You are on page 1of 16

Desarrollo Social Contemporáneo

¿Qué  es  desarrollo?:  diferentes  respuestas  a  una  misma  pregunta  

Rigoberto  Solano  Salinas  

En   el   presente   texto,   abordaremos   la   pregunta   ¿qué   es   desarrollo?   considerando   que,   como   se  


afirmaba   en   el   texto   anterior,   es   fundamental   aproximarse   a   la   comprensión   humana,   desde   la  
complejidad   de   las   diferentes   versiones   del   mundo,   es   decir   desde   la   diferentes   racionalidades   e  
intencionalidades.   Así,   resulta   clave   entender   el   desarrollo   como   un   “orden   social   deseado”;   no  
obstante  queda  la  pregunta  ¿por  quién  o  quiénes?;  existen  diferentes  respuestas  y  justamente  de  eso  
se  trata  la  primera  parte  del  presente  texto:  intentaremos  comprender  diferentes  nociones  de  lo  que  
es  desarrollo;  en  la  segunda  parte,  intentaremos  establecer  unos  puntos  de  encuentro  mínimos  entre  
esas   múltiples   versiones,   con   el   propósito   de   entender   esta   cuestión   de   una   forma   compleja   y  
multidimensional.  

Los  fundamentos  éticos-­‐ideológicos  del  desarrollo  

Verdad,  s.  Ingeniosa  mixtura  de  lo  que  es  deseable  y  lo  que  es  aparente.  
El  descubrimiento  de  la  verdad  es  el  único  propósito  de  la  filosofía,  que  es  
la  más  antigua  ocupación  de  la  mente  humana  y  tiene  buenas  
perspectivas  de  seguir  existiendo,  cada  vez  más  activa,  hasta  el  fin  de  los  
tiempos.  
Ambrose  Bierce,  (1998)  
 
¿Cuantas   canciones,   libros,   audios,   artículos,   graffittis,   reportajes,   stencils,   caricaturas,   poemas,  
videos,  y  demás  vestigios  de  la  cultura  humana  se  habrán  creado  para  abordar  el  tema  del  desarrollo?  
Se  ha  pensado,  escrito  y  hecho  tanto...  
 
Y   cuando   decides   emprender   la   búsqueda   para   entender   de   qué   se   trata,   de   repente   puedes  
encontrarte   transitando   por   caminos   algo   peligrosos   en   donde   hay   muchos   fanáticos   notables   que  
afirman  con  miradas  de  fuego  tener  la  “verdad  verdadera”.  Digamos  que  puede  ser  una  palabra  de  la  
misma   categoría   que   “libertad”,   “amor”,   “justicia”,   “democracia”:   todos   creemos   saber   en   qué  

1  
consisten,   pero   a   la   hora   de   negociar   con   otros   y   otras   los   sentidos   y   significaciones,   tenemos  
problemas,   serios   problemas.   ¿Por   qué?   ¿No   es   razonable   procurar   condiciones   de   bienestar  
generalizado  en  donde  todos  y  todas  tengamos  la  oportunidad  de  ser  nuestra  mejor  versión?    
 
Para  hacer  un  análisis  de  los  fundamentos  éticos  del  desarrollo  es  importante  situarlas  en  un  “campo  
de   juego   institucional”.   Y   ¿qué   es   una   institución?   Por   ello   entiendo,   básicamente,   un   conjunto   de  
normas,  reglas,  valores  y/o  costumbres;1  en  este  caso,  Estado,  Mercado  y  Sociedad  son  instituciones  
que  cumplen  con  estas  características.  Veámoslo  desde  sus  definiciones  básicas:    
 
• El   Estado   es   la   institucionalización   política   y   jurídica   de   la   sociedad.   Según   Kelsen   “el   Estado  
tiene  como  elementos  constitutivos  esenciales  el  poder  público,  el  territorio  y  el  pueblo".  En  
nuestro  caso  el  poder  público  del  Estado  se  divide  en  ejecutivo,  legislativo  y  judicial.  
 
• El  Mercado  es  el  lugar  creado  por  los  seres  humanos  en  donde  asisten  las  fuerzas  de  la  oferta  y  
la  demanda  para  realizar  las  transacciones  de  bienes  y  servicios  a  determinados  precios  o  por  
la  vía  del  intercambio.  
 
• La   Sociedad   es   una   entidad   poblacional,   que   considera   a   los   habitantes   y   su   entorno,  
interrelacionados   con   un   proyecto   común   que   les   da   identidad   y   pertenencia.   Asimismo,   el  
término  significa  un  grupo  con  lazos  económicos,  ideológicos  y  políticos.    
 
Insisto:  en  los  tres  casos  existen  normas,  reglas,  valores  y/o  costumbres.  Creo  que  a  estas  alturas,  al  
menos  para  lo  que  respecta  a  este  análisis,  hemos  podido  crear  un  campo  de  juego  “neutral”  pues,  
básicamente,  cualquier  sociedad  humana,  cualquier  país  o  comunidad  podrían  ser  analizados  a  la  luz  
de  estas  tres  instituciones.  En  términos  generales,  propongo  asociar  los  valores  “Igualdad”  con  Estado  
(en  virtud  de  que  casi  todo  Estado  moderno  pretende  generar  reglas  de  juego  en  donde  todos  tengan  
las  mismas  oportunidades  ante  la  ley),  el  de  “Libertad”  con  Mercado  (puesto  que  uno  de  los  principios  
básicos   de   esta   institución   es   la   posibilidad   de   ofrecer   y   demandar   bienes   y   servicios   sin   ninguna  

1
 Para  esta  definición  se  tienen  en  cuenta  definiciones  de  autores  como  Douglas  North,  Oliver  Williamson  y  Robert  Putnam  
(ver  bibliografía).  

