You are on page 1of 27

TRABAJO ALGEBRA LINEAL

ENSAYO: EL HOMBRE QUE CALCULABA

DOCENTE: JORGE VIVAS

ALUMNOS: SEBASTIAN MENDOZA: 1921429

SHIRLEY BARRAGAN : 1921290

FACULTAD DE INGENIERIA

UNIVERSIDAD FRANCISCO DE PAULA SANTANDER

CUCUTA-COLOMBIA

2019
INTRODUCCION

Los países árabes han ejercido siempre una clara


fascinación, por la diversidad de sus costumbres, de sus ritos,
y nada más adentrarnos en la historia de las naciones
ribereñas del Mediterráneo, nos salen al paso los vestigios de
aquella civilización, de la cual somos tributarios en cierto
modo principalmente en aquellas disciplinas que tienen un
carácter científico: la Matemática, la Astronomía, la Física y
también la Medicina. Los árabes, han sido siempre un pueblo
paciente, acostumbrado a las adversidades que les procuran
la dificultad del clima, la falta de agua y los inmensos
páramos que les es preciso salvar para comunicarse con los
demás pueblos de su área. La solitud del desierto, las noches
silenciosas, el calor agobiante durante el día y el frío
penetrante al caer el sol, impiden en realidad una actividad
física, pero predisponen el ánimo para la meditación.
También los griegos fueron maestros del pensamiento,
principalmente dedicado a la Filosofía y aun cuando entre
ellos se encuentran buenos matemáticos –la escuela de
Pitágoras todavía está presente- fue una actividad de unos
pocos y, en cierto modo, era considerada una ciencia menor.
Los pueblos árabes, en cambio, la tomaron como principal
ejercicio de su actividad mental, heredera de los principios de
la India a los que desarrollaron y engrandecieron por su
cuenta. Asombran todavía hoy los monumentos que la
antigüedad nos ha legado procedentes de aquellos países en
los que se observa, más que la inquietud artística, muchas
veces vacilante e indecisa, la precisión matemática. Por esto,
cuando en un libro como El Hombre que Calculaba se juntan
estas dos facetas tan distintas, a saber Poesía y Matemática,
tiene un encanto indiscutible y nos adentramos en lo que
sería posible aridez en los cálculos, a través de interesantes
historias y leyendas, unas llenas de Poesía, otras de
humanidad y siempre bajo un fondo matemático en el que
penetramos sin darnos cuenta y, mejor dicho, con evidente
placer y satisfacción. Este es un aspecto que es menester
resaltar porque, en general, existe una cierta prevención o
resistencia hacia el cultivo de la ciencia matemática para la
cual es menester una adecuación del gusto o una inclinación
concedida por la naturaleza. El educador sabe de cierto, a los
pocos días de contacto con sus alumnos, cuáles de ellos
serán los futuros arquitectos o ingenieros por la especial
predisposición que demuestran, para ellos toda explicación
relativa a los números es un placer y avanzan en la disciplina
sin fatiga ni prevención. Sin embargo el número de alumnos
que destaquen es limitado y, no obstante, no se puede
prescindir en manera alguna de esa enseñanza fundamental,
aun para aquellos que no piensan dedicar su actividad futura
a una de aquellas ramas, por una sencilla razón; que el
cultivo de la Matemática obliga a razonar de manera lógica,
segura, sin posibilidad de error y ésta es un aspecto que es
necesario en la vida, para cualquiera actividad. Creemos que
este es el aspecto principal y que cabe destacar del libro El
Hombre que Calculaba toda vez que no nos presenta unos
áridos problemas a resolver, sino que los envuelve en un
sentido lógico, el cual destaca, demostrando con ello la
importantísima función que esa palabra, la Lógica, tiene en la
solución de todos los problemas. En el campo filosófico la
Lógica toma prestada de la Matemática sus principios y es
con ellos y solo con ellos que se puede dar unas normas para
conducir el pensamiento de manera recta, que es su
exclusiva finalidad. El Hombre que Calculaba es, pues, una
obra evidentemente didáctica que cumple con aquel
consagrado aforismo de que es preciso instruir deleitando. Su
protagonista se nos hace inmediatamente simpático porque
es sencillo, afable, comunicativo, interesado en los problemas
ajenos y totalmente sensible al encanto poético el cual ha de
llevarle a la consecución del amor y, lo que es más
importante, al conocimiento de la verdadera fe. La acción
transcurre entre el fasto oriental, sin dejar por ello de darnos a
conocer los aspectos menos halagüeños de aquellos países
en los que la diferencia social, de rango y de riqueza, eran
considerables y completamente distanciadas. Tiene, además,
el encanto poético que nos habla de la sensibilidad árabe en
todo lo concerniente a la belleza y por último la estimación del
ejercicio y dedicación intelectuales al presentarnos un torneo,
en el que juegan tanto el malabarismo matemático, como la
poesía y la sensibilidad. Dicho torneo representa la
culminación del hombre, de humilde cuna, que gracias a su
disposición especial, llega a alcanzar cumbres con las que ni
siquiera podía soñar. Es como una admonición o como un
presagio de lo que en nuestros tiempos se presenta como
más importante, en que los medios modernos de cálculo, con
las maravillosas máquinas que el hombre ha creado –
máquinas fundamentadas en principios repetidos a lo largo de
los siglosestán dispuestas al servicio del hombre para que
pueda triunfar en cualquier actividad. No es concebible la
acción de un financiero, de un comerciante, de un industrial,
de un fabricante, de todo el engranaje de la moderna industria
y comercio, sin el auxilio de las Computadoras, de manera
que bien se puede decir que la Matemática, se ha adueñado
en nuestros tiempos de la sociedad. Y, sin embargo, con ser
mucho, no lo es todo porque si sólo se atiende a esa
materialidad a la que tan eficazmente sirve, la formación
integral del hombre queda descuidada y le hace incompleto.
No solo de pan vive el hombre; también necesita de cuando
en cuanto dejar volar la fantasía y atender a otras inquietudes
espirituales de las que no puede prescindir. El recto camino
nos lo enseña El Hombre que Calculaba, en el que parece
que también está “calculada” la dosis necesaria de los
elementos que han de hacer de la Matemática un poderoso
auxiliar, para que el hombre obtenga su formación total.
Demostrar que también en los números puede haber poesía;
que los buenos y rectos sentimientos no son solo patrimonio
de filósofos o practicantes; que la fantasía no está reñida con
la precisión; que la Lógica debe acompañar todos nuestros
actos y que es posible alcanzar el camino verdadero para la
completa satisfacción moral, física e intelectual del hombre es
el fruto que se obtendrá de la lectura de este extraordinario
libro. Representa una ráfaga de aire fresco, un descanso en
la senda árida de los números que nos encadena, y nos
advierte que es posible mirar el cielo estrellado, para
admirarlo, y no solo para contar distancias o el número de
cuerpos luminosos que lo integran; penetraremos en ese
ignoto mundo, no solo con la intención de entenderlo, sino
también de gozarlo. ¡Cuántas veces en la vida, se nos
presentan problemas que parecen insolubles, como los que
en su aspecto matemático nos ofrece El Hombre que
Calculaba, en los que la dificultad es más aparente que real!
Bata solo ejercitar el raciocinio para que nos demos cuenta
de que su solución es tan fácil como deducir que dos más dos
suman cuatro. El sentido práctico que esto nos puede hacer
adquirir, junto con la convicción de que la belleza está en
todas partes, a nuestra disposición, con solo tener o sentir la
necesidad de buscarla, tiene un valor formativo tan elevado
que indudablemente ha de producir abundantes frutos en lo
relativo a la formación del propio carácter. El Hombre que
Calculaba es como aquellas insignificantes semillas,
pequeñas en tamaño y aparentemente frágiles, que son
capaces de desarrollar un árbol gigantesco que proporcione
frutos abundantes, sombra y placer sin fin a su cultivador. El
que sepa sacar estas consecuencias merecería, sin duda, la
bendición del famoso calculador Beremiz Samir quien, a
continuación, va a contarnos su prodigiosa vida y sus no
menos prodigiosos actos.

