluz Ambar Quispe,
formulada por el Procurador Público del Poder Legislativo, en razón de
que las mencionadas personas no fueron testigos ni directa ni
indirectamente, puesto que no podrían aportar elemento alguno que
sirvan para los efectos de este proceso, al respecto se debe desestimar
dicha petición en atención a las declaraciones testimoniales brindadas
por los citados testigos a excepción de Samuel Sánchez Oré, el
veinticinco y veintiséis de setiembre de dos mil siete, respectivamente,
con la presencia del Ministerio Público, el Procurador Público a cargo de
los asuntos judiciales del Poder Legislativo y los abogados de la
procesada, conforme obran las actas de fojas tres mil doscientos doce,
tres mil doscientos diecisiete, tres mil doscientos setenta y uno, tres mil
15

doscientos setenta y cuatro y tres mil doscientos setenta y ocho,


respectivamente; así como a la constancia de inconcurrencia a la
diligencia de declaración del testigo Samuel Sánchez Oré, de fecha
veinticinco de setiembre de dos mil siete, obrante a fojas tres mil
doscientos sesenta y cuatro; además se debe tener en cuenta que el
señor Fiscal Supremo en lo Contencioso Administrativo, en su dictamen
número mil cuatrocientos cincuenta y cinco, de fecha veintinueve de
octubre de dos mil siete, que corre a fojas novecientos sesentisiete del
mencionado incidente, se ha pronunciado precisando lo siguiente: ... " la
realización de la diligencia permite al juzgador analizar no sólo la
personalidad del testigo, sino también sus relaciones con el afectado por
su testimonio, así como sus posibles motivaciones, supuestamente
encubiertas, a decir de la impugnante; pero en cuanto al contenido de su
declaración, ésta necesariamente requiere de la coherencia en el relato y
que su acreditación sea coincidente con los demás indicadores que
aportan las diligencias resultantes de la actuación probatoria, lo que
eventualmente la consolidará o la desvirtuará en su congruencia y solidez
. Igualmente para el presente caso debe franquearse el juicio de
valoración del juez, aunque medien elementos ciertos de duda de su
parcialidad y de su integridad, a fin de determinar qué datos de la realidad
aportados por el testigo y debidamente corroborados con otros elementos
indiciarios, son rescatables y aprovechables para los fines del proceso...".

Octavo: Valoración probatoria:

UNO: Que el artículo trescientos ochenta y uno del Código Penal,


prescribe: " El funcionario público que hace un nombramiento para cargo
público a persona en quien no concurren los requisitos legales, será
reprimido con sesenta a ciento veinte días — multa"; en tal contexto
normativo, a manera de introducción, cabe precisar que el nombramiento
consiste en la designación para un cargo público de una persona
determinada, así la persona quien nombra debe ser un funcionario público
facultado para efectuar tal nombramiento -competencia funcionarial-, a fin
de desempeñar una función pública; nombramiento que debe cumplir con
las formalidades o requisitos previstos en la ley y que en su aspecto
subjetivo, el tipo penal exige el conocimiento de la ilegitimidad del
nombramiento (dolo), por parte del sujeto activo.

DOS: Que, ahora bien, mediante memorándum N° 050-2007-EVCS/CR


del 03 de enero de 2007, la Congresista Elsa Canchaya Sánchez designó
a Jacqueline Simon Vicente como asesora dos de su despacho congresal
(conducta objetivizada), pese a que no contaba con los requisitos exigidos
como son: grado universitario (más experiencia profesional no menor de
01 año) o estudios técnicos superiores, más experiencia laboral no menor
de tres años en la especialidad o amplia experiencia laboral, no menor de
05 años en temas que la califiquen para la función, que fuera aprobado en
el Acuerdo de Mesa Directiva números doscientos sesenta y tres —
noventa y ocho — noventa y nueve / CONSEJO- CR del veintitrés de
16

marzo de mil novecientos noventa y nueve, el que fue puesto en


conocimiento de la encausada Canchaya Sánchez, a través de la cartilla
de información administrativa para congresistas, según lo admitió la
propia encausada al deponer en su instructiva, aduciendo que para dicho
cargo no se requería de título profesional.

TRES: Que, a mayor abundamiento sobre la designación directa del


personal de confianza por los congresistas, refieren al respecto Miguel
Alfonso García Foy en su condición de Jefe del área de Recursos
Humanos y Tulio Vizcarra Basto como Jefe del Control del Área de
Registro y Control del Departamento de Personal de la Dirección de
Recursos Humanos, agregando además que a Jacqueline Simon Vicente
se le hizo entrega de una cartilla de información para que trajera toda la
documentación necesaria para su ingreso al libro de planilla
correspondiente, adicionalmente se le dio un modelo de declaración
jurada de datos personales para que lo llenara, documentos que entregó,
pero tenía que regresar porque faltaban otros y sus fotografías recientes
para la elaboración de fotocheck, y completar con ello su legajo personal,
cosa que no sucedió, no contando así con dicho documento que era de
uso obligatorio, y que la calificación del legajo personal se hacia
posteriormente, pues se confiaba en la buena fe de la congresista Elsa
Canchaya Sánchez, según aseveró García Foy. Que, el artículo quinto del
Reglamento Interno de Trabajo del Congreso de la República aprobado
por resolución N° 011-97-0M / CR, del 13 de junio de 1997, establece que
la contratación del personal de confianza de los señores congresistas, se
efectúan por su designación directa; distinguiéndose de esta manera el
acto de nombramiento efectuado por designación directa de los
congresistas; el acto de calificación administrativa de su legajo personal,
que lo realiza posteriormente la Dirección de Recursos Humanos del
Congreso de la República, determinándose con convicción que el dominio
del hecho (capacidad decisoria) en el acto de nombramiento de la
señorita Jacqueline Simón Vicente lo tuvo la congresista Elsa Canchaya
Sánchez quien de manera voluntaria y pese a que conocía con antelación
la falta de idoneidad para el puesto de asesora de despacho congresal
(dolo directo), establecido en el Acuerdo de Mesa Directiva doscientos
sesenta y tres — noventa y ocho — noventa y nueve / CONSEJO - CR,
toda vez que era su empleada del hogar; que, la función presunta que
realizó sobre levantamiento de encuestas en comunidades campesinas
del Valle del Mantaro no lo realizó identificándose como asesora de
despacho congresal, al no haber recabado su fotocheck.

CUATRO: Que la acusada por sus condiciones personales (abogada y


Congresista de la República) tenía el deber de hacer una designación
cumpliendo las exigencias y requisitos de la normatividad antes señalada,
según lo manda el artículo treintiocho de la Constitución Política del Perú
que establece: "Todos los peruanos tienen el deber de honrar al Perú y de
proteger los intereses nacionales, así como de respetar, cumplir y
defender la Constitución y el ordenamiento jurídico de la Nación"; el rol de
17

la inculpada Elsa Canchaya Sánchez en su condición de Congresista de


la República, era designar a su personal de confianza y cumplir con la
normatividad en dicha designación, función que la Dirección de Recursos
Humanos del Congreso de la República, esperaba se cumpla
correctamente, en virtud del Principio de Confianza (categoría de la
imputación objetiva), que debe prevalecer en un régimen de división de
roles; y que en mérito a dicha designación ❑ nombramiento la Dirección
de Recursos Humanos del Congreso de la República, procedió contratar a
Jacqueline Simon Vicente como asesora del despacho congresal de Elsa
Victoria Canchaya Sánchez, sin perjuicio de que posteriormente califiquen
dicha designación; de este modo, se ha probado de manera suficiente la
materialidad del delito y la responsabilidad penal de la encausada Elsa
Canchaya Sánchez, quedando enervada la presunción de inocencia que
le garantiza la Constitución Política del Perú en su literal e), inciso
veinticuatro del artículo segundo; por lo que es de aplicación lo previsto
en el artículo doscientos ochenta y cinco del Código de Procedimientos
Penales.

Noveno: Determinación Judicial de la Pena:

Para efectos de la dosificación punitiva o efectos de imponer una sanción


penal, se debe considerar el principio de razonabilidad y proporcionalidad
y los criterios rectores establecidos en los artículos cuarenticinco y
cuarentiseis del Código Penal, garantizando que la sanción penal guarde
correlación con el injusto penal y la culpabilidad del agente, considerando
los fines de la prevención general y prevención especial; en ese orden de
ideas, la encausada Elsa Canchaya Sánchez infringió los deberes de
función que se le asignó en su calidad Congresista de la República,
condición personal que hace más reprochable su accionar por su
condición de abogada; y que ha afectado gravemente al bien jurídico que
es el correcto funcionamiento de la Administración Pública.

La pena de inhabilitación corresponde imponer por mandato del artículo


cuatrocientos treinta y seis del Código Penal porque la acusada a
cometido el hecho en su condición de funcionaria y/o servidora pública.

Décimo: Determinación de la reparación civil:

La reparación civil se rige por el principio del daño causado, cuya unidad -
civil y penal- protege al bien jurídico en su totalidad, la misma que debe
fijarse conforme a lo establecido en el artículo noventa y tres del Código
Penal, restituyendo el daño ocasionado por un ilícito penal, cuya base se
encuentra en la culpabilidad del agente; que la Fiscalía Suprema en lo
Contencioso Administrativo se obligue a la sentenciada al pago de treinta
y mil nuevos soles por concepto de reparación civil, al respecto la
Procuraduría Pública no ha ofrecido las pruebas que le faculta el artículo
doscientos veinte y siete del Código de Procedimientos Penales.
18

Por estos fundamentos, administrando justicia a Nombre de la Nación y


con el criterio de conciencia, es decir metodológicamente como aconseja
el artículo doscientos ochentitrés del Código de Procedimientos Penales,
el Juez Penal de la Corte Suprema de Justicia de la República del Perú: --

FALLA:

Primero: DECLARANDO INFUNDADAS:


1) La Tacha de Videos adjuntados en la denuncia de la Fiscal de la
Nación Rotulados: a) denuncia contra la parlamentaria Elsa Canchaya
por contrato irregular de asesoría en el Congreso emitido en el Programa
"Cuarto Poder" el domingo 22 y 29 de abril y b) canal "N" el lunes 23 de
abril de 2007, presentado por la procesada Elsa Victoria Canchaya;
2) La Tacha de la Testigo Tania Elizabeth Osores Quispealaya,
deducida por la procesada Elsa Victoria Canchaya Sanchez; la Tacha de
Videos presentados por el Procurador Público del Poder Legislativo
Rotulados: a) Fiesta Infantil filmada a fines del año dos mil cuatro y b)
Fiesta infantil filmada en el mes de octubre del año dos mil cinco,
deducida por la defensa de la procesada Elsa Victoria Canchaya
Sánchez;
3) La Tacha del testigo Ronald Rómulo Venero Bocangel, deducida por la
defensa de la procesada Elsa Victoria Canchaya Sánchez; 4) La Tacha
contra los documentos a) "Plan de Trabajo del Proyecto Denominado
Titulación de predios de las Poblaciones Rurales de extrema pobreza y
desmenbramiento de territorio de comunidades campesinas ubicadas en
zonas urbanas", b) Los cinco informes presentados por la señorita
Jacqueline Simon Vicente a la Congresista Elsa Canchaya Sánchez, c)
Las quinientos trece encuestas, d) Dieciocho oficios que llegaron al
despacho de la Congresista Elsa Canchaya Sánchez y e) El informe final
número ocho del trabajo realizado por la asesora de la Congresista,
formulada por el Procurador Público del Poder Legislativo;
5) La Tacha contra el documento presentado por el abogado defensor de
la inculpada en el que adjunta la comunicación remitida por la Contadora
Mirtha Tolentino Churampi, de fecha quince de agosto de dos mil siete,
formulada por el Procurador Público Adjunto del Poder Legislativo;
6) La Tacha de testigos Jorge Jesús Huamán Rojas y Gabriela Torrejón
Comeca, formulada por el Procurador Público del Poder Legislativo;
7) La Tacha de los testigos 1) Julio del Solar Flores, 2) Sonia Ruth
Blanco Campos, 3) Samuel Sánchez Oré, 4) Ricardo Marino Bullón
Matos, 5) Isaac Pablo Matos Sotelo y 6) Janeth Mariluz Ambar Quispe,
formulada por el Procurador. Público del Poder Legislativo por el delito de
nombramiento y aceptación ilegal para cargo público en agravio del
Estado.
Segundo: DECLARANDO INFUNDADA la oposición formulada por el
Procurador Público del Poder Legislativo respecto de la actuación de
medios probatorios solicitados por la defensa de la encausada Elsa
Victoria Canchaya Sánchez, mediante escrito de fecha tres de agosto de
dos mil siete y CARECE DE OBJETO emitir pronunciamiento sobre la
19

oposición formulada por el Procurador Público del Poder Legislativo


respecto de la actuación de las testificales de los señores congresistas
Víctor Ricardo Mayorga Miranda y Cayo Cesar Galindo Sandoval,
solicitados por la defensa de la encausada Elsa Víctoria Canchaya
Sánchez, mediante escrito de fecha once de setiembre de dos mil siete.
Tercero: DECLARANDO responsable penalmente a doña Elsa Victoria
Canchaya Sánchez como autora de la comisión del Delito de
nombramiento ilegal para ejercer cargo público, en agravio del Estado.
Cuarto: IMPONIENDO a Elsa Victoria CANCHAYA SANCHEZ la pena de
multa de ciento veinte días-multa equivalente al treinta por ciento de su
ingreso promedio diario y que se determinará atendiendo al haber que ha
percibido como Congresista de la República y que se pagará a favor del
Tesoro Público en ejecución se sentencia, dentro de los diez días de
pronunciada esta sentencia, bajo expreso apercibimiento de convertirse,
previo requerimiento judicial con la equivalencia de un día de pena
privativa de libertad por cada día-multa no pagado.
Quinto: IMPONIENDO la pena de inhabilitación a Elsa Victoria
CANCHAYA SANCHEZ, consecuentemente se resuelve: privarla del
cargo de Congresista de la República; y declarar la incapacidad para
obtener mandato, cargo, empleo o comisión de carácter público; todo por
el período de tres años contados desde el siete de junio de dos mil siete
hasta el seis de junio de dos mil diez
Sexto: FIJANDO en treinta mil Nuevos Soles por concepto de reparación
civil que la sentenciada deberá abonar a favor del Tesoro Público con sus
bienes propios, libres y realizables o con el tercio de su haber si fuere el
caso; en ejecución de sentencia.
Séptimo: DISPONIENDO que consentida y/o ejecutoriada que sea esta
sentencia se remitan los testimonios de condena a las siguientes
instituciones:
1) Registro Central de Condenas de la Corte Suprema de la República;
2) Jurado Nacional de Elecciones;
3) Presidencia del Consejo de Ministros;
4) Congreso Nacional de la República;
5) Presidencia del Instituto Nacional Penitenciario.
6) RENIEC
Para las anotaciones que corresponda, dichas instituciones, avisaran a
este Órgano Jurisdiccional de la recepción y cumplimiento.

Lima, Miércoles
07octubre2009.
7
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 1768 - 2006
LORETO

Lima, doce de julio de dos mil seis.-

VISTOS; el recurso de nulidad


interpuesto por el encausado JULO GUZMÁN UPIACHIHUAY contra la
sentencia condenatoria de fojas quinientos cincuenta y nueve, del
treinta y uno de marzo de dos mil seis; con lo expuesto por el señor
Fiscal Supremo en lo Penal; y CONSIDERANDO: Primero: Que el
acusado Guzmán Upiachihuay en su recurso formalizado de fojas
quinientos setenta y cuatro sostiene que los cargos que se le
atribuyen no tienen prueba que lo sustente, que los medios de
prueba que ofreció han sido declarados improcedentes con expresa
vulneración del derecho a la prueba y de defensa, y que el Fiscal en
Cacto oral se pronunció por su irresponsabilidad; agrega que en el
debate oral se acreditó que no llevó el dinero incautado a su
coacusada Alva Jesús, que no tiene solvencia económica, que no
está registrado en la lista de pasajeros que viajaron a la localidad de
Estrecho en mil novecientos noventa y seis -trabajaba como peón en esa
fecha- y que no registra movimiento migratorio; finalmente precisa
que la versión de su coimputada Alva Jesús es inverosímil, que el
testigo Edison Guzmán Upiachihuay no le formula cargo alguno, y
que las sentencias condenatorias anteriores impuestas a sus
coacusados Cardón Campos y Alva Jesús no pueden servir para
condenarlo. Segundo: Que el encausado Julio Guzmán Upiachihuay
tenía la condición de rea ausente, declarado por auto de fojas
ciento noventa, del treinta y uno de diciembre de mil novecientos
noventa y seis, y fue capturado por la Policía y puesto a disposición
del órgano jurisdiccional el veinte de diciembre de dos mil cinco
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 1768 2006
LORETO
-2-

-véase oficio de fojas cuatrocientos ochenta y tres-, por lo que se señaló


(.\ fecha para audiencia el veintiuno de marzo de dos mil seis según el
auto de citación a juicio de fojas cuatrocientos ochenta, del diez de
enero de dos mil seis; que el citado acusado ofreció y acompañó
diversas pruebas de carácter instrumental en sus escritos de fojas
cuatrocientos noventa y cinco, quinientos veintiocho, quinientos
treinta, quinientos treinta y dos, quinientos treinta y cinco, así como
ofreció la testimonial de Edison Guzmán lipiachihuay en su escrito de
fojas quinientos treinta y siete, los cuales fueron presentados con
anterioridad al inicio del acto oral, incluso tres días antes de la
realización de la audiencia; que, sin embargo, en la sesión de
ins ción -véase acta de fojas quinientos treinta y nueve- sólo se aceptó
parte de la prueba instrumental ofrecida y acompañada por el
acusado, sin que se justifique la aceptación de una y la
desestimación de otra, y para este último caso se invocó lo dispuesto
en el artículo trescientos veintiuno del Código de Procedimientos
Penales, que es una norma preconstitucional; que, asimismo, se
inadmitió la prueba testifical ofrecida porque no se presentó pliego
interrogatorio y porque era de aplicación fa norma antes invocada.
`Tercero: Que si bien es cierto el imputado tenía la condición de reo
ausente, ello en modo alguno puede limitar su derecho a la prueba
pertinente, en tanto se trata de un elemento de carácter instrumental
que integra el contenido esencial del derecho de defensa
reconocido en el inciso catorce del artículo ciento treinta y nueve de
la Constitución Política, sin que desde el principio de
proporcionalidad pueda justificarse impedir toda solicitud de prueba
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 1768 - 2006
LORETO

por la mera condición de reo ausente, pues se introduce un factor


disciplinario ajeno por completo ala función y razón de ser de la
actividad probatoria, sólo limitable por razones de estricta pertinencia
y legalidad [vinculada a la regla de pertinencia, en tanto que ro ilegal es en sí
mismo impertinente], así como por motivos de conducencia y utilidad

[que responden a la regla de necesidad de la prueba], y de oportunidad

procesal; que, en tal virtud, el procedimiento especial establecido en


el artículo trescientos veintiuno del Código de Procedimientos Penales
debe interpretarse a la luz del derecho fundamental ala prueba y al
debido proceso, que exige entender que el desarrollo del juicio oral
no puede concebirse como una actividad meramente leída sino
como una actividad procesal que implica, entre otros numerosos
át-rás procesales, la actuación de la prueba bajo los principios de
oralidad, inmediación y concentración. Cuarto: Que, en el presente
caso, el acusado ofreció prueba antes del inicio del debate oral,
entre las que se encuentra la prueba testifical que, por lo demás, con
arreglo al artículo doscientos treinta y dos del Código de
Procedimientos Penales, modificado por el Decreto Legislativo
número novecientos cincuenta y nueve, no tiene como exigencia
formal la presentación de pliego interrogatorio, pese a lo cual la
mayoría de esas solicitudes probatorias fueron rechazadas sin atender
a las exigencias constitucionales anteriormente descritas -
introduciendo incluso diferencias de tratamiento sin justificación razonable

alguno, que consecuentemente vulnera el principio de igualdad ante la ley-.

por lo que se ha incurrido en la causal de nulidad prevista en el inciso


uno del artículo doscientos noventa y ocho del Código de
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N' 1768 - 2006
LORETO
-4-

Procedimientos Penales al haber lesionado el entorno jurídico del


imputado ocasionándole efectiva indefensión material, la cual ha
sido parte de sus agravios en la formalización del recurso de nulidad.
Quinto: Que, por otro lado, en atención a la meta del esclarecimiento
del hecho punible imputado, propia del proceso penal, ❑ la que no
puede estar ajena el Tribunal en un modelo de proceso como el que
reconoce el vigente Código de Procedimientos Penales, resulta
j imprescindible que declaren, de ser posible, no sólo Edison Guzmán
l Upiachihuay, sino también los sentenciados José Martínez Carrión

Campos y Mery Albertina Alva Jesús. Sexto: Que dado el carácter


general y trascendente que entraña la interpretación del artículo
trescientos veintiuno del Código de Procedimientos Penales,
„._-:-:%-dlssarrollcida en el fundamento jurídico tercero, corresponde que en
aplicación del artículo trescientos uno - A, apartado uno, del Código
de Procedimientos Penales, introducido por el Decreto Legislativo
número novecientos cincuenta y nueve, se considere precedente
vinculante. Por estos fundamentos: declararon NULA sentencia
condenatoria de fojas quinientos cincuenta y nueve, del treinta y uno
de marzo de dos mil seis; ORDENARON se realice nuevo juicio oral por
--'otro Colegiado, ocasión en que se proveerá adecuadamente las
solicitudes probatorias materia de los escritos de fojas cuatrocientos
noventa y cinco, quinientos veintiocho, quinientos treinta, quinientos
treinta y dos, quinientos treinta y cinco y quinientos treinta y siete, y se
citará para que declaren a Edison Guzmán Upiachihuay, José
Martínez Carrión Campos y Mery Albertinci Alva Jesús; ESTABLECIERON
como precedente vinculante el fundamento jurídico tercero de la
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 1768 - 2006
LORETO
-5-

presente Ejecutoria: MANDARON que esta Ejecutoria se publique en el


Diario Oficial y en la Página Web del Poder Judicial; y los devolvieron.-

S.S.