2  
restricción)   y   el   de   “Justicia”   con   Sociedad   (dado   que,   según   teóricos   como   John   Rawls,   este   es   un  
valor  que  procura  establecer  un  balance  entre  libertad  e  igualdad,  por  la  vía  de  generar  condiciones  
de   equidad).   No   obstante,   si   existe   algo   abiertamente   parcial   son   las   ideologías2,   pues   éstas  
pretenden  orientar  las  creencias  de  las  personas  hacia  modelos  de  sociedad  basados  en  cierto  tipo  de  
valores.  
 
Para  comenzar,  el  conservatismo  en  sus  inicios  no  era  considerado  una  ideología  en  el  sentido  en  que  
se  consideraba  que  “el  hombre  era  sólo  un  actor  más  dentro  del  orden  del  universo,  y  como  tal,  era  
sujeto  a  una  ley  superior.  Desde  su  punto  de  vista,  las  proposiciones  de  las  ideologías  modernas  eran  
monumentos  mentales  que  no  tenían  la  más  mínima  correlación  con  la  Realidad  (...).  Por  Realidad  se  

2
  El   concepto   de   “ideología”   se   viene   discutiendo   desde   hace   ya   varios   siglos.   Para   efectos   de   este   texto,   téngase   en  
cuenta   la   definición   de   Norberto   Bobbio   (“Diccionario   de   la   Política”,   1982)   quien   considera   la   ideología   como   “un  
conjunto   de   ideas   y   valores   concernientes   al   orden   político   cuya   función   es   guiar   los   comportamientos   políticos  
colectivos”.  De  otra  parte,  algunos  sociólogos  como  Abercrombie,  Hill  y  Turner  (“Diccionario  de  Sociología”,  1988)  indican  
que  el  término  se  ha  utilizado  de  tres  formas:  en  primer  lugar  como  sistemas  específicos  de  creencias;  por  su  parte,  los  
marxistas   lo   asumen   como   una   creencia   falsa   o   distorsionada   que   permite   soportar   en   lo   conceptual   un   sistema   de  
dominación   de   una   clase   sobre   otra,   y   en   tercer,   como   un   conjunto   de   creencias   que   son   transversales   a   la   ciencia,   la  
religión  y  lo  que  socialmente  se  consideran  conductas  apropiadas.  

3  
entiende   en   este   caso   el   orden   natural   de   las   cosas,   o   el   orden   instaurado   por   Dios”   (BLAA,   2005).  
Todo   lo   anterior   quiere   decir   que   para   esta   ideología   –entendida   como   sistema   de   creencias–   es  
importante  reforzar  el  statu  quo,  el  estado  de  las  cosas;  de  lo  anterior  se  deriva  la  idea  de  mantener  
las  normas  “que  han  regido  con  éxito  el  orden  social,  tales  como  la  tradición  y  la  ética”  (BLAA,  2005).  A  
todo   lo   anterior,   podríamos   acotar   la   estrecha   relación   e   injerencia   de   las   iglesias   mayoritarias  
(Católica,  Islam,  Judaísmo,  Budismo,  entre  otros)  en  los  asuntos  del  Estado.  En  materia  económica  hay  
rasgos   de   identidad   con   la   propiedad   de   grandes   extensiones   de   tierra   y   medios   de   producción   en  
manos   de   unos   pocos   privilegiados,   razón   por   la   que   una   a   esta   ideología   se   le   suele   acusar   de  
“plutócrata”   y   “oligárquica”.   Otra   crítica   es   que   se   podría   afirmar   que   el   conservatismo   no   se  
preocupa   por   resolver   las   desigualdades,   exclusiones   o   pobrezas   históricamente   construidas,   pues  
pareciera  considerarlas  como  algo  inherente  al  sistema;  por  ende,  su  tratamiento  no  va  más  allá  del  
propuesto  por  la  tradición  moral  y/o  religiosa.  
 
La   ubicación   del   conservatismo   entre   Estado   y   Mercado   la   argumento   desde   las   prácticas   de   los  
gobiernos   conservadores   en   varios   lugares,   momentos   y   sociedades   humanas   fuertemente  
comprometidas  con  la  persistencia  histórica  de  privilegios  políticos,  sociales,  económicos  y  culturales  
de   un   grupo   reducido   de   sus   miembros;   en   donde   se   precisa   de   un   Estado   y   unas   instituciones  
sociales  como  las  religiones  comprometidas  con  la  salvaguarda  de  las  normas  de  diverso  orden  que  
mantienen   a   ese   grupo   privilegiado   en   posiciones   de   poder.   Todo   lo   anterior   tiene   una   de   sus  
máximas   expresiones   en   el   Mercado,   en   donde   estos   grupos   suelen   poseer   más   información   que  
otros,  por  ende,  tienen  más  posibilidades  de  éxito.    
 
De  otro  lado,  la  propuesta  del  liberalismo,  está  claramente  comprometida  con  el  valor  de  la  libertad,  
pero   con   énfasis   en   el   Mercado;   de   allí   se   derivan   diversos   enfoques   de   igualdad   de   derechos  
expresados   en   la   Revolución   Francesa;   inicialmente   éstos   buscaban   lograr   para   los   burgueses  
(propietarios   de   negocios,   artesanos,   entre   otras   personas   libres,   pero   que   no   hacían   parte   de   la  
nobleza)  “la  igualdad  formal  frente  al  poder  jerárquico  y  hereditario.  Su  bandera  de  lucha  fue  la  de  la  
igualdad  de  oportunidades  para  todos,  de  tal  suerte  que  las  riquezas  se  incrementasen  con  base  en  la  
libre  circulación  de  capital.  (...)Gracias  al  liberalismo,  la  sociedad  civil  ya  no  estaría  más  regulada  por  

4  
el   |statu   quo   sino   por   contratos   que   facilitaran   la   libre   circulación   de   mercancías   y   de   propiedades,  
pues  fundamentaba  su  acción  en  la  posibilidad  de  construir  una  sociedad  libre  en  donde  ésta  fuera  el  
resultado   de   la   construcción   de   individuos   libres   que   se   relacionaran   entre   sí   por   sus   propias  
capacidades  y  por  lo  que  habían  adquirido  con  dichas  capacidades;  estas  relaciones  sociales  deberían  
estar  guiadas  por  el  intercambio  entre  propietarios  y  la  política  sería  el  mejor  medio  para  mantener  la  
protección  a  la  propiedad  y  mantener  el  orden  en  las  relaciones  de  cambio”  (BLAA,  2005).  
 