 Capítulo I
El libro comienza narrando como un viajero que regresaba de
una excursión desamarra con su camello cuando
en su camino se encontró con un hombre sentado en una
piedra, pensativo descansando de una fatigado viaje; cercá el
hombre se levantó estrepitosamente gritando “un millón
cuatrocientos veintitrés mil setecientos cuarenta y cinco” y así
varias veces el viajero curioso se atrevió a preguntarle que
significaban todos esos números; el hombre que calculaba le
mostró empatía por la delicada forma en que aquel forastero
se acercó a cuestionarle el origen de esos inmensos números
por lo que accedió a contestarle dicha pregunta pero no sin
antes contarle la historia de su vida.
 Capitulo II
El hombre que calculaba le dio su nombre “Beremiz Samir”
era originario de persuade pequeño se dedicaba a
cuidar ovejas por lo que para evitar que se le extraviara una
las contaba varias veces al día se había vuelto tan hábil con
los números que lograba contar a todas de una vez sin
equivocares; al notar sin habilidad se dedicó a contar
hormigas, abejas. Su patrón al enterarse de su
magnífica habilidad le propuso trabajar en sus
negocios contando los dátiles, y con eso generando muchas
ganancias, el patrón agradecido decidió otorgarle 4meses de
vacaciones y ahora se dirigía a Bagdad a visitar a unos
familiares, pero el seguía ejercitando durante el viaje
contando árboles y haciendo uso de sus dotes
matemáticos señalo una higuera cerca le dijo aquel árbol
tiene “doscientos ochenta y cuatro ramas. Sabiendo que cada
rama tiene como promedio trescientos cuarenta y seis hojas
es fácil concluir que el árbol tiene un total de noventa y ocho
mil quinientas cuarenta y ocho hojas”.
El Bagdali quedo impresionado por las habilidades que
poseía el hombre que calculaba por lo que le explico la
infinidad de cosas que podría realizar y los puestos que
podría ocupar en Bagdad el hombre que calculaba se mostró
interesado y emprendieron su viaje un solo camello.
 Capitulo III
Camino a Bagdad se encuentran con 3 hermanos los
cuales se encontraban entablados en una acalorada
discusión y junto a ellos 35 camellos, Beremizin quietado fue
a preguntar la razón de dicha discusión, el problema era que
su padre había muerto y les había heredado sus 35
camellos al mayor le correspondía la mitad al segundo la
tercera parte y al menor la novena parte; lamentablemente
todas las divisiones no eran exactas por ello la pelea
hábilmente el hombre que calculaba les propuso darle
solución a su problema los hermanos accedieron, el hombre
que calculaba anexo a los 35 camellos el animal de su amigo
al principio el amigo se notó inconforme en dicha acción pero
Beremiz lo convenció de que no había por que desconfiar y
decidió prestárselo fue entonces cuando Beremiz comenzó la
repartición de los
camellos. Ahora cuentan con 36 camellos como al mayor le to
caban 17 y algo y ahora letocarían 18 no podría quejarse al
segundo le tocarían 11y pico y ahora recibiría 12 salía
ganando y tampoco podría quejarse, al tercero le
corresponda 3 y algo más y con la división de Beremiz le
tocarían 4 tampoco podría quejarse. Pero si sumamos
18+12+4 = 34 sobraba un camello que Beremiz lo tomaría por
derecho por haberle dado solución a su problema y también
tomaría el camello que le presto su amigo Bagdali, los
hermanos asombrados aceptado la solución y así tanto
Beremiz como el Bagdali podrían seguir su camino cada uno
en su camello.
 Capitulo IV
Varios días después de haber comenzado su largo viaje
encontraron a un hombre casi moribundo con sus ropas
desgarradas, se trataba de Salem un negociante muy rico el
cual había sido asaltado por un grupo de persas el único
sobreviviente de su carabina; el comerciante les pregunto que
si no tenían nada que comer ya que el llevaba días en el
desierto sin probar bocado alguno para lo que Beremiz
respondió yo tengo 5 y el Bagdali solo 3 Selem les propuso
compartir los 8 panes y llegando a Bagdad él les pagaría 8
monedas de oro. En cuanto llegaron a Bagdad Selem cumplió
con lo prometido y dio 5 monedas de oro a Beremiz y 3 al
Bagdali, pero el hombre que calculaba no le parecía justa la
división por lo que le dijo al mercader que el debería recibir 7
monedas y su amigo solo 1, el comerciante atónito no