SIVINA HURTADO C_
1J

SAN MARTIN CASTR

VALDEZ ROCA

LECAROS CORNEJO

CALDERON CASTILLO

SAAC/jsa
73)

SALA PENAL PERMANENTE


R.N. N° 2860 - 2006
ANCASH

Urna, veinticinco de junio de dos mil siete.-

VISTOS; el recurso de nulidad


interpuesto por la señora Fiscal Adjunta Superior contra el auto superior
de fojas ciento sesenta y dos, del dieciocho de mayo de dos mil seis,
que declara extinguida por prescripción la acción incoada contra
Gaudencio Huamán Carrasco por delito contra la Libertad - violación
sexual de menor en agravio de Y.D.C.T; con lo expuesto por el señor
Fiscal Supremo en lo Penal; y CONSIDERANDO: Primero: Que la señora
Fiscal Adjunta Superior en su recurso formalizado de fojas ciento sesenta
y seis alega que como en el texto original del inciso tres del artículo
ciento setenta y tres del Código Penal no se fijó el máximo de la pena es
de aplicación lo previsto en el artículo ochenta del acotado Código
Sustantivo, que estipula que la acción penal prescribe en un tiempo
igual al máximo de la pena fijada por la ley para el delito; agrega que
la Ley número veintiséis mil doscientos noventa y tres es más benigna
para el imputado, ya que estableció para el mencionado delito una
pena no mayor a los quince años y, desde ese punto de vista, la acción
penal recién prescribiría a los veintidós años y seis meses. Segundo: Que
según la acusación escrita de fajas ciento nueve el delito incriminado se
perpetró en el mes de abril de mil novecientos noventa y tres, cuando
se encontraba vigente el texto original del inciso tres del artículo ciento
setenta y tres del Código Penal, que establecía como pena privativa de
libertad una no menor de cinco años, pero no determinaba su duración
máxima. Tercero: Que, ahora bien, el artículo ciento setenta y tres del
Código Penal prevé la penalidad que corresponde aplicar al autor de
un delito de violación de menores y establece distintas escalas penales
que toman en cuenta para su mayor o menor gravedad la edad

2)
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 2860 - 2006
ANCASH

-2-
concreta del sujeto pasivo al momento de comisión del delito; que en su
texto original el artículo ciento setenta y tres del Código Penal
conminaba en sus tres incisos penas de diferente duración, según el
grupo etareo que se señalaba en cada uno de ellos, sin embargo, sólo
consignaba el mínimo de la pena legal y omitía toda referencia expresa
a su límite máximo; que, no obstante ello, tal opción legislativa -por una
eludible aplicación del principio de proporcionalidad de las penas y de coherencia y
utolimitación interna entre las circunstancias agravantes legalmente incorporadas-
no autoriza a concluir que el extremo superior de penalidad legal no
existe y que, por ello, deba acudirse al límite general o abstracto de la
pena privativa de libertad; que, por el contrario, y -como se ha expuesto
precedentemente- por estrictas razones sistemáticas entre las aludidas

circunstancias definidas en cada inciso del tipo legal, éste debe


corresponder al mínimo legal previsto para el grupo etareo precedente;
que, por consiguiente, para el inciso tercero el máximo de pena
aplicable era el mínimo señalado en el inciso segundo, y para el inciso
segundo el máximo legal correspondía al extremo mínimo de pena
conminada establecido en el inciso primero; que en relación a este
último inciso el máximo legal de la pena conminada sería el genérico
que establecía el hoy suprimido artículo veintinueve de! Código Penal,
también en su texto original, para la pena privativa de libertad y que
era de veinticinco años. Cuarto: Que en la redacción actual del artículo
ciento setenta y tres del Código Penal, que fuera introducida por la Ley
número veintiocho mil setecientos cuatro, del cinco de abril de dos mil
seis, así como en las modificaciones establecidas por las Leyes números
veintiséis mil doscientos noventa y tres, veintisiete mil cuatrocientos
setenta y dos, veintisiete mil quinientos siete y veintiocho mil doscientos
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 2860 - 2006
ANCASH

-3 -
cincuenta y uno, sí se consignó para cada inciso un límite mínimo y
máximo de pena conminada; que con relación a la agravante especial
que describe el párrafo final del texto vigente del artículo ciento setenta
y tres del Código Penal, la pena aplicable a los casos de los incisos dos y
tres es de cadena perpetua; que, no obstante ello, en la redacción
precedente que introdujo la Ley número veintiocho mil doscientos
cincuenta y uno, del ocho de junio de dos mil cuatro, para dicho
supuesto agravado la pena privativa de libertad señalaba solamente un
mínimo de treinta años, por lo que para los supuestos contenidos en los
incisos antes mencionados el máximo de pena privativa de libertad
aplicable era de treinta y cinco años, pues el inciso uno consignaba
como pena exclusiva la de cadena perpetua. Quinto: Que conforme al
artículo ochenta del Código Penal el plazo ordinario de prescripción de
la acción penal es igual al máximo de la pena fijada por la ley para el
delito, si es privativa de libertad y, su plazo extraordinario opera
conforme a la parte in fine del artículo ochenta y tres del acotado
Código cuando el tiempo transcurrido sobrepasa en una mitad al plazo
ordinario de prescripción. Sexto: Que en aplicación del tercer y cuarto
fundamento jurídico de la presente Ejecutoria Suprema y en atención a
la pena conminada para el supuesto de hecho descrito en el texto
original del inciso dos del artículo ciento setenta y tres del Código Penal,
esto es, ocho años de privación de libertad, la prescripción
extraordinaria de la acción penal opera a los doce años; que, por
consiguiente, desde la fecha de la comisión del delito incriminado -abril
de mil novecientos noventa y tres- a la actualidad dicho plazo ha
transcurrido con exceso. Séptimo: Que en virtud al alcance general de
la interpretación realizada respecto de la prescripción en atención a los
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 2860 - 2006
ANCASH

-4-
tipos legales que introducen circunstancias agravantes sucesivas sin fijar
el extremo máximo de la pena conminada, es pertinente otorgarle el
carácter de precedente vinculante en aplicación de lo previsto en el
inciso uno del artículo trescientos uno - A del Código de Procedimientos
Penales, incorporado por el Decreto Legislativo número novecientos
cincuenta y nueve. Por estos fundamentos: declararon NO HABER
NULIDAD en la resolución de fojas ciento sesenta y dos, del dieciocho de
mayo de dos mil seis, que declaró de oficio extinguida la acción penal
por prescripción en el proceso seguido contra Gaudencio Huamán
Carrasco por el delito de Violación Sexual en agravio de Y.D.C.T.; con lo
demás que contiene; DISPUSIERON que los fundamentos jurídicos tercero
y cuarto de la presente Ejecutoria constituyen precedente vinculante
para establecer el plazo de prescripción de la acción penal en
aquellos delitos en que el legislador no ha previsto pena máxima;
ORDENARON que el presente fallo se publique en el diario oficial "El
Peruano"; con lo demás que contiene; y los devolvieron.-
S.S.
SALAS GAMBOA.

SAN MARTI

PRADO SALDARRIAGA.

PRINCIPE TRUJILLO.

URBINA GANV
UG/r n p.
ar
SALA PENAL PERMANENTE
QUEJA N° 1678 - 2006
LIMA

jrnc., trece c.zbri rae dos mil siete.-


VISTOS; oído e! informe oral; intervinienac,
como ponente el señor San Martín Castro; el recurso de
excepc:cnol interpuesto por la parte civil Percy Bellido Hurtado en
rep7esen- ciciár. rae COMERCIAL INMOBUARIA SANTA TERESA SOCIEDAD AIJÓN'.>vA
contra a resolución de fojas setecientos treinta y cuatro, del diecinueve
de octubre de dos mil seis, que declaró improcedente el recurso de
nulbad que promovió contra la sentencia de vista de fojas setecientos
circo, siete de agosto de dos mil seis, que en un extremo confirmó la
sentencio de prime r a instancia de fojas quinientos uno, del cuatro de
noviembre de das mil dos, que sobreseyó la causa contra Hilda
Hurtado por delito contra la fe pública - falsedad genérica en su aaravio:
y en otro ,'evocó la referida sentencia en cuanto absolvió a la citada
acusada por delito contra la fe pública - falsedad material en agravio dei
fado y, reformándola, declaró extinguida por prescripción la acción
per'la! incoada por ese delito y agraviado; con lo expuesto por la señora
Fiscal Suprema en lo Penal; y CONSIDERANDO: Primero: Que la parte civl
en su recurso de queja excepcional de fojas setecientos treinta y cinco
alega que la sentencia de vista infringió derechos constitucioncles
mo.terícies y procesales, así como diversos artículos del Código Penal y
del Código de Procedimientos Penales; que, a! respecto, precisa que
indebidan-;ente se confirmó el sobreseimiento aplicando incorrectamente
doz.-.trina Trbunai Constitucional materia de su sentencia número
dos - dos mil seis - PHC / TC, del trece de marzo de dos rril
seis. r&eicia o: principio acusatorio, puesto que el presente caso es
distinto al que se decidió por el Tribunal Constitucional; que, asimismo,
cco'.- C1 que ng se extinguió la acción penal por prescripción porque según
SALA PENAL PERMANENTE

QUEJA N° 1678 - 2006

LIMA
-2-

la Ejecutoria Suprema que definió el punto el delito fue continuado


debido a que la imputada utilizó el nombre de Hilda Bellido Hurtado
hasta el oi', o mi; novecientos noventa y seis, y cuya maniobra derc+iva
importó la apropiación fraudulenta de la propiedad, acciones y bienes
de la entidad agraviada -por lo demás, a su juicio, se trata de un delta
permanente, cuyo consumación se extiende hasta la actualidad-; que, por
último, sostiene que mediante escrito de fojas seiscientos cuarenta y
nueve del principal, presentado en el curso del procedimiento recurscl de
apelación, solicitó la ampliación del auto de apertura de instrucción y la
nulidad de la sentencia recurrida, pese a lo cual esa petición no fue
resuelta. Segundo: Que la Fiscalía Provincial en su dictamen de to:cs
doscientos treinta y tres, del nueve de octubre de mil novecie:-Tos
noventa y siete, solicitó el sobreseimiento de la causa respecto al delito
de falsedad genérica en agravio de la quejosa y formuló acusación por
e.,delito de falsedad material en agravio del Estado, a cuyo efecto
estimó que la encausada Hilda Bellido Hurtado adulteró la fecha de su
partida de Bautismo -que en función a la fecha que consignó, antes de rn:i
--- novecientos treinta y seis, acreditaba su identidad-, haciendo incurrir en error al
Tribunal Eclesiástico Regional de Lima que ordenó la rectificación de la
misma -en cuanta al nombre y lugar de nacimiento-, la que presentó en e
juicio de contradicción de sentencia de declaratoria de herederos que
inició e, veinticinco de julio de mil novecientos ochenta y cuatro -en é,
recayó la Ejecutoria Suprema del veintiuno de febrero de mil novecientos ochenta
nueve, que declaró no haber nulidad en la sentencia de vista que confirmó la
sentencb de primera instancia que amparó la referida demanda-; que el
Juzgado Penal en su sentencia de fojas quinientos uno, del cuatro de
noviembre de dos mi dos, declaró sobreseída la causa por el delito de
SALA PENAL PERMANENTE

QUEJA N° 1678 - 2006

LIMA
-3-

falsedad genérica y absolvió a la imputada de la acusación fiscal por el


deii+o de falsedad material; que apelada la causa por el quejoso y Ea
Procuradora Pública del Estado, el Tribunal Superior en su sentencia de
vista de fojas setecientos cinco, del siete de agosto de dos mil seis.
confirmó el extremo del sobreseimiento -se invocó al respecto la vigencia del
principio acusatorio- y revocó la absolución por el delito de falsedad

material declarando empero extinguida por prescripción la acción penal


por el referido delito -entendió que la falsedad cometida por la imputada se
llegó a acreditar y que la partida de bautismo falsa la presentó en sede judicid
para loarar derechos hereditarios que no le correspondían-. Tercero: Que dos sor

los aspectos objeto de análisis recurso!: a) la correcta aplicación de la


doctrina jurisprudencia! referida a los alcances del principio acusatorio; y,
b) el ámbito del objeto procesal y la aplicación de la regla de

prescripción de la acción penal. Cuarto: Que, en cuanto al principio


acusatorio, es evidente -según doctrina procesalista consolidada- que se trata
una de las garantías esenciales del proceso penal, que integra el
contenido esencial del debido proceso, referida al objeto del proceso, y
determina bajo qué distribución de roles y bajo qué condiciones se
realizará el enjuiciamiento del objeto procesal penal (conforme: GlivsENC

SENDRA, VrCENTE: Derecho Procesal Penal, Editorial Colex, Madrid, página setenta y
nueve); que, entre las notas esenciales de dicho principio, en lo que es

relevante a! presente caso, se encuentra, en primer Jugar, que el objeto


del proceso lo fija el Ministerio Público, es decir, los hechos Que
determinan la incriminación y ulterior valoración judicial son definidos par
el Fiscal, de suerte que el objeto del proceso se concreta en la acusación
fiscal -que a su vez debe relacionarse, aunque con un carácter relativo en orden o
la propio evo„Jcbn del sumario judicial, con fa denuncia fiscal y el auto apertorio de
SALA PENAL PERMANENTE

QUEJA N° 1678 - 2006

LIMA
-4-

r
A".- instrucción,. oue sencillamente aprueba la promoción de la acción penal eercitaaa
por e' Fiscal-, respecto a la cual la decisión judicial debe ser absolutomenTe

respetuosa en orden a sus límites Tácticos; y, en segundo fugar, que la


función de acusación es privativa del Ministerio Público y, por ende, el
juzgador no ha de sostener la acusación; que esto último significa, de
acuerdo a! aforismo nema iudex sine acusatore, que si el Fiscal no formula
acusación, más allá de la posibilidad de incoar el control jerárquico, le
está vedado al órgano jurisdiccional ordenar al Fiscal que acuse y,
menos, asumir un rol activo y, de oficio, definir los ámbitos sobre los que

discurrirá la selección de los hechos, que sólo compete a la Fiscalía: el

presupuesto del juicio jurisdiccional es la imputación del Fiscal; que, po


tanto, si el árgano judicial está conforme con el dictamen no acusatorio
dei Fiscal Provincial y, por ello, no decide incoar el procedimiento paro
forzar la acusación, y si a continuación, con motivo del recurso de
apelación de la parte civil, el Fiscal Superior igualmente emite un
dicmen no acusatorio, ratificando el parecer del Fiscal Provincial -es de
'recordar al respecto que el Ministerio Público, a nivel institucional, está regido por el
principio de unidad en la función y dependencia jerárquica, de suerte que, en estos
casos, prima el parecer del Superior Jerárquico y si éste coincide con lo decidido
por el Fiscal inferior concreta y consolida la posición no incriminatoria del Ministerio
Público- no existe posibilidad jurídica que el órgano jurisdiccional de

Alzada dicte una resolución de imputación; que, no obstante ello, corno


ha venido sosteniendo esta Suprema Sala en reiterada jurisprudencia, y
pese a lo expuesto, es posible -asumiendo una ponderación de otros derechos
fundamentales en conflicto- una anulación del procedimiento cuando, de

uno u otro modo, y de manera especialmente relevante, se afecte e!


derecho o prueba de la parte civil -que integra la garantía constituciona' ce
defensa procesal- o la decisión fiscal incurra en notorias incoherencias
SALA PENAL PERMANENTE
QUEJA N° 1678 - 2006
LIMA
-5-

contradicciones o defectos de contenido que ameritan un nuevo


p-onunciarniento fiscal y, en su caso, la ampliación de la propio
instrucción, tales como se omite valorar determinados actos de
investigación o de prueba, no se analiza determinados hechos que
l'ueron objeto de la denuncia fiscal y del auto de apertura de instrucción,
así corno, desde otra perspectiva, se niega inconstitucionalmente lo
actuación de prueba pertinente ofrecida oportunamente en la
oportunidad, el modo y forma de ley por la parte civil o cuando admitida
la pruebo no se actúa en función a situaciones irrazonables, que no son
de cargo de aquélla: que, en el presente caso, no se ha producido
ninguna de las situaciones de excepción ancladas en el derecho ola
pruebo o o la completa valoración de los hechos que integran lo
instrucción judicial, por lo que, la invocación del principio acusatorio
como motivo suficiente para confirmar el sobreseimiento, es legalmente
correcto y no infringe precepto constitucional alguno. Quinto: Que, como
a dejado expuesto, el objeto del proceso se concreta en el dictamen
final del Ministerio Público, que cuando es acusatorio introduce la
pretensión penal, que a su vez está definida, en su aspecto objetivo, por
io denominada "fundomentación táctica", esto es, el hecho punible, el
hecho histórico subsumible en un tipo penal de carácter homogéneo -
esos hechos son formulados par el Ministerio Público a una persona determinado, y
en su definición o concreción no puede intervenir el órgano jurisdiccional--; que el

escrito de acusación formaliza la pretensión penal y en función a ese


nnarco fáctico debe pronunciarse el órgano jurisdiccional; que los hechos
delimitados en la acusación fiscal de fajas doscientos treinta y tres se
circunscriben, en su esencia, a la falsificación de una partida de
oautismo que se presentó en un proceso jurisdiccional y, mediante ella, se
SALA PENAL PERMANENTE