En  relación  al  liberalismo  moderno,  es  importante  considerar  que  entiende  como  misión  suprema  del    
Estado   proteger   la   vida,   la   libertad   y   la   propiedad   privada   de   los   ciudadanos   y   ciudadanas.   Sin  
embargo,  cualquier  forma  de  intervención  del  Estado  diferente  a  las  antes  enunciadas  se  consideraría  
un  agravio  a  los  derechos  individuales  de  las  personas:  “La  igualdad  se  entiende  de  manera  formal;  es  
decir,   ante   el   Estado,   todos   los   hombres   son   iguales,   así   esto   no   quiera   decir   que   como   personas  
individuales   lo   sean;   la   igualdad   se   establece   ante   la   ley   y   ayuda   a   facilitar   el   desarrollo   de   la  
personalidad   y   de   la   propiedad,   lo   que   hace   que   el   Estado   tenga   límites   en   su   capacidad   de  
intervención   de   dichas   libertades”   (BLAA,   2005).   Lo   anterior   puede   interpretarse   en   términos  
axiológicos  de  la  siguiente  manera:  la  exacerbación  del  sentido  de  la  libertad  en  esta  ideología  puede  
implicar   una   afectación   clara   a   las   posibilidades   de   igualdad   real   en   cuanto   a   las   oportunidades   y  
posibilidades  de  la  personas;  un  ejemplo:  en  una  carrera,  aunque  todos  tengan  igualdad  en  cuanto  a  
las  reglas  de  juego,  es  posible  que  unos  no  tengan  la  mejor  nutrición  o  no  tengan  el  calzado  deportivo  
o  el  entrenamiento  más  adecuado,  por  ende,  es  obvio  quiénes  pueden  ganar  la  carrera.  
 
En  términos  generales  el  neoliberalismo  es  la  maximización  de  las  ideas  liberales  en  el  ámbito  de  la  
globalización.  Así,  se  pretende  la  reducción  progresiva  de  los  Estados-­‐Nación  en  virtud  de  que,  según  
sus  principales  pensadores,  esta  institución  no  debe  ser  benefactora3  sino,  simplemente,  garante  de  
los  derechos  básicos  (un  Estado  más  reducido  y  eficiente)  para  que  el  mercado  regule  las  relaciones  
entre   los   seres   humanos.   Además   se   pretende   que   exista,   a   nivel   mundial,   libre   competencia  

3
 Desde  las  filas  de  esta  apuesta  ideológica  se  hace  una  crítica  constante  al  Estado  de  Bienestar  (Wellfare  State),  modelo  
que  se  implementó  con  éxito  en  Europa  y  EUA  durante  algunas  décadas,  pero  que  en  los  años  setenta,  debido  a  la  crisis  
mundial  que  se  vivía  y  a  las  conductas  oportunistas  y  “holgazanas”  de  algunos  ciudadanos  y  ciudadanas,  se  reemplazó  por  
otra  esquema  estatal  de  administración  pública:  el  Estado  Neoliberal.  

5  
económica   y   eliminación   de   aranceles,   lo   que   redundaría   en   procesos   de   comercio   internacional  
(importaciones  y  exportaciones)  más  fluidos.  
 
Podría  decirse  que  el  socialismo,  como  asume  la  historia  de  la  humanidad  en  términos  del  relato  de  la  
lucha   entre   las   clases   burguesa   (que   posee   el   capital   y   los   medios   de   producción   así   como   una  
superestructura  simbólica  para  someter)  y  proletaria  (obreros  y  campesinos),  en  donde  el  comunismo  
sería   la   eliminación   de   las   clases   por   la   vía   de   la   dictadura   del   proletariado,   es   una   ideología   que  
pretende   ser   igualitaria   en   el   sentido   de   que,   contraria   a   las   tesis   liberales   y   neoliberales,   busca  
concentrar  en  el  Estado  el  poder  económico,  político,  cultural  y  ambiental,  de  modo  que  se  constituya  
en   un   todo   que   regula,   vigila   y   pone   en   cintura   a   quienes   atenten   contra   el   bienestar   colectivo.   No  
obstante   una   de   las   críticas   al   marxismo   es   que,   en   la   práctica,   implica   la   creación   de   aparatos  
burocráticos  gigantescos  e  ineficientes  que  dan  pie  a  la  corrupción  y  los  privilegios  contra  los  cuales  es  
creado;   además,   la   apuesta   por   lograr   la   igualdad   de   las   personas,   necesariamente   afecta   las  
libertades   y   los   derechos   a   la   propiedad   privada   de   los   individuos,   razón   por   la   que   se   enfrenta  
abiertamente  con  otras  ideologías.  
 
Probablemente  el  anarquismo  es  una  de  la  ideologías  consideradas  más  radicales,  pero  esto  es  más  
por  ciertos  episodios  históricos  (crímenes,  atentados,  entre  otros)  que  por  su  fundamentación  teórica.    
 