comprendía porque Beremiz quería recibir más monedas de
los panes que había dado por lo que el hombre que calculaba
se propuso explicar la manera correcta de repartir las
monedas “yo di 5 panes cada v es que teníamos hambre yo
sacaba u pan de la caja donde se guardaban y lo patria en
tres por lo que yo di 15 pedazos y mi amigo Bagdali dio 3
panes por lo tanto dio 9 pedazos que en total nos dieron 24,
de los 15 que yo di comí 8 por lo que aporte 7 y mi amigo de
igual manera como 8 y solo aporto 1 y 1 que aporto el y 7 que
aporte yo nos da sus 8 panes, es por eso que yo debería de
recibir 7 monedas y mi amigo solo 1”, Selem después de
meditar y elogiar a Beremiz se mostró de acuerdo con el por
lo que ordeno dar 7 monedas de oro a Beremiz y solo 1al
Bagdali, pero de nueva cuenta el hombre que calculaba se
mosto inconforme con dicha repartición por lo que tomo las 8
monedas y dio la mitad a su amigo y la otra mitad se la quedo
el, acción que le pareció muy buena al negociante y le
propuso a Beremiz ser su secretario.
 Capítulo V
Después de su llegada a Bagdad los 2 amigos llegan a una
posada y se vuelven a encontrar con otro problema que
requería de gran ayuda de Beremiz el problema era el
siguiente. Un comerciante de joyas acordó con el dueño de la
posada pagarle al final de su estancia a los siguientes
precios; si vendía sus joyas a 100 dracimas; pagaría de
hospedaje 20 dracimas; si las vendía a 200, pagaría 35. Al
final el mercado vendió sus joyas a un precio de 140
dracimas, y él decía que debía de para 24dracimas mientras
el dueño de la posada lo contradecía diciendo que en realidad
deriva de pagarle 28 dracimas. El hombre calculaba se
ofreció a ayudarles llegando a la conclusión, de 100dracimas
a 200 hay una diferencia de 100 dracimas, y de 35 a
20 dracimas hay15, lo que corresponde a 40 dracimas son 6
dracimas, por lo que 140 dracimas debe pagar 26 dracimas;
conformes el vendedor y el dueño de la posada con los
cálculos de Beremiz dieron fin a su discusión y el
vendedor como agradecimiento al hombre que calculaba le
obsequio un añillo.
 Capítulo VI
Los 2 amigos llegan a la casa del visir al que habían ayudado
anteriormente al repartir sus panes con el junto a él se
encontraba el gran poeta Lezid, el cual se encontraba
escéptico de las habilidades de Beremiz por lo que le uso una
prueba. Lo pararon frente a una ventana y lo exhortaron a
decir la cantidad exacta de camellos que ahí había, los cuales
eran el regalo para el padre del a novia el visir. Beremiz contó
257 camellos y su resultado era el correcto, todos ahí se
preguntaron como lo había hecho para lo que Beremiz
respondió “fácil solo conté las patas y las orejas de los
camellos llegando a un total de 1541y al dividirlo entre 6 nos
da 257” el visir atónito le dice, pero como si ahí un camello
defectuoso a uno le falta una oreja, Beremiz se dispone
a preguntar la edad de su novia el visir le responde 16, y es
ahí en donde el hombre que calculaba vuelve a demostrar la
grandeza de sus habilidades; proponiéndole a Salem solo
regalar 256 camellos ya que esa cantidad era exactamente el
cuadrado de 16 y así no tendría que regalar el animal que le
faltaba la oreja, Selem se sintió feliz por haber contratado al
hombre que calculaba como su secretario.
 Capitulo VII
Beremiz y su amigo el Bagdali selem a pasear por las
hermosas calles de Bagdad cuando el hombre que calculaba
se encuentra con una tienda de turbantes y a elle gusta
mucho uno azul que constaba 4 dracimas tal como el letrero
de la tienda
decía “los cuatro cuatros” lo que dejo fascinado al hombre
que calculaba pues esa
era una de las maravillas del cálculo, con cuatro cuatros se
puede formar cualquier numero si quieres el cero vasta con a
ser 44-44=0Si quieres el 1 a ses 44/44= 1 y así le fue
mostrando como obtener cada número, mientras Beremiz
explicaba el dueño de la tienda lo escuchaba atenta mente Y
se expresó de Beremiz como un magnifico matemático pues
el resolvió un misterio y le ofreció regalarle el turbante azul si
le lograba resolver cierto misterio ocurrido hace 2 años, el
vendedor comenzó a narrar. Preste una vez 100 dinares 50 a
un jeque de Medina y 50 a un judío. El medin es pago su
deuda en 4 partes del siguiente modo.
 Pago 20 y quedo a deber 30