QUEJA N° 1678 - 2006

LIMA
-6-

logró un fallo que sirvió para afectar derechos patrimoniales de ia


ccraviadc Comercial Inmobiliaria Santa Teresa Sociedad Anónima; que
e` citado documento falso se utilizó el veinticinco de julio de

1
novecientos ochenta y cuatro y dio lugar a sendas sentencics
jurisdiccionales que culminaron con la Ejecutoria Supremo del veintiuno
de febrero de mil novecientos ochenta y nueve, tal como se indica a
fajas quinientos ocho de la sentencia penal de primera instancia -dato de
hecho que no ha sido objetado por el quejoso-; por tanto, es a partir de esa
fecha -es obvio que durante la tramitación del proceso civil y hasta que ro
culminara no era posible promover la acción penal pues de acuerdo al artículo
ochenta y cuatro del Código Penal estaba vigente una causal de suspensión ael
plazo de Prescripción- que empieza a correr el plazo de la prescripción

extraordinaria, en tanto que el delito de falsedad es de comisión


instantánea y se consuma, en todo caso, cuando a sabiendas se utilizo el
documento falso -un supuesto típico distinto de la confección, alteración 3
nodificación falsaria del documento y que, asimismo, puede concurrir con él y se'
p etrado por el propio autor de la elaboración del documento falso o por un
• tercero-, el cua! en el presente caso sustentó una demanda y dio lugar a

-- uno sentencia que consolidó el propósito criminal del agente -es de insistir
que el uso de un documento falso es un delito de estructura instantánea
aunque sus efectos puedan prolongarse más allá, por lo que, en principio,
si plazo ce prescripción empezará a contarse desde el momento de su
utilización-; que si cuenta el plazo desde el veintiuno de febrero de
novecientos ochenta y nueve hasta la fecha de la sentencia de vista del
siete de agosto de dos mil seis ha transcurrido más de quince años, en
tonto se calificó que el documento falso era de carácter público, por lo
que 1c declaración de prescripción es legalmente correcta. Sexto: Que si

7-/
SALA PENAL PERMANENTE

QUEJA N° 1678 - 2006

LIMA
-7-

S bien es cierto que en el curso del procedimiento se dedujo uno


excepción de prescripción y, finalmente, este Supremo Tribuna! !a
desestrnó mediante Ejecutoria de fojas trescientos cuarenta y siete, del
ocho de ,iL!ici de mil novecientos noventa y nueve, bajo el argumento
que con ic partido de bautismo falsa promovió una serie de demandas
civiles de desalojo en los años mil novecientos noventa y cuatro, mil
novecientos noventa y cinco y mil novecientos noventa y seis, a partir de
las cuales debe computarse el plazo de prescripción, es de precisar que
la acusación fiscal delimitó el objeto procesal ❑ la alteración de la
partida de bautismo y su utilización en el proceso de contradicción de
sentencia -dato que es compatible con las denuncias fiscales formalizadas ce
fofos cientos treinta y cinco y doscientos treinta y uno-, en consecuencia, es ese

el marco de referencia bajo los precisos contornos del principio


acusatorio, cuya esencia en virtud de su jerarquía constitucional debe
respetarse en todo momento por el órgano jurisdiccional, de suerte que
una resolución interlocutoria no puede, en esos estrictos ámbitos, definir
anteladamente el contenido fáctico y, luego, la apreciación jurídica de!
\\rgano de mérito cuando deba dictar sentencia, siempre que esté de
por medio !a vigencia de las garantías procesales constitucionalizadas.
Séptimo: Que, por último, alega el quejoso que en el curso de!
procedimi ento recurso' solicitó la ampliación del objeto procesal y pidió
la consiguiente nulidad dei fallo de primera instancia; que, en principio, se
trata de unas alegaciones extemporáneas que no guardan coherenc:a
con !os aoravios expuestos en su recurso de apelación de fojas quinientos
cr,.[...ince, que son los que en último caso determinan el principio de
correlación que en lo sentencia de apelación se circunscribe a
responder los agravios objeto de la pretensión impugnatoria; que, por lo
SALA PENAL PERMANENTE
QUEJA N° 1678 - 2006
LIMA
-8-

demás, el Tribuna! Superior estimó que la acción penal había prescrito y


por ende. no era del caso que por esos hechos continuara vigente la
perSeCIJCi.6n penal: además, en armonía con el principio acusatorio, !a
introducckl, n de cargos, en suma, la persecución del delito corresponde
al Minsterio Público -artículo ciento cincuenta y nueve numeral cinco de !a
Consfitución- y es a ese órgano que en todo caso debió acudir la parte

civil para instar la ampliación del auto de apertura de instrucción, de


suerte que esa petición no ameritaba una decisión expresa del Tribuno!
con riesgo de incurrir en nulidad de actuaciones o de dictar un fallo corto
causante de incongruencia cifra petita: que, por tanto, no se incurrió en
causal de nulidad insanable que generó indefensión material al
recurrente. Octavo: Que, dado el carácter general de la interpretación
de los alcances del principio acusatorio contenidos en los fundamentos
jurídicos cuarto, quinto y sexto, que en todo caso desarrollan y precisan su
contenido esencial en armonía con la Sentencia del Tribuno]
Constitucional número dos mil cinco - dos mil seis - PHC / TC, del trece de
marzo de dos mil seis, corresponde disponer su carácter de precedente
vinculante, en aplicación a lo dispuesto en el apartado uno del artículo
".rescientos uno - A del Código de Procedimientos Penales, introducido
pd
\ r. el Decreto Legislativo número novecientos cincuenta y nueve. Por
estos fundamentos: I. Declararon INFUNDADO el recurso de queja
excepcional interpuesto por la parte civil Percy Bellido Hurtado en
representación de Comercial Inmobiliaria Santa Teresa Sociedad
Anónima contra: :o resolución de fojas setecientos treinta y cuatro, del
diecinueve de oc7ubre de dos mil seis, que declaró improcedente el
recurso .L)Iidad que promovió contra la sentencia de vista de folas
setecientos cinco, del siete de agosto de dos mil seis, que en un extremo
SALA PENAL PERMANENTE
QUEJA N° 1678 - 2006
LIMA
-9-

confirmó la sentencia de primera instancia de fojas quinientos uno, de!


cuatro de noviembre de dos mit dos, que sobreseyó la causa contra Nilda
Bebido Hurtado por delito contra la fe pública - falsedad genérica en su
aarav:0, en otro revocó la referida sentencia en cuanto absolvió a lo
citado ocusoda por delito contra la fe pública - falsedad material en
agravio del Estado y, reformándola, declaró extinguida por prescripción
a acción penal incoada por ese delito y agraviado; MANDARON se
transcriba la presente Ejecutoria al Tribunal de origen. II. DISPUSIERON que
los fundamentos jurídicos cuarto, quinto y sexto de la presente Ejecutoria
constituyen precedente vinculante; ORDENARON que este fallo se
publique en el Diario Oficial "El Peruano" y se inserte en la página Web del
Poder Judicial: hágase saber y archívese.-
s.s.
SALAS GAMBOA(

SAN MARTIN -C4TR0

LECAROS CORNIES6

PRINCIPE TRUJILLO

URBiNA GANV!Nli.:

CSM/eook,
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
RN. EXP. N° 104-2005
AYACUCHO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para la aplicación de la medida de
seguridad de internación

Lima, dieciséis de marzo


del año dos mil cinco.-
VISTOS; de conformidad en parte con lo
dictaminado por el señor Fiscal Supremo en lo Penal: y CONSIDERANDO.
Primero: Que viene en recurso nulidad, interpuesto por el sentenciado
Arístides Jaime Ramos Veramendi, la sentencia de fojas cuatrocientos
veintitrés, su fecha veintiséis de noviembre de dos mil cuatro, en el extremo
que lo condena como autor del delito de tráfico ilícito de drogas en agravio
del Estado, imponiéndole doce años de pena privativa de libertad. Segundo:
Que se imputa al procesado dedicarse a la comercialización de pasta básica
ocaína, transportando pasta básica de cocaina desde la localidad de
ina con destino a Huanta, junto con sus coprocesados Marcos Edwin
Ramos Veramendi y Silvia Ramos Veramencli, siendo intervenidos por
efectivos policiales el día diez de setiembre de dos mil tres, cuando se
trasladaban en un camión hacia la localidad de Huanta. Que al realizárseles
el respectivo registro personal a cada uno de ellos, se les encontró en poder
de un total de once paquetes forrados con cinta adhesiva los cuales al ser
sometidos al análisis químico correspondiente dieron como resultado pasta
basica de cocaina. con un peso neto de tres kilos can seiscientos cincuentiun
gramos. Tercero: Que el recurrente en la fundamentación de su recurso de
nulidad, alega que desde la etapa preliminar aceptó su responsabilidad penal
en los hechos imputados, por lo que se le debe imponer una pena más
benigna: además, refiere el recurrente, que en ningún momento tuvo la
intención de usar a su hermano Marcos Edwin Ramos Veramendi para
transportar la droga y que erróneamente se ie condena por el arficwo
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
RN. EXP. N° 104-2005
AYACUCHO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para la aplicación de la medida de
seguridad de internación

doscientos noventisiete inciso cinco del Código Penal. debido a que para
configurar dicha agravante se debe tener pleno conocimiento que el sujete,
que trasladaba la droga era inimputable, hecho que no ocurrió y rec;ér.
determinó en el juicio oral. Cuarto: Que el evento delictivo se encuentra
acreditado con las siguientes pruebas de cargo: a) Con las actas de registro
personal y equipaje de fojas setentinueve; de comiso de droga de fojas
ochentiuno a ochentitrés; de pesaje de droga de fojas ochenticuatro; de
lacrado de fojas noventitrés. Todas estas diligencias describen que a los
sados se les encontró adheridos a sus cuerpos y dentro de sus

pertenencias pasta básica de cocaína con un peso neto de tres kilos con
seiscientos cincuentiun gramos, conforme es de verse del dictamen pericia)
de análisis químico de fojas doscientos tres. b) Que el procesado Aristides
Ramos Veramendi ha reconocido de manera uniforme y coherente su
responsabilidad penal en los hechos imputados, indicando que conocía de la
enfermedad de su hermano Marcos Edwin y que el día de la intervención
puso en las pantorrilas de éste dos paquetes que contenía pasta básica de
cocaína y en el maletín de su hermana Silvia otros dos paquetes conteniendo
la misma sustancia tóxica, con la finalidad de ser transportados hasta a Plaza
de Armas de la ciudad de Ayacucho, lugar donde serian entregados a Carlos
Morocho Garay, y que por dicha labor le iba a pagar la suma de ciento
cincuenta dólares americanos: esta versión se encuentra corroborado con las
declaraciones de Marcos Ramos Veramendi y Silvia Ramos Veramendi de
fojas ciento veintiocho y trescientos cuarentisiete. respectivamente. Quinto:
Que para la aplicación al imputado Aristides Ramos Veramendi del
agravante del inciso cinco del articulo doscientos noventisiete del código
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
RN. EXP. N° 104-2005
AYACUCHO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para la aplicación de la medida de
seguridad de internación

sustantivo, se debe apreciar si el conocía la condición de inimputable de su


hermano Marcos Edwin, sin requerirse de resolución judicial previa sobre
dicho estado. Que, en el caso sub judice, la enfermedad mental de Marcos
Ramos Veramendi era de conocimiento del procesado Arístides Ramos
Veramendi, conforme se desprende de su propia declaración y de las
vertidas por la sentenciada Silvia Ramos Veramendi. Por tanto dicho
procesado se aprovechó de la enfermedad que padecía su hermano para
utilizarlo en la comisión dei delito; por io que el extremo condenatorio de la
cia se encuentra arreglado a ley. Sexto: Que, además, para la
on figuración del agravante del inciso seis del artículo doscientos
noventisiete del código sustantivo, no sólo se requiere la existencia de una
banda u organización criminal dedicada al tráfico ilícito de drogas. sino que
basta con la pluralidad ejecutiva de personas, esto es. que participen tres o
más sujetos en la comisión del delito previsto en el articulo doscientos
noventiséis del Código Penal, supuesto que se presenta en el caso que se
analiza. Que, sin embargo, de conformidad con el principio de prohibición de
reformatio in pejus, previsto en el artículo trescientos del Código de
Procedimientos Penales, no se puede considerar en esta instancia dicha
agravante. Séptimo: Que para la aplicación de la pena correspondiente se
debe tener en cuenta el principio de proporcionalidad. dicho principio exige
efectuar una determinación adecuada de la pena que procure lograr una
sanción justa y congruente con la gravedad de la acción realizada, los bienes
jurídicos afectados y las circunstancias del hecho, debiendo también guardar
relación con el daño ocasionado; siendo ello asi, en el caso sub judice la
pena impuesta al sentenciado resulta adecuada. Octavo: Que, por otro lado.

0
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
RN. EXP. N° 104-2005
AYACUCHO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para la aplicación de la medida de
seguridad de internación

teniendo en cuenta que la Corte Suprema tiene facultad casatoria conforme


(.1lo reconoce el articulo ciento cuarentiuno de la Constitución Política del
Estado, esta Sala Penal Suprema debe establecer las siguientes precisiones.
a) Que las medidas de seguridad son sanciones que se aplican
judicialmente a los inimputables o imputables relativos que han cometido un
hecho punible; que la medida de internación es privativa de libertad y sólo
puede aplicarse cuando existe el peligro potencial de que el inimputable
pueda cometer en el futuro otros delitos considerablemente graves. Por tanto
ación es una medida de seguridad que conlleva graves efectos
4"-r--astrictivos en la libertad de las personas. Por lo demás. como señala Claux
Roxin. " ... el fin de la pena y las medidas de seguridad no se diferencia en
esencia. Ciertamente, los fines preventivos se persiguen por las medidas de
seguridad de una forma diferente y que la mayoría de las veces contrasta
también con la orientación de los cometidos de la pena en el caso individual,
pero la tendencia fundamentalmente preventiva es la misma" ( Claus
Roxin. "Derecho Penal. Parte General". Tomo I. Editorial Civitas. Madrid,
mil novecientos noventisiete). b) Que, en consecuencia, tratándose de una
sanción la medida de internación sólo puede ser impuesta en la sentencia y
luego de que en juicio se haya acreditado la realización del delito por el
inimputable y su estado de peligrosidad. c) Que la duración de la medida de
internación no puede ser indeterminada, por eso el operador judicial debe
definir en la sentencia su extensión temporal, la cual, conforme lo establece
el articulo setenticinco ab initio. en ningún caso puede exceder los límites
cuantitativos de la pena privativa de libertad concreta, que se hubiera
aplicado al procesado si hubiera sido una persona imputable. d) Que,
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
RN. EXP. N° 104-2005
AYACUCHO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para la aplicación de la medida de
seguridad de internación

L.....) además, la duración de la medida de internación debe ser proporcional a la


peligrosidad potencial del agente y coherente con las recomendaciones que
sobre el tratamiento a aplicar haya precisado el perito psiquiatra. Noveno:
Que de autos se aprecia que el Colegiado mediante resolución de fajas
trescientos noventicinco, de fecha diez de noviembre de dos mil cuatro,
declaró inimputable al procesado Marcos Edwin Ramos Veramendi antes de
la sentencia y dispuso su internamiento sin determinar el tiempo de su
perma ncia en el centro especializado, además no fijó el monto de la
.Jración civil por el hecho ilicito a favor del agraviado, incurriendo así en
omisiones relevante; sin embargo, en aplicación de los principios de
economía y celeridad procesales, y conforme a lo dispuesto por el artículo
doscientos noventiocho del Código de Procedimientos Penales, esta Sala
Penal Suprema se encuentra facultada para subsanar las omisiones
advertidas. Décimo: Que, siendo ello así, para determinar el tiempo de la
medida de internación del procesado Marcos Edwin Ramos Veramendi se
debe tener en cuenta los siguientes aspectos: a) Que conforme es de verse
de la evaluación psiquiátrica de fojas trescientos sesentiocho, se concluye
que dicho encausado presenta trastorno esquizofreniforme delusional
orgánico y requiere evaluación y tratamiento en institución especializado,
pericia que fue ratificada a fajas trescientos ochentiuno, donde los
especialistas señalaron que - el examinado presenta un trastorno mental que
tiene dos componentes, uno orgánico, es decir, que tiene lesión orgánica
cerebral demostrable, y dos, tiene alteraciones en el funcionamiento del
cerebro como consecuencia de dicha lesión, esta persona tiene el cerebro
con alteraciones donde se juntan los dos componentes, tiene alterado no
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
RN. EXP. N° 104-2005
AYACUCHO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para la aplicación de la medida de
seguridad de internación

sólo el pensamiento, porque se siente perseguido. acosado. etc, sino


también, tiene alterado la percepción porque ve o escucha cosas donde no
las hay, entonces está alterada la voluntad, la conciencia, la percepción y el
pensamiento; no se da cuenta perfectamente de lo que hace: no logra
entender lo que es bueno o malo, le da lo mismo si hubiera matado a
alguien, describiría con lujo y detalle, porque para él es un hecho común que
no reviste fa magnitud del tipo legal o moral que tiene una persona normal.
Por eso el procesado es una persona peligrosa que debe recibir un
m ienta en una institución especializada para que el daño no se
mayor". b) Que para fijar el tiempo de internación del procesado Marcos
Ramos Veramendi se debe tener en cuenta la peligrosidad delictual del
agente, la gravedad del hecho cometido y los delitos que probablemente
cometería si no fuera tratado. c) Que según las conclusiones de la
evaluación psiquiátrica se diagnostica peligrosidad potencial det.ivada y
conexa con la enfermedad que padece dicho procesado, enfatizando que ella
puede controlarse prudencialmente con un tratamiento psiquiátrico
adecuado. d) Que la autoridad correspondiente del Centro de Internación
cada seis meses deberá remitir al Juez de la causa una pericia
circunstanciada que de información sobre la necesidad de mantener la
medida de internación aplicada. conforme lo exige el artículo setenticinco del
Código Penal. Décimo Primero: Que, en consecuencia, habiéndose
establecido en esta resolución los presupuestos, el procedimiento y la
oportunidad de aplicación de la medida de seguridad de internación, prevista
en los articulas setenticuatro y setenticinco del Código Penal, corresponde
otorgarle a dicha interpretación jurisprudencial el carácter de precedente
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
RN. EXP. N° 104-2005
AYACUCHO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para la aplicación de la medida de
seguridad de internación

vinculante en aplicación de lo autorizado por el inciso uno del articulo


trescientos uno- A, del Código de Procedimientos Penales, incorporado por
r el Decreto Legislativo número novecientos cincuentinueve: y estando a las
/ consideraciones antes expuestas: DECLARARON: NO HABER NULIDAD
‘`-i-,Z1 en la sentencia recurrida de fajas cuatrocientos veintitrés, su fecha veintiséis
de noviembre de dos mil cuatro, en el extremo que CONDENA a ARISTIDES
JAIME RAMOS VERAMENDI como autor del delito contra la seguridad
pública- tráfico ilícito de drogas (articulo doscientos noventiséis en
afloja con el inciso cinco del articulo doscientos noventisiete del
--(..,ódigo Penal) en agravio del Estado. y le imponen DOCE AÑOS de pena
prkia;:'..a de libertad. la misma que con el descuento de carcelería que i.ene
sufriendo desde el diez de setiembre de dos mil tres, vencerá el nueve de
setiembre de dos mil quince; ciento ochenta dias- multa, a razón del
veinticinco por ciento de su remuneración; Inhabilitación por tres años y fija
en cinco mil nuevos soles el monto por concepto de reparación civil deberá
abonar en forma solidaria con la sentenciada Silvia Ramos Veramendi a
favor del agraviado: INTEGRARON la resolución de fojas trescientos
noventicinco, su fecha diez de noviembre de dos mil cuatro. en el sentido que
la duración de la medida de internación dispuesta será de DOS AÑOS
debiendo permanecer el inimputable MARCOS EDWIN RAMOS
VERAMENDI, en el Centro Especializado designado, conforme al décimo
considerando de esta Ejecutoria. DISPUSIERON: Que la presente Ejecutoria
Suprema, constituya precedente vinculante en lo concerniente a la aplicación
de la medida de seguridad de internación. prevista en los articulas
setenticuatro y setenticinco del Código Penal y la que alude el octavo
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
RN. EXP. N° 104-2005
AYACUCHO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para la aplicación de la medida de
seguridad de internación

considerando de esta resolución. ORDENARON: Que el presente fallo se


publique en el Di . o Oficial -El Peruano'', NO HABER NULIDAD en lo demás
que contiene: y Ivieron.
S.S.
VILLA STEIN.