En  términos  generales,  los  y  las  anarquistas,  después  de  observaciones  y  análisis  de  diferentes  formas  
de   organización   social   a   lo   largo   de   la   historia,   concluyen   que   cualquier   forma   de   gobierno  
jerarquizada   entre   seres   humanos   es   un   atentado   grave   contra   la   libertad   individual   y   contra   la  
justicia   social.   Por   ello,   uno   de   los   principales   objetivos   del   anarquismo   es   destruir   el   Estado   como  
institución   social,   por   considerarlo   restrictivo   e   instrumento   de   la   injusticia   de   unos   pocos   sobre  
muchos.   Es   importante   tener   en   cuenta   que:   “Socialismo   y   anarquismo   están   emparentados   y   al  
mismo   tiempo   separados.   Ambos   critican   al   Estado,   pero   se   apartan   en   la   concepción   de   cómo  
reconstruir   la   vida   social.   El   anarquismo   se   desencanta   de   un   estado   injusto   y   decide   abandonarlo.   El  
socialismo  sabe  que  el  Estado  despoja  al  hombre  de  su  esencia  y  busca  el  modo  de  reformularlo”  (Aguiar,  2000).  
 

6  
Y  entonces  ¿qué  proponen  los  anarquistas?  “(...)  encarar  el  absoluto  rechazo  del  Estado,  la  reconstrucción  de  la  
Sociedad   en   términos   extra-­‐estatales”   (Aguiar,   2000),   de   hecho   allí,   en   el   cómo,   se   encuentra   una   de   las  
principales  críticas  a  esta  doctrina,  pues  basada  en  la  autonomía  individual,  por  ende  en  el  egoísmo,  ¿cómo  se  
garantizaría  un  orden  social?  Mijail  Bakunin,  un  célebre  anarquista  del  siglo  XIX  afirma:  “Sólo  en  la  sociedad  y  
por  acción  común  de  ella,  es  como  el  hombre  llegará  a  ser  verdaderamente  hombre  y  alcanzará  la  conciencia  y  
la  realización  de  su  cualidad  de  ser  humano.  Únicamente  por  el  trabajo  común,  o  sea  social,  podrá  liberarse  del  
yugo  de  la  naturaleza  externa.  El  trabajo  social  podrá  apropiarse  de  la  superficie  de  la  tierra,  para  contribuir  a  la  
evolución  humana,  y  si  no  se  da  esa  liberación  exterior,  no  será  posible  la  liberación  intelectual,  ni  la  moral.  Por  
otra  parte,  el  hombre  tiene  que  liberarse  del  yugo  de  su  propia  naturaleza,  algo  que  sólo  alcanzará  mediante  la  
educación   y   la   instrucción.   Ellas   lo   colocarán   en   condiciones   de   dominar   sus   instintos   y   conducir   los  
movimientos  de  su  cuerpo  en  dirección  de  su  espíritu,  cada  vez  más  culto  y  desarrollado”  (Aguiar,  2000).  Por  
ende,  es  obvio  que  el  anarquismo  hace  una  apuesta  por  el  desarrollo  individual  que,  eventualmente,  revertirá  
en  la  construcción  de  relaciones  libres,  justas  e  igualitarias  entre  los  seres  humanos.    
 
A  estas  alturas  cabe  la  pregunta:  “Y  este  resumen  de  una  clase  de  ciencia  política  ¿para  qué?”.  Existe  una  razón  
básica:  como  ciudadano  o  ciudadana  sabemos  que  cualquier  mensaje  lleva  dentro  de  sí  una  carga  intencional  
(persuadir,   exhortar,   negar,   entre   otros);   así   también,   los   discursos   del   desarrollo   también   traen  
intencionalidades  que  les  subyacen,  concepciones  de  los  mejores  modelos  de  sociedad.    
 
Así  que  cuando  sugerí  el  símil  de  “transitar  por  caminos  peligrosos”,  considero  que  mi  responsabilidad  como  
guía  asignado  es  procurar  un  mapa  –eso  sí,  a  mano  alzada,  es  decir,  desde  mi  versión  de  los  hechos–  para  que  
el  lector  no  se  pierda  demasiado,  o  si  decide  perderse  o  ser  víctima  es  su  opción,  sus  razones  tendrá,  porque  
probablemente  el  conocimiento  es  lo  único  que  nos  puede  dar  luces  respecto  a  en  qué  estamos,  en  qué  nos  
vamos  a  involucrar  o  cómo  podemos  transformarlo...  Lo  cierto  es  que  este  texto  minúsculo  pretende  recordar,  
como   se   podrá   confirmar   en   el   segundo   apartado,   que   existen   diversas   propuestas,   modelos   y   estilos   de  
desarrollo  u  otro  tanto  de  sus  negaciones...  Lo  realmente  importante  de  este  viaje  es  lo  que  el  lector  decida  
creer  y  hacer  como  ciudadano,  pero  ante  todo  como  ser  humano,  en  consecuencia.  
 
 
 

7  
¿Qué  es  desarrollo?:  algunos  puntos  de  encuentro  

La  complejidad  asume  el  conocimiento  como  multidimensional,  es  decir,  no  lo  
limita  a  la  noción  de  lo  extremadamente  simple  o  complejo;  propende  al  
análisis  relacional  teniendo  siempre  como  aliados  al  azar,  a  la  incertidumbre,  al  
caos:  la  aceptación  de  la  complejidad  es  la  aceptación  de  la  contradicción,  es  la  
idea  de  que  no  podemos  escamotear  las  contradicciones  de  una  visión  eufórica  
del  mundo.  
 Edgar  Morín  (1985)  
 
Para  pensar  en  términos  de  desarrollo,  al  menos  desde  la  intencionalidad  de  este  texto,  es  importante  
hacer   una   pregunta   inicial,   a   la   vez   de   orden   epistemológico   y   ontológico:   ¿Qué   entendemos   por  
realidad?  En  un  mundo  de  caos,  contradicciones  y  paradojas,  no  es  fácil  responder  a  esta  pregunta.  
No  obstante,  hay  que  reconocer  que  las  interacciones  que  tenemos  con  el  entramado  de  relaciones  
que   constituyen   lo   social,   inciden   en   la   manera   que   cada   persona   tiene   de   ver   y   actuar   sobre   el  
mundo  y  las  cosas.  Tanto  el  conjunto  de  lógicas  y  racionalidades,  como  las  concepciones  que  tenemos  
de  espacio  y  tiempo,  configuran  esa  mirada  particular  que  se  ha  denominado  marco  de  interpretación  
mental;   de   allí   se   infiere   que   lo   que   un   individuo   considera   como   la   realidad,   es   ciertamente   su  
realidad.    
 