“ 15 “ “ “ “ 15
“ 10 “ “ “ “ 5
“5 “ “ “ “ 0
_______ ________
suma 50 suma 50
 El judío igual pago en 4 artes de la siguiente manera.
Pago 20 y quedo a deber 30

“ 18 “ “ “ “ 12

“ 3 “ “ “ “ 9

“9 “ “ “ “ 0
________ _______
suma 50 suma 51

el vendedor no se explicaba cómo era que con el primer


deudor salí 50 y con el segundo 21; Beremiz empezó
explicándole que no hay relación alguna con ambos saldos
deudores con el total de la deuda ejemplificándole la de la
siguiente manera.
 Una deuda de 50 dinares fuera pagada en 3 plazos.
 Pago 10 y quedo a deber 40

“ 5 “ “ “ “ 35

“ 35 “ “ “ “ 0
_______ _______
Suma 50 Suma 75
 el vendedor quedo satisfecho por haber entendido el
problema y cumplo con su parte del trato.

 Capitulo VIII
Se encontraban caminando el Bagdali con Beremiz y se
encuentran con su amigo Salem, quien les contó de otro
problema se trataba de; 3 Árabes les habían dado de pago 7
jarrones llenos de vino 7 jarrones a la mitad de vino y 7
vacíos y tenían que repartirlos de tal forma que les tocara la
misma cantidad de vino y de jarrones. El hombre que
calculaba lo vio de lo más fácil y propuso que fuera así el
reparto; al primero recibiera 3 jarros llenos, 1 medio lleno y 3
vacíos; el segundo le tocarían2 jarros llenos, 3 medio llenos
y 2 vacíos y el tercero 2 llenos, 3 medio llenos y 2vacíos.

Capitulo IX
En este capítulo Lezid acude desesperado a el hombre que
calculaba para pedirle ayuda, ya que cuando nació su hija fe
con un astrónomo este le dijo que ella perecería si no
estudiaba matemáticas antes que cumpliera 18 y ella estaba
en los17 y al ser su nunca hija no podía soportarlo; Beremiz
acepto ayudarlo, pero el poeta le advirtió que ningún hombre
ajeno a la familia había vio a su hija y esa no sería la
excepción por lo que al darle clases ella estaría tapada de su
cara con un turbante.

Capitulo X
Llegando a la casa del poeta el Bagdali y el hombre que
calculaba se encontrar onel Lezid y su primo el cual no
estaba muy contento con el calculista el cual le pidió el
número de pájaros que contenía un jaula; el hombre que
calculaba se quedó pensativo, pidió liberaran 3 pájaros de la
jaula para dar el resultado 496Tara-Tir se mostró n poco
molesto por la respuesta correcta de Beremiz, el poeta
dudoso le cuestiono el por qué pidió liberar 3 pájaros;
Beremiz se resumió a responderle por que 496 es el numero
perfecto, así pues también cada vez que liberas un animal
atrapado ganas un lugar en el cielo y logras la paz consigo
mismo al escuchar eso el poeta pidió a sus esclavos liberar a
todas la aves de la jaula.
 Capitulo XI
Al entrar a la habitación de la hija de
Lezid notario que estaba en lo cueto lo que había dicho el
poeta, desde el techo y hasta el suelo colgaba una hermosa
cortina de terciopelo roja la cual no permitía ver a Telassim,
antes de que Beremiz comenzara a dar la clase comenzo
con una oración, para proseguir hablando de el gran filósofo
griego platón y de la vida ilustre de otras persona
matemáticas así como explicarle por qué son tan importantes
y como se ligan a las otras ciencia desde el álgebra la
aritmética la geometría la mecánica y astronomía, al finalizar
la clase de Beremiz Telassim oculta pronuncio una oración.