VALDEZ RO

PONCE DE MIER

QUINTANILLA QUISPE

PRADO SALDARRI

SE PUBLICO CONFORME A LEY

JUQ1T LLAV10EbC1 TE
ipl Segunda Salé P 1 'Crisalitoris
Corte Surtir a
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
R.N. N° 352 - 06
CALLAO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE:
Criterios para la adecuación de penas
por modificaciones de la Ley Número
Veintiocho mil dos

Lima, dieciséis de marzo del dos mil cinco.-

VISTOS; de conformidad en parte con lo


dictaminado por el señor Fiscal Supremo; y CONSIDERANDO: Primero.-
Que el condenado Javier Gonzáles Gonzáles ha interpuesto recurso de
nulidad, contra la resolución de fojas mil ciento once, de fecha doce de
noviembre del dos mil cuatro, que declara improcedente la adecuación de
pena en el proceso penal que se le siguió por delito contra la salud
lica -tráfico ilícito de drogas, en agravio del Estado. Segundo.- Que el
recurrente solicita se declare a fojas mil ciento dieciséis, haber nulidad en
la resolución impugnada atendiendo a la existencia en ella de los
siguientes agravios: a) Que la sanción de dieciocho años de pena
privativa de libertad que le fuera impuesta se le aplicó en función al marco
legal establecido por el articulo doscientos noventisiete del Código Penal
antes de la modificatoria realizada por la ley número veintiocho mil dos; b)
Que la citada ley modificó el articulo doscientos noventisiete y estableció
como el nuevo mínimo legal de la pena privativa de libertad quince años,
razón por la cual de conformidad con el articulo seis del Código
Sustantivo, se le debe sustituir la pena impuesta en forma proporcional al
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
R.N. N° 352 - 05
CALLAO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE:
Criterios para la adecuación de penas
por modificaciones de la Ley Número
Veintiocho mil dos

nuevo mínimo legal. Tercero.- Que a efectos de evaluar el recurso


planteado este Supremo Tribunal precisa: a) Que los artículos doscientos
noventiséis y doscientos noventisiete del Código Sustantivo fueron
modificados por la Ley número veintiocho mil dos, la que redujo el mínimo
y máximo de las penas conminadas en ellos; b) Que todo cambio en la
conminación penal es una decisión política del legislador que corresponde
...,,eMue en la teoría de las consecuencias jurídicas del delito se denomina
la "individualización legal o legislativa de la pena". En ese sentido,
sus efectos retroactivos sobre una pena concreta o individualizada
judicialmente son directos y objetivos. Cuarta.- Que, en este contexto, es
importante resaltar: a) Que en la ciudad de Trujillo, con fecha once de
diciembre del año dos mil cuatro, los Vocales Superiores integrantes de
las Salas Penales de la República, se reunieron en Sesión de Sala Plena
Jurisdiccional Nacional Penal con el objeto de debatir temas relacionados
a la aplicación de la norma penal, procesal y penitenciaria; b) Que entre
los problemas jurisprudenciales sometidos a consideración del Pleno, se
encontraba el de la sustitución de la pena impuesta por la más favorable,
como consecuencia de las reformas punitivas introducidas por la Ley
número veintiocho mil dos, en los delitos de tráfico ilícito de drogas.
Quinto.- Que el citado Pleno Jurisdiccional, tomó en consideración que
los efectos de la ley penal más favorable sobre sentencias condenatorias
en ejecución, a los que alude el párrafo in fine del artículo seis del Código
Penal, deben evaluarse y definirse en cada caso concreto con arreglo a
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
R.N. N° 352 - 05
CALLAO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE:
Criterios para la adecuación de penas
por modificaciones de la Ley Número
Veintiocho mil dos

las exigencias del principio de legalidad y proporcionalidad. En lo


específico de los artículos doscientos noventiséis, doscientos noventisiete
y doscientos noventiocho del Código Sustantivo, la sustitución de las
penas impuestas antes de la vigencia de la Ley número veintiocho mil dos
debe aplicarse en base a criterios comunes que no afecten las diferencias
entre tipos básicos, tipos agravados y tipos atenuados. Sexto.- Que para
..--29/11r sustitución adecuada y razonable de una pena impuesta en
aplicación de las penas conminadas en los artículos doscientos
noventiséis y doscientos noventisiete del Código Penal antes de la Ley
número veintiocho mil dos y para evitar una valoración que lleve a una
nueva pena concreta, el Pleno Jurisdiccional de Trujillo acordó los
siguientes criterios de sustitución: a) Si la pena impuesta fue mayor a la
del nuevo máximo, se reducirá al nuevo máximo legal; b) Si la pena
impuesta fue el mínimo anterior, se convertirá en el nuevo mínimo legal; c)
Si la pena impuesta fue inferior al mínimo anterior, pero mayor del nuevo
mínimo, se reducirá al nuevo mínimo legal; y d) Si la pena impuesta fue
inferior al nuevo mínimo legal y menor al nuevo máximo de la pena del
- tipo base (artículo doscientos noventiséis), no se podrá reducir la pena.
Sétimo.- Que resolviendo el caso sub judice, se debe considerar lo
siguiente: a) Que se le imputa al procesado Gonzáles Gonzáles, haber
coordinado el ingreso de droga al establecimiento penitenciario "Sarita
Colonia" con fecha veinticuatro de octubre del año mil novecientos
noventiocho; b) Que el ilícito en mención quedó subsumido dentro de la
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
R.N. N° 352 - 05
CALLAO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE:
Criterios para la adecuación de penas
por modificaciones de la Ley Número
Veintiocho mil dos

(....,..., agravante contenida en el inciso cuarto del artículo doscientos


noventisiete del Código Penal, modificado por la Ley número veintiséis

«-.(---5mil seiscientos diecinueve, de fecha nueve de junio del año mil


novecientos noventiséis; c) Que con fecha dieciséis de octubre del año
dos mil uno, el recurrente fue procesado y condenado como autor del
delito de tráfico ilícito de drogas con la agravante contenida en el
----..pTettado artículo, a dieciocho años de pena privativa de la libertad; d)
( .5;

Que en el caso sub judice y tomando en cuenta el criterio adoptado en el


Pleno Jurisdiccional de Trujillo (Ver: literal "c" del sexto considerando)
se advierte que la pena impuesta (dieciocho años) fue inferior al mínimo
anterior (veinticinco años), pero mayor del nuevo mínimo (quince años),
por lo que resulta pertinente reducir la pena al nuevo mínimo legal.
Octavo.- Que, en consecuencia, habiéndose establecido los criterios para
la adecuación de penas por modificaciones de la Ley número veintiocho
mil dos, corresponde otorgar a dicha interpretación jurisprudencia' el
carácter de precedente vinculante en aplicación de lo autorizado por el
inciso uno del artículo trescientos uno — A, del Código de Procedimientos
-2_,Pertaies, incorporado por el Decreto Legislativo número novecientos
cincuentinueve; y, estando a las consideraciones antes expuestas;
DECLARARON: HABER NULIDAD en la resolución recurrida de fojas
mil ciento once, de fecha doce de noviembre del dos mil cuatro, que
) declara improcedente la adecuación de pena solicitada por el condenado
Javier Gonzáles Gonzáles, y; REFORMÁNDOLA, DECLARARON:
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA
R.N. N° 352 - 05
CALLAO
JURISPRUDENCIA VINCULANTE:
Criterios para la adecuación de penas
por modificaciones de la Ley Número
Veintiocho mil dos

PROCEDENTE dicha petición, fijándose la pena en quince años de


privación de la libertad, la misma que vencerá el veintitrés de octubre del
dos mil trece, en el proceso penal que se siguió a Javier Gonzáles
Gonzáles por delito contra la salud pública -tráfico ilícito de drogas, en
agravio del Estado; DISPUSIERON: que la presente Ejecutoria Suprema,
constituya precedente vinculante en lo concerniente a los criterios para la
adecuación de penas por modificaciones de la Ley número veintiocho mil
dos a los que alude el literal "c" del sexto considerando de esta
resolución; ORDENARON: que el presente fallo se publique en el Diario
Oficial "El Peruano"; con lo demás que contiene; y los devolvieron.-

S.S.

VILLA STEIN

VALDEZ RO A

PONCE DE MIER ,

QUINTANILLA QUISPE

PRADO SALDARRIAGÁ
PUILICO CUNPORbile A
1.a.y.m.

!ni V. LAVICEM.10 OLAgi


1
Sil Dra pi licriol tYT::././th.
CLnic S•lpft rnr5
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N' 1004-2005
HUANCAVELICA

Lima, veinticinco de mayo de dos mil cinco.-

VISTOS; el recurso de
interpuesto por el señor FiscAL SUPERM y por los encausados
GABY 0. )1_,LADO TELLO, PILAR ESPERANZA SANTOY0 GOMEZ FEL' \ íl,Al.q.'1.1.1!..3
QU1SPE ANccAst contra la sentencia de fojas cuatro mil seiscientos
veintiuno, del catorce de enero de dos mil cinco; con lo expuesto poi
dictamen de la señora Fiscal Suprema en lo Penal; y CONSIDERA 'DO:
Primero: Que el señor Fiscal Superior en su recurso formalizan'
fojas cuatro mil seiscientos ochenta v uno cuestiona la seruencíl.: 1.1(
instancia en cuanto absuelve a todos los imputados por varios (.1-.11.5!0:-;
respecto al quantum de la pena y el monto de la rcparacion
impuesta a los acusados Collado Tello, Santoyu Góinc/ ■ (,)1
Anee:así, quienes sólo han sido condenados por delito cié
material -véase recurso de fojas cuatro mil seiscientos cuarenta y ocli“
estima que están acreditados los delitos de malversación, pect.-.¡Hclo.
corrupción de funcionarios y abuso de autoridad -en un “ital (le
cargos concretos-, siendo de descartar lo inatendible que importa eS1 1

que las conductas desarrolladas por los imputados sólo constituyan •


como se consignó- inobservancia de normas y actos administratr,os.,
por su parte, la defensa de la acusada Collado Tello en sll

formalizado de fojas cuatro mil seiscientos sesenta Y uno en íien...1c c i n¿•


la condena por delito contra la fe pública debe reformarse
pericia grafotécnica sólo se practicó en los dígitos del finan u seri r.rn
no` se hizo el estudio de las firmas; agrega que el primer curso di.
Tecnologías Peri Natales y Taller Presupuesto mil novecientos 11ovf,-,i1
ocho y del pago del racionamiento del personal ampliado no se reali7)
" ¡Wel-vino en el segundo curso, por lo que es ajena a los beelbis,

como que el cuestionamiento a la pericia no se resolvió eí-i


SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 1004-2005
HUANCAVELICA
-2-
sentencia; que la defensa de las acusados Santoyo Gómez y (.tiispc
Anccasi en su recurso formalizado de fojas cuatro mil setecientos tres
objetan la sentencia porque la pericia grafotécnica fue tachada y esta no
se resolvió en la sentencia; además, sostiene que sus patrocinados son
ajenos a los pagos efectuados, por no ser de su competencia, y han sido
absuelto de cargos en sede administrativa. Segundo: Que la Oficina
Regional de Control Interno de la Ex Región Libertadores Wari realizó
un examen Especial a la Dirección Sub Regional de Salud de
Huancavelica que comprendió el periodo del uno de enero de mil
novecientos noventa y seis al treinta y uno de enero de mi] novecientos
noventa y ocho, como consecuencia de lo cual elevó el Informe número
cero cero cero nueve - noventa y ocho - CTAR "LW"/ORCI-OACPA, del
doce de junio de mil novecientos noventa y ocho, que en copia
certificada corre de fojas veintisiete a seiscientos noventa y cinco; ott(.
dicho Informe consta de treinta y siete conclusiones, de las que sólo
consideró con relevancia penal seis -conclusiones cuatro, dieciocho, veinte,
veintisiete, veintinueve y treinta y cuatro-, tal como fue resaltado por el
Procurador Público en su denuncia de fojas uno a once, pese a lo cual
la Fiscalía Provincial en su denuncia formalizada de fojas seiscientos
noventa y nueve y, luego, la Fiscalía Superior en su acusación de fojas
dos mil quinientos sesenta y uno, comprendió otros cargos a los seis
inicialmente considerados como tal; que los cargos penales a que hace
referencia el aludido Informe de Auditoria son 105 siguientes: a)
\ conclusión cuatro, imputada a los acusados Santoyo Gómez, Collado
Trilo y Quispe Anccasi, por un monto de cincuenta y ocho mil
ochocientos ochenta y ocho punto cero cinco nuevos soles, referente a
las planillas de pago y racionamiento de octubre a diciembre de mil
novecientos noventa y siete, en el que se habrían falsificado las firmas
en los documentos de pagos por viáticos y racionamiento; b) conclusión
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N' 1004-2005
HUANCAVELICA
3
dieciocho, imputada a Gonzáles Almeida, Zúñiga Vargas, ZorriVa
Guzmán, Soto Alvarado, Muñoz Buendía, Quispe Vergara, Jurado Nafla,
Salas Gamarra y Quispe Chancha, por un monto de cuarenta y cuatro
mil novecientos setenta y cuatro punto treinta y siete nuevos soles,
referente a la adquisición de bienes y servicios sin autorización

presupuestal; e) conclusión veinte, imputada a los acusados Zúñiga


Vargas, Martínez Pujay, Herrera Palomino, Soto Alvarado, Jurado Ñaña.

y Salas Gamarra, por un monto de doce mil ochocientos veintidós punto


cincuenta y dos nuevos soles, referente a la adquisición de doce
refrigeradoras a la firma Representaciones Generales Desarrollo pese a
que el presupuesto asignaba un gasto para reconversión de las diversas
refrigeradoras de los establecimientos de salud; d) conclusión
imputada al acusado Acero Capcha, por un monto de dos mil nuewas
soles, referente al pago al pago por concepto de gastos de supervisión de
la ejecución de obra de terminación del Puesto de Salud de Cangalla a
favor del Ingeniero contratista Lazo Pacheco; e) conclusión veintinueve,
por un monto de un millón noventa y nueve mil setecientos ochenta y
siete punto sesenta y seis nuevos soles, imputada a los acusados Paco
Ramos, Huarocc Giraldez, Zorrilla Guzmán, Soto Alvarado, Gonzáles
Almeida y Zúñiga Vargas, referente a pagos por estímulos económicos a
los trabajadores administrativos asistenciales y pensionistas de la
Dirección Sub Regional de Salud - Huancavelica durante los años mil
novecientos noventa y seis y mil novecientos noventa y siete, violando
las normas de gestión presupuestaria correspondientes; y, f) conclusión
treinta y cuatro, imputada a los acusados Gonzáles Almeida, Zúñiga

Vagas, Zorrilla Guzmán, Jurado Ñaña y Paco Ramos, por un monto de


veintiún mil cuatrocientos noventa y uno punto veintisiete nuevos soles,
referente a reintegros efectuados a un grupo de trabajadores de la Sub

egión de Salud por concepto de crecimiento vegetativo en el mes de


SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 1004-2005
HUANCAVELICA
4
diciembre de mil novecientos noventa y seis. Tercero: Que la señora
Fiscal Suprema propone se declare la nulidad del concesorio del recurso
de nulidad interpuesto por el señor Fiscal Superior, porque se
fundamentó fuera del plazo de ley, y por los acusados Santovo Gómez y
Quispe Anccasi porque se presentó extemporáneamente; que la sesión
final de la audiencia se realizó el viernes catorce de enero de dos mil
cinco, ocasión en que todos los recurrentes se reservaron su derecho de
recurrir -véase acta de fojas cuatro mil seiscientos cuarenta y tres-, i la
impugnación de los acusados Santovo Gómez y Quispe Anecasi fue
interpuesta el lunes diecisiete de ese mes, esto es, dentro del día
siguiente de expedido el fallo como lo ordena el artículo doscientos
ochenta y nueve del Código de Procedimientos Penales; que el Fiscal fue
notificado del decreto que le concedía diez días para fundamentar el
recurso de nulidad el veintiuno de enero de dos mil cinco como se
aprecia de fojas cuatro mil seiscientos cincuenta y uno v la
formalización del mismo se interpuso el tres de febrero de dos mil cinco
según se advierte de fajas cuatro mil seiscientos ochenta y uno, esto es,
al octavo dia.; que, por consiguiente, los recursos están bien
interpuestos y formalizados, y el concesorio de fojas cuatro mil
setecientos ocho está arreglado a ley; que es de precisar que el plww
diez días a que hace referencia el apartado cinco del artículo trescientos
del Código de Procedimientos Penales, modificado por el Decreto