Al   no   poder   abarcar   todas   las   miradas   posibles   del   mundo,   precisamos   de   “algo”   que   nos   permita  
construir  una  versión  coherente  del  océano  de  complejidad  que  se  desborda  de  nuestra  capacidad  de  
comprensión.  El  marco  de  interpretación  mental,  "filtra"  los  aspectos  que  consideramos  relevantes.  A  
partir   de   esas   selecciones   se   da   vida   a   lo   que   Niklas   Luhmann   ha   llamado   "complejidades  
reducidas"(1997),  que  son,  precisamente,  esas  versiones  coherentes  de  la  realidad  construidas  desde  
nuestra  perspectiva,  los  referentes  a  partir  de  los  cuales  interpretamos  y  actuamos  en  el  mundo.    
Del  mismo  modo  ocurre  con  el  concepto  de  desarrollo:  hay  tantas  definiciones  como  miradas  sobre  la  
realidad.  Así,  los  modelos,  enfoques  y  estilos  de  desarrollo  tienen  una  suerte  de  tamiz  que  simplifica  
la   realidad   para   asumirla   desde   un   horizonte   de   comprensión.   Pero   como   este   es   un   texto  
introductorio,  se  precisa  una  manera  de  abordar  que  procure  incluir  varias  miradas.  
¿Qué   es   desarrollo?   Antes   de   comenzar,   podemos   decir   que   existen   diversas   definiciones,   algunas  
contradictorias  entre  sí,  pues  están  sesgadas  por  los  principios  éticos  e  ideológicos  que  las  sustentan.  

8  
Incluso   hay   tendencias   que   proponen   eliminar   como   tal   el   concepto,   por   considerarlo   parte   de   un  
proceso  de  dominación  ideológica  de  los  países  hegemónicos  sobre  los  demás.    
Sin   embargo,   considerando   que   la   palabra   “desarrollo”   es   lo   que   alienta   esta   reflexión   propongo,  
inicialmente,  hallar  puntos  de  convergencia,  entre  los  cuales  tenemos  que  este  concepto:  
 
• Implica   cambio   de   un   estado   inicial   hacia   otras   condiciones   que   sean   consideradas   como  
sustancialmente  mejores  por  el  grupo  humano  implicado.  
 
• Está   relacionado   con   lo   social,   con   grupos   de   seres   humanos.   No   es   para   unos   pocos,   debe  
darse   una   apropiación   colectiva/pública   del   bienestar   que   generen   las   acciones  
transformadoras.  
 
• Es  un  proceso  que  precisa  de  un  desencadenamiento  ordenado  que  tiene,  como  mínimo,  fases  
de  planeación,  acción-­‐ejecución  y  evaluación.  
 
• Se   realiza   en   términos   de   espacio-­‐tiempo,   por   ello   la   importancia   de   los   contextos  
territoriales,  históricos  y  culturales,  pues  todo  ello  configura  la  noción  de  tiempo  y  espacio  de  
las  personas  implicadas.  
 
Además,   la   mayor   parte   de   teorías,   modelos,   enfoques   y   estilos   de   desarrollo   coinciden   en   asumir  
diversas  dimensiones  del  desarrollo  como:    
 
• Político-­‐Administrativa,  consiste  en  el  ordenamiento  socio-­‐jurídico  de  una  sociedad,  en  donde  
cobran   relevancia   los   mecanismos   y   procesos   por   medio   de   los   que   se   administra   el   capital  
físico   y   social   de   un   territorio.   También   en   esta   dimensión   entran   en   juego   las   diversas  
tensiones  de  grupos  de  interés  por  hacerse  al  poder  y  desarrollar  propuestas  de  organización  
social  de  un  determinado  grupo  humano  (comunidad,  región,  país,  entre  otros).  
• Económica,  relacionada  con  los  procesos  y  factores  de  producción,  intercambio  y  apropiación  
de  bienes  y  servicios.    

9  
• Ambiental,  en  donde  se  construyen  las  relaciones  entre  seres  humanos,  y  entre  humanos  y  no  
humanos  en  sus  procesos  de  subsistencia  alrededor  de  la  subsistencia  y  la  interdependencia.  
• Cultural,   alude   a   las   prácticas   sociales,   a   los   valores,   tradiciones   y   a   los   saberes   aprendidos,  
construidos  y  creados  que  configuran  las  identidades  de  las  personas,  los  grupos  e  incluso  las  
instituciones.  
• Geográfica,   en   donde   es   clave   entender   cómo   las   personas   configuran   sus   nociones   de  
espacio-­‐tiempo,  en  los  territorio  en  los  que  viven.  
 