 Capitulo XII
Saliendo del palacio de poeta Lezid el Bagdali y Beremiz se
encontraron unos niños jugando a saltar la cuerda, el hombre
que calculaba mostró su admiración ante tal figura que hacia
la cuerda una “curva” uno de los niños que ahí jugaban era
Harim uno de los 3 hermanos que peleaba en el desierto por
la herencia de35 camellos y que el soluciono, en ese
momento lo lleva con oro de sus hermanos Hamed y el
problema fue este. Harim tenía 30 melones y envío a
venderlos 3 por un diario y Hamed igual tenía30 melones
y envío a venderlos a 2 por un diario; ambos los mandaron
con el mismo vendedor, solo que si el vendedor empezaba a
vender los de Harim los de Hamed los tenía que vender igual
por lo que prefirió vender 5 por dos dinares y al finalizarla
venta debería tener 25 dinares el primero debería recibir 10
dinares y el otro 15, pero solo gano 24 el vendedor no se
explicaba porque faltaba un dinar; el hombre que calculaba
explico que los melones de Harim e terminaron primero que
los Hamed y el continuo vendiéndolos al mismo precio y fue
ahí en donde se originó dicha perdida todos quedaron
asombrados con el resultado de Beremiz.
 Capitulo XIII
Cuatro días después los 2 amigos fueron invitados a casa del
califa Abul
Abas- Abmed, emedir de los creyentes musulmanes, al entrar
lo vieron sentado en suhermoso trono de marfil blanco;
Beremiz había visto que en las paredes encontraban inscritos
poemas dicados a la amistad y que el total de palabras
eran504 y que 220 estaban escritas en negro y 284 en rojo
dos números hermanos o parientes a que los numero que
dividen a cada cifra si se suman dan como resultado el
numero pariente el califa muy interesado mando a buscar al
escriba encarado dicho trabajo.
 Capitulo XIV
Después de lo dicho el califa mando a llamar a 2 esclavas
gemelas idénticas a que le danzaran al calculador para
descubrir si contaba con demasiada inteligencia podría
diferenciar una de otra, el acertijo fue muy sencillo para
Beremiz ya que contó las franjas de los planes de las faldas
de la bailarinasunatenia312 y la otra309 y así diferencio una
de otra y el califa mando un esclavo a contar las franjas de
las faldas y se dieron cuenta que era correcto por lo que
todos le aplaudieron a Beremiz por tal habilidad.
 Capitulo XV
Luego de eso Nuredin el enviado por el califa que había ido a
buscar al escriba delos poemas de la pared encontró que no
lo había encontrado en la casa pero había encontrado un
imán que le dio que hace pocos día se fue a la casa de
Barsobia. Nuredin se dirigió a la casa del escriba y encontró
un cuadro mágico con números y un tablero de ajedrez,
ambos los llevo al palacio del califa y pidió a Beremiz explicar
por qué estaban e un cierto orden los números, el hombre
que calculaba explico que al acomodar los numero del 1 al 9
de cierta forma al sumar de los lados el resultado será 15 y
el tablero dividido en 64 casillas se trataba de un tablero de
ajedrez y procedió relatar la historia del ajedrez.
 Capitulo XVI
En este capítulo relata la historia del ajedrez que es la
siguiente. En la india existió un rey llamado Cadova quien
tuvo una guerra con el príncipe Calina. Durante la
guerra lamentablemente murrio Adjamir hijo del rey esto lo
puso tan triste y lo deprimió machismo. El rey debido a la
nostalgia no podía olvidar la estrategia usada por su ejército,
se la pasaba trazando horas y horas en una caja de arena y
cuando terminaba la borraba y la volvía a hacer, para cada
elemento del ejercito tenía un signo diferente. Un brabam
cansado de ver a su rey así decidió crear algo que lo
entretuviera y lo hiciera olvidar esa terrible tragedia. Un día
llego ante el rey con una cuadrado dividido en 64 casilla,
intercalando una casilla negra y una blanca, una negra y una
blanca y así hasta llenar el cuadrado, el joven le explico las
reglas y le dijo que significaban cada una de las piezas, el rey
muy interesado en poco tiempo logro comprender el juego.
Muy agradecido con el joven el rey lo manado a nombrar
primer visir. Beremiz termino de contar la historia de ajedrez y
el califa muy interesado por ella mando a escribir en hojas de
algodón con letras de oro la historia contada por su nuevo
amigo.