Legislativo número novecientos cincuenta y nueve, corre desde cal día


siguiente de la notificación de la resolución de requerimiento paro su
Yyndamentación -en caso el recurso se interponga por escrito, .fuera del acto
oral-, oportunidad a partir de la cual el impugnante tiene certeza de la

viabilidad inicial o preliminar del recurso que interpuso; que aún

Cuando en anteriores decisiones este Supremo Tribunal estimó que el


plazo para la fundamentación o formalización del recurso corría desde
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 1004-2005
HUANCAVELICA
5
el día, o al día siguiente, de la interposición del recurso, es del caso fijar

con carácter estable y de precedente vinculante, con arreglo a lo


dispuesto por el apartado uno del articulo trescientos uno A del Código

de Procedimientos Penales, introducido por el Decreto Legislativo


número novecientos cincuenta y nueve, el criterio que ahora se
enuncia; que a lo expuesto en el considerando anterior: seguridad o
certeza respecto a la viabilidad inicial o preliminar del recurso
interpuesto, es de añadir no sólo que el apartado cinco de la disposición
antes referida no estipula taxativamente el criterio anteriormente
enunciado: transcurso del plazo sin atender al decreto del Tribunal
mediante el cual se requiere al impugnante la fundamentación del
recurso interpuesto, sino también que se trata de una norma que
integra el derecho al recurso legalmente previsto, e] cual forma parte del
contenido esencial del derecho a la tutela jurisdiccional reconocido por
el inciso tres del articulo ciento treinta y nueve de la Constitución, en
cuya virtud es menester adoptar el criterio jurisprudencial más
favorable a la viabilidad, ejercicio y eficacia de la admisibilidad de la
impugnación, esto es, realizar una lectura flexible y amplia de la
legalidad en orden al derecho al recurso. Cuarto: Que uno de los
agravios que traen los recurrentes Collado Tello, Santovo Gómez y
Quispe Anccasi es la nulidad del fallo porque no se habría resuelto la
tacha que se presentó contra la pericia grafotécnica; que, sin embargo,
es de desestimarla porque sí se resolvió declarándose infundada y fue
materia del décimo tercer fundamento jurídico. Quinto: Que la
acusación fiscal de fojas dos mil quinientos sesenta y uno, como
inibialmente se anotó, incorporó doce cargos, entre los que incluyó los
cinco a los que se hizo referencia en el segundo fundamento jurídico de
esta Ejecutoria; que, sin embargo, en la sentencia recurrida con

carácter general se rechazan los cargos en los que el Informe de fojas


SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N' 1004-2005
HUANCAVELICA
6
veintisiete y siguientes no estima que se ha incurrido en una conducta
penalmente relevante, sin realizar un análisis concreto de su atinicidacl
y sin tomar en cuenta que el Informe de Auditoria, por su propia
naturaleza, y la denuncia del Procurador no circunscriben el ejercicio
de la jurisdicción penal -no constituyen propiamente requisitos de
procedibilidad-, así como que el citado Informe de Auditoria -más allá de
su carácter jurídico penal no vinculante al Ministerio Público y al órgano
jurisdiccional- y la pericia contable de fojas dos mil cuatrocientos treinta
y uno, por lo menos en alguno de ellos, estiman la realidad de una
afectación patrimonial al Estado; que, igualmente, la sentencia si bien
realiza un puntual análisis sobre cinco cargos penales, no se ha referido
al cargo materia de la conclusión número treinta y cuatro; que,
asimismo, en lo concerniente al delito contra la fe pública imputado a
los acusados Santoyo Gómez, Collado Tello y Quispe Anccasi no existe
pronunciamiento acerca de los agraviados Dueñas Parejas, Toro Sosa,
Balbín Najarro y Segovia Anampa; además, se ha dispuesto el archivo
provisional por ese delito en agravio de ocho personas, pero
paralelamente no se incluyó en la absolución a los tres acusados antes
mencionados; y, se ha considerado a cada imputado responsable por el
indicado delito sólo en agravio de dos personas de modo indistinto, sin
que se haya incluido en la absolución a cada uno de los acusados en
relación a las personas respecto de las cuales no se condenó; que, en tal
virtud, la sentencia adolece de un defecto por vulneración del principio
de exhaustividad, pues no ha motivado como corresponde cinco de los
mis cargos penales a que hace referencia el Informe de Auditoria, ha
omitido analizar un cargo considerado desde el inicio con relevancia
punitiva, no se pronunciado sobre todos los agraviados respecto al
delito contra la fe pública, y no ha valorado en toda su dimensión -en

relación con las exigencias típicas de los ilícitos acusados- el mérito del
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. NF 1004-2005
HUANCAVELICA
7
Informe de Auditoria, de la pericia contable oficial de fojas dos mi
cuatrocientos treinta y uno, de la pericia ampliatoria de fojas cuatro mil
ochenta y nueve, y de las pericias de parte de fojas mil ciento noventa y
tres y mil seiscientos sesenta y siete en relación a la totalidad de cargos
materia de acusación fiscal. Sexto: Que, por otro lado, de autos aparece
que la audiencia se instaló el treinta de octubre de dos mil tres -fojas
tres mil quinientos cuatro-, que una de las sesiones se llevó a cabo el
veintisiete de octubre de dos mil cuatro y se suspendió para continuarla
el nueve de noviembre de dos mil cuatro -fojas cuatro mil doscientos
veintisiete-, sin embargo se reanudó -constancia de por medio- el dieciséis
de noviembre de dos mil cuatro -fojas cuatro mil doscientos cuarenta y
seis-; que, asimismo, en esa última sesión se dispuso la realización de la
siguiente sesión para el día primero de diciembre de dos mil cuatro
como en efecto ocurrió -fojas cuatro mil cuatrocientos veintinueve-; que en
ambos casos entre sesión y sesión -y estas implican la realización de actos
procesales propios del enjuiciamiento- transcurrieron más de diez días
hábiles, por lo que operó la interrupción de la audiencia, de modo que
resulta de aplicación el articulo doscientos sesenta y siete del Código de
Procedimientos Penales, modificado por el Decreto Legislativo número
ciento veintiséis, en cuya virtud debe declararse sin efecto la audiencia
y señalarse fecha para un nuevo juicio oral; que es de precisar que la
citada norma sólo permite no computar los días hábiles que
transcurran cuando se produzcan causas de fuerza mayor o
imprevistas, supuestos en los que no se puede incluir la enfermedad u
otra motivo de licencia de un Vocal pues las causas inicialmente
precisadas -fuerza mayor y otras imprevisibles- tienen un carácter objetivo
y general que se proyectan a la paralización del Despacho judicial; que,
Por lo demás, el supuesto de enfermedad está previsto en el articulo

doscientos sesenta y ocho del Código de Procedimientos Penales, norma


SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 1004-2005
HUANCAVELICA
-8-
que puntualmente descarta la exclusión del cómputo de los días
hábiles; que la exigencia de un límite temporal del plazo de suspensión
de la audiencia obedece a la necesaria vigencia de los principios de
concentración y unidad de la audiencia, que en este caso están
orientados a garantizar la auténtica formación del convencimiento
judicial -y las impresiones que la actuación probatoria y los alegatos de la •-;
partes han dejado en el juzgador- para emitir una sentencia acorde con 10
sucedido en el curso del juicio oral, por lo que los supuestos oc
excepción al cómputo de los plazos deben interpretarse
restrictivamente. Séptimo: Que como el juicio demoró
inexplicablemente más de catorce meses, las causales concretas de
suspensión reiterada del juicio no se justificaban razonablemente, las
sesiones realizadas no cubrían lapsos razonables de tiempo, no se
cumplió con los principios de concentración de la audiencia y de
celeridad procesal, y se desconoció los alcances del artículo doscientos
sesenta y siete del Código de Procedimientos Penales, modificado por el
Decreto Legislativo número ciento veintiséis, se ha incurrido en un
supuesto de negligencia inexcusable por lo que es de aplicación el
articulo doscientos nueve de la Ley Orgánica del Poder Judicial v, por
consiguiente, imponer la medida disciplinaria de multa en uso de la
facultad conferida por el articulo doscientos trece de dicha Ley. Por
estos fundamentos, y estando a lo dispuesto por el artículo doscientos
noventa y ocho, inciso uno, del Código de Procedimientos Penales: I.
declararon NULA la sentencia de fojas cuatro mil seiscientos veintiuno,
r del catorce de enero de dos mil cinco; MANDARON se realice nuevo
juicio oral por el mismo Tribunal. II. IMPUSIERON la medida
disciplinaria de Multa a los señores Vocales Noe Ñahuinlla Mata, José
Ramiro Chunga Purizaca y Jorge Armando Bonifaz Mere, ascendiente
al cinco por ciento del haber mensual de dichos magistrados;
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N' 1004-2005
HUANCAVELICA
9
DISPUSIERON que se curse oficio a la Gerencia General del Poder
Judicial para su ejecución, se inscriba la misma en el Libro respectivo y
se comunique a la Oficina de Control de la Magistratura. III.
ESTABLECIERON como precedente vinculante lo estipulado en el tercer
fundamento jurídico de esta Ejecutoria Suprema; ORDENARON la
publicación de la presente en el Diario Oficial "El Peruano" y, de ser
posible, en el Portal del Poder Judicial; en el proceso seguido contra
Hilda Gaby Collado Tello y otros por delito de malversación de fondos Y
otros en agravio del Estado • y los devolvieron.-
S.S.

SIVINA HURTADO

SAN MARTIN CASTRO

PALACIOS VILLAR

LECAROS CORN

MOLINA ORDOÑEZ

CSM iegot.

;' r45
■SA Fi. I RES 7 -RIGA
~eta& (p) Bala Penal Perrniumite
CORli SUOR M&
ros

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA


SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 216-2005
HUANUCO.-
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para fijar el monto de la
reparación civil en Sentencias sucesivas
de un evento criminal.

Lima, catorce de abril


de dos mil cinco.-

VISTOS; con lo expuesto por el señor


Fiscal Supremo en lo Penal; y CONSIDERANDO: Primero: Que esta
Suprema Sala conoce el presente proceso por haber interpuesto
recurso de nulidad el acusado J'aíre Rivera Ruiz contra la sentencia
condenatoria de fojas trescientos setenta y uno; que dicho encausado
expone en su recurso formalizado que: ij no se ha tomado en cuenta
que sólo existe la imputación del sentenciado Alfaro Cruz, quien ha
referido, sin ningún medio de prueba corroboratorio, que el que
proporcionó la droga fue él; y, ti) que no ha quedado establecido ni
obra prueba alguna que acredite su responsabilidad, en
consecuencia, nada establece que haya hecho del tráfico ilícito de
drogas su "modus vivendi", además que en su poder no se incautó
ningún bien referido al ilícito. Segundo: Que del estudio de autos se
advierte que el acusado ha sido señalado por el sentenciado Raúl
Alfaro Cruz de manera uniforme desde la investigación preliminar
mo quien le vendió la droga que se le incautó, sindicación que se
encuentra corroborada con la descripción clara y coincidente que
realiza del bien inmueble donde se realizó la transacción, y con el acta
de hallazgo de fojas treinta y siete de la que se aprecia se incautó
dos balanzas que servían para el pesado de la indicada droga.
Tercero: Que, por otro lado, si bien la reincidencia no es un factor o
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 216-2005
HUANUCO.-
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para fijar el monto de la
reparación civil en Sentencias sucesivas
de un evento criminal.
-2-
drcunstancia especifica de agravación de la sanción, de conformidad
A:on el inciso once del artículo cuarenta y seis del Código Penal es de
tener en cuenta la reiteración delictiva para la individualización judicial
de la pena. Cuarto: Que de la primera sentencia emitida en autos, que
-'41bra a fajas doscientos treinta, de fecha veintinueve de marzo del año
'tbs mil uno, se advierte que se condenó a Raúl Alfaro Cruz o Antonio
Cruz Aponte o Raúl Jorge Alfaro Cruz por delito de Tráfico Ilícito de
Drogas en agravio del Estado, y se le impuso ocho años de pena
privativa de la libertad y el pago de mil quinientos nuevos soles por
concepto de reparación civil a favor del agraviado, sentencia que fue
confirmada en estos extremos mediante Ejecutoria Suprema de fajas
doscientos cincuenta y siete, de fecha seis de marzo del año dos mil
dos; que de la sentencia recurrida de fojas trescientos setenta y uno, de
fecha once de noviembre del año dos mil cuatro, se advierte que se
condenó a Jofre Rivera Ruiz por delito de Tráfico Ilícito de Drogas en
agravio del Estado, por los mismos hechos a que se refiere el fallo citado
en primer término, y se le impuso ocho años de pena privativa de la
libertad y fijó en mil nuevos soles por concepto de reparación civil;
e advirtiéndose que las reparaciones civiles fijadas en ambas
sentencias son disímiles no obstante tratarse de un solo hecho delictivo,
condición que amerita ser objeto de análisis por este Supremo Tribunal.
Quinto: Que la reparación civil importa el resarcimiento del bien o
indemnización por quién produjo el daño delictivo, cuando el hecho
afectó los intereses particulares de la víctima; que, conforme lo
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 216-2005
HUANUCO.-
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para fijar el monto de la
reparación civil en Sentencias sucesivas
de un evento criminal.
-3-
estipulado por el artículo noventa y tres del Código Penal, la
reparación civil comprende: a) la restitución del bien o, si no es
posible, el pago de su valor, y b) la indemnización de los daños y
perjuicios; que, asimismo, de conformidad con el artículo noventa y
cinco del acotado Código, la reparación civil es solidaria entre los
responsables del hecho punible. Sexto: Que, en este contexto, la
restitución, pago del valor del bien o indemnización por los daños y
perjuicios ocasionados, según corresponda, cuando se trate de
procesos en los que exista pluralidad de acusados por el mismo hecho
y sean sentenciados independientemente, por diferentes
circunstancias contempladas en nuestro ordenamiento procesal
penal, debe ser impuesta para todos, la ya fijada en la primera
sentencia firme, esto con el objeto de que: a) exista proporción entre el
daño ocasionado y el resarcimiento. b) se restituya, se pague o
indemnice al agraviado sin mayor dilación. y c) no se fijen montos
posteriores que distorsionen la naturaleza de la reparación civil
dispuestas mediante los artículos noventa y tres, y noventa y cinco
del Código Penal. Séptimo: Que lo anotado precedentemente daría
„lar a que en el presente caso se varíe la reparación civil fijada
al encausado mediante la sentencia recurrida de fecha once de
noviembre del año dos mil cuatro; que, sin embargo, la parte civil no
ha impugnado este extremo, y el encausado Jofre Rivera Ruiz es el
único que interpone recurso de nulidad, en aplicación del articulo
trescientos del Código de Procedimientos Penales, modificado por el
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 216-2005
HUANUCO.-
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para fijar el monto de la
reparación civil en Sentencias sucesivas
de un evento criminal.
-4-
Decreto Legislativo novecientos cincuenta y nueve, concordante con el
artículo trescientos setenta del Código Procesal Civil, no resulta posible
elevar el monto de la reparación civil fijada, pues ello constituiría una
reforma en peor, lo que no esta permitido por las precitadas normas
legales. Octavo: Que, en consecuencia, habiéndose establecido los
criterios para fijar la reparación civil en casos en los que existe
pluralidad de agentes en un hecho punible, corresponde otorgar a
dicha interpretación jurisprudencial el carácter de precedente
vinculante conforme a lo anotado en el considerando sexto de la
presente ejecutoria, en aplicación a lo previsto por el apartado uno del
artículo trescientos uno A, del Código de Procedimientos Penales,
incorporado por el Decreto Legislativo número novecientos cincuenta y
nueve. Por estos fundamentos: declararon NO HABER NULIDAD en la
sentencia recurrida de fojas trescientos setenta y uno, de fecha once
de noviembre del año dos mil cuatro, que condena a Jofre Rivera
Ruiz a ocho años de pena privativa de la libertad por delito de
Tráfico Ilícito de Drogas en agravio del Estado, al pago de ciento
ochenta días multa a razón del veinticinco por ciento de su
reso diario declarado, e inhabilitación por el término de cuatro
años conforme al inciso uno, dos y cuatro del artículo treinta y seis
t." del Código Penal; fija en mil nuevos soles el monto que por concepto
de reparación civil abonará el sentenciado en favor del agraviado;
MANDARON que el fundamento jurídico del sexto considerando de la

presente Ejecutoria Suprema constituye precedente vinculante;


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL PERMANENTE
4 R.N. N° 216-2005
ti HUANUCO.-
JURISPRUDENCIA VINCULANTE
Criterios para fijar el monto de la
reparación civil en Sentencias sucesivas
de un evento criminal.
-5-
ORDENARON que el presente fallo blique en el Diario Oficial "El
peruano»; y los devolvieron.-
LO.
SIVINA HURTADO.

5.,
SAN MARTIN CASTRO.

PALACIOS VILLAR.

.•
LECAROS CORNEJO.

MOLINA ORDOÑEZ.

ROSA F. FLO ES BARRIGA


gres...taña (p) Mita Penst Perrneuventa
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. No. 2206-2005
AYACUCHO
Lima, doce de julio
de dos mil cinco.-
VISTOS; el recurso de nulidad
interpuesto por el acusado Flavio Argumedo Gamboa contra la
sentencia de fojas cuatrocientos cuarenta y cuatro, de fecha
veintisiete de abril de dos mil cinco; de conformidad con lo
dictaminado por la señora Fiscal Suprema en lo Penal; por sus
fundamentos; y CONSIDERANDO: Primero: Que en la
formalización del recurso de nulidad de fojas cuatrocientos
sesenta y cuatro la defensa del acusado Argumedo Gamboa
cuestiona la pena impuesta, pues a su juicio no se apreció la
confesión sincera de su patrocinado por lo que debe imponérsele
una pena por debajo del mínimo legal. Segundo: Que, por el
contrario, el Tribunal de Instancia ha valorado adecuadamente las
exigencias que plantea la determinación de la pena, en orden a las
condiciones personales del acusado, a la naturaleza del delito y a
la forma y circunstancias de la comisión del evento delictivo, -cabe
señalar que conjuntamente con el acusado Serafín Luque Anyaco
estaban transportando doce kilos quinientos sesenta gramos de
p:asza oá.sica de cocaína para su posterior comercialización-, asi
ef;.,-io a :as reglas o factores previstos por los artículos cuarenta y
cinco y cuarenta y seis del Código Penal; que si bien el acusado
Ar.gtÁrnedo Gamboa desde la etapa preliminar hasta el juicio oral
admitió los hechos materia de acusación, la imposición de
una cena por debajo del mínimo legal a tenor del articulo ciento
seis del Código de Procedimientos Penales, modificado
/I.
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. No. 2206-2005
AYACUCHO
-2-
1/.. por el articulo uno de la Ley veinticuatro mil trescientos
o ochenta y ocho, es facultativa; que, en tal virtud, la pena
impuesta se encuentra arreglada a ley. Tercero: Que la sentencia
recurrida se ha emitido al amparo de lo dispuesto por el articulo
cinco de la ley número veintiocho mil ciento ventidos, que autoriza
la conclusión anticipada del debate oral si el acusado, con la
conformidad de su abogado defensor, acepta ser autor o participe
del delito materia de la acusación y responsable de la reparación
civil; que la regla segunda del citado articulo de la ley en
referencia prescribe que en ese caso, una vez declarada la
conclusión anticipada del debate oral, se dictará sentencia en esa
misma sesión o en la siguiente, que no podrá postergarse por
más de cuarenta y ocho horas, bajo sanción de nulidad; que estos
casos, tal como ha procedido el Tribunal de Instancia, no cabe
plantear y votar las cuestiones de hecho a que se refiere el
articulo doscientos ochenta y uno del Código de Procedimientos
Penales, no sólo porque la norma especial no lo estipula de modo
expreso, sino también porque el citado articulo doscientos
ochenta y uno de la Ley Procesal Penal presupone una audiencia
precedida de la contradicción de cargos y de una actividad
probatoria realizada para verificar -rechavando o aceptando- las
afirmaciones de las partes, que es precisamente lo que no existe
en esta modalidad especial de finalización del procedimiento
penal. Cuarto: Que tratándose de una interpretación que sienta
un principio acerca del alcance de la regla segunda del articulo
1/..
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. No. 2206-2005
AYACUCHO
-3-
/1.. cinco de la Ley número veintiocho mil ciento veintidós, y visto
su carácter general, corresponde invocar el apartado uno del
artículo trescientos uno - A del Código de Procedimientos Penales,
modificado por el Decreto Legislativo número novecientos
cincuenta y nueve, y disponer el carácter vinculante del
fundamento jurídico anterior. Por estos fundamentos: declararon
NO HABER NULIDAD en la sentencia de fajas cuatrocientos
cuarenta y cuatro, de fecha veintisiete de abril de dos mil cinco,
en la parte recurrida que condena a Flavio Argumedo Gamboa por
delito contra la salud pública -tráfico ilícito de drogas- en
agravio del Estado a ocho años de pena privativa de libertad, al
pago de trescientos días multa e inhabilitación conforme a los
incisos uno, dos y cuatro del articulo treinta y seis del Código
Penal por el término de cinco años; con lo demás que contiene;
ESTABLECIERON que el fundamento jurídico tercero de la
presente Ejecutoria tiene carácter vinculante; en consecuencia,
ORDENARON su publicación en el Diario Oficial y, de ser posible,
a través del Portal o Página Web del Poder Judicial; y los
devolvieron,-
S.S.
SIVINA HURTADO
SAN MARTIN CASTRO
PALACIOS VILLAR
LECAROS CORNEJO
MOLINA ORDOÑEZ
mrr.