A   continuación   exploraremos   algunos   de   los   principales   conceptos   de   desarrollo   de   una   manera  
elemental,  a  fin  de  analizar  en  clase  los  fundamentos  que  le  dan  vida  a  cada  propuesta:  
 
• Desarrollo   Económico.   Se   relaciona   con   el   incremento   de   la   riqueza   económica   de   países   o  
regiones   para   el   bienestar   de   sus   habitantes.   A   su   estudio   se   le   conoce   como   economía   de  
desarrollo.   Surgió   como   práctica   de   la   economía,   porque   después   de   la   Segunda   Guerra  
Mundial   ante   la   devastación   generalizada   de   Europa   Occidental,   los   economistas   más  
prestigiosos   del   mundo   procuraron   implementar   estrategias   orientadas   a   incrementar   la  
productividad.  Posteriormente,  modelos  similares  fueron  aplicados  en  países  pobres  de  África,  
Asia  y  Latinoamérica,  con  resultados  poco  satisfactorios.  Una  de  las  principales  críticas  que  se  
le  hace  a  esta  propuesta  es  su  centralidad  en  el  factor  económico  e  industrial,  dejando  de  lado  
los  aspectos  culturales  y  humanos  del  desarrollo,  sumados  al  tema  de  la  desigualdad.  De  allí  
que  hay  quienes  afirman  que  “crecimiento  no  es  igual  a  desarrollo”;  un  país  puede  crecer  en  
cuanto  a  su  riqueza,  pero  conservando  profundos  niveles  de  desigualdad  en  la  distribución  del  
ingreso  de  sus  habitantes.    
 
• Desarrollo  a  Escala  Humana.  El  postulado  básico  del  Desarrollo  a  Escala  Humana  es  que  éste  
se   refiere   a   las   personas   y   no   a   los   objetos.   En   palabras   de   Manfred   Max-­‐Neef   y   Martín  
Hopenhaym:  “¿Cómo  puede  establecerse  que  un  determinado  proceso  de  desarrollo  es  mejor  
que   otro?   Dentro   del   paradigma   tradicional,   se   tienen   indicadores   tales   como   el   Producto  
Bruto   de   un   país   (PIB)   o   de   una   región,   que   es   (caricaturizándolo   un   poco)   un   indicador   del  

10  
crecimiento  cuantitativo  de  los  objetos  producidos  en  ese  país  o  región.  Necesitamos  ahora  un  
indicador   del   crecimiento   cualitativo   de   las   personas.   ¿Cuál   podría   ser?”.   Así,   quienes  
proponen   el   Desarrollo   a   Escala   Humana   plantean   que   la   calidad   de   vida   dependerá   de   las  
posibilidades  que  tengan  las  personas  de  satisfacer  adecuadamente  sus  necesidades  humanas  
fundamentales.   Tal   afirmación,   según   sus   autores,   no   excluye   metas   convencionales   como  
crecimiento  económico  para  que  todas  las  personas  puedan  tener  un  acceso  digno  a  bienes  y  
servicios:  “Sin  embargo,  la  diferencia  respecto  de  los  estilos  dominantes  radica  en  concentrar  
las   metas   del   desarrollo   en   el   proceso   mismo   del   desarrollo.   En   otras   palabras,   que   las  
necesidades   humanas   fundamentales   pueden   comenzar   a   realizarse   desde   el   comienzo   y  
durante  todo  el  proceso  de  desarrollo;  o  sea,  que  la  realización  de  las  necesidades  no  sea  la  
meta,  sino  el  motor  del  desarrollo  mismo.  Ello  se  logra  en  la  medida  en  que  la  estrategia  de  
desarrollo  sea  capaz  de  estimular  permanentemente  la  generación  de  satisfactores  sinérgicos.  
Integrar  la  realización  armónica  de  necesidades  humanas  en  el  proceso  de  desarrollo  significa  
la   oportunidad   de   que   las   personas   puedan   vivir   ese   desarrollo   desde   sus   comienzos,   dando  
origen   así   a   un   desarrollo   sano,   autodependiente   y   participativo,   capaz   de   crear   los  
fundamentos   para   un   orden   en   el   que   se   pueda   conciliar   el   crecimiento   económico,   la  
solidaridad  social  y  el  crecimiento  de  las  personas  y  de  toda  la  persona”  Max-­‐Neef  (1986,  p.  
82).  
   
• Desarrollo  Humano.  Liderada  por  el  profesor  Amartya  Sen,  premio  Nobel  de  economía,  esta  
propuesta   aboga   por   la   ampliación   de   las   opciones   de   la   gente   y   el   nivel   de   bienestar.   Esas  
opciones  no  son  ni  finitas  ni  estáticas.  Sin  embargo,  independiente  del  nivel  de  desarrollo,  las  
tres   opciones   esenciales   de   la   gente   son:   vivir   una   vida   larga   y   saludable,   adquirir  
conocimientos  y  tener  acceso  a  los  recursos  necesarios  para  tener  un  nivel  de  vida  decente,  de  
donde  se  deriva  el  reconocido  Índice  de  Desarrollo  Humano  (IDH).  Es    preciso  anotar  que    “(…)  
el  desarrollo  humano  no  concluye  ahí.  Otras  opciones,  a  las  que  muchas  personas  asignan  gran  
valor,  van  desde  la  libertad  política,  económica  y  social  hasta  las  oportunidades  para  tener  una  
vida  creativa  y  productiva  y  disfrutar  del  respeto  por  sí  mismo  y  de  la  garantía  de  los  derechos  

11  
humanos”4.  Sin  embargo,  que:  “El  desarrollo  humano  ha  sido  un  concepto  en  evolución.  Todos  
los  años,  teniendo  en  cuenta  las  críticas,  se  ha  reexaminado  el  Informe  de  Desarrollo  Humano  
o   se   lo   ha   analizado   en   mayor   detalle.   Esta   labor   ha   incluido   extensos   debates   sobre  
cuestiones  como  la  participación,  la  sustentabilidad  y  la  equidad  de  género”5.    
 