 Capitulo XVII
Para ese tiempo el calculista se había hecho famoso y mucha
gente iba a buscarlo para que les ayudaran a resolver sus
problemas: un día llego un hombre
llamado Aziz que estaba enardecido por que según él su soci
o lo habían engañadoBeremiz le resolvió su problema y le
hizo ver que estaba en un erró, el hombre estaba arrepentido
por juzgar mal a su socio y en agradecimiento los invito a
darun paseo por la ciudad durante el paso encontraron un
café en el cal encontraron un a un historiador llamado Sheick
el- medah se encontraba contando unas historias que en
parte iban dirigidas al hombre que calculaba. El historiador
le propuso un problema en damasco vivió un campesino con
tres hijas a la más grande le dio 50 manzanas a la segunda
30 y a la menor 10. Las mando a que las vendieran en el
mercado. La condición era que las dos hermanas más
pequeñas debían de vender sus manzanas al precio de su
hermana mayor y debían obtener la misma cantidad ahí lo
hicieron obtuvieron la misma cantidad
dedinero. A lo que Beremiz le contesto fácil la primer herman
a vendió 7 manzanas por undinar en total vendió 49 y le
sobro 1, la segunda la segunda vendió 28 y se quedó con 2,
la tercera vendió 7 y se quedó con 3; luego la primera vendió
su manzanas por 3 dinares, la segunda vendió sus 2
manzanas por 3 dinares y la menor igual vendió sus
manzanas por 3 dinares al final del negocio las tres
Hermanas obtuvieran 10 dinares todos los presentes en el
café quedaron maravillados con la 9solución de Beremiz.

 Capitulo XVIII
Al día siguiente llego un egipcio esclavo de Lezid quien
le llevaba un carta al llegar al palacio vieron a un extranjero
junto a Lezid, era el príncipe Cluzir Sacha el cual quería saber
cómo es que los arboles habían aportado algo a las
matemáticas; Beremiz comenzó a contar historias de grandes
matemáticos como Pitágoras quien fue quien descubrió que si
el área del cuadrado construido sobre la hipotenusa es
equivalente a la suma de las áreas de los catetos.

 Capitulo XIX
Después de eso el príncipe le contó un problema a Beremiz.
Eran tres marineros que habían sobrevivido gracias a su
valentía y salvaron su nave. El capitán para recompensar tal
valentía les otorgo cierta cantidad de dinero que era mayor a
200y menor a 300. El las guardo en una caja para parcelas al
otro día. Durante la noche un marinero se despertó y fue a
contar las monedas y repartirlas en 3 partes vio que sobaba
una y la tiro al mar, después el segundo hizo lo mismo vio
que le sobraba una y la arrojo al mar, después el tercero
volvió a contar las monedas las dividió en3 partes y vio que el
sobraba una y la arrojo al mar, a la mañana siguiente el
capitán volvió a contar las monedas vio que sobraba una y la
guardo para él. La solución echa por Beremiz fue la siguiente;
En total había 241 monedas de las cuales 80+23=103 el
segundo 53+23=76 y el tercero 35+23=58, el capitán 1 y los
marineros arrojaron 3 nos da un total de 103+76+58+1+3=
241, el príncipe al oír la solución del hombre que calculaba se
mostró muy satisfecho y el obsequio una medalla de pata.

 Capitulo XX
XX Al salir Beremiz de ahí se dirigió a la casa de su alumna a
darle clases dematemáticas, no en esta clase le hablo del
origen de los números en Arabia romay otras civilizaciones,
por la necesidad de los hombres de tener un sistema contable
o mejor dicho una forma de contar para eso mostró los
números, el sentido del número, las cifras, el sistema de
numeración, numeración decimal, y sobre el cero, para poder
saber el número de ovejas que tenían o hacer cálculos
complejos; al terminar la clase la alumno volvió a hacer una
oración.

 Capitulo XXI
Saliendo de la casa Beremiz es llevado por 2 guardias ante el
visir Maluf, ya que esta tenía un problema nuevo para nuestro
amigo calculista, por lo que el visir comenzó a relatar el
problema. La noche anterior se originó un incendio en la
cárcel y por los hechos que los presos tupieron que sufrir el
rey mando a decir que redujeran las sentencias de todos los
presos a la mitad; el gran problema era que uno de los
prisioneros fue condenado que había sido contrabandista
y por tal delito se le había condenado a cadena perpetua
¿Cómo calcular la mitad de su vida?, el calculista se limitó a
contar una breve historia que decía que en las paredes de las
cárceles había escritos y ahí podría encontrarse dicha
respuesta. Por lo que el visir Maluf lo invito a visitar la cárcel.

 Capitulo XXII
El hombre que calculaba fue entonces a la cárcel, al entrar se
encontró con las condiciones infrahumanas en la que eran
obligados los presos a vivir, al entrar a la celda de cadena
perpetua y empezar a estudiar los escritos en las paredes y
hacer toda clase de cálculos regresó al palacio. Ya en el
califa pregunto a Beremiz cuál era la respuesta; Beremiz le
respondió que la división que el pedía era imposible ay que
no se sabía con exactitud el tiempo que el preso viviría; a lo
que el calculista sugirió que lo soltaran pero lo mantuvieran
vigilado ósea en libertad condicional, el visir ordeno la libertad
condicional inmediata al preso.