SE PUBLICO G A LEY

114 O • FI '
c.orretfirla rigaer t117 0.01171tie
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 2476 - 2005
LAMBAYEQUE

Limo, veinte de abril de dos mil seis.-


VISTOS; el recurso de nulidad
interpuesto por el PROCURADOR PUBLICO encargado de los asuntos
judiciales del Fondo Nacional de Compensación y Desarrollo Social
FONCODES contra el auto superior de fojas mil trescientos
cuarenta y dos, del doce de mayo de dos mil cinco, que por
mayoría declara procedente la solicitud del sentenciado Luis
Alberto Vallejos Burga y, en consecuencia, se tiene por no
pronunciada la condena que se le impuso; con lo expuesto por el
señor Fiscal Supremo en lo Penal: y CONSIDERANDO: Primero: Que
Luis Alberto Vallejos Burga, por sentencia de fojas mil once, del
4f6rnta de octubre de dos mil uno, entre otros, fue condenado
como autor de los delitos de peculado agravado, Malversación de
fondos y falsificación de documentos en agravio del Estado,
FONCODES y Oficina Zonal de Chiclayo ❑ cuatro años de pena
privativa de libertad suspendida condicionalmente por el plazo de
tres años [una de las reglas de conducta impuesta era la devolución de
treinta y dos mil novecientos setenta y siete con noventa y cuatro
céntimos de nuevos soles], ciento ochenta días multa e inhabilitación
por dos años, así como fijó en diez mil nuevos soles el monto de la
+reparación civil que abonará, con los otros imputados, a favor de
los agraviados; que el citado sentenciado interpuso recurso de
nulidad contra ese fallo, el mismo que fue concedido por el
Superior Tribunal, sin embargo este Supremo Tribunal por Ejecutoria
de fojas mil ciento sesenta y tres, del catorce de octubre de dos mi!
56.1.

SALA PENAL PERMANENTE


R. N. N° 2476 - 2005
LAMBAYEQUE
-2-

dos, lo declaró inadmisible así como insubsistente el concesorio:


que, el citado sentenciado mediante escrito de fojas mil trescientos
veinticuatro, del trece de abril de das mil cinco, al amparo del
artículo sesenta y uno del Código Penal, solicitó se tenga por no
pronunciada la condena y se le anulen los antecedentes
generados en su contra: que esa solicitud fue aceptada por el
Superior Tribunal al expedir la resolución que ha sido recurrida por la
parte civil, y que es materia del presente pronunciamiento.
Segundo: Que el Procurador Público en su recurso de nulidad
debidamente fundamentado de fojas mil trescientos cincuenta y
/tres sostiene que el plazo de prueba se computa desde que la
Corte Suprema se pronunció sobre el recurso interpuesto por el
imputado Vallejos Burga -catorce de octubre de dos mil dos- y que
no se ha tomado en cuenta que no cumplió las reglas de
conducta ni el pago de la reparación civil, argumentos que reitera
el señor Fiscal Supremo en su dictamen que corre en el cuadernillo
del recurso de nulidad. Tercero: Que la resolución impugnada, al
declarar que la condena contra Luis Alberto Vallejos Burga se tiene
por no pronunciada, se encuadra en lo dispuesto en el inciso c) del
artículo doscientos noventa y dos del Código de Procedimientos
Penales, modificado por el Decreto Legislativo número novecientos
cincuenta y nueve, que autoriza el recurso de nulidad contra los
autos definitivos dictados en primera instancia por la Sala Penal
Superior que extingan la acción, atento ala naturaleza y efectos
procesales y materiales que entraña la mencionada resolución.
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 2476 - 2005
LAMBAYEQUE
3

Cuarto: Que el artículo sesenta y uno del Código Penal, invocado


por el citado encausado y por el Superior Tribunal, exige que haya
transcurrido el plazo de prueba y que el condenado no haya
cometido nuevo delito doloso ni infringido de manera persistente y
obstinada las reglas de conducta establecidas en la sentencia;
que, en cuanto al cómputo del indicado plazo, es de tener
presente el artículo trescientos treinta del Código de
Procedimientos Penales, que establece que la sentencia
condenatoria, como en el presente caso, se cumplirá aunque se
onga recurso de nulidad, salvo los casos en que la pena sea
la de internamiento, relegación, penitenciaría o expatriación; que
ello significa que, salvo esas penas, la impugnación contra una
sentencia condenatoria no es suspensiva y, por consiguiente, se
ejecuta provisionalmente conforme a sus propios términos, lo que
por lo demás reitera el artículo doscientos noventa y tres del
Código de Procedimientos Penales y, en tal virtud, obliga al órgano
jurisdiccional a disponer lo conveniente para que sus disposiciones
se ejecuten cumplidamente mientras se absuelva el grado, lo que
significa que deberá instarse el cumplimiento de las reglas de
conducta, las penas que no son objeto de suspensión y el pago de
la reparación civil, en tanto que para tales cometidos la
I competencia del órgano jurisdiccional de ejecución no está
suspendida; que, por consiguiente, en el caso de autos ese primer
requisito se ha cumplido, pues la sentencia de primera instancia se
emitió el treinta de octubre de dos mil uno y el período de prueba
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 2476 - 2005
LAMBAYEQUE
-4-

venció el veintinueve de octubre de dos mil cuatro. Quinto: Que,


como ya se anotó, otro requisito que impone el artículo sesenta y
uno de) Código Penal es que el condenado, durante el período de
prueba, no corneta nuevo delito doloso ni infrinja de manera
persistente y obstinada las reglas de conducta; que el imputado
Vallejos Burga no cumplió con una de las reglas de conducta que
le fueron impuestas: "...reparar el daño causado consistente en la
devolución que deberán hacer Labrín Carrasco, Vallejos Burga y
Guillén Alcántara de la suma de treinta y dos mil novecientos
setenta y nueve nuevos soles con noventa y cuatro céntimos...";
que la reparación del daño causado, que en el presente caso -por
,Iispbsicson de la propia sentencia- consiste en la devolución de una
suma de dinero determinada, cuya obligación no escapaba al
sentenciado, e importa obviamente una negativa persistente y
obstinada de su parte, sin que pueda entenderse que para esa
calificación sea necesario al órgano jurisdiccional requerimientos o
amonestaciones expresas, en consecuencia, sólo se requiere que
de autos se desprenda que el obligado se mantenga firme o
constante en no reparar el daño, que sea perseverante y tenaz en
esa decisión, que es precisamente lo que ha ocurrido en autos;
que, por lo demás, la reparación del daño impone al condenado
un deber positivo de actuación, cuyo incumplimiento importa una
conducta omisiva, que en este caso comunica inequívocamente
una manifiesta voluntad -hostil al derecho- de incumplimiento a la
regla de conducta impuesta en el fallo; que, siendo así, la solicitud
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 2476 - 2005
LAMBAYEQUE
-5-

del sentenciado debe desestimarse por incumplimiento del


segundo requisito analizado. Sexto: Que este entendimiento del
artículo sesenta y uno del Código acotado es independiente y no
se opone a lo dispuesto por el articulo cincuenta y nueve del
mismo Cuerpo de Leyes, que autoriza al órgano jurisdiccional que
ante el incumplimiento de las reglas de conducta, pueda
amonestar al infractor, prorrogar el período de suspensión o
revocar la suspensión de la pena; que, por otro lado, la
inaplicación del artículo sesenta y uno del Código Penal porque se
infringió las reglas de conducta no significa que el imputado
spre tendrá inscrita la sentencia, sino únicamente que no opera
esta causa excepcional de extinción de la responsabilidad penal:
que, al respecto, juristas como PRATS CANUT sostienen que la remisión
de la pena [o en nuestro caso, de tener por no pronunciada la
condenas importa una forma específica de rehabilitación diferente
de la normal fijada en el Código Penal [Autores Varios: Comentarios al
Código Penal, Tomo I, Editorial Aranzadi, Navarra, mi! novecientos
noventa y seis, página cuatrocientos setenta y dos], por lo que quienes
se encuentren en esa situación tendrán que someterse a lo
dispuesto en las reglas generales de la rehabilitación previstas en el
artículo sesenta y nueve del Código Penal, con la obvia aclaración
\ que vencido el plazo de prueba cesa la posibilidad de
amonestaciones, éste ya no podrá prorrogarse, ni tampoco podrá
ser revocada la pena privativa de libertad suspendida, y sólo
tendrán que cumplirse aquellas reglas de conducta que importen
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 2476 - 2005
LAMBAYEQUE
-6-

la reparación efectiva del daño (artículo cincuenta y ocho inciso


cuatro del Código Penal), salvo desde luego que opere la
prescripción de la ejecución de la pena. Séptimo: Que, finalmente,
es de aclarar que, conforme a lo dispuesto en el artículo cincuenta
y siete del Código Sustantivo y al propio título de la institución, lo
que se suspende es la ejecución de la pena privativa de libertad,
de suerte que sus efectos sólo están referidos a esa pena 'aún
cuando también se la denomine condena condicional -artículo
cincuenta y ocho del Código Penal-, se trata, como afirma HURTADO Pozo
de una modalidad de ejecución de la pena y, si se tiene en cuenta sus
injs, constituye un medio para resocializar al condenado: Suspensión de
la ejecución de la pena y reserva del fallo, Anuario de Derecho Penal
noventa y siete / noventa y ocho, Lima, mil novecientos noventa y nueve,
página doscientos treinta y siete]; que, por tanto, la suspensión no se
extiende a las demás penas principales y accesorias y, menos, a la
reparación civil -esta última, como es obvio, no es una pena ni está
dentro de los límites del rus puniendi del Estado, e incluso las reglas de
prescripción en orden a su ejecución están normadas en el artículo dos
mil uno del Código Civil-; que, en tal virtud, aún cuando fuera
procedente el artículo sesenta y uno del Código Penal y, en su
Caso, la rehabilitación prevista en el artículo sesenta y nueve del
Código Penal, ello no obsta a que el condenado deba pagar la
reparación civil, pues lo contrario importaría una lesión directa al
derecho de la víctima a la reparación y un atentado clarísimo a su
derecho a la tutela jurisdiccional, incluso dejándola en indefensión
I material; que tener por no pronunciada la condena, según
r

SALA PENAL PERMANENTE


R. N. N° 2476 - 2005
LAMBAYEQUE
-7-

estatuye el artículo sesenta y uno del Código Penal, no puede


significar entonces que igualmente se extingan las penas no
suspendidas y, menos, la exigencia del pago de la reparación civil,
por lo que en tal supuesto la orden judicial sólo debe comprender
la desaparición de la condena impuesta a una pena privativa de
libertad -con la consiguiente anulación de los antecedentes en ese
extremo-, quedando subsistente -si es que no se han cumplido- las
demás penas principales o accesorias y, particularmente, la
reparación civil -como aclaran ZAFFARONI/ALAGIA/SLOKAR, el
libplimiento de la condición no hace desaparecer el acto
jurisdiccional, sino sólo la condenación ❑ la pena de prisión [Derecho
Penal - Parte General, Editorial Ediar, Buenos Aires, dos mil, pagina
novecientos veinticuatro}-. Octavo: Que dado el carácter general y
trascendente que entraña la interpretación de los artículos del
Código Penal -en especial los artículos sesenta y uno y sesenta y nueve-
, desarrollada en los fundamentos jurídicos cuarto al séptimo,
corresponde que en aplicación del artículo trescientos uno - A,
apartado uno, del Código de Procedimientos Penales, introducido
por el Decreto Legislativo número novecientos cincuenta y nueve,
se considere precedente vinculante. Por estos fundamentos:
declararon HABER NULIDAD en el auto superior de fojas mil
trescientos cuarenta y dos, del doce de mayo de dos mil cinco,
que declara procedente la solicitud de fojas mil trescientos
veinticuatro formulada por el sentenciado Luis Alberto Vallejos
Burga de que la condena impuesta en su contra se considere
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 2476 - 2005
LAMBAYEQUE
-8-

corno no pronunciada; reformándola: declararon INFUNDADA


dicho solicitud; ORDENARON se disponga lo conveniente para la
ejecución de la sentencia en sus partes pertinentes; ESTABLECIERON
como precedente vinculante los fundamentos jurídicos cuarto al
séptimo de la presente Ejecutoria; MANDARON que esta Ejecutoria
se publique en el Diario Oficial y en la Página Web del Poder
Judicial; y los devolvieron.-
S.S.

SIVINA HURTADO

SAN MARTIN CASTRO

VALDE ROCA

LECAROS

CALDERON CASTILLO

SE PUBU

SNICI ;so
SA F. FLO ES BARPIGA
tul* (p) Sal; Penal hrroasáenta
CORTE SUPRIMA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 798 - 2005
ICA

Lima, veintidós de agosto de dos mil cinco.-

AUTOS y VISTOS; con los


escritos de nulidad de actuados presentados por el acusado
ALEJANDRO ENCINAS FERNÁNDEZ; y CONSIDERANDO: Primero: Que el
citado acusado, al amparo del artículo doscientos noventa y ocho del
Código de Procedimientos Penales e invocando en bloque el articulo
ciento treinta y nueve de la Constitución solicita a nulidad de la
Ejecutoria Suprema del veintidós de junio de dos mil cinco que
absolvió el grado materia del recurso de nulidad interpuesto contra
la sentencia de instancia, que incluyo varios imputados y numerosos
cargos; que como fundamentos de su petitorio de nulidad señala, en
primer lugar, que al resolver el recurso de nulidad se le ha
dispensado un trato discriminatorio respecto de otros imputados; en
segundo lugar, que dicha Ejecutoria ordena juzgarlo por una nueva
figura, más grave, al amparo del articulo doscientos ochenta y cinco
A del Código de Procedimientos Penales; en tercer lugar, que se ha
seguido el criterio de la Controlaría General de la República cuando
se invoca la vigencia del Decreto Ley número veintidós mil ochenta y
tres, en orden al modo de conducir los actos del Comité de
Adjudicación, pese a que tal norma había cesado en sus efectos tanto
al desactivarse el Instituto Nacional de Planificación cuanto por la
vigencia ulterior de la Ley número veintitrés mil quinientos cincuenta
y cuatro; en cuarto lugar, que la contratación de los veintiún
proyectos materia de juzgamiento estaba normada por el artículo
nueve de la Ley antes citada; y, en quinto lugar, que no sólo se aplicó
una ley derogada sino que otro encausado en la misma situación
jurídica fue separado del proceso, lo que viola los principios de
igualdad y legalidad. Segundo: Que, como criterio rector, es del caso
dejar sentado que la sentencia ❑ Ejecutoria que emite la Sala Penal
de la Corte Suprema de Justicia, pronunciándose sobre el recurso de
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 798 — 2005
ICA
-2-

nulidad interpuesto por las partes en el ámbito de sus derechos e


intereses legítimos, por su propia naturaleza y jerarquía, es definitiva
e inmodificable -salvo, claro está, los supuestos de aclaración y corrección
de resoluciones-, y contra ella no procede recurso alguno, menos
articulación de nulidad de actuados basada en motivos de mérito,
que en buena cuenta persiguen un reexamen del recurso o cuestión
controvertida definitivamente resuelta; que, asimismo, excluida in
limine toda alegación que pretenda una nueva valoración de la
cuestión jurídica decidida, y en tanto ello no implique volver a
examinar lo ya resuelto -alegando supuestos vici❑s in iure-, sólo es
posible cuestionar indirectamente el fallo invocando, de un lado,
vicios de procedimiento en la tramitación del recurso en la propia
Sala Penal, siempre que importen una efectiva indefensión a la parte
afectada, y, de otro lado, pero muy restrictivamente, vicios por
defecto de la propia sentencia de mérito, y sólo cuando se vulnere el
principio de congruencia entre pretensión impugnatoria y absolución
del grado o sentencia proferida, cuyo amparo por lo demás está
sujeto a que ese tema no haya sido tratado implícita o explícitamente
en el fallo al respeto al principio de enmienda y conservación de los
actos procesales; que fuera de esos vicios, que suponen infracción de
la norma que guía el trámite del procedimiento impugnatorio en la
Corte Suprema de Justicia o cautela la configuración del fallo en
orden a lo que debe decidir, siempre que sobre los alcances de la
congruencia no exista una motivación puntual en el propio fallo, no
cabe articulación alguna contra la Ejecutoria Suprema y,
extensivamente, contra una sentencia que resuelva el objeto procesal
de una causa en vía recursal, y siempre en este último caso que no
exista contra la misma un recurso impugnatorio posible de
interponerse y el punto no haya sido objeto de la pretensión
impugnatoria por haberse seguido sorpresivamente luego de su
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 798 — 2005
ICA
-3-

expedición. Tercero: Que, en el presente caso, se impetra la nulidad


de la Ejecutoria Suprema del veintidós de junio de dos mil cinco al
cuestionar el juicio jurídico de la misma, que se ha pronunciado
sobre cada extremo de las pretensiones impugnatorias, que
provienen del representante del Ministerio Público, de la
Procuraduría Pública y de la Universidad agraviada, aunque
circunscrita a los ámbitos que lo perjudican; que, por consiguiente,
los fundamentos invocados constituyen argumentos de mérito que
apuntan a instar un reexamen de la situación jurídica ya apreciada y
consolidada en la referida Ejecutoria Suprema, por lo que los motivos
que se invocan no son legalmente procedentes, en tanto que -como ya
se anotó- los vicios jurídicos que se denuncian no se subsumen en los
supuestos habilitantes señalados en el fundamento jurídico anterior.
Cuarto: Que, en adición a lo expuesto, es del caso puntualizar que la
Ejecutoria Suprema no sólo cumplió con responder a los motivos de
los recursos interpuestos por los impugnantes, sino que se concretó
al ámbito de las pretensiones impugnatorias deducidas por las
partes; que, asimismo, es de señalar, conforme apunta la doctrina
procesalista, que la sentencia penal no tiene eficacia positiva o
prejudicial, de suerte que el hecho ya juzgado no determina
prejudicialmente el contenido de otra sentencia, ni respecto de, otro
imputado -por el mismo hecho- ni del mismo imputado por un hecho
distinto, aún conexo del hecho juzgado o condicionado por él -ver:
GÓMEZ ORBANEJA HERCE QUEMADA: Derecho Procesal Penal, Artes Gráficas
y Ediciones, Madrid, mil novecientos ochenta y siete, página doscientos
noventa y tres-; que, igualmente, la garantía de igualdad en la
aplicación de la ley -como, por ejemplo, ha dejado sentada la doctrina
jurisprudencial española, entre otras, en la Sentencia del Tribunal
Constitucional número setenta y uno / mil novecientos noventa y ocho, del
treinta de marzo- sólo es de recibo entre decisiones contradictorias
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 798 — 2005
1CA
-4-