• Desarrollo   Humano   Sostenible.   La   primera   definición   internacionalmente   reconocida   de  
desarrollo   sostenible   o   perdurable   (porque   se   ha   dicho   que   no   sostiene   ni   sustenta   nada,  
según   algunos   críticos)   se   encuentra   en   el   documento   conocido   como   Informe   Brundtland  
(1987),  que  se  origina  desde  la  Comisión  de  Medio  Ambiente  y  Desarrollo  de  Naciones  Unidas,  
creada   en   Asamblea   de   las   Naciones   Unidas   en   1983.   Dicha   definición   se   asumiría   en   el  
Principio  3º  de  la  Declaración  de  Río  (1992):  "Aquel  desarrollo  que  satisface  las  necesidades  de  
las  generaciones  presentes  sin  comprometer  las  posibilidades  de  las  generaciones  futuras  para  
atender   sus   propias   necesidades"   (1992).   De   este   modo   tenemos   que   las   necesidades  
humanas  deben  entenderse  como  un  sistema  en  el  que  éstas  se  interrelacionan  e  interactúan  
de  manera  simultánea,  complementaria  y  autorregulada.  En  términos  generales,  el  desarrollo  
sostenible   hace   referencia   al   uso   de   forma   racional   (es   decir,   pensando   en   el   beneficio  
presente  y  futuro  de  la  humanidad)  de  los  recursos  naturales  de  un  lugar,  cuidando  que  sean  
apropiados  y  usados  de  modo  tal  que  las  generaciones  futuras  puedan  hacer  uso  de  ellos  igual  
que  hemos  hecho  nosotros,  es  decir,  sin  que  nuestras  prácticas,  imposibiliten  el  futuro  de  la  
vida  humana  en  la  tierra.  “Por  tanto,  el  concepto  de  desarrollo  sostenible  o  perdurable,  si  bien  
procede  de  la  preocupación  por  el  medio  ambiente,  no  responde  a  temas  fundamentalmente  
ambientalistas,   sino   que   trata   de   superar   la   visión   del   medio   ambiente   como   un   aspecto  
aparte  de  la  actividad  humana  que  hay  que  preservar.  El  medio  ambiente  está  implicado  con  la  
actividad   humana   y   la   mejor   manera   de   protegerlo   es   tenerlo   en   cuenta   en   todas   las  
decisiones  que  se  adopten”6.  
 

4
 http://www.revistadesarrollohumano.org/quees.asp  
5
 Ídem.  
6
 Anarcopedia.  “Sostenibilidad”.  Recuperado  en:  http://spa.anarchopedia.org/Desarrollo_sostenible    

12  
• No-­‐Desarrollo.   En   palabras   de   Oswaldo   de   Rivero,   quien   hizo   uno   de   los   principales  
planteamientos  al  respecto:  “El  desarrollo  económico  es  uno  de  los  grandes  mitos  del  siglo  XX.  
En  los  años  setenta  se  consideraba  una  verdad  revelada  que  Brasil  iba  a  convertirse  en  una  de  
las  potencias  mundiales  del  futuro.  Lo  mismo  se  dijo  de  la  India,  de  México...  y  de  tantos  otros.  
El   hecho   es   que,   a   un   paso   del   siglo   XXI,   más   de   cien   países   siguen   sin   desarrollarse,   y   hay  
únicamente  tres  que  han  logrado  hacerlo:  Corea  del  Sur,  Taiwán  y  Singapur,  con  una  población  
que  representa  menos  del  2%  del  llamado  mundo  en  desarrollo.  El  desarrollo,  que  se  intentó  
por  vía  socialista,  y  se  intenta  ahora  por  vía  capitalista,  no  se  produce.  Para  los  países  pobres  la  
opción  hoy  no  es  tanto  desarrollarse  sino  sencillamente  sobrevivir  a  los  retos  de  la  revolución  
tecnológica   y   a   una   competencia   darwinista   global,   que   elimina   a   las   naciones  
económicamente  no  aptas”  (Ortíz  e  Iglesias,  1999).  Como  puede  entenderse,  en  buena  medida  
esta   propuesta,   de   fuerte   raigambre   ambientalista,   da   una   voz   de   alerta   sobre   varios  
problemas   mundiales:   la   ineficiencia   de   los   programas   de   desarrollo,   el   excesivo   consumo   –
afirma   que   si   los   países   en   vías   de   desarrollo   lograran   su   cometido,   sería   una   catástrofe  
ecológica–  y  las  desigualdades  no  resueltas  precisan  de  un  acuerdo  mundial  que  procure  otras  
dinámicas  sociales  que  permitan  una  mejor  calidad  de  vida  para  la  humanidad  entera.  
 
Para   finalizar,   es   preciso   recordar   que   el   desarrollo   es   ante   todo   un   concepto   en   construcción  
permanente,   que   se   ha   nutrido   de   diversas   propuestas   –por   tanto   son   interminables   los   debates,  
criticas   y   reevaluaciones,   algunas   de   ellas   con   profundos   antagonismos   ideológicos–;   no   obstante,  
“más   allá   del   bien   y   del   mal”,   puede   considerársele   como   un   imperativo   ético   de   la   humanidad,   es  
decir,  como  un  deber  moral  que  tenemos  las  personas  con  el  resto  de  los  seres  humanos,  como  parte  
de  nuestro  ejercicio  personal  y  colectivo  de  responsabilidad  social.    
 
El  considerar  el  desarrollo  como  un  imperativo  ético  implica  creer  que  las  acciones  transformadoras  
no  deben  estar  focalizadas  únicamente  en  personas  consideradas  “pobres”  a  menos  que  ampliemos  
la  mirada  que  tenemos  de  la  pobreza.  Apostarle  al  desarrollo,  en  últimas,  es  reconocer  que  los  otros  y  
otras  –con  sus  diferencias  a  cuestas–  son  fundamentales  para  nuestra  propia  existencia.  