 Capitulo XXIII
A la mañana siguiente los dos amigo recibieron la inesperada
visita del príncipeCluzir Schaquer venia por el par que fuese
su secretario o director del observatoriosin embargo el
calculista se vio obligado a rechazar dicha oferta ya que
estabacomprometido a enseñar clases de matemáticas a la
hija de su amigo Lezid.El príncipe le pidió ayuda para resolver
el problema de las perlas.El problema era este.Una raja dejo
a sus hijas un número determinado de perlas, la más grande
sequedaría con 1 perla y 1/7, la segunda 2 perlas y 1/7 de
las que quedasen, latercera3 perlas más 1/7 de las que
quedasen y así sucesivamente. La cuestión era¿Cuantas
hermanas y cuantas perlas eran? La respuesta que de
Beremiz fue son 6 hermanas y 36 perlas por lo que a toda la
hermana les correspondía un total de 6 perlas a cada una.

 Capitulo XXIV
Un turco pidió la ayuda del hombre que calculaba pidiéndole
le dijera si suprometida era fea o bonita; Beremiz pidió las
medidas de la carde la prometida. Por lo que el turco mando
a una mujer a investigar a su prometida esta trajo lasmedida
de la cara entrego al calculista. Beremiz después de
estudiarlas le respondió al persa que su novia era
hermosapor lo que el no dudo en casarse con ella.

 Capitulo XXV
Al llegar a la palacio del califa, un escriba se encargó de
dirigir a los amigos a unsalón en el que se encontraban los 7
grandes sabios de esos lugares los cuales leiban a poner una
prueba; cuando estaban por comenzar se acercó Lezid
paraentregarle el añillo que se había extraviado en su
casa.Cuando Beremiz abrió la caja no solo encontró el añillo
junto con el iban 1alfombra azul que había sido tejida por
Telassim en la que decía que lo amaba yuna pequeña nota
que de igual manera había sido escrita por ella que decía
“animo, confía en dios, rezo por ti”
él se mostró asombrado por lo del texto pero sicontestaba
acertadamente la pregunta sería el hombre más envidiado
de Bagdad.

 Capitulo XXVI
Comenzó el primer desafío y el primer sabio le pregunto a
Beremiz 15 referenciasnuméricas notables y exactas sobre el
Corán, pero el hombre que calculaba dijosin error 16 por lo
que había pasado la primer prueba.

 Capitulo XXVII
Esta prueba corría a cargo de un historiador el cual le
pregunto a Beremiz ¿quégeómetra celebre se suicidó al no
poder mirar el cielo? Beremiz sin titubear ni pensar mucho
respondió Eratostenes fue el gran sabio quese suicidó al
contraer una enfermedad que lo dejo ciego lo cual le impedía
admirarla hermosura del firmamento ya que el también era
astrónomo. Beremiz habíalogrado pasarla segunda prueba.

 Capitulo XXVIII
La tercer pregunta la origino un astrónomo el cual
pregunto ¿es posible extraer enmatemática una regla falsa de
una propiedad verdadera? Beremiz penso un pocola
respuesta y contesto yo digo que es posible llegar a la verdad
en matemáticaspor la simple observación no obstante ahí
que poner cuidado en evitar l falsainducción, poniendo el
ejemplo de las tres cantidades 2025, 3025 y 9801 quetienen
propiedades semejantes. El sabio supo que la respuesta era
correcta y seimpresiono.

 Capitulo XXIX
Era hora de la cuarta pregunta hecha por un filósofo el cual
empezó contando una historia. Un rey les dio 2 dinares a tres
sabios y les dio 3 salones y les dijo que con lamísera suma
que les di llenasen el salón, el primero gasto los 2 dinaros
paracomparar heno y así el salón quedo lleno de heno, el
segundo gato medio dinarioy compro una vela y así el cuarto
quedo lleno de luz, el tercero no gasto nada perotomo un
poco de heno y encendió fuego con la vela y el salón quedo
lleno que humo.
La pregunta para Beremiz era que contase una historia de
una multiplicación conun solo factor; pensándolo bien este
contesto que solo existía una multiplicacióncon un solo factor
y era la multiplicación de los panes hecha por Jesús
larespuesta era correcta, el quinto sabio se levantó de su
asiento y pidió a Beremizcontara una historia de una división
de 3 por 3 y una de 3 por2 pero que seanexactas Beremiz
pensó y contó lo siguiente.

 Capitulo XXX
El hombre que calculaba relato la siente fábula que trataba de
un tigre in león y unchacal, los tres estaba hambrientos
y subieron a una montaña desde dondepodrían ver toda
la pradera vieron entonces a una oveja un cerdo y un conejo.
El león le pide al tigre ya que él era muy inteligente que
repartiera los tresanimales justamente para cada uno.
El tigre le responde que como el e el rey de la selva se
quedar con la oveja el tigrese conformaba con el puerco y el
chacal con el conejo, el loen enfurecido mata alleón; después
se acercó con el chacal y le dise que como él es más
inteligenteque haga una repartición justa entre los 2 él le
contesto que él se merecía los tresanimales y el solo comería
las sobras que dejase el león contento acepto pero a
lasemana siguiente se comió al chacal, todos quedaron
sorprendidos con la fábula yya había superada al quinto
sabio.