cuando un mismo órgano judicial se aparta de sus propias


decisiones ❑ precedentes, siempre que exista igualdad sustancial del
supuesto de hecho y se aparta del criterio jurisprudencia' mantenido
en casos anteriores excluyendo el término de comparación posterior,
sin que medie una justificación razonable, aún implícita, y revele
una respuesta individual diferenciada; presupuestos que, desde
luego, no se cumplen en el presente caso; que, finalmente, el octavo
fundamento jurídico de la Ejecutoria Suprema no sólo invoca la
presencia de irregularidades en el requerimiento para la contratación
de veintiún estudios de pre-inversión, que por lo demás en ese punto
importó una cita legal del Informe Especial de la Contraloría General
de la República, no un fundamento propio de la decisión ni motivo
solitario de la misma, sino además no es la única causal -ni la
principal- de ese ámbito del fallo supremo, en tanto se invoca la no
aplicación práctica de los indicados Estudios, su contratación sin
bases técnicas y su ausencia de beneficios para la institución; que la
alegación de la supuesta derogación del citado Decreto Ley es
precisamente un ámbito de la pretensión defensiva o resistencia de
la defensa del imputado que, en su día, debe dilucidar el Tribunal de
Instancia, siendo del caso puntualizar que desde la teoría de la
vigencia y ámbito de las normas jurídicas el razonamiento que se
propone no necesariamente es definitorio y único puesto que lo que
se invoca es un supuesto de abrogación normativa y no un evidente
supuesto de derogación, expresa, del Decreto Ley número veintidós
mil ochenta y tres por la Ley número veintitrés mil quinientos
cincuenta y cuatro; que, como se indica en la parte resolutiva de la
Ejecutoria Suprema, la aplicación del reciente artículo doscientos
ochenta y cinc❑ A del Código de Procedimientos Penales es una
recomendación que el Tribunal de Instancia valorará según su propio
criterio y libertad de juicio, norma que no afecta derecho alguno de
SALA PENAL PERMANENTE
R. N. N° 798 — 2005
ICA
-5-

las partes ni les ocasiona indefensión material, pues no sólo permite


flexibilizar la respuesta punitiva, sino también garantiza la eficacia
de los principios acusatorio y de contradicción; que igualmente, la
posible aplicación de esa norma no afecta el principio de interdicción
de la reforma peyorativa puesto que tal institución procesal debe ser
vista desde una perspectiva global, en función a todos los cargos
materia de acusación que se imputan a un acusado. Quinto: Que en
vista que lo expuesto en el segundo fundamento jurídico de la
presente resolución contiene principios de carácter general, que
definen los limites de los pedidos de nulidad de sentencias penales,
corresponde hacer uso de la facultad prevista en el aportado uno del
articulo trescientos uno A del Código de Procedimientos Penales,
introducido por el Decreto Legislativo número novecientos cincuenta
y nueve. Por estos fundamentos: declararon IMPROCEDENTE la
solicitud de nulidad de la Ejecutoria Suprema del veintidós de junio
de dos mil cinco; ESTABLECIERON que el segundo fundamento
jurídico de esta Ejecutoria constituye precedente vinculante;
ORDENARON la publicación de la presente decisión en el Diario
Oficial "El Peruano" y, de ser posible, a través del Portal o Página
Web del Poder Judicial; hágase saber y archívese.-
S.S.
SIVINA HURTADO

SAN MARTIN CASTRO

PALACIOS VILLAR

LECAROS CORNEJO

MOLINA ORDOÑEZ

CSM/egot.
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 4216-2009
LIMA

Lima, veinticinco de abril de dos mil once.-

VISTOS; el recurso de nulidad interpuesto


por la defensa técnica de la encausada Karen Hapuc Chamba
Taboada contra la resolución superior de fecha dos de setiembre de
dos mil nueve, obrante a fojas trescientos veintiuno, que declaró
improcedente la solicitud de variación del mandato de detención por
p(\ el de comparecencia restringida a favor de la referida encausada;
interviniendo como ponente el señor Juez Supremo José Antonio Neyra
Flores; de conformidad con lo opinado por la señora Fiscal Suprema en
lo Penal;

CONSIDERANDOS:

Primero: Que, el abogado defensor de la encausada Chamba Taboada


al fundamentar su recurso de nulidad, obrante a fojas nueve del
cuadernillo formado en esta instancia Suprema, refiere que considera
injusta la resolución superior recurrida, debido a que su patrocinada
solicita la variación del mandato de detención para poder ponerse a
erecho y resolver su situación jurídica, ya que en el proceso penal no
xiste una sola imputación en su contra, por tanto, no quiere verse
privada de su libertad; de igual forma alega que: O sí existen nuevos
lementos de prueba al tenerse la manifiesta voluntad de su
patrocinada de ponerse a derecho, para lo cual sólo se pide la
variación del mandato de detención para que pueda defenderse en
acto público: 10 a su defendida se le investiga por haber participado en

1
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 4216-2009
LIMA

la constitución de la empresa Aspa Minera Industrial Sociedad de


ponsabilidad Limitada, la cual fue utilizada para realizar actividades
relacionadas con el comercio de oro de origen ilegal, sin embargo, lo
cierto es que fue sorprendida en su buena fe, y en todo caso dicha
empresa no causó desmedro al Estado; iii) la medida excepcional de
detención no debe aplicarse como regla general, debido a que
restringe el derecho fundamental de la libertad personal; indica que en
el caso de su patrocinada no existe el requisito concurrente de peligro
procesal, debido a que tiene domicilio conocido y está dispuesta a
cumplir las reglas de conducta que se impartan; iv) en cuanto al
principio de igualdad debe tenerse en cuenta que han sido absueltos
algunos procesados que sí habrían tenido responsabilidad en los hechos
investigados, conforme se aprecia de autos; precisa, que el principal
procesado refirió que el único que sabía de sus actividades ilícitas era
Carlos Guillermo Ladinez Taquiri, fundamento que sirvió para absolver a
los aludidos procesados, siendo las Ejecutorias Supremas que confirman
las absoluciones, las nuevas pruebas que corroboran la inocencia de su
defendida; vi) la única prueba en contra de su patrocinada y que se
esclarecerá en el contradictorio, es la constitución de la empresa Aspa
Minera Industrial Sociedad de Responsabilidad Limitada, sin embargo,
ésta fue sorprendida para dicho efecto, y no recibió ningún beneficio
ilegal, subsistiendo su presunción de inocencia, y le resulta aplicable el
indubio pro reo; y, vi) su defendida tiene trabajo conocido, así como no
han surgido ni surgirán nuevas pruebas o elementos por cuanto se trata
de un proceso reservado.

-2-
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL PERMANENTE

R.N. N° 4216-2009

LIMA

...
,gu
Senclo: Que, el artículo ciento nueve de la Constitución Política del

5 Perú, establece que "La Ley es obligatoria desde el día siguiente de su publicación
en el diario oficial, salvo disposición contraria de la misma ley que posterga su vigencia
en todo o en parte"; por tanto, para efectos de mejor resolver lo que es
materia de pronunciamiento en el presente caso, debe hacerse las
siguientes precisiones respecto a la normatividad procesal en la
República del Perú, referidas a la medida coercitiva personal de
mandato de detención o prisión preventiva y la aplicación de la Ley
procesal:

O el artículo ciento treinta y cinco del Código Procesal Penal - Decreto


Legislativo número seiscientos treinta y ocho, de fecha veintisiete de abril de mil
novecientos noventa y uno-, establece que " El Juez puede dictar mandato de
detención si atendiendo a los primeros recaudos acompañados por el Fiscal Provincial
sea posible determinar: 1. Que existen suficientes elementos probatorios de la comisión
de un delito que vincule al imputado como autor a participe del mismo (...). 2. Que la
sanción a imponerse o la suma de ellos sea superior a un año de pena privativa de
libertad ( ...). 3. Que existen suficientes elementos probatorias para concluir que el
imputado intenta eludir lo acción de la justicia o perturbar la actividad probatoria (...).
En todo caso, el Juez Penal podrá revocar de oficio el mandato de detención
previamente ordenado cuando nuevos actos de investigación pongan en cuestión la
suficiencia de las pruebas que dieron lugar a la medida" (normatividad que se
tuvo en cuenta en la resolución recurrida, atendiendo a que fue emitida
con fecha dos de setiembre de dos mil nueve);

10 la Ley número veintinueve mil cuatrocientos noventa y nueve,


publicada en el diario oficial "El Peruano" el diecinueve de enero de
dos mil diez, establece la Vigilancia Electrónica Personal, y entre otros,
modifica el artículo ciento treinta y cinco del Código Procesal Penal -

_3
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL PERMANENTE

R.N. N° 4216-2009

LIMA

creto Legislativo número seiscientos treinta y ocho-, estableciéndose que f' El


e"--
....p
Juez podrá dictar mandato de detención si, atendiendo a los primeros recaudas
acompañados por el Fiscal Provincia!, es posible determinar: l.Que existen suficientes
elementos probatorios de la comisión de un delito que vincule al imputado como
autor o partícipe del mismo (...). 2. Que la sanción a imponerse sea superior a los
--". cuatro años de pena privativa de libertad. 3. Que, existen suficientes elementos
probatorios para concluir que el imputado intenta eludir la acción de la justicia o
perturbar la actividad probatoria (...). En todo caso, el Juez Penal podrá revocar de
oficio o a petición de parte el mandato de detención cuando nuevos actos de
investigación demuestren que no concurren los motivos que determinaron su
imposición, en cuyo caso el Juez podrá disponer la utilización de la vigilancia
electrónica personal como mecanismo de control, tomando en cuenta lo previsto en
el inciso dos del artículo ciento cuarenta y tres del presente Código";

la primera disposición final de la Ley número veintinueve mil


cuatrocientos noventa y nueve, establece que la presente Ley entrará
en vigencia progresivamente en los diferentes distritos judiciales según el
calendario oficial que será aprobado mediante Decreto Supremo,
exceptuándose de dicho calendario a los distritos judiciales de Lima,
Lima Norte, Lima Sur y Callao, en los cuales la presente Ley será
aplicada una vez concluido el proceso de selección por concurso
público e implementados todos los mecanismos de la vigilancia
electrónica personal, con la vigencia del reglamento pertinente:

iv) mediante Decreto Supremo número cero trece - dos mil diez - JUS de
fecha trece de agosto de dos mil diez se aprobó el Reglamento para la
Implementación de la Vigilancia Electrónica Personal, estableciéndose
en su artículo segundo, que entrará en vigencia una vez concluido el
proceso de selección por concurso público e implementado todos los

4
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL PERMANENTE

R.N. N° 4216-2009

LIMA

mecanismos de la Vigilancia Electrónica Personal, lo que será


dlarado mediante Resolución Ministerial emitida por el titular del
s ector de Justicia (lo cual no acontece hasta la fecha - ver Resolución Suprema
número ciento dieciocho - dos mil diez - EL de fecha cuatro de noviembre de dos mil
diez, que ratifica el acuerdo de Consejo Directivo de PROINVERSIÓN respecto ala
inversión privada en el Servicio de Vigilando Electrónico Personal);

11) el artículo doscientos sesenta y ocho del Nuevo Código Procesal

Penal -Decreto Legislativo número novecientos cincuenta y siete, de fecha


veintinueve de julio de dos mil cuatro -(vigente en las Cortes Superiores de Huoura, La
Libertad, Tacna, Moquegua, Arequipa, Tumbes, Hura, Lambayeque, Puno, Cusco,
Madre De Dios, Ica, Cañete, Cajamarca, Amazonas, San Martín; así como en las
Cortes Superiores de Lima Norte, Lima Sur, y Lima respecto a los delitos contra la
Administración Pública), establece que " El Juez, a solicitud del Ministerio Publica
podrá dictar mandato de prisión preventiva, si atendiendo a los primeros recaudas seo
posible determinar la concurrencia de los siguientes presupuestos: a) Que existen
fundados y graves elementos de convicción para estimar razonablemente la comisión
de un delito que vincule al imputado como autor o partícipe del mismo. b) Que lo
sanción a imponerse sea superior o cuatro años de pena privativo de libertad, y c)

Que el imputado, en razón a sus antecedentes y otras circunstancias del caso


particular, permito colegir razonablemente que tratará de eludir la acción de la justicia

(peligro de fuga) u obstaculiza la averiguación de la verdad (peligro de


obstaculización)...".

vi) el artículo VII del Título Preliminar del Nuevo Código Procesal Penal -
Decreto Legislativo número novecientos cincuenta y siete- establece "La Ley
procesal penal es de aplicación inmediata, incluso al proceso en trámite, y es la que
rige al tiempo de !a actuación procesal La Ley procesal referida a derechos
individuales que sea más favorable al imputado, expedida con posterioridad o la

-5
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL PERMANENTE

R.N. N° 4216-2009

LIMA

actuación procesal, se aplicará retroactivamente, incluso para los actos ya


oncluidos, si fuera posible".

Tercero: Que, de igual forma, debe indicarse que para aplicar la Ley a

los casos particulares es necesario comprender el sentido de la misma,


para lo cual la doctrina establece diversas clases de interpretación,
entre estas, según el método a utilizar, las siguientes:

1) Interpretación Gramatical o Literal; que consiste en deducir la

manifestación verbal de la norma, a sus palabras se Je deben otorgar su


verdadero sentido gramatical, esto es, persigue descubrir el significado y
sentido de la norma a través del estudio y análisis de la letra de su
propio texto; debiendo indicarse que el autor Raúl Peña Cabrera, en su
obra Tratado de Derecho Penal, tercera edición, editorial Grijley, año mil
novecientos noventa y nueve, página doscientos tres, precisa que "si
examinada la ley desde el exclusivo ángulo gramatical, la interpretación es clara, los
demás medios interpretativos devienen innecesarios" .

fi) Interpretación Teleológico; que pretende llegar a la interpretación de

la norma a través del fin de la misma, buscando el espíritu por el cual


fue incorporada al ordenamiento jurídico; indicando al respecto, el
autor Raúl Peña Cabrera, en su obra Tratado de Derecho Penal, tercera
edición, editorial Grijley, año mil novecientos noventa y nueve, página

o
doscientos cuatro, que es aplicable cuando la Ley sea un tanto oscura,
en tal caso, debe realizarse una interpretación desde la intención de la
norma, esto es, considerar la ratio /egis (razón de ser de la Ley), lo que
implico procedimientos lógicos y valorativos, agregando que el profesor

-6
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL PERMANENTE

R.N. N° 4216-2009

LIMA

_5ll----
urtado Pozo refiere en cuanto a éste método de interpretación, que se
trata de determinar, teniendo en cuenta los objetivos del derecho, qué
fines pueden atribuirse razonablemente ala norma legal.

iii) Interpretación Sistemática; introduce la idea de que una norma no es


mandato aislado, sino que responde al sistema jurídico normativo
orientado hacia un determinado rumbo en el que, conjuntamente con
otras normas, se encuentra vigente; esto es, consiste en seleccionar del
sistema jurídico todas las normas que sean concordantes para
establecer la solución que encuentre equilibrio entre garantías y
eficiencia; indicando al respecto, el autor Raúl Peña Cabrera, en su
obra Tratado de Derecho Penal, tercera edición, editorial Grijley, año mil
novecientos noventa y nueve, página doscientos cinco, que "Según este
método, la ley es interpretada teniéndose en cuento el terreno que le corresponde en
el ordenamiento jurídico penal en relación con la legislación general (...) Para
entender el orden jurídico, que es uno solo, debemos examinar la Ley como parte de
un sistema legislativo único y orgánico, estructurado por principios comunes desde sus
bases; de ahí que pasajes oscuros de una ley pueden ser aclarados por otras leyes,
especialmente cuando el asunto objeto de las leyes se más o menos el mismo (.„) En
esta perspectiva, frente a las lagunas, insuficiencias, oscuridades de las leyes o de las
,1/4/7n disposiciones legales, el Juez debe comportarse como si el derecho fuera coherente,
completo, desprovisto de antigüedades, equitable y susceptible de conducir a una
sola solución".

Cuarto: Que, debe indicarse que si bien la primera disposición final de la

Ley número veintinueve mil cuatrocientos noventa y nueve -publicado en


el diario oficial "El Peruano" el diecinueve de enero de dos mil diez-, establece que

la referida Ley entrará en vigencia progresivamente en los diferentes


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL PERMANENTE

R.N. 4216-2009

LIMA

di os judiciales según el calendario oficial que será aprobado


mediante Decreto Supremo, exceptuándose de dicho calendario a los
distritos judiciales de Lima, Lima Norte, Lima Sur y Callao, en los cuales
será aplicada una vez concluido el proceso de selección por concurso
público e implementados todos los mecanismos de la vigilancia
electrónica personal, con la vigencia del reglamento pertinente;
también lo es, que dicha disposición que regula la vigencia de la norma
en cuestión, no debe ser interpretada mediante el método Gramatical
o Literal para tales efectos, sino que en el presente caso debe ser
interpretada conforme a los métodos Teleológico y Sistemático que han
sido desarrollados en el considerando anterior.

Quinto: Que, por tanto, este Supremo Tribunal considera que la

suspensión de la vigencia de la Ley número veintinueve mil


cuatrocientos noventa y nueve sólo está circunscrita a la aplicación de
la Vigilancia Electrónica Personal (hasta que se realice el proceso de selección
por concurso público e implementen los mecanismos de la Vigilancia Electrónica
Personal, lo que sera declarado mediante Resolución Ministerial emitida por el titular
del sector de Justicia, lo cual a la fecha no se ha realizado por razones de índole
económica), mas no, respecto a las modificatorias de las normas que no

sean directamente contraproducentes con dicho tema, como lo son


para el presente caso, los requisitos concurrentes que debe tener en
cuenta el Juez. Penal para dictar mandato de detención, así como el
supuesto para revocar de oficio o a petición de parte dicha medida
coercitiva —debido a que no generan gasto económico-; más aún, si se
tiene en cuenta que la aludida modificatoria respecto a los requisitos
concurrentes para dictar mandato de detención contra un encausado

_g
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL PERMANENTE

R.N. N' 4216-2009

LIMA

su)' to a un proceso penal en las Cortes Superiores en donde todavía no


entró en vigencia el Nuevo Código Procesal Penal -Decreto Legislativo
entró
número novecientos cincuenta y siete-, resulta más beneficiosa para éste

(prognosis de pena superior a cuatro años de pena privativa de libertad), respecto

a los requisitos establecidos en la norma procesal anterior -Decreto


Legislativo número seiscientos treinta y ocho- (prognosis de pena superior a un ario de
pena privativa de libertad), lo cual permite a su vez que haya igualdad y no

discriminación de tratamiento procesal en el referido extremo respecto


a los lugares geográficos en donde se lleva a cabo una investigación
judicial sujeta al Nuevo Código Procesal Penal -Decreto Legislativo número
novecientos cincuenta y siete-, que establece como uno de los requisitos
1(Ñi
para dictar detención preventiva, una prognosis de pena mayor a
cuatro años de pena privativa de libertad.