13  
En   lo   personal,   creo   que   el   desarrollo   es   un   proceso   dinámico   de   conocimiento   y   aplicación   de  
acciones  socialmente  negociadas  sobre  un  territorio,  que  puede  tener  múltiples  escalas,  dimensiones  
y   espacio-­‐tiempos   simultáneos,   todos   tan   diversos   como   personas   existen.   La   consideración   del  
territorio   como   un   campo   de   conocimientos   y   acciones   en   construcción   resulta   de   considerar   la  
importancia  suprema  de  la  interacción,  del  conflicto  y  el  consenso  de  perspectivas  y  sentidos  de  los  
diversos  sujetos.    
 
Se   infiere   de   lo   anterior   que   el   desarrollo   es   multidimensional   y   no   existe   una   parte   que   deba  
privilegiarse   respecto   a   otra   o   al   todo;   más   bien,   la   tarea   fundamental   de   quienes   emprenden  
acciones   de   desarrollo   territorializadas   es   hacer   ejercicios   de   diseño,   ejecución,   evaluación,  
seguimiento  y  ajuste  que  integren  el  conocimiento  humano  que  está  disperso  para  hacer  de  él  algo  
más  que  la  simple  suma  de  sus  componentes.    
 
Con   ello   se   incluyen   saberes   diversos   y,   acaso   contradictorios,   como   los   científicos,   populares,  
ancestrales   y/o   religiosos.   Para   ello   debemos   transformar   a   menudo   la   manera   en   la   que   vemos   la  
realidad:  
Un   sujeto   experimental   que   se   pone   anteojos   ajustados   con   lentes   inversos   verá   inicialmente   todo   el  
mundo  cabeza  abajo.  Al  principio,  este  cuadro  de  percepción  funciona  como  si  hubiera  sido  preparado  
para   que   funcionara   a   falta   de   lentes   y   el   resultado   es   una   gran   desorientación   y   una   crisis   personal  
aguda.  Pero  después  de  que  el  sujeto  ha  comenzado  a  aprender  a  conducirse  en  su  nuevo  mundo,  todo  
su   campo   visual   se   transforma,   habitualmente   después   de   un   periodo   intermedio   en   el   que   la   visión  
resulta  simplemente  confusa.  Después,  los  objetos  pueden  nuevamente  verse  como  antes  de  utilizar  los  
lentes.   La   asimilación   de   un   campo   de   visión   previamente   anómalo   ha   reaccionado   sobre   el   campo  
mismo,  haciéndolo  cambiar.  Tanto  literal  como  metafóricamente,  el  hombre  acostumbrado  a  los  lentes  
inversos  habrá  sufrido  una  transformación  revolucionaria  de  la  visión  (Stratton,  1992).
 
 
 
 
 
 
 
 

14  
Bibliografía  
 
Aguiar,  S.  (2000).  Ideario  Anarquista.  Compilación,  traducción  y  prólogo.  Buenos  Aires:  Editorial  
Errepar-­‐Longseller.  
 
Biblioteca  Luis  Ángel  Arango-­‐  BLAA.  (2005).  Guía  temática  de  política.  Edición  en  la  biblioteca  virtual:  
2005.   Documento   en   línea   disponible   en:  
http://www.lablaa.org/blaavirtual/ayudadetareas/poli/poli10.htm  Recuperado  
 
Bierce,  A.  (1998).  Diccionario  del  Diablo.  Madrid:  Ediciones  Edimat.  
 
Bobbio,  N.  &  Matteucci,  N.  (1982).  Diccionario  de  la  Política.  México  (Multicopiado).  
 
Corredor,  C.  (1999).  “El  problema  de  la  pobreza:  una  reflexión  conceptual”,  en  Pobreza  y  desigualdad:  
reflexiones  conceptuales  y  de  medición.  Santafé  de  Bogotá:  Cinep.    
 
Kuhn,  T.  (1992).  La  estructura  de  las  revoluciones  científicas.  Bogotá:  Fondo  de  Cultura  Económica.  
 
Luhmann,  N.  (1997).  Poder.  Madrid:  Universidad  Iberoamericana.  
 
Morin,  E.  (1998).  Introducción  al  Pensamiento  Complejo.  Barcelona:  Gedisa.  
 
Neira   &   Guisán.   (s.f.).   Modelos   econométricos   de   capital   humano   y   crecimiento   económico:   Efecto  
Inversión   y   otros   efectos   indirectos.   Documento   en   línea   disponible   en  
http://ideas.repec.org/p/eaa/ecodev/62.html  Recuperado  
 
North,  D.  (1993).  Instituciones,  cambio  institucional  y  desempeño  económico.  México:  Fondo  de  
Cultura  Económica.  
 
Ortiz  de  Urbina  A.  e  Iglesias,  L.  (s.f.).  “Oswaldo  de  Rivero,  un  testigo  de  cargo  contra  el  desarrollo”.  
Entrevista   realizada   para   Correo   de   la   UNESCO.   Documento   en   línea   disponible   en:  
http://www.unesco.org/courier/1999_08/sp/dires/txt1.htm.  
 
Putnam,  R.  (1994).  Para  hacer  que  la  democracia  funcione.  Caracas:  Galac.    
 
Stratton,  G.  (1992).  “Vision  without  Inversion  of  the  retinal  image”,  en  Kuhn,  Thomas.  La  estructura  de  
las  revoluciones  científicas.  Bogotá:  Fondo  de  Cultura  Económica.    
 
Wallerstein,   I.   (1984).   “The   Development   of   the   Concept   of   Development”,   en   Sociological   Theory,  
Vol.  2,  pp.  102-­‐116.  Publicado  por:  American  Sociological  Association.  
 
Williamson,   O.   (1989).   Las   instituciones   económicas   del   capitalismo.   .   México   D.F:   Fondo   de   Cultura  
Económica.  

15  
 
www.pnud.org.co  
 
www.revistadesarrollohumano.org/quees.asp  

16