 Capitulo XXXI
El sexto sabio se puso de pie y contó esto. Una princesa
tenía tres pretendientes y escogería la más inteligente, les
hizovarias pruebas y ellos acertaron en todas para
desempatar hizo una ultima la cualconsista en 5 discos
3blanco y 2 negros colocados en la espalda de cada uno
ltercer pretendiente logro adivinar el color de su disco y se
casó con la princesa, Beremiz supo contestar
verdaderamente por sexta vez y paso con el ultimo sabio.

 Capitulo XXXII
El ultimo sabio pregunto al hombre que calculaba la
significación simbólica delnumero cuarenta comenzando el Ali
-Baba, Beremiz contesto. El numero cuarentalo encontramos
en todas partes, se sabe que con los números 1,3,9,27 se
puedentener todos los números del 1 al 40 y recalco que el
cuarenta esta hasta en losmás notables textos de los judíos,
como en el diluvio que duro 40 días y 40noches; 40 años
tardaron los judíos en encontrar la tierra prometida que 40
díasestuvo Jesús en el desierto.

 Capitulo XXXIII
El sultán le dice que se ha hecho acreedor a un premio y lo
pone a escoger que eslo que quiere d premio entre joyas,
palacios, ser visir o ser gobernador; peroBeremiz solo pide
casarse con Telassim, Lezid habla con su hija y ella acepta
peropara poder realizar dicho acto debería pasar una
última prueba debía adivinar elcolor de 5 esclavas con el solo
color de sus ojos 2 tenían ojos negros y decían laverdad 3
tenían los ojos azules mentirían, solo tenían derecho a
realizar 3preguntas y el reto era adivinar el color de ojos de
cada una sin el menor error. El hombre que calculaba logro
pasar la prueba y logro casarse con Telassim.

 Capitulo XXXIV
La ciudad de Bagdad fue azotada por la invasión de los
mongoles, Lezid y el califamueren defendiendo su patria; pero
el Bagdali, Beremiz y su amada Telassimlogran escapar a
Constantinopla.Telassim era cristiana y logro volver al
cristianismo a Beremiz y así lo que muchole costó a nuestro
calculador encontrar la felicidad la obtuvo sin muchos
númerosy así fue como termina la gran historia de nuestro
hombre que calculaba.

DEDICATORIA
A la memoria de los siete grandes geómetras cristianos o
agnósticos DescarteS Pascal, Newton, Leibniz, Euler,
Lagrange, Comte ¡Allah se compadezca de estos infieles ! y a
la memoria del inolvidable matemático, astrónomo y filósofo
musulmán Buchafar Mohamed Abenmusa Al Kharismi ¡Allah
lo tenga en su gloria! y también a todos los que estudian,
enseñan o admiran la prodigiosa ciencia de los tamaños, de
las formas, de los números, de las medidas, de las funciones,
de los movimientos y de las fuerzas naturales yo, el-hadj jerife
Ali Iezid Izz-Edim Ibn Salim Hank Malba Tahan creyente de
Allah y de su santo profeta Mahoma

CONCLUSIONES

-Las matemáticas que se estudian en la enseñanza básica


tienen contraída una deuda de gratitudcon los sabios árabes
de la edad media que por medio de la introducción del 0 (ese
malditonúmero que tanto gusta a algunos profesores)
facilitaron la creación de los algoritmos (en honor aAl-
Waritmi), que no son otra cosa que las reglas que conocemos
para efectuar las operaciones yque eran completamente
desconocidas por los griegos.

-Claro ejemplo de esto es el histórico libro "El hombre que


calculaba" de Malbha Taham , donde seplantean problemas
matemáticos mediante historias centradas en un viaje por las
exóticas tierrasárabes.

-En el caso de ajedrez, tenemos como muestra los problemas


relatos de análisis retrogradopresentados por el problemista
Raymod Smullyan en Juegos de ajedrez y los misteriosos
caballosde Arabia o en Juegos y problemas para Sherlok
Holmes. Estos problemas son de una finezaintelectual
realmente deslumbrantes, muy difíciles para trabajar con los
chicos en la escuela , pero pueden ser pulidos y darlos en los
grados superiores y en los grupos más avanzados
diferencias entre lo que entiendo por relato y cuento en
ajedrez.

El Hombre que Calculaba.Una obra clásica para quienes


tienen afición a las curiosidades de las matemáticas.
Se inspiraen Beremiz Samir, quien por nacer en Persia
estaba condenado a trabajar, vivir y morir comopastor
deovejas. Pero su meticulosidad le deparó un destino
mejor. Por miedo a perder alguna y ser, por talnegligencia,
severamente castigado, las contaba varias veces al día. Así
fue adquiriendopaulatinamente tal habilidad para contar. Un
don que lo llevó a vivir una serie de anécdotasrelacionadas
con los números