Sexto: Que, en consecuencia por los fundamentos anotados y siendo

evidente que la vacación legal a que se hace referencia en la


primera disposición final de la Ley número veintinueve mil cuatrocientos
noventa y nueve está referida sólo a la aplicación de la Vigilancia
77--- Electrónica
In Personal (que no ha sido posible hasta la fecha por razones de índole
conómica), este Supremo Tribunal interpreta que se encuentra vigente la

odificatoria de la referida Ley respecto al articulo ciento treinta y


\ tinco del Código Procesal Penal -Decreto Legislativo número seiscientos treinta
y ocho- (aplicable a los procesos que son tramitados mediante el Código de
Procedimientos Penales de mil novecientos cuarenta) -que no genera gasto

económico-, a excepción de la parte in fine de su último párrafo, que


establece expresamente ", en cuyo caso el Juez podrá disponer la utilización de
la vigilancia electrónica personal cama mecanismo de control (...)"; decisión

-9
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 4216-2009
LIMA

j .1dicial que se corresponde a lo observancia del derecho a la libertad y


/)
seguridades personales, previsto en el literal "d", inciso veinticuatro del
artículo dos e inciso tres del artículo ciento treinta y nueve de la
Constitución Política del Estado (ver fundamento de principio de legalidad
penal en la Sentencia del Tribunal Constitucional recaído en el Expediente número tres
mil novecientos ochenta y siete-dos mil diez-P1-{C/TC, de fecha dos de diciembre de
dos mil diez, caso: Alfredo Alexander Miranda Sánchez) y el debido proceso,

previsto en el inciso tres del artículo ciento treinta y nueve del referido
Texto Constitucional.

Sétimo: Que, la variación del mandato de detención solicitada por la


defensa técnica de la encausada Karen Hapuc Chamba Taboada se
encuentra prevista en el último párrafo del artículo ciento treinta y cinco
del Código Procesal Penal - Decreto Legislativo número seiscientos treinta y
ocho-, modificado en el extremo anotado en la presente Ejecutoria

mediante Ley número veintinueve mil cuatrocientos noventa y nueve,


publicada en el diario oficial "El Peruano", el diecinueve de enero de
dos mil diez, que establece "...el Juez Penal podrá revocar de oficio o a petición
de parte el mandato de detención cuando nuevos actos de investigación demuestren
que no concurren los motivos que determinaron su imposición": lo que legitima la

realización de un análisis valorativo anticipado de los elementos de


pruebo incorporados al proceso con posterioridad al acto procesal que
impone la medida, a efectos de determinar si éstos son de tal entidad
que conlleven a establecer si en el caso concreto aún concurren o no
los requisitos para que subsista el mandato de detención.

Octavo: Que, revisados los autos se advierte lo siguiente:

- 10 -
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL PERMANENTE

R.N. N° 4216-2009

LIMA

1) la Sala Penal Superior declaró improcedente el pedido de variación


de mandato de detención de la encausada Karen Hapuc Chamba
Taboada hasta en tres oportunidades distintas y anteriores a la solicitud
similar que es materia de pronunciamiento, debido a que en dichas
ocasiones no existían nuevos elementos que permitieran variar su
situación jurídica (lo cual se corrobora con las copias certificadas de las
resoluciones superiores de fechas ocho de enero de dos mil siete, veinticinco de
noviembre de dos mil ocho y siete de abril de dos mil nueve, obrantes a fojas

doscientos cuarenta y tres, trescientos uno y trescientos ocho, respectivamente);

que desde lo última resolución superior que declaró improcedente la


solicitud de variación de mandato de detención de la encausada
Chamba Taboada (siete de abril de dos mil nueve), hasta la fecha en que
formuló la nueva solicitud de variación de mandato de detención que
originó la resolución cuestionada de fecha dos de setiembre de dos mil
nueve, no se han realizado diligencias o actos de investigación que de
manera objetiva hagan variar su situación jurídica respecto a la
imputación que se le realiza en la acusación fiscal escrita, esto es, el
haber participado en la constitución de la empresa Aspa Minera
Industrial Sociedad de Responsabilidad Limitada, la cual fue utilizada
como fachada para el lavado de dinero proveniente de actividades
ilícitas (tráfico ilícito de drogas); y,

iii) que revisado el escrito de solicitud de variación de mandato de


detención por comparecencia restringida que da origen al presente
pronunciamiento -obrante en copia certificada a fojas trescientos quince-, así
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL PERMANENTE

R.N. N° 4216-2009

LIMA

como el recurso de nulidad contra la resolución superior cuestionada -


brante a fajas nueve del cuadernillo formado en esta instancia Suprema-, se

advierte que el pedido de variación de mandato de detención de la


encausada Chamba Taboada se sustenta concretamente en la
17---- supuesta voluntad de esta última de ponerse a derecho y así poder
defenderse en acto público, así como en las Ejecutorias Supremas que
confirman las absoluciones de la acusación fiscal de alguno de sus co
procesados; al respecto debe indicarse, que resulta irrelevante la
medida coercitiva impuesta a un encausado (mandato de detención o
comparecencia) en un proceso penal, para efectos de que éste pueda
\?
ejercer su irrestricto derecho de defensa en el acto público del Juicio
oral, por tanto, el referido argumento no tiene cabida; asimismo, si bien
en el presente proceso penal se absolvió a algunos encausados de la
acusación fiscal formulada en contra de éstos por el delito que también
se le imputa a la encausada Chamba Taboada (lavado de activos);
también lo es, que ninguna de las referidas absoluciones tiene relación
directa con la mencionada procesada, por cuanto, a ésta se le imputa
conjuntamente con su co encausada María Isabel Vargas Arroyo (no
habida) el haber colaborado en la constitución de una de las empresas

que el encausado Dionicio Alberto Napuri Lavado (condenado) creó


como fachada para lavar dinero proveniente del tráfico ilícito de
drogas (empresa Aspo Minera Industrial Sociedad de Responsabilidad Limitada).

Noveno: Que, por tanto, en relación a la encausada Chamba Taboada,

no se presenta el supuesto previsto en el último párrafo del artículo


ciento treinta y cinco del Código Procesal Penal - Decreto Legislativo número
seiscientos treinta y ocho-, modificado por la Ley número veintinueve mil

-12-
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 4216-2009
LIMA

uatrocientos noventa y nueve; sin perjuicio de indicar que la referida


encausada pese a tener conocimiento del presente proceso penal
69instaurado en su contra (lo que se advierte de los escritos presentados) no se ha
puesto a derecho para el esclarecimiento de los hechos investigados.
actitud con la cual demuestra su intención de no sujetarse a lo
dispuesto en la presente causa penal; así como recalcar que en otras
tres oportunidades anteriores se declaró improcedente las solicitudes de
variación de la medida coercitiva de detención por la de
comparecencia restringida presentadas por la encausada recurrente,
en donde al igual que en el presente caso no se advirtió la existencia de
uevos actos de investigación que hagan variar favorablemente su
situación jurídica y hagan prever que la pena probable a imponer no
será superior a cuatro años de pena privativa de libertad.

Décimo: Que, conforme al artículo trescientas uno - A del Código de


Procedimientos Penales - incorporado por el artículo dos del Decreto Legislativo
número novecientos cincuenta y nueve de fecha diecisiete de agosto de dos mil
cuatro-, lo anotado en los considerandos cuarto, quinto y sexto de la
resente resolución Suprema -referido a la vigencia de la Ley número
veintinueve mil cuatrocientos noventa y nueve en lo que respecta a los requisitos

concurrentes para dictar mandato de detención- constituye precedente


vinculante normativo de cumplimiento obligatorio por los Órganos
Jurisdiccionales de la República del Perú.
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. N° 4216-2009
LIMA

DECISIÓN

Por estos fundamentos: declararon NO HABER NULIDAD en la resolución


superior de fecha dos de setiembre de dos mil nueve, obrante a fajas
trescientos veintiuno, que declaró improcedente la solicitud de
variación de mandato de detención por el de comparecencia
restringida a favor de la encausada Karen Hapuc Chamba Taboada; en
el proceso que se le sigue por el delito de lavado de activos, en agravio
del Estado; DISPUSIERON: que lo anotado en los considerandos cuarto,
quinto y sexto de la presente Ejecutoria Suprema -referido a la vigencia de la
Ley número veintinueve mil cuatrocientos noventa y nueve en lo que respecta a los

requisitos concurrentes para dictar mandato de detención- constituye

precedente vinculante normativo; MANDARON: que la presente


resolución sea publicada en el diario oficial "El Peruano", así como ❑
través del Port ágina Web del Poder Judicial.
S.S.
VILLA STEIN

RODRÍGUEZ TINEO

PARIONA PASTRANA

NEYRA FLORES

CALDERÓN CASTILLO

NFirjmr

- 14 - Df. Qj zorcia
Seve i la d !a Sag Pena ormazzita
-CRTE v.:MA1;1'
CORTE SUPREMA SALA PENAL TRANSITORIA
DE JUSTICIA CONSULTA N.° 16-2014
DE LA REPÚBLICA LIMA
PODER JUDICIAL

La consulta de la decisión de extinción en


procesos por terrorismo en caso de muerte
comprobada del imputado es innecesaria

Surnilla. Cuando queda comprobada


fehacientemente la muerte del
encausado, no resulta necesario efectuar
la elevación de la causa en consulta al
Superior Tribunal, puesto que el poder
persecutorio del Estado quedó agotado y
se torna imposible proseguir el
encausamiento para todo efecto. Se trata
de una excepción razonable a la regla
legal de tal consulta.

Lima, veintiuno de agosto de dos mil quince.

VISTA: la consulta de la resolución de


ocho de noviembre de dos mil trece (folios dos mil ochocientos sesenta
y siete y dos mil ochocientos sesenta y ocho); con los recaudos que se
adjuntan al principal. Decisión bajo la ponencia del señor juez supremo
Salas Arenas, por muerte del procesado.

1. DECISIÓN MATERIA DE CONSULTA


La resolución de ocho de noviembre de dos mil trece, por la que se
declaró extinguida la acción penal contra don Abdón Padua Poma,
por el delito de terrorismo en agravio del Estado.

2. OPINIÓN DE LA FISCALÍA SUPREMA PENAL


El señor Fiscal de la Segunda Fiscalía Suprema Penal, en el dictamen
número mil cuatrocientos veinticuatro guion dos mil catorce (folios tres y
cuatro del cuadernillo formado en esta Instancia Suprema), opinó que
se debe aprobar la resolución elevada en consulta.

CONSIDERANDO

PRIMERO: SUSTENTO NORMATIVO


1.1. El Decreto Legislativo número novecientos veintitrés, dictado para
fortalecer organizacional y funcionalmente la defensa del Estado en
delitos de terrorismo, cuyo artículo sexto establece que las resoluciones
que pongan fin a la instancia serán elevadas en consulta al órgano
jurisdiccional superior en grado cuando sean desfavorables al Estado.
9..oblica del

CORTE SUPREMA SALA PENAL TRANSITORIA


DE JUSTICIA CONSULTA N.° 16-2014
DE LA REPÚBLICA LIMA
PODER JUDICIAL

1.2. La parte final del inciso sexto, del artículo cuarto, del citado Decreto
Legislativo, dispone que el Procurador Público debe expresar agravios
en la instancia de revisión, hasta dos días antes de la vista de la causa;
de no hacerlo, la Sala declarará sin efecto la consulta y firme la
resolución que la originó.
1.3. El inciso uno, del artículo setenta y ocho del Código Penal, refiere
que la acción penal se extingue por muerte del imputado.
1.4. El inciso uno, del artículo trescientos uno-A, del Código de
Procedimientos Penales, establece que las sentencias de la Sala Penal
de la Corte Suprema, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo doce de
la Ley Orgánica del Poder Judicial, constituyen precedente vinculante
cuando así lo expresen las mismas, precisando el extremo de su efecto
normativo. Cuando la Sala Penal de la Corte Suprema resuelva
apartándose del precedente, debe expresar los fundamentos de hecho
de derecho que sustentan la sentencia y las razones por las cuales se
aparta del precedente. En ambos casos la sentencia debe publicarse
en el diario oficial y, de ser posible, a través del portal o página web del
Poder Judicial.
1.5. La Ejecutoria Vinculante emitida en el Recurso de Nulidad N.° 302-
2012-HUANCAVELICA, de ocho de julio de dos mil trece, el sétimo
fundamento jurídico establece que: "[...] el precedente judicial tiene
como objeto fijar una línea de interpretación que pueda perdurar en el
tiempo. El principal efecto del precedente es la generación de
seguridad en el operador jurídico como consecuencia de la
previsibilidad de la decisión, en tanto, la resolución del problema jurídico
implícitamente trae consigo la creación de una regla para casos
estructuralmente similares. La regla fijada en el precedente es el
equivalente funcional a una norma emitida por el poder legislativo".
1.6. La consulta importa que la resolución en cuestión sea necesaria y
oficiosamente revisada por el Superior, sin la cual no causaría
ejecutoria ]. Además, San Martín Castro, citando a Devis Echandía,
refiere que no se trata de un recurso, puesto que nadie lo interpone -así
lo ha considerado el Código Procesal Civil en los artículos 408 y 409- y
no rige para la competencia del superior y el alcance de la decisión en
que se adopte el principio de la reformatio in peius, propio de los
recursos. La consulta se sustancia y decide por el superior como las
apelaciones2. También refiere, conforme expone Edgar Escobar López,

' SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal. Lima: Editorial Grijley, 2014, p. 932.
2 DEVIS ECHANDÍA. Compendio de Derecho Procesal. p. 571. cit por: SAN MARTÍN CASTRO,
César. Derecho Procesal Penal. Lima: Editorial Grijley, 2014, p. 933.
2
PeP
úbllca del
2L.7
CORTE SUPREMA SALA PENAL TRANSITORIA
DE JUSTICIA CONSULTA N.° 16-2014
DE LA REPÚBLICA LIMA
PODER JUDICIAL

que los recursos y la consulta buscan un mismo resultado, cual es la


revisión de la decisión judicial por el superior para saber si el derecho fue
debidamente interpretado y la ley justamente aplicada; sin embargo, la
consulta, a diferencia de los recursos, no es un derecho ni una acción
de libre arbitrio o disposición de las partes, sino que es un imperativo del
legislador con carácter obligatorio que ordena al juez, sin petición
alguna, que determinadas resoluciones deban ser revisadas por el
Superiora.

SEGUNDO: ANÁLISIS DEL CASO


2.1. La consulta es un instituto que en sentido estricto no constituye un
recurso impugnatorio -se trata, en pureza, de un remedio procesal ope
legis-, pues implica reexaminar lo ya resuelto por el a quo, conforme
también lo establece el Decreto Legislativo N.° 923, solo en los casos en
que lo decidido resulte desfavorable al Estado, a fin de que
nuevamente el superior jerárquico la estudie y apruebe tal decisión, si
fuera el caso4; sin embargo, tiene efectos procesales semejantes a un
recurso impugnatorio. No obstante ello, la consulta es un imperativo
legal, y solo en razón a ella se eleva la resolución al juez superior en
grado. En tal virtud, solo se aplica en determinados supuestos y
conforme la norma taxativamente lo señala.
2.2. En el caso en particular, conforme se ha expuesto, la Sala Penal
Nacional declaró extinguida la acción penal por muerte del imputado
al haber quedado plenamente acreditada con la Partida de Defunción
N.° 00445308 expedida por la Municipalidad Distrital de Yanacancha-
Cerro de Pasco (folio dos mil setecientos ochenta y seis).
2.3. Es obvio que el deceso del imputado imposibilita que se le procese
y se le condene, es decir, impide con carácter definitivo la
perseguibilidad que el Estado pueda ejercer -ius persequendi-, a pesar
de que la resolución resulte desfavorable, puesto que contra la decisión
de la extinción de la acción penal por muerte no hay recurso viable que
interponer, siempre y cuando esté comprobado fehacientemente el
fallecimiento.

3 ESCOBAR LÓPEZ, Edgar. "Regulación legal de la consulta en el proceso penal". p. 103. cit. por:
SAN MARTÍN CASTRO, César: Derecho Procesal Penal. Lima: Editorial Grijley, 2014, p. 932.
4 El ponente estima que tal consulta generada como mecanismo extraordinario para evitar la
impunidad derivada del error en la aplicación de la ley, a los casos de terrorismo que por su
especial gravedad afectaron y afectan la paz social y otros bienes jurídicos trascendentales que
el Estado debe tutelar.
Por tanto, es de suyo excepcional porque el principio de todo cuestionamiento o impugnación
radica en el ejercicio eficiente de la parte interesada de sus potestades legales.
3
27-
CORTE SUPREMA SALA PENAL TRANSITORIA
DE JUSTICIA CONSULTA N.° 16-2014
DE LA REPÚBLICA LIMA
PODER JUDICIAL

2.4. Debe entenderse que la consulta, por su propia lógica y función


procesal, solo es procedente respecto de resoluciones de mérito que se
pronuncien, de un modo u otro, sobre el objeto procesal en orden a su
falta de relevancia jurídica penal o a la insuficiencia probatoria acerca
de los cargos atribuidos, pero no cuando a partir de un medio de
prueba irrefutable -específicamente, documental pública no tachada u
observada- o de la simple aplicación normativa se ampara o declara la
presencia de su impedimento procesal que importa la clausura o
archivo definitivo de la causa referida a un concreto imputado.
2.5. Por tanto, la consulta en estos casos carece de efecto, lo que
deviene una excepción al imperativo legal de elevación. Siendo así,
pese a que la cancelación del procesamiento resulte desfavorable al
interés del Estado, porque el encausamiento no puede llegar a las
paradojas de la irracionalidad, lo que debe ser tomado en cuenta para
vitar actividad inútil y dispendio de recursos en consultas que no son
iables, debiendo observar los órganos jurisdiccionales esta orientación
j risprudencial.
.6. Por otro lado, el señor Procurador Público no expresó agravios, tal
como lo dispone la norma acotada, a pesar de haber sido válidamente
notificado en el proceso, aunque pidió informar oralmente ante esta
sede suprema (folio dieciséis del cuadernillo formando en esta instancia)
finalmente no acudió.
2.7. En consecuencia, en el ámbito estrictamente procesal corresponde
aplicar los efectos previstos en la última parte del inciso sexto, del
artículo cuarto, del Decreto Legislativo número novecientos veintitrés.

DECISIÓN

Por ello, administrando justicia a nombre del pueblo, los integrantes de


la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia de la
República, con lo expuesto por el señor Fiscal Supremo en lo Penal,
ACORDARON:

I. DEJAR SIN EFECTO LA CONSULTA y FIRME LA RESOLUCIÓN de ocho de


noviembre de dos mil trece, por la que se declaró extinguida la acción
penal contra don Abdón Padua Poma, por el delito de terrorismo en
agravio del Estado.

II. Constituir en VINCULATORIA la orientación contenida en el sentido de


los apartados 2.3 y 2.4 de la parte considerativa de esta Ejecutoria.

4
pepúbliG del p.„<„

CORTE SUPREMA SALA PENAL TRANSITORIA


DE JUSTICIA CONSULTA N.° 16-2014
DE LA REPÚBLICA LIMA
PODER JUDICIAL

III. ORDENAR la publicación de la presente en el diario oficial El Peruano,


y en el portal del Poder Judicial. Hág se saber y devuélvase.
S. S.

SAN MARTÍN CASTRO

PRADO SALDARRI

SALAS ARENAS

BARRIOS ALVAR

PRÍNCIPE TRUJILL
JS/jj

SE PUBLICO CONFORME A LEY

Diny Yuriantua ,htivez Vetamendi


Secretaria (e)
Sala Penal Transitoria
CORTE SUPREMA

23 DIC. 